Desperdicio Alimentario y Delivery en UK.

Hace unas semanas, la Sustainable Restaurant Association publicaba su análisis sobre el desperdicio alimentario producido por las operaciones de delivery en sus socios. Es un estudio realizado en colaboración con Just Eat. Los datos se tomaron durante el 2019, y a raíz de las medidas tomadas para contener el avance del Covid-19, se decidió repetir la encuesta en Abril de este año para ver qué influencia estaba teniendo en el asunto de la merma.

Para un negocio que ellos calcula de £5000 millones al año, la merma es alta: los hogares tiran alimentos por valor de £1400 millones, mientras que los restaurantes tiran alimentos por valor de £376 millones. 

Los consumidores declaran tirar un 10% de la cantidad de productos que piden. Generalmente, se debe a que piden más de lo necesario, y la gran mayoría de hogares no consumen los restos de comida el día siguiente, si no que optan por tirarlos. No se han calculado las mermas producidas por tirar productos que tenemos en la nevera, comprados en gran consumo, y que acaban en la basura porque hemos pedido un takeaway y el producto se ha pasado.

Durante el mes y poco de tener los restaurantes cerrados y los británicos confinados, se encontró que se ha reducido naturalmente la merma en los hogares, dado que piden mucho menos producto, mientras que en los restaurantes ha crecido un 25%. Esto es debido a que es mucho más difícil predecir la demanda en estos momentos de tanta incertidumbre, y se compra más de lo que se acaba vendiendo. 

La Sustainable Restaurant Association ayuda a sus socios a mejorar sus prácticas en los restaurantes para reducir el desperdicio alimentario. Bajo su programa FoodSave han trabajado con 91 restaurantes, logrando reducir el desperdicio en 450 toneladas, menos, ahorrando a sus restaurantes casi medio millón de libras esterlinas.

Piloto entre Aldi UK y Deliveroo. (Alimentación y Coronavirus en UK – XV)

¿Quién se acuerda de los discounters de antes, con las tiendas llenas de palets, los plásticos de sujetar las cajas durante el tránsito por los suelos, un surtido mínimo, etc? La transformación de este formato de tienda ha sido muy intensa en los últimos 10 años, y en UK, de largo, Aldi y Lidl han sido las cadenas que más han crecido en este periodo.

Fuente Aldi

Ahora con la crisis del Coronavirus siguen transformándose, y Aldi aprovecha para profundizar en el desarrollo de su oferta online. Pioneros en unir el discount con el online en UK, cuando en el 2016 decidieron lanzar su tienda de vino y de ofertas especiales, ahora durante la crisis del Covid-19 han aumentado sus servicios online.

Ninguno de los dos son muy originales, pero el segundo es el más sorprendente. Hay que enmarcarlos en la importancia que ha ganado el canal online desde el confinamiento, y la oportunidad de dar opciones a los compradores que quieren evitar las tiendas.

De el primero ya comenté en una entrada anterior, cómo habían empezado a ofrecer una caja de productos básicos para comprarla online. Es un desarrollo similar al que han hecho otras cadenas como Morrisons y Marks & Spencer, para atender a clientes que no quieren o no pueden ir a las tiendas, y de esta forma se pueden asegurar los alimentos básicos para unos cuantos días.

El acuerdo con Deliveroo es más sorprendente, porque aquí tiene mucho más peso la comodidad y la simplicidad que el precio, y la implicación del personal de la tienda. Es un piloto que han puesto en marcha en una tienda, y a lo largo de junio lo van a poner en marcha en otras 7 tiendas. 

Los clientes que lo deseen, mediante la App de Deliveroo, pueden elegir entre unas 150 referencias (parece que se ciñe solamente a frescos y alimentación ambiente o refrigerada), y el pedido se les entrega en menos de una hora en casa. El pedido lo conforma el personal de la tienda de Aldi, y lo entregan los repartidores de Deliveroo, aplicando los protocolos actuales de “entregas sin contacto”. Además de tener que pagar el coste de la entrega, £4.99, los precios de los productos son algo más caros que si se compra en la tienda. Aunque Aldi promete “la calidad y valor asombrosos de Aldi”.

Este desarrollo se posiciona para permitir a los clientes hacer la compra de reposición entre compras grandes, unos pocos productos para un par de días. En la nota de Aldi no se especifica que haya un límite de productos que se puedan comprar, pero seguramente será así, tal y como han hecho otras cadenas que tienen acuerdos similares con las empresas de delivery.

Según Kantar, el canal online ya supone un 10% del mercado, creciendo desde el 7% antes de la crisis. Veremos cuánto negocio puede mantener, pero sin duda, con cada vez más iniciativas como esta, más probabilidades tendrá de mantener los clientes que están comprando en el canal por primera vez durante esta crisis. Y, finalmente, es interesante ver como los negocios de supermercados y restaurantes se están fusionando (las estanterías de Pret a Manger, los restaurantes de Waitrose) y ahora ambos empiezan a compartir la forma de llevar los productos a casa de los clientes: unos están preparados listos para comer, otros hay que prepararlos, pero como siempre, compitiendo por la cuota de estómago.

Morrisons: Impulso Online (Alimentación y Coronavirus en UK – VII)

La cuarta cadena del país sigue adaptando su propuesta comercial a la situación de confinamiento de los clientes, y ganar capacidad para su canal online es un elemento importante de su trabajo actual ante la demanda de los consumidores.

Recordemos que además de su propia tienda online, son los proveedores de MDD y frescos de Amazon en UK, una alianza que les estaba dando muy buen resultado y que seguro les ha reportado un buen crecimiento estos días en los que los clientes buscaban comprar online de forma mucho más frecuente que lo habitual. Además no hace muchas semanas, Amazon quitó la cuota de suscripción para poder comprar en Amazon Fresh.

Recordemos. Antes de la crisis, Morrisons servía pedidos online desde el almacén de Erith de Ocado (en virtud al acuerdo de uso del software e instalaciones que alcanzaron en el 2014), desde tiendas propias, y la línea mayorista con Amazon. Desde el inicio del confinamiento han lanzado la línea de cajas y ampliado la preparación de pedidos online en 300 tiendas más.

La iniciativa de las cajas, Morrisons Essential Boxes, ha resultado ser muy popular. La semana del lanzamiento tenían una capacidad de enviar 10.000 cajas, y dos semanas después, ya pueden preparar 100.000 a la semana. Van a seguir ampliando capacidad para llegar a las 200.000 cajas por semana, la estimación que tienen de ventas. Las preparan en tres almacenes, y las entregan por mensajería, por lo que no consumen recursos logísticos propios.

Imagen de una de las plantas donde Morrisons confecciona sus cajas online. Fuente Morrisons.

Inicialmente constaba de dos opciones, una para familias que comen carne y otra vegetariana, con comida suficiente para dos personas durante una semana y ahora añaden más tipos: una que llaman Morrisons Market Kitchen Meal Box, con 8 platos preparados para dos personas, y la  Meat Box, de carne proveniente del Reino Unido preparada por los carniceros de Morrisons (pollo, salchichas, un asado, albóndigas, etc) con la que se pueden preparar casi 40 comidas. 

Una variante de la línea de cajas está dedicada al personal sanitario, con el objetivo de facilitarles la compra de productos esenciales. Lo llaman Essentials Food Boxes, con un contenido fijo también, una caja vegetariana y otra con carne. El personal sanitario puede comprarlas online en una web dedicada a ellos, y recogerlas en el aparcamiento del hospital. Por ahora está en marcha en dos hospitales en Leeds y lo van a ampliar al resto del país. 

Cajas de Morrisons para el personal sanitario. Fuente Morrisons

Para apoyar a las personas vulnerables y que tienen que aislarse, ponen en marcha el servicio Morrisons Doorstep Delivery. Los clientes pueden hacer pedidos telefónicos, escogiendo entre 46 referencias básicas, que se llevan a casa y se pueden pagar por tarjeta en el momento de la entrega. 

También anuncian la primera fase de una colaboración con Deliveroo. Ya en marcha desde 130 tiendas, los clientes pueden hacer un pedido desde la web de Deliveroo de 70 referencias del supermercado. Son los mismos precios que en la tienda, y hay que pagar el coste de entrega que establece Deliveroo.

Ante el reto del confinamiento, las medidas de distanciamiento social, y el miedo que sienten algunas personas a ir a tiendas, las cadenas británicas están aumentando su capacidad de venta online.

Alimentación y Coronavirus en UK – V

El lunes el gobierno decidió finalmente decretar el cierre de todas las tiendas que no sean de artículos esenciales, y establecer unas reglas más claras para la población, con lo que se dió inicio al confinamiento de la población. Esto sin duda ayuda a los supermercados, que han establecido medidas para controlar el número de personas que entran en las tiendas, a la vez que están instalando sistemas para proteger con mayor efectividad la salud de los empleados que atienden al público.

Respecto a las iniciativas del gobierno, destacar que el pago por tarjeta sin contacto sin necesidad de poner el pin se amplía hasta las £45, una medida pensada para reducir el tiempo de pago en los supermercados y reducir la manipulación. También el Departamento de Tráfico ha suspendido la ITV de los vehículos pesados, y extiende las que caduquen estos días tres meses.

En muchas de las páginas web que se visitan aparece mensaje similar al del de las cookies, pero que nos advierte de la alerta del coronavirus y nos invita a leer las nuevas normas de comportamiento que impone el gobierno en la población.

Mientras tanto, los agricultores están preocupadísimos ante la situación. Necesitan entre 70,000 y 80,000 temporeros para realizar tareas de cultivo y recolección en los campos, y si ya el Brexit les había complicado las cosas, el cierre de fronteras se lo pone imposible. Han realizado un llamamiento a la población británica que ha perdido su trabajo para que vayan a trabajar en el campo, y por ahora los autónomos están apuntándose a bolsas de trabajo agrarias (recordemos que una de las primeras medidas económicas del gobierno era asegurar un 80% del sueldo de los empleados de las empresas que tengan que echar el cierre por culpa de la crisis, por lo que será difícil atraer a muchos asalariados temporalmente parados. Sin embargo los autónomos tienen que acogerse a la ayuda mínima, que apenas es de £93 a la semana).

Red Tractor, la certificación de productos locales más reconocida en el Reino Unido ha anunciado que va a hacer auditorías a distancia, mientras dure el paro. Tan solo se harán auditorías presenciales en las granjas de cerdos, con un protocolo especial que asegure que el inspector y los auditados respetan la distancia de seguridad.

Y la Feria de Congresos Excel, en los Docklands, donde se celebran tantas ferias agroalimentarias, va a convertirse en un hospital de campaña, similar a lo que se ha hecho en IFEMA.

Kantar Worldpanel ha publicado un artículo analizando lo que ha pasado en los supermercados británicos los últimos días. Dicen que a pesar de lo que se podría llegar a pensar al ver las estanterías vacías, no ha habido un comportamiento generalizado de hacer compras en grandes cantidades de productos, aunque sí que se ha podido observar. El 6% de los compradores de jabón lavavajillas ha comprado una cantidad extraordinaria. La disrupción ha venido más bien por que cada uno de los compradores se ha llevado más productos de los que habitualmente se lleva, con lo que ha crecido la cesta media un 16%, y porque ha aumentado la frecuencia de compra, con 15 millones más de ocasiones de compra en una semana. Las ventas de papel higiénico han crecido un 60%, y las de pasta un 55%.

Además, como bien apuntan, con el foodservice cerrado una parte importante del gasto en este canal va a ir a parar al gran consumo. Los ingleses se gastan en alimentación fuera del hogar unos £4.000 millones al mes. 

Por lo que respecta a los supermercados, en estos dos días se han ido clarificando e implantando las nuevas medidas que permiten asegurar la separación de 2 metros entre personas. Muchos controlan los flujos de entrada para que no haya un gran número de clientes en la tienda, se están instalando paneles protectores en las cajas, dedicando personal a limpiar las cajas y carros para retirar cualquier posible excreción de los clientes, y se pide que se pague con tarjeta para evitar la manipulación de efectivo.

The Guardian da más detalles de estas medidas. Tesco está instalando en algunas tiendas dispensadores de gel hidroalcohólico para que los clientes se limpien las manos al entrar. Los que físicamente pueden también están separando la entrada de la salida, para que los clientes no se crucen. Y algunos están indicando en el suelo el flujo que deben seguir los clientes para reducir también la posibilidad que se crucen en la tienda. 

Sainsbury’s ya ha puesto en marcha su línea de atención para personas vulnerables, y ayudarles en la compra online. Ha enviado  emails y SMS a los clientes que tiene registrados como vulnerables. También se une a la lista de cadenas que están efectuando pagos inmediatos a proveedores PYMES.

Sainsbury’s también es el protagonista de una nueva alianza entre empresas. Brakes anuncia que va a empezar a proveer a Sainsbury’s de algunas referencias en formato hostelería. Es algo que tiene todo el sentido del mundo, el negocio de Brakes, los restaurantes, no existe ahora, tiene una cantidad significativa de producto y los británicos tienen que comprar ahora para más días cada vez que van a un supermercado. No hay problema en comprar las baked beans de cinco kilos en cinco kilos!  

Mientras otros mayoristas que atendían a la restauración están lanzado sus tiendas online para vender directamente a los hogares, como por ejemplo Bidfood y JJJ, según informa el Financial Times, y un buen número de los que sirven productos frescos. Es una medida lógica por que se han quedado sin clientes, pero parece mucho más compleja que el modelo que ha elegido Brakes, puesto que la logística y la preparación de pedidos para entregar en casa no tiene nada que ver con lo que están acostumbrados a hacer. 

El canal online en general está chirriando. Tienen tanta demanda que es imposible atenderla. Es muy divertido este artículo de un periódico, que recopila páginas de error de las distintas tiendas. Sainsbury’s, como decíamos, trata de priorizar las entregas en casa a las familias más vulnerables o que están en cuarentena, y para todos es prácticamente imposible encontrar un hueco en el que te puedan entregar la compra. Morrisons ha buscado una forma alternativa, y es el desarrollo de las Food Boxes, unas cajas con un determinado número de productos cerrado, que encargas en la tienda online de Morrisons y te entregan por mensajería. Por ahora hay dos cajas, la carnívora y la vegetariana.

Y Marks & Spencer ha empezado a trabajar con Deliveroo para ofrecer sus productos a través de esta App. Los pedidos se sirven desde las franquicias de Marks & Spencer en las gasolineras de BP, se limita el número de algunos de los productos que se ofrecen, y no tienen coste de entrega. Deliveroo también anuncia su iniciativa “Essentials by Deliveroo”, que ya ha puesto en marcha en Cambridge y espera ampliar a las principales ciudades del Reino Unido en las próximas semanas. Dentro de su programa Editions, en lugar de cocinas serán almacenes, y venden un número muy limitado de referencias básicas (leche, harina, latas de conserva) y algún que otro capricho no esencial (helado de Halo y pasteles!!!) también sin coste de entrega pero destinado exclusivamente a hogares que están en cuarentena.

Lidl refuerza su apoyo a Neighbourly e instala en sus tiendas cajas donde los clientes pueden dejar productos que se llevarán a los bancos de alimentos. 

Iceland, una de las cadenas pioneras en reservar parte del horario de venta a las personas más vulnerables, ahora ha incluido en un lugar destacado de su página web un anuncio del National Emergencies Trust, donde los clientes pueden donar dinero que va a ir a parar a ONGs que están trabajando con personas vulnerables. Además, al entrar en su tienda online te pide que te identifiques como persona vulnerable / hogar en cuarentena, o como cliente normal. Si no tienes necesidades especiales, no puedes comprar en la tienda online y la web te lleva a su localizador de la tienda más cercana.

La web de Ocado sigue con el sistema de colas, y sin tener libres ninguna franja horaria en los días que hay en su web. Será que sus almacenes ya están trabajando a plena capacidad, o que su flota también lo está haciendo, pero lo que se ve es que su sistema es demasiado poco flexible y no le permite absorber picos en la demanda como el que se está produciendo. El resto de supermercados están capeando el temporal algo mejor, por un lado pueden conformar pedidos en las propias tiendas, y además de ofrecer entregas en casa tienen el servicio de click & collect, que permite al cliente recoger el pedido en un la tienda o en otra ubicación. Si Ocado hubiera podido tener esta flexibilidad, estaría haciendo su agosto, al estar en el top of mind de los compradores cuando se habla de supermercados online.

Gracias por la atención, y mañana, o pasado, más!

Directivos de varias cadenas dedican horas de su trabajo en las tiendas, para apoyar a los compañeros que trabajan habitualmente en ellas.

Asda: mayor foco en food to go y retirada de venta asistida de carne y pescado.

En estas últimas semanas Asda ha desvelado un par de proyectos muy interesantes. Son quizá poco ambiciosos ante los resultados que está cosechando y los nuevos desarrollos de sus competidores, pero están en línea con los cambios de los patrones de consumo que se están observando.

A principios de año anunciaron el cierre de los mostradores de venta de carne y pescado. La cadena cuenta con estos mostradores en unos 150 hipermercados, y los va a sustituir por mostradores de Delicatessen, donde se van a servir pizzas recién preparadas, pollos asados, pasteles de carne, sushi etc. Todo productos listos para comer. Va a colaborar con marcas reconocidas para que ofrecan también allí sus productos. En un principio anunciaron concesiones a Sushi Daily (que ya trabaja con Sainsbury’s y Waitrose) y Subway (que tiene un acuerdo con Asda para poner restaurantes en la puerta de los hipermercados, y ahora pasa al interior de los mismos), y la semana pasada comunicaron que también la popular marca Gregg’s iba a tener concesiones en estos espacios.

Motrador de venta de pescado en proceso de renovación en Asda.

Gregg’s es el negocio del momento en el espacio del food to go, por su volumen, sus precios y lo bien que le está yendo la estrategia de incorporar productos más saludables y vegetarianos en su surtido. Con unas ventas de £1.000 millones y más de 2.000 tiendas, han crecido un 15% en el último año, y los productos vegetarianos que está lanzando les están permitiendo aumentar mucho más su ya amplia popularidad. Es, sin, duda, una gran adición al portofolio de marcas de Asda en la zona Delicatessen.

Volviendo al tema de cerrar los mostradores, destacar que se mantienen las carnicerías halal que tiene Asda en muchas tiendas. También son una concesión. Y es una medida que parece natural, y que también tomó Tesco el año pasado, porque cuando vas a visitar las tiendas de Asda, es difícil ver clientes alrededor de la venta asistida de carne y pescado, pero siempre ves clientes en la de los productos halal. La única cuestión quizá algo controvertida es que la venta asistida puede ayudar a utilizar menos plástico a la hora de vender productos, dado que se ofrece la posibilidad a los clientes de llevar ellos mismos el envase a la tienda, pero también los esfuerzos por reducir la cantidad de envase en las referencias de venta libre servicio es muy visible, junto con el uso de materiales mucho más fácilmente reciclables (como las bandejas de cartón).

Está claro que en el gran consumo del Reino Unido el “convenience” cada vez es más importante: la conveniencia para comprar, para preparar y en estos últimos meses, para consumir. En las grandes ciudades los supermercados y restaurantes compiten por las ocasiones del desayuno y el almuerzo. Pero resulta sorprendente que la compra en un hipermercado pueda verse complementada con la compra de un producto que se pueda comer nada más llegar a casa, sin tener que cocinar nada. Los consumidores están respondiendo bien a estas iniciativas que vemos cada vez con más frecuencia en las tiendas, y que además pueden verse complementadas con la asociación de empresas del delivery, como Just Eat y Deliveroo, con las que ya trabajan algunos supermercados para llevar pizzas y curries indios a las casas de los clientes que así lo desean.