Aldi Local en Londres.

En el gran consumo las cosas suelen converger… algunos apuntan en una dirección distinta, y si no se tropiezan, los demás “convergen” hacia lo que parece funcionar. También estamos viendo como los restaurantes se supermercadolizan, y los supermercados se parecen cada vez más a una cafetería o un restaurante fast casual.

También ha pasado algo parecido entre los supermercados que se llaman convencionales, los Tescos, Asdas etc, y el discount, que mientras que unos se despojan de elementos superfluos y se vuelven sosos, el discount va ganando elementos y ya casi que no podemos llamarlo discount…

Las nuevas tiendas de Aldi (el de UK es el Aldi Süd) están muy bien, y ahora se atreven a entrar en la cuestión de tener distintas marcas para distintos formatos. Hace 10 días el retailer alemán abría una nueva tienda en Londres, a pie de calle, y en vez de llamarla Aldi como todas las demás, esta la llaman Aldi Local.

Aldi ya tiene otras tres tiendas iguales a esta, abiertas hace unos años, pero con esta es la primera vez que se anima a segmentar, y llamarse Aldi Local.
Las diferencias con las tiendas habituales son: una tienda más pequeña que que el tamaño habitual (unos 500m2), con un 25% menos de las referencias de las más grandes según The Grocer, sin ofertas especiales semanales (que se pueden comprar online) y sin parking. Está a pie de calle, en una de las calles comerciales típicas británicas, el high street, y tiene un horario comercial algo más amplio que las tiendas en retail parks. No es una tienda convenience, demasiado grande, y ni tiene cajas de autocobro ni máquina de cafés!

El surtido de frescos, panadería y vinos parece tan grande como el de las tiendas habituales, y una diferencia apreciable es el tener una cabecera de lineal con oferta de platos preparados, “comida para esta noche”, que en las otras tiendas se ubica más adentro del local. Y como en todos los Aldi, lleno de banderas británicas.

Aldi y Lidl ya no hacen sufrir tanto a los demás supermercados británicos como hace cinco años, pero siguen siendo los que más crecen en un mercado en el que los demás apenas tienen alegrías. Los dos están trabajando en mejorar sus propuestas urbanas, para poder abrir tiendas en las ciudades, adaptándose mejor a los locales que se encuentran a pie de calle y así seguir creciendo gracias a su propuesta de precio y calidad razonables.

Cuando acaben con este rango de tiendas, veremos un Aldi Express?

Waitrose & Partners: Resultados FY2018/19

La semana pasada, el grupo al que pertenece Waitrose, The John Lewis Partnership, presentaba los resultados anuales. A la cadena premium le pasa algo parecido que a Marks & Spencer: la parte del negocio de non-food no genera muchas noticias positivas, y la parte de alimentación es un poco la que salva el día, aunque tampoco esté para mucha fiesta.

Las ventas anuales han crecido un 1.2% hasta alcanzar los £6.800 millones. Los beneficios crecen gracias a sus esfuerzos en la reducción de costes.

Lo más positivo ha sido la evolución del negocio online, que crece un 14%. Sus proyectos en la web y la app de compra, donde han introducido varias mejoras, han facilitado las compras a los clientes. También – aunque ya cae fuera del periodo del que presentan datos – han recibido un gran impulso tras el anuncio del acuerdo entre Marks & Spencer y Ocado, con muchos clientes descargándose la app de Waitrose. Parece que son más fieles a los productos de Waitrose que al servicio de Ocado. A pesar de esto, el fin del acuerdo entre Waitros y Ocado va a suponerles perder a su cliente más grande, dado que Ocado vende cerca de 4.000 referencias de MDD y vino de Waitrose a través de su web.

El canal online es el que mejor resultado les ha dado a Waitrose durante el 2018.

También han anunciado el cierre de otras cinco tiendas, con 400 puestos de trabajo en riesgo. El año pasado han cerrado otras cinco, cuatro de ellas vendidas a The Coop.

Coop se asocia a CoGo, la App Ética.

Los supermercados británicos quieren diferenciarse en oferta, en precios y también en valores. Y junto con Waitrose y Sainsbury’s, The Coop es la otra cadena que más importancia les otorga. Son una cooperativa, y le dan mucho valor a elementos como el comercio justo, que sean productos británicos, y en general a minimizar el impacto que generan.

Y para que las personas que están concienciadas con estos valores puedan encontrar con mayor facilidad las tiendas, se han asociado con CoGo, la App que recoje información de las empresas que tienen propósitos elevados, y ayuda a que los consumidores gasten su dinero en estas empresas.

El funcionamiento de la App es bastante sencillo: las personas que se registran indican sus preferencias (reducción del desperdicio, minimización del packaging, productos del mar sostenibles, comercio justo etc) y la App les indica los negocios registrados cercanos al cliente y que cumplen con estos requisitos. Los consumidores pueden incluir en el App un medio de pago, de forma que cada vez que paguen en un negocio registrado en CoGo, la App envía información al negocio de que se ha producido una compra motivada por haber encontrado la tienda a través de la App.

Por ahora Coop tiene registrados en la App 286 tiendas de Londres, con el ánimo de ampliar el número tras una primera fase de prueba. Otros negocios en Londres registrados en CoGo son las cafeterías Caravan, la cadena de restaurantes Wahaca y The BreakFast Club, y los negocios de moda Beyond Retro y Elvis & Kresse.

Sin duda es una acción muy alineada con The Coop, que trata de destacar por comprar el 100% de la carne de animales críados en el Reino Unido, comercio justo en plátanos, chocolate, azúcar, además de otras iniciativas en el campo de reducir la cantidad de plástico en su cadena de suministro, usar energía renovables, redistribuir la comida que no pueden vender, y reducir el despercidio. Dependerá de la confianza que tengan los clientes en el App, pero parece una buena iniciativa a la hora de facilitar la compra a los compradores más concienciados con las distintas causas, y que no quieren que su dinero contribuya a la degradación del planeta y las injusticias sociales. Seguramente pronto más cadenas se adherirán a esta App, o a otras similares que aparezcan.

W Morrisons plc. Resultados FY2018/19

Los discounters no están solos en lo de hacer bien el negocio, Morrisons entra en el club de los supermercados con crecimiento sólido, a la vista de los resultados que los directivos de la cadena presentaron ayer.

Morrisons Makes It: preparar productos en la tienda les aporta un elemento de frescura y conocimiento del producto.

Las ventas del año han crecido un 2.3% y se sitúan en los £17.735 millones. El crecimiento en ventas del negocio de supermercados es algo más modesto, un 1,2%, y es en el canal online y el negocio mayorista donde los crecimientos son más notables y ayudan a que el resultado sea bueno. Aunque ellos no sean una operación convenience, el número de transacciones aumenta (un 0.7%) a la vez que decrece el número de artículos por tiquet (un -0.9%), algo que se viene observando en los compradores actuales, que compran menos con mayor frecuencia.

Cierran el año con 498 tiendas, van a abrir dos tiendas este año, y tienen el plan de abrir franquicias con la enseña Safeway, del supermercado que compraron hace diez años. Estas franquicias serán como las que aquí se llaman “Symbol Group”: un empresario independiente con una tienda compra un cierto volumen de productos a Morrisons semanalmente, y a cambio Morrisons le ofrece formación, know how, etc, para que el negocio independiente prospere. A estas tiendas les venderán la MDD Safeway, exclusiva para tiendas convenience y que ya venden las tiendas McColl’s.

El negocio mayorista ya factura más de £700 millones, que era el objetivo para el primer año. Además de clientes como Amazon y McColls, ahora lanzan el negocio de franquicias y exploran la venta de su MDD en supermercados de otros países.

El negocio online sigue creciendo a buen ritmo, de la mano del acuerdo con Ocado, y ya alcanzan el 75% de los hogares del país.

Gracias a la integración de su cadena de suministro, pueden afrontar el Brexit con algo más de tranquilidad que algunos de sus competidores. El 100% de la carne de ternera, cerdo y pollo que venden es británica, y el 75% de los productos que venden se fabrican en el país. Pero han tomado precauciones como registrarse como operador autorizado para realizar importaciones, que les permite acelerarlas, y acumulan material de packaging y referencias básicas, para evitar interrupciones de aprovisionamiento.

Sobre la posible fusión entre Asda y Sainsbury’s, aunque parezca remota el riesgo no se acaba con su cancelación, porque piensan que alguien puede comprar Sainsbury’s o Asda, invertir dinero y tendrían un competidor con brío renovado y capacidad de bajar precios y ser más competitivo.

En general, todo son buenas noticias para Morrisons, que desde el 2015, cuando se empezaron a ver los efectos del plan del nuevo equipo directivo, no ha parado de crecer a pesar de enfrentarse a unas condiciones de mercado muy difíciles.

Asda quita los cuchillos de la venta.

Interesante iniciative de Asda, que ha reaccionado rápido ante un problema que según la policía está tomando carácter de emergencia nacional.

En el Reino Unido el crecimiento de los crímenes violentos es muy significativo, y empieza a alarmar a la población. Hace unos meses teníamos noticias continuas de ataques con ácido a personas, y en las últimas semanas los apuñalamientos ocupan las páginas de sucesos, algunos con víctimas mortales.

En vista de esto, Asda ha decidido dejar de vender cuchillos de forma individual, porque son artículos que les roban con frecuencia, y no se les ocurre por ahora alguna otra medida para controlar que no caigan en malas manos. En el Reino Unido ya existe una normativa para regular la venta de cuchillos, que no se pueden vender a menores de 18 años. Si se sospecha que el comprador es de menor edad, se le pide el carnet, de la misma forma que cuando se compra alcohol. Pero esta medida no tiene efecto si la forma que tienen de obtener cuchillos los jóvenes es robándolos. Por eso Asda dejará solamente a la venta los cuchillos en packs más grandes, más difíciles de camuflar.

No es nada nuevo para las cadenas británicas restringir la venta, o directamente dejar de hacerlo, de ciertos artículos controvertidos. Algunos se adhieren a los acuerdos voluntarios entre industria y gobierno (por ejemplo, lo hemos visto con iniciativas como dejar de vender golosinas y dulces en las zonas de impulso cerca de las líneas de caja) o lo vimos cuando se desató la polémica sobre el efecto de las bebidas energéticas en los niños, Mientras el gobierno prepara normativa para restringir su venta a menores, algunas cadenas como Tesco, Coop, Waitrose, Aldi y Lidl han firmado un protocolo para no vender estas bebidas a menores de 16 años.

Seguramente la medida que ha tomado Asda tenga un impacto muy limitado, pero también es posible que otros retailers sigan el ejemplo, y de alguna forma se les haga más difícil a estos criminales acceder a armas blancas.

Amazon refuerza su unidad gran consumo en UK.

Llevamos unos días leyendo sobre los posibles planes de Amazon para lanzar una nueva enseña de supermercados en USA, y es en el Reino Unido donde está moviendo ficha para acelerar su crecimiento en el sector del gran consumo.

Al poco tiempo de abrir las tiendas Amazon Go en USA se empezó a especular sobre las aperturas en el Reino Unido. Amazon registró los nombres vinculados a sus supermercados en este país, y además ya ha empezado a firmar contratos de alquiler de varios locales, por lo que se espera que alguna apertura sea inminente.

Paralelamente, han realizado un par de fichajes del mundo del gran consumo: en diciembre Russell Jones, directivo de Procter & Gamble, y hace unas semanas John Farrell, un veterano de Tesco, que entre otros cargos fue Director General de Nuevos Negocios. Ambos se incorporan a Amazon Fresh, el servicio que parece querer potenciar Amazon de forma inminente. The Grocer informa sobre las ofertas de trabajo en Amazon Fresh que ha publicado en varios medios especializados, para cubrir puestos de marketing y operaciones.

Amazon inició las operaciones de Amazon Fresh en el Reino Unido en el 2016, en una pequeña zona de Londres. No se han expansionado a mucha velocidad, y por ahora solamente cubren todo Londres y una pequeña parte de algunas provincias colindantes, donde viven consumidores de alto poder adquisitivo.

El mercado online británico está muy desarrollado, y lo atractivo del mercado tambíen lo hace más difícil. La oferta de Ocado, Tesco, Sainsbury’s, etc, es muy completa y competitiva, y aunque Amazon pueda competir en precio de los productos, no puede competir en el precio del servicio, ni por ahora en el territorio donde pueden servir sus competidores. Además, están todos trabajando en propuestas para realizar entregas en una o dos horas de compras pequeñas y medianas, entregando desde las pequeñas tiendas convenience. O por ejemplo Waitrose, con pilotos ya para realizar entregas en hogares sin que los dueños estén en él.

Cada vez que Amazon anuncia algo tiene mucho recorrido mediático. Veremos a ver si consigue capitalizar esto, y ganarse una cuota significativa del mercado online de este país.

Ocado se “markspenceriza”

Lo que era un rumor hace unas semanas hoy se ha acabado por confirmar: Ocado va a ser la tienda online de Marks & Spencer. Justo esta mañana los CEOs de las dos empresas han confirmado el acuerdo que se materializa de una forma única: Marks & Spencer compra el 50% de Ocado, y a partir del 2020 (cuando acaba el contrato de Ocado con Waitrose) los productos de Marks & Spencer se van a vender a través de Ocado.Com.

Steve Rowe, CEO de Marks & Spencer, explica el proyecto en una videoconferencia.

Parece a priori un buen movimiento, con muchos puntos fuertes:

  • El contrato entre Waitrose y Ocado va a acabar en un año, y Ocado se iba a quedar sin un gran número de referencias de MDD de Waitrose que vendía, y que tendría que desarrollar por sí mismo.
  • Los clientes de ambos supermercados son de perfiles muy similares, con alto poder adquisitivo y que compran productos de calidad.
  • El surtido de Marks & Spencer se adapta a la perfección al proyecto Zoom de Ocado, con el que pretende realizar entregas rápidas en zonas urbanas, ofreciendo un surtido más reducido. De esta forma, incorporan las gamas de platos preparados de M&S, con lo que los clientes podrán incluso pedir el mismo día los platos preparados que van a cenar esa noche.
  • Marks & Spencer no tiene tienda online de alimentación, y llevaba varios años buscando la mejor forma de abordar el canal, habiendo hecho algunas pruebas con entregas desde tiendas de conveniencia.

Esperan que el negocio conjunto produzca beneficios desde el primer año, gracias a un mayor volumen de compras, el poder atraer el gasto del gran consumo online que hacen en otras cadenas los clientes de Marks & Spencer, y otros ahorros en áreas de innovación, administración etc.

En general, los analistas han recibido bien la noticia. Algunos cuestionan el precio y el optimismo en las cuentas futuras. Para que este proyecto triunfe será importantísimo lograr que los clientes de Ocado sean más fieles al servicio que a la marca, y dejen de comprar MDD de Waitrose y compren la de Marks & Spencer a través del servicio de Ocado. Y, al revés, lograr que los compradores de Marks & Spencer sean fieles a la marca y no al servicio online donde ahora compran, y al tener los productos Marks & Spencer en el canal online, acudan a Ocado.

La fusión entre Asda y Sainsbury’s en peligro.

Cuando hace casi 10 meses los CEOs de Asda y Sainsbury’s anunciaban el plan de fusionarse en una sola empresa de gran distribución, el shock en el mercado y el mundo de los negocios británicos fue importante.

La lógica del acuerdo era que para competir con los discounters alemanes que no paraban de crecer, y con un Tesco al que le acababan de aprovar la compra de Booker (un distribuidor de foodservice que añadía £5.000 millones a su negocio de ya más de £40.000 millones) tenían que ser más grandes. De esta forma poder adoptar mejores economías de escala en las compras y en las operaciones, y ofrecer mejores precios a los consumidores británicos. Sainsbury’s pagaba a Walmart £7.000 millones y un 40% de la nueva empresa Asda-Sainsbury’s.

Pues parece que ese sueño no va a llegar a buen puerto. La Autoridad de la Competencia y Mercados (CMA), encargados de analizar si la fusión iba a tener un impacto importante en el mercado del gran consumo y en la vida de los consumidores, acaba de publicar un documento sobre como ven la fusión, y las conclusiones son bastante negativas.

En la documentación que Asda y Sainsbury’s enviaron a la CMA había un elemento clave: considerar a los discounters como competidores (algo que la CMA no ha considerado en otros casos de fusiones o compras de cadenas). De esta forma, al analizar la competencia entre supermercados en las distintas zonas del país, los discounters contarían, y se atenuaría el resultado de la fusión.

Pues bien, las dos cadenas han conseguido esto, pero a pesar de lograrlo, las conclusiones sobre los efectos de la fusión son muy negativas para llevar a cabo este proyecto. La CMA concluye que Asda y Sainsbury’s tendrían una posición dominante en 629 zonas del país, y tendrían que vender tiendas en estas zonas, o incluso vender una de las dos enseñas, y además no se cree que en el nuevo marco del gran consumo, la nueva empresa tenga los suficientes incentivos para rebajar los precios.

Todo es cuestionable (particularmente, lo de los precios, visto el entorno en el que estamos, casi todos muertos y vuelve de forma discreta la guerra de precios), y las dos cadenas tienen ahora la oportunidad de defenderse y rebatir las conclusiones de la CMA, pero el sentir general es que parece un caso perdido.

El problema de tener que vender tiendas es doble: por un lado, el número que quede tiene que seguir teniendo el volumen suficiente para lograr los beneficios que los dos CEOs habían anticipado, pero es que además tienes que encontrar un comprador para las tiendas, y en la actualidad, los que más se expanden son Aldi y Lidl! Aunque Iceland también haya manifestado interés en las tiendas que se tengan que vender, su volumen de negocio no le permite acceder a tantas y lo haría a un número limitado de las mismas.

Si finalmente no se lleva a cabo la fusión, Walmart puede seguir como está en Asda, a fin de cuentas es una empresa que gana dinero, o buscar otro comprador (incluso una salida a bolsa). Pero perdería el negocio en otro país, y además, perdería una cantera de ejecutivos que se crían en Leeds y van a Bentonville.

Es Sainsbury’s quien se queda en una posición peor… No logran crecer en ventas, volverán los rumores de compra, pero por lo menos el foco estará en recuperar el negocio, que se ha deteriorado estos últimos diez meses. Sainsbury’s ha sido durante muchos años el líder en innovación en el Reino Unido, y líder en desarrollar áreas como el bienestar animal, sostenibilidad, comercio justo etc que ahora tenemos asumidas, y esperamos que pueda aportar todavía mucho más al mundo del gran consumo.

Asda: Resultados 4T 2018.

Con los datos de Walmart, tenemos información del tercer operador doméstico, Asda, filial del gigante norteaméricano.

Naturalmente, las noticias de sus resultados han quedado tapadas por la publicación de un informe de la Autoridad de la Competencia que analiza la fusión entre Asda y Sainsbury’s, y que de forma preliminar, pone bastantes impedimentos a que se pueda producir. El proceso no está concluido, pero las partes parecen ser muy pesimistas.

Asda: mantener su promesa de precios bajos va a ser un gran reto tras el Brexit.

Las ventas durante el último trimestre del año crecieron un 2,7%, y las comparables un 1%. Son resultados algo mejores que los de sus competidores durante el trimestre navideño, y siguen ratificando las mejoras que la nueva dirección introdujo cuando se hizo cargo de la empresa.

Los puntos fuertes del periodo fueron por un lado su MDD premium y el canal online, donde según Kantar han crecido un 12% en el periodo. Ante el reto del Brexit, Asda quiere seguir manteniendo su promesa de precios bajos a los consumidores.

Brexit y Alimentación XXII: como van a cambiar las etiquetas de los alimentos.

Todavía no sabemos si habrá acuerdo o no, si el día 29 tendremos Brexit o no, o incluso si habrá Brexit o no… todo es posible a día de hoy, con mayores o menores probabilidades. El nerviosismo de gran parte de las empresas británicas y de las extranjeras que venden en este país es patente, pero poco pueden hacer más que haber analizado los escenarios posibles, y prepararse para ellos.

Desde que a finales de año parecía difícil alcanzar un acuerdo el gobierno británico empezó a publicar guías y recomendaciones para los distintos sectores empresariales sobre el impacto de un posible Brexit sin acuerdo en la regulación y en su forma de operar. La semana pasada se publicó la de las etiquetas alimentarias, con un resumen de los principales puntos a considerar por parte de empresas, tanto las que venden al mercado nacional, exportan o importan alimentos. Este último grupo incluye a las empresas españolas que venden en el Reino Unido. Es importante tener en cuenta que esto solamente aplicará en caso de salida sin acuerdo, el llamado “Hard Brexit”. En caso de acuerdo, se producirá un reconocimiento mutuo en algunas de estas áreas, y es posible que no se tenga que cambiar nada.

En resumen, desde el 29 de marzo se tendrán que considerar los siguientes cambios, entre otros. Los primeros se aplicarán inmediatamente y algunos se aplicarán a partir del 2021 o 2023:

  • UK no podrá considerarse UE, por lo que si se tiene que indicar el origen del producto, cuando este venga del Reino Unido se tendrá que poner así, ya no se puede escribir Origen EU. Si el producto se vende en el Reino Unido, por ahora, bastará con que se informe de esto en la página web del fabricante y se pongan carteles en las tiendas.
  • No se podrá utilizar el logotipo ecológico de la UE en los alimentos producidos en el Reino Unido. Se podrá utilizar tras un proceso de reconocimiento por parte de la UE de los organismos de certificación y las normas de producción del Reino Unido. Y hasta que no se produzca este reconocimiento, no se podrán vender a Europa alimentos etiquetados como ecológicos.
  • No se podrá utilizar el signo E al lado del peso del producto.
  • Las empresas que exporten productos a la Unión Europea tendrán que poner en la etiqueta la dirección del importador que se hace cargo del producto en la UE, de la misma manera que se procede ahora con los terceros países.
Los productores de ecológicos británicos van a tener cerrado el mercado europeo hasta que se lleguen a acuerdos sobre el etiquetado, la certificación y las prácticas de producción.
  • Las aguas minerales tienen una normativa especial, y el gobierno advierte a las empresas británicas que tendrán que solicitar el reconocimiento de sus productos a la Unión Europea para poder seguir vendiendo en ese mercado si se produce un Brexit sin acuerdo.
  • A implantar antes del fin de Diciembre del 2020, las etiquetas de productos cárnicos deberán dejar de utilizar el óvalo con la identificación sanitaria de las instalaciones en el Reino Unido, y poner la identificación que desarrolle el gobierno británico (que seguramente lo único que cambiará será quitar la referencia a la UE). Sin embargo, las empresas que exporten a la UE tienen que aplicar este cambio de forma inmediata.
  • En mezclas de productos (carne picada, bandejas de fruta cortada, miel, lácteos, etc) cuando se indicaba elaborado con producto procedente de la UE y de fuera de la UE, o producto de UK y de la UE, etc, se tendrán que quitar las referencias a la UE y dejar, por ejemplo, fabricado con producto de UK y de fuera de UK.
  • Los huevos importados de terceros países también tendrán que ajustar su etiquetado, cambiando la referencia a la UE por la de UK.
  • Finalmente, en marzo del 2022, las empresas británicas que produzcan alimentos con denominación de origen, tendrán que usar el logo que está desarrollando el gobierno británico, que en principio, se plantea respetar los principios de la norma europea para estas denominaciones de calidad.

Las empresas que exporten al Reino Unido primero tendrán que incluir en sus etiquetas la dirección del importador británico que se haga cargo del producto en las islas, dejará de estar permitido poner una dirección de una empresa en la Unión Europea fuera del Reino Unido.

Por lo que respecta a los productos que vengan al Reino Unido, el gobierno trata de ser práctico y permitirá que lo que ya esté en el país pueda venderse hasta que se agote la vida útil del producto, no hará falta reetiquetar, e incluso valoran aplicar un periodo de transición de 6 meses a partir de la fecha del Brexit. También trata de negociar un periodo de moratoria de 6 meses con la Unión Europea, para que los exportadores británicos no se vean afectados ya el mismo 30 de marzo.

Para las empresas que exporten al Reino Unido se espera que el gobierno sea práctico y los cambios se vayan produciendo poco a poco. El problema es para las británicas que exporten a la Unión Europea, y sobre todo, a las que exporten a terceros países bajo los acuerdos comerciales con la UE. Los productos que salen por mar estos días con destino a Asia, América del Sur etc, puede que lleguen a sus puertos de destino tras el Brexit, y no tienen garantías de ser aceptados puesto que vendrán de un país no amparado por el acuerdo. Naturalmente, no se tiene control por como se van a aplicar estos cambios fuera del Reino Unido.

Los cambios en el etiquetado son complejos… Muchos de estos cambios se tendrán que aplicar a todas las referencias, van a ser de golpe por lo que está por ver si habrá suficientes diseñadores y las empresas de packaging podrán dar respuesta, y luego qué hacer con el stock de material que no se va a poder utilizar… el problema medioambiental puede ser importante. Por ello algunas asociaciones de la industria alimentaria piden que los periodos de transición no sean de 6 meses, si no de un mínimo de 12 o mejor aún, de 24 meses.