Brexit y Alimentación XXV: los terceros países contratacan!

Se añade otro capítulo a la saga interminable del Brexit, de la mano de países como Australia, Nueva Zelanda, Brasil, Canadá y Estados Unidos, que se sienten perjudicados por las turbulencias del Brexit y quieren sacar partida.

Según informaban varios medios la semana pasada, estos países han solicitado a la OMC una compensación comercial, porque aseguran que las turbulencias del Brexit están teniendo un efecto negativo en sus flujos comerciales, y esencialmente, no es culpa suya que el Reino Unido quiera separarse de la Unión Europea. La queja se ha presentado durante las negociaciones que se están llevando a cabo en la OMC para ver cómo dividir entre la UE y el Reino Unido las cuotas comerciales de las importaciones contempladas en los acuerdos que tiene la UE con terceros países. Se contempla que estas cuotas se dividan entre el Reino Unido y el bloque europeo según el balance comercial para cada producto durante los últimos años, pero estos países alegan que eso les va a perjudicar, y resta flexibilidad a lo que habían acordado.

Los ganaderos de cordero británicos, uno de los grupos más preocupados por los acuerdos comerciales post Brexit.

Según los expertos consultados por The Grocer, estos países demandan un mayor acceso al mercado británico, algo que naturalmente no desean los agricultores y ganaderos británicos. Éstos verán como se les resta facilidades para exportar a la vez que tienen que competir con productos de otros países en su mercado natural. El colectivo productor espera que se llegue pronto a un acuerdo sobre esta cuestión, y que las concesiones británicas no sean demasiadas para no perjudicar su mercado. Además, estas concesiones, le restarán elementos de negocioación al gobierno británico cuando negocie tratados de libre comercio con Australia, Nueva Zelanda, etc, puesto que algunos de sus productos ya tendrán una cuota determinada con acceso al mercado británico sin tarifas, en vigor a estos acuerdos.

Y mientras tanto, en el Reino Unido, seguimos en campaña electoral, esperando a ver quién toma el control del 10 de Downing St y lidera el Brexit y el país.