Tesco vs Heinz: estanterías vacías por un conflicto con los precios.

Los clientes británicos se están acostumbrando a los huecos en las estanterías. Estos huecos son habituales desde marzo del 2020, cuando empezaron las llamadas “compras del pánico” que vaciaron algunas secciones de los supermercados (pasta, harina, arroz, etc) y después por culpa de las dificultades con el transporte (faltan camioneros) y la logística internacional (colapso de puertos y problemas de disponibilidad de contenedores). 

La mayoría de roturas de stock son temporales, los productos vuelven a aparecer en las tiendas a los pocos días. Sin embargo, los clientes de Tesco han descubierto estos días huecos más o menos permanentes: las faltas de algunos de los productos de la marca Heinz han durado casi dos semanas! Esto podría ser el argumento de una película de Western: el coste de la energía y de las materias primas lleva subiendo varios meses, y los fabricantes llaman a la puerta de los supermercados para renegociar los contratos y subir los precios acordados para los productos. La mayoría de fabricantes han llegado sin mucho problema a nuevos acuerdos que reflejan la nueva situación de la cadena de suministro. Sin embargo, Tesco parece que está siendo el más difícil y ha llevado la situación al límite con Heinz (y ahora parece que con Mars). Tesco dice que se ponen del lado de los consumidores, y que se resisten a aumentar los precios todo lo posible. Además, algunas subidas de precios que proponen los fabricantes les parecen injustificadas y no las aceptan. Los clientes de Tesco tienen donde elegir: una gran gama de productos de MDD y marcas alternativas a Heinz. Ante esa decisión de no moverse, Heinz dejó de entregar productos a Tesco hace unos días, con las consecuentes roturas de stock, más que evidentes porque algunos productos como las latas de judías con tomate o el ketchup son referencias de altísima rotación.

Las roturas de stock afectaron principalmente a las referencias de Ketchup y de judías al horno de la marca Heinz. Tesco advertía a sus clientes: no tenemos productos de la marca, pero tiene varias alternativas a su disposición.

Las otras cadenas han negociado con Heinz y aprobado algunos aumentos de precio (Tesco también para algunos productos de Heinz). The Grocer ha seguido esta cuestión y dice que se han producido aumentos de precio que llegan al 60% y 80% en algunas referencias nicho, algo menos para las de mayor rotación, pero también elevadas. Por ejemplo, el precio de la lata de sopa de tomate ha subido de media un 40% en todas las cadenas. 

Finalmente, el pasado viernes, parece que Tesco y Heinz llegaron a un acuerdo y los camiones de Heinz van a volver a hacer la ruta hacia los almacenes de Tesco.

Naturalmente, los dos han perdido. Heinz ha perdido ventas, Tesco es el primer supermercado del país con una cuota del 27% y tiendas en todos sitios, pero como ha pasado subidas de precio en todas las cadenas, tampoco puede ceder mucho ahora. Tendría problemas con los otros clientes. Y Tesco también ha perdido ventas, y es posible que también haya perdido algún cliente que vea que sus marcas favoritas no están en la tienda y prefiere hacer la compra en otro sitio. Tesco posiblemente se haya ganado unos puntos de “buen chico” al proteger a los consumidores de subidas de precio, aunque tras la resolución, los nuevos precios van a subir algo, y seguro que se ha beneficiado de clientes que habrán probado sus productos de MDD, más baratos que los demás, y quizá con los problemas que hay de coste de la vida algunos consumidores piensen que la diferencia con las marcas no es tanta y pueden vivir algo más tranquilos con la MDD en su despensa. 

Este tipo de conflictos no son una novedad para Tesco, que consciente de su tamaño puede resistirse algo más a las demandas de los grandes fabricantes. Se las tuvo con Unilever y con Colgate-Palmolive hace unos años, quedándose sin marcas tan populares en las tiendas como Marmite y Colgate durante unos días. Ahora parece que tiene una disputa parecida con Mars, ya que se empiezan a ver huecos en las estanterías donde están los productos de sus marcas Whiskas, Pedigree etc, y vemos los famosos cartelitos azules del «Sorry, these products are not available right now». 

Sainsbury’s salva tu barbacoa! Ellos sí que tienen Ketchup de Heinz.