Nutrición Genética en tu Supermercado.

Ayer publicó The Grocer la noticia de la instalación de una tienda efímera de la empresa DnaNudge en una tienda de Waitrose y en otra de John Lewis, y esta mañana he ido a visitar la de Waitrose para conocer de primera mano el desarrollo.

Estas tiendas efímeras van a estar abiertas durante 6 meses, pero DnaNudge ha abierto una tienda en Covent Garden donde además de poder adquirir el producto, puedes hablar con nutricionistas que pueden darte más claves para aprovechar mejor el producto.

El servicio de DnaNudge es la nutrigenética: te hacen un análisis de un cierto número de marcadores (partes) de tu ADN que les permite conocer mejor como metabolizas los nutrientes, tu predisposición a sufrir ciertas enfermedades, y ofrecerte recomendaciones de estilo de vida y qué alimentos es mejor que tomes, y cuáles debes tratar de evitar.

Es algo totalmente alineado con las demandas actuales de los consumidores: transparencia, conseguir información de forma inmediata, querer consumir alimentos saludables, y además, recomendaciones personalizadas.

El cliente se lleva una banda tipo fitbit, y te puedes instalar una App en tu teléfono. La banda registra información de tu actividad física, y te permite escanear códigos de barras. El App es un interface que almacena tu perfil genético, te permite también escanear códigos de barras de alimentos, y, lo más importante, informa al cliente.

El uso imagino será parecido al de otros servicios de este estilo: el usuario escanea lo que va a comprar, y del cruce de la información nutricional del producto y el perfil genético del usuario, la aplicación recomendará o no el consumo del producto. En caso de recomendar no consumirlo, ofrece alternativas. Por ejemplo, si el usuario es propenso a sufrir de hipertensión, la aplicación ofrecerá alternativas al producto bajas en sal. Además, establece recomendaciones según tambíen el nivel de actividad física que haya detectado a través de la banda, sugiriendo evitar alimentos con muchas calorías si no se ha hecho el suficiente ejercicio hasta ese momento del día.

Supongo que es una ayuda de cara a los usuarios, pero también hay que tomarlo con alguna precaución, al tratar alimentos individuales y no platos o dietas en su conjunto. De todas formas, me he hecho el análisis esta mañana y voy a usarlo, así que si alguien está interesado en la experiencia, que pregunte! Ayer fue el primer día, va a estar abierto tres meses, y hasta la hora de comer, cuando he ido a verlo, habían hecho 3 ventas.

Dos de los problemas que tienen estas empresas para ganarse la confianza de los consumidores es la validez de la ciencia detrás de sus análisis y recomendaciones, y la privacidad de los datos que recopilan. DNANudge no almacena los datos del análisis ni las muestras, solamente la interpretación del mismo que queda en el perfil que tienes en tu App, además de estar bajo la jurisdicción de la Unión Europea, el famoso GDPR. Las credenciales científicas seguramente pueden verse amparadas por ser un negocio que nace del Imperial College, una institución científica renombrada en este país. Además, es algo que se puede comprar en un Waitrose, y eso ya le otorga también un nivel de confianza elevadísimo.

Al involucrarse Waitrose en el proyecto se aceleró el desarrollo de la App y los tests en tiendas para asegurar su funcionalidad, y ahora les ofrecen estas dos tiendas efímeras. Naturalmente, la base de datos cuenta con una gran cantidad de productos alimentarios que se ofrecen en las tiendas, pero no he consultado si la MDD de otras cadenas también está disponible.

Como he explicado en alguna otra ocasión, los desarrollos de Waitrose en el área de nutrición son muy buenos. Sus clientes buscan de forma activa productos saludables, y Waitrose les ayuda con acciones en el etiquetado, publicando consejos en la revista, e incluso ampliando la formación de sus empleados en tienda para poder explicar mejor conceptos nutricionales.

Los compradores ya tenemos otro criterio para elegir qué comprar: además del precio, la calidad, nuestras preferencias… ahora podemos incluir en el cocktail si “le gusta” a nuestro perfil genético! Me imagino haciendo compras para toda la familia, con varios perfiles almacenados en la aplicación para asegurarme que este plato preparado es adecuado para todos!

Tesco y Lidl: otras formas de promocionar la Navidad.

La campaña navideña es sin duda la más importante de las cadenas. Las familias británicas gastaron el año pasado casi £400 de media en alimentación y bebidas para esos días, y para los supermercados es muy imporante capturar ese gasto.

La batalla no solamente se juega en el campo de las ventas, también es una cuestión de imagen. Desde las presentaciones de productos que se hacen en junio y julio, el lanzamiento de los spot navideños que ocurre a principios de noviembre, el conseguir titulares gracias a la buenas críticas de algunos productos (en esto los discounters son expertos) y finalmente, a principios de enero, la presentación de resultados. Unas malas navidades siempre ponen en cuestión la gestión del equipo directivo e incrementan la presión en su trabajo.

Tesco y Lidl ponen en marcha estos días un par de iniciativas en esta guerra de la imagen, con el objetivo de asociarse a productos del calidad alta, como los que quieres poner en tu mesa en la comida de Navidad.

Fotografía De Lidl

Lidl ofrece catas de sus vinos durante los próximos tres fines de semana, en Londres, Manchester y Glasgow. No parece nada extraordinario, y es natural que quieran promocionar sus vinos para rentabilizar el esfuerzo en elevar la calidad de los mismos y dárselos a conocer a los clientes. Lo divertido de la iniciativa, que se llama “Lidl Chateaux Noir” es que las catas se van a realizar en la oscuridad! Los clientes entrarán en una sala con decoración estrambótica (para alejarles un poco de la realidad física, dicen) y luego se sentarán en una sala a oscuras donde catarán varios vinos de Lidl. El objetivo es desprenderse de prejuicios a la hora de percibir la calidad de un vino, ya que dicen nos guiamos demasiado por la etiqueta y el tipo de botella. De esta forma, estamos solos frente al vino y nos podemos centrar más en el aroma y el gusto. En una tercera sala podrán degustar comida navideña del surtido de Lidl.

Y Tesco pone en marcha bares “Finest”, donde solamente se pueden encontrar productos de la gamma de MDD de Tesco premium. Es algo que podría ser un nuevo formato comercial, pero que por ahora van a ser tiendas efímeras, abiertas unas pocas semanas entre noviembre y diciembre.

En los bares se van a poder degustar los vinos más premium de la marca de Tesco junto con tablas de embutidos, snacks etc, del surtido navideño también. Van a ofrecer talleres a clientes, desde de degustación de vinos, maridajes de productos etc de cara a aprender algunas ideas y trucos para renovar la celebración de las navidades en el hogar.

Tesco ya abrió en el 2016 un bar pop up basado en sus vinos más premium. Fotografía de Tesco.

No hace mucho, en una presentación a inversores, el CEO de Tesco había dejado caer la posibilidad de abrir tiendas “Finest”, pequeños supermercados convenience con el surtido más premim de Tesco. Desde luego no sería un formato que podría extenderse tanto como el actual Tesco Express, pero sin duda podrían abrir bastantes tiendas en los centros de las ciudades, y competir mano a mano con los Simply Food de Marks & Spencer y Little Waitrose.

Un par de buenas ideas para ganar imagen y ganar en asociación a productos de calidad, y calentar motores para la batalla del fin de año ahora que hemos despejado – por ahora – la duda del Brexit.

Morrisons: reutilizar los envases de platos preparados.

Interesante la renovación de un par de gamas de platos preparados de la cadena Morrisons.

Uno de los focos actuales de los supermercados en este país es reducir el plástico que utilizan en el envase siempre que sea posible. O bien eliminar elementos de plástico que estiman innecesarios, reducir su tamaño y su complejidad (los plásticos multicapa, muy útiles en envases de atmósferas modificadas), o sustituir el plástico por otro material que se pueda reciclar más fácilmente (como por ejemplo bioplásticos, o simplemente cartón). Y siempre considerando otros factores como la seguridad alimentaria, la cadena de suministro y la vida útil. No queremos generar más desperdicio!

En esta gama han optado por otra solución: reutilizar. Es un envase que los clientes pueden usar en casa fácilmente en vez de tirarlo a la basura, para guardar restos de comida en la nevera, como fiambrera, para guardar galletas, etc. Incluso para llevar a Morrisons y pedirle al carnicero que te ponga en ellos la carne, algo que se está poniendo de moda aquí para usar menos envases también en los puntos de venta asistida. Otra estrategia posible dentro de las que tenemos los consumidores a nuestra disposición para reducir nuestro impacto medioambiental (reciclar, reducir, reutilizar, reparar y regular).

No es la primera gama que veo en un envase parecido. Por ejemplo, recuerdo una de Tesco que imita la famosa comida de take away: eran platos de la cocina china e india, llevaban números bien grandes en la etiqueta, imitando la forma de pedir estos platos (en los menús cada plato tiene un número, así es más fácil cuando está al teléfono pidiendo platos con nombre chino). Pero el envase es mucho más endeble que este, y no tan práctico.

Es una solución distinta, veremos si progresa, pero se agradecen las nuevas ideas para solucionar el problema.

Waitrose: Experiencias de Compra en casa.

Waitrose explota la multicanalidad con este servicio que puso en marcha a principios de año: el Wine Tasting at Home. Una muy buena forma de ganar clientes y continuar aumentando su reputación de supermercado para foodies.

El servicio consiste en disfrutar de una cata de vinos en casa. Un especialista en vinos de Waitrose te lleva los vinos a casa y te guía durante la cata. También proveen de snacks y dos copas de vino por persona, y al final de la cata el cliente se queda con las botellas de vino. Es un servicio pensado para grupos de al menos seis personas, y tiene varios precios, según lo premium que sean los vinos que se quieran catar. Además, los vinos a catar no son siempre los mismos, el especialista en vinos mantendrá una conversación con el cliente unos días antes para seleccionar los vinos adecuados según los gustos del cliente, los requerimientos (vegano, sin gluten etc), la hora en la que se haga la cata, y el ambiente en el que se vaya a estar.

Además de la información que aporta el experto en vino durante la cata, los clientes tienen notas de cata y un cuaderno, donde apuntar sus impresiones del producto. De esta forma la experiencia es más completa!

Recientemente, Waitrose ha ampliado la oferta, para incluir también catas de ginebras y de whiskies, y la posibilidad de convertir estas catas en eventos corporativos. Las catas de ginebra además te enseñan a como preparar el gin & tonic perfecto. Las catas de whisky te enseñan además a preparar algunos cocktails con el licor, y llevan algunos snacks y quesos que maridan con los whiskies.

Los precios para las catas de vino empiezan en £30 por persona, y los otros dos cuestan £400 para acomodar un grupo de 6 a 10 personas.

Seguramente no es un servicio que le vaya a dar mucho dinero a Waitrose, pero lo que es seguro es que va a contribuir a reforzar su reputación de tener una gran oferta de vinos y licores, conocimiento de la materia, y además los propios clientes seguro que le llevan a estas catas personas que puedan convertirse en clientes de Waitrose!. Y quien sabe si de aquí sale un servicio de catering para fiestas.

Gran Consumo UK: Otra tanda de iniciativas contra el plástico.

Seguimos viendo como las cadenas británicas avanzan en su propósito de minimizar la cantidad de plástico que ponen en el mercado, y tratar de favorecer el uso de los materiales que se reciclan con mayor facilidad en el Reino Unido.

Iceland fue la pionera en anunciar una serie de medidas y compromisos, como que iban a eliminar el plástico de sus platos preparados, reducirlo en la sección de frutería, etc, y justo esta semana explicaban que los pilotos no les iban tan bien como habían planeado. Por ejemplo, el piloto de la sección de frutas y verduras sin plástico ha significado una caída del 20% en las ventas. Sin embargo siguen con la revisión de los envases de sus referencias de MDD, sustituyendo plástico por cartón, incluso en productos como los platos preparados que se tienen que calentar en casa, o eliminando elementos innecearios de envase, que les ha permitido ahorrar en un año 1.500 toneladas.

Richard Walker, director general de Iceland, con las nuevas bolsas. Fotografía de Iceland.

Respecto a las bolsas que vende a los consumidores, están probando a eliminar las bolsas de plástico de varios usos (las llaman “Bags for Life”, y si se rompen las entregas en la tienda y te dan una nueva) y ofrecer bolsas de papel reforzado, de forma que se puedan utilizar varias veces, y que también venden. Las bolsas de plástico de varios usos han contribuido a reducir el plástico que se tira, pero todavía se venden más de 1.000 millones de bolsas al año en el Reino Unido, y con esta medida quieren contribuir a reducir esta cifra. Morrisons es la otra cadena que ofrece bolsas de papel.

Tesco y Asda han anunciado también que van a dejar de utilizar bolsas de plástico en sus entregas de pedidos online (salvo para envasar las compras de carnicería y pescadería preparadas en el almacén, como si fueran de venta asistida).

Tesco ha realizado un piloto en 33 tiendas durante seis meses para optimizar el proceso, y ahora acaba de extender la iniciativa a todas las compras online. Los clientes tenían hasta ahora la opción de elegir que te entregaran el pedido sin bolsas de plástico, y los productos venían directamente en la caja de plástico y el operario te ayuda a dejarlos en casa. Con esta iniciativa esperan evitar 250 millones de bolsas de plástico. Además, piensan que antes que acabe el año habrán acabado de rediseñar el envase de todos sus productos de MDD, eliminando los materiales de envase que no se puedan reciclar fácilmente en los centros de reciclaje británicos.

Asda también ha hecho un anuncio parecido, eliminando las bolsas de los pedidos online. Su negocio no es tan grande como el de Tesco, y con esta medida se van a ahorrar unas 500 toneladas de plástico al año, 85 millones de bolsas. También han lanzado una App para informar a los consumidores donde reciclar envases de plástico.

Gran consumo: prescripción para utilizar menos envases de plástico.

Está claro que una de las grandes preocupaciones de los consumidores es el medio ambiente, y que en el gran consumo se viene manifestando en formas diversas: la sostenibilidad de los recurdos, el despercidio hace unos años, y ahora el plástico.

Todavía queda mucho trabajo por hacer, y el reto es enorme, pero por lo menos se ve velocidad en las actuaciones, y gran progresión. Las cadenas empezaron por algunos de los puntos más sencillos para ellos, como dar de baja algunos productos con microplásticos, eliminar las bolsas de plástico de las tiendas, sustituir plásticos que no se reciclan en UK por otros que sí se reciclan, y ahora estamos con los plásticos de origen vegetal, los que se pueden compostar en casa, etc, cada vez más frecuentes en los nuevos productos y en los renovados.

Tesco: recetas con las salchichas que sobran de la barbacoa. El dato es tremendo: según ellos se tiran al año 28.000 toneladas de salchichas al año, 1.5 millones de salchichas al día!

Y ahora hemos pasado ya a la época de los consejos en las revistas y webs de las cadenas. Sucedió también con el desperdicio: en un momento dado empezaron a aparecer carteles en las tiendas con consejos sobre como conservar la fruta en casa para que durara más, o con ideas en la sección de la carne para qué hacer con los restos del asado del domingo y transformarlos en varias comidas de fiambrera durante la semana. Las recetas naturalmente aparecían en las revistas de las cadenas, hasta que la sección se ha convertido en una fija número a número, y además de forma muy centrada en el consumidor: en ocasiones si te recomiendan comprar una salsa para hacer alguna de las recetas que aparecen en las páginas principales, en la página de qué hacer con los restos te dan más ideas sencillas para utilizar la salsa que te queda en el bote y que no se te eternice en el frigorífico o la despensa.

Y ahora esto sucede con el plástico, consejos para llevar una vida más libre de plástico. No es nuevo, pero sí que empieza a ser más frecuente y destacado. Por ejemplo Waitrose, en una de sus últimas revistas, con consejos para preparar un picnic libre de plástico: el consejo es planificar bien la comida. Comprarla en el último momento supone caer en la tentación de comprar productos fileteados y envasados en bandejas de plástico. Puedes preparar productos en casa, o llevar los que tienen un “envase natural”, como los huevos duros; en vez de envasar en film plástico, utilizar contenedores reusables, o papel especial que es mucho más recicable; llevar las bebidas preparadas en casa en botellas de cristal; llevar tus propios platos y cubiertos de casa, no utilizar los de usar y tirar; y comprar en la charcutería de la tienda, llevando tus propios envases de casa.

Los supermercados piden a los clientes que se traigan de casa sus propios envases para llevarse la compra de los mostradores de venta asistida. Fotografía en Sainsbury’s.

El Fresh Market de Marks & Spencer

La cadena más premium del Reino Unido continúa con su comportamiento bipolar: la comunicación de la calidad de sus productos es una constante, y desde principios de año han reforzado el “food porn” llegando a niveles de adjetivación absolutos. Sin embargo, a la vez rebajan precios de las referencias más básicas, muchos productos son frescos naturalmente, y en este caso, bastan carteles con los números bien grandes, sin adjetivos.

La última iniciativa tiene un elemento realmente bueno. Desde hace unas semanas etiquetan la sección de frutas y hortalizas como “Fresh Market”, y ponen una serie de referencias en promoción, al estilo de los Super 6 de Aldi, o los Fresh Five de Tesco, los Fresh Market Specials. No muy original, y al principio hasta quedaba mal porque ponían columnas de cajas verdes en mitad del pasillo con los productos en oferta que no encajaba bien con la imagen premium de la tienda.

A la vez que han decidido vestir un poco más la promoción como ven en la fotografía, empiezan a emitir una serie de vídeos para hablar de los productos más premium de la sección. Los que he podido ver están realmente bien. Tras la emisión del parte metereológico del día en el telediario de la tarde, vemos a la presentadora, Lucy Verasamy, acercarse a una granja donde producen frutas y verduras para Marks & Spencer y mostrar como se cultivan los productos y se envasan.

Son vídeos muy amenos y muestran como se producen los alimentos que Marks & Spencer vende, reforzando las credenciales de calidad y de transparencia, de productos locales y de temporada, y finalmente, de exclusividad, ya que algunas de las variedades se venden en exclusiva en sus tiendas. También dan algunas ideas sobre qué platos preparar con ellos, de la mano de un chef que acompaña la presentadora.

Entre otras iniciativas sobre la transparencia, Marks & Spencer promete poder trazar la carne de ternera de cualquiera de sus productos hasta la ternera misma, gracias a un programa de trazabilidad usando el ADN. También lanzó la marca “M&S Selected Farms” para frescos, con cartelería abundante en las tiendas e información de los productores en la web y la revista de la cadena.

La calidad de los productos de Marks & Spencer es elevadísima, y se puede entender que el diferencial de precio se deba al cuidado en la selección de productos y la calidad de los mismos. Sin embargo, estamos en el mundo de la compra inteligente, y el precio tiene un peso muy importante. Por lo que como Marks & Spencer quiere atraer nuevos clientes, ha pensado que con precio conseguirá atraerles.

Consumidor británico: algo más que precio.

Lo comento en todas mis charlas cuando tengo que hablar del consumidor británico: el precio importa, pero es un consumidor que valora muchos otros atributos en los productos, y entre ellos son muy importantes son los que consideramos del grupo de atributos éticos, como el bienestar animal, sostenibilidad etc. El bolsillo es muy importante a la hora de tomar decisiones, pero también la conciencia.

Hace unos días Mintel publicaba un informe sobre este mercado en el Reino Unido, que ilustra con cifras esta cuestión.

The Whole Foods Market, la cadena con más productos “éticos” por metro cuadrado.

Las ventas de productos que cuentan con certificaciones “éticas” (sobre producción local, sostenibilidad, bienestar animal, comercio justo etc) alcanzan este año los £8.200 millones, y crece un 43% desde el 2013. Es un dato muy importante porque desde ese año hemos pasado por una guerra de precios que dejó el crecimiento del mercado general de gran consumo en nada, y desde hace dos años apenas crece lo que le marca la inflación.

La penetración en los hogares es elevada para la mayoría de los casos, con más del 83% de los adultos entrevistados declarando que compran productos con algún tipo de certificación relacionada con esto. Criados en libertad es el más popular, con un 66% (es habitual que las cadenas más premium vendan únicamente huevos de gallinas camperas, por ejemplo). Pero también la mayoría de cadenas tienen políticas de compra donde se favorecen estos atributos, y contar con certificaciones de sostenibilidad de los caladeros es prácticamente una condición indispensable para vender en la mayoría de cadenas, o para vender plátanos en Sainsbury’s, The Coop, y las cadenas premium es indispensable que tengan un certificado de comercio justo. La mitad de los entrevistados compran productos con el sello del Red Tractor, o de Comercio Justo, por ejemplo, y un 30% compran productos ecológicos.

Waitrose apuesta por el ecológico, y trabaja en la reducción del uso de plástico.

Pero estos atributos no solamente se refieren al origen o como se producen los alimentos: también el envase es importante, y el plástico se ha puesto en primera línea de la atención. El 83% de los entrevistados demandan a la industria mayores esfuerzos para reducir la cantidad de plástico que se pone en el mercado, y más de dos tercios de los consumidores están tomando medidas para utilizar menos envases plásticos.

Puede parecer que estos atributos tienen una gran solidez, pero a pesar de los buenos datos de crecimiento, también han sufrido alguna contrariedad. A pesar de la apuesta decidida por productos de comercio justo y prácticas sostenibles que muestran cadenas como Coop o Sainsbury’s, a veces pueden llegar a dejar de lado esto para o bien tener un mayor control de su cadena de suministro, o bien para competir en precios con mayor libertad. Sainsbury’s tiene un par de casos, con su rechazo por ejemplo a vender productos de Red Tractor (la certificación británica más popular, de productos locales y prácticas medioambientales y de bienestar animal que aseguran son más exigentes que las de la legislación), o la creación de su propio estandar de comercio justo dejando de lado los habituales para productos como el té o el chocolate. Y te Coop, que abandonó su preferencia de vender productos de comercio justo durante un tiempo, mientras trataba de rebajar el precio de sus productos y ser más competitivo durante la guerra de precios.

Otros puntos negativos son la proliferación de sellos que dificulta la comprensión de los beneficios que prometen y confunde a los consumidores, y también que son productos percibidos como caros, por lo que en caso de pérdida de confianza en el futuro los consumidores pueden reducir rápidamente sus exigencias a la hora de comprar. Pero para acabar, me quedo con un par de datos:

  • en este mundo en el que los consumidores son cada vez menos fieles a marcas y enseñas, los consumidores se sienten más apegados a las marcas que tienen atributos éticos relevantes para ellos, por lo que es una buena estrategía para, por ahora, conseguir destacar en este mercado, aunque se va a convertir pronto en una condición necesaria, y los consumidores rechazarán productos que no cumpan con sus expectativas sobre responsabilidad social, ética y medioambiental.
  • a pesar de condicionantes tan severos como el Brexit, Mintel anticipa que es un mercado que va a seguir creciendo por encima del total del mercado, un 4% más este año y un 13% más hasta el 2023.

Coop se asocia a CoGo, la App Ética.

Los supermercados británicos quieren diferenciarse en oferta, en precios y también en valores. Y junto con Waitrose y Sainsbury’s, The Coop es la otra cadena que más importancia les otorga. Son una cooperativa, y le dan mucho valor a elementos como el comercio justo, que sean productos británicos, y en general a minimizar el impacto que generan.

Y para que las personas que están concienciadas con estos valores puedan encontrar con mayor facilidad las tiendas, se han asociado con CoGo, la App que recoje información de las empresas que tienen propósitos elevados, y ayuda a que los consumidores gasten su dinero en estas empresas.

El funcionamiento de la App es bastante sencillo: las personas que se registran indican sus preferencias (reducción del desperdicio, minimización del packaging, productos del mar sostenibles, comercio justo etc) y la App les indica los negocios registrados cercanos al cliente y que cumplen con estos requisitos. Los consumidores pueden incluir en el App un medio de pago, de forma que cada vez que paguen en un negocio registrado en CoGo, la App envía información al negocio de que se ha producido una compra motivada por haber encontrado la tienda a través de la App.

Por ahora Coop tiene registrados en la App 286 tiendas de Londres, con el ánimo de ampliar el número tras una primera fase de prueba. Otros negocios en Londres registrados en CoGo son las cafeterías Caravan, la cadena de restaurantes Wahaca y The BreakFast Club, y los negocios de moda Beyond Retro y Elvis & Kresse.

Sin duda es una acción muy alineada con The Coop, que trata de destacar por comprar el 100% de la carne de animales críados en el Reino Unido, comercio justo en plátanos, chocolate, azúcar, además de otras iniciativas en el campo de reducir la cantidad de plástico en su cadena de suministro, usar energía renovables, redistribuir la comida que no pueden vender, y reducir el despercidio. Dependerá de la confianza que tengan los clientes en el App, pero parece una buena iniciativa a la hora de facilitar la compra a los compradores más concienciados con las distintas causas, y que no quieren que su dinero contribuya a la degradación del planeta y las injusticias sociales. Seguramente pronto más cadenas se adherirán a esta App, o a otras similares que aparezcan.

Asda quita los cuchillos de la venta.

Interesante iniciative de Asda, que ha reaccionado rápido ante un problema que según la policía está tomando carácter de emergencia nacional.

En el Reino Unido el crecimiento de los crímenes violentos es muy significativo, y empieza a alarmar a la población. Hace unos meses teníamos noticias continuas de ataques con ácido a personas, y en las últimas semanas los apuñalamientos ocupan las páginas de sucesos, algunos con víctimas mortales.

En vista de esto, Asda ha decidido dejar de vender cuchillos de forma individual, porque son artículos que les roban con frecuencia, y no se les ocurre por ahora alguna otra medida para controlar que no caigan en malas manos. En el Reino Unido ya existe una normativa para regular la venta de cuchillos, que no se pueden vender a menores de 18 años. Si se sospecha que el comprador es de menor edad, se le pide el carnet, de la misma forma que cuando se compra alcohol. Pero esta medida no tiene efecto si la forma que tienen de obtener cuchillos los jóvenes es robándolos. Por eso Asda dejará solamente a la venta los cuchillos en packs más grandes, más difíciles de camuflar.

No es nada nuevo para las cadenas británicas restringir la venta, o directamente dejar de hacerlo, de ciertos artículos controvertidos. Algunos se adhieren a los acuerdos voluntarios entre industria y gobierno (por ejemplo, lo hemos visto con iniciativas como dejar de vender golosinas y dulces en las zonas de impulso cerca de las líneas de caja) o lo vimos cuando se desató la polémica sobre el efecto de las bebidas energéticas en los niños, Mientras el gobierno prepara normativa para restringir su venta a menores, algunas cadenas como Tesco, Coop, Waitrose, Aldi y Lidl han firmado un protocolo para no vender estas bebidas a menores de 16 años.

Seguramente la medida que ha tomado Asda tenga un impacto muy limitado, pero también es posible que otros retailers sigan el ejemplo, y de alguna forma se les haga más difícil a estos criminales acceder a armas blancas.