Foodservice UK: Reaperturas y ayudas del gobierno.

El gobierno británico decretó el cierre de los pubs, bares, cafés y restaurantes el 20 de marzo, unos días antes de decretar tambíen el confinamiento de la población. Desde entonces, el sector de la hostelería se ha convertido en uno de los que ha sufrido un mayor impacto de la crisis del Covid-19, y ya se anticipa que la recuperación va a ser muy lenta a pesar de algunas de las medidas de estímulo que el gobierno está aplicando. El 80% de los negocios de hostelería cerraron (se les permitía seguir vendiendo comida para entregar en casa) y 1.4 millones de empleados pasaron a estar en nómina del gobierno, mediante la iniciativa de los EREs temporales.

Una de las medidas más importantes es la de reducir el IVA que paga la comida comprada en hostelería, del 20% al 4%. Las grandes cadenas de restauración han aplicado el descuento en su totalidad, mientras que para los negocios independientes la aplicación ha sido algo más irregular. Los supermercados que tienen negocios de restauración en sus tiendas también lo han aplicado. Es una medida que naturalmente beneficia a los consumidores, y a los negocios que no han aplicado la rebaja completa les permite facturar algo más.

La ayuda más llamativa es la que se está llevando a cabo en agosto, y que se llama “Eat Out to Help Out” (come en un restaurante para ayudar) y que supone un subsidio directo al consumo en hostelería. De Lunes a Miércoles el gobierno te paga el 50% del tiquet, hasta £10 por persona y comida. El descuento no incluye las bebidas alcohólicas. El gobierno ha destinado £500 millones para cubrir esta iniciativa, pero la primera semana el gasto ha sido de £50 millones, a pesar de haberse considerado un gran éxito. Se han apuntado más de 80.000 establecimientos, muchos independientes y naturalmente las grandes cadenas de restaurantes. Incluso unos 40 restaurantes con estrella Michelín se han apuntado.

Alegría en los Pubs Wetherspoon, que veneran al Ministro de Economía por haberles pagado los sueldos, reducirles el IVA y darles la ayuda del Eat Out to Help Out.

La primera semana en la que se ha podido disfrutar de este descuento el gobierno ha registrado más de 10 millones de descuentos, con un importe medio de £5. Algunos restaurantes han adaptado su oferta para aprovechar mejor el descuento, por ejemplo ofreciendo algo menos de comida por plato para que el menú cueste £20 y así aprovechar al máximo la ayuda. Otros han decidido ofrecer el 50% sin importar el gasto, asumiendo ellos la parte que no se pueda solicitar al gobierno. 

El sector valora de forma muy positiva la iniciativa. Por un lado, el público ha respondido de forma fenomenal, y los medios de comunicación británicos ponen ejemplos de restaurantes que ahora ocupan su plena capacidad los primeros días de la semana, mientras que en Julio estaban prácticamente vacíos. El tráfico de peatones en las zonas comerciales creció un 10% a la hora de comer y un 19% a la hora de cenar respecto a la semana anterior, a pesar que todavía sea un 33% menor que el del año pasado.

Según la Resolution Foundation, la hostelería es uno de los sectores más importantes a la hora de reincorporar desempleados a la economía durante las crisis. Según su análisis, En la pasada crisis financiera el sector fue el responsable del 22% de los nuevos empleos, a pesar de suponer un 10% del empleo del país. 

Como decíamos, la recuperación del sector está lejos y queda un largo camino por recorrer. Según Nielsen, las ventas de los distintos tipos de negocios de hostelería siguen en Julio muy por debajo de los niveles esperados: bares y restaurantes los más afectados con un 40% del negocio esperado, y pubs con un 55%. El 24% de los establecimientos todavía no han abierto, a pesar de ser posible desde el mes de Julio. Londres es la zona más afectada, con una media de negocio del 42%, mientras que la media nacional es del 50%.