Pret a Manger: el quick service post covid.

(Alimentación y Coronavirus en UK – XXIII)

Hoy me he pasado por primera vez el mes de marzo por un restaurante de Pret a Manger. Empezaron a reabrirlos a mediados de mayo, y siguen ofreciendo únicamente comida para llevar, no puedes sentarte en el restaurante y comer (hasta julio el gobierno no va a permitir a la hostelería reabrir).

La tienda naturalmente despliega todas las artes de separación que tenemos vistas en la mayoría de supermercados: persona en la puerta para controlar el flujo de clientes, mil carteles, marcas en el suelo, y pantallas de perspex.

Pret es un negocio de unos 450 restaurantes, y facturó el 2019 £710 millones. Las tiendas de Pret suelen estar en lugares de mucho tráfico (estaciones, arterias comerciales) o con muchas oficinas, y naturalmente destinadas para personas pobres en tiempo, que buscan una solución rápida para comer. El medio plazo post covid parece indicar que ni va a haber tráfico, ni mucha gente va a volver a las oficinas, y que un buen número de personas tienen más tiempo para cocinar. Va a ser un reto para marcas como Pret volver a atraer a clientes a sus tiendas y seguramente estarán pensado mucho en sus modelos de negocio, como muestra la evolución de Leon, por ejemplo.

Uno de sus intentos es mejorar su servicio online, con una mayor oferta de compra online y recoger en tienda, los acuerdos con las empresas de delivery habituales, y otro es de modificar la oferta. Ya se ven en tiendas productos que puedes comprar para calentar en casa, como si fuera un supermercado. Seguramente, van a querer capitalizar la marca Pret a Manger, que es bastante reconocida por lo menos por las personas que viven en las ciudades, y pronto veremos sus platos y ensaladas en supermercados, como vemos los de Crussh y Wasabi en Sainsbury’s. Aunque uno de los puntos diferenciales de Pret es que preparan la comida cada día en los restaurantes, es fresca del día, y esto es difícil de replicar en los supermercados.

Comida de restaurante para comer en casa. ¿Les suena?

Desperdicio Alimentario y Delivery en UK.

Hace unas semanas, la Sustainable Restaurant Association publicaba su análisis sobre el desperdicio alimentario producido por las operaciones de delivery en sus socios. Es un estudio realizado en colaboración con Just Eat. Los datos se tomaron durante el 2019, y a raíz de las medidas tomadas para contener el avance del Covid-19, se decidió repetir la encuesta en Abril de este año para ver qué influencia estaba teniendo en el asunto de la merma.

Para un negocio que ellos calcula de £5000 millones al año, la merma es alta: los hogares tiran alimentos por valor de £1400 millones, mientras que los restaurantes tiran alimentos por valor de £376 millones. 

Los consumidores declaran tirar un 10% de la cantidad de productos que piden. Generalmente, se debe a que piden más de lo necesario, y la gran mayoría de hogares no consumen los restos de comida el día siguiente, si no que optan por tirarlos. No se han calculado las mermas producidas por tirar productos que tenemos en la nevera, comprados en gran consumo, y que acaban en la basura porque hemos pedido un takeaway y el producto se ha pasado.

Durante el mes y poco de tener los restaurantes cerrados y los británicos confinados, se encontró que se ha reducido naturalmente la merma en los hogares, dado que piden mucho menos producto, mientras que en los restaurantes ha crecido un 25%. Esto es debido a que es mucho más difícil predecir la demanda en estos momentos de tanta incertidumbre, y se compra más de lo que se acaba vendiendo. 

La Sustainable Restaurant Association ayuda a sus socios a mejorar sus prácticas en los restaurantes para reducir el desperdicio alimentario. Bajo su programa FoodSave han trabajado con 91 restaurantes, logrando reducir el desperdicio en 450 toneladas, menos, ahorrando a sus restaurantes casi medio millón de libras esterlinas.

Iceland y Asda: prepárate en casa los platos de tus restaurantes favoritos.

La competición en el sector de la alimentación es brutal, como saben, y nadie da un respiro a sus competidores. La cuestión es llegar antes que nadie a un consumidor con ganas de llevarse algo a la boca, y un par de cadenas, Asda e Iceland, han aprovechado que los restaurantes han cerrado para canalizar el deseo insatisfecho de los más fieles a esas marcas de restaurantes.

Fuente The Grocer / Asda

Las medidas de distanciamiento social y confinamiento que impuso el gobierno británico para reducir la propagación de la pandemia supusieron, como en muchos países, el cierre de los restaurantes (aunque podían servir comida para llevar), mientras que los supermercados podían permanecer abiertos para cumplir su función social. Aunque no era estrictamente obligatorio, la gran mayoría de cadenas de restaurantes decidieron cerrar sus puertas, para tomarse unos días para ver cómo ajustarse a los nuevos requerimientos.

Los ingleses, sin restaurantes a mano, han tenido que cocinar más, pero las ansias de comer comida de restaurantes favoritos no se han apaciguado. Y aquí Asda e Iceland han visto una oportunidad dentro de esta crisis, la de vender online lotes de productos para recrear tus productos de restaurante favoritos. Total, en muchos casos, como por ejemplo Nando’s (la cadena de restaurantes de pollos asados), ya venden sus salsas y condimentos. La única diferencia, es que Asda lo ha hecho de la mano de All About Food, la empresa que comercializa productos con licencia de los restaurantes, mientras que Iceland ha ido por libre, recibiendo alguna que otra queja de las marcas afectadas, y ha tenido que disculparse. 

Anuncio de Iceland hablando de los lotes para prepararte una cena KFC en casa. Fuente Iceland.

Las dos cadenas han habilitado en sus tiendas online la compra conjunta de los productos necesarios para preparar uno de tus platos favoritos, y así no echarlos de menos. Esto tiene ya un nombre y se venía realizando desde hace un tiempo, los “Fakeaways”, un juego de palabras entre take away (la típica comida que te entregan en casa desde un restaurante) y fake (imitación). 

De la forma que lo ha hecho Asda imagino que habrá sido muy positivo para las cadenas: durante este tiempo han podido estar en las casas de sus consumidores más fieles, los que más les echaban de menos. Y han vendido más productos con su nombre en los supermercados. De hecho KFC utilizó este tema para anunciar que volvía a abrir las tiendas, cuando utilizó fotografías y vídeos que algunas personas habían colgado en las redes sociales para mostrar sus esfuerzos en replicar las alitas de pollo rebozadas con la receta secreta del coronel.

“Fakeaways” de Asda, que permiten añadir todos los ingredientes para una receta en el carrito de la compra online.. Fuente Asda.

Pubs, Leon, Pret a Manger, Cote etc: Restaurantes que quieren seguir siendo relevantes (y hasta hacer negocio) en medio de la crisis (Alimentación y Coronavirus en UK – VIII)

En las notas anteriores ya se recogen algunas iniciativas del foodservice, vamos a ampliar aquí algunas más.

El 20 de marzo el gobierno británico decreta que se cierren los establecimientos de hostelería y restauración, permitiendo solamente algunas excepciones (por ejemplo algunos restaurantes en fábricas, para empleados) y aquellos que venden a través de delivery, para entregar en casa. Permite también que aquellos que no vendían a través del canal del delivery lo hagan ahora. Los días anteriores al cierre varias cadenas se habían volcado en apoyar al personal sanitario que empezaba a notar la presión del aumento de enfermos en los hospitales, ofreciéndoles descuentos e incluso bebidas calientes gratis. 

La mayoría de cadenas han cerrado completamente, ni siquiera ofrecen delivery, ante la complejidad de respetar las medidas de distanciamiento en las cocinas. Apenas quedan abiertas las cadenas de pizzerias del tipo Domino’s o Papa John’s, algunos Costa (en hospitales o con Drive Thru), KFC (tambíen con Drive Thru), Bella Italia, y unos pocos casos más. Los proveedores del sector foodservice han tenido que buscar nuevas rutas de comercialización, como vender directamente al consumidor final (cajas de frutas y verduras, de carne, etc) o vender a supermercados (como el caso de Brakes y Sainsbury’s).

Las iniciativas de ayudar al personal sanitario se han transformado con el paso de los días. Itsu, por ejemplo, la cadena de comida asiática, ha abierto un par de restaurantes y ofrecen comida gratis al personal sanitario. Solo producen un plato, fideos udon vegetarianos para facilitar su operación, y las llevan además sin coste de entrega. Uber y Deliveroo colaboran con esta iniciativa, aportando las entregas a Itsu, y otras cadenas como Pizza Hut, Neat Burger, etc, que ofrecen comida gratis o con descuento al personal sanitario.

Los médicos agradeciendo a Itsu el envío de comida.

El CEO de Leon, ha organizado una campaña de recogida de dinero para sufragar los costes de ofrecer al menos una comida caliente al día a personal en los hospitales. Colaboran en la iniciativa un gran número de cadenas (Wasabi, Tortilla, Peach Pubs, Rosa’s Thai, Hop, Pizza Pilgrims, Franco Manca, Farmer J, Tossed, Haché, Abokado, Dishoom y Nusa Kitchen oir ahora) y ya han recaudado más de un millón de libras esterlinas.

El actor Damian Lewis apoya la iniciativa Feed the NHS.

El canal online es una forma que se ve bastante segura de hacer llegar productos a los hogares, y son varias las iniciativas en este campo. 

Varios mayoristas, Brakes, Bidgood, Bestway etc, se han aliado con varios fabricantes como Coca Cola, Budweiser, etc, apoyados por la firma de software StarStock, y han promovido la iniciativa mypubshop.com. Se trata de transformar un pub en un pequeño supermercado. Los clientes pueden hacer un pedido online, y recoger la compra en el pub. Participan pubs de varias cadenas, como Admiral, St Austell y Greene King.

Algunas cadenas se pasan al delivery, pero más cercano al modelo de las cajas de recetas que al de entregar platos cocinados. Côte Brasserie, por ejemplo, ofrece sus platos para entregar en casa, todo preparado y porcionado, por lo que solamente hace falta cocinarlo.Se puede comprar vino y carne, para prepararla al gusto.

Y luego está Leon, que ha aprovechado la crisis del coronavirus para lanzar “Feed Britan”, un desarrollo en el que sin duda llevaba un tiempo trabajando. Anunciaron justo antes del cierre que querían transformar sus restaurantes en supermercados, y que naturalmente, dadas las circunstancias, primero iba a ser un supermercado online. El sábado 4 de abril hicieron el lanzamiento exclusivo a miembros de su club de fidelización de la tienda online. Primero de platos preparados en formato grande (tres platos por caja, un total de 4 kilogramos de comida, una caja para omnívoros y otra para veganos), y luego añadieron otra caja de fruta y otra de quesos. Además, desde su página web incluyen una “falsa” tienda online, donde poder comprar productos envasados con su marca, y que te lleva a la web de Sainsbury’s, el supermercado que los distribuye por ahora en exclusiva. Es muy interesante lo que están haciendo con ellos, lanzaron hace unos pocos meses una gama de condimentos y salsas ambiente, y después una gama de refrigerados (houmous, guacamole, etc, e incluso kefir y algún otro producto no disponible en sus restaurantes) y tiene una implantación en general muy cuidada en las tiendas del supermercado, donde la marca Leon tiene un buen protagonismo. En principio la idea es poder también comprar estos productos en los restaurantes, que ampliarían la zona de venta libre servicio. Crussh, la cadena de comida healthy, tiene una iniciativa similar, donde los clientes pueden comprar sus zumos premium y sopas online, producto suficiente para toda una semana.

Las cadenas que tienen las tiendas cerradas tratan de mantener la relevancia de su marca durante este tiempo. Es interesante la iniciativa de Pret A Manger que publica las recetas de sus sopas y platos en la web, para que los clientes puedan repetir la experiencia en casa, o los tutoriales de las cafeterías Costa para hacerse el cappuccino perfecto en casa. McDonald’s, que trata de interactuar con los clientes pidiéndoles que elijan nuevos productos para el menú cuando vuelvan a abrir los restaurantes.

En el fondo, vemos muchas iniciativas para seguir en contacto de una forma u otra con el cliente. Son circunstancias muy difíciles, y seguro que la mayoría no serán muy rentables, y se producirán fallos hasta que estén rodadas. Pero permiten que los clientes sigan en contacto con la marca, seguir trabajando con los proveedores, mantener parte del staff, y quien sabe si aprender a manejarse en un canal nuevo para algunos, el online, que parece va a ganar más peso tras la crisis. Además, el compromiso con el personal sanitario seguro que mejora la reputación de muchos negocios. 

Uno de los grandes aciertos de M&S durante la crisis del 2008 fue el “Menú Restaurante”, una promoción en la que por £10 los británicos más apurados podían comprar platos preparados y vino para replicar una experiencia de comida de restaurante pero en casa… fregando los platos, pero mucho más barato! Quien sabe si ahora los restaurantes pueden encontrar alguna fórmula para llevarse parte del pastel del gran consumo!

Hibridación restaurantes/supermercados: un par más de ideas.

Las primeras barras de sushi que aparecieron en la gran tienda que abrió Whole Foods Market en Kensington, junto con grandes zonas de bandejas con comida donde los clientes podían llenar pequeños contenedores para llevarse a la oficina una comida caliente. Desde aquel momento, los superemercados han ido evolucionando y complementando su oferta de “comida para después” con la de “comida para ahora” (food for now) que muchas veces se prepara incluso en la misma tienda.

Ya son varias las cadenas que cuentan con puestos de sushi en sus establecimientos, aliados a fabricantes de prestigio (como Sushi Daily, en Asda, Waitrose y Sainsbury’s, que se ha convertido en la cadena europea más grande de sushi, con más de 700 puestos) o a marcas de restauración (Yo! Sushi con Tesco, Wasabi con Marks & Spencer). Y se está tomando un camino similar con lo de preparar platos en las tiendas, desde aquel pionero Sainsbury’s Kitchen que vendía bocadillos y sopas que preparaban allí mismo hace casi 10 años, a los nuevos Sainsbury’s Local y algunos Tesco Metro con una oferta de comida caliente muy amplia, los restaurantes de Crussh que Sainsbury’s instala en sus tiendas, los de Burrito Kitchen en Tesco, etc. Y los bares de Waitrose, algunos muy centrados en dar de comer a la hora del almuerzo, otros centrados en el “after work”, con tapas y vino y conciertos de jazz.

También el mundo del foodservice ha recorrido un camino hacia este punto intermedio de restaurante/tienda, basta ver la mayoría de cadenas de QSR que son prácticamente de autoservicio, o las tiendas a la entrada de algunos restaurantes, como las de Carluccio’s, que parecen auténticos colmados.

Fotografía Las Iguanas

Tesco y Sainsbury’s siguen innovando en este campo, aunque de una forma supongo más previsible para un supermercado. En los últimos meses hemos visto como aparecen platos preparados con la marca de cadenas de restaurantes famosas en el Reino Unido, tanto en la zona de congelados como en la de refrigerados. Una iniciativa interesante es la de Wasabi en Sainsbury’s, con su gama de platos de arroz y fideos asiáticos en muchas de sus tiendas, y que también se pueden encontrar en los restaurantes. Pero también se han apuntado otras cadenas como Las Iguanas (una cadena de restaurantes de inspiración latinoamericana), Bella Italia (italiano), Ed’s (de comida norteamericana), y Giraffe (fusión). La idea es llenar los lineales de otro tipo de marcas, que recuerden experiencias agradables. Aunque el reto de replicarlas en el hogar pueda parecer muy grande!

Fotografía de Gousto/Wagamama

La otra idea interesante viene de la mano de la empresa de kits de comidas para preparar en casa de suscripción. Se han asociado con Wagamama para, durante seis meses, ofrecer a los clientes recetas del propio restaurante. Así, los clientes que quieran cocinar en su propia casa los platos que disfrutan en el restaurante pueden pedirlos a Gousto, que les entregará la receta y una caja con todos los ingredientes en la cantidad justa. Me parece una buena idea, me parece fácil que si te gusta un plato de un restaurante y eres un cocinitas, te atraiga la posibilidad de preparlo en casa.

Seguimos avanzando en la mezcla.

Platos preparados en Sainsbury’s con marca de restaurante.

La oferta de comida y servicios que ofrecen los supermercados y los restaurantes está convergiendo cada vez más, y el traspaso de productos y prácticas de uno a otro canal es constante, y me llama la atención el interés que puedan generar las marcas de restaurantes entre los productos de los supermercados.

Desde los años 80 cuando Marks & Spencer introdujo las gamas de platos preparados en las tiendas (ya no hacía falta ir a un restaurante italiano para comerse una lasaña) y los restaurantes empezaron a envasar bocadillos y ponerlos en libre servicio en sus tiendas los puntos de contacto son innumerables:

  • Sainsbury’s Kitchen a principios de década, el experimento de Sainsbury’s para adentrarse en el mundo de la restauración
  • Las pizzas de los restaurantes Pizza Express, disponibles primero en Waitrose y luego en el resto de las cadenas.
  • Tesco invirtiendo cadenas de cafeterías como Harris + Hoole y comprando restaurantes como Giraffe, para mejorar su oferta en los hipermercados
  • También Tesco, la tienda convenience en Philippot Lane y en Charing Cross, donde tenías un restaurante que te preparaba la comida allí mismo o te podías llevar una comida del surtido de food to go de la cadena.
  • Los nuevos Marks & Spencer más cafeterías que otra cosa.
  • Las cafeterías como Starbucks, los restaurantes como Carluccio, en los que puedes comprar casi cualquier ingrediente o vajilla que utilizan.
  • Los tests de Asda y Morrisons con el delivery a casa desde los obradores de pizza y comida india que tienen en los hipermercados.
  • Los desarrollos de Starbucks, que ya tienen una gran visibilidad en las secciones de café de las tiendas.
  • Los platos preparados congelados de marcas de restaurantes como itsu y Las Iguanas.
  • Y los puestos de cadenas de restaurantes reconocidas que abren en muchos supermercados, como Wasabi en Marks & Spencer, Crussh en Sainsbury’s, etc.

De los últimos desarrollos que he podido ver, hay dos que me llaman la atención, con los protagonistas del último ejemplo, porque los productos de restaurante pasan a las secciones de los supermercados.

La cadena de tiendas de sushi para llevar Wasabi lanzó a finales de año su marca “Home Bento”. Son platos preparados muy parecidos a los que ofrece en la tienda calientes y listos para consumir, pero en este caso, refrigerados y en un envase para calentar y comer en casa. Una idea muy interesante, aprovechando seguramente que siempre van clientes a las tiendas a última hora a comprar algo de comida, y que ahora se la pueden llevar a casa y calentarla allí.

Y desde hace unos meses, esta gama está también disponible en las tiendas de Sainsbury’s, tanto sus supermercados como las tiendas convenience. Es un acuerdo curioso porque Wasabi tiene un acuerdo con Marks & Spencer en virtud del cual ha instalado corners de sushi en muchas de las tiendas del supermercado premium.

Crussh es otra de las cadenas de comida fast casual que proliferan en Londres. Se caracteriza por ofrecer productos muy saludables, smoothies, etc. Llegaron hace un par de años a un acuerdo con Sainsbury’s para instalar corners en los supermercados, y ya tienen unas 10 concesiones.

Acaban de anunciar el desarrollo de una gama de platos preparados que van a vender en Sainsbury’s también, aunque en este caso son productos para la zona del food to go más que para la de platos preparados.

Es muy interesante ver como Sainsbury’s está dispuesto a ceder algo de protagonismo a otras marcas en este espacio. La comida Food to go y los Platos Preparados están dominados por las marcas de los distribuidores, y apenas hay marcas de fabricante bien posicionadas en estos espacios. Sin embargo Sainsbury’s está introduciendo multitud de nuevas marcas que atraigan a clientes más jóvenes, muchas veces en las zonas de impulso de las tiendas convenience, donde ubica las que llama “Future Brands“, y sin duda estos dos acuerdos se enmarcan en esa ambición de atraer a otro tipo de cliente al que tradicionalmente va a comprar a sus tiendas.

En productos frescos y refrigerados, la MDD de las cadenas tiene una presencia destacadísima. Pero igual no es suficiente para poder seguir siendo atractivos, tienen que poner más marcas en estas secciones. Tesco ha desarrollado alguna gama de MDD que parece de fabricante (Wicked Kitchen por ejemplo) y Sainsbury’s parece se inclina por este otro camino. Seguramente es una buena oportunidad para los fabricantes.

El foodservice se fija en las promociones de los supermercados.

Aunque el foodservice y el gran consumo son dos negocios con muchas diferencias, ambos compiten por la cuota de estómago de los clientes. En los últimos años hemos visto como los supermercados han desarrollado el food to go, ofreciendo productos muy parecidos a los restaurantes fast casual de bocadillos, ensaladas, sopas, etc. Los restaurantes han trabajado para aumentar la oferta en autoservicio, y ahora se empiezan a fijar en las promociones que hacen los supermercados para conseguir atraer más clientes y potenciar la demanda en las horas valle de sus negocios.

Desde hace un tiempo vemos las ofertas de menús en los restaurantes equivalentes a los “Meal Deal” de los supermercados, Te puedes llevar tres productos (un plato, un postre o snack y una bebida) por un precio determinado. Suelen ser algo más caras que los supermercados, pero también algunos incluyen comida caliente, y además, comes en una mesa, no te lo tienes que llevar y comer en la calle! Incluso algunos extienden esto al desayuno. Por ejemplo en las cafeterías Costa si compras un café por la mañana puedes añadir una pieza de bollería por £1 más.

También vemos ofertas por comprar en horas de poco tráfico. Algunas cafeterías tienen una “happy hour” en la que puedes comprarte el café por un precio reducido. O como en Chop’d, que si compras la comida antes de las 12 o después de la tarde, te ofrecen un 25% de descuento. Aunque no se hable de esto como estrictamente promociones, varios restaurantes han optado por vender a precio reducido productos que les sobran al final del día a través de Apps como Too Good To Go o Karma. Los restaurantes ponen los platos  y los usuarios de estas Apps los pueden e ir a recoger al restaurante. De esta forma ayudan a combatir el desperdicio alimentario a la vez que se benefician de comida con descuento.

Chopd Discount.jpg

Deliveroo acaba de asociarse con varias cadenas de restaurantes con los que trabaja (Jamie Italia, Hummus Bros, etc) que van a ofrecer un plato del día por £4.00 con entrega incluida. Como los clientes tienen que comprar antes de las 11 de la mañana y solicitar la entrega entre las 12 y las 3 de la tarde, va a ayudar a los restaurantes y mensajeros a planificar el trabajo. Pero aún así, es un precio bajísimo y se cuestiona la rentabilidad de la promoción.

Deliveroo - Flash Deals.jpgY otra promoción que promete tener un impacto muy grande es la de la empresa de productos financieros Compare The Market. Su servicio es la venta de seguros, y ofrece a sus clientes un 2×1 para entradas de cine durante un año. Quiere hacer algo parecido en restaurantes, y ya tiene algunas cadenas comprometidas. La promoción del cine empezó hace tres años y ya se han vendido 10 millones de entradas de cine mediante ella, por lo que se espera que el alcance en los restaurantes también sea elevado.

Y mientras tanto, el mundo de las cadenas de restaurantes siguen padeciendo males comunes a los de los supermercados: hay mucha oferta y los consumidores quieren gastar poco, por lo que la pelea por conseguir tráfico es fenomenal. Veremos si estas promociones pueden ayudarles a mejorar las perspectivas de negocios, o son una mera destrucción de valor.

Llegan las cocinas portátiles de deliveroo.

Sigue la carrera por el dominio de las entregas en casa de comida de restaurante. UberEATS y Deliveroo pugnan por liderar este negocio en el Reino Unido, y están continuamente lanzando nuevas iniciativas. No pueden parar, porque además, aparecen nuevos negocios a través de Apps de empresas startups con nuevas propuestas para el sector de la restauración, y quien sabe si alguna de estas puede convertirse en el nuevo Uber o deliveroo.

deliveroo puso en marcha a principios de año un servicio de suscripción, mediante el cual por pagar una cuota mensual recibes un descuento en tus pedidos. Algo similar a lo que han utilizado algunos supermercados, para evitar que sus clientes utilicen otros servicios de la competencia.

deliveroo-editions-11.jpg

Y ahora anuncia el desarrollo de deliveroo Editions, que son cocinas portátiles en contenedores, para ofrecer más servicio a sus clientes. Estas cocinas están diseñadas para el “take away”, y deliveroo las coloca en zonas concretas de las ciudades donde opera, y que alquila a restaurantes suscritos a su servicio. Así sus clientes pueden llegar a una zona donde no tienen sus propio restaurantes, pero en la que existe demanda. Y todo el negocio se canaliza a través de las entregas de deliveroo, que cobra una comisión más elevada que la habitual, cuando el mensajero toma el pedido del restaurante del cliente. Este servicio está dirigido a cadenas de restaurantes y a operadores independientes.

Después de haber realizado un piloto en Londres a finales del año pasado, acaba de instalar 30 parques de cocinas más en Londres (cada ubicación cuenta con seis o siete cocinas) y otras ciudades del Reino Unido, y espera lanzar el servicio en cinco países más antes de acabar el año.  Esperan trabajar con alrededor de 200 restaurantes, y crear unos 1000 puestos de trabajo nuevos.

Morrisons y Sainsbury’s: iniciativas multicanal para atraer más clientes a las tiendas.

El comercio electrónico ya no crece tanto como antes, pero sigue siendo uno de los canales de mayor proyección en estos momentos, y las cadenas desarrollan continuamente nuevas iniciativas para atrapar ese crecimiento. Las dos últimas que hemos visto en este país vienen de la mano de Sainsbury’s y Morrisons, y juntan elementos del comercio físico con el electrónico.

112932_rsz_hello_fresh_go.jpg

Sainsbury’s se precia de tener la mejor red convenience en Londres entre todas las cadenas. No tienen tantas tiendas pequeñas como Tesco, pero sí que domina en muchas partes de Londres. Acaban de anunciar que empiezan a colaborar con el popular servicio de reparto de kits de comida HelloFresh, y dan de alta varias cajas de comidas en sus tiendas convenience. Para ello, HelloFresh ha desarrollado una gama exclusiva para supermercados, HelloFresh Go, que son cajas con los ingredientes porcionados de sus platos más populares. Así los clientes que acuden a los Sainsbury’s Local a comprar la cena, si tienen ganas de cocinar,  pueden comprar un kit de HelloFresh y sentirse chefs por un día, frente a la opción típica de comprarse un plato preparado que se calienta o se acaba de cocinar en el horno. Las cajas de HelloFresh Go son para dos personas, y tienen un coste de £10, frente a las £8 a £12 de las recetas que se entregan en casa.

HelloFresh es uno de los servicios de suscripción de kits de comidas más populares en UK. Tienen presencia en otras ciudades como Berlín, Amsterdam y algunas ciudades en USA, y facturaron en seis meses del año pasado casi 300 millones EUR. Ahora, gracias a la presencia en Sainsbury’s, van a tener un mayor acceso a los hogares. Derriban también una barrera de entrada: al ser un servicio de suscripción, tienes que pedir varios platos cada semana, y tienes que organizarte un poco para cocinarlos todos, cancelar los pedidos si vas a estar fuera, etc. Y luego que no es un producto muy económico. Sin embargo, de esta forma, permiten que los consumidores les prueben.

Sainsbury’s ya tiene una buena gama de meal solutions, platos con los productos porcionados y preparados, que sólo hace falta freír o un leve tratamiento culinario, pero con la gama HelloFresh gana más relevancia, al ser una marca especial y centrada en este tipo de productos, no como la de Sainsbury’s que cubre un amplio espectro.

La otra noticia la protagonizan Morrisons y Just Eat, y tiene un gran potencial de convertirse en un éxito. Tras Amazon y algunas otras empresas de menor tamaño, ahora Morrisons ha acordado con Just Eat abrir concesiones de restaurantes en varias de sus tiendas. Los clientes podrán comer en el propio supermercado, llevarse los productos a casa o pedir online a través de Just Eat para que se los lleven a casa.

morrisons-and-just-eat-serve-up-the-uks-first-takeaway-inside-a-supermarket2.jpg
Fotografía Morrisons.

La primera prueba la hacen con un restaurante especializado en comida india llamado Bombay Bites, que sirve desayunos y platos típicos de la gastronomía india. De esta manera Morrisons ofrece más motivos a los clientes para ir a la tienda – aunque Tesco también se embarcó en una estrategia similar, de poner restaurantes en las tiendas, que fracasaron – sobre todo a los que tienen en mente comprar algo para cenar hoy.

Piensan que es un producto escalable y muy replicable, por lo que si todo va bien instalarán más conceciones en otros supermercados de Morrisons.

 

Tesco quiere ser aún más grande en UK

Todos los lectores sabrán ya que Tesco es la principal cadena de gran consumo del Reino Unido, con una cuota de mercado cercana al 30%. Pero también es el principal destino del gasto de los británicos en retail, en el que gastan 15 peniques de cada libra que se gastan en tiendas.

El negocio del gran consumo es cada vez más complicado, y Tesco busca nuevos mercados en los que mitigar la pérdida de ventas que están sufriendo sus supermercados. No basta con seguir abriendo supermercados de conveniencia y proximidad, o seguir potenciando el mercado online, hay que abordar nuevos mercados.

Y en esto lleva Tesco un par de años, en los que ha adquirido participaciones o en su totalidad varios negocios de foodservice y alimentación, como las cafeterías Harris + Hoole, los restaurantes Giraffe, o las panaderías Euphonium y the Bakery Project. Todos estos negocios debían ayudar a Tesco a aumentar el atractivo de sus hipermercados, y así conducir a más gente a ellos y de esta forma, conseguir aumentar las ventas.

Además de comprar negocios de restauración, Tesco también desarrolla los suyos propios. Primero fue Deck’s, y ahora Fred’s Food Construction, un restaurante tipo neoyorquino situado en la entrada de uno de sus hipermercados. Fuente Tesco.

Ahora Tesco da un nuevo paso, y es el desarrollo de una cadena de restaurantes de comida rápida, pensando en el mercado de Londres. Según The Guardian, la cadena llevaría el nombre de  Tesco Express, y se focalizará en la comida para llevar, para competir con las cadenas como Pret-a-Manger, Eat, etc, tan populares en Londres.

Sainsbury’s instaló en el 2011 un piloto en la city llamado Sainsbury’s Kitchen, pero la tienda duró menos de un año. En ella se preparaban los bocadillos, se acaban de cocinar muchos de los ingredientes empleados, y se preparaban también las ensaladas, para dar una mayor imagen de frescura. Sin embargo, sin que hubieran comentado mucho, Sainsbury’s decidió cerrar el piloto, y algunas de las iniciativas que allí se vieron se han llevado a hipermercados, y a un par de las tiendas de conveniencia del formato de frescos.

El negocio de los almuerzos es muy importante en Londres, donde un gran número de consumidores compra la comida antes de entrar en la oficina o al salir a la hora de comer, y los supermercados compiten con muchas cadenas de restauración con propuestas muy atractivas y definidas. Además, según Horizons, la consultora de Foodservice, el negocio del almuerzo es el que está creciendo más en estos momentos, por lo que es normal que Tesco le preste atención.

De esta forma Tesco espera poder aumentar su importancia ante los compradores, ofreciéndoles más oportunidades para gastar su dinero en su empresa. Además, gracias a la maquinaria Tesco, esto supondrá más datos para su ClubCard, más oportunidades de abrir puntos de recogida Click & Collect, etc…

Parece que Tesco dará más detalles en su próximo anuncio de los resultados anuales. Se espera que sean malos, con una reducción del 10% del beneficio esperado, pérdidas en ventas, y también bajas en el equipo (acaba de dimitir su director financiero, posiblemente el segundo cargo más importantes en su estructura). Por ello tendrán que ofrecer alguna buena noticia, más allá de la típica que la nueva estrategia está funcionando y que tendrá un efecto importante cuando esté implantada en un mayor número de tiendas, etc.