La transformación de Poundland.

Poundland celebra este año su 30 aniversario, desde que en Diciembre del 1990 abriera su primera tienda, y logró una expansión vertiginosa durante los años que siguieron a la crisis financiera del 2008.

Tras pasar un par de años complicados por culpa de los problemas financieros de su matriz, Steinhoff International Holdings, y todavía con rumores de venta a sus antiguos dueños Advent International, el 2020 está siendo un año de muchas novedades para la cadena. No solamente está el reto de gestionar un negocio de más de 900 tiendas durante la pandemia, también está la implantación de su ambicioso programa de transformación, mediante el cual quieren ampliar surtido y base de clientes, y de esta forma llevarse una porción más grande de la tarta del gran consumo en el Reino Unido.

Tienda de Poundland en un Retail Park, que suelen ser algo más grandes que las tiendas en las calles comerciales.

Ya han conseguido dejar atrás su marca de “Todo a £1” que tanto les ayudó en el pasado, al simplificar la oferta, pero que les complicaba el crecimiento y la gestión de la inflación. Desde hace unos años tienen distintos precios, £1, £2 y £5, y en estos últimos meses han introducido también £0.50, £0.75, £3 y £10, con lo que pueden introducir muchos más productos en sus tiendas. A pesar de no ser ya una tienda de  “single price” (precio único), quieren mantener cierto carácter, y ser considerados tiendas de “simple price” (precios fáciles). El 70% del surtido sigue costando £1, aunque ya los clientes están acostumbrados a tener distintos precios.

También han lanzado nuevas gamas, para poder ampliar el tiquet medio de los clientes que les visitan. Sin duda el proyecto más importante ha sido el de incorporar una gama extensa de productos refrigerados y congelados que cubriera varios tipos de productos (ya llevaban varios años con productos refrigerados en las tiendas, pero apenas una nevera con snacks, algunos lácteos, y tres o cuatro referencias de productos frescos). Empezaron colaborando con la cadena de tiendas Fulton’s Foods, y han acabado comprando el negocio. Cuentan con una sección de refrigerados y congelados en 100 tiendas y esperan alcanzar las 500 en dos años. Esperan que la gama de 250 referencias de alimentos refrigerados y 200 congelados les de no solamente un tiquet de compra mayor, si no también mayor frecuencia de compra. También están utilizando estos productos para atraer clientes a las tiendas, con promociones muy agresivas en precio. 

Otras novedades que han introducido en las tiendas son

  • Una gama de productos libres de, con panadería y pastas sin gluten, bebidas vegetales de soja, etc, que sustituyen a la leche.
  • Bebidas alcohólicas, por ahora un piloto en tres tiendas para aprender a gestionar la sección y calibrar su potencial.
  • Artículos de decoración para el hogar, lanzada esta semana, justo cuando el país vuelve a entrar en un mes de confinamiento y de trabajar desde casa.

Acaban de abrir dos tiendas grandes, una de ellas tiene casi 1000m2, que llaman “tiendas destino”, donde disponen del surtido completo y una sección muy grande de ropa, de la marca Pep&Co, la otra cadena del grupo al que pertenece Poundland. La primera gran expansión de Poundland vino cuando varias cadenas de tiendas cerraron a principios de la década pasada, dejando libres muchos locales en las calles comerciales de las zonas residenciales. En estos últimos tiempos se producen cierres de tiendas que no son rentables de cadenas nacionales, y poder aprovechar estos formatos podría ser una buena oportunidad para Poundland, que se fija en lo que hace Dollar General en los Estados Unidos y pretende convertirse en un formato comercial más cercano a los supermercados, donde los clientes compren más en cada visita, y acudan con más frecuencia.

A pesar del cambio de estrategía, el precio de 1 libra sigue teniendo mucho protagonismo.
Sección de Congelados