UK: el sector alimentario apoya la distribución de vacunas.

Siempre se dice que los negocios tienen que poner a los clientes en el centro de todo, y una vez más, unos cuantos negocios del sector alimentario lo demuestran con buenos gestos. La prioridad nacional en el Reino Unido y en la mayoría de países europeos es la vacunación de la población para inmunizarla frente al nuevo coronavirus. Les resumo aquí algunas de las iniciativas en las que las empresas del mundo alimentario y del gran consumo están implicadas o se quieren implicar.

La más vistosa es sin duda Asda, que ha conseguido que el gobierno autorice a un par de las farmacias que tiene en sus supermercados a suministrar vacunas. Han empezado esta mañana en una de ellas (esperan poner unas 240 vacunas al día) y van a empezar en unos días en otro centro. Boots es una cadena de farmacias, combinadas con tiendas de productos de belleza y algo de alimentación, y tambíen ha recibido la autorización para abrir tres centros de vacunación. 

Vacunación en Asda. Fuente: AP, en The Guardian.

Deliveroo ha puesto en marcha su programa “Lunch for Livesavers”, mediante el cual ofrece comida gratis a los empleados y voluntarios de los centros de vacunación. Planean regalar unas 250.000 comidas, que van a ser donadas por BP, wagamama, Pizza Hut, Morrisons y Tortilla.

Sin embargo, el primer negocio que ofreció ayuda fue la cervecera BrewDog. Tienen unos cincuenta pubs completamente cerrados por el confinamiento, y los han ofrecido a las autoridades sanitarias para establecer en ellos centros de vacunación. Todavía no hay ningún avance, pero han servido de ejemplo y más cadenas de pubs se han ofrecido para alojar centros de vacunación. Brewdog, al igual que otras cerveceras, al principio de la crisis dedicaron su capacidad de destilación a la producción de gel hidroalcohólico, del que fabricaron más de 500.000 botellas, según ellos. Como nota anecdótica, están planeando sacar una cerveza para regalar a todos aquellos que reciban su vacuna en uno de sus pubs, en caso que les autoricen a ello.

El gobierno está abriendo centros temporales de vacunación en espacios disponibles, ya sean pabellones deportivos, iglesias, centros de convenciones, etc, y Morrisons ha cedido en tres de sus supermercados espacio en el parking de la tienda para que se pueda instalar en ellos centros de vacunación temporal.

Y finalmente, cadenas como Tesco y Boots han ofrecido su fuerza logística para la distribución de vacunas. Ambos están acostumbrados a la distribución de productos refrigerados o en temperatura negativa, incluso a la distribución de medicamentos.

El gobierno británico afronta el reto de completar a finales del verano la mayor campaña de vacunación que haya tenido que llevar a cabo, y sin duda, el éxito dependerá del esfuerzo colectivo. Por ahora la vacunación se ha centrado en las personas que viven en residencias, personal sanitario y los más mayores. Cuando se extienda a la población adulta seguro que el gobierno hará uso de toda la ayuda que se les pueda prestar, y quien sabe, igual nos podremos vacunar y tomarnos una pinta de cerveza en el mismo sitio!