Resultados Navidad 2020: Marks & Spencer

Resultados agridulces para Marks & Spencer, una debacle anunciada en el negocio textil y muy buenos números del negocio de alimentación. Las ventas comparables de las cuatro semanas antes de Navidad crecieron un 8.7% (aunque a medida que se amplía el plazo, el crecimiento se diluye, y para todo el trimestre es de 2.6%, principalmente por las nuevas restricciones impuestas en noviembre).

A pesar de gozar de ser una cadena de referencia a la hora de comprar comida premium, y que las Navidades son la celebración premium por excelencia, no han podido aprovechar completamente el cierre de los restaurantes. Hay principalmente dos motivos: el primero es el mismo que afecta a los discounters, no se puede hacer la compra completa en sus tiendas, no tienen apenas marcas, y en estos momentos los compradores tratan de reducir el número de tiendas que pisan para llenar la despensa. Y en segundo término, muchas de sus tiendas convenience están cerradas o con muy poco volumen de facturación. Son las tiendas convenience que nos encontramos en el centro de las ciudades o en las estaciones de tren y metro, donde en la antigua normalidad comprábamos la cena a las seis de la tarde para llegar a casa tras el viaje en el tren suburbano y preparar los platos preparados adquiridos. El impacto que tienen las restricciones en sus tiendas se ve con las cifras que aportan: en octubre la alimentación crecía un 5.5% en ventas comparables. En noviembre, con otro confinamiento que dejó completamente vacíos los trenes y el centro de las ciudades, las ventas descendieron un 4.5%. Comparado con el año anterior, las ventas de comida para llevar en las tiendas del centro son un 20% del nivel alcanzado.. 

Aunque no sean números deslumbrantes, son positivos. Pero una vez más, el drama sin atenuantes está en las ventas de ropa. Durante el trimestre han descendido un 25%, y en el análisis que hacen por canal, las tiendas han perdido el 50% de las ventas mientras que el canal online ha conseguido compensar en parte esa pérdida. Durante más de un mes las tiendas han tenido que estar cerradas, habilitando solamente la superficie de venta de alimentación y una pequeña parte – generalmente un pasillo para llevar a los clientes de la puerta al supermercado – de la sala de venta de ropa.

Además, el Brexit les ha complicado la operación de sus negocios en el extranjero, donde reexportan productos desde UK y ahora han tenido que gestionar nuevos protocolos, más burocracia y en algunos casos tarifas por culpa de las normas de origen. Son unas 2,000 referencias, y la más notoria son las famosas gominolas de Percy The Pig, que se fabrican en Alemania, se expiden a UK y de allí se llevan a Irlanda, y que ahora están sujetas a tarifas por la manipulación que se hace en UK. 

Es de esperar que las ventas online, a través de Ocado, hayan sido muy positivas, pero no han aportado datos separados de las mismas. Quizá cuando Ocado presente sus números, o en la presentación del siguiente trimestre y las cuentas anuales tengamos más datos.

El Cerdito Percy, con problemas por culpa del Brexit.
Fusión anglo-hispana para las Navidades de Marks & Spencer: lo mejor de cada país en un snack navideño!