Semana de Pasión Post Navideña.

Dos cosas suelen pasar en el gran consumo de este país justo al acabarse las celebraciones de Navidad y Año Nuevo: aparecen en las tiendas los huevos de Pascua de chocolate, y las cadenas convocan a los medios para presentar los resultados del trimestre donde está incluido el periodo navideño. Son unas fechas muy importantes, donde la mayoría de cadenas se juegan tener un buen o un mal año, por el volumen que venden y la tónica de optimismo o pesimismo que estos resultados marcan.

Por ahora solamente tenemos los resultados de un par de negocios del mundo textil, Asos y Next, y a lo largo de la semana del 7 vamos a ver como desfilan las principales cadenas de supermercados – Tesco, Morrisons, Sainsbury’s, Wairose y Marks & Spencer – mostrando sus números.

Una vez más, a priori, la impresión es que ninguna cadena va a presentar unas buenas cifras de ventas, y que los discounters se van a llevar las primeras posiciones en esta carrera, mientras que las tiendas premium de Waitrose y Marks & Spencer han salido especialmente mal paradas. En un año en el que los consumidores se han gastado mucho dinero en verano, gracias al buen tiempo, junto con la incertidumbre del Brexit, parece ser que los consumidores han decidido ser más precavidos, y volver a buscar los buenos precios de los discounters, dejando de lado otras experiencias de compra más premium.

Las pérdidas en ventas de Marks & Spencer se cifran entre un 2 y un 3,5%, y de confirmarse serían las peores del año. Waitrose consiguiría unas cifras algo mejores, aunque también negativas. En su caso les salva que las Navidades del año pasado les fueron particularmente mal, y por lo tanto los comparativos les favorecen en este caso.

Del top 4 conoceremos los resultados de Tesco, Sainsbury’s y Morrisons. Asda reporta con Walmart, un poco más adelante. De estas cadenas parece que la que mejor datos puede presentar es Tesco, que puede llegar a tener un crecimiento de ventas de un 1,5%, algo debajo de la subida de la inflación. Se espera que las navidades de Sainsbury’s no hayan sido buenas, principalmente por los malos resultados de no alimentación (el sector textil al no haber hecho mucho frío no ha conseguido llevar a cabo las ventas típicas de la estación).

Empieza otro año lleno de retos posiblemente únicos en el retail, y especialmente incierto: puede haber o no Brexit, pueden fusionarse o no el segundo con el tercer supermercado, Asda y Sainsbury’s… cualquiera de estos dos eventos tendrá un impacto dramático en el devenir del gran consumo en este país.