UK: el camino de la promoción al SPB

Les habrá pasado a Uds al venir a ver tiendas por aquí. Ciertamente cuando voy con clientes, algo que sorprende sobre todo a las personas que llevan tiempo sin venir por aquí es el nivel promocional. Parece que todo el supermercado esté de oferta (de hecho en los Holland & Barrett muchas veces es así, tienen todas las referencias en promoción) y no haya nadie que pague el PVP completo por ninguna referencia… Aunque ahora les voy a contar como está cambiando esto, habíamos llegado a vender en promoción el 40% de las ventas (llegando al 45% del volumen). Y en algunas categorías la cifra había llegado hasta el 80%.

Holland And Barrett Sale.jpg
Holland & Barrett, el supermercado que casi siempre lo tiene todo en promoción multicompra.

La irrupción de los discounters y el triunfo de la compra simple (en referencias y en precios) y varios factores más, han ido cambiando el papel que juegan las promociones en el mercado británico, y ahora nos encontramos que es una estrategia en declive. Parten de un nivel muy alto de aplicación, claro, y costará llegar a los niveles de otros países europeos, pero se va avanzando.

Según Kantar, al principio de la crisis el 30% de las ventas se realizaban en promoción, y desde el 2008 la proporción fue creciendo gracias a la incorporación de más referencias y el desarrollo de nuevas mecánicas promocionales (sobretodo de las llamadas de multicompra) hasta alcanzar el 40%. En ese momento, 2011, vemos como empiezan a lanzarse nuevas iniciativas para comunicar valor a los consumidores, como las distintas iniciativas de Sainsbury’s, Asda, Tesco y Morrisons de comparadores de precio.

Sin embargo, durante este periodo el discount supo hacerse fuerte gracias a su oferta de pocas referencias y precios simples, y una paulatina mejora de los surtidos y su imagen, hasta conseguir ser supermercados de cesta completa, robando muchos clientes del top 4. También se creó una especie de corriente de opinión en contra de las promociones: desde las notas de Which?, la asociación de consumidores, en las que criticaba las políticas promocionales de las cadenas (y que dió origen a una investigación por parte del gobierno británico) y un cierto flujo de noticias en los periódicos medio mofándose de los errores en las promociones de las cadenas (los típicos carteles de 1 por £2 y 2 por £5) o denunciando que el precio en promoción es el habitual y que los productos apenas pasaban unos días en precios artificialmente altos para poder comunicar la promoción. En el fondo, lo que se declaraba es que muchos de los consumidores encontraban dificultad en entender las promociones (aunque si que un buen número de ellos las estudiaban y sacaban provecho, los llamados savvy shoppers) y se sospechaba que los supermercados no ofrecían buenos precios a través de las promociones.

Daft-deal-in-Waitrose-in--001.jpg
Fotografía de Roy Jackson para The Guardian, que recopila en una web errores de etiquetado de las cadenas británicas. Pulsar en la fotografía para verla.

Ahora nos encontramos en la curva descendente del valor de las promociones, con un 38% del gasto realizado en artículos en promoción. Sainsbury’s fue el primero en mover ficha, entendiendo que era necesario no seguir haciendo lo mismo. Ellos habían tenido problemas durante la guerra de precios por haber seguido la iniciativa de Morrisons. Al ser un supermercado de valores, quedaron mal por competir en la espiral descendiente de precios a la vez que decían que sus productos eran más sostenibles que el resto, que trataban mejor a los proveedores, etc. Por ello su pequeña revolución fue reducir el número de promociones, abandonando desde este verano las de multicompra, y ajustando las demás para ir hacia un modelo más similar al de los discounters. El resto del top 4, les han seguido de forma algo más tímida, quizá sin tanta comunicación ,pero claramente percibible en las tiendas.

Y la iniciativa de Sainsbury’s, como expliqué en la entrada correspondiente, no sólo se centra en un menor número de promociones. También en reducir el diferencial entre el precio habitual y el promocional, para evitar que los clientes busquen o esperen las gangas como antes.

IRI también acaba de publicar un pequeño informe donde analiza la evolución de los precios y las promociones en Europa durante este último año (busquenlo, se lo recomiendo porque es excelente para comparar los distintos mercados, aunque los datos sean distintos a los que ofrece Kantar porque por ejemplo, no miden frescos). Por lo que respecta al Reino Unido, pone en datos lo que les he detallado más arriba. Las categorías con mayor volumen de ventas en promoción se sitúan alrededor del 64 al 62%, y la que menos volumen vende en promoción alcanza un 39%. Crece el descuento ofrecido en las promociones (por que se abandonan las de multicompra y se hacen más directas) y el número de promociones de un descuento directo en el precio (suponen un 14% en alimentación). Mientras tanto, ecomo era de esperar por las nuevas estrategias de los principales agentes, las promociones multicompra pierden  3.5 puntos respecto al año anterior y suponen un 12% del total. Y las marcas soportan mayor peso, al realizarse el 60% de las ventas en promoción, mientras que para la MDD es de un 28,4%.

De todas formas, en Navidades hemos visto como ha vuelto el festival promocional… seguramente, no se puede despreciar una herramienta tan socorrida para llevar gente a las tiendas.

 

Anuncios

Lidl: el descuento “social”.

Lidl acaba de anunciar un pequeño ejercicio de “gamificación” para estas navidades, con lo que espera ganar aún más relevancia en las redes sociales.

Lidl - Social Price Drop.jpg
Pulsar en la imagen para ver el vídeo de Lidl.

Durante las cuatro semanas antes de Navidad, cada lunes al punto de la mañana Lidl tuiteará sobre un producto. Los consumidores tienen hasta el día siguiente a las seis de la tarde para tuitear y compartir el tuit todo lo que quieran. Lidl entonces aplicará un descuento al producto, proporcional, dicen, al alcance en las redes sociales. Lo anunciará el miércoles y lo aplicará el sábado a los consumidores que vayan ese día a la tienda.

La primera semana tenemos langosta… que según como vaya el alcance, puede pasar de £5.99 a £2.99! Promete ser trending topic, y otro acierto más de Lidl para conectar con los consumidores.

Pero además, Lidl contesta a los que tuitean! Se pueden ver en su time line como va dando las gracias a los clientes que hacen mencion a la promoción.

Lidl - Social Price Drop Thanks.jpg

 

Tesco acepta cupones de Sainsbury’s Brand Match.

Son rápidos, y aprovechan las oportunidades!

Apenas han pasado unos días desde que Sainsbury’s anunciara que pone fin a su garantía de precio Brand Match y Tesco trata de aprovecharlo de alguna forma: acaban de anunciar en su web que van a aceptar los cupones que tengan los clientes de Brand Match hasta el mes de Junio, y de esta forma, los clientes podrán obtener el descuento en su compra de Tesco.

El comunicado reproduce unas palabras del CEO de Tesco en UK y la República de Irlanda, donde opina que este gesto es una pequeña ayuda a los clientes de Sainsbury’s, y además les ofrece la oportunidad de probar el Brand Guarantee, el comparador de precios de Tesco (que a diferencia del de Sainsbury’s, descuenta directamente la diferencia de precio a la salida de caja).

Como ya se acaba el Brand Match de Sainsbury’s (y además, según ellos la diferencia de precios con Asda es mínima por lo que los cupones tienen generalmente poco descuento si lo tienen), la iniciativa no le costará mucho a Tesco, y a cambio recibe una buena propaganda por unos días.

El aceptar cupones de otras enseñas no es nada nuevo en Tesco, y en otras cadenas, que llevan a cabo iniciativas de este tipo (un tanto desesperadas) para captar clientes de última hora ante el cierre de las cuentas trimestrales, campañas significadas como las de Navidad, etc.

 

Tesco - Matt Davies.jpg
Matt Davies, el CEO de Tesco en UK y República de Irlanda

Sainsbury’s acaba con el Brand Match.

La cadena acaba de publicar un comunicado en el que anuncia el fin del Brand Match, una de las iniciativas que más han contribuido a cambiar la percepción que tenían de ser una tienda cara. Los últimos cupones se darán el 26 de abril.

Han justificado la decisión en la importancia que le dan al precio los clientes hoy en día, y la necesidad de seguir invirtiendo en ser más baratos, al menos en las referencias más básicas. De esta forma, Sainsbury’s se acerca más hacía su objetivo de “Siempre Precios Bajos”, reduciendo su número de promociones y de cupones, para invertir más en tener precios bajos.

La cadena introdujo esta garantía a finales del año 2011. Por aquel entonces, tanto Tesco como Asda ofrecían una garantía similar, la de devolver en un cupón la diferencia de la compra con otras cadenas que fueran más baratas. La novedad de Sainsbury’s fue que imprimían este cupón en la caja de la tienda, sin que el cliente tuviera que hacer nada más (en los casos de Tesco y Asda el cliente tenía que ir a una web, introducir datos e imprimir el cupón).

Desde entonces ha habido varias revisiones (la última fue dejar de comparar precios con Tesco porque decían que ellos eran siempre más baratos que los líderes de la distribución), polémicas sobre la comparación de productos de MDD que son de calidades distintas, y fundamentalmente, una guerra de precios que está arrasando con la creación de valor.

Cuando Sainsbury’s lanzó esta iniciativa, y Tesco reaccionó con una campaña de recortes en precio, otras cadenas se animaron a lanzar sus propios comparadores, desde Ocado (que descuentan directamente la diferencia al calcular el importe de la compra a Waitrose, que sólo lo aseguran, sin ningún sistema de cupones de descuento). Por esto, en cierta forma, se creó la expectativa en los shoppers de esperar precios similares en todas las cadenas, sobretodo para productos de marca.

Ahora que Sainsbury’s decide apartarse de esto, veremos como reaccionan otras cadenas, fundamentalmente Asda y Tesco, que son las que de más de cerca se marcan.

Sainsbury's - Brand Match Mar 2016.jpg

Sainsbury’s a por el SPB

Desde que empezó la guerra de precios todas las cadenas hablan de reducir el número de promociones para favorecer los precios bajos. Los precios sí que bajan a ritmo del 1.5-2% interanual, pero por lo que respecta a las promociones, salvo en el caso de la cadena objeto de esta nota, poco se puede destacar a este respecto. Posiblemente en número y en profundidad las promociones sean menores, pero se partía de un número de partida tan elevado, que no parece haber llamado la atención de los compradores, y hasta hoy mismo se sigue hablando de una investigación que llevan a cabo las autoridades de mercados y competencia sobre estas prácticas de los supermercados (en una reciente encuesta, sólo el 2% de los entrevistados era capaz de acertar cuáles eran las mejores ofertas).

Sainsbury Great Prices.jpg

Sainsbury’s es el que ha tratado de alejarse de los anuncios típicos de guerra de precios, principalmente porque no casan con la imagen que trata de dar de calidad y productos de atributos superiores al resto del top 4. Ellos están en ofrecer una buena relación calidad precio, no de precio puro, y llevan años comunicando esta idea.

Una de sus estrategias ha sido la de reducir el diferencial entre los precios habituales de los productos, y el precio promocional, para evitar que los clientes esperen a que el producto esté de oferta, y entonces comprar para almacenar en casa.

Ahora anuncian su compromiso de eliminar antes de agosto del 2016 las promociones de multi compra (los típicos 2 por X, o los mix and match). De esta forma los clientes, dicen, comprarán lo que necesitan cuando lo necesitan, y además se reducirá el desperdicio en el hogar.

Desde marzo del 2015 han reducido ya el número de promociones multicompra a la mitad, y notan que los clientes amplían el repertorio de productos que prueban.

De esta forma, tendrán el beneficio de ser los primeros que comunican algo así,y es muy posible que otros les sigan. Además, es algo que va en línea con las tendencias que se observan en el mercado de este país: poco a poco las compras más frecuentes y más pequeñas van ganando terreno, a la vez que aumenta el número de personas que compran para ellas solas o para una pareja, actos de compra que poco se pueden beneficiar de estas promociones de volumen.

En todo caso, avisan que las promociones volverán para las ocasiones especiales. Así que seguro que antes de las Navidades tendremos alguna en las tiendas.

 

Tesco vuelve con la promoción de los “Festive Five”

Las Navidades pasadas marcaron el inicio de un breve periodo de recuperación de Tesco, que pasó de perder ventas mes a mes del orden del 4/5% (en ventas comparables) a quedarse a prácticamente igual (en el periodo navideño, un -0.3%). Al ir avanzando el 2015 recuperó algo el crecimiento, para volver a perder ventas a los pocos meses.

Tesco Festive Five 2015 2

Uno de los factores que llevaron a los clientes a sus tiendas fue la promoción “Festive Five”, que consistía en rebajar significativamente el precio de las verduras típicas del menú de Navidad (coles de Bruselas, zanahorias, patatas, chirivías y coles). Gracias a esto, la semana de antes de las fiestas las ventas del retailer se aceleraron, y pudieron compensar la tendencia negativa que llevaban.

Tesco Festive Five 2015
La promoción también se aplica en las tiendas convenience, y el año pasado fue clave en la recuperación de ventas del canal, con casi un 5% de crecimiento en ventas comparables.

Este año, con una estrategia cuestionada por los pocos resultados que está dando, Tesco ha decidido repetir la promoción. En vez de los 49 peniques por producto, la oferta del 2015 es de 39 peniques por producto. Han tenido que bajar los precios porque el nivel del año anterior ya está igualado y superado por cadenas como The Cooperative (que cada semana tiene productos de frutería y verdulería a 39 peniques), Asda, y los discounters Aldi y Lid. Por esto, a pesar de haber rebajado el precio, es posible que no tenga tanto efecto como el año anterior, y para lo único que sirva es para profundizar en la guerra de precios, y rebajar aún más el nivel de precio que esperan los clientes encontrar en la sección.

En unas pocas semanas comprobaremos si logran cumplir su objetivo de atraer clientes a las tiendas con esta iniciativa.

Tesco Brand Guarantee: la promesa de precio sin cupones.

Tesco - BG

Esta mañana todos los Tesco Extra del país han abierto con la nueva iniciativa de Tesco para ganarse el favor de los clientes británicos.

Se llama Brand Guarantee, y la promesa es asegurar a los clientes que Tesco es el supermercado más barato para comprar productos de marca de fabricante.

Como verán en las fotografías, la ejecución es increible. Los casi 700 hipermercados no tenían merchandising ayer por la tarde a la hora de cerrar. Poco después, muchos de ellos abren a las 12h de la noche del domingo (son los del formato 24h) completamente llenos de carteles en los lineales y los pasillos, stoppers, cajas decoradas con cartelería, y además, carritos gigantes en las entredas de las tiendas, para explicar la iniciativa.

Respecto a la promesa de precio, es la tercera que Tesco lanza en cinco años. ¿Va a acertar con esta? Tiene elementos lo suficientemente diferenciadores como para convencer a los clientes de ser una ventaja para ellos, por lo que parece que podría ser la definitiva. Recordemos que la primera iniciativa de este tipo es de Asda, el APG (Asda Price Guarantee), a la que Tesco respondió con poco acierto. Sainsbury’s poco después lanzó el Brand Match (centrado también sólo en marcas, pero el primero en emitir un cupón en la salida de caja, con un descuento en la próxima compra si los artículos eran más caros en Sainsbury’s que en la competencia), y también la respuesta de Tesco (el Price Promise) fue más seguidista que nada más, sin darles demasiada relevancia ante los consumidores que sí que vieron como rompedora la iniciativa de Sainsbury’s.

Esta promesa de Tesco sí que tiene dos elementos novedosos: el que creo es más importante es que te devuelve el dinero directamente en caja si tu compra es más cara que en Asda, Sainsbury’s o Morrisons. Es el primero en hacerlo, y el que el comprador no tenga que guardar un cupón para redimirlo en la siguiente compra creo que va a ser muy popular. La otra novedad es que también entran en la garantía las promociones, algo que los demás hasta ahora habían evitado.

Respecto a la anterior garantía de Tesco, la otra diferencia además de las comentadas es que deja fuera toda la MDD del retailer (hoy mismo han anunciado que además han rebajado de precio 100 productos más de MDD, aunque algunos piensen que va a intentar ganar más margen con su MDD).  Tampoco hace falta que el cliente sea miembro del club de fidelización de Tesco, la ClubCard (junto con que están dando menos puntos por compras, igual poco a poco parece que se arrinconan estas iniciativas que tanto éxito les dieron hace años).

Al igual que Sainsbury’s, Tesco ha decidido lanzarla en Octubre, para comunicar y comunicar sin pausa y de paso, conseguir llamar la atención de los clientes que empiezan a hacer compras navideñas. A Sainsbury’s le fue bien, a ver si el lanzarlo en el mismo mes les sirve a ellos. Además, otro elemento que contribuye a apoyar la iniciativa es el proyecto Reset del que hemos hablado en otras ocasiones. La semana pasada el CEO de Tesco hablaba de varias categorías analizadas, resultando un 15% menos de referencias, y las que quedaban dejaban el precio medio de la categoría un 10% menor. Si quitas marcas caras (y tu tienda parece cada vez más un Asda!) tiene que mejorar tu percepción de precio, aunque a costa de dejar fuera a los clientes más marquistas y que valoran el surtido.

Mi impresión es que los consumidores demandan simplicidad, y precios bajos siempre. Con esta iniciativa se acercan, lo garantizan y consiguen reforzar su propuesta de precio, con la conveniencia de eliminar los cupones. Puede ser un paso firme hacia la recuperación de las ventas pero por ahora los discounters lo hacen mejor.

Tesco - BG I

Entran en la garantía todas las marcas, hasta las de parafarmacia.
Entran en la garantía todas las marcas, hasta las de parafarmacia.

Tesco - BG IV

The Cooperative: a partir de ahora menos valores y más precios bajos.

The Coop - Fresh Three

De todos es conocido que el gran consume británico vive un momento muy complicado, con un año ya de guerra de precios en la que están principalmente implicados los top 4 contra el discount.

The Cooperative es un distribuidor centrado en las tiendas pequeñas y en el convenience, con una imagen de ser caro y que además había quedado algo al margen de esta guerra. Lanzó una campaña de precios rebajados hace unos meses (Fair and Square) que no tenía la intensidad ni la profundidad que las lanzadas por sus competidores, y sobre todo reducida porque no podía afectar a la imagen de supermercado de valores (respeto al medio ambiente, comercio justo, etc) que The Coop tiene.

En la pasada asamblea general anunció sin embargo un movimiento que presagiaba más rebajas. Los dirigentes de la cooperativa reconocieron que en las actuales circunstancias del mercado no era posible tener los valores como prioridad a la hora de determinar la estrategia comercial, y que los iban a dejar un poco de lado.

Y ahora acaban de anunciar su campaña “Fresh Three”, en la que invierten £125 millones para rebajar los precios de varias referencias de la sección de frutas y verduras. 100 referencias van a ver sus precios rebajados, y tres de ellas los tendrán a mitad de precio durante tres semanas (los Fresh Three), cuando se pondrán otras tres referencias en promoción.

Las pruebas que han realizado en varias tiendas han resultado muy positivas, llevando clientes a las tiendas y mejorando las ventas de otras categorías.

Y ahora están probando ya el siguiente paso en la campaña de reducción de precios, en el que se fijarán en productos envasados esenciales, para rebajar de precio otras 100 referencias.

Todos estos cambios se engloban dentro de la estrategia de la cadena de recuperar la imagen de tienda de conveniencia, tener una mejor percepción de precios y convertirse en el destino de los clientes que prefieren comprar poco y con frecuencia, en vez de la habitual compra semanal del fin de semana.

A la vez, el distribuidor se encuentra en un proceso de mejora de la calidad de su MDD, para conseguir ser más relevante ante los compradores.

La campaña recuerda a la de Aldi, los Super Six, ya que tienen cada semana seis referencias de frutería y otras seis de carnicería y pescadería rebajadas.

The Cooperative se dirige principalmente a consumidores rurales y de ciudades pequeñas, para los que, en la mayoría de los casos, el precio es un componente casi tan importante como la conveniencia de tener una tienda cerca. Esperan que mejorando su percepción de precios rebajando de forma selectiva unas referencias clave consigan recuperar clientes.

Waitrose: Fidelización y descuentos para las clases altas.

La semana pasada Waitrose, la cadena posicionada en el segmento premium, anunciaba novedades en los beneficios que ofrece a los miembros de su club de fidelización myWaitrose.

A partir de ahora, dice el lema, los clientes pueden elegir ellos mismos los productos que estarán en oferta. Lo llaman “Pick Your Own” (cógelos tú mismo, un término frecuentemente asociado a las granjas-tienda, a las que los consumidores – normalmente familias y de clase media/alta, o sea el consumidor tipo de Waitrose – van los fines de semana a coger unas fresas, manzanas, etc ellos mismos de plantas y árboles, y luego pagar por ellas a la salida). El descuento es del 20%, el doble al habitual en las promociones de la tarjeta de Waitrose, que suele ser del 10%.

La letra pequeña dice que los clientes pueden escoger 10 entre un reducido número de productos (1000 productos, algunas de las referencias de los proveedores que han aceptado entrar en el proyecto y otros productos que dicen son muy populares entre los clientes de Waitrose) y que cada tres meses se pueden cambiar los productos escogidos. El descuento se aplicará automáticamente cuando el cliente pague y escanee la tarjeta myWaitrose en la caja.

Mark Price, director general del supermercado, dice que con esta iniciativa esperan cambiar la relación que tienen los clientes con el supermercado y con las marcas. Cada vez más habitual cambiar de tienda o de marca en busca de las mejores promociones, pero ahora, en Waitrose, tienes las tuyas propias (es divertido que digan que se otorga el poder al consumidor, cuando éste ya elige qué comprar en qué tiendas, lo que Waitrose espera es que se le escapen menos). Además, es una fantástica forma de saltarse el proceso de analizar datos y ofrecer cupones personalizados. Ahora son los clientes lo que hacen este trabajo por ti, motivados por el descuento.

Esta iniciativa no va a afectar al resto de las promociones que ejecutan en la tienda, que se va a mantener el mismo nivel. Han previsto varios escenarios sobre el monto total que les puede costar esta promoción, y lo sitúan en torno a los £5 millones semanales, a repartir entre ellos y los proveedores que participan. Espera que sea un éxito total de participación y de captación de más clientes que decidan apuntarse a su club de fidelización (ya cuentan con casi 4 millones de clientes, el 70% de su base), y que en los próximos meses se apunten muchos más proveedores o que incluso puedan ofrecer mayores descuentos en sus productos dentro de este marco.

En Waitrose tú eliges que está de oferta.
En Waitrose tú eliges que está de oferta.

Como promoción es realmente novedosa en el Reino Unido, y ha llamado mucho la atención a los analistas, medios de comunicación, y seguramente a los clientes. El proceso de elegir productos no es muy rápido, pero supongo que es fácil aceptar que tienes que hacer algún esfuerzo a cambio del beneficio. Posiblemente el problema venga en que Waitrose ha pasado de beneficios diferentes a los demás retailers (el café, la revista, el periódico, etc) y aunque siga en los beneficios inmediatos (sin puntos, como los demás) ahora se pone mucho foco en el precio, que había quedado un poco en segundo plano hasta ahora. Éste es un terreno en el que posiblemente sus clientes no lo encuentren tan relevante (por ejemplo, algunos clientes se quejan porque al regalar café, Waitrose está atrayendo a clientes que no son como los habituales) y en el que los discounters le dan mil vueltas, en valor y en simplicidad (porque los precios bajos los tienes seas fiel o no, te metas en su web o no).

Morrisons: más precios bajos para acercarse a los discounters.

Esta mañana Morrisons anunciaba una nueva ronda de rebajas en los precios de 200 referencias básicas, muchas de ellas ya habían visto su precio reducido desde que en Marzo del 2014 el supermercado entró de lleno en la guerra de precios.

La referencia más básica en esta guerra de precios, la botella de 4 pintas de leche fresca, ha pasado en poco más de un año de tener un PVP de £1,39 a 89p. De esta forma Morrisons se pone un poco más cerca a nivel de precios de los discounters, y espera así dejar de perder clientes hacia las cadenas alemanas. Aunque Morrisons ofrece la garantía a los miembros de su club de fidelización de no pagar más en Morrisons que en los discounters (la diferencia de precio con los discounters te da puntos que luego se convierten en cupones de descuento), tiene que recurrir al precio para evitar la fuga.

Fuente W Morrisons plc
Crecimiento anual en volumen y en el número de artículos por tiquet. Fuente W Morrisons plc

La iniciativa de bajar los precios no ha conseguido que las ventas de Morrisons mejoren a lo largo del 2014 y primer trimestre del 2015, aunque en los últimos datos que se han publicado de Kantar Worldpanel y Nielsen, las ventas interanuales de Morrisons sí que empiezan a crecer (un 0.1% según Kantar y un 0.8% según Nielsen). En volumen y en número de artículos por tiquet si que han ido creciendo desde la rebaja, y parece que ahora pueden empezar a recoger los beneficios de estos esfuerzos.

Naturalmente, también trabajan duro para compensar esta pérdida de margen que invierten en precio. En las últimas presentaciones de resultados han ido explicando algunas de estas iniciativas. Unas cuantas provienen de los procesos de mordernización de sistemas en los que se embarcaron hace unos años (Morrisons era un retailer con unos sistemas muy antiguos) y que les permite ser más eficientes y rápidos en tareas como los pedidos desde tiendas, por ejemplo.  Pero también mejoras en sus fábricas, en los procesos de planificación de demanda, la revisión del surtido (un 20% menos de referencias en un año), menos promociones pero de mayor descuento, y una serie de medidas contra la pérdida desconocida les están aportando ahorros, unos £220 millones en el último año fiscal.

Otra mejora que han anunciado en este comunicado tiene que ver con las tiendas. De los tests que llevan realizando sobre promociones y sus implantaciones, han decidido utilizar las cabeceras de un sólo precio, similar a lo que hace Asda. En las tiendas piloto les ha dado buenos resultados y piensan que así los compradores encuentran mejor las ofertas, y les ayuda a mejorar en imagen.