Alimentación y Coronavirus en UK – V

El lunes el gobierno decidió finalmente decretar el cierre de todas las tiendas que no sean de artículos esenciales, y establecer unas reglas más claras para la población, con lo que se dió inicio al confinamiento de la población. Esto sin duda ayuda a los supermercados, que han establecido medidas para controlar el número de personas que entran en las tiendas, a la vez que están instalando sistemas para proteger con mayor efectividad la salud de los empleados que atienden al público.

Respecto a las iniciativas del gobierno, destacar que el pago por tarjeta sin contacto sin necesidad de poner el pin se amplía hasta las £45, una medida pensada para reducir el tiempo de pago en los supermercados y reducir la manipulación. También el Departamento de Tráfico ha suspendido la ITV de los vehículos pesados, y extiende las que caduquen estos días tres meses.

En muchas de las páginas web que se visitan aparece mensaje similar al del de las cookies, pero que nos advierte de la alerta del coronavirus y nos invita a leer las nuevas normas de comportamiento que impone el gobierno en la población.

Mientras tanto, los agricultores están preocupadísimos ante la situación. Necesitan entre 70,000 y 80,000 temporeros para realizar tareas de cultivo y recolección en los campos, y si ya el Brexit les había complicado las cosas, el cierre de fronteras se lo pone imposible. Han realizado un llamamiento a la población británica que ha perdido su trabajo para que vayan a trabajar en el campo, y por ahora los autónomos están apuntándose a bolsas de trabajo agrarias (recordemos que una de las primeras medidas económicas del gobierno era asegurar un 80% del sueldo de los empleados de las empresas que tengan que echar el cierre por culpa de la crisis, por lo que será difícil atraer a muchos asalariados temporalmente parados. Sin embargo los autónomos tienen que acogerse a la ayuda mínima, que apenas es de £93 a la semana).

Red Tractor, la certificación de productos locales más reconocida en el Reino Unido ha anunciado que va a hacer auditorías a distancia, mientras dure el paro. Tan solo se harán auditorías presenciales en las granjas de cerdos, con un protocolo especial que asegure que el inspector y los auditados respetan la distancia de seguridad.

Y la Feria de Congresos Excel, en los Docklands, donde se celebran tantas ferias agroalimentarias, va a convertirse en un hospital de campaña, similar a lo que se ha hecho en IFEMA.

Kantar Worldpanel ha publicado un artículo analizando lo que ha pasado en los supermercados británicos los últimos días. Dicen que a pesar de lo que se podría llegar a pensar al ver las estanterías vacías, no ha habido un comportamiento generalizado de hacer compras en grandes cantidades de productos, aunque sí que se ha podido observar. El 6% de los compradores de jabón lavavajillas ha comprado una cantidad extraordinaria. La disrupción ha venido más bien por que cada uno de los compradores se ha llevado más productos de los que habitualmente se lleva, con lo que ha crecido la cesta media un 16%, y porque ha aumentado la frecuencia de compra, con 15 millones más de ocasiones de compra en una semana. Las ventas de papel higiénico han crecido un 60%, y las de pasta un 55%.

Además, como bien apuntan, con el foodservice cerrado una parte importante del gasto en este canal va a ir a parar al gran consumo. Los ingleses se gastan en alimentación fuera del hogar unos £4.000 millones al mes. 

Por lo que respecta a los supermercados, en estos dos días se han ido clarificando e implantando las nuevas medidas que permiten asegurar la separación de 2 metros entre personas. Muchos controlan los flujos de entrada para que no haya un gran número de clientes en la tienda, se están instalando paneles protectores en las cajas, dedicando personal a limpiar las cajas y carros para retirar cualquier posible excreción de los clientes, y se pide que se pague con tarjeta para evitar la manipulación de efectivo.

The Guardian da más detalles de estas medidas. Tesco está instalando en algunas tiendas dispensadores de gel hidroalcohólico para que los clientes se limpien las manos al entrar. Los que físicamente pueden también están separando la entrada de la salida, para que los clientes no se crucen. Y algunos están indicando en el suelo el flujo que deben seguir los clientes para reducir también la posibilidad que se crucen en la tienda. 

Sainsbury’s ya ha puesto en marcha su línea de atención para personas vulnerables, y ayudarles en la compra online. Ha enviado  emails y SMS a los clientes que tiene registrados como vulnerables. También se une a la lista de cadenas que están efectuando pagos inmediatos a proveedores PYMES.

Sainsbury’s también es el protagonista de una nueva alianza entre empresas. Brakes anuncia que va a empezar a proveer a Sainsbury’s de algunas referencias en formato hostelería. Es algo que tiene todo el sentido del mundo, el negocio de Brakes, los restaurantes, no existe ahora, tiene una cantidad significativa de producto y los británicos tienen que comprar ahora para más días cada vez que van a un supermercado. No hay problema en comprar las baked beans de cinco kilos en cinco kilos!  

Mientras otros mayoristas que atendían a la restauración están lanzado sus tiendas online para vender directamente a los hogares, como por ejemplo Bidfood y JJJ, según informa el Financial Times, y un buen número de los que sirven productos frescos. Es una medida lógica por que se han quedado sin clientes, pero parece mucho más compleja que el modelo que ha elegido Brakes, puesto que la logística y la preparación de pedidos para entregar en casa no tiene nada que ver con lo que están acostumbrados a hacer. 

El canal online en general está chirriando. Tienen tanta demanda que es imposible atenderla. Es muy divertido este artículo de un periódico, que recopila páginas de error de las distintas tiendas. Sainsbury’s, como decíamos, trata de priorizar las entregas en casa a las familias más vulnerables o que están en cuarentena, y para todos es prácticamente imposible encontrar un hueco en el que te puedan entregar la compra. Morrisons ha buscado una forma alternativa, y es el desarrollo de las Food Boxes, unas cajas con un determinado número de productos cerrado, que encargas en la tienda online de Morrisons y te entregan por mensajería. Por ahora hay dos cajas, la carnívora y la vegetariana.

Y Marks & Spencer ha empezado a trabajar con Deliveroo para ofrecer sus productos a través de esta App. Los pedidos se sirven desde las franquicias de Marks & Spencer en las gasolineras de BP, se limita el número de algunos de los productos que se ofrecen, y no tienen coste de entrega. Deliveroo también anuncia su iniciativa “Essentials by Deliveroo”, que ya ha puesto en marcha en Cambridge y espera ampliar a las principales ciudades del Reino Unido en las próximas semanas. Dentro de su programa Editions, en lugar de cocinas serán almacenes, y venden un número muy limitado de referencias básicas (leche, harina, latas de conserva) y algún que otro capricho no esencial (helado de Halo y pasteles!!!) también sin coste de entrega pero destinado exclusivamente a hogares que están en cuarentena.

Lidl refuerza su apoyo a Neighbourly e instala en sus tiendas cajas donde los clientes pueden dejar productos que se llevarán a los bancos de alimentos. 

Iceland, una de las cadenas pioneras en reservar parte del horario de venta a las personas más vulnerables, ahora ha incluido en un lugar destacado de su página web un anuncio del National Emergencies Trust, donde los clientes pueden donar dinero que va a ir a parar a ONGs que están trabajando con personas vulnerables. Además, al entrar en su tienda online te pide que te identifiques como persona vulnerable / hogar en cuarentena, o como cliente normal. Si no tienes necesidades especiales, no puedes comprar en la tienda online y la web te lleva a su localizador de la tienda más cercana.

La web de Ocado sigue con el sistema de colas, y sin tener libres ninguna franja horaria en los días que hay en su web. Será que sus almacenes ya están trabajando a plena capacidad, o que su flota también lo está haciendo, pero lo que se ve es que su sistema es demasiado poco flexible y no le permite absorber picos en la demanda como el que se está produciendo. El resto de supermercados están capeando el temporal algo mejor, por un lado pueden conformar pedidos en las propias tiendas, y además de ofrecer entregas en casa tienen el servicio de click & collect, que permite al cliente recoger el pedido en un la tienda o en otra ubicación. Si Ocado hubiera podido tener esta flexibilidad, estaría haciendo su agosto, al estar en el top of mind de los compradores cuando se habla de supermercados online.

Gracias por la atención, y mañana, o pasado, más!

Directivos de varias cadenas dedican horas de su trabajo en las tiendas, para apoyar a los compañeros que trabajan habitualmente en ellas.

Waitrose & Partners: un paso más allá del comercio justo.

Lo ven en muchas de las notas de este blog, los valores son un elemento muy importante de la imagen de los supermercados británicos. Para algunos es una cuestión que pueda parecer más de imagen que de sustancia, pero la mayoría se toman en serio este aspecto del negocio, dado que los clientes lo demandan con cada vez mayor intensidad.

Waitrose es sin duda una de las cadenas que más se lo toman en serio. Son un negocio nicho, con un 5% de la cuota según Kantar estable aunque en leve recesión desde hace mucho tiempo, y con el componente especial de ser una cooperativa de trabajadores.

Ahora ponen en marcha una nueva iniciativa vinculada a su compromiso de vender productos de comercio justo. No solamente tratan de favorecer la presencia de estos productos en sus tiendas (por ejemplo, todos sus cafés de MDD premium son de comercio justo, y las ventas de este café, según Waitrose, generaron el año pasado unas £500.000 de ingresos extra que van directamente a los agricultores en el origen) si no que ahora se han decidido a invertir en uno de estas cooperativas de agricultores.

El programa £100.000 a lo largo de tres años en la cooperativa ASOPEP de Colombia, en la que se va a construir un laboratorio y un centro de formación para los cooperativistas. Es una iniciativa en la que también intervienen Fairtrade Foundation y el envasador de café Bewley’s And Olam Speciality Coffee. Ambas infrastructuras van a permitir que los agricultores puedan aprender nuevas técnicas de cultivo, tengan acceso a nuevas variedades de café, y en el fondo, mejorar la calidad del producto que obtienen del campo.

Es realmente positivo que las relaciones entre proveedores y supermercados sean de largo plazo, pero si además la cadena invierte en tu negocio, el efecto positivo seguro que se multiplica y se refuerzan los vínculos.

Asda canaliza la solidaridad: programa “compras uno, donamos otro”.

Llevamos un tiempo hablando de la desaparición de las promociones del BOGOF (compra uno y llévate otro gratis) que popularizó Safeway a finales de los 90, y vemos como aparecen otras mecánicas solidarias.

El programa tiene poco misterio: por cada unidad de los productos señalados, Asda y sus proveedores donarán otro igual o equivalente a FareShare, la organización que recoge comida de los supermercados y los distribuye en los bancos de alimentos.

La iniciativa va a durar un año, y la lanzaron en junio de la mano del fabricante de pan Warburtons. En tres semanas vendieron 1,1 millones de productos, superando sus expectativas. Es un ejercicio que simplifica la labor del comprador que quiera participar en él: primero no le cuesta nada, y segundo no tiene que comprar un producto y llevarlo a los cestos de donaciones que hay en la entrada de los supermercados. También simplifica la operativa, dado que FareShare puede recoger los productos de centros logísticos.

Durante los meses de febrero y marzo se alían con un par de empresas de productos cárnicos: Richmond Sausages y el gigante ABP, y los resultados, según The Grocer, han sido espectaculares: las ventas de salchichas de Richmond han crecido un 30%, las de albóndigas de MDD un 26% y las de bocadillos preparados un 39%.

En este periodo esperan realizar donaciones por un valor de £1.8 millones.

La marca de los precios justos C’est qui le patron?! llega a UK.

La marca que nació en el 2016 en Francia busca desarrollarse en otros mercados, y ha elegido el británico para lanzar nuevos productos antes de acabar el año, según publica The Grocer. Aquí se llamará “Who’s the boss”, gestionado por la empresa The Consumer Brand.

En Francia ya venden 30 referencias (leche, huevos, miel, carne etc) en las principales cadenas del país, más de 12000 tiendas de Carrefour, E. Leclerq, Monoprix etc. A finales del 2019, eran la marca más vendida de mantequilla ecológica, y la cuarta marca de leche.

Fuente C’est qui le patron?!

La primera referencia que tienen previsto lanzar en el Reino Unido son huevos, y van a diseñar el producto de la misma forma que hacen en Francia: piden a los consumidores que quieran participar que rellenen unos cuestionarios sobre qué atributos valoran en los productos (la forma de producir, los materiales del envase, medidas de bienestar animal, etc) y los precios que están dispuestos a pagar. Con esto diseñan un producto, seleccionan proveedores y empiezan a trabajar con ellos, asegurándose que los productores reciben un precio justo por los productos. Las empresas que envasan los productos tienen que publicar los precios que pagan a los productores, se exige transparencia, a la vez que pagan a The Consumer Brand un 5% de la facturación. Es la propia The Consumer Brand quien negocia con los supermercados.

Los envases llevarán impresos un PVP recomendado, obtenido a partir de la información de las encuestas a los consumidores. Las cadenas de supermercados que quieran dar de alta estos productos no tienen por qué venderlos a ese precio, pero la experiencia en Francia indica que los aceptan.

En el Reino Unido ya tenemos una iniciativa similar en el gran consumo, la marca “For the Farmers ” de Morrisons, además de estar muy consolidado el concepto de precios justos (“Fair Trade”) para productos que vienen de países de economías emergentes como los plátanos, café, chocolate etc. La marca “For the Farmers” apareció en el 2015, en un contexto de descontento de los ganaderos lecheros por los bajos precios que percibían. El producto es idéntico a la MDD de Morrisons, y solamente cambia el etiquetado y que es más caro, y la promesa que este diferencial de precio va directamente a los productores. Por lo tanto, el consumidor puede elegir pagar más por la leche, la mantequilla, el queso cheddar, etc, que se venden con esta marca. Morrisons no ha publicado las ventas que se alcanzan desde hace tres años, pero la marca sigue en los lineales lo que ya indica que por lo menos tiene un éxito relativo.

Lineal de la leche de Morrisons, con la explicación de la marca For Farmers.

Waitrose: descuentos si eres buen deportista.

Se ha acabado enero, el mes de la salud, el de tratar de cambiar nuestros hábitos para llevar un estilo de vida más saludable, pero que en los últimos años está copado por lanzamientos de productos veganos y vegetarianos. Los temas de salud quedan algo más desdibujados.

Waitrose es la cadena que más trata de asociarse con la salud, con muchas iniciativas a lo largo de los años para reforzar su imagen de aliado de los consumidores que quieren comer de forma saludable.

Su última iniciativa es muy llamativa, e interesante: los clientes que hagan más ejercicio van a tener más beneficios! Se trata de un acuerdo con la empresa de seguros Vitality, mediante el cual las personas aseguradas que compren en Waitrose van a obtener descuentos exclusivos, entre un 25% y un 40%, por comprar productos de MDD de Waitrose de la gama Good Health.

Esta gama se compone de todo tipo de productos, desde verduras hasta platos preparados, que cumplen con unos requisitos que les permite ser considerados como saludables por parte de Waitrose. Puede ser que aporten una cantidad significativa de ciertos micronutrientes, que sea un producto sin azúcares añadidos, bajos en grasa, etc.

El negocio de Vitality ya estaba relacionado con la salud. Ya ofrecen un sistema de beneficios similar al que ahora empiezan con Waitrose, mediante el cual acumulas puntos si llevas un estilo de vida activo, si vas a uno de sus gimnasios asociados, si colaboras con fundaciones que promueven un estilo de vida saludable, etc. Y luego puedes cancejar estos puntos por regalos.

Me parece buena iniciativa de Waitrose, seguro que le lleva más clientes a las tiendas que verán que pueden adquirir frutas y hortalizas de algo más calidad que otras cadenas más baratas a un precio menor, y seguro que cae alguna botella de vino caro, queso especial, etc, para redondear su tiquet de caja. Durante este mes de enero han publicado una edición de su revista semestral centrada en la salud, y además ofrecen un 25% de descuento en un buen número de referencias de frutería y verdulería.

Sainsbury’s: pop up para ser más generosos.

El sábado por la mañana fui a visitar la tienda pop up de Sainsbury’s ‘Giving Store’ donde la cadena quiere reforzar la visibilidad de su campaña de recogida de alimentos #ShopForOthers y educar a los clientes.

La tienda está en Covent Garden, una zona caliente del consumo donde estos días muchos turistas y londinenses vienen a comprar sus regalos navideños, y que además alojó la primera tienda de Sainsbury’s en el número 173 de la calle Drury Lane.

Tiene aspecto dickensiano, en la línea de los 150 años que celebra Sainsbury’s este año. La tienda cuenta con varios muebles de estanterías con los productos que necesitan los bancos de alimentos, y también hay varios dioramas informativos que describen los efectos de la pobreza en las personas, el alivio que aportan los bancos de alimentos, como realizar donaciones etc, con el objetivo de concienciar a los clientes que pasen por la tienda a realizar más donaciones cuando hagan su compra habitual de gran consumo. La tienda también cuenta con tres áreas interactivas, donde te puedes hacer una fotografía como si fueras parte del menú navideño, una sala de espejos y ver a Papá Noel en acción.

Esta campaña tiene también dos componentes más muy importantes. Una intensa campaña en redes sociales, y fundamentalmente, presencia en los supermercados, con stoppers en las estanterías al lado de los productos que más necesitan los bancos de alimentos y cajones en la salida de caja donde dejar las donaciones.

Sainsbury’s vuelve a intensificar la campaña de promoción asociada a valores y este año ya ha abierto otros dos pop ups relacionados con los nuevos valores de los consumidores: el pub que vendía bebidas sin alcohol y una carnicería vegetariana, ambos en Shoreditch, al este de la City de Londres.

Como curiosidad, es una tienda dickensiana pero en la que no se puede pagar en efectivo!

Nutrición Genética en tu Supermercado.

Ayer publicó The Grocer la noticia de la instalación de una tienda efímera de la empresa DnaNudge en una tienda de Waitrose y en otra de John Lewis, y esta mañana he ido a visitar la de Waitrose para conocer de primera mano el desarrollo.

Estas tiendas efímeras van a estar abiertas durante 6 meses, pero DnaNudge ha abierto una tienda en Covent Garden donde además de poder adquirir el producto, puedes hablar con nutricionistas que pueden darte más claves para aprovechar mejor el producto.

El servicio de DnaNudge es la nutrigenética: te hacen un análisis de un cierto número de marcadores (partes) de tu ADN que les permite conocer mejor como metabolizas los nutrientes, tu predisposición a sufrir ciertas enfermedades, y ofrecerte recomendaciones de estilo de vida y qué alimentos es mejor que tomes, y cuáles debes tratar de evitar.

Es algo totalmente alineado con las demandas actuales de los consumidores: transparencia, conseguir información de forma inmediata, querer consumir alimentos saludables, y además, recomendaciones personalizadas.

El cliente se lleva una banda tipo fitbit, y te puedes instalar una App en tu teléfono. La banda registra información de tu actividad física, y te permite escanear códigos de barras. El App es un interface que almacena tu perfil genético, te permite también escanear códigos de barras de alimentos, y, lo más importante, informa al cliente.

El uso imagino será parecido al de otros servicios de este estilo: el usuario escanea lo que va a comprar, y del cruce de la información nutricional del producto y el perfil genético del usuario, la aplicación recomendará o no el consumo del producto. En caso de recomendar no consumirlo, ofrece alternativas. Por ejemplo, si el usuario es propenso a sufrir de hipertensión, la aplicación ofrecerá alternativas al producto bajas en sal. Además, establece recomendaciones según el nivel de actividad física que haya detectado a través de la banda, sugiriendo evitar alimentos con muchas calorías si no se ha hecho el suficiente ejercicio hasta ese momento del día.

Supongo que es una ayuda de cara a los usuarios, pero también hay que tomarlo con alguna precaución, al tratar alimentos individuales y no platos o dietas en su conjunto. De todas formas, me he hecho el análisis esta mañana y voy a usarlo, así que si alguien está interesado en la experiencia, que pregunte! Ayer fue el primer día, va a estar abierto tres meses, y hasta la hora de comer, cuando he ido a verlo, habían hecho 3 ventas.

Dos de los problemas que tienen estas empresas para ganarse la confianza de los consumidores es la validez de la ciencia detrás de sus análisis y recomendaciones, y la privacidad de los datos que recopilan. DNANudge no almacena los datos del análisis ni las muestras, solamente la interpretación del mismo que queda en el perfil que tienes en tu App, además de estar bajo la jurisdicción de la Unión Europea, el famoso GDPR. Las credenciales científicas seguramente pueden verse amparadas por ser un negocio que nace del Imperial College, una institución científica renombrada en este país. Además, es algo que se puede comprar en un Waitrose, y eso ya le otorga también un nivel de confianza elevadísimo.

Al involucrarse Waitrose en el proyecto se aceleró el desarrollo de la App y los tests en tiendas para asegurar su funcionalidad, y ahora les ofrecen estas dos tiendas efímeras. Naturalmente, la base de datos cuenta con una gran cantidad de productos alimentarios que se ofrecen en las tiendas, pero no he consultado si la MDD de otras cadenas también está disponible.

Como he explicado en alguna otra ocasión, los desarrollos de Waitrose en el área de nutrición son muy buenos. Sus clientes buscan de forma activa productos saludables, y Waitrose les ayuda con acciones en el etiquetado, publicando consejos en la revista, e incluso ampliando la formación de sus empleados en tienda para poder explicar mejor conceptos nutricionales.

Los compradores ya tenemos otro criterio para elegir qué comprar: además del precio, la calidad, nuestras preferencias… ahora podemos incluir en el cocktail si “le gusta” a nuestro perfil genético! Me imagino haciendo compras para toda la familia, con varios perfiles almacenados en la aplicación para asegurarme que este plato preparado es adecuado para todos!

Tesco y Lidl: otras formas de promocionar la Navidad.

La campaña navideña es sin duda la más importante de las cadenas. Las familias británicas gastaron el año pasado casi £400 de media en alimentación y bebidas para esos días, y para los supermercados es muy imporante capturar ese gasto.

La batalla no solamente se juega en el campo de las ventas, también es una cuestión de imagen. Desde las presentaciones de productos que se hacen en junio y julio, el lanzamiento de los spot navideños que ocurre a principios de noviembre, el conseguir titulares gracias a la buenas críticas de algunos productos (en esto los discounters son expertos) y finalmente, a principios de enero, la presentación de resultados. Unas malas navidades siempre ponen en cuestión la gestión del equipo directivo e incrementan la presión en su trabajo.

Tesco y Lidl ponen en marcha estos días un par de iniciativas en esta guerra de la imagen, con el objetivo de asociarse a productos del calidad alta, como los que quieres poner en tu mesa en la comida de Navidad.

Fotografía De Lidl

Lidl ofrece catas de sus vinos durante los próximos tres fines de semana, en Londres, Manchester y Glasgow. No parece nada extraordinario, y es natural que quieran promocionar sus vinos para rentabilizar el esfuerzo en elevar la calidad de los mismos y dárselos a conocer a los clientes. Lo divertido de la iniciativa, que se llama “Lidl Chateaux Noir” es que las catas se van a realizar en la oscuridad! Los clientes entrarán en una sala con decoración estrambótica (para alejarles un poco de la realidad física, dicen) y luego se sentarán en una sala a oscuras donde catarán varios vinos de Lidl. El objetivo es desprenderse de prejuicios a la hora de percibir la calidad de un vino, ya que dicen nos guiamos demasiado por la etiqueta y el tipo de botella. De esta forma, estamos solos frente al vino y nos podemos centrar más en el aroma y el gusto. En una tercera sala podrán degustar comida navideña del surtido de Lidl.

Y Tesco pone en marcha bares “Finest”, donde solamente se pueden encontrar productos de la gamma de MDD de Tesco premium. Es algo que podría ser un nuevo formato comercial, pero que por ahora van a ser tiendas efímeras, abiertas unas pocas semanas entre noviembre y diciembre.

En los bares se van a poder degustar los vinos más premium de la marca de Tesco junto con tablas de embutidos, snacks etc, del surtido navideño también. Van a ofrecer talleres a clientes, desde de degustación de vinos, maridajes de productos etc de cara a aprender algunas ideas y trucos para renovar la celebración de las navidades en el hogar.

Tesco ya abrió en el 2016 un bar pop up basado en sus vinos más premium. Fotografía de Tesco.

No hace mucho, en una presentación a inversores, el CEO de Tesco había dejado caer la posibilidad de abrir tiendas “Finest”, pequeños supermercados convenience con el surtido más premim de Tesco. Desde luego no sería un formato que podría extenderse tanto como el actual Tesco Express, pero sin duda podrían abrir bastantes tiendas en los centros de las ciudades, y competir mano a mano con los Simply Food de Marks & Spencer y Little Waitrose.

Un par de buenas ideas para ganar imagen y ganar en asociación a productos de calidad, y calentar motores para la batalla del fin de año ahora que hemos despejado – por ahora – la duda del Brexit.

Morrisons: reutilizar los envases de platos preparados.

Interesante la renovación de un par de gamas de platos preparados de la cadena Morrisons.

Uno de los focos actuales de los supermercados en este país es reducir el plástico que utilizan en el envase siempre que sea posible. O bien eliminar elementos de plástico que estiman innecesarios, reducir su tamaño y su complejidad (los plásticos multicapa, muy útiles en envases de atmósferas modificadas), o sustituir el plástico por otro material que se pueda reciclar más fácilmente (como por ejemplo bioplásticos, o simplemente cartón). Y siempre considerando otros factores como la seguridad alimentaria, la cadena de suministro y la vida útil. No queremos generar más desperdicio!

En esta gama han optado por otra solución: reutilizar. Es un envase que los clientes pueden usar en casa fácilmente en vez de tirarlo a la basura, para guardar restos de comida en la nevera, como fiambrera, para guardar galletas, etc. Incluso para llevar a Morrisons y pedirle al carnicero que te ponga en ellos la carne, algo que se está poniendo de moda aquí para usar menos envases también en los puntos de venta asistida. Otra estrategia posible dentro de las que tenemos los consumidores a nuestra disposición para reducir nuestro impacto medioambiental (reciclar, reducir, reutilizar, reparar y regular).

No es la primera gama que veo en un envase parecido. Por ejemplo, recuerdo una de Tesco que imita la famosa comida de take away: eran platos de la cocina china e india, llevaban números bien grandes en la etiqueta, imitando la forma de pedir estos platos (en los menús cada plato tiene un número, así es más fácil cuando está al teléfono pidiendo platos con nombre chino). Pero el envase es mucho más endeble que este, y no tan práctico.

Es una solución distinta, veremos si progresa, pero se agradecen las nuevas ideas para solucionar el problema.

Waitrose: Experiencias de Compra en casa.

Waitrose explota la multicanalidad con este servicio que puso en marcha a principios de año: el Wine Tasting at Home. Una muy buena forma de ganar clientes y continuar aumentando su reputación de supermercado para foodies.

El servicio consiste en disfrutar de una cata de vinos en casa. Un especialista en vinos de Waitrose te lleva los vinos a casa y te guía durante la cata. También proveen de snacks y dos copas de vino por persona, y al final de la cata el cliente se queda con las botellas de vino. Es un servicio pensado para grupos de al menos seis personas, y tiene varios precios, según lo premium que sean los vinos que se quieran catar. Además, los vinos a catar no son siempre los mismos, el especialista en vinos mantendrá una conversación con el cliente unos días antes para seleccionar los vinos adecuados según los gustos del cliente, los requerimientos (vegano, sin gluten etc), la hora en la que se haga la cata, y el ambiente en el que se vaya a estar.

Además de la información que aporta el experto en vino durante la cata, los clientes tienen notas de cata y un cuaderno, donde apuntar sus impresiones del producto. De esta forma la experiencia es más completa!

Recientemente, Waitrose ha ampliado la oferta, para incluir también catas de ginebras y de whiskies, y la posibilidad de convertir estas catas en eventos corporativos. Las catas de ginebra además te enseñan a como preparar el gin & tonic perfecto. Las catas de whisky te enseñan además a preparar algunos cocktails con el licor, y llevan algunos snacks y quesos que maridan con los whiskies.

Los precios para las catas de vino empiezan en £30 por persona, y los otros dos cuestan £400 para acomodar un grupo de 6 a 10 personas.

Seguramente no es un servicio que le vaya a dar mucho dinero a Waitrose, pero lo que es seguro es que va a contribuir a reforzar su reputación de tener una gran oferta de vinos y licores, conocimiento de la materia, y además los propios clientes seguro que le llevan a estas catas personas que puedan convertirse en clientes de Waitrose!. Y quien sabe si de aquí sale un servicio de catering para fiestas.