Asda abre los click and collect inteligentes.

Leemos en Retail Week sobre la concreción de los planes de Asda para ampliar su oferta a sus clientes de alimentación online.

Acaban de abrir un nuevo formato de tienda que llaman “click y collect inteligente”, que viene a ser un drive automatizado. Los clientes al aparcar el coche en uno de los parkings de la tienda tendrán que introducir su código de compra en una pantalla, y el sistema les permitirá recoger su compra desde una taquilla refrigerada.

La tienda estará abierta las 24 horas del día, y además promete entregas el mismo día de la compra. Si los clientes hacen el pedido antes del medio día, pueden recoger su compra a partir de las cuatro de la tarde, y es el primero de los grandes en ofrecer un servicio tan rápido.

Si el piloto funciona, Asda quiere abrir más tiendas de este tipo en zonas donde no tiene tanta presencia como Londres y el sur este, y aunque algunas de ellas estén al lado de una gasolinera Asda, lo normal es que sean independientes.

De aquí al 2018 Asda espera tener 1000 puntos de recogida de compras online (en la actualidad tienen casi 600) y alcanzar los £3000 millones de facturación en gran consumo online.

Fuente Retail Week
Fuente Retail Week

Marks & Spencer. Resultados FY2014/15

M&S Taste English

Cambio de tendencia en las oficinas centrales de Marks & Spencer, y un poco de optimismo en la sección del negocio non food por fin.

Los beneficios del grupo crecen respecto al año anterior más del 6%, y lo hacen por primera vez en los últimos cuatro años, desde que Marc Bolland tomó las riendas del retailer. Las ventas en alimentación crecieron muchísimo para las circunstancias del mercado (3.4%, y un 0.6% en ventas comparables) mientras que las de non food han retrocedido un 2.5% pero con una mejora clara a lo largo de los trimestres, llegando a alcanzar valores positivos en el último trimestre, impulsados por la buena aceptación de la gama de moda para mujer.

Durante este año han abierto 62 tiendas de conveniencia Simply Food, van a probar algún formato de conveniencia que incluya también surtido non food extendido, y están buscando la especialización hacia un surtido de mayor calidad y más innovador (si cabe, con la imagen que ya tienen de calidad e innovación es un reto) para lograr apartarse de la guerra de precios y seguir siendo percibidos como un supermercado diferente.

La alimentación va a protagonizar los nuevos ejercicios de Marks & Spencer, un negocio en el que tan buenos resultados están obteniendo. No tienen planeado abrir ninguna nueva tienda de non food durante los próximos tres años, y sin embargo quieren abrir de 200 a 250 nuevas tiendas convenience Simply Foods en UK, para llegar a lugares donde todavía no tienen presencia. La innovación va a seguir siendo un eje de diferenciación. Por ejemplo este año han introducido 1,700 nuevos productos, con gran cantidad de productos estacionales.

Sin duda, su negocio alimentario es uno en el que fijarse porque muchas veces son capaces de adelantarse al futuro.

Asda. Resultados Q1 FY2015/16. El SPB también sufre.

Fuente Asda.
Fuente Asda.

Esta mañana Asda ha desvelado algunos datos de sus resultados trimestrales. Como decíamos hace unos días, challenging market conditions para todos (incluso los discounters) para lo que queda de año y posiblemente el siguiente.

Las ventas comparables descendieron en un 3.9% (comparado con un descenso del 2.6% el trimestre anterior y un descenso del 1% para todo el año fiscal anterior), por lo que se acentúa el declive en el que las ventas de Asda entraron hace aproximadamente un año. Hasta entonces, y con la particularidad de ser principalmente un distribuidor de hipermercados, había conseguido pasar las distintas oleadas de crisis financieras británicas con modestos pero continuos crecimientos.

A pesar del endurecimiento de las condiciones del mercado que han observado, Asda mantiene su estrategia de los precios bajos (tiene un plan de cinco años para reducir paulatinamente los precios recuperando margen al ganar en volumen y mejoras en la eficiencia) y el desarrollo del canal convenience/online mixto que tan interesante parece, y en el que apenas han empezado a abrir tiendas.

Si bien ellos están notando que los consumidores disponen de más dinero para gastar, gracias a que aumentan los ingresos familiares medios y disminuyen los gastos en energía (gasolina y del hogar) y sobre todo los precios en los supermercados, los shoppers continuan en modo “compra inteligente”, y el dinero extra o bien lo ahorran o bien lo destinan a gastos que han tenido que postponer durante la crisis. Siguen siendo muy críticos con lo que compran, planifican muy bien las compras, y se dejan seducir por las ofertas que les aporten más valor. Ya le pasó a Asda en Navidades, y ahora le ha vuelto a suceder, pierde ventas por culpa de los cupones que emiten Tesco y Morrisons (y en menor medida Sainsbury’s) con descuentos de hasta el 20% de la compra si el cliente vuelve en quince días.

Asda tiene un plan, y lo que parece muy positivo es que no parece desviarse del mismo a pesar de los malos resultados de estos últimos trimestres. La inversión en precio, en mejorar las tiendas (se centran mucho en la renovación de las zonas de non food, para mejorar la experiencia de compra) y el desarrollo del canal convenience/online en el que trabajan, les acabará dando sus frutos.

Los retos del nuevo Director General UK & Irlanda de Tesco

Fuente Tesco
Fuente Tesco

El lunes empieza a trabajar en Tesco Matt Davies, que viene a ocupar la posición de liderazgo en los negocios del Reino Unido e Irlanda. Llega al supermercado con una muy buena reputación al frente de otras dos cadenas de retail, Pets at Home (del mundo de las mascotas, y que bajo su mandato lo convirtió en un negocio de éxito, doblando el número de tiendas) y Halfords (el retailer del mundo del motor y las bicicletas, donde en dos años consiguió corregir la deriva previa y situarlo de vuelta en la vía del crecimiento).

Sus retos son muy importantes y parecen complicados, pero él es la persona en la que el consejo pone la confianza, y como decimos, su reputación le precede.

En los últimos meses Tesco parece haber conseguido mitigar el flujo continuo de malas noticias sobre escándalos financieros, despidos y cierre de tiendas, y hay cierto consenso en que las medidas que el CEO Dave Lewis ha impulsado están logrando revertir la caída de ventas y cuota de mercado de Tesco.

Las ventas están repuntando un poco, y cuando no se materializa crecimiento, las pérdidas no son tan grandes como antes. El poner más personal en tienda, o las promociones tipo “festive six” (parecida a las de Aldi) están atrayendo más clientes a las tiendas. Han recortado precios en muchas referencias de MDD y marca de fabricante, pero los discounters y Asda siguen bajando precios, por lo que Tesco volverá a reaccionar y se recrudecerá la guerra de precios.

Está también pendiente la espinosa cuestión de la relación con proveedores. Por una parte la revisión del surtido de Tesco, con la promesa del CEO de reducir el número de referencias, eliminando unas 20,000 que no aportan al negocio (ya se han dado de baja los productos de varios fabricantes, entre ellos Rachel’s Organics completamente, y un buen número de productos de marcas tan importantes aquí como Schweepes, Kingsmill o Princes). Y por otra, reconstruir la relación con ellos, muy dañada por las exigencias del anterior equipo de dirección comercial, aunque seguramente el poder de compra de Tesco allane el camino de cualquier iniciativa en este campo.

Queda todavía mucho trabajo, la moral de los empleados es baja tras los recortes en el plan de pensiones y las pérdidas de puestos de empleo, tomar deciciones sobre los desarrollos que hay en marcha para mejorar la experiencia de compra en los grandes hipermercados, ver qué hacer con el foodservice, uno de los canales de mayor crecimiento para Tesco pero en el que tienen una estrategia poco cohesionada y con resultados muy dispares para las distintas iniciativas.

Entre los retos del nuevo director está la el traslado de las oficinas centrales, desde Cheshunt a Welwyn Garden City y la nueva estructura que se va a implantar, menos populada y más eficiente. Pero el más importante en el principal mercado para Tesco es el de recuperar la reputación de su marca. Eran un supermercado que ponía el cliente antes que nada, pero han perdido esa imagen en los últimos años, y recuperarla es fundamental para igualar los éxitos pasados.

Los supermercados y el challenging market conditions.

Sainsbury's - results p7

La gráfica que aquí les presento, extraída de una presentación de resultados de Sainsbury’s es demoledora. Hace una semana la incluí en una presentación que hice del mercado británico a empresarios españoles, y a medida que hablábamos de ella nos dábamos cuenta de lo significativa que es.

La gráfica refleja la evolución de los beneficios y las ventas comparables de 3 del top 4 del gran consumo británico: el líder, Tesco, el tercero Sainsbury’s y el cuarto, Morrisons. Durante estos años las ventas comparables han ido cayendo para todos por varios factores, entre ellos: relativo a los canales (los hipermercados, de donde viene el grueso de las ventas venden menos, y éstas se trasladan en parte a canales menos rentables como el convenience – con tiqués mucho menores – y online), y otro de pérdida de ventas, porque los clientes se iban a los discounters o porque la inflación alimentaria ha bajado mucho (de un 4% a ser negativa en estos momentos gracias a la guerra de precios) y los modestos aumentos de volumen que se ven no consiguen compensar la pérdida del valor de las ventas por la reducción de precios.

La gráfica de los beneficios si que es seísmica. Los beneficios de los tres han caído, y salvo Sainsbury’s, en más del 50% comparando los últimos disponibles con los del 2008/09. Pero sin nos fijamos exclusivamente en Morrisons, son una tercera parte de lo que eran hace tres años.

Una parte de los beneficios han desaparecido por las inversiones en mejorar las tiendas (principalmente Tesco) y en la guerra de precios (por ejemplo Morrisons destina £1000 millones en tres años a reducir márgenes para bajar precios de las referencias de mayor rotación, mucho menos que los ajustes en el valor patrimonial este año que han sido de £1300 millones) y seguramente es un elemento que seguirá teniendo peso en las cuentas de resultados de estos próximos años. A pesar del esfuerzo en reducir precios del top 4, los dos discounters siguen siendo mucho más baratos (más de un 15% con el supermercado más barato todavía) y además Aldi acaba de anunciar que va a rebajar precios para mantener su diferencial con los demás.

Las ventas han tenido un impacto importante en estas cuentas, pero aún más los ajustes del valor del patrimonio (los solares donde ahora no se van a construir tiendas valen menos que lo que se había contabilizado) y que no se reflejan aquí. Tesco ha decidido hacer el ajuste prácticamente de golpe seguramente por el relevo que se ha producido en su dirección (£4700 millones este año, aunque no se descarta que haya más de menor cuantía en el ejercicio actual) mientras que los demás lo están escalando año a año por ahora.

Lo curioso es que la pérdida de ventas en hipermercados se atribuye a la crisis y al desarrollo del comercio online (la crisis dicen ha pasado pero los clientes no vuelven a los hipermercados, y el online es un 5% del mercado), y el discount, que tanta presencia tiene en la mente de todos, justo alcanza el 10% del mercado.

No parece tener nadie una receta para salvar la situación, a pesar de las múltiples iniciativas que estamos viendo – más allá de la guerra de precios – para activar los hipermercados, rentabilizar mejor el online, y lograr fidelizar mejor a los shoppers. Con razón, la frase más repetida en las últimas presentaciones de resultados de empresas del gran consumo es “market conditions remain challenging”. A pesar de la recuperación económica que parece producirse en UK, los supermercados van a seguir con su via crucis particular, con malos resultados, aunque esperemos que las cuentas de resultados no presenten los sustos de estos últimos años.

El Discount y el Low Cost, triunfadores de los premios de The Grocer a los mejores artículos de MDD.

Cada año la revista del gran consumo británico The Grocer otorga reconocimientos a los mejores productos de marca de distribuidor en el Reino Unido, y como viene siendo habitual estos últimos años, los productos de Aldi y Lidl suelen ganar unas cuantas medallas de oro.

Se entregaban premios en 67 categorías, y la mitad de las medallas de oro se adjudicaron a productos de las gamas premium de Asda, Aldi y Lidl (13 para cada uno). Al premio concurrían más de 1000 productos diferentes de los distribuidores británicos, y el proceso de elección tenía en cuenta los resultados de paneles de consumidores y la opinión de un jurado de expertos.

El triunfador de la pasada edición fue Tesco, que presentó sus novedades de la recién renovada gama *finest y consiguió la mitad de las medallas de oro, quedando Asda y Lidl por detrás de él.

Es un premio importante en la industria, y el que los supermercados más posicionados en precio consigan copar las primeras plazas de los productos de mayor calidad es una indicación de lo complejo que es este mercado. Por ejemplo, en las presentaciones de datos de mercado de Kantar Worlpanel se ven como las gamas premium de Tesco y Sainsbury’s tienen una buena contribución a las ventas del retailer, pero esto peligra por estos desarrollos del discount, y que luego aprovecharán esta promoción para comunicarla en tiendas y medios de comunicación y así convencer a más consumidores para que acudan a sus tiendas.

Productos Lidl que ahora abordan también el mercado del convenience y food to go.
Productos Lidl que ahora abordan también el mercado del convenience y food to go.

Sainsbury’s plc. Resultados FY2014/15

Al nuevo CEO de Sainsbury’s le está tocando gestionar los años malos del retailer tras una década de reformas y mejoras que les reportaron pasar la crisis en crecimiento continúo. La presentación la semana pasada de resultados anuales dio pocas sorpresas.

Fuente Sainsbury's
Mike Coupe, CEO del retailer. Fuente Sainsbury’s

Al igual que Tesco, el ajuste del valor de las propiedades inmobiliarias les ha llevado a cerrar el año con pérdidas de £72 millones, aunque muy alejado del récord absoluto de Tesco de hace unas semanas.

Las ventas durante el periodo descendieron un 0.2% y las comparables un 1.9%, un escenario en el que se encuentran los otros tres grandes supermercados del mercado británico, aunque los datos de Sainsbury’s se encuentran entre los más positivos del grupo. Sin embargo, mientras que la principal preocupación de sus competidores es no perder clientes hacia los discounters, Sainsbury’s tiene otro problema: le empiezan a abandonar sus clientes más premium, y que prefieren ir a comprar a Waitrose y Marks & Spencer y huyen de guerras de precios y descuentos locos. Cosas del mercado polarizado.

Han apreciado mejoras en el volumen de ventas y en el tamaño medio de la cesta, pero con una inflación en su caso de un -2.5% este crecimiento en productos vendidos no logra igualar las ventas del año anterior.

El canal online se ha ralentizado un poco, creciendo un 13% el negocio de alimentación, en parte a la menor inversión publicitaria y promocional que han hecho este año, y en parte a la espera de su nuevo almacén de preparación de pedidos que servirá a Londres, y les permitirá no tener que depender tanto de la preparación en tiendas. El canal convenience ha crecido un 16%, gracias sobre todo a la apertura de 100 nuevas tiendas durante este año (y tienen otras 100 previstas para el año en curso).

Para este año, el CEO Mike Coupe espera más guerra de precios, por lo que será un año en el que a pesar de moverse más volúmenes, la rentabilidad será menor y para igualar las ventas habrá que vender mucho más. Además los canales menos rentables (online y convenience) son los que más crecen, complicando la solución. Ellos no han entrado con tanta intensidad en la guerra de precios (posiblemente su carácter de supermercado de valor y valores hubiera crujido un poco frente a recortes agresivos) pero han ido ajustando las promociones, eliminando algunas del tipo dos por X y reduciendo el precio desde la primera unidad, o reduciendo el diferencial entre el precio habitual y el promocional de los productos.

El parque de grandes supermercados de Sainsbury’s – de donde vienen en gran medida sus ventas – está bastante renovado, y con la adición de nuevos espacios de non-food que no tenían consiguen mantener un cierto interés entre sus compradores habituales. Sin embargo reconocen tener muchas tiendas con exceso de espacio, y no pueden llenarlo todo de non-food o concesiones con otros retailers (Jessops y Argos, entre otros).

No todos los solares que tienen les dan malas noticias. Al igual que ha hecho Tesco, están estudiando modelos mixtos de desarrollo, y construir pisos encima de los nuevos supermercados que vayan a construir.

Respecto a la joint venture con Netto no se ha hablado mucho, sólo que sigue en marcha, y que este año piensan abrir 10 discounters más, aliviando en parte la carga de los locales comerciales que tienen y que parece no llegarán a ser supermercados de Sainsbury’s.

Siguen buscando ahorros por todos lados, no sólo operacionales, si no también reducciones de plantilla, tanto en tiendas como en las oficinas centrales.

Empieza otro año de retos para Sainsbury’s.

Aldi vuelve a la carga con su reto a los compradores.

Hace unos años Aldi puso en marcha una campaña en la que hablaba de lo mucho que los consumidores británicos podían ahorrar si hacían la compra en sus tiendas, en vez de comprar marcas nacionales en los supermercados habituales. Lo llamaban “cambia y gana”, y aunque polémica por la comparación, contribuyó junto con otras iniciativas que les hemos ido contando a cambiar la imagen de Aldi en UK y a ser el distribuidor que más crece en estos momentos.

Estos días renuevan la campaña, actualizándola muy poco respecto a lo que habían hecho antes. La promesa sigue siendo parecida, hay también mucho foco en hacer de prescriptor a través de redes sociales, pero lo que me llama la atención es que mantienen la promesa de ser un 30% más baratos que los competidores.

Llevamos un año de guerra de precios, en el que la inflacción alimentaria se ha desplomado por la inversión que han realizado los Top 4 en bajar precios de muchas referencias, con el objetivo de reducir el diferencial de precio entre ellos y los discounters. Los resultados de Tesco, Sainsbury’s, Asda y Morrisons son malísimos pero tienen que aguantar lo que sea para no quedarse atrás, y además, seguir bajando precios. Y a pesar de todo esto, Aldi sigue anunciando que es un 30% más barato.

El crecimiento de los discounters ha reducido su ritmo estos últimos meses, seguramente por esta guerra de precios, o la presión que tienen por defender su parcela, pero por lo que se ve por aquí, la guerra entre los discounters y los “de en medio” va para largo.

Fuente Aldi
Fuente Aldi