Tesco se asocia con Olio para reducir aún más su desperdicio.

Tesco ha sido una cadena pionera en analizar y poner en marcha medidas para reducir el desperdicio, y ahora acaba de anunciar que se asocia con la App Olio de distribución de comida para conseguir reducir aún más su desperdicio, y no tirar nada que sea comestible.

Tesco reduce el precio de los productos que están a punto de caducar, y lo que no puede vender lo distribuye entre los bancos de alimentos y organizaciones caritativas cercanas a la tienda. Pero todavía quedan alimentos que por su naturaleza (muchas veces frescos o altamente perecederos) no pueden destinarse a bancos de alimentos y con la alianza con Olio ha encontrado una forma de no tirarlos. Han hecho un piloto en 250 tiendas desde las que han distribuido casi 4 toneladas de alimentos, y ahora va a estar disponible desde las 2.700 tiendas de la cadena de supermercados.

Olio es una App que ayuda a distribuir comida y objetos de los que nos queremos desprender sin cobrar nada. Según ellos, ya tienen 1,2 millones de personas registradas, que lo mismo regalan comida que la van a recoger. El que tiene algo que le sobre, sube los datos al directorio de la App, y alguien que viva cerca puede reservarlo e ir a recogerlo. 

Olio también colabora con empresas como las cadenas de cafeterías Costa y Pret a Manger, de una forma similar a lo que hacen con Tesco. Un voluntario de Olio (uno de sus 8,000 Food Waste Warriors) recoge de la tienda o restaurante los productos a distribuir. Lo sube todo en la App de Olio y administra las peticiones de los productos ofertados, a cambio de quedarse con un 10% de las donaciones. 

En el Reino Unido hay unos 2,000 bancos de alimentos que ayudan a 1.6 millones de personas. Tesco colabora con Fareshare, una de las organizaciones que presta ayuda logística a los bancos de alimentos, recogiendo productos de los supermercados y distribuyendolos entre los distintos bancos. Desde el 2012 han distribuido alimentos para preparar casi 17 millones de comidas.