La nueva web de la transparencia de Tesco

Tesco presentó ayer la web que prometió hace unas semanas, cuando se descubrían nuevos productos de ternera adulterados con carne de caballo.

En esta web Tesco iba a poner información disponible para los consumidores sobre los resultados de los análisis del ADN de sus productos, y sobre la revisión y las medidas que quiere implantar en su cadena de suministro para aumentar la transparencia, y recuperar la confianza de los consumidores.

http://www.tescofoodnews.com/

Phillip Clarke, CEO de Tesco, aprovechó ayer mismo su ponencia en el congreso del National Farmers Union para detallar un poco más las medidas que espera les permitan recuperar la confianza de los consumidores. Ven esta crisis como una oportunidad para ser más abiertos, explicar sus procesos con mayor detalle, y de esta forma, crear un mayor vínculo con los consumidores y recobrar su confianza.

La complejidad de la cadena de suministro ha permitido que algunos agentes  se aprovechen para cometer fraudes. Tesco piensa que la solución es acortar la cadena de suministro (acaba de anunciar también su compromiso a utilizar sólo carne inglesa en los productos que vendan en UK, similar al compromiso de Carrefour en Francia) y establecer relaciones de largo plazo y mucho más abiertas con todos los agentes de la cadena.

Tesco ha publicado hoy 28 de febrero esta nota en todos los periódicos.

Tesco ya tiene experiencia en trabajar mano a mano con los granjeros y ahora quiere extenderlo a más productos. En la actualidad tiene dos pilotos en el campo de la leche y la ternera Angus donde compra directamente a productores y se reune de forma periódica con un grupo de granjeros para revisar la relación. Es un modelo más similar al de Morrisons, en el que lleva años trabajando, y que habitualmente utiliza como argumento en su comunicación para ser identificado como un distibuidor experto en frescos.

Y en relación al análisis de la cadena de suministro, el objetivo es simplificarla, hacer que los productos vengan del lugar más cercano posible y utilizando el menor número posible de intermediarios. Y sobre todo, de forma mucho más abierta, ofreciendo mucha más información a los consumidores que hasta ahora.

Muchas de las encuestas que se hacen a los consumidores estos días refuerzan estas tesis. Los consumidores con las noticias de la crisis todavía frescas, quieren comprar productos que puedan reconocer, y que sean ingleses.

Los lineales virtuales de Tesco

La última innovación tecnológica que se acaba de anunciar no tiene nada que ver con el comercio electrónico, la gestión de almacenes ni con sus tiendas, si no más bien con procesos suyos internos. Concretamente, con la implantación en tiendas de los surtidos y del merchandising.

Hace unos meses Tesco llegó a un acuerdo de colaboración con la empresa Red Dot Square, experta en realidad virtual. Se habló que Tesco estaba interesado en aplicar el software desarrollado de esta empresa en la experiencia de compra de la tienda on-line, de forma que los consumidores pudieran navegar por una simulación de una tienda física vista a través de la pantalla del ordenador, pero todavía no hay nada confirmado al respecto.

La empresa Red Dot Square acaba de presentar uno de los proyectos que ha desarrollado para Tesco. Se trata de un software que creará una tienda virtual y que se proyectará en una sala de las oficinas centrales de Tesco, donde los responsables de implantación en tiendas solían componer tiendas experimentales en las que ver cómo quedaban los distintos surtidos en las estanterías de las tiendas, o el aspecto de los distintos elementos de merchandising para comunicar ofertas, campañas, productos nuevos, etc.

Fuente: Red Dot Square
Fuente: Red Dot Square

De esta forma, probar nuevas implantaciones de un surtido será más una cuestión de mover fotografías por la pantalla con un ratón, que de trasladar productos físicos como hasta ahora, por lo que estos procesos se pueden acelerar mucho y a la vez desarrollar implantaciones específicas para muchas más regiones y tipos de tiendas.

Tesco va a realizar pruebas de este sistema para sus tiendas en Irlanda y el Reino Unido, y espera darle el visto bueno y aplicarlo pronto en la totalidad de su negocio.

El éxito de Waitrose y su matriz les obliga a reorganizarse.

En estas épocas, cualquier empresa que despida a un grupo de sus empleados genera gran cantidad de noticias y comentarios. En las últimas semanas John Lewis Partnership, la matriz del supermercado Waitrose ha protagonizado una historia curiosa.

Fuente: waitrose.com

JLP ha anunciadoel despido de casi 400 empleados de sus grandes almacenes. La gran mayoría son jefes de sección en tiendas. La misma empresa es noticia de forma continua por sus éxitos comerciales y mejoras en las ventas, y su reputación es excelente, por lo que esta decisión se ha mirado con lupa por parte de los periodistas que cubren las noticias económicas de los distintos medios, buscando signos de debilidad en la trayectoria del grupo, o cualquier otra razón que pueda justificar una decisión tan extraña a priori.

Casi al mismo tiempo, JLP anunciaba que a lo largo del 2013 iba a contratar casi 1,000 personas. 700 para sus nuevas tiendas convenience que tiene previsto abrir en Londres durante este año, 10 bajo la marca “Little Waitrose” y un supermercado, y 300 para sus centros de distribución en el norte de Inglaterra, desde los cuales va a servir las futuras aperturas de tiendas en Escocia.

Los motivos tienen una explicación fácil, por lo menos así lo ven los responsables de JLP: deben responder a las dos principales tendencias del mercado, como son el comercio on-line y el convenience. Quizá no hagan crecer el mercado, pero trasladan volumenes de mercancia de un canal a otro, y por lo tanto, las organizaciones que atiendan a los clientes en todos los canales tienen que ajustar sus operaciones para responder de forma óptima en cada uno de estos canales.

Las tiendas siguen siendo un negocio importantísimo para JLP, y se encuentran en el centro de su proyecto Retail Revolution porque quieren convertirlas en un destino al que vayan los clientes no solo a comprar productos si no también a adquirir servicios. Sin embargo, algunas secciones están perdiendo relevancia para los clientes de hoy en día, que han trasladado el consumo al canal online. Por ello, JLP necesita menos personal que supervise estas secciones para vender lo mismo que hasta ahora.

Lo mismo aplica para el convenience. En las tiendas de Little Waitrose los mostradores de delicatessen, panadería y comida para llevar son muy importantes, y como la estrategia de Waitrose es que la preparación en tienda sea elevada, sus tiendas necesitan más personal que un supermercado convenience de Tesco o Sainsbury’s.

Cerdos y muros virtuales de la vergüenza

En este mundo las acciones que se llevan a cabo en internet suelen tener mucha más repercusión que las acciones que se hacen en el mundo físico, y poco a poco, el mundo ganadero se va apoyando en la web 2.0 para ampliar así el alcance de sus reivindicaciones.

20130224-172102.jpg
Fuente: The dairy site

El pasado verano lo pudimos comprobar con la campaña #sosDairy. Varios retailers y empresas envasadoras de leche decidieron unilateralmente bajar el precio de la leche que pagaban a los ganaderos, aduciendo a razones de mercado. Sin embargo, las protestas de los ganaderos ante los políticos y en varias ciudades, junto con la difusión de sus razones y su importancia como sector a través de los medios digitales, consiguieron llamar la atención de los consumidores. Los consumidores entonces ejercieron su poder, mostrando su disconformidad a los retailers, obligandoles a revisar sus intenciones y pagar más por la leche.

En estos días tan turbulentos para el mundo de la carne, nos encontramos con otro caso que también puede ser importante y que se dirige directamente a la aversión que tienen las grandes empresas a los problemas de RRPP. Como seguramente habrán oido, recientemente han entrado en vigor una serie de normas europeas que afectan al sector porcino, siendo una de las más importantes la referente al alojamiento de las cerdas. Los cambios suponen un mayor coste, y los ganaderos británicos llevan ya desde el 1999 trabajando así, cuando entraron en vigor varias medidas para mejorar el bienestar animal en la producción ganadera. Esto claramente suponía una desventaja a nivel de costes: su producción es más cara que la convencional, pero también en el Reino Unido los consumidores están más preparados que en otros mercados a pedir productos locales y pagar más por ellos.

La Asociación de Ganaderos de Porcino lleva tiempo informando sobre este diferencial mediante campañas, al principio dirigidas a los profesionales de la alimentación (inserciones en revistas del gran consumo como por ejemplo The Grocer) y desde principios de año dirigidas al público en general, mediante unos vídeos en los que un granjero mediático explica las distintas formas de producción. Ahora han decidido tomar un paso más. Se ha preparado un documento solicitando a los retailers y empresas de horeca utilizar sólo carne de explotaciones que cumplan extrictamente con la reglamentación europea. Son ya bastantes los que lo han firmado, entre ellos Tesco, M&S, Sainsbury’s, Pret-a-Manger, y poco a poco se van adheriendo más. Como medida de presión la organización cuenta con primero la simpatía de los consumidores, que no sólo prefieren productos locales en la mayoría de los casos, sino que ven esto como legislación que hay que cumplir, y no entienden las excepciones, el tiempo que se tarde en dictaminar si se cumple o no, etc.

Además, han montado un particular muro de la vergüenza. En la web de la asociación están listados todas las empresas que compran carne de cerdo, ya sean retailers o fabricantes o empresas de catering. En una columna están los que han firmado el compromiso, y en la otra los que no. A priori, pocas empresas querrán estar en la columna del no, porque en el fondo son señalados.

C&K Family Butchers

Otra campaña de apoyo a este objetivo es la de “Save Our Bacon”, con mucha presencia en las redes sociales, y que cuenta con el apoyo de bastantes políticos, entre ellos el primer ministro, y hasta Jamie Oliver ha hecho un programa de TV centrado en esto.

Bacon Cameron

¿Alguien se puede aprovechar del escándalo de la carne adulterada en el Reino Unido?

Pues sí, tal y como venimos informando en GM&Co a través de twitter (@GMetCo), el ADN de equino en productos cárnicos está siendo un auténtico escándalo mediático y parlamentario en Reino Unido. Este revuelo está sirviendo para poner la descubierto la cadena alimentaria británica, las presiones de la distribución en el precio, la calidad de los productos primer precio, la importancia cultural en los alimentos consumidos y, cómo no, el afán del pueblo inglés de diferenciarse de los franceses: ¡sólo un francés es capaz de comer carne de caballo!

20130220-201924.jpg

Telegraph

El principal resultado de todo esto es que la desconfianza se ha instalado en el consumidor británico. Muchas de las menciones que se hacen a la cadena de suministro hablan de partidas de carne que viajan por almacenes de países europeos, cambian de manos varias veces, y de las que al final es imposible trazar hasta el origen. Los consumidores compran alimentos procesados, pero pocos se imaginaban la complicación que puede llegar a tener una hamburguesa, y han descubierto que no es carne picada cerca de la tienda.

La desconfianza es tal que muchos consumidores han dado la espalda desde hace unas semanas a los platos preparados (convenientes pero complicados) y en menor proporción a la carne. Y sobretodo, no se fían de comprar carne en los supermercados.

Por lo que se refiere a la reputación, los distribuidores están saliendo mejor parados que los fabricantes, donde los consumidores ponen más culpa en la adulteración de los productos cárnicos. Sin embargo, se habla con mucha frecuencia de las presiones que ejercen los retailers para conseguir los precios más bajos posibles hayan podido llevar a los proveedores a buscar atajos (reconocido por algunos, como Mark Price de Waitrose, negado por otros, como Andy Clarke de Asda) y de que la era de la alimentación barata se va a acabar. Los precios de los alimentos, según un análisis de la National Beef Association, son ahora un 20% menores que hace 10 años. Por ello, preveen que pasaremos pronto del actual 10% de la renta que se dedica a comprar alimentos a un 15% como hace un par de décadas.

Mientras los consumidores recelan de la carne procesada y congelada, podemos encontrar un par de beneficiarios de la situación. Tanto los carniceros tradicionales, que intentan recordar cómo manejar con brío sus cuchillos porque vuelven a ver colas en sus establecimientos que hacía tiempo que añoraban, y los productos para vegetarianos están viviendo su agosto.

Con la elevada dependencia del consumo de carne del exterior, principalmente de Irlanda, los consumidores buscan la bandera tricolor en los supermercados y en los sandwiches del food service, aunque no siempre con éxito. Lo cierto es que el sector está en retroceso y este aumento repentino de la demanda les ha pillado con el pie cambiado y, por supuesto, un aumento en la producción nacional de carne de vacuno no es algo que se improvisa.

El responsable de comercialización de Eblex afirma que son conscientes de las señales del mercado, que todo apunta a un aumento de la demanda, pero no están seguros de la amplitud en el tiempo ni de la profundidad de esta ventana de negocio. Como no se cansa de decir el Profesor Tim Lang de la City University of London, la gente sólo cambia de dieta cuando se queda embarazada, les da un ataque al corazón o les descubren un cáncer, por lo que esta disminución en el consumo de carne puede que sea pasajera.

Desde hace unos años a esta parte se vienen lanzando mensajes contínuos sobre la necesidad de consumir menos carne, por motivos de salud y por motivos medioambientales, sin que esto haya conseguido modificar de forma significativa los hábitos de la mayoría de la población.

20130220-200834.jpg
Un ternero de Eblex.org.uk mirando el futuro con recelo.

Mientras tanto, la agrupación de carniceros independientes QGuild disfruta de un 20% de aumento de las ventas desde el principio de la crisis y, específicamente de un 30% en las hamburguesas y albóndigas recién preparadas. Curiosamente, del lado de los productos congelados, Nielsen afirma que las hamburguesas de marca líder permanecen estables mientras que las de la marca de la distribución son las que han descendido un 40%.

La reacción de los retailers es la de revisar sus cadenas de suministro, anunciando que van a establecer más controles a la vez que aseguran que los precios no van a subir. Concretamente Tesco anunciaba un gran esfuerzo para que su cadena de suministro sea más transparente y los consumidores puedan ver a través de cámaras instaladas en granjas, almacenes, fábricas, etc. Seguramente unos empleados más formados y que conozcan mejor el origen de los productos que venden puedan lograr crear más confianza que esta transparencia orwelliana.

En USA se ve con cierta frecuencia como los empleados conocen a los proveedores de los productos frescos.
En USA se ve con cierta frecuencia como los empleados conocen a los proveedores de los productos frescos.

Así pues, nos encontramos con ganadores en los productores británicos, en el pequeño comercio independiente y en las marcas líderes del sector. Pero no sólo hay ganadores y perdedores en las personas sino en los conceptos de producto alimentario. Gana lo local, lo trazable de la granja a la mesa, lo de la marca de confianza, la calidad. Pierde el producto de bajo precio, la marca de la distribución de baja calidad, la importación sin control. ¿Es esto un mal resultado?

Tesco anuncia medidas rompedoras sobre su cadena de suministro

Estos días las noticias sobre el caso de productos de ternera adulterados con carne de caballo se amontonan, y desde las primeras reacciones en enero, por parte de Tesco e Iceland, los retailers afectados por este incidente no han vuelto a ofrecer más información que la mínima necesaria sobre la retirada de productos que han descubierto están afectados o sospechan que lo pueden estar.

Hoy es la fecha límite que había dado la Agencia de Seguridad Alimentaria inglesa para dar a conocer los resultados de los análisis que había pedido hicieran todos los agentes de la cadena. Momentos antes de hacerse públicos estos resultados, Tesco ha publicado una nota de prensa y un vídeo donde su CEO describe las medidas que van a llevar a cabo para lograr recuperar la confianza de sus clientes. Tesco asume que como líder en el retail del Reino Unido, tiene que ser un ejemplo para los demás, y liderar el cambio necesario para ofrecer más transparencia y así ganarse la confianza de los consumidores.

  • Reforzar los controles en la cadena de suminsitro hasta el origen de los productos
  • Abrir un portal en internet enfocado al consumidor, con información sobre trazabilidad y los análisis que realizarán para garantizar la conformidad de sus productos de marca propia. Los consumidores podrán ver qué productos se han analizado y para qué.
  • Ser el retailer con mayor transparencia en todos sus procesos de la cadena de suministro para ofrecer información a los consumidores sobre los productos que compran para alimentar a su familia. Asegura que los consumidores podrán ver no sólo las granjas donde se crían los animales, sino los procesos en las industrias donde se cocinan y envasan los platos preparados. En la actualidad, en el envase de los productos de MDD de Tesco no se ve el nombre del fabricante.
  • Garantizar que en caso de tener que retirar algún producto por cualquier no conformidad, Tesco ofrecerá a sus clientes un producto de mayor calidad pero al mismo precio que el retirado.

Según Tesco, estas medidas no implican necesariamente subir los precios de los productos. Son sólo la forma correcta de hacer las cosas.

 

 

Sainsbury: no todo el pescado está vendido.

La mayoría de retailers ingleses tienen sonoros compromisos con la sostenibilidad en varios campos, ya sea el bienestar animal, la huella de carbono, o como en este caso, la explotación de los océanos. Nos parece tan importante como tener estos compromisos (y cumplirlos) el ver esto plasmado en el punto de venta para pasar de los titulares al cambio de hábitos.

Sainsbury’s ha reeditado este mes una campaña que llevó a cabo el año 2011, “Switch the Fish Day”, que no sólo quiere reforzar sus credenciales en el campo de los productos del mar, sino que también influenciar en el comportamiento de los consumidores, para que adopten hábitos de consumo más sostenibles.

Fuente: Sainsbury’s

El objetivo concreto en este caso es el de promocionar el consumo de especies de pescado que los consumidores ingleses no suelen comprar, para lograr crear un mercado para estas especies menos valoradas y que en algunos casos son descartadas, mejorar la cultura alimentaria de los consumidores, y como objetivo final, no concentrando el consumo en cuatro o cinco especies, es más fácil lograr una gestión sostenible de los recursos. En el Reino Unido la mayoría del consumo viene de cuatro especies: bacalao, atún, salmón, y gambas.

Las tiendas de Sainsbury’s se llenan de carteles sobre la campaña, al entrar, en la sección de pescado envasado (informándote de dónde están las especies menos consumidas), naturalmente la pescadería, e incluso con cupones en la revista con descuento por la compra de ciertos pescados en libre servicio.

Pero además, el día de relanzamiento de la campaña, Sainsbury’s regalaba pescados a los consumidores que compraban en la pescadería las especies habituales. Los resultados de la anterior campaña fueron muy positivos, no sólo porque se logró vender más pescado sostenible, sino por que aumentaron las ventas totales de la categoría.

Los consumidores pueden identificar fácilmente los productos en la campaña
Los consumidores pueden identificar fácilmente los productos en la campaña

En esta ocasión Sainsbury’s quiere hacer algo más para cambiar los hábitos de los consumidores.

Publicará recetas con los nuevos pescados, para lograr paliar el déficit de conocimiento que tienen los consumidores. Según su análisis, en los libros más vendidos de cocina para familias el 78% de las recetas son de las especies más vendidas, y estos pescados alternativos apenas están representados. De esta forma, busca el  consolidar estos hábitos de consumo una vez acabada la campaña.

Sainsbury’s es el distribuidor inglés con mayor ventas de pescado sostenible con certificación, y con esta medida, pretende consolidar todavía más su liderazgo.

Gran Bretaña – un país de ahorradores

Dentro del Reino Unido, los consumidores ingleses son los que hasta ahora han destacado menos  por su capacidad de ahorro y de control de sus gastos mensuales. Sin embargo, la incertidumbre que hay en la actualidad sobre la situación económica, y los recortes presupuestarios del gobierno, han obligado a las familias a cambiar su actitud, y a cuestionarse cada penique que se gastan.

El nivel de paro en el Reino Unido es de un 8% aproximadamente, el más elevado en mucho tiempo, y los recortes del gobierno suponen que los ciudadanos tengan que reservar más dinero para pagar la educación de sus hijos, la atención sanitaria, etc. Los salarios tampoco muestran una evolución favorable, al crecer el salario medio menos que la inflación.

Mintel trata de recoger estos cambios en su estudio sobre cómo gastan su dinero los británicos, cuantificando los comportamientos de los hogares destinados a ahorrar dinero y a extraer el máximo valor de lo que se gastan.

Según Mintel, la práctica totalidad de los ingleses (9 de cada 10) gestionan su hogar con presupuestos, distribuyendo lo que ganan en varias partidas, y no permitiendo gastar más que lo presupuestado. Y esto afecta no sólo a las personas que ganan menos, si no también en mayor medida a las que cuentan con un sueldo elevado. Respecto al año pasado un 44% de compradores son más estrictos con las medidas que se imponen.

Esto ha supuesto que los productos low cost penetren en un mayor número de hogares, siendo ya un 30% de los compradores los que declaran comprar productos de primer precio, frente a un 20% hace 5 años (aunque también hay que tener en cuenta que hasta los retailers premium como Waitrose y M&S han ampliado su MDD con gamas de productos de primer precio o low cost). También el precio ha ganado mucha importancia, siendo un factor más importante que la marca para la mitad de los compradores.

Los consumidores comparten trucos en foros web como Mumsnet, Pregnancy Forum, etc, o incluso en los mismos foros de los retailers como Amazon o Sainsbry’s, que quieren vincularse a estas credenciales. Algunos programas de la televisión, como los Superscrimpers, se basan en trucos para reutilizar productos en el hogar, donde encontrar las mejores gangas, o como preparar platos de comida apetitosos con los restos del asado. En definitiva, se trata de demostrar que se puede mantener el mismo nivel de vida pero gastando menos y sin tener que renunciar a cosas.

El 70% de los consumidores utilizan las promociones en tiendas, y un 66% compran y utilizan los programas de fidelización de los retailers. La mayoría de reailers utilizan la promoción del Brand Match (tienen los mismos precios que Tesco para las marcas) pero las promociones suelen ser distintas. Los consumidores van a buscar información a webs como mysupermarket.co.uk para ver que retailer tiene las mejores ofertas de los productos que van a comprar, en lugar del comportamiento anterior, que era dejarse seducir por lo que estaba de oferta y comprar productos no planificados.

En definitiva, ahorrar está de moda, te haga falta o no, y demostrar en twitter o facebook lo mucho que ahorras está bien visto.

 

Tesco apuesta por Londres

Tesco está inmerso en un ambicioso plan que le debe permitir recuperar los índices de crecimiento de hace unos años, y para ello no escatima en inicitivas y en darle la vuelta a las cosas que ha venido haciendo hasta ahora.

La novedad viene esta vez por la creación de un nuevo puesto, el Director General de Londres, y el nombramiento de Andrew Yaxley para desempeñar este puesto.

Tesco World Foods
Tesco va a darle más importancia a las secciones de productos étnicos para atraer más clientes a las tiendas.

Londres es un territorio importante para el retailer. De hecho, supone más volumen de negocio que Fresh & Easy, la enseña que Tesco creó para el mercado norteamericano. Tesco tiene unas 500 tiendas en Londres y unos 30,000 empleados. Es la zona donde más se concentra el formato convenience Tesco Express, y de mayor importancia para el comercio electrónico (por ahora, todos los almacenes de preparación de pedidos online están en los alrededores de Londres).

Los consumidores londinenses son claramente distintos a los del resto del país. En esta zona del país vive el 12% de la población y generan el 30% del PIB. Se da una proporción mayor de jóvenes profesionales independientes y DINKIES, consumidores con una mayor renta disponible para gastar, y también es destacable la diversidad étnica, dado que hay personas de más de 50 países.

La competencia en Londres es difícil, y el nuevo director general tendrá que trabajar duro para justificar su puesto . Por el lado premium del mercado, tanto Marks & Spencer como Waitrose cuentan con muchas tiendas en la zona, mientras que por el lado low cost en muchos barrios de Londres son habituales las tiendas de una libra, o las tiendas de alimentación étnica, que también venden productos de marca a precios descontados. Y por lo que respecta al comercio online, Ocado es muy fuerte en Londres, y hasta casi se puede considerar un supermercado online diseñado para las personas de alto poder adquisitivo en Londres.

El hecho que Andrew Yaxley desempeñara hasta ahora la función de Dirección Comercial de Frescos y vistas las últimas reformas de algunas tiendas de Londres, nos puede hacer pensar que los frescos van a desempeñar un papel importante en las ideas que quiera llevar a cabo.

 

Tesco apunta a la recuperación

Tras la publicación de los datos de la campaña navideña por parte de los retailers, había mucha expectación por conocer los datos que publicaba Kantar, dado que permite comparar a todos los retailers en un mismo periodo, y extraer más conclusiones de lo que está sucediendo.

Se mantiene la tónica habitual de los últimos años, se registran los mayores crecimientos porcentuales en los dos extremos del mercado: los supermercados premium y los low cost son los que más crecen de forma relativa.

Por ahora, el 2013 está siendo feliz para Tesco.
Por ahora Tesco está disfrutando de un “Happy New Year”.

Sin embargo, la noticia la da Tesco, que ha logrado obtener un resultado positivo, al crecer un 3,3%, igual que el mercado en este periodo y por lo tanto manteniendo su cuota de mercado. Los directivos de Tesco no se conformarán con esto, y no lo considerarán un buen resultado: no han logrado todavía recuperar sus niveles de crecimiento y su cuota de hace unos años. Pero sin duda se trata de un hito para Tesco.

Tesco está invirtiendo mil millones de libras en renovar sus tiendas y dar más formación a sus vendedores, para lograr una mejor experiencia de compra y conseguir que vuelvan los clientes que les habían abandonado por otras enseñas.

The Coop también tiene algo que celebrar tras la publicación de estos datos, Por primera vez en mucho tiempo han obtenido  un aumento en ventas, aunque modesto (0,9%).

Desde la compra de Somerfield el retailer ha sufrido muchísimo para integrar a la perfeción las nuevas tiendas y las nuevas cadenas de suministro, y a pesar del gran número de tiendas que tiene, ha ido perdiendo ventas y cuota de mercado a lo largo de estos dos últimos años.