Iceland: competir para ser el líder en sostenibilidad.

Los elementos tradicionales que utilizaban los supermercados para competir entre ellos (precio, surtido, servicio…) han dejado de ser suficientes en el mercado británico, y la carrera por ser relevantes les está haciendo competir en otros campos.

Tras la guerra de precios ahora estamos en la guerra de valores, y hay una carrera por demostrar que se es el más verde, el más saludable y el que está más en sintonía con las aspiraciones de los clientes actuales. Es algo que siempre ha estado presente (basta ver los posicionamientos de Waitrose y Marks & Spencer, o el gran desarrollo que hizo Sainsbury’s para posicionarse como una cadena de valor y valores) pero últimamente se ha acentuado un poco, con cuestiones como el plástico, el desperdicio, etc.

20180510_092616_resized.jpgIceland, una de las cadenas más pequeñas del Top 10, parece estar dispuesta a aprovechar las causas que surjan para diferenciarse. No se trata de un supermercado sofisticado, la experiencia de compra es regular comparada con las otras cadenas, aunque son seguramente la enseña a imitar si nos fijamos en congelados, la categoría donde tienen el expertise. Pero en lo que llevamos de año ya ha lanzado un par de iniciativas significativas para posicionarse en el espacio de la sostenibilidad, algo que parece alejado de la esfera donde Iceland se mueve, pero que indica su ambición de escalar posiciones en el ranking y atraer a nuevos tipos de clientes más concienciados con estas cuestiones.

La primera se hizo pública nada más anunciarse que el gobierno estaba trabajando en el desarrollo de una estrategia para reducir los residuos plásticos generados en el país, y mejorar las tasas de reciclaje, con el objetivo último de alcanzar la cuota “residuo cero” en plásticos en 25 años. Inmediatamente Iceland anunció que se comprometían a eliminar el plástico de los envases de sus productos de MDD antes del 2023. Están trabajando en utilizar nuevos productos con materiales basados en el papel y el cartón, y que se reciclen fácilmente.  Posteriormente, otras cadenas como Waitrose anunciaron sus objetivos al respecto, y un grupo de fabricantes y distribuidores han publicado un compromiso genérico para reducir tambíen la cantidad de plástico que se pone en el mercado y reciclar más cantidad del que se ponga en el mercado.

El otro compromiso de Iceland es el de retirar de las formulaciones de sus productos de MDD el aceite de palma antes de acabar el año. No es una cuestión de salud, es una cuestión de sostenibilidad. Dicen que no tienen garantías de poderse aprovisionar de aceite de palma “responsable” (que no contribuya a la deforestación ni a la extinción de los orangutanes) por lo que han decidido cortar por lo sano. El aceite de palma se sustituye por otros aceites como el de girasol, colza, etc.

Sin duda las cadenas buscan nuevos campos en los que competir y ganarse el favor de los clientes. El precio lo es casi todo,… pero no todo.

Anuncios

MSC nombra a Aldi y Sainsbury’s los más sostenibles en UK.

MSC Ranking full_msccompare.jpg
Fuente MSC

Cada año la organización MSC publica su ránking de las cadenas de gran consumo, valoradas según el número de referencias que venden de productos certificados con su estándar.

El año pasado Sainsbury’s fue la cadena que se llevó el honor, y en esta ocasión ha quedado segundo tras Aldi. Lidl, el otro discounter alemán en UK, queda tercero.

Aldi tiene un 79% del surtido analizado certificado por MSC. Sainsbury’s un 76% y Lidl un 72%. Pero si miramos el número de referencias, Sainsbury’s seguiría liderando el ránking, con 226 productos. En segunda posición quedaría Tesco, con 148 productos.

El ránking naturalmente considera la certificación propia del MSC, pero en el Reino Unido convive con otras, y es por eso por lo que las cadenas premium como Waitrose y Marks & Spencer, que tienen desarrollos sólidos en el ámbito de la sostenibilidad (por ejemplo, fue muy famosa la campaña de Marks & Spencer Forever Fish, que entregaba el dinero que recaudaban por la venta de bolsas de plástico a fundaciones que se dedicaban a recuperar los océanos) no aparecen en los primeros puestos. Ambos utilizan otras certificaciones para asegurar que su pescado viene de caladeros sostenibles.

En general, como ya hemos comentado en otras ocasiones, los consumidores británicos suelen estar dispuestos a pagar algo más por productos de calidad y con atributos como la sostenibildiad. Pero también es verdad que la competencia entre supermercados les hace buscar diferenciarse entre sí con este tipo de iniciativas. Según un análisis que llevó a cabo Client Hearth el año pasado, la absoluta mayoría (97%) de los productos del mar que se vendía en el gran consumo británico proceden de caladeros sostenibles, certificados por algunos de los estándares que forman parte de la Sustainable Seafood Coalition. Los supermercados han apostado por la sostenibilidad en la categoría de los productos del mar, y los fabricantes han tenido que adaptarse, y poco a poco, las empresas de foodservice como Compass también van buscando reforzar la integridad de su cadena de suministro elevando las credenciales de sostenibilidad.

Es una tendencia imparable, y el MSC indica que el número de referencias sostenibles ha crecido un 60% en los dos últimos años.

Sainsbury Good Catch.jpg
Sainsbury’s muestra sus credenciales de sostenibilidad en el punto de venta.

Morrisons renueva su MDD Primer Precio.

Morrisons savers-image.jpg

La revisión del surtido y de los productos de MDD en UK es continua. Morrisons acaba de presentar su nueva versión de la grama de primer precio, una gama importante porque le permite atraer a clientes con poco poder adquisitivo que no quieren gastar mucho en alimentación, y que suelen llevar su gasto a discounters.

La gama está disponible desde el mes pasado, y cuenta con 400 referencias. Aunque la gama mantiene el carácter básico, han realizado varios cambios en ella. Tiene 100 nuevos productos, un nombre “nuevo” (recuperan el original de M Savers (*) con el que introdujeron la gama en el 2012, dejando de lado el de Morrisons Value que tenían ahora), y cambia el aspecto del amarillo al blanco. Siguen siendo productos asequibles a un nivel de calidad correcto.

También están trabajando de forma intensa en frutas y hortalizas, con una mejora de calidad y extendiendo la gama de las frutas feas, que ellos llaman Frutas y Verduras  “Wonky” (frutas torcidas). Hasta ahora esta marca ha sido un poco un instrumento de relaciones públicas, con el que reaccionaban a problemas (empezaron como reacción a  los problemas que tuvieron con los chefs de la tele porque Morrisons – y otros – se negaba a aceptar hortalizas con defectos cosméticos, y luego aprovecharon problemas puntuales como excesos de producción o malas condiciones que afectaban a la forma de los productos para decir que ellos admitían esos productos feos para ayudar a los agricultores). Ahora pretenden que sea una marca con presencia constante y amplia en sus lineales. Han ido introduciendo tambíen proveedores internacionales para tener referencias de los productos todo el año (ya cuentan con unos 500 productores) y amplían el compromiso de “comprar la cosecha entera salga como salga” hasta alcanzar unos 300 productores en el 2019. Sin duda estos productos contribuyen a que la percepción del precio sea más positiva para Morrisons, y en estos tiempos de inflación y poca confianza de los consumidores, se situa de su lado para ayudarles a gastar poco.

Ampliar la gama de primer precio parece un buen paso para Morrisons, que trata de recuperar con el tiempo la imagen de retailer de precio que tenía antes de la compra de Safeway.

Morrisons Wonky Grapes.jpg

(*) Una nota curiosa sobre la introducción de M Savers en su momento. En aquel entonces los clientes de Morrisons, sobre todo en el norte del país, eran muy de precio. Y los discounters todavía no eran tan populares como ahora. En ese contexto, la introducción de una nueva gama de MDD de primer precio (algo que Morrisons no tenía entonces) supuso una verdadera revolución. La aceptación de sus clientes fue muy positiva de forma inmediata. El problema, la canibalización de las ventas… lo que se ganaba con M Savers se perdía de ventas en la gama media de Morrisons. Seis años después, los clientes son distintos y el entorno competitivo ha cambiado mucho, y seguramente no les pasará lo mismo.

Aldi UK contra el desperdicio de alimentos.

Aldi Love Food Hate Waste C_LFHW-BAN-2_20170821_UK.jpg

Otra cadena más en el Reino Unido que muestra su compromiso para luchar contra el desperdicio alimentario, marcándose objetivos y poniendo en marcha iniciativas para reducir el desperdicio.

No han publicado datos de lo que tiran, comparado con otras cadenas, pero es importante asumir compromisos. El suyo es que antes del 2030 van reducir el desperdicio a la mitad.

La acción que les va a reportar una mayor reducción es el reforzar los mecanismos de colaboración con bancos de alimentos. Quieren trabajar más cerca de FairShare  (la organización que lleva alimentos a los bancos de alimentos) para ser capaces de donar más productos que están a punto de superar fecha de caducidad.  Empezaron a redistribuir este tipo de productos en el 2015, y ya han donado más de mil toneladas en el Reino Unido e Irlanda. Este año han empezado a trabajar con FoodCloud, la empresa que facilita que los supermercados donen directamente a bancos de alimentos los productos, sin necesidad de intermediarios que no llegan a todos sitios.

En la parte de prevenir el desperdicio, van a implantar una campaña de concienciación en tiendas utilizando las recomendaciones de WRAP UK, educando a los consumidores y proponiéndoles consejos de conservación de los alimentos. También trabajan con los proveedores mediante dos programas:

  • la colaboración con Company Shop, la fundación que compra excedentes a los proveedores a un precio descontado y luego los vende en sus tiendas en zonas deprimidas del país. Empezaron el programa en el 2015, y ahora participan unos 600 proveedores y se han redistribuido 1600 toneladas de productos.
  • colaboración en varios grupos de trabajo con otras cadenas, proveedores y empresas de logística, donde buscar formas de reducir el desperdicio en la cadena de suministro. WRAP lidera uno de estos grupos, Friends of Champions, y otro más del IGD destinado a elaborar informes y compartir datos que permitan a todos mejorar.

Tesco fue una de las primeras cadenas en marcarse objetivos contra el desperdicio, y poco a poco el resto de cadenas (Asda, Sainsbury’s, etc) se les va uniendo en este cometido.

Pret a Manger regala para que regales.

IMG_7281.jpg

La reconocida cadena de restauración rápida Pret a Manger vuelve a ser noticia gracias a una iniciativa “amable”.

Desde que empezaron el negocio han prestado atención a las cuestiones de responsabilidad social, siendo su principal iniciativa la donación a bancos de alimentos de los productos que sobraban al final del día. Incluso tienen sus propias furgonetas de reparto, por lo que no siempre los bancos de alimentos tienen que ir a las tiendas a recoger la comida, a diferencia de otros agentes que reparten su comida. También  tienen su propia fundación, la Pret Foundation Trust, que se dedica a trabajar con las personas sin hogar, tratando de reintegrarlas en la sociedad a través de ofrecerles un puesto de trabajo.

La última iniciativa pretende repartir alegría: van a regalar 300,000 cafés gratis durante esta semana a clientes escogidos al azar. Pero les pedirán a los escogidos que regalen el café a otra persona, y así crear momentos agradables. Ya regalan cafés a los clientes cuando los ven muy agobiados, lo llaman “amabilidad aleatoria” y con esto esperan crear más apego a su marca.

Entonces, al comprar tu comida en Pret, el dependiente puede decidir entregarte tambíen un cupón “regala una sonrisa” que se puede canjear por un café hasta finales de Abril. La condición es que lo regales a alguien!

The Coop: mayor compromiso con el comercio justo.

Tras una etapa en la que pusieron el precio por delante de los valores, The Coop ha recuperado su inciativa de dar ejemplo en cuestión de valores, y lleva un año aproximadamente desarrollando nuevas inciativas para reforzar sus credenciales.

A la utilización de carne de UK en todas sus referencias de MDD, la promesa de utilizar también solamente chocolate de comercio justo en su MDD, se le une ahora la promesa de utilizar tambíen en todos sus productos de MDD únicamente té, café y plátanos de comercio justo.

Su objetivo es crear una nación de clientes de comercio justo.

El logo de Fair Trade es uno de los más reconocidos por los consumidores del Reino Unido. Lleva más de 20 años presente en las vidas de los británicos, y lo reconocen un 72% de los compradores.

Las flores también son otro producto en el que The Coop está trabajando, aunque por ahora no ofrecen el 100% de flores de comercio justo.

En los últimos tiempos el sello Fairtrade ha sido cuestionado y estó se materializó en que Sainsbury’s, otra de las cadenas que más apuesta por el comercio justo, decidiera diseñar su propio programa de comercio justo y empezar a aplicarlo al té.

111369_fairtrade-chocolate.jpg

Tesco: análisis de la brecha salarial.

Tesco Female Colleagues
Fotografía de Tesco.

El líder del gran consumo en cuota de mercado quiere volver a liderar también a base de nuevas iniciativas y responder antes a las demandas de la sociedad y el gobierno.

Han estado trabajando intensamente en recuperar las relaciones con los proveedores tan dañadas tras los escándalos contables, y en recuperar la confianza de los consumidores con una serie de medidas de relaciones públicas (azúcar, productos saludables, nueva MDD, etc) y de transparencia (datos de la merma).

Ahora acaban de publicar los datos de la brecha salarial entre los hombres y mujeres que trabajan para Tesco. No es algo que hagan voluntariamente, dado que el gobierno ha regulado que las empresas de más de 250 empleados lo hagan en abril, pero ellos se han adelantado al resto de cadenas. No hace mucho eran los discounters los que aprovechaban estos cambios para ser ellos los primeros en hacerlos, y así ganar reputación.

Según sus datos, para la totalidad de trabajadores de Tesco la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 12%. Si toman solamente los mandos intermedios, la brecha se reduce al 8.7%. En el análisis que han hecho concluyen que esta diferencia está justificada en parte en que los hombres escogen con más frecuencia los turnos de noche y de días de fiesta, mejor pagados. Si se quitan estos bonus, la brecha para los mandos intermedios es del 2.7%.

Han puesto en marcha medidas para reducir esta diferencia, y para incorporar más mujeres en puestos directivos. En la actualidad suponen el 25%, y quieren alcanzar el 30%  en el 2020.

Tesco, Asda y Sainsbury’s tienen demandas abiertas por parte de colectivos de trabajadoras que se consideran peor pagadas que los hombres que realizan su mismo trabajo.

Which? Elige a Aldi mejor supermercado en UK.

Aldi Team GB Winter Olympics.jpg

La asociación de consumidores Which? elige cada año el supermercado favorito del país, basándose en casi 7,000 encuestas a shoppers en las tiendas, donde se valoran un buen número de elementos, desde la relación calidad/precio, el aspecto de la tienda, la calidad de los frescos y la MDD, etc.

Los últimos tres años Waitrose se había llevado el reconocimiento, pero este año el discounter Aldi ha recuperado el trono que ya había alcanzado en 2014, mientras que la cadena premium ha descendido hasta el cuarto puesto. Marks & Spencer retiene el segundo puesto, gracias a la calidad de sus productos y sus tiendas. La diferencia entre ambas cadenas es de 1 único punto, Aldi consiguiendo 74 y Marks & Spencer 73.

Los consumidores han valorado de forma muy positiva algunos de los elementos clave de los discounters, como es la relación calidad/precio, la facilidad de encontrar los productos en la tienda, y las ofertas especiales. También puntuaron muy alto en la calidad de su MDD y los productos frescos. Entre los elementos peor valorados, la asistencia en tienda.

Lidl ha alcanzado la tercera posición, y del Top 4, destacar que Sainsbury’s ha quedado en último lugar con 62 puntos.

Which? también realiza un ejercicio similar para los supermercados online. Iceland ha vuelto a alcanzar la primera posición, pero esta vez la comparte con Ocado. Es la primera vez que se incluye AmazonFresh entre los supermercados valorados, y ha quedado en quinta posición.

Aldi Morrisons Price Crunch.jpg
Los clientes de Aldi valoran muy alto la relación calidad / precio.

Iceland: MDD sin plástico.

El plástico es el nuevo demonio y tiene que desaparecer de nuestras vidas. Desde que el 10 de enero el gobierno anunciara que quiere tomar medidas contra los envases de plástico que contaminan nuestro entorno, varias cadenas y fabricantes han anunciado drásticos compromisos de reducción del uso de envases.

No es algo nuevo en UK. Últimamente teníamos en marcha un par de campañas que habían nacido en la sociedad civil contra los vasos de café de un solo uso, y las pajitas de plástico de los bares, esta última llevada por el periódico Evening Standard con noticias casi a diario. Y mucho antes de esto, las cadenas ya tenían sus planes de reducción de packaging, con o sin compromisos, pero siempre tratando de no poner material innecesario en la cadena de suministro.

Iceland fue la primera cadena en anunciar sus iniciativas para reducir su uso de plástico, eliminando los materiales plásticos de su MDD antes del 2023. Es un proyecto en el que llevaban casi un año y medio trabajando, y que anuncian ahora.

Iceland Plastic DT_C7LnWAAAinN8.jpg

Y esta semana presentan dos nuevas gamas de platos preparados congelados diseñados con esta filosofía de reducir el plástico. El packaging es 90% papel en varias formas, envase exterior y bandeja, y solamente un 10% es plástico, el film que sella la bandeja, y que esperan sustituir en breve por compuestos de celulosa.

Iceland Hungry Heroes I.jpg

Las dos gamas son Hungry Heroes, para niños (con la prescripción del foro de amas de casa Channel Mum), y Mumbai Street Food, platos indios de pequeño formato para combinar en una comida, imitando el street food de la India.

Después de Iceland Waitrose anunció un compromiso de eliminar las bandejas de plástico negras de su MDD. También hemos leído sobre Coca Cola, y una iniciativa muy agradable: volver  a poner fuentes en las calles, para reducir la compra de botellas de agua en las tiendas, y facilitar que se puedan rellenar.

Iceland Waitrose.jpg
Iceland felicita a Waitrose por su compromiso de dejar de usar las bandejas de plástico negro. Va a ver una carrera por demostrar quien es más “environmentally friendly”?

Tesco: más ideas contra la merma.

Tesco Waste.jpg

Tesco es una de las empresas del gran consumo británico que más iniciativas está llevando a cabo en el ámbito del desperdicio alimentario, reflejando su posición de liderazgo en el mundo del gran consumo. Quieren ser los primeros en alcanzar el objetivo de no tirar alimentos aptos para el consumo, y esperan alcanzarlo  durante este año fiscal.

Pioneros en medir el desperdicio que generan (un 1% del volumen que venden), están tomando muchas medidas para ir reduciendo este volumen y así reducir su impacto. Algunas empresas que son proveedores de Tesco me han hablado del programa de poner a varios proveedores en contacto para venderse productos entre ellos que no alcanzan los requisitos de Tesco para estar en las tiendas, pero que pueden ser procesados y formar parte de los ingredientes de sandwiches, platos preparados, etc. Así, en vez de poner más frutas y verduras feas en las tiendas, por ejemplo, se derivan a la industria.

Hoy han anunciado una nueva medida, pensada para reducir los alimentos que tiran en el punto de venta. Ya derivan algunos productos hacia bancos de alimentos, y ahora van a permitir que sus empleados también se puedan llevar estos productos, de forma que no quede producto sin redistribuir.

Tesco va a preparar espacios en los almacenes y las zonas de personal de sus tiendas para poder poner allí los alimentos que están a punto de caducar, y que sus empleados pueden comprar. Los llamará “Colleague Shops”, y las primeras estarán funcionando a finales del mes de febrero. Los productos serán gratuitos, o tendrán un precio simbólico de 1 penique.  Además de combatir el desperdicio, Tesco ve en esta medida como una forma de premiar a sus empleados, que pueden llevarse comida muy barata a casa.

El Programa de distribución de alimentos a Bancos de Alimentos se llama Community Food Collection, y Tesco trabaja con la organización FareShare a nivel nacional, que se encarga de recoger lo que ofrecen las tiendas (que además de productos a punto de caducar también recogen donaciones que hacen los clientes de Tesco) y llevarlos a los Bancos de Alimentos locales que demandan productos.

 

Tesco Surplus.jpg
A medida que han podido coordinarse mejor con los Bancos de Alimentos, Tesco ha podido aumentar la cantidad de alimentos donada. Fuente: Memoria de Tesco.