Menos plástico en Aldi.

Giles Hurley, el CEO de Aldi en UK y la República de Irlanda ha escrito una carta a The Grocer explicando por qué piensan en Aldi que la crisis del Covid-19 es una oportunidad para reforzar las iniciativas de sostenibilidad, concretamente las que tienen que ver con reducir el uso de envases de plástico en su cadena de suministro.

La crisis por la que hemos pasado ha tenido un efecto en los consumidores que ha supuesto durante unas semanas se redujeron sus preocupaciones medioambientales. La prioridad era conseguir comida para el hogar, en vista de las noticias de tiendas vacías y el peligro de contagio, y los clientes querían realizar una compra rápida y segura. Las ventas de graneles en Aldi descendieron de forma considerable. Pero el consumidor post Covid-19 está más interesado en la salud y la cuestión medioambiental, y piensan que la exigencia de reducir el impacto medioambiental vuelve a ganar importancia. No solamente por esta resensibilización, si no porque también en las agendas de muchos gobiernos el medioambiente va a ganar peso. En el Reino Unido, y en otros países, algunas de las medidas de recuperación económica van ligadas a mejorar el respeto por el medio ambiente, por no hablar del impuesto que se prepara para tasar los envases de plástico que no contengan material reciclado.

Distribución de la cantidad de envase de plástico por categorías. Aldi 2019.

En Aldi ya tienen evidencias de este volver a comportamientos anteriores a la crisis: las ventas a granel se han recuperado, y vuelven a recibir gran cantidad de cartas y mensajes de clientes preguntando acerca de los envases plásticos. Y por ello han aprovechado para renovar su compromiso con la reducción de envases de plástico en los productos que venden. Tienen el compromiso de quitar de su cadena de suministro 74,000 toneladas de plástico antes del 2025. Han explicado este compromiso a sus proveedores, que tienen que colaborar, y ser conscientes que es algo que va a tener peso en las decisiones comerciales, por lo que tienen que demostrar que trabajan activamente en la reducción de la cantidad de plástico en sus envases para seguir trabajando con Aldi. Consideran que esta crisis puede ser un punto de partida para reevaluar las cadenas de suministro e introducir mejoras que las hagan más respetuosas con el medio ambiente. 

Desde marzo y en las semanas en las que el efecti de la crisis ha sido más severo, la seguridad ha tenido prioridad al medioambiente, pero parece que los planes a largo plazo siguen inamovibles, y los esfuerzos por reducir la cantidad de envases utilizados y el impacto medioambiental de la operaciones siguen vigentes.