Hibridación restaurantes/supermercados: un par más de ideas.

Las primeras barras de sushi que aparecieron en la gran tienda que abrió Whole Foods Market en Kensington, junto con grandes zonas de bandejas con comida donde los clientes podían llenar pequeños contenedores para llevarse a la oficina una comida caliente. Desde aquel momento, los superemercados han ido evolucionando y complementando su oferta de “comida para después” con la de “comida para ahora” (food for now) que muchas veces se prepara incluso en la misma tienda.

Ya son varias las cadenas que cuentan con puestos de sushi en sus establecimientos, aliados a fabricantes de prestigio (como Sushi Daily, en Asda, Waitrose y Sainsbury’s, que se ha convertido en la cadena europea más grande de sushi, con más de 700 puestos) o a marcas de restauración (Yo! Sushi con Tesco, Wasabi con Marks & Spencer). Y se está tomando un camino similar con lo de preparar platos en las tiendas, desde aquel pionero Sainsbury’s Kitchen que vendía bocadillos y sopas que preparaban allí mismo hace casi 10 años, a los nuevos Sainsbury’s Local y algunos Tesco Metro con una oferta de comida caliente muy amplia, los restaurantes de Crussh que Sainsbury’s instala en sus tiendas, los de Burrito Kitchen en Tesco, etc. Y los bares de Waitrose, algunos muy centrados en dar de comer a la hora del almuerzo, otros centrados en el “after work”, con tapas y vino y conciertos de jazz.

También el mundo del foodservice ha recorrido un camino hacia este punto intermedio de restaurante/tienda, basta ver la mayoría de cadenas de QSR que son prácticamente de autoservicio, o las tiendas a la entrada de algunos restaurantes, como las de Carluccio’s, que parecen auténticos colmados.

Fotografía Las Iguanas

Tesco y Sainsbury’s siguen innovando en este campo, aunque de una forma supongo más previsible para un supermercado. En los últimos meses hemos visto como aparecen platos preparados con la marca de cadenas de restaurantes famosas en el Reino Unido, tanto en la zona de congelados como en la de refrigerados. Una iniciativa interesante es la de Wasabi en Sainsbury’s, con su gama de platos de arroz y fideos asiáticos en muchas de sus tiendas, y que también se pueden encontrar en los restaurantes. Pero también se han apuntado otras cadenas como Las Iguanas (una cadena de restaurantes de inspiración latinoamericana), Bella Italia (italiano), Ed’s (de comida norteamericana), y Giraffe (fusión). La idea es llenar los lineales de otro tipo de marcas, que recuerden experiencias agradables. Aunque el reto de replicarlas en el hogar pueda parecer muy grande!

Fotografía de Gousto/Wagamama

La otra idea interesante viene de la mano de la empresa de kits de comidas para preparar en casa de suscripción. Se han asociado con Wagamama para, durante seis meses, ofrecer a los clientes recetas del propio restaurante. Así, los clientes que quieran cocinar en su propia casa los platos que disfrutan en el restaurante pueden pedirlos a Gousto, que les entregará la receta y una caja con todos los ingredientes en la cantidad justa. Me parece una buena idea, me parece fácil que si te gusta un plato de un restaurante y eres un cocinitas, te atraiga la posibilidad de preparlo en casa.

Seguimos avanzando en la mezcla.

Platos preparados en Sainsbury’s con marca de restaurante.

La oferta de comida y servicios que ofrecen los supermercados y los restaurantes está convergiendo cada vez más, y el traspaso de productos y prácticas de uno a otro canal es constante, y me llama la atención el interés que puedan generar las marcas de restaurantes entre los productos de los supermercados.

Desde los años 80 cuando Marks & Spencer introdujo las gamas de platos preparados en las tiendas (ya no hacía falta ir a un restaurante italiano para comerse una lasaña) y los restaurantes empezaron a envasar bocadillos y ponerlos en libre servicio en sus tiendas los puntos de contacto son innumerables:

  • Sainsbury’s Kitchen a principios de década, el experimento de Sainsbury’s para adentrarse en el mundo de la restauración
  • Las pizzas de los restaurantes Pizza Express, disponibles primero en Waitrose y luego en el resto de las cadenas.
  • Tesco invirtiendo cadenas de cafeterías como Harris + Hoole y comprando restaurantes como Giraffe, para mejorar su oferta en los hipermercados
  • También Tesco, la tienda convenience en Philippot Lane y en Charing Cross, donde tenías un restaurante que te preparaba la comida allí mismo o te podías llevar una comida del surtido de food to go de la cadena.
  • Los nuevos Marks & Spencer más cafeterías que otra cosa.
  • Las cafeterías como Starbucks, los restaurantes como Carluccio, en los que puedes comprar casi cualquier ingrediente o vajilla que utilizan.
  • Los tests de Asda y Morrisons con el delivery a casa desde los obradores de pizza y comida india que tienen en los hipermercados.
  • Los desarrollos de Starbucks, que ya tienen una gran visibilidad en las secciones de café de las tiendas.
  • Los platos preparados congelados de marcas de restaurantes como itsu y Las Iguanas.
  • Y los puestos de cadenas de restaurantes reconocidas que abren en muchos supermercados, como Wasabi en Marks & Spencer, Crussh en Sainsbury’s, etc.

De los últimos desarrollos que he podido ver, hay dos que me llaman la atención, con los protagonistas del último ejemplo, porque los productos de restaurante pasan a las secciones de los supermercados.

La cadena de tiendas de sushi para llevar Wasabi lanzó a finales de año su marca “Home Bento”. Son platos preparados muy parecidos a los que ofrece en la tienda calientes y listos para consumir, pero en este caso, refrigerados y en un envase para calentar y comer en casa. Una idea muy interesante, aprovechando seguramente que siempre van clientes a las tiendas a última hora a comprar algo de comida, y que ahora se la pueden llevar a casa y calentarla allí.

Y desde hace unos meses, esta gama está también disponible en las tiendas de Sainsbury’s, tanto sus supermercados como las tiendas convenience. Es un acuerdo curioso porque Wasabi tiene un acuerdo con Marks & Spencer en virtud del cual ha instalado corners de sushi en muchas de las tiendas del supermercado premium.

Crussh es otra de las cadenas de comida fast casual que proliferan en Londres. Se caracteriza por ofrecer productos muy saludables, smoothies, etc. Llegaron hace un par de años a un acuerdo con Sainsbury’s para instalar corners en los supermercados, y ya tienen unas 10 concesiones.

Acaban de anunciar el desarrollo de una gama de platos preparados que van a vender en Sainsbury’s también, aunque en este caso son productos para la zona del food to go más que para la de platos preparados.

Es muy interesante ver como Sainsbury’s está dispuesto a ceder algo de protagonismo a otras marcas en este espacio. La comida Food to go y los Platos Preparados están dominados por las marcas de los distribuidores, y apenas hay marcas de fabricante bien posicionadas en estos espacios. Sin embargo Sainsbury’s está introduciendo multitud de nuevas marcas que atraigan a clientes más jóvenes, muchas veces en las zonas de impulso de las tiendas convenience, donde ubica las que llama “Future Brands“, y sin duda estos dos acuerdos se enmarcan en esa ambición de atraer a otro tipo de cliente al que tradicionalmente va a comprar a sus tiendas.

En productos frescos y refrigerados, la MDD de las cadenas tiene una presencia destacadísima. Pero igual no es suficiente para poder seguir siendo atractivos, tienen que poner más marcas en estas secciones. Tesco ha desarrollado alguna gama de MDD que parece de fabricante (Wicked Kitchen por ejemplo) y Sainsbury’s parece se inclina por este otro camino. Seguramente es una buena oportunidad para los fabricantes.

Sainsbury’s: primera tienda sin cajas.

La semana pasada la cadena abría la primera tienda sin cajas abierta al público, yendo un poco más allá que los pilotos que están haciendo otras cadenas como Tesco y The Coop, y esta mañana me he acercado para experimentar de primera mano una compra hasta hace bien poco considerada futurista.

En la carrera de facilitar la compra convenience a los clientes y en hacerla más rápida, el pago ha sido siempre uno de los procesos más delicados: se tiene que invertir más tiempo, los clientes pueden irse si ven mucha cola, y si pones demasiadas facilidades seguramente el hurto crezca. Por otro lado, las tiendas son cada vez más pequeñas, y los surtidos están muy afinados, por lo que es posible encontrarlo todo muy fácilmente y acelerar el paso por tienda.

En el convenience reinan las cajas de autocobro, cada vez más estilizadas y pequeñas, e incluso en algunas tiendas ya ni hay puestos de cobro atendidos. En un buen número de estas tiendas ya ni se puede utilizar dinero en efectivo porque solamente admiten tarjetas de crédito. Pero por más que se agilice el paso por caja, en horas punta en muchas de las tiendas convenience es fácil encontrarse una cola de clientes que quieren pagar y salir.

El Tesco de antes de Dave Lewis hizo varias pruebas con medios de pago, desde desarrollar una App ya en el 2014 parecida a la que presenta aquí Sainsbury’s, o la famosa prueba de pagar de forma rápida con una pulsera de pago. Ahora, además de los pilotos de Tesco y The Coop tenemos la App de Scan & Go de Marks & Spencer, donde en unas cuantas tiendas el cliente puede escanearse la compra y pagar en la propia App.

Como vemos, la novedad fundamental de esta iniciativa de Sainsbury’s es que la tienda no tiene cajas, pero no aporta nada más de forma fundamental. La tienda también es algo especial: es la tienda piloto que tienen enfrente de sus oficinas centrales para hacer pilotos de convenience. Han quitado del surtido muchos productos que les podrían dar problemas (periódicos, productos con alcohol, etc), y el surtido está centrado en comida para desayunar y para el almuerzo, dejando de lado lo demás. Por lo tanto, es una compra muy simplificada, y tiene todo el sentido del mundo porque va dirigida a las personas que van a comprar tres o cuatro referencias, en las que la velocidad de paso por tienda va a ser algo muy importante.

dav

El App se puede utilizar en un buen número de tiendas convenience repartidas por el país (más grandes que esta), pero que mantienen las cajas a la salida de la tienda.

El proceso de compra es muy sencillo, pero en caso de haber problemas – recordemos que esto es un piloto – el personal de tienda está muy atento para echarte una mano, y en la zona de salida puedes pagar la compra en efectivo o con tarjeta, de forma excepcional.

La verdad es que aunque pueda parecer algo incómodo no lo es tanto para una cesta de muy pocas referencias, pero se agradecería una cierta adaptación del packaging de los productos, como por ejemplo, códigos EAN frontales para que puedas escanearlos sin tener que manipular el producto, o que estén en las estanterías como pasa con algunas referencias a granel.

A la espera de las primeras tiendas de Amazon Go en Londres, que parece que van a aparecer pronto, ya podemos en Sainsbury’s y Marks & Spencer hacer compras sin pasar por caja de forma tremendamente fácil.

The Coop, éxito del convenience. Resultados FY2018.

The Coop, el supermercado con más tiendas del país y con un foco exclusivo en el convenience, presentó ayer los resultados del ejercicio 2018.

La cadena ya no cierra tiendas, y acaba el año con 2.582 tiendas, 50 más que el año pasado. Pero seguramente, la noticia del año es la compra del negocio mayorista de Nisa, la central de compras que vendía a 4.000 pequeños supermercados independientes. Esto le ha permitido que las ventas crezcan un 14% en un año, y los beneficios del negocio alimentario crezcan un 12%.

Las ventas totales son de £10.200 millones, y £7.300 millones son a través de sus propias tiendas convenience. Este canal logró crecer un 4.4% en ventas comparables, cumpliendo así con los objetivos de su plan de reorientación del negocio hacia las soluciones convenience.

En el periodo han abierto 100 tiendas y renovado 138. Y han donado £19 millones a fundaciones caritativas, que han recogido del 1% de las ventas de MDD que los miembros de su club de fidelización deciden donar.

El negocio mayorista le permite vender a más de 4.000 pequeños supermercados. Coop ofrece su catálogo de productos y unas 2,000 referencias de su gama de MDD a las tiendas con la marca Nisa y CostCutter. Como en el caso de Morrisons y McColls, Coop mejora en precio y servicio a la central de compras anterior, y donde más se nota la diferencia es en los productos frescos, donde el mayor negocio de The Coop permite un mayor surtido y rotación de los mismos, por lo que la calidad en las tiendas es mucho mejor que bajo el anterior modelo. De forma similar a The Coop, el 0.6% de las ventas de la gama de MDD en las tiendas Nisa y CostCutter se destina a obra social.

Coop también está realizando un piloto de tienda online, sirviendo pedidos desde una tienda en Londres a clientes que vivan cerca de la misma, y en Manchester han abierto una tienda dentro de sus oficinas sin cajas, donde los empleados escanean y pagan la compra desde su móvil.

Fuente The Coop

Dicen que la expansión del discount les está favoreciendo. Aldi y Lidl están abriendo tiendas en las afueras de los pueblos donde The Coop tiene presencia, y mientras la compra principal se la lleva el discounter, ellos se llevan la compra entre semana, de productos frescos y leche. Aunque también tendría lógica que los clientes aprovecharan estos viajes para reponer y compraran también en The Coop las marcas que no encuentran en los discounters.

En el 2019, además de la expansión del negocio mayorista y online, quieren explorar la oportunidad de las franquicias, y que los propios supermercados independientes puedan tener la marca The Coop en sus tiendas.

Aldi Local en Londres.

En el gran consumo las cosas suelen converger… algunos apuntan en una dirección distinta, y si no se tropiezan, los demás “convergen” hacia lo que parece funcionar. También estamos viendo como los restaurantes se supermercadolizan, y los supermercados se parecen cada vez más a una cafetería o un restaurante fast casual.

También ha pasado algo parecido entre los supermercados que se llaman convencionales, los Tescos, Asdas etc, y el discount, que mientras que unos se despojan de elementos superfluos y se vuelven sosos, el discount va ganando elementos y ya casi que no podemos llamarlo discount…

Las nuevas tiendas de Aldi (el de UK es el Aldi Süd) están muy bien, y ahora se atreven a entrar en la cuestión de tener distintas marcas para distintos formatos. Hace 10 días el retailer alemán abría una nueva tienda en Londres, a pie de calle, y en vez de llamarla Aldi como todas las demás, esta la llaman Aldi Local.

Aldi ya tiene otras tres tiendas iguales a esta, abiertas hace unos años, pero con esta es la primera vez que se anima a segmentar, y llamarse Aldi Local.
Las diferencias con las tiendas habituales son: una tienda más pequeña que que el tamaño habitual (unos 500m2), con un 25% menos de las referencias de las más grandes según The Grocer, sin ofertas especiales semanales (que se pueden comprar online) y sin parking. Está a pie de calle, en una de las calles comerciales típicas británicas, el high street, y tiene un horario comercial algo más amplio que las tiendas en retail parks. No es una tienda convenience, demasiado grande, y ni tiene cajas de autocobro ni máquina de cafés!

El surtido de frescos, panadería y vinos parece tan grande como el de las tiendas habituales, y una diferencia apreciable es el tener una cabecera de lineal con oferta de platos preparados, “comida para esta noche”, que en las otras tiendas se ubica más adentro del local. Y como en todos los Aldi, lleno de banderas británicas.

Aldi y Lidl ya no hacen sufrir tanto a los demás supermercados británicos como hace cinco años, pero siguen siendo los que más crecen en un mercado en el que los demás apenas tienen alegrías. Los dos están trabajando en mejorar sus propuestas urbanas, para poder abrir tiendas en las ciudades, adaptándose mejor a los locales que se encuentran a pie de calle y así seguir creciendo gracias a su propuesta de precio y calidad razonables.

Cuando acaben con este rango de tiendas, veremos un Aldi Express?

Ubamarket: la App para comprar con menos plástico.

Todavía no se han generalizado las Apps de “Scan & Go” (que te permiten escanear los productos con tu móvil y pagar directamente en la App sin tener que pasar por caja) y ya están evolucionando para incorporar nuevas utilidades para la persona que está haciendo la compra. Al final, se trata de utilizar los datos que se tienen de una forma práctica. 

Fuenta Ubamarket

Ubamarket es una App que lleva poco tiempo en el mercado, pero que permite a los supermercados implantar una solución de Scan & Go fácilmente. La propia industria ya reconoce su innovación, y les ha concedido el premio IGD a la mejor inciativa en ECommerce del año. Trabajan con supermercados independientes, y permiten que la App tenga la imagen del propio supermercado, y así generar una mayor confianza en los consumidores de que están usando una App propia de la tienda para hacer sus compras. Además de la aplicación de comprar y pagar desde la App, Ubamarket también incluye la posibilidad de hacer listas y mapas de la tienda, para guíar al consumidor por la misma según lo que quiera comprar. 

Indudablemente, la capacidad de la App no es solamente almacenar precios, ubicaciones y gestionar los pagos. Cada una de las referencias puede tener mucha más información de utilidad para los consumidores. Ya hemos visto algunas aplicaciones de realidad aumentada en tiendas que te alertan si hay algún producto de oferta, o si contienen frutos secos si le dices que eres alérgico, y así evitas comprar productos que debes evitar. Y la App de Ubamarket tiene lo mismo, lo distinto es que te alerta cuando escaneas el producto. Lanzaron hace un mes la alertas sobre los alergenos, y ahora han añadido información sobre el packaging, de forma que cuando escaneas el producto puedes ver información del packaging: materiales, cantidades, y si se recicla o no. 

Para anunciar esto se apoyan en un pequeño estudio, una encuesta a 2,000 adultos británicos. El 82% piensan que hay un exceso de packaging de plástico y que es necesario reducirlo. 44% buscan activamente información y productos con menos plástico en el envase, y el 77% piensan que la distribución alimentaria y la industria son los responsables de la mayoría de la contaminación por plásticos. Gracias a la información que ofrece esta App, los compradores pueden decidir si compran o no un producto basándose además en la cantidad y el tipo de plástico del envase del producto.

Co-op On The Go: nuevas tiendas para compradores veloces.

Si hace muchos años lo habitual era abrir tiendas cada vez más grandes y poner los productos que el cliente siempre compraba al fondo de la tienda para que recorriera el mayor número posible de pasillos, la tendencia ahora es a hacer tiendas cada vez más pequeñas, más focalizadas, y que permitan al cliente comprar a la mayor velocidad posible.

Screenshot_1
Fotografía: The Grocer / The Co-Op

The Grocer nos habla del último modelo de tienda de The Co-Op, que tiene este mismo objetivo: entrar y salir lo más rápido posible. El nuevo formato está diseñado para convertirse en tienda destino de los clientes que quieren comprarse el desayuno, un almuerzo o la cena de ese mismo día. Está dividida en dos zonas, la de comida para ahora y la de comida para más tarde, y cuenta con mesas de autoservicio donde los clientes pueden coger una sopa para consumir al momento, o copos de avena preparados para desayunar al llegar a la mesa de la oficina. Además el surtido presta especial atención a las demandas de los consumidores de productos saludables (algo que un buen número de ellos echa de menos en las tiendas convenience), con una presencia destacada de opciones vegetarianas y veganas.

Screenshot_3

Y además un buen número de cajas de autocobro, en las que solamente se puede pagar con tarjeta.

Las credenciales de sostenibilidad vienen reforzadas por la elección de algunos de los materiales con los que se ha decorado la tienda, y por un surtidor de agua potable donde los clientes pueden rellenar sus botellas de agua.

Screenshot_6

Es normal que las cadenas estén prestando cada vez más atención a este segmento del mercado, que no para de crecer y que, según el IGD, alcanzará una facturación de más de £23.000 millones en el año 2023, creciendo a mayor ritmo que el total del mercado. El Food To Go ya supone un 30% de los tiquets de las tiendas convenience, y comprar la cena supone un 23%. The Co-Op, que lleva años dirigiendo sus esfuerzos para convertirse en una cadena que domine el convenience, parece acertar con este formato pequeño para clientes pobres en tiempo. A esta apertura en Manchester se le sumarán dos más en Londres en los próximos meses, previsiblemente en los locales que le ha comprado a Wairose donde esta cadena no ha podido hacer funcionar su propuesta convenience, Little Waitrose.

 

Morrisons: Ideas para Millennials.

Morrisons está pasando por un momento muy dulce, tras una buena temporada en números rojos, y acaba de publicar sus mejores resultados en 10 años.

El actual CEO, David Potts, y su equipo, mucho ex Tesco que se fueron de allí cuando Phillip Clarke llevaba las riendas, han conseguido afinar la estrategia del equipo anterior, corrigiendo las decisiones que les llevaron al fracaso y potenciando todos sus elementos positivos. No se supo implantar bien la brillante idea de posicionarse como referentes en productos frescos ofreciendo calidad valor y expertise, y a la vez que abrían tiendas espectaculares en las que los analistas hacíamos cola para entrar, dejaban de interesar a sus clientes más habituales que se iban a Lidl y Aldi.

Estos días, a la vez que van anunciando medidas para reducir el uso del plástico, acaban de comunicar un par de medidas muy interesantes, pensadas para los clientes que no van a sus tiendas: los clientes online.

Morrisons Eat Fresh HowItWorks.80bbb51d.png

Se atraven a lanzar la enésima caja de menús por suscripción, copiando elementos de Hello Fresh, Gousto y Oddbox, pero dándoles un toque Morrisons. Se llama Eat Fresh y cuenta con el posicionamiento habitual de la cadena sobre el origen y la calidad de sus frescos, pero más barata que los competidores. La caja semanal de tres cenas para dos personas cuesta £25 frente a las £30 de Hello Fresh o incluso los casi £40 de otros competidores más premium.

La otra idea es reforzar su oferta para consumidores vegetarianos y veganos, con una gama de platos preparados vegetarianos, de los del estilo “receta típica de carne pero sin carne”, y quesos veganos. Posiblemente no sean productos muy adecuados para los clientes en las tiendas. Pero tienen como objetivo que sean muy relevantes para el tipo de cliente que compra online, ya sea en Morrisons.com o clientes de Amazon Prime o Fresh, que compran en la web de Amazon pero es Morrison quien sirve los pedidos de alimentación MDD y frescos.

La unidad de negocio mayorista es uno de los grandes éxitos de la cadena. Venden a Amazon, a la cadena de tiendas convenience McColl’s (productos de MDD con marca Safeway) y acaban de firmar un acuerdo con una cadena de supermercados de Tailandia, Big C. Esperan que a finales de año las ventas de esta unidad superen los £1.000 millones (5% de las ventas).

 

 

Waitrose: entregas compras alimentación en dos horas.

Waitrose Rapid Delivery Shop.jpg

Waitrose & Partners se suma también a las entregas ultra rápidas de compras online de gran consumo en Londres: acaban de lanzar el servicio Waitrose Rapid Delivery. La cadena dice que un número importante de sus clientes (sobre todo los más jóvenes) están dejando de hacer la compra grande semanal y la realizan distribuida a lo largo de la semana, con casi dos tercios de ellos visitando regularmente más de un supermercado al día, según la misión de compra del momento. Con esta iniciativa Waitrose quiere dar servicio a los consumidores pobres en tiempo que demandan inmediatez, y naturalmente, poco sensibles al precio.

Por ahora solamente cubre el centro de Londres (parte de la city y el West End), algunos barrios del Oeste (Kensington, Chelsea y Fulham) y dos zonas de Croydon, donde dice Waitrose que hay muchos compradores de convenience a los que les puede ser útil este servicio.

Como las otras iniciativas, el cliente puede elegir entre un surtido limitado (esta vez 1,500 referencias) un máximo de 20 unidades que se entregan en bicicleta. El surtido es bastante completo, e incluye productos frescos, platos preparados y bebidas alcohólicas, pensado para la persona que compra la cena. La compra mínima es de £10 y el cargo por entrega es de £5.  El cliente puede elegir entrega el mismo día eligiendo la hora, o recibir los productos lo antes posible dentro de un plazo de dos horas. El servicio tiene una web dedicada.

El propio personal de Waitrose conforma los pedidos, tomando productos de dos tiendas Waitrose o del dark store que tienen en el sur de Londres. Pero las entregas las realiza personal de otra empresa (un modelo seguido por M&S y otros) que se llama On the Dot, una subsidiaria de la empresa de logística City Sprint. On the Dot ya trabaja con otras cadenas de retail y restaurantes, y dice tener capacidad para hacer entregas al 88% de la población británica.

Tesco ofrece un servicio parecido a través de su App Tesco Now. 20 productos con un coste de entrega de £8 para entregas en una hora, y £4 para entregas en un plazo de dos horas, pero cubriendo las zonas 1 y 2 de Londres.

Sainsbury’s: comprar sin pasar por caja en Londres.

Sainsbury’s ha traído al sur de Londres su piloto de tienda en la que es posible hacer la compra con su App, escanando los productos y pagando en la misma App. Es decir, no hace falta pasar por caja. No es la experiencia Amazon Go, pero se le va acercando. Y aporta velocidad a un tipo de compra donde el cliente apenas se va a llevar tres o cuatro productos y lo que prima es la velocidad a la que puede salir de la tienda una vez ha decidido qué llevarse.

Sainsbury’s llevaba dos años probando el App en una de las tiendas convenience que tiene cerca de la estación de Euston, con un número restringido de usuarios. Y ahora pone en marcha la iniciativa en una de sus tienda Local en el sur de Londres. La llama “Sainsbury’s Smartshop”.  La tienda no tiene sensores en las estanterías ni cámaras para seguir el movimiento de los clientes por la tienda, y por ello los propios clientes son los que tienen que escanear los productos utilizando el escaner de la App de Sainsbury’s, y una vez tienen todo, pagar en la propia App.

Sainsburys SmartShop scan pay  go trial  customers scanning their shopping with their smartphone  fo.jpg
Fotografía de Sainsbury’s.

Tiene todavía algunos inconvenientes, como por ejemplo los productos con alarma anti hurto, que tiene que desactivarse antes de salir de la tienda, o en el caso de alcohol y otros productos de venta restringida, el personal tiene que verificar que el cliente tiene la edad requerida para la compra.

Pero sin duda va a ser una herramienta muy popular en las tiendas donde se implante. En algunas tiendas del centro de Londres, o Canary Wharf por ejemplo, es posible ver más de 200 personas haciendo cola al medio día para comprarse un bocadillo y una botella de agua. Cuando sea posible escanear y pagar directamente con el App estas colas se reducirán drásticamente, y la experiencia de compra mejorará ostensiblemente. De hecho Tesco hizo unas pruebas hace unos años para llevar a cabo algo parecido.

La tienda sigue teniendo cajas registradoras donde pagar la compra, y según Sainsbury’s sigue empleando el mismo número de personas que antes de implantar este sistema. Una de las cuestiones que se nos ocurre debería preocupar son los robos de producto, pero dice Sainsbury’s que no les ha parecido que aumente al implantar este sistema.

El tipo de tienda donde lo prueban es de las llamadas “convenience”, donde los clientes pueden llegar a entrar varias veces cada semana, para comprar por ejemplo algo para comer en el momento, o unos platos preparados para cenar en casa. Son compras de pocos productos, en muchos casos los clientes no cogen ni cesto. Y es habitual que la mayoría de las cajas sean de autocobro, no acepten dinero en efectivo y solamente se pueda pagar con tarjeta, y además, no impriman tiquets de compra (solamente si el cliente lo pide expresamente).