Sainsbury’s: El Coronavirus les cuesta £500 millones. Resultados FY2019/20

Una mañana que debía ser especial para Mike Coupe, pero ahora dominada por la crisis de la pandemia. Hoy era su última presentación de resultados, dado que desde mañana toma las riendas de la segunda cadena de supermercados del país Simon Roberts, que hasta ahora ostentaba el cargo de Director de tiendas y operaciones. Por lo menos el coronavirus ha desplazado las preguntas sobre la fallida fusión con Asda.

Tienda de Sainsbury’s

Sainsbury’s calcula que la crisis le va a costar unos £500 millones de beneficios, entre costes laborales excepcionales (han llegado a tener un 25% de los empleados de baja, por estar enfermos o por tener que aislarse al convivir con un enfermo), las medidas para proteger a sus empleados en sus tiendas o almacenes, y proteger a los empleados cuando van a comprar, y ventas no materializadas (como por ejemplo liquidar stocks de textil que no van a tener casi salida, menos beneficios por venta de divisas a clientes que van a pasar las vacaciones al extranjero, y el retraimiento del consumo por la mala situación económica). Sin embargo, piensa que ésto se va a ver compensado en parte por la cantidad extra que están comprando sus clientes (por ahora, en casa y sin poder comprar comidas en restaurantes!), y por las distintas ayudas del gobierno (las tiendas no van a pagar el “business rate”, uno de los impuestos más elevados que se les impone). Durante las siete semanas que llevamos entre compras de pánico y aislamiento de la población, las ventas de gran consumo han crecido un 12%, mientras que las de ropa y non food se han hundido. De la parte de non food solamente se salva su negocio Argos, que crece un 9% impulsado por las ventas de productos para equipar el hogar para trabajar en casa.

Piensa que hasta septiembre no se va a recuperar una cierta estabilidad, pero que los consumidores van a ser muy cautos y pensarse dos veces cualquier gasto. Piensa que el negocio de alimentación irá bien porque se va a comer más en casa y menos fuera del hogar, pero que en non food, y especialmente ropa, va a ver un severo retraimiento del gasto. De forma aproximada, estima que las ventas de alimentación van a crecer un 10% respecto al año pasado.

Por lo que respecta al ejercicio que cerraron el 7 de marzo, las ventas de alimentación y non food descienden un 0.4% (-0.6% en ventas comparables) arrastradas por los malos datos de non food, que pierden un 2.9%. Gran consumo logra crecer un 0.4%, muy por debajo de la inflación, y al ser la principal partida logra contener la bajada. El último trimestre, tras las Navidades, había sido el más positivo para las ventas de gran consumo, que habían crecido un 2,0%, y según ellos, con los datos de Kantar que aportan, en este último trimestre antes de la crisis habían sido la cadena que más había crecido. Dicen que se debe a los cambios en la oferta que han venido realizando, como por ejemplo el lanzamiento de su nueva MDD primer precio, mejoras en la gama alta de su MDD, implantación de secciones de salud y belleza mejoradas, y su inversión en reducir el precio medio de la cesta.

Por canales, la misma tónica que veníamos observando los últimos años. Decrecen las de supermercados e hipermercados (-0.1%) aunque se deba también a que han cerrado algunas tiendas. Convenience (+1.3%) y Online (+7.6%) siguen creciendo. En online han conseguido crecer algo más que los últimos años (6.8% y 6.9% los dos años anteriores) y además ser más eficientes en la preparación de pedidos.

Este año también han hecho público su compromiso de convertirse en un negocio sin emisiones netas en el 2040, diez años antes que el compromiso que había establecido el Reino Unido para su economía. Trabajan en muchas direcciones, para reducir las emisiones de carbono, el uso de agua, reducir el uso de plástico y de desperdicio, y en promover dietas saludables y sostenibles.  

Sainsbury’s va a invertir £1000 millones a lo largo de 20 años para alcanzar sus objetivos en sostenibildad.

Sobre cuestiones financieras, a pesar de reducir las ventas los beneficios  aumentaron un 26%, hasta los £255 millones. No van a pagar dividendos por ahora, esperando a ver qué pasa cuando se estabilice el mercado, y también, ante la situación extraordinaria del mercado, se ha decidido que no se le va a pagar bonus al equipo directivo este año.

Las prioridades del nuevo equipo son continuistas. Van a continuar trabajando en la reducción de costes para simplificar la organización, racionalizar la oferta y seguir implantando Argos en el negocio. También van a trabajar en la mejora de la experiencia de compras, y mencionan la implantación del “Smart Shop” en todas sus tiendas, que son los escáneres de mano o la posibilidad de escanear con una App. El 18% de las ventas se realizan de esta forma, con un valor de £6.000 millones. Las semanas del Covid, el uso de este sistema se ha prácticamente doblado, utilizándose hasta casi en el 35% de las ventas.

Durante este año, los planes eran de seguir cerrando tiendas para ajustarse a la competencia en el mercado y el crecimiento del comercio online, aunque está por ver si lo van a revisar cuando acabe el aislamiento y se pueda comprobar el comportamiento de mercado en unas condiciones algo más estables. Planean cerrar 8 supermercados y 14 tiendas convenience. Van a abrir 2 supermercados y 15 tiendas convenience a lo largo del año.

Acaba una época de lucha contra el discount, de compras de negocios sorprendentes, y de lucha contra el discount. Sainsbury’s ha encontrado en sus valores una forma de defender su porción del mercado, y está por ver si le va a seguir siendo suficiente o tiene que inventar algo más para seguir ganándose la confianza de sus consumidores.

Marks & Spencer y Morrisons: apoyo a agricultores y ganaderos (Alimentación y Coronavirus en UK – X)

Son muchos los analistas que anticipan un aumento del interés en los alimentos locales tras la crisis del coronavirus, acrecentado en este país por el Brexit y el fervor nacionalista que destapan las conversaciones sobre la ruptura y qué vamos a hacer cuando nos veamos libres del todo de la Unión Europea. El sector productor está dando la talla, como en muchos otros países, pero se enfrenta con graves problemas que esta crisis ha provocado o a agudizado:

  • Dificultad de contratar personal, ya sea para recoger la fruta y otros productos agrarios, o para trabajar en plantas de procesado, envasado, mataderos etc. Ya lo era desde hace dos años, por el ambiente que ha creado el Brexit, y ahora mucho más.
  • La caída total del sector de la restauración, muy importante para algunas empresas y productos.
  • El llamado “desequilibrio de la canal”: hay mucha demanda para ciertas piezas y cortes de las canales de carne de las especies consumidas, pero mucho menos para otras, que en ocasiones son las de mayor coste. Esto, sobre todo en ternera, se ha visto agravado por el cierre de los restaurantes.

Un par de cadenas en UK toman algunas medidas especiales para poner en valor el papel de los agricultores y ganaderos, y contribuir un poco más a que puedan superar la crisis. De paso, reforzar las credenciales de las cadenas de compradores de productos locales.

Marks & Spencer, el supermercado premium, lanza una campaña publicitaria en la que los ganaderos y agricultores van a ser los protagonistas, y además va a realizar promociones en algunos de los productos más caros y menos demandados de carne. La campaña incluye anuncios en TV y en redes sociales, que destacan el origen y el cuidado con el que producen los agricultores y ganaderos que proveen a Marks & Spencer, además de señalética en la tienda. Los anuncios tratan de ser Aquí los productores van a ser los auténticos protagonistas, con grabaciones hechas por ellos mismos en las granjas, algo diferente a la última campaña, la de Fresh Market TV en la que se aparecían productores pero los protagonistas eran los propios productos y chefs e influencers que daban recetas, consejos, o se sorprendían ante la versatilidad y sabor de los productos presentados. También, claro, ahora es difícil hacer anuncios como los de antes, y aunque queda auténtico poner vídeos que graban los propios ganaderos, debe ser difícil hacerlo de otra forma.

Fuente Marks & Spencer.

Morrisons hace algo más interesante y original, y gracias a las credenciales de su carne y las ventas (cuarta cadena del país, con un 9.9% de la cuota según Kantar) seguramente con algo más de impacto. 

Anuncian un descuento de un 5% en sus tiendas a los agricultores que sean sus proveedores, aproximadamente unos 2.700. Es la forma que tienen, dicen, de darles las gracias por su compromiso durante esta crisis del coronavirus. Gracias a su tamaño y su especialización en frescos, son una de las cadenas que mayor cuota tienen de estos productos. 

Pescadería de Morrisons.

Y también que vuelven a abrir sus mostradores de carne y pescado, que cerraron durante la fase de compra pre aislamiento. Los vuelven a abrir, pero no como eran antes, si no con el tema de la barbacoa, tanto para carne como para pescado. La idea es vender productos típicos de hostelería (algunos cortes de carne como las costillas de ternera, por ejemplo, o pescados como lenguados, marisco etc) y que en general tienen poca salida en los supermercados, a no ser que se apoye la venta con prescripción y explicando a los consumidores como preparar el producto. 

Sobre todo en el caso de Marks & Spencer, son acciones de marketing principalmente, con el objetivo de comunicar a la sociedad que están llevando a cabo buenas acciones. Aunque en ambos casos, son acciones que encajan muy bien en sus estrategias y en lo que vienen haciendo desde hace tiempo.

Otra ronda de negociaciones – Brexit y Alimentación XXVI

El tema del Brexit, que había ocupado la agenda política del Reino Unido durante los últimos años, ha quedado en un segundo plano ante el impacto que está teniendo la plaga del Coronavirus. Pero el tiempo pasa, los plazos están allí, y aunque ha habido alguna reunión virtual durante el mes de marzo, han sido muy pocas. Esta semana se han retomado los encuentros virtuales con una mayor intensidad. Del 19 al 24 de abril, según The Guardian, 10 equipos negociadores se han reunido en paralelo para tratar de avanzar. Es la segunda semana completa de reuniones.

Entre la falta de reuniones, y el ya ambicioso objetivo, hay cierta inquietud en que se consiga alcanzar un acuerdo suficiente al final del periodo de transición. Por eso tanto la Unión Europea como organizaciones empresariales, ex políticos, y personalidades influyentes en el Reino Unido demandan que se amplíe el periodo de transición que acaba el 31 de diciembre del 2020. La postura del gobierno británico no cambia, y es la que llevaba en su programa electoral el partido conservador: no habrá prórroga. Ellos no piensan pedirla, y si la solicita Bruselas, dirán que no.

El riesgo de salir sin acuerdo ya está suficientemente analizado, aunque ahora habría que sumar lo que está provocando la pandemia, y como deja la situación económica mundial. Más incertidumbre ante algo que ya es de por sí incierto. ¿Cómo va a afectar esto a los países con los que el Reino Unido quiere firmar rápidamente acuerdos comerciales? ¿cuántos recursos pueden destinar todos a estas negociaciones? ¿se avecina una ola de proteccionismo?

Son varios los temas de interés para el sector alimentario que han estado sobre la mesa esta semana, y principalmente tienen que ver con el sector pesquero, aunque también se han tratado algunas cuestiones relacionadas con la inmigración y con la frontera entre la UE y el Reino Unido:

Imagen de la conferencia de prensa del pasado viernes 24 de abril de Michel Barnier, jefe del equipo negociador europeo

Frontera entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña: la situación especial de Irlanda del Norte fue cuestión de debate y desencuentros a la hora de diseñar el acuerdo de salida, aprobarlo por las dos partes. Todavía la situación de cara al público es confusa, dado que el acuerdo obliga a realizar controlar el flujo en este punto para evitar que productos de Gran Bretaña lleguen al Mercado Único sin control a través de Irlanda del Norte, mientras que el Primer Ministro Boris Johnson dice que no hará falta hacer ningún control. Y no parece fácil explicar el status de Irlanda del Norte, dentro del Mercado Único para evitar los controles en la frontera con la República de Irlanda, pero también formando parte del Reino Unido y por tanto fuera de la UE.

Este comité tiene que definir qué productos estarán sometidos a tarifas, y cuales son los de mayor riesgo de acabar en el Mercado Único. 

Derechos de pesca: uno de los temas más complicados, y dentro del grupo de los más sensibles. La UE quiere mantener el mismo acuerdo que existe ahora, y permitir que los barcos de los países miembros sigan pescando en aguas británicas la cuota que les toque de las distintas especies. No es fácil explicar la posición del Reino Unido: quieren demostrar a sus propios ciudadanos que no ceden ante la UE, y sacan cosas positivas de la negociación, y el tema de la pesca es uno que podría darles muy buena publicidad. Aunque en el fondo, se trata de unos pescados que en general los británicos no consumen y acaban vendiendo a países europeos, es un poco surrealista y hay que interpretarlo no de forma económica si no por motivos de imagen.

Otro de los problemas es que, como es algo prioritario para la UE, quieren llegar a un acuerdo sobre esta cuestión antes del fin de Junio, si no, no habrá un acuerdo global a finales de año.

El viernes por la tarde, Michel Barnier dió una rueda de prensa para comentar los avances de la semana. En la cuestión de la pesca, según Barnier, el Reino Unido no ha envíado un documento que describa sus objetivos para la relación futura lo suficientemente detallado. Piensa que no es razonable que el Reino Unido quiera mantener los plazos, a la vez que alargan las negociaciones en los temas importantes.

El Reino Unido, por su parte, comenta que la propuesta de la Unión Europea se aleja bastante de la ambición que tienen. La UE ofrece un tratado comercial sin cuotas ni tarifas, a cambio de mantener un cierto alineamiento legislativo en cuestiones medioambientales, laborales, etc. Sin embargo los británicos dicen que este alineamiento no ha formado parte de otros acuerdos comerciales de la UE con otros países, y no procede imponerlo en este.

La opinión pública se manifestó el pasado mes de diciembre, votando por el partido de gobierno que defendía el Brexit. La crisis del coronavirus está modificando las opiniones, y parece que ahora los ciudadanos aceptarían una prórroga. Tambíen se han manifestado en esta línea algunos brexiteers de peso. La verdad es que el gobierno lo tiene fácil para contradecirse una vez más, y aceptar la posible petición de la UE, sin que les suponga una pérdida de credibilidad. Por eso, como siempre en este proceso del Brexit, todo es posible y es difícil anticipar nada.

Tesco: tests para empleados y nuevas medidas (Alimentación y Coronavirus en UK – IX)

Todavía tengo que escribir sobre los resultados de Tesco, la polémica sobre el dividendo, y una muy buena iniciativa vinculada a su compra del mayorista Booker hace tres años. Pero se impone el Coronavirus, y cómo las empresas están cambiando la gestión de sus operaciones y del punto de venta para amoldarse a la nueva situación y las medidas de distanciamiento social que impone el gobierno.

En la última comunicación de Tesco hacia sus clientes, se detallan varias de las nuevas acciones:

  • Van camino de doblar la capacidad de entregas online. Están a punto de alcanzar 1 millón semanales, han aumentado en 400.000 desde que empezaron las compras de acopio, y esperan llegar pronto a las 1.2 millones. Las personas vulnerables de la lista del gobierno tienen preferencia a la hora de reservar entregas, y Tesco está trabajando también con su propia base de datos para identificar otros clientes que puedan ser vulnerables.
  • Han abierto dos supermercados en los hospitales de campaña que ha construido el gobierno británico. Están abiertos 24 horas, y tienen un surtido especial de productos esenciales.
  • Han cambiado la gestión de horas en las que otorgaban prioridad al personal de esencial. El personal sanitario, de los servicios de emergencia, y los cuidadores,  tienen prioridad en cualquier momento del día, basta que se acerquen a la puerta o a la caja, y no tienen que hacer cola para entrar en la tienda ni para pagar en caja.
  • Las medidas en la tienda son las habituales, pantallas en las cajas, cartelería informando, cerrar los mostradores, elementos para limpiar las asas de los carros, y han hecho mucha incidencia en dirigir el flujo de los clientes en la tienda, con flechas en el suelo y carteles informativos.

Adicionalmente, algunas medidas para sus empleados:

  • Los empleados de las tiendas tienen a su disposición guantes y mascarillas, por si quieren utilizarlos. El consejo del gobierno no obliga a usar estos elementos.
  • Además, para ayudar con el estrés al que están sometidos los trabajadores, Tesco ha contratado para ellos los servicios de un par de Apps de “mindfulness”, HeadSpace y SilverCloud. Son Apps con ejercicios para manejar el estrés, dormir mejor, concentrarse y meditar, etc.
  • Van a realizar tests de Covid-19 a sus empleados y familiares. En principio es un piloto en una de las zonas, para empleados con síntomas o para familiares de empleados que tengan síntomas. Y son tests voluntarios.
  • Tienen a unas 300.000 personas en las tiendas. 41.000 de baja o no pueden ir a trabajar porque viven con alguien con síntomas, y han incorporado a 50.000 nuevos empleados, que van a dejar la empresa de forma paulatina a medida que se normalice la situación.

Y finalmente, el gran esfuerzo solidario de repartir alimentos a bancos de alimentos, distribuir fondos entre ONGs que apoyan a los más débiles, etc. Se espera que las donaciones de alimentos excedan este año los £52 millones.

Las ventas de Tesco crecieron un 5.5% en el periodo previo al confinamiento, por detrás de los discounters y su competidor Sainsbury’s, pero por delante de Asda y Morrisons. La semana que viene veremos los datos de las primeras semanas de confinamiento, y ver qué impacto tienen en las ventas las medidas de distanciamiento social y el cierre de los restaurantes.

Amazon no para en UK: Proyecto Entregas Super Rápidas en Frescos.

Amazon vuelve a los titulares en la prensa británica con una par de noticias que pueden tener un impacto de cierta importancia en el sector del gran consumo y la restauración en el Reino Unido. Sin duda más que la de hace un mes, en las que se filtraba a la prensa que tenían pensado abrir la primera tienda Amazon Go en Londres antes de fin de año. No se conoce mucho de estos planes, salvo que ya desde el 2018 Amazon tenía firmados alquileres de algunos locales en el centro de Londres, y que Morrisons, más que Whole Foods Market, podría ser el proveedor de estas tiendas, según The Guardian. Morrisons ya es el proveedor de Amazon en el servicio de Amazon Fresh, por lo que establecerían una nueva línea de negocio.

La primera noticia es que el Tribunal de la Competencia ha cambiado de opinión sobre la inversión de Amazon en Deliveroo. En la última ronda de financiación de Deliveroo se supo que Amazon era el principal inversor, aunque no se ha hecho pública la cifra. Ante la entrada de Amazon en el accionariado de Deliveroo, el Tribunal de la Competencia británico tomó la decisión de investigar la inversión. De forma preliminar estableció que estaba en contra de esta acción, por si llegara el caso que Amazon acabara tomando el control de Deliveroo. Estimaba el organismo oficial que si esto sucediera, se reduciría la competencia en el sector del delivery y el comercio online de alimentos. 

En vista del impacto que está teniendo la crisis del Coronavirus en Deliveroo, el Tribunal de la Competencia ha cambiado de opinión y se muestra ahora positivo, aunque todavía de forma preliminar. El cierre de la gran mayoría de restaurantes ha supuesto que  los ingresos de Deliveroo hayan caído de forma dramática, y reconocen en Deliveroo que sin esa inversión es posible la empresa no pueda subsistir. Deliveroo ha establecido nuevos acuerdos con supermercados para hacer las entregas de algunas compras online desde tiendas convenience, pero esta nueva línea de ingreso no compensa la pérdida de la principal, los restaurantes. 

Todavía no es una decisión definitiva, falta finalizar el proceso de recopilar nuevas evidencias, y tomar la decisión final en el verano. Amazon entonces podría volver al delivery, tras el cierre de su servicio Amazon Restaurants. ¿Veremos entregas combinadas de Amazon Fresh con comida de restaurantes?

Amazon.co.uk: AmazonFresh Learn More
Fuente Amazon

The Grocer informaba a finales de la semana pasada de brief que Amazon había envíado a algunos de sus proveedores de alimentos en UK para explicarles su próximo movimiento: la renovación de algunos de sus almacenes de preparación de pedidos para que puedan almacenar y gestionar productos frescos. Esto, dicen, les permitiría servir pedidos con productos frescos en unas pocas horas. El primer almacén en ser renovado sería uno en Londres, y le seguirían otros ocho a lo largo del país, de forma que pudieran servir a finales de año al 40% de los hogares en el Reino Unido. 

El proyecto por ahora se llama Ultra Fast Fresh, va a facilitar mucho a los pequeños proveedores de productos alimentarios refrigerados de Amazon, porque la distribución se va a centralizar. Por ahora Amazon cuenta con los servicios de Amazon Fresh (con suscripción o bajo demanda) y Prime Now para la venta de productos de gran consumo y productos frescos, que se sirven principalmente desde las tiendas de Morrisons y uno de sus almacenes. Incluso podría eliminar la cuota de Amazon Fresh, como ha hecho en los EEUU, para facilitar la penetración del servicio.

Sin duda, cualquier movimiento de Amazon va a poner más presión en el resto de supermercados que operan en el canal online. A pesar que sus ventas de gran consumo online todavía no son muy importantes, el efecto de Amazon es subir el nivel de expectativas de los clientes, que las esperan del resto de agentes. El canal online vive momentos de agitación ante el crecimiento de la demanda por la crisis del coronavirus, y la ampliación de la oferta de entregas en casa y entregas en tienda que están habilitando las principales cadenas, además de otros desarrollos como las cajas de esenciales, las entregas por voluntarios, etc. Incluso Morrisons, su socio en Amazon Fresh, ha ampliado en más de 300 el número de tiendas desde las que sirve pedidos. Y además, en septiembre, esperamos ver la nueva tienda de Marks & Spencer y Ocado en marcha.

Comprador de Amazon Fresh, preparando pedidos online en una tienda de Morrisons de Londres. Vestidos todos de riguroso negro, hay que reconocer que llama la atención cuando te cruzas con unos cuantos mientras estás comprando en la tienda.

Amazon está capitalizando esta nueva situación en la que los clientes se han volcado al canal online, gracias a sus fundamentos sólidos y su nivel de servicio. Incluso el gobierno británico cuenta con ellos para entregar tests de coronavirus en los hogares!

Pubs, Leon, Pret a Manger, Cote etc: Restaurantes que quieren seguir siendo relevantes (y hasta hacer negocio) en medio de la crisis (Alimentación y Coronavirus en UK – VIII)

En las notas anteriores ya se recogen algunas iniciativas del foodservice, vamos a ampliar aquí algunas más.

El 20 de marzo el gobierno británico decreta que se cierren los establecimientos de hostelería y restauración, permitiendo solamente algunas excepciones (por ejemplo algunos restaurantes en fábricas, para empleados) y aquellos que venden a través de delivery, para entregar en casa. Permite también que aquellos que no vendían a través del canal del delivery lo hagan ahora. Los días anteriores al cierre varias cadenas se habían volcado en apoyar al personal sanitario que empezaba a notar la presión del aumento de enfermos en los hospitales, ofreciéndoles descuentos e incluso bebidas calientes gratis. 

La mayoría de cadenas han cerrado completamente, ni siquiera ofrecen delivery, ante la complejidad de respetar las medidas de distanciamiento en las cocinas. Apenas quedan abiertas las cadenas de pizzerias del tipo Domino’s o Papa John’s, algunos Costa (en hospitales o con Drive Thru), KFC (tambíen con Drive Thru), Bella Italia, y unos pocos casos más. Los proveedores del sector foodservice han tenido que buscar nuevas rutas de comercialización, como vender directamente al consumidor final (cajas de frutas y verduras, de carne, etc) o vender a supermercados (como el caso de Brakes y Sainsbury’s).

Las iniciativas de ayudar al personal sanitario se han transformado con el paso de los días. Itsu, por ejemplo, la cadena de comida asiática, ha abierto un par de restaurantes y ofrecen comida gratis al personal sanitario. Solo producen un plato, fideos udon vegetarianos para facilitar su operación, y las llevan además sin coste de entrega. Uber y Deliveroo colaboran con esta iniciativa, aportando las entregas a Itsu, y otras cadenas como Pizza Hut, Neat Burger, etc, que ofrecen comida gratis o con descuento al personal sanitario.

Los médicos agradeciendo a Itsu el envío de comida.

El CEO de Leon, ha organizado una campaña de recogida de dinero para sufragar los costes de ofrecer al menos una comida caliente al día a personal en los hospitales. Colaboran en la iniciativa un gran número de cadenas (Wasabi, Tortilla, Peach Pubs, Rosa’s Thai, Hop, Pizza Pilgrims, Franco Manca, Farmer J, Tossed, Haché, Abokado, Dishoom y Nusa Kitchen oir ahora) y ya han recaudado más de un millón de libras esterlinas.

El actor Damian Lewis apoya la iniciativa Feed the NHS.

El canal online es una forma que se ve bastante segura de hacer llegar productos a los hogares, y son varias las iniciativas en este campo. 

Varios mayoristas, Brakes, Bidgood, Bestway etc, se han aliado con varios fabricantes como Coca Cola, Budweiser, etc, apoyados por la firma de software StarStock, y han promovido la iniciativa mypubshop.com. Se trata de transformar un pub en un pequeño supermercado. Los clientes pueden hacer un pedido online, y recoger la compra en el pub. Participan pubs de varias cadenas, como Admiral, St Austell y Greene King.

Algunas cadenas se pasan al delivery, pero más cercano al modelo de las cajas de recetas que al de entregar platos cocinados. Côte Brasserie, por ejemplo, ofrece sus platos para entregar en casa, todo preparado y porcionado, por lo que solamente hace falta cocinarlo.Se puede comprar vino y carne, para prepararla al gusto.

Y luego está Leon, que ha aprovechado la crisis del coronavirus para lanzar “Feed Britan”, un desarrollo en el que sin duda llevaba un tiempo trabajando. Anunciaron justo antes del cierre que querían transformar sus restaurantes en supermercados, y que naturalmente, dadas las circunstancias, primero iba a ser un supermercado online. El sábado 4 de abril hicieron el lanzamiento exclusivo a miembros de su club de fidelización de la tienda online. Primero de platos preparados en formato grande (tres platos por caja, un total de 4 kilogramos de comida, una caja para omnívoros y otra para veganos), y luego añadieron otra caja de fruta y otra de quesos. Además, desde su página web incluyen una “falsa” tienda online, donde poder comprar productos envasados con su marca, y que te lleva a la web de Sainsbury’s, el supermercado que los distribuye por ahora en exclusiva. Es muy interesante lo que están haciendo con ellos, lanzaron hace unos pocos meses una gama de condimentos y salsas ambiente, y después una gama de refrigerados (houmous, guacamole, etc, e incluso kefir y algún otro producto no disponible en sus restaurantes) y tiene una implantación en general muy cuidada en las tiendas del supermercado, donde la marca Leon tiene un buen protagonismo. En principio la idea es poder también comprar estos productos en los restaurantes, que ampliarían la zona de venta libre servicio. Crussh, la cadena de comida healthy, tiene una iniciativa similar, donde los clientes pueden comprar sus zumos premium y sopas online, producto suficiente para toda una semana.

Las cadenas que tienen las tiendas cerradas tratan de mantener la relevancia de su marca durante este tiempo. Es interesante la iniciativa de Pret A Manger que publica las recetas de sus sopas y platos en la web, para que los clientes puedan repetir la experiencia en casa, o los tutoriales de las cafeterías Costa para hacerse el cappuccino perfecto en casa. McDonald’s, que trata de interactuar con los clientes pidiéndoles que elijan nuevos productos para el menú cuando vuelvan a abrir los restaurantes.

En el fondo, vemos muchas iniciativas para seguir en contacto de una forma u otra con el cliente. Son circunstancias muy difíciles, y seguro que la mayoría no serán muy rentables, y se producirán fallos hasta que estén rodadas. Pero permiten que los clientes sigan en contacto con la marca, seguir trabajando con los proveedores, mantener parte del staff, y quien sabe si aprender a manejarse en un canal nuevo para algunos, el online, que parece va a ganar más peso tras la crisis. Además, el compromiso con el personal sanitario seguro que mejora la reputación de muchos negocios. 

Uno de los grandes aciertos de M&S durante la crisis del 2008 fue el “Menú Restaurante”, una promoción en la que por £10 los británicos más apurados podían comprar platos preparados y vino para replicar una experiencia de comida de restaurante pero en casa… fregando los platos, pero mucho más barato! Quien sabe si ahora los restaurantes pueden encontrar alguna fórmula para llevarse parte del pastel del gran consumo!

Morrisons: Impulso Online (Alimentación y Coronavirus en UK – VII)

La cuarta cadena del país sigue adaptando su propuesta comercial a la situación de confinamiento de los clientes, y ganar capacidad para su canal online es un elemento importante de su trabajo actual ante la demanda de los consumidores.

Recordemos que además de su propia tienda online, son los proveedores de MDD y frescos de Amazon en UK, una alianza que les estaba dando muy buen resultado y que seguro les ha reportado un buen crecimiento estos días en los que los clientes buscaban comprar online de forma mucho más frecuente que lo habitual. Además no hace muchas semanas, Amazon quitó la cuota de suscripción para poder comprar en Amazon Fresh.

Recordemos. Antes de la crisis, Morrisons servía pedidos online desde el almacén de Erith de Ocado (en virtud al acuerdo de uso del software e instalaciones que alcanzaron en el 2014), desde tiendas propias, y la línea mayorista con Amazon. Desde el inicio del confinamiento han lanzado la línea de cajas y ampliado la preparación de pedidos online en 300 tiendas más.

La iniciativa de las cajas, Morrisons Essential Boxes, ha resultado ser muy popular. La semana del lanzamiento tenían una capacidad de enviar 10.000 cajas, y dos semanas después, ya pueden preparar 100.000 a la semana. Van a seguir ampliando capacidad para llegar a las 200.000 cajas por semana, la estimación que tienen de ventas. Las preparan en tres almacenes, y las entregan por mensajería, por lo que no consumen recursos logísticos propios.

Imagen de una de las plantas donde Morrisons confecciona sus cajas online. Fuente Morrisons.

Inicialmente constaba de dos opciones, una para familias que comen carne y otra vegetariana, con comida suficiente para dos personas durante una semana y ahora añaden más tipos: una que llaman Morrisons Market Kitchen Meal Box, con 8 platos preparados para dos personas, y la  Meat Box, de carne proveniente del Reino Unido preparada por los carniceros de Morrisons (pollo, salchichas, un asado, albóndigas, etc) con la que se pueden preparar casi 40 comidas. 

Una variante de la línea de cajas está dedicada al personal sanitario, con el objetivo de facilitarles la compra de productos esenciales. Lo llaman Essentials Food Boxes, con un contenido fijo también, una caja vegetariana y otra con carne. El personal sanitario puede comprarlas online en una web dedicada a ellos, y recogerlas en el aparcamiento del hospital. Por ahora está en marcha en dos hospitales en Leeds y lo van a ampliar al resto del país. 

Cajas de Morrisons para el personal sanitario. Fuente Morrisons

Para apoyar a las personas vulnerables y que tienen que aislarse, ponen en marcha el servicio Morrisons Doorstep Delivery. Los clientes pueden hacer pedidos telefónicos, escogiendo entre 46 referencias básicas, que se llevan a casa y se pueden pagar por tarjeta en el momento de la entrega. 

También anuncian la primera fase de una colaboración con Deliveroo. Ya en marcha desde 130 tiendas, los clientes pueden hacer un pedido desde la web de Deliveroo de 70 referencias del supermercado. Son los mismos precios que en la tienda, y hay que pagar el coste de entrega que establece Deliveroo.

Ante el reto del confinamiento, las medidas de distanciamiento social, y el miedo que sienten algunas personas a ir a tiendas, las cadenas británicas están aumentando su capacidad de venta online.

Alimentación y Coronavirus en UK – VI

Retomo la serie tras un receso para recuperarnos. Disculpen, ha faltado salud y energía y no pude seguir. Muchas gracias de todo corazón a los que me han escrito durante estos días.

En estas dos semanas, como es natural, se han tomado muchas iniciativas para la adaptación a la nueva situación de la pandemia del Coronavirus. Las tiendas ya no están vacías, la demanda se ha estabilizado y la oferta y la reposición las ha devuelto a la normalidad. Seguimos en confinamiento (“lockdown” como se llama aquí) desde el 23 de marzo, pero es algo más relajado que el confinamiento en España (al permitir salir a hacer ejercicio además de los preceptivos ir a comprar comida, farmacias, otras salidas esenciales, e ir a trabajar si no es posible hacerlo desde casa).

Una de las prioridades del conjunto de empresas alimentarias y del gobierno ha sido organizar un sistema que permita dar una mejor atención a los hogares con personas vulnerables (mayores, inmunodeprimidas etc) o en aislamiento (porque uno de sus miembros sufra de la enfermedad del coronavirus). A este grupo algunas empresas han decidido añadir también al personal sanitario.

En una reunión entre las cadenas y el gobierno, éste último ha decidido facilitarles una base de datos de personas vulnerables, para que las cadenas puedan ponerse en contacto directamente con ellos y conocer de primera mano qué necesidades tienen. Sainsbury’s, por ejemplo, ha sido muy activo en esto, dirigiéndose a las personas mayores que han facilitado su edad al registrarse con la tarjeta de fidelización, y reservando para ellos una entrega online. Hace dos semanas fue la primera semana de actividad en esto, y habían reservado entregas para 115,000 personas mayores.

El gobierno además ha ido relajando más regulaciones para permitir a la cadena alimentaria atender la demanda. Las cadenas pueden compartir datos entre ellas de niveles de stock de productos, cederse empleados, compartir el uso de almacenes y de furgonetas de reparto online. Además se está valorando permitir abrir más horas durante los domingos.

Otro elemento en el que está trabajando el gobierno es el de hacer llegar alimentos a los más de 1,5 millones de hogares que no tienen recursos para comprar suficiente comida. Muchos tienen niños que reciben comida gratis en las escuelas. El gobierno se ha aliado con algunas empresas mayoristas de distribución al foodservice, para hacer llegar a gente de pocos recursos cajas de comida. Tienen como objetivo alcanzar estos 1.5 millones de hogares, y empiezan con Brakes y Bidfood para llevar estas cajas de alimentos esenciales a los almacenes de los bancos de alimentos, que se encargarán de su distribución en última instancia. El ejército también está implicado en esta distribución.

El gobierno escocés ha decidido retrasar el establecimiento de un sistema obligatorio de recogida de envases, que iba a entrar en vigor a principios del 2021, y que ahora lo hará en el verano del 2022. Es un sistema que se estimaba fuera a influenciar el que se quiere establecer en todo el Reino Unido con el objetivo de aumentar la recogida de envases de plástico y canalizarlos de forma más eficiente para conseguir aumentar la cantidad reciclada.

El gobierno británico se apoya en el sector privado para ampliar su capacidad de hacer análisis al personal sanitario, y permitir que los que hayan mostrado síntomas del coronavirus o tengan un miembro de su familia enfermo, se hagan las pruebas y si resultan negativas, vuelvan al trabajo. Amazon es una de las empresas encargadas de la distribución de tests, y la cadena de farmacias Boots aporta personal para realizar los tests. Se están haciendo tests en instalaciones temporales en un parking de Ikea y del parque de atracciones de Chessington, con el ánimo de establecer otros puntos de análisis más adelante.

Kantar ha publicado los datos de compras del mes de marzo, cubriendo la primera semana de confinamiento y las previas de pánico.

2020 va a tener dos picos navideños en las gráficas de ventas anuales.
  • En cuatro semanas el mercado ha crecido un 20.6%, registrando unas ventas de £10.800 millones.
  • También ha aumentado la frecuencia de visitas semanales a las tiendas, llegando a 5 durante la semana anterior al confinamiento. 
  • Es el récord desde que ellos miden la evolución del mercado, y naturalmente, muy superior a cualquier mes de Diciembre, cuando los británicos hacen las principales compras para la Navidad.
  • Las tiendas de proximidad (de las grandes cadenas, de los grupos como Spar, y de independientes) han crecido un 30%. Online también ha ganado una porción del pastel. Como es natural, ante el miedo de contagiarse al ir a una tienda, y también ante la mención del Primer Ministro de utilizar hacer la compra online, los consumidores han recurrido al canal online: respecto a marzo del 2019 ha crecido un 13%, y la cesta media es de  £81.88, £6 más. Sin embargo, no han podido atender a toda la demanda.
  • Ocado y los discounters, una vez más, son los que más crecen porcentualmente, aunque son el top 4 los que han conseguido un mayor crecimiento en ventas absoluto, por su tamaño.
  • No se ha observado un comportamiento de comprar para acaparar generalizado. Ha vaciado las tiendas el aumento de la frecuencia y el poner algo más en las cestas de la compra en cada viaje. Kantar estima que cada familia ha gastado £62.92 más que lo habitual en estas últimas cuatro semanas, que viene a representar aproximadamente el gasto de una semana normal. Londres ha sido la región donde más ha crecido el gasto, casi un 26%. 
  • Aunque el ajuste pueda llamar la atención, hay un par de condiciones mitigantes: hay más bocas que alimentar en los hogares, dado que los estudiantes de primaria y secundaria ahora pasan toda la semana en casa, y un buen número de estudiantes universitarios han vuelto al hogar. Además, con el cierre de los restaurantes y apenas unas pocas opciones de delivery todavía abiertas, el gasto del foodservice también se traslada al gasto en el hogar.

Uno de los problemas ahora puede ser gestionar el desperdicio. Con consumidores que han comprado más que lo que necesitan, tienen que preparar todas las comidas en casa, y van a tener que seguir comprando grandes cantidades para reducir el número de veces que van a hacer la compra. Las cadenas de restaurantes que han cerrado han donado en general sus existencias más perecederas, y sus proveedores están tratando de atender directamente a los hogares o trabajar con supermercados, como veremos. Pero puede ser en los hogares donde el desperdicio se dispare, en una parte de la cadena que ya aporta una parte importante del desperdicio total.

Las cadenas ya tienen aplicadas completamente las medidas que les permiten mantener el llamado “distanciamiento social”: esencialmente control del número de clientes en las tiendas, marcas en el suelo, pantallas en las cajas, y solicitar que todos los pagos se lleven a cabo mediante una tarjeta. Tesco ha ido más allá que los demás al ofrecer a los clientes paños y líquido de limpieza, para poder limpiar las asas de los cestos y carritos, además de haber establecido el sentido en el que hay que avanzar por los distintos pasillos de las tiendas para evitar que se crucen los clientes. Waitrose, y con posterioridad Sainsbury’s, limitan el número de compradores por hogar a un adulto y se les pide a los demás que esperen fuera de la tienda.

Vídeo de Tesco explicando como aplicar las medidas de distaniamiento que han tomado en sus tiendas.

Las restricciones se están levantando, a medida que se recupera un poco la tranquilidad. El control del número de personas que pueden hacer la compra limita la cantidad de clientes que ha habido durante el día, y esto permite que las cadenas ya no apliquen límites universales. Se siguen aplicando a los productos que han tenido una mayor demanda, como los de limpieza y desinfección, el papel higiénico, la pasta y las conservas. 

Las cajas de esenciales pueden ser un elemento importante en el post coronavirus. Similar a lo que hacía Amazon con los pulsadores Dash. Morrisons ya lo ha lanzado como les comentaba en el post anterior (han vendido 10.000 en la primera semana, y se distribuyen a través de mensajero en lugar de por medios propios), y se anuncian más iniciativas en este sentido en los próximos días. 

Algunas iniciativas particulares de las distintas cadenas:

  • Tesco ha dado empleo a más de 35,000  personas desde que empezó el aumento de demanda.
  • Están recibiendo el doble de lo normal para las referencias básicas más demandadas, para asegurarse que no hay roturas de stock.
  • Donan £30 millones a bancos de alimentos, la Cruz Roja y otras organizaciones que atienden a necesitados.
  • Tesco también va a abrir un supermercado en el nuevo hospital de campaña que se está instalando en Birmingham.
  • Sainsbury’s cierra 12 tiendas convenience en lugares donde la demanda ha disminuido mucho, y traslada los empleados a otras tiendas de la zona donde son más necesarios.
  • Trabajan con la cadena de tiendas de periódicos WH Smith, concretamente con 80 de sus tiendas dentro de hospitales. Van a servirles referencias de comida, y algunos productos básicos como papel higiénico, pasta etc.
  • Morrisons refuerza sus puntos de recogida de donaciones para bancos de alimentos en tiendas. También vuelve a abrir sus cafeterías, pero que van a vender menús de takeaway, platos preparados para que los clientes se los coman en casa.
  • Marks & Spencer dona ropa y comida al personal sanitario del nuevo hospital de campaña en Londres. Entregará dos veces por semana productos de food to go, platos preparados, snacks, y bebidas que son gratuitos. 
  • Han aumentado su surtido. Es una cadena tradicionalmente sin marcas, practicamente todo es MDD, pero ahora para gestionar mejor estos tiempos han decidido dar de alta algunos productos de marcas de fabricantes, de forma que los clientes encuentren todo lo que necesitan en sus tiendas.
  • The Coop anuncia que ha fichado 5.000 nuevos empleados. Han cerrado 10 tiendas debido a falta de demanda, por la zona donde están ubicadas.
  • Lidl regala cajas de frutas y verduras al personal sanitario de los hospitales de todo el Reino Unido.
  • Aldi ofrece prioridad a los empleados de los servicios sanitarios, los bomberos y la policía. Con enseñar su identificación a la hora de hacer la compra, se pueden saltar la cola!

El comercio online sigue siendo un recurso al que acuden los clientes para evitarse ir a las tiendas. 

  • Tesco ha anunciado que ficha 8,000 nuevos conductores de furgonetas para entregar pedidos online. 
  • También anuncia que establece un límite de 80 unidades por pedido online.
  • Aumenta la capacidad de entrega por Click & Collect. Empezó la crisis con 660.000 semanales, y van a llegar a los 900.000 en unos pocos días.
  • Tesco y Sainsbury’s están poniéndose en contacto con los clientes más vulnerables ofreciéndoles prioridad a la hora de hacer la compra.
  • Waitrose reserva el 25% de sus entregas para clientes vulnerables.
  • Marks & Spencer se alía con Deliveroo, para ofrecer desde las tiendas de gasolineras un surtido de esenciales y platos preparados. 
  • Sainbury’s ha cerrado su tienda en Blackfriars para convertirla en un hub de preparación de pedidos online que se distribuyen en bicicleta. Ofrecen 400 referencias de productos básicos, y los pedidos pueden ser de 20 unidades. Tiene una capacidad de atender 3,500 pedidos a la semana, y sirven hasta una distancia de 3 km.
  • También trabajan para ampliar su capacidad de hacer entregas online. Han alcanzado las 472.000 entregas semanales, y han aumentado un 150% su capacidad de click & collect, llegando a los 100,000 pedidos.
  • The Coop trabaja con Deliveroo para llevar pedidos online a los clientes, y en Gales han puesto en marcha un piloto con varias NGOs para llevar comida a los hogares de gente mayor y vulnerable. Las entregas se realizarán mediante voluntarios de estas NGOs.
  • Ocado sigue con problemas para gestionar la demanda. Tienen 800,000 clientes activos, que les están tratando de hacer pedidos, mientras que solamente tienen una capacidad de 250,000 entregas semanales. Ha establecido un sistema de prioridades, ofreciendo primero entregas a los hogares que el gobierno ha identificado como vulnerables, y después a sus clientes más fieles. Tras esto, cada día a las seis de la tarde es posible acceder a los huecos libres para solicitar la entrega el día siguiente.
  • También han dejado de vender agua mineral y flores, para liberar espacio y poder atender más pedidos.
  • Iceland restringe las entregas de compras online a clientes vulnerables.

Las compañías de Taxi ofrecen recoger los pedidos click & collect de los clientes. Para ello han habilitado en sus Apps apartados donde escribir la información necesaria para recoger el pedido.

Los fabricantes también han pasado por unas semanas de trabajo intenso para poder estar a la altura de la demanda, a la vez que se tenían que enfrentar al reto de la implantación de las medidas de distanciamiento social, y las bajas por enfermedad o por tener alguien enfermo en el hogar. Hay múltiples iniciativas para conseguir atraer más personas tanto hacia las fábricas de alimentos como para recoger frutas y hortalizas en las explotaciones agrícolas. La reducción de gamas ha facilitado el trabajo. Algunas de las empresas que elaboran MDD para supermercados informaron a The Grocer que en algunos casos el número de referencias había caído, y ahora fabricaban casi una tercera parte de ellas, quedándose con las de mayor rotación.

Los británicos ya pueden hacer las compras con más tranquilidad, por lo que no se esperan muchas más iniciativas en los próximos días, seguramente algunas más en el online que permitan ampliar la capacidad. Poco a poco nos estamos instalando en la rutina del confinamiento.