Waitrose: fidelizar con experiencias.

La idea que la línea entre supermercados y restaurantes se va difuminando no es muy nueva, pero parece lejos de estar agotada y seguimos viendo nuevos desarrollos. Esta vez es Waitrose, el retailer premium que tiene como objetivo atender al nicho de clientes foodies con medio/alto poder adquisitivo.

Fotografía Waitrose

Waitrose ya tiene un buen número de iniciativas para reforzar la experiencia de compra en sus tiendas mediante la restauración: su tienda en Canary Wharf tiene un restaurante desde hace casi 10 años, muchas de sus tiendas tienen cafeterías, barras de zumos, y algunas de ellas tienen un bar de vinos y tapas, donde puedes tomarte una copa picando un poco de jamón mientras escuchas una banda de jazz tocar entre los lineales de vino, e incluso un par de ellas tienen una escuela de cocina!

Hace unos meses probó a montar cenas en uno de sus supermercados, y la experiencia es tan positiva que ha decidido extenderlo a otros 42 en los próximos tres meses. La modalidad es la de “Supper Club”, y se monta en una tienda un día señalado con un concepto determinado. Puede ser la noche africana con platos del continente, la noche vegana, etc, y unos chefs preparan un menú utilizando ingredientes del surtido de Waitrose. Por ejemplo, ahora que Waitrose ha lanzado un par de nuevas referencias de comida malaya y filipina, no les extrañe que monte una cena alrededor de la cocina de esos países!

Estas cenas las organizan WeFiFo, que es una de las empresas que ganaron el último certamen de start ups de JLAB (John Lewis Lab, otra empresa de la matriz de Waitrose) y que se dedican a organizar este tipo de eventos.

Sin duda es algo que encaja muy bien con el tipo de clientes de Waitrose. Es llevar la experiencia de compra un poco más lejos, con cenas en las que puedes explorar nuevas gastronomías. Waitrose pone en su web las recetas de algunos de sus supper clubs, para que los que las disfrutan luego puedan llenar su carrito en Waitrose y replicar la experiencia en casa!