Ocado: Resultados FY2020

Ocado ha presentado esta mañana las cuentas del año de la pandemia, y naturalmente, su crecimiento es espectacular impulsado por las consecuencias que las medidas para controlar la Covid-19 han tenido en el comportamiento de los consumidores británicos. Ayer Nielsen publicaba sus datos del gran consumo en enero, certificando aún más el triunfo del canal online: si en enero del 2020 la cuota era de un 8% del mercado de gran consumo que mide Nielsen, en enero del 2021 es de un 16% gracias al confinamiento en el que estamos viviendo, un 121% más que en el mes de diciembre, donde solamente algunas zonas del país (Londres y la región de Kent) pasaron dos semanas con las máximas restricciones.

Fuente Ocado

Volviendo a Ocado, las ventas del año que acaba el 29 de noviembre han sido de  £2.330 millones, un 32.7% más que el año pasado. El crecimiento de su negocio de venta de tecnología y licencias no ha estado a la altura de las expectativas, y gran parte del crecimiento se debe a sus ventas en gran consumo, que crecieron un 35% hasta los £2.189 millones. No han conseguido ganar muchos clientes porque se han limitado a servir a sus clientes más fieles, y el crecimiento viene de una compra con más frecuencia y una cesta mayor (un 2,8% más de pedidos, un tiquet medio de  £137, un 29% más, y 14,5% menos de clientes activos).

A pesar de este incremento de ventas, no consiguen alcanzar todavía los beneficios, y siguen en pérdidas. Inversión en la expansión internacional y mayores costes derivados de la Covid-19 son los principales motivos. También para ellos es difícil aumentar la capacidad rápidamente de forma significativa, y el año pasado perdieron uno de sus almacenes por un incendio. Están construyendo nuevos almacenes, se espera que dos de ellos estén en funcionamiento a finales de año, y van a ampliar el negocio de las entregas rápidas, Zoom, con la construcción en Londres de otro centro de preparación de pedidos y la búsqueda de más ubicaciones (sus competidores, los supermercados que trabajan con Uber Eats, Deliveroo etc se les están adelantando!). Han tenido muchos problemas para gestionar la avalancha de pedidos online, con una cierta frecuencia su app o su web no funcionaban, clientes que no podían hacer cambios en sus pedidos, y en general, ha dejado muchos más clientes insatisfechos, acostumbrados a un servicio de mucho más nivel. También se pierden una parte del negocio en gran crecimiento, que es el recoger los pedidos en tiendas. El resto de cadenas han podido ampliar su servicio de forma rápida y poco costosa gracias a esto, y ellos que no tienen tienda no pueden y tienen que buscar otra solución a esto.  

También es interesante remarcar el acuerdo al que han llegado con la cadena de restaurantes Hawksmoor. Es una cadena premium, de bistecs, y la carne va envasada de forma muy atractiva con abundantes instrucciones para preparar el filete de forma fantástica en casa. Otra marca más que incorpora Ocado a su catálogo, para vender comida y experiencias.

Según Tim Steiner, CEO, el futuro va a estar marcado por la Covid-19. Muchos clientes han probado por primera vez las compras online durante este año (Nielsen atribuye la mitad del gasto online en enero, unos £770 millones, a hogares que apenas habían comprado online antes) y sus experiencias positivas seguro que contribuyen a que repitan compras en el canal online. Aunque Ocado no haya podido atenderles, son la referencia para muchos en el comercio online, y seguramente antes o después podrán tentar a unos cuantos de esos hogares.

Un futuro prometedor para Ocado en el que debería aprovechar el viento de cola sin descuidarse: nos queda seguramente otro año de restricciones, en el que puede seguir aprovechando sus puntos fuertes para crecer todavía más, bajo la presión que ejercen los demás supermercado, que no han tenido problemas para aumentar su capacidad de forma notable.