Gran Consumo UK: las Navidades del Covid y del Brexit.

Fuente Marks & Spencer

A finales de Junio y principios de Julio las cadenas de gran consumo británicas viven una curiosa y calurosa celebración navideña: presentan a los medios de comunicación y prensa especializada sus propuestas de productos de MDD navideños. Son los productos que llegarán a las tiendas en octubre, y compitirán por un espacio en las mesas de los británicos durante las fiestas. Siempre hay una mezcla de productos innovadores, otros para llamar la atención, productos tradicionales, y mucho chocolate y mucha sofisticación. Como era de esperar, este año la gran mayoría de estas presentaciones se han cancelado, aunque algunas cadenas están planeando hacerlas por videoconferencia, enviando los productos a los periodistas.

Naturalmente, el Covid-19 ha trastocado todos estos planes. Aunque la mayoría el surtido ya estaba decidido y aprobado, según The Grocer, algunas cadenas también han decidido volver un poco a los clásicos y a los productos que han funcionado en otras ocasiones, pensando en que entre tanta turbulencia, los consumidores van a agradecer volverse a encontrar con productos conocidos que aprecian. Lo que parece seguro es que estas navidades vamos a tener las dosis habituales de MDD premium y mucho más negocio online. Y si nos enfrentamos a otra pandemia encerrados en casa, los supermercados volverán a absorber parte del gasto que los británicos no podrán hacer en hostelería.

Otro clásico navideño, los anuncios de las cadenas y grandes marcas, también traen consigo muchas dudas. En Navidades podemos vernos inmersos en una nueva escalada de la pandemia, con las personas otra vez encerradas en los hogares. ¿Quién va a querer anuncios de familias reunidas en casa celebrando algo todos juntos si en muchos casos, las familias estarán separadas? Es un reto buscar un tono adecuado, y seguramente, como hacen algunas marcas, se van a rodar varios anuncios a la espera de emitir uno que encaje con la situación del momento.

Estamos todavía en la burbuja de las ayudas gubernamentales a las empresas para mantener el empleo, pero se espera que a partir del verano el desempleo crezca mucho. Kantar recoge la impresión de varios institutos económicos para concluir que nos vamos a enfrentar a la peor crisis económica de la historia moderna del Reino Unido.Y que además puede coincidir con un rebrote de la pandemia. A pesar de que el gasto navideño siempre han tenido una especie de “protección”, la magnitud de la crisis puede ser tal que las empresas tienen que tener ciertas reservas sobre las previsiones.

Y es que en estas circunstancias es muy importante el poder reaccionar de una forma rápida y ser flexibles. Fabricantes y distribuidores ya están trabajando para tratar de gestionar mejor los riesgos a los que se va a enfrentar la cadena de suministro este invierno. Según The Grocer, se está tomando un enfoque bastante práctico, compartiendo información sobre el funcionamiento de la cadena de suministro, la capacidad de almacenaje de cada uno de los eslabones, la velocidad de reacción, para en caso de encontrarse obstáculos, poder reaccionar mejor. Es un cambio de práctica, por parte de los supermercados, para tomar decisiones más informadas en colaboración con los fabricantes, más que el hacer pedidos y esperar que el fabricante se las arregle.

Y aunque ahora parece un mal menos importante, el 31 de diciembre se acaba el periodo de transición y el Reino Unido sale de forma completa del mercado único. El gobierno ha dicho que no va a instaurar los controles en las fronteras desde el primer día, que lo hará de forma paulatina a lo largo del 2021. Si se puede cumplir, es una buena noticia para los importadores, que van a poder seguir operando bajo el mismo régimen que ahora, sin fricciones, pero la OMC ya ha advertido que va a revisar esta medida y asegurarse que no supone ninguna desventaja para el conjunto de sus socios, por lo que está por ver qué va a pasar al respecto.