Sainsbury’s: Nuevo CEO en la segunda cadena del país.

No sorprendió mucho cuando en enero, Mike Coupe, el entonces CEO de Sainsbury’s, anunció que dejaría el puesto en junio. Había acertado con su primera apuesta, la compra de Argos, pero fallado en su segunda, la fusión con Asda para crear el primer supermercado del Reino Unido.

Fuente: Sainsbury’s.

Ayer, 1 de junio, empezó la etapa de Simon Roberts como CEO de la segunda cadena del país. Tras empezar su carrera en Marks & Spencer y pasar por Boots, la cadena de farmacias, recaló en Sainsbury’s en el 2017, como Director de Retail y Operaciones, y se encargó de la integración del negocio de Argos en Sainsbury’s. 

No se esperan grandes cambios y seguramente va a ser un proyecto continuista, al menos por ahora. Simon Roberts no es un experto en gran consumo, su carrera ha ido por otros derroteros, aunque sí que tiene una gran experiencia en el negocio online, que seguramente va a ser muy relevante en estos tiempos si se consolida el comportamiento de los consumidores. La gestión a distancia de su equipo va a ser sin duda un reto, poniendo algo más difícil los cambios que tenga pensado introducir. 

Por ahora, ha introducido un par de cambios en el comité de dirección de Sainsbury’s, integrando las direcciones de Retail y Digital en una, para mejorar previsiblemente la gestión de la omnicanalidad, y promoviendo al Director de Marketing al Comité de Dirección, con la intención, según él, de tener más presente la visión del cliente en cualquier discusión en el Comité. 

La gestión de la recesión que se nos avecina va a ser muy difícil, y veremos que propuestas tiene el nuevo CEO. Sainsbury’s superó con muy buena nota la crisis del 2008, gracias a los cambios que el equipo de Justin King, CEO entonces, implantó: consiguieron cambiar la percepción que tenían los compradores británicos de Sainsbury’s, de un supermercado caro a un supermercado de valor y valores, ayudado por la MDD de primer precio e iniciativas como el Brand Match. También lanzaron el negocio de ropa, cuyas ventas ayudaron a arrojar crecimientos en las ventas trimestre a trimestre, a medida que iban instalando las secciones de ropa en los hipermercados. Ahora Simon Roberts se encuentra con otro panorama, con unos discounters mucho más fuertes, con la continua amenaza de la apuesta online de Tesco, con un Sainsbury’s que ha recortado en todo lo que ha podido para reducir costes, y que va cerrando grandes supermercados que no son rentables. 

En los últimos 10 años hemos pasado por una recesión, una guerra de precios, el impacto del Brexit y ahora el Coronavirus. Nos esperan más, veremos como en nuevo CEO las gestiona para lograr impulsar el negocio de Sainsbury’s.