Tesco: la salud es menos prioritaria para mis clientes.

Estamos inmersos en una dinámica muy compleja para todos: la combinación del crecimiento de los precios, el aumento de los tipos de interés, y sobre todo las malas perspectivas que hay a corto y medio plazo, están teniendo un impacto elevado en el comportamiento de los consumidores. Las familias están viendo (o anticipando) cómo se reduce su poder adquisitivo en muchos casos hasta niveles alarmantes. Por eso en UK llaman a esta crisis la de “decidir entre comer o calentar la casa”.

Los supermercados naturalmente han reaccionado para demostrar que están del lado de sus clientes. Les he venido explicando en el blog sobre las nuevas gamas de MDD de productos esenciales a primer precio, las campañas promocionales de bajar precios de productos, o de prometer congelarlos garantizando que no subirán a pesar de la inflación, y los precios especiales para los clientes que formen parte del club de fidelización.

Tesco ahora acaba de publicar los resultados de una encuesta a sus clientes, en la que más del 60% de personas menores de 40 años declaran que la salud ya no es tan prioritaria a la hora de comprar alimentos, y que esto se debe al incremento de los precios. La campaña Veg Power también ha realizado un análisis del impacto de la crisis en el consumo de verduras, y ha publicado que el 26% de familias británicas están comprando menos verduras (la cifra sube hasta el 49% para las familias con menor poder adquisitivo), lo que resulta en una pérdida de ventas de verduras de un 7.5% anuales. Según Kantar, este ajuste en el gasto se produce no solamente porque se consuman menos verduras, si no porque también se compran más verduras congeladas y verduras de la gama de “productos feos” (que han crecido en ventas interanuales un 38%). 

Tesco prepara una campaña para concienciar a sus clientes de la importancia de la alimentación saludable como elemento que ayuda a reducir los riesgos de padecer Diabetes (Tesco es uno de los principales apoyos para la fundación Diabetes UK) y esperan alcanzar a más de 1 millón de personas menores de 40 años. También estamos viendo como lleva estas iniciativas al punto de venta, señalando los productos que son más saludables o bajos en calorías, y hace unos meses, con el lanzamiento de la campaña de “Better Baskets”, donde juntaba en los lineales productos saludables, o con un menor impacto medioambiental. Buenas iniciativas, sin duda, pero por lo prolongada que parece va a ser esta crisis en UK, quizá tengan un impacto reducido.