UK: El mercado del food to go se recupera.

Buenas noticias para los operadores del segmento del food to go, la comida preparada y lista para comer, puesto que una de las agencias de información del Reino Unido, Lumina Intelligence, predice que, antes de acabar el año, se habrá superado el nivel de ventas del 2019. 

Estos dos últimos años han sido fatales puesto que no se ha dado uno de los principales motivos que hacen que los consumidores compren estos productos: no hemos ido a trabajar a las oficinas, nos hemos movido bastante poco, y además no han venido turistas. Pero la agencia estima que con un crecimiento del 31.8% este año, y el que alcanzó el pasado (38.2%) las ventas ya superarán las del 2019, el último año “normal”.

La agencia estima que en el año 2025 se alcanzará una cifra de negocios de £23.000 millones (por ejemplo, el negocio de los QSR ronda los £15.000 millones), creciendo un 2.5% anualmente.

Es un segmento muy interesante, porque en él confluyen negocios variopintos. Lumina Intelligence lo define como el de las comida que se consume fuera del hogar y del establecimiento en el que se compra, y lo atienden supermercados, cafeterías, QSR, tiendas de gasolinera, etc. Además, durante los años previos a la pandemia crecía más que el mercado de alimentación en el gran consumo y en el de la restauración (ver gráfico más abajo), por lo que atraía a cada vez más agentes.

La velocidad de recuperación está siendo distinta para cada uno de estos grupos. Los supermercados convenience tienen la cuota más grande de este mercado (casi un 30%), pero está perdiendo gracias a la velocidad a la que crecen cafeterías, puestos en la calle, etc, que son capaces de ofrecer productos más innovadores y que atraen más a los consumidores. Las cadenas más tradicionales del fast food, como McDonalds y KFC, tampoco van a recuperar su nivel de ventas de food to go este año. 

Los británicos son unos grandes aficionados al food to go, con un 30% de la población que compra un producto del segmento al menos una vez por semana. Además hay una menor sensibilidad al precio que en otras misiones de compra, y se prefieren productos más saludables, según el análisis de Lumina Intelligence.

La categoría premium atesora una buena proporción de las novedades en la oferta.

Respecto al número de establecimientos, la agencia espera que este año crezca en unos 1.500, aproximadamente un 1% más que el año anterior. Sin embargo, aquí se observa un desplazamiento del foco de atención de estos establecimientos, dado que los centros de las ciudades todavía no han recuperado el ritmo de antes, y se busca abrir más establecimientos en el extrarradio o vinculados a estaciones de servicio o de trenes fuera de las ciudades. 

Lumina Intelligence espera que en el año 2025 haya 156.120 establecimientos, creciendo un 1,2% cada año.

Naturalmente, el segmento comparte muchos de los retos que tienen que afrontar los negocios alimentarios: la frágil confianza de los consumidores, la inflación, la falta de trabajadores, y la incertidumbre que tienen que soportar las cadenas de suministro. Por eso mejor tomarse estas previsiones con cuidado, aunque con la esperanza de que sean mejores.