Tesco: el Veganuary ha sido un éxito.

Acabamos el primer mes del año, y Tesco ha publicado algunas de sus cifras de ventas. Naturalmente, es un año atípico, y las cifras están distorsionadas porque los consumidores no pueden hacer tanto gasto en el canal de hostelería como venía siendo habitual, las escuelas están cerradas y la gran mayoría de los niños están en casa, y un número significativo de británicos trabaja desde casa. Todo de cara para la gran distribución!

La demanda de productos sin carne ni lácteos se ha multiplicado, y ha crecido un 35% respecto al año pasado. Esto es mucho más que el efecto de restaurantes cerrados (por ejemplo, en enero según Kantar las ventas de gran consumo han crecido un 12%), y sin duda el impulso habrá sido el número de lanzamientos que Tesco (y otras cadenas) han puesto a la venta este mes (aunque creo que ha habido más foco en el punto de venta que otros años, en mejorar la presencia de los productos veganos en las tiendas). Tesco lanzó una nueva línea de productos de panadería veganos (donuts y galletas), platos preparados (de la categoría de “comfort food”, versiones veganas de platos ingleses muy tradicionales), y unos muy pocos ingredientes (picada y salchichas veganas) y unos pocos productos entraron en su promoción ClubCard Prices.

Los organizadores de la campaña Veganuary también están muy satisfechos con el alcance de este año. Han superado sus expectativas al lograr casi 600.000 personas adheridas, en más de 200 países. 

El sector de la restauración, a pesar de los cierres, también ha lanzado innovaciones este año que han sido muy bien recibidas. Según Deliveroo, el número de nuevos hogares que han comprado productos veganos este enero ha crecido un 163% respecto al del año pasado (aunque esta cifra está impulsada por el aumento de la demanda del delivery en estas fechas). Algo un poco más robusto lo aporta la cadena Leon, que ha informado que la hamburguesa  que más ha vendido este enero ha sido una nueva que es vegana, y uno de los wraps veganos de Pret a Manger se ha convertido en el primer producto que en el mes del lanzamiento alcanza el top cinco de las ventas mensuales. 

En enero tenemos otro fenómeno, que se llama el “Dry January” (enero seco). Las ventas de licores sin alcohol han crecido en Tesco un 50%, mientras que las de vino sin alcohol lo ha hecho un 40%, muy por encima del mercado, aunque parece que los británicos no se han tomado el Dry January muy en serio, al comprar un 30% más de bebidas alcohólicas que el año pasado.

Sin duda enero es todavía el mes de la salud, tras los excesos de las Navidades, y resulta confortante encontrar algo normal en estos meses tan atípicos: como una buena campaña, unas acciones de comunicación y de lanzamiento de nuevos productos, y la receptividad de los clientes pueden conjugarse para lograr más ventas.