W Morrisons plc: Resultados FY20/21

La cuarta cadena del país presentó este año sus números del cierre del año, un año como ningún otro en el que hemos pasado de tiendas vacías, boom online, compras enmascarados, a una relativa normalidad zombie.

Los números son poco ilustrativos. Las ventas totales del negocio han crecido un 0,4%, y al final la gasolina (un 60% de lo esperado) que se ha dejado de vender ha tenido más peso que lo que se ha vendido extra por el cierre de la hostelería. Han alcanzado unas ventas de  £17.600 millones y unos beneficios de £431 millones. Si ponemos el foco en las ventas de gran consumo, para el total del año han crecido las ventas comparables un 7,8% (el año pasado la cifra fue de -0.9%). El último trimestre fue mejor, con un crecimiento del 8,2%, superando incluso el crecimiento obtenido durante el periodo navideño.

Medidas de apoyo de Morrisons con sus empleados, clientes, bancos de alimentos, proveedores, etc.

Entramos ya en periodo en el que las comparativas van a ser malas, porque vamos a compararnos con los periodos de confinamiento del 2020 y la hostería va a empezar a abrir por etapas entre abril y mayo, por lo que el 2021 los números no se esperan muy positivos. 

Las prioridades de la directiva durante este año van a ser:

  • Precio: un factor muy importante, entramos en la fase en la que se va a ir abriendo la economía y se van a acabar las ayudas del gobierno, y la reestructuración de la economía promete dejar a muchas personas desempleadas. Morrisons quiere seguir mejorando su imagen de precio, ya ha rebajado el precio de 1.200 referencias y va a seguir trabajando en esto a lo largo del año. Además van a reducir el número de promociones para que los precios bajos sean más permanentes, y van a revisar el surtido (aquí dicen que el precio no va a ser el factor principal, van valorar también cuestiones como los materiales de envase, la composición de los alimentos etc con el objetivo de dejar en surtido productos que tengan buenas puntuaciones en temas de tener envases reciclables, ser bajos en grasas, sal o azúcar, etc).
  • Renovación de la MDD. Revisar 6.000 referencias en los próximos dos años, para actualizar los productos. 
  • Seguir con el negocio mayorista: venta a través de Amazon (además de todo lo que venden online por Amazon Groceries y Amazon Fresh, son los proveedores de las dos – por ahora – tiendas de Amazon Fresh de Londres), y también el negocio de vender productos de MDD de Safeway a tiendas de conveniencia. Su principal socio en esto es la cadena McColl’s, y ya es proveedor de artículos de MDD de 1.350 de sus tiendas. Además van a empezar a renovar varias tiendas del parque de McColl’s para convertirlas en Morrisons Daily, el nuevo formato de convenience de la cadena.
  • El online ha sido una de las áreas en las que más trabajo ha habido este año, impulsados por la demanda desorbitada. Las ventas por el canal se han triplicado y la capacidad se ha multiplicado por cinco. El trabajo en Amazon Fresh les permite realizar entregas rápidas en 50 ciudades (y alcanza de media el 10% de las ventas de las tiendas desde las que sirven pedidos), han ampliado a 450 tiendas la posibilidad de recoger pedidos online en las tiendas, y además han firmado un acuerdo con Deliveroo para servir desde 180 tiendas. Y mencionar el importante desarrollo de las cajas “temáticas” de alimentos que envían a los hogares, de las que he hablado bastante en este blog.

Cada año toca arremangarse, pero este año va a ser más difícil porque será muy desagradecido en cuanto a resultados. Esperan alcanzar el mismo nivel de beneficios que este año, compensando el ajuste en ventas con menos costes (unos £290 millones, invertidos en tiendas para adaptarlas a las normas Covid y por bajas por enfermedad o aislamiento). En Morrisons están orgullosos de todo lo que han trabajado este año para alimentar al país, y además, que la cesta de la compra típica baje de precio.