Co-op On The Go: nuevas tiendas para compradores veloces.

Si hace muchos años lo habitual era abrir tiendas cada vez más grandes y poner los productos que el cliente siempre compraba al fondo de la tienda para que recorriera el mayor número posible de pasillos, la tendencia ahora es a hacer tiendas cada vez más pequeñas, más focalizadas, y que permitan al cliente comprar a la mayor velocidad posible.

Screenshot_1
Fotografía: The Grocer / The Co-Op

The Grocer nos habla del último modelo de tienda de The Co-Op, que tiene este mismo objetivo: entrar y salir lo más rápido posible. El nuevo formato está diseñado para convertirse en tienda destino de los clientes que quieren comprarse el desayuno, un almuerzo o la cena de ese mismo día. Está dividida en dos zonas, la de comida para ahora y la de comida para más tarde, y cuenta con mesas de autoservicio donde los clientes pueden coger una sopa para consumir al momento, o copos de avena preparados para desayunar al llegar a la mesa de la oficina. Además el surtido presta especial atención a las demandas de los consumidores de productos saludables (algo que un buen número de ellos echa de menos en las tiendas convenience), con una presencia destacada de opciones vegetarianas y veganas.

Screenshot_3

Y además un buen número de cajas de autocobro, en las que solamente se puede pagar con tarjeta.

Las credenciales de sostenibilidad vienen reforzadas por la elección de algunos de los materiales con los que se ha decorado la tienda, y por un surtidor de agua potable donde los clientes pueden rellenar sus botellas de agua.

Screenshot_6

Es normal que las cadenas estén prestando cada vez más atención a este segmento del mercado, que no para de crecer y que, según el IGD, alcanzará una facturación de más de £23.000 millones en el año 2023, creciendo a mayor ritmo que el total del mercado. El Food To Go ya supone un 30% de los tiquets de las tiendas convenience, y comprar la cena supone un 23%. The Co-Op, que lleva años dirigiendo sus esfuerzos para convertirse en una cadena que domine el convenience, parece acertar con este formato pequeño para clientes pobres en tiempo. A esta apertura en Manchester se le sumarán dos más en Londres en los próximos meses, previsiblemente en los locales que le ha comprado a Wairose donde esta cadena no ha podido hacer funcionar su propuesta convenience, Little Waitrose.

 

Aldi UK:nueva tienda online

Tras haber lanzado la tienda online de vinos y de las ofertas semanales hace un par de años, le llega el turno a la alimentación y desde esta semana los clientes de Aldi pueden comprar online y recibir los productos en casa. Sin embargo… no es una iniciativa de Aldi!

Home Run 03.jpg

Home Run, una startup nacida en el 2016 y que ya trabaja con Tesco, Marks & Spencer, Waitrose y Whole Foods Market es la empresa que se va a encargar de recoger los productos en la tienda y llevarlos a casa del cliente. La compra se realiza directamente en la web de Home Run (que te permite elegir cadena de supermercados donde realizar la compra) y conlleva un premium en el precio de cada uno de los productos, más un coste de entrega.

Por ahora el servicio está disponible en Londres, fundamentalmente los barrios al norte del río. Si bien Aldi tiene tiendas en la práctica totalidad del Reino Unido, todavía su presencia en Londres no es demasiado significativa, por lo que seguramente este servicio les permitirá llegar a más hogares.

En los Estados Unidos acaban de lanzar su tienda online siguiendo un modelo similar pero con un mayor protagonismo: se compra también en la web de la empresa que entrega, Instacart en este caso, quien se encarga de llevar los productos hasta los hogares de los clientes, pero podemos ver publicidad de la iniciativa en la web de Aldi, al contrario que en el Reino Unido.

El Gran Consumo apuesta por la Belleza.

Además de hacer tiendas bonitas y mejorar la experiencia de compra, las cadenas del Reino Unido han visto en la categoría de belleza elementos suficientes que les permitan crecer, gracias a que ni los discounters ni Amazon tienen una oferta muy desarrollada (aunque el 10% de las ventas se haga online, un porcentaje algo mayor que el del gran consumo en general). Tras el anuncio de la nueva estrategia de Sainsbury’s en la categoría, The Grocer recoge en un artículo varios elementos del porqué de esta atención en la categoría.

Sainsburys beauty expert cosmetics range.jpg
Fotografía de Sainsbury’s.

Tesco fue una vez más un pionero , cuando en el 2011 anunció que habilitaba dentro de sus tiendas pequeños salones de belleza, donde los clientes podían hacerse la manicura, un tratamiento facial, etc. Eran tiempos en los que el canal online parecía que iba a hacer que sobraran la mayoría de metros cuadrados en las tiendas, y los retailers buscaban por un lado rentabilizar este espacio, y por otro lograr dar más motivos a los clientes para pasar más rato en las tiendas y que gastaran más. Sin embargo esta iniciativa no tuvo mucho recorrido.

En los dos últimos años la tendencia en general ha sido que las cadenas han reducido el número de referencias en todas las categorías. Pero según Brandview esto no ha sucedido para la sección de belleza. Salvo Tesco, las demás han aumentado el número de referencias, destacando Morrisons con más de 1000 y Sainsbury’s con más de 500.

Los productos de belleza es una de las categorías que más crece, con un 17% de crecimiento estimado por Mintel para los próximos cinco años, comparado con un lacustre 1,6% de la categoría de higiene personal (champús, desodorantes…). Además el crecimiento se da en productos premium, muy atractivos para los supermercados porque tienen más margen. Los consumidores siguen las modas, y están dispuestos a probar productos caros.

Los supermercados están dando de alta marcas de prestigio, presentes ya en comercios especializados y grandes almacenes, y también dando la oportunidad a marcas nuevas de empresas start up que buscan su hueco en el mercado. En la categoría están irrumpiendo atributos como la sostenibildad, veganismo, etc, y muchas start ups tienen estos conceptos muy integrados en sus productos.

La experiencia de compra se mejora gracias a elementos digitales y personal formado en las tiendas, como hace Sainsbury’s, capaces de dar consejos sobre el uso, y recomendar productos a los clientes en base a sus necesidades. Además, llevarán uniformes distintos al personal de las tiendas, para diferenciarles más. Sainsbury’s planea dar de alta más de 1,500 referencias, renovando completamente el surtido y además ofreciendo una gama de 100 referencias MDD bajo la gama Sainsbury’s Boutique de productos premium y en su mayoría veganos.

Ocado: menos plástico.

Desde hace casi un año los consumidores se han concienciado del impacto que tiene en el planeta los plásticos que no llegan a reciclarse, y en general, un buen número de ellos está tratando de buscar formas para reciclar más y reducir la utilización de envases de plásticos de un solo uso.

Ocado - Low Plastic.JPG

Las cadenas de supermercados y los fabricantes de alimentos están reaccionando a esto, y llevando a cabo una serie de iniciativas para que entre todos se reduzca la cantidad de plástico que se tira: cambio de materiales y de diseño, tasas, sistemas de retorno, o cosas tan clásicas como instalar fuentes de agua en las tiendas.

Ocado, el supermercado online, no podía quedarse atrás, y ya vemos esta iniciativa en su web, que seguramente pronto imitarán los demás: entre las categorías de producto que los clientes pueden elegir para seleccionar los productos que quiere comprar han incluido varias referentes al reciclaje y el plástico. De esta forma ahora podemos ir a las categorías de “Reducir y Reciclar” (productos que han cambiado el material de su envase o han reducido la cantidad de plástico utilizada), “Poco plástico” (por ejemplo, frutas a granel) y “Reciclable” (productos con envases que se reciclan en la mayoría de distritos del Reino Unido – ya que aquí cada distrito tiene su propio sistema de recogida y reciclaje, y no todos tienen la misma capacidad). Dentro de las categorías los clientes pueden filtrar los productos según más criterios, como por ejemplo la marca.

Ocado - Bacon Plastic.jpg
Los clientes de los supermercados no dudan en quejarse en las redes sociales ante lo que consideran un uso excesivo de envases de plástico en los productos que compran.

Tesco: más barato que los discounters.

Tesco - Exclusively at Tesco.jpg

Según el CEO de Tesco, que declaró esto en una presentación la semana pasada. La comparación la realizan con una cesta de 26 productos de su gama primer precio (las llamadas marcas de granjas y algunos productos de las nuevas gamas que acaban de lanzar) y que imitan a las marcas de los discounters en calidad, pero un poco más baratas. Según su comparación, comprar en Tesco es más barato que en Aldi o en Lidl. Y no incluyeron marcas de fabricante en la cesta porque los discounters apenas tienen.

Este anuncio coincide con el lanzamiento de una campaña para reposicionarse en precio, tras las distintas campañas en general centradas en recetas y en salud. Las tiendas se han llenado de carteles con anuncios de las nuevas marcas de Tesco, que han sustituido a la gama de primer precio Everyday Essentials. Los anuncios destacan que las marcas son exclusivas de Tesco. Ya han lanzado el 80% de los productos de estas gamas, unos 320 productos, y esperan completar el desarrollo pronto.

Volviendo al anuncio de Dave Lewis, dice que llevan tres años trabajando en cerrar el hueco de precio entre Tesco y los discounters, y ahora que han conseguido ser más baratos van a comunicar precio y convencer  a los consumidores de que es mejor comprar en Tesco. Después de tanto hablar de Jack’s y de si iba a suponer una amenaza a los discounters, es el propio Tesco quien quiere batirles en su propio terreno: el precio.

Tesco - Exclusively at Tesco II.jpg

Waitrose & Partners te deja la compra en casa.

Waitrose Unattended deliveries fa623911-49aa-43c9-9c73-f287bf9fa9c3-original.png

Antes era Tesco la cadena que no paraba de hacer tests con nuevas ideas, sobretodo en el canal online, pero tras el cambio de CEO y el natural foco en recuperar el negocio, el protagonismo se reparte entre sus competidores. En este caso es Waitrose el que nos trae un desarrollo que ya funciona en Estados Unidos: la entrega de compras online en casa cuando el cliente no está.

Por ahora se trata de un piloto en un barrio de Londres, y los clientes tienen que tener una cerradura especial que permite abrir la puerta con un pin temporal. El cliente que efectúa la compra crea un acceso temporal que se envía al conductor de la furgoneta que lleva la compra, y éste mete la compra en casa y deja los productos frescos en la nevera, los congelados en el congelador, etc. Todo el proceso de entrega queda registrado en unas cámaras que lleva el conductor, y el cliente puede ver el vídeo grabado, aunque no en tiempo real.

Es un piloto con 100 hogares, y esperan en seis meses poder ofrecer el servicio a 1,000 clientes más.  El piloto inicial tiene un pedido mínimo de £25, y se tienen que hacer tambíen como mínimo 6 pedidos.

Es una forma de ofrecer más flexibilidad para los clientes de Waitrose, y también de ocupar mejor los circuitos de entregas, que no tendrán que estar tan condicionados a las horas en las que los clientes están en casa.

Tesco Plc. Resultados H1 FY2018/19

Tras las emociones del lanzamiento de Jack’s, la cadena de discount de Tesco, llegan los números que se obtienen de la gestión de Dave Lewis.

Las cifras de los negocios del Reino Unido y de Irlanda son muy buenas, pero las malas noticias que llegan de Tailandia y Polonia han tenido más efecto en la confianza de los inversores, provocando pérdidas en el valor en bolsa de la cadena tras el anuncio de los resultados.

Tesco Extra New Market.jpg
Fotografía de Tesco

En el Reino Unido las ventas comparables en gran consumo crecen un 2.3% para el periodo, habiéndose acelerado durante el segundo trimestre hasta un 2.5%. Los beneficios crecen casi un 50% (pero en gran parte por la incorporación de Booker en el negocio) y ya han conseguido un ahorro de £16 millones por las sinergias entre los dos negocios (ya tienen firmados nuevos contratos con 60 proveedores. Al tener mayor poder de compra ahora seguramente han conseguido mejores condiciones contractuales). Ésto, junto también al impulso que le han dado a la MDD les permite recuperar margen, que ahora se situa en el 3%.

El esfuerzo en MDD durante este periodo ha sido elevadísimo. Además del lanzamiento de la gama Jack’s para la nueva aventura discount, durante este periodo han renovado la mitad de sus referencias de MDD. La mayor parte de productos vienen de la conversión de su gama de primer precio a marcas fantasía, que posicionan muy cercanas a las marcas que tienen los discounters alemanes. Ya han lanzado el 80% de los productos previstos.

Continúan los cierres de tiendas no rentables. Algunas se convertirán en Jack’s, pero otras acaban permanentemente cerradas. Si no contamos las posibles aperturas de tiendas Jack’s de aquí a final del año fiscal, Tesco va a acabar en UK con menos superficie de venta que al principio del periodo.

No hay mucha información de los planes que tiene Tesco para Booker, y las marcas de supermercados que gestiona (Premier, Budgens y Londis), salvo que está implantando en grandes hipermercados “zonas Booker”, cabeceras con productos de gran formato (digamos formato profesional, para restaurantes, caterings etc) con marca de fabricante, pero que puede comprar también el público en general y beneficiarse de un precio por kilo o litro menor.

Las ventas en Polonia se han reducido por culpa de un cambio legislativo, que prohibe desde hace unos meses las aperturas en domingo de tiendas como las de Tesco. Esto les ha supuesto 13 días menos de negocio durante el semestre, con el consecuente impacto en las ventas. Además han cerrado 18 tiendas y planean cerrar 13 más antes del fin de año. Según Tesco, el mercado polaco es muy competitivo y no tienen una posición destacada, por lo que no parece que sea estratégico para ellos.

Tailandia sí que lo es, porqué el mercado del gran consumo tiene allí mucho potencial al no ser tan maduro como el Polaco, por ejemplo, y además Tesco tiene una posición dominante en el sector de los hipermercados, y es segundo en el mercado del gran consumo. El problema que tienen allí es un programa del gobierno que otorga descuentos a las personas con menos recursos, y que deja de lado grandes supermercados como los de Tesco. Por ello el retailer ha decidido financiar estos descuentos por su cuenta, ofreciendo cupones a personas que tengan la tarjeta de ayudas del gobierno y la Tesco Clubcard.

 

Brexit y Alimentación XIX: “wait and see”.

Disculpen la ausencia de actualizaciones sobre el asunto del Brexit. Los que estén siguiendo la situación política ya sabrán que todavía no hay nada claro. Quedan menos de 200 días para que se consume el Brexit, y nadie sabe qué pasará el día 30 de marzo del 2019. Por no saber, no sabemos si es mejor que nos pille en el Reino Unido o fuera de él.

BCC Brexit.jpg

Junto aquí varias de las últimas noticias sobre el asunto, que ponen los pelos de punta.

La Cámara de Comercio Británica acaba de publicar un estudio sobre el grado de preparación de las empresas para el Brexit (es un estudio general, no exclusivo de las empresas alimentarias). El resultado es desolador. Dos terceras partes de las empresas no han preparado ningún plan de contingencia, ni analizado el impacto que tendrían en ellas los distintos escenarios. Muchas empresas, naturalmente, son muy pequeñas, pero de las de más de 250 empleados, el 25% no ha realizado este análisis. La presión en la gestión del día a día es indudable, además la incertidumbre hace mella en el gasto de los consumidores y repercute en la economía y se ponen las cosas difíciles para todos, pero parece irresponsable no tener previsto algo.

El principal problema es que los escenarios posibles son muy distintos entre sí, desde que no pase nada y nos quedemos en la Unión Europea, al periodo de transición, que nos quedemos en la Unión Aduanera, un acuerdo ad hoc, y finalmente, la ruptura total. Y aunque que nos quedemos en la Unión Aduanera o se llege en marzo a un acuerdo ad hoc parecen descartables, no creo que haya nadie que apueste seriamente por ninguna de las opciones.

El Brexit no solamente afecta a la confianza de los consumidores si no que tambíen a la de los empresarios. En caso de no haber acuerdo de salida, un 20% declaran que invetirán menos, y el contratar menos personal y valorar llevarse parte de la producción fuera del Reino Unido alcanzan niveles parecidos. En la encuesta que acaba de realizar el Instituto de la Cadena de Suministro a directivos de empresas británicas y europeas que envían productos a las islas, concluye el instituto que un 10% de los negocios que importan o exportan podrían irse a la quiebra si la nueva burocracia supone retrasos en las aduanas entre el Reino Unido y Europa de más de 10 minutos.

El gobierno ha emitido notas algo confusas sobre qué puede pasar los primeros días tras el Brexit. Si se suspenden los trámites aduaneros que han regido el paso de productos por las fronteras durante los últimos años es más que probable que haya retrasos, por lo que inmediatamente se empezó a hablar de acumular medicinas, alimentos básicos etc. Incluso el gobierno ha nombrado un Secretario de Estado para su Ministerio de Alimentación, el Sr. David Rutley (ex Asda y Pepsico) para tratar de preparar la acción del gobierno durante los primeros días tras el Brexit, y asegurar que no se produce desabastecimiento de alimentos en ninguna parte del país.

Las grandes empresas indudablemente están nerviosas, y junto a los anuncios de llevarse la producción fuera del país se empieza a hablar de la puesta en marca de los planes de contingencia, principalmente la acumulación de algunas materias primas para evitar tener que parar las fábricas tras el Brexit, como está haciendo Mondelez, o ha anunciado Aldi que está planificando la acción.

Mientras, la Federación de Industrias Alimentarias en el Reino Unido, la FDF, continúa pidiendo al gobierno claridad y una dirección. Dice que el Brexit está suponiendo un aumento de los precios de los alimentos primero por culpa de la devaluación de la moneda, y ahora por la reacción de las empresas a acumular materias primas para evitar parar y los problemas de importación que el propio gobierno prevee ocurran los primeros días tras el Brexit.