Iceland y Aldi: ayudar a los clientes a combatir la inflación.

Las economías familiares en el Reino Unido se preparan para un periodo en el que van a tener que afrontar subidas de costes en todos los frentes, y muy pocas buenas noticias desde el lado de los ingresos familiares. Por ello la preocupación es patente en todos los agentes de la cadena alimentaria, que se preguntan si podrán pasar sus costes al siguiente eslabón y cuánto se podrán subir los PVPs.

Parece que va a ser el año de los discounters y las cadenas centradas en precio, y dos de ellas ya han puesto en marcha iniciativas que, si bien no son reducciones de precio directas, si qué tienen como objetivo ayudar y posicionarse como aliados de los consumidores en la cuestión de gastar lo justo, maximizando el retorno de lo que compremos.

La primera iniciativa es de Iceland, la novena cadena del país con un 2.3% de la cuota, y especializada en alimentos congelados. Los que hayan estado en sus tiendas ya saben que están centradas en el precio, y ahora acaban de lanzar el Iceland Food Club, una iniciativa financiera para ayudar a sus clientes a comprar comida, y no tener que acudir a los bancos de alimentos.

El Iceland Food Club es una alternativa a las empresas que ofrecen financiación a corto plazo. Lo gestiona la fundación Fair For You, y los clientes de Iceland pueden acceder a micro créditos de £25 a £75, que se devuelven en pagos de £10 semanales. El tipo de interés es mucho más bajo que el de los otros agentes del mercado. Y además, el dinero se entrega en una tarjeta llamada Food Club, y que únicamente puede gastarse para comprar en las tiendas de Iceland.

La cadena ha llevado a cabo un piloto durante los últimos meses en el norte de Inglaterra, y ahora cuenta con un fondo de £1 millón para ampliarlo a Gales y otras zonas del noroeste de Inglaterra. El dinero se ha conseguido gracias a las donaciones de varios filántropos y el gobierno británico. El resultado del piloto fue muy satisfactorio, dado que se redujo en un 80% el número de participantes que acudía a los bancos de alimentos, ya que gracias a estos microcréditos podían gestionar mejor sus finanzas familiares.

La otra iniciativa es una campaña de Aldi, la “Escuela de Aldonomía”, en la que muestran además de buen humor, sintonía con los clientes. Se han asociado con un experto en economía casera, Emanuel Asuquo, que desde un portal online ofrece consejos a las familias para gastar menos, una misión completamente alineada con Aldi, con consejos más o menos típicos como: planea las comidas, no vayas a comprar con hambre, compara antes de comprar, tira de fiambreras, etc. Además han habilitado un test online (preparado en asociación con Mensa International, la asociación de personas superdotadas) para que cada uno pueda evaluar sus conocimientos en “compra inteligente”. Apenas un 25% de los encuestados durante el periodo de prueba alcanzaron una nota del 80%, lo que Mensa considera aprobar, por lo que los consejos de Asuquo van a ser muy valiosos para un gran número de clientes.

Una de las preguntas del test.