Alimentación y Coronavirus en UK – VI

Retomo la serie tras un receso para recuperarnos. Disculpen, ha faltado salud y energía y no pude seguir. Muchas gracias de todo corazón a los que me han escrito durante estos días.

En estas dos semanas, como es natural, se han tomado muchas iniciativas para la adaptación a la nueva situación de la pandemia del Coronavirus. Las tiendas ya no están vacías, la demanda se ha estabilizado y la oferta y la reposición las ha devuelto a la normalidad. Seguimos en confinamiento (“lockdown” como se llama aquí) desde el 23 de marzo, pero es algo más relajado que el confinamiento en España (al permitir salir a hacer ejercicio además de los preceptivos ir a comprar comida, farmacias, otras salidas esenciales, e ir a trabajar si no es posible hacerlo desde casa).

Una de las prioridades del conjunto de empresas alimentarias y del gobierno ha sido organizar un sistema que permita dar una mejor atención a los hogares con personas vulnerables (mayores, inmunodeprimidas etc) o en aislamiento (porque uno de sus miembros sufra de la enfermedad del coronavirus). A este grupo algunas empresas han decidido añadir también al personal sanitario.

En una reunión entre las cadenas y el gobierno, éste último ha decidido facilitarles una base de datos de personas vulnerables, para que las cadenas puedan ponerse en contacto directamente con ellos y conocer de primera mano qué necesidades tienen. Sainsbury’s, por ejemplo, ha sido muy activo en esto, dirigiéndose a las personas mayores que han facilitado su edad al registrarse con la tarjeta de fidelización, y reservando para ellos una entrega online. Hace dos semanas fue la primera semana de actividad en esto, y habían reservado entregas para 115,000 personas mayores.

El gobierno además ha ido relajando más regulaciones para permitir a la cadena alimentaria atender la demanda. Las cadenas pueden compartir datos entre ellas de niveles de stock de productos, cederse empleados, compartir el uso de almacenes y de furgonetas de reparto online. Además se está valorando permitir abrir más horas durante los domingos.

Otro elemento en el que está trabajando el gobierno es el de hacer llegar alimentos a los más de 1,5 millones de hogares que no tienen recursos para comprar suficiente comida. Muchos tienen niños que reciben comida gratis en las escuelas. El gobierno se ha aliado con algunas empresas mayoristas de distribución al foodservice, para hacer llegar a gente de pocos recursos cajas de comida. Tienen como objetivo alcanzar estos 1.5 millones de hogares, y empiezan con Brakes y Bidfood para llevar estas cajas de alimentos esenciales a los almacenes de los bancos de alimentos, que se encargarán de su distribución en última instancia. El ejército también está implicado en esta distribución.

El gobierno escocés ha decidido retrasar el establecimiento de un sistema obligatorio de recogida de envases, que iba a entrar en vigor a principios del 2021, y que ahora lo hará en el verano del 2022. Es un sistema que se estimaba fuera a influenciar el que se quiere establecer en todo el Reino Unido con el objetivo de aumentar la recogida de envases de plástico y canalizarlos de forma más eficiente para conseguir aumentar la cantidad reciclada.

El gobierno británico se apoya en el sector privado para ampliar su capacidad de hacer análisis al personal sanitario, y permitir que los que hayan mostrado síntomas del coronavirus o tengan un miembro de su familia enfermo, se hagan las pruebas y si resultan negativas, vuelvan al trabajo. Amazon es una de las empresas encargadas de la distribución de tests, y la cadena de farmacias Boots aporta personal para realizar los tests. Se están haciendo tests en instalaciones temporales en un parking de Ikea y del parque de atracciones de Chessington, con el ánimo de establecer otros puntos de análisis más adelante.

Kantar ha publicado los datos de compras del mes de marzo, cubriendo la primera semana de confinamiento y las previas de pánico.

2020 va a tener dos picos navideños en las gráficas de ventas anuales.
  • En cuatro semanas el mercado ha crecido un 20.6%, registrando unas ventas de £10.800 millones.
  • También ha aumentado la frecuencia de visitas semanales a las tiendas, llegando a 5 durante la semana anterior al confinamiento. 
  • Es el récord desde que ellos miden la evolución del mercado, y naturalmente, muy superior a cualquier mes de Diciembre, cuando los británicos hacen las principales compras para la Navidad.
  • Las tiendas de proximidad (de las grandes cadenas, de los grupos como Spar, y de independientes) han crecido un 30%. Online también ha ganado una porción del pastel. Como es natural, ante el miedo de contagiarse al ir a una tienda, y también ante la mención del Primer Ministro de utilizar hacer la compra online, los consumidores han recurrido al canal online: respecto a marzo del 2019 ha crecido un 13%, y la cesta media es de  £81.88, £6 más. Sin embargo, no han podido atender a toda la demanda.
  • Ocado y los discounters, una vez más, son los que más crecen porcentualmente, aunque son el top 4 los que han conseguido un mayor crecimiento en ventas absoluto, por su tamaño.
  • No se ha observado un comportamiento de comprar para acaparar generalizado. Ha vaciado las tiendas el aumento de la frecuencia y el poner algo más en las cestas de la compra en cada viaje. Kantar estima que cada familia ha gastado £62.92 más que lo habitual en estas últimas cuatro semanas, que viene a representar aproximadamente el gasto de una semana normal. Londres ha sido la región donde más ha crecido el gasto, casi un 26%. 
  • Aunque el ajuste pueda llamar la atención, hay un par de condiciones mitigantes: hay más bocas que alimentar en los hogares, dado que los estudiantes de primaria y secundaria ahora pasan toda la semana en casa, y un buen número de estudiantes universitarios han vuelto al hogar. Además, con el cierre de los restaurantes y apenas unas pocas opciones de delivery todavía abiertas, el gasto del foodservice también se traslada al gasto en el hogar.

Uno de los problemas ahora puede ser gestionar el desperdicio. Con consumidores que han comprado más que lo que necesitan, tienen que preparar todas las comidas en casa, y van a tener que seguir comprando grandes cantidades para reducir el número de veces que van a hacer la compra. Las cadenas de restaurantes que han cerrado han donado en general sus existencias más perecederas, y sus proveedores están tratando de atender directamente a los hogares o trabajar con supermercados, como veremos. Pero puede ser en los hogares donde el desperdicio se dispare, en una parte de la cadena que ya aporta una parte importante del desperdicio total.

Las cadenas ya tienen aplicadas completamente las medidas que les permiten mantener el llamado “distanciamiento social”: esencialmente control del número de clientes en las tiendas, marcas en el suelo, pantallas en las cajas, y solicitar que todos los pagos se lleven a cabo mediante una tarjeta. Tesco ha ido más allá que los demás al ofrecer a los clientes paños y líquido de limpieza, para poder limpiar las asas de los cestos y carritos, además de haber establecido el sentido en el que hay que avanzar por los distintos pasillos de las tiendas para evitar que se crucen los clientes. Waitrose, y con posterioridad Sainsbury’s, limitan el número de compradores por hogar a un adulto y se les pide a los demás que esperen fuera de la tienda.

Vídeo de Tesco explicando como aplicar las medidas de distaniamiento que han tomado en sus tiendas.

Las restricciones se están levantando, a medida que se recupera un poco la tranquilidad. El control del número de personas que pueden hacer la compra limita la cantidad de clientes que ha habido durante el día, y esto permite que las cadenas ya no apliquen límites universales. Se siguen aplicando a los productos que han tenido una mayor demanda, como los de limpieza y desinfección, el papel higiénico, la pasta y las conservas. 

Las cajas de esenciales pueden ser un elemento importante en el post coronavirus. Similar a lo que hacía Amazon con los pulsadores Dash. Morrisons ya lo ha lanzado como les comentaba en el post anterior (han vendido 10.000 en la primera semana, y se distribuyen a través de mensajero en lugar de por medios propios), y se anuncian más iniciativas en este sentido en los próximos días. 

Algunas iniciativas particulares de las distintas cadenas:

  • Tesco ha dado empleo a más de 35,000  personas desde que empezó el aumento de demanda.
  • Están recibiendo el doble de lo normal para las referencias básicas más demandadas, para asegurarse que no hay roturas de stock.
  • Donan £30 millones a bancos de alimentos, la Cruz Roja y otras organizaciones que atienden a necesitados.
  • Tesco también va a abrir un supermercado en el nuevo hospital de campaña que se está instalando en Birmingham.
  • Sainsbury’s cierra 12 tiendas convenience en lugares donde la demanda ha disminuido mucho, y traslada los empleados a otras tiendas de la zona donde son más necesarios.
  • Trabajan con la cadena de tiendas de periódicos WH Smith, concretamente con 80 de sus tiendas dentro de hospitales. Van a servirles referencias de comida, y algunos productos básicos como papel higiénico, pasta etc.
  • Morrisons refuerza sus puntos de recogida de donaciones para bancos de alimentos en tiendas. También vuelve a abrir sus cafeterías, pero que van a vender menús de takeaway, platos preparados para que los clientes se los coman en casa.
  • Marks & Spencer dona ropa y comida al personal sanitario del nuevo hospital de campaña en Londres. Entregará dos veces por semana productos de food to go, platos preparados, snacks, y bebidas que son gratuitos. 
  • Han aumentado su surtido. Es una cadena tradicionalmente sin marcas, practicamente todo es MDD, pero ahora para gestionar mejor estos tiempos han decidido dar de alta algunos productos de marcas de fabricantes, de forma que los clientes encuentren todo lo que necesitan en sus tiendas.
  • The Coop anuncia que ha fichado 5.000 nuevos empleados. Han cerrado 10 tiendas debido a falta de demanda, por la zona donde están ubicadas.
  • Lidl regala cajas de frutas y verduras al personal sanitario de los hospitales de todo el Reino Unido.
  • Aldi ofrece prioridad a los empleados de los servicios sanitarios, los bomberos y la policía. Con enseñar su identificación a la hora de hacer la compra, se pueden saltar la cola!

El comercio online sigue siendo un recurso al que acuden los clientes para evitarse ir a las tiendas. 

  • Tesco ha anunciado que ficha 8,000 nuevos conductores de furgonetas para entregar pedidos online. 
  • También anuncia que establece un límite de 80 unidades por pedido online.
  • Aumenta la capacidad de entrega por Click & Collect. Empezó la crisis con 660.000 semanales, y van a llegar a los 900.000 en unos pocos días.
  • Tesco y Sainsbury’s están poniéndose en contacto con los clientes más vulnerables ofreciéndoles prioridad a la hora de hacer la compra.
  • Waitrose reserva el 25% de sus entregas para clientes vulnerables.
  • Marks & Spencer se alía con Deliveroo, para ofrecer desde las tiendas de gasolineras un surtido de esenciales y platos preparados. 
  • Sainbury’s ha cerrado su tienda en Blackfriars para convertirla en un hub de preparación de pedidos online que se distribuyen en bicicleta. Ofrecen 400 referencias de productos básicos, y los pedidos pueden ser de 20 unidades. Tiene una capacidad de atender 3,500 pedidos a la semana, y sirven hasta una distancia de 3 km.
  • También trabajan para ampliar su capacidad de hacer entregas online. Han alcanzado las 472.000 entregas semanales, y han aumentado un 150% su capacidad de click & collect, llegando a los 100,000 pedidos.
  • The Coop trabaja con Deliveroo para llevar pedidos online a los clientes, y en Gales han puesto en marcha un piloto con varias NGOs para llevar comida a los hogares de gente mayor y vulnerable. Las entregas se realizarán mediante voluntarios de estas NGOs.
  • Ocado sigue con problemas para gestionar la demanda. Tienen 800,000 clientes activos, que les están tratando de hacer pedidos, mientras que solamente tienen una capacidad de 250,000 entregas semanales. Ha establecido un sistema de prioridades, ofreciendo primero entregas a los hogares que el gobierno ha identificado como vulnerables, y después a sus clientes más fieles. Tras esto, cada día a las seis de la tarde es posible acceder a los huecos libres para solicitar la entrega el día siguiente.
  • También han dejado de vender agua mineral y flores, para liberar espacio y poder atender más pedidos.
  • Iceland restringe las entregas de compras online a clientes vulnerables.

Las compañías de Taxi ofrecen recoger los pedidos click & collect de los clientes. Para ello han habilitado en sus Apps apartados donde escribir la información necesaria para recoger el pedido.

Los fabricantes también han pasado por unas semanas de trabajo intenso para poder estar a la altura de la demanda, a la vez que se tenían que enfrentar al reto de la implantación de las medidas de distanciamiento social, y las bajas por enfermedad o por tener alguien enfermo en el hogar. Hay múltiples iniciativas para conseguir atraer más personas tanto hacia las fábricas de alimentos como para recoger frutas y hortalizas en las explotaciones agrícolas. La reducción de gamas ha facilitado el trabajo. Algunas de las empresas que elaboran MDD para supermercados informaron a The Grocer que en algunos casos el número de referencias había caído, y ahora fabricaban casi una tercera parte de ellas, quedándose con las de mayor rotación.

Los británicos ya pueden hacer las compras con más tranquilidad, por lo que no se esperan muchas más iniciativas en los próximos días, seguramente algunas más en el online que permitan ampliar la capacidad. Poco a poco nos estamos instalando en la rutina del confinamiento.