Pubs, Leon, Pret a Manger, Cote etc: Restaurantes que quieren seguir siendo relevantes (y hasta hacer negocio) en medio de la crisis (Alimentación y Coronavirus en UK – VIII)

En las notas anteriores ya se recogen algunas iniciativas del foodservice, vamos a ampliar aquí algunas más.

El 20 de marzo el gobierno británico decreta que se cierren los establecimientos de hostelería y restauración, permitiendo solamente algunas excepciones (por ejemplo algunos restaurantes en fábricas, para empleados) y aquellos que venden a través de delivery, para entregar en casa. Permite también que aquellos que no vendían a través del canal del delivery lo hagan ahora. Los días anteriores al cierre varias cadenas se habían volcado en apoyar al personal sanitario que empezaba a notar la presión del aumento de enfermos en los hospitales, ofreciéndoles descuentos e incluso bebidas calientes gratis. 

La mayoría de cadenas han cerrado completamente, ni siquiera ofrecen delivery, ante la complejidad de respetar las medidas de distanciamiento en las cocinas. Apenas quedan abiertas las cadenas de pizzerias del tipo Domino’s o Papa John’s, algunos Costa (en hospitales o con Drive Thru), KFC (tambíen con Drive Thru), Bella Italia, y unos pocos casos más. Los proveedores del sector foodservice han tenido que buscar nuevas rutas de comercialización, como vender directamente al consumidor final (cajas de frutas y verduras, de carne, etc) o vender a supermercados (como el caso de Brakes y Sainsbury’s).

Las iniciativas de ayudar al personal sanitario se han transformado con el paso de los días. Itsu, por ejemplo, la cadena de comida asiática, ha abierto un par de restaurantes y ofrecen comida gratis al personal sanitario. Solo producen un plato, fideos udon vegetarianos para facilitar su operación, y las llevan además sin coste de entrega. Uber y Deliveroo colaboran con esta iniciativa, aportando las entregas a Itsu, y otras cadenas como Pizza Hut, Neat Burger, etc, que ofrecen comida gratis o con descuento al personal sanitario.

Los médicos agradeciendo a Itsu el envío de comida.

El CEO de Leon, ha organizado una campaña de recogida de dinero para sufragar los costes de ofrecer al menos una comida caliente al día a personal en los hospitales. Colaboran en la iniciativa un gran número de cadenas (Wasabi, Tortilla, Peach Pubs, Rosa’s Thai, Hop, Pizza Pilgrims, Franco Manca, Farmer J, Tossed, Haché, Abokado, Dishoom y Nusa Kitchen oir ahora) y ya han recaudado más de un millón de libras esterlinas.

El actor Damian Lewis apoya la iniciativa Feed the NHS.

El canal online es una forma que se ve bastante segura de hacer llegar productos a los hogares, y son varias las iniciativas en este campo. 

Varios mayoristas, Brakes, Bidgood, Bestway etc, se han aliado con varios fabricantes como Coca Cola, Budweiser, etc, apoyados por la firma de software StarStock, y han promovido la iniciativa mypubshop.com. Se trata de transformar un pub en un pequeño supermercado. Los clientes pueden hacer un pedido online, y recoger la compra en el pub. Participan pubs de varias cadenas, como Admiral, St Austell y Greene King.

Algunas cadenas se pasan al delivery, pero más cercano al modelo de las cajas de recetas que al de entregar platos cocinados. Côte Brasserie, por ejemplo, ofrece sus platos para entregar en casa, todo preparado y porcionado, por lo que solamente hace falta cocinarlo.Se puede comprar vino y carne, para prepararla al gusto.

Y luego está Leon, que ha aprovechado la crisis del coronavirus para lanzar “Feed Britan”, un desarrollo en el que sin duda llevaba un tiempo trabajando. Anunciaron justo antes del cierre que querían transformar sus restaurantes en supermercados, y que naturalmente, dadas las circunstancias, primero iba a ser un supermercado online. El sábado 4 de abril hicieron el lanzamiento exclusivo a miembros de su club de fidelización de la tienda online. Primero de platos preparados en formato grande (tres platos por caja, un total de 4 kilogramos de comida, una caja para omnívoros y otra para veganos), y luego añadieron otra caja de fruta y otra de quesos. Además, desde su página web incluyen una “falsa” tienda online, donde poder comprar productos envasados con su marca, y que te lleva a la web de Sainsbury’s, el supermercado que los distribuye por ahora en exclusiva. Es muy interesante lo que están haciendo con ellos, lanzaron hace unos pocos meses una gama de condimentos y salsas ambiente, y después una gama de refrigerados (houmous, guacamole, etc, e incluso kefir y algún otro producto no disponible en sus restaurantes) y tiene una implantación en general muy cuidada en las tiendas del supermercado, donde la marca Leon tiene un buen protagonismo. En principio la idea es poder también comprar estos productos en los restaurantes, que ampliarían la zona de venta libre servicio. Crussh, la cadena de comida healthy, tiene una iniciativa similar, donde los clientes pueden comprar sus zumos premium y sopas online, producto suficiente para toda una semana.

Las cadenas que tienen las tiendas cerradas tratan de mantener la relevancia de su marca durante este tiempo. Es interesante la iniciativa de Pret A Manger que publica las recetas de sus sopas y platos en la web, para que los clientes puedan repetir la experiencia en casa, o los tutoriales de las cafeterías Costa para hacerse el cappuccino perfecto en casa. McDonald’s, que trata de interactuar con los clientes pidiéndoles que elijan nuevos productos para el menú cuando vuelvan a abrir los restaurantes.

En el fondo, vemos muchas iniciativas para seguir en contacto de una forma u otra con el cliente. Son circunstancias muy difíciles, y seguro que la mayoría no serán muy rentables, y se producirán fallos hasta que estén rodadas. Pero permiten que los clientes sigan en contacto con la marca, seguir trabajando con los proveedores, mantener parte del staff, y quien sabe si aprender a manejarse en un canal nuevo para algunos, el online, que parece va a ganar más peso tras la crisis. Además, el compromiso con el personal sanitario seguro que mejora la reputación de muchos negocios. 

Uno de los grandes aciertos de M&S durante la crisis del 2008 fue el “Menú Restaurante”, una promoción en la que por £10 los británicos más apurados podían comprar platos preparados y vino para replicar una experiencia de comida de restaurante pero en casa… fregando los platos, pero mucho más barato! Quien sabe si ahora los restaurantes pueden encontrar alguna fórmula para llevarse parte del pastel del gran consumo!