Tesco para flexitarianos.

No paramos de hablar de proteína vegetal, pero es uno de los elementos con más influencia en la oferta actual en los supermercados. Primero la proteína está ganando presencia en todas las categorías, y casi cualquier producto que tenga algo de proteína lo resalta en su packaging consciente del interés de los consumidores. Además, el paso de proteína animal a vegetal, que está impulsando cambios en la oferta de las cadenas. Y tercero, está apoyado por una intensa actividad mediática, y cualquier cambio hacia más proteína vegetal y menos animal es muy bien recibido por un buen número de cuentas en redes sociales muy influyentes.

Tesco, como lider de la distribución en el Reino Unido no podía ser menos, y presenta una serie de iniciativas para los consumidores que desean dejar de comer proteína animal, o simplemente reducir su consumo.

Seguramente lo que mayor impacto mediático ha tenido es el ofrecer el producto Beyond Burger de la empresa norteamericana Beyond Meat. A pesar que están disponibles en los pubs de All Bar One y la cadena de hamburgueserías Honest Burgers, Tesco lo ofrece en exclusiva por ahora para el consumo en el hogar, en la sección de frescos y en la de productos congelados. Al contrario que en USA, en congelados la encontramos en la sección de alternativas a la carne, no en la sección de carne.

El desarrollo que más me gusta es el de la gama de MDD Wicked Kitchen. Presentada en enero del 2018 se ha convertido en una gama muy interesante. Primero por lo amplia que es. Abarca dos ocasiones de consumo, el food to go y el de la comida en el hogar, ofreciendo bocadillos y ensaladas para llevar, platos preparados y pizzas para calentar o cocinar en casa, y postres. Segundo, por el concepto, tratar de crear recetas que resulten del gusto de los consumidores flexitarianos, que consumen carne pero quieren reducir el consumo, por lo que abundan las legumbres y los gustos fuertes creados con especias. Y tercero, por el uso de prescriptores, dado que las recetas han sido preparadas por Derek y Chad Sarno, dos chefs con cierta fama en USA ganada por sus iniciativas en street food, haber trabajado en Whole Foods Market, libros de recetas, y que tienen una marca de alimentos que fabrica ConAgra en ese país. Tesco, de forma acertada, dió presencia en sus comunicaciones a estos chefs, contribuyendo al storytelling de la marca, frente a gamas similares de otras cadenas que no tienen esta dimensión.

La gama que inicialmente contaba con 25 referencias ahora tiene más del doble.

También cuentan con una gama de alternativas a la carne, aunque no tan amplia como era de esperar de una cadena como Tesco. Destaca que fueron los primeros en introducir en el gran consumo el filete vegetal de Vivera, y que también ofrecen productos de Vegetarian Butcher, pero por lo general, no suelen dar de alta marcas muy innovadoras y tienden a esperar un poco. Aquí Waitrose y Sainsbury’s les superan en ofrecer productos mucho más innovadores.

Y también una medida importante, aunque no es original tampoco (lo han hecho Asda y Sainsbury’s antes que ellos): el mes pasado “creaban” una nueva sección en sus tiendas donde juntaban las carnes picadas con unos preparados de carne picada con verduras. Naturalmente, cualquier anuncio que haga Tesco tiene bastante repercusión, pero la idea es bastante simple y contribuye a crear una imagen de alineamiento con oferta adaptada a los consumidores flexitarianos con productos versátiles y convenientes.

Poco a poco la moda de la comida vegetariana y vegana va transformando las tiendas. Las secciones de carne tienen que alojar productos que imitan sus propiedades pero no contienen carne,

Sainsbury’s: la nueva sección de carne y productos veganos.

Se acaba el mes de enero, y seguimos con anuncios sobre los productos para veganos y vegetarianos. Esta vez, Sainsbury’s.

Uno de los elementos más sorprendentes de la comercialización de los productos de Beyond Meat fue que cuando empezaron a venderse en mayo del 2016 en los Whole Foods Market, se ubicaron en la sección de carne. La razón era simple: la empresa ha invertido mucho tiempo y dinero en crear un producto que fuera muy parecido a las hamburguesas, pero libre de carne. Sus clientes son personas que comen carne, pero quieren reducir el consumo, los llamados flexitarianos, por lo que lo mejor es ponerse allí donde va el cliente a comprar, y no hacerle ir a otra sección distinta.

Aquí en el Reino Unido la norma ha sido colocar estos productos que sustituyen a los productos cárnicos en secciones separadas, junto con el resto de la oferta de platos veganos y vegetarianos. Las marcas pioneras como Quorn o Linda McCartney Foods tenían su hueco en los lineales de todas las cadenas, pero en una sección para ellos.

Producto de Naturli en la sección de carnes de Sainsbury’s.

Sainsbury’s también tenía la sección de productos libres de proteína animal, pero hace un año se decidió por cambiar su estrategia para los productos veggies, y acelerar el desarrollo de nuevos productos bajo su MDD (Love your veg) a la vez que incluía en la sección de carne un par de referencias de Naturli, ambas de proteína vegetal, y que imitan a la carne picada y a las hamburguesas.

Tras un año de tener este producto en el lineal de carne Sainsbury’s ha decidido que vuelve a cambiar la implantación de los productos veggies, y que si imitan a la carne, tienen que estar en la sección de carne. De esta forma, los productos de las marcas que he citado y los de Meatless Farms, Vivera, etc comparten estantería con las hamburguesas de toda la vida, la carne picada y los filetes. Por ahora solamente en 20 tiendas, pero poco a poco esperan ampliarlo al resto.

MDD “vegetal” de Sainsbury’s.

Es indudable que el interés por los productos de origen vegetal está aumentando de forma continua. Según un análisis realizado para el Bord Bia, ya el 8% de los británicos se consideran flexitarianos, junto con un 3.6% de veganos y un 5,7% que se consideran vegetarianos. O sea tenemos unos 8 millones de consumidores que o no consumen o reducen de forma voluntaria su consumo de carne. Sainsbury’s también informa que las ventas de este tipo de productos han crecido un 65% respecto a las ventas del 2017, aunque parece algo bastante natural por la gran cantidad de referencias que están dando de alta y el protagonismo que les otorgan.

Veremos como evoluciona este mercado y qué alcance tiene, y sobretodo si las demás cadenas se mantienen en una implantación más tradicional como hasta ahora, o alguna se anima a rellenar la sección de carne con estos productos vegetales.

Waitrose & Partners: Tendencias foodies 2019.

Acabamos el año como siempre con todos los informes de las principales consultoras del gran consumo sobre qué va a estar de moda durante el año que acabamos de empezar, gracias a sus análisis de datos del mercado y de lo que les cuentan directamente los consumidores. También Whole Foods Market se atreve a pronosticar qué estará de moda, y lleva cuatro años publicando un informe elaborado gracias a las aportaciones de sus compradores.

Waitrose, el supermercado más foodie entre las principales cadenas, también publica el suyo. Pero como todavía no hay un método fiable para predecir el futuro, Waitrose aplica otro: pregunta a un grupo de expertos del mundo de la gastronomía y de la industria y el marketing alimentario, que va desde periodistas, directivos de empresas y asociaciones, estilistas alimentarios y chefs.

Agrupo las 12 tendencias en tres titulares, que son comer con conciencia, como vamos a comer, y qué vamos a comer.

Rubís entre los escombros: la empresa que prepara salsas con frutas y hortalizas que no cumplen con las especificaciones cosmeticas de los supermercados y se iban a tirar.

El primer apartado me parece el más importante, porque también es el más transformador. El consumidor británico está claramente dispuesto a pagar más por atributos como el bienestar animal, los productos ecológicos, los productos artesanales y otros adjetivos que huelan a calidad. Pero la cuestión está pasando de un interesarse por la historia del producto para luego quedar bien en las conversaciones de la hora del cocktail a el interesarse genuinamente por el origen de los productos y como se han producido para estar seguros que están alineados con nuestros valores. Lo estamos viendo con todo el boom de la alimentación basada en frutas y hortalizas, donde lo más importante es el grupo de consumidores que deciden consumir menos carne y lácteos. Estos consumidores van a seguir comprando carne, y según Waitrose, aunque compren menos será de mayor calidad y con unas prácticas de producción superiores y más respetuosas con el medio ambiente. Los productos veganos y vegetarianos están creciendo en dos dimensiones: los que quieren imitar a la carne o al pescado, tipo Beyond Meat o Good Catch, o los que hacen recetas espectaculares con frutas y verduras, como las gamas Wicked Kitchen de Tesco y la Plant Kitchen de Marks & Spencer. Love your Veg de Sainsbury’s está en medio, con productos de ambos mundos en general muy interesantes (aunque debo reconocerles que he probado el chorizo veggie, como correspondía, y no me ha gustado nada). También se está prestando mucha atención al desperdicio, y los clientes foodies de Waitrose van a buscar información sobre qué hacer con los restos de comida y los desperdicios… desde utilizar las peladuras de las patatas o las hojas de coliflor en algunos platos, recetas sexys con los restos de las comidas, etc. La cuestión es no tirar nada.

La “persección” del plástico también es notable. Es un producto demonizado (a pesar de los beneficios claros que tiene para evitar que el producto se deteriore) y muchas cadenas están poniendo en marcha iniciativas para reducir su uso. Las de Waitrose van por reducir la cantidad de plástico en el packaging de sus productos, buscar sustitutos (se ha trabajado mucho en frutas y hortalizas, y ahora en el resto de categorías) y revisar sus prácticas (la cuestión de las bolsas, los vasos de las bebidas que regalan en las tiendas, cuestiones de logística, etc).

Bandejas de plástico que se reciclan junto al papel, para facilitar su reciclaje.

La otra categoría es cómo vamos a comer. Hablan de experiencias, y que se va a poner mucho más de moda los “supper clubs”, que son cenas que se montan un día con un concepto, y en sí son una experiencia, por el sitio, la compañía, la temática, etc, además de la comida que puedas comer. Paralelamente, las entregas de comida en casa también va a popularizarse aún más. Las cadenas de supermercados siguen avanzando en su oferta, y la mayoría de ellas están adaptadas al tipo de compra más habitual ahora, más pequeña y más frecuente, permitiendo que los clientes compren online y se les entregue el producto en menos de una hora. En restauración es todavía más acusado, y poco a poco van a ir quitando más ocasiones entre semana a los supermercados, gracias a la comodidad de pedir y recibir en casa… las cenas en pijama y Netflix que llaman. Los supermercados siguen refinando los conceptos del food to go y de comer en la propia tienda, tanto en las pequeñas tiendas de convenience – imitando a las tiendas japonesas – como en los hipermercados.

Los snacks ya están muy popularizados, y cada vez son menos complementarios y más centrales, hasta llegar a sustituir ocasiones de comida principales. Cada vez son alimentos más completos, y ofrecen al cliente lo que buscan: sabor y nutrientes, y además tienes opciones sin gluten, lactosa etc, productos paleo, veganos, sin cereales, para dietas keto,… lo que quieras, la oferta es muy amplia.

Y finalmente, la parte gastronómica. Uno de los expertos habla del sabor umami, que está ganando mucha presencia en postres. Hortalizas como las raíces de los salsifies, los bulbos de las alcachofas chinas aportan exotismo a las recetas. Los que tienen textura similar a la carne tambíen se van a popularizar, naturalmente, y ya vemos muchos productos con yaca (Jackfruit) que por su textura firme puede ser parecida a la carne de cerdo, por ejemplo, y productos con konjac, que viene a sustituir al pescado (y con el que también se hace pasta sin calorías). La nostalgía tiene cabida aquí también, con la vuelta de algunos dulces tradicionales ingleses como el fudge, y que se pondrán de moda marcas de cerveza tradicionales del Reino Unido, que renuevan algo su imagen.

Otros años también se hablaba de la gastronomía de un país que iba a ponerse de moda. Hemos visto últimamente como se ampliaba el espectro de platos de la comida asiática en los supermercados para dar cabida productos de Vietnam y Corea del Sur, y al de la comida suramericana, con nuevas incorporaciones de productos argentinos, brasileños etc… No se habla de cual será la de este año. No hay mundiales ni olimpiadas, que suelen ayudar a que los británicos se interesen de golpe por un país, y habrá que buscar la inspiración en otros sitios. He leído que la cocina filipina se está empezando a poner de moda en la restauración londinense, por lo que igual es una gastronomía que llega tambíen al gran consumo. Aunque visto que este es el año del Brexit, también parecería normal que se acentúe el patriotismo y los consumidores demanden más productos británicos si cabe, y vuelvan muchos los productos tradicionales que han sido desplazados por la cocina internacional.

El Veganuary se hace mainstream.

Las campañas en el gran consumo suelen estar relacionadas con celebraciones más o menos arraigadas en la sociedad, o con ocasiones importantes: Navidades, la vuelta al cole, la Semana Santa, el Ramadán, los mundiales y las olimpiadas, San Valentín, y últimamente Halloween.

El Veganuary es una campaña muy reciente, que al abrigo de los deseos más o menos generales de los consumidores de moderar su consumo durante enero tras los excesos navideños, ha sido impulsada por varios grupos activistas para lograr adhesiones y así reducir el consumo de carne. Han tenido tanto éxito que llevamos ya dos años hablando de “plant power” y cada vez vemos más supermercados y restaurantes apuntándose a la moda, hasta que hemos llegado a este año en el que ya podemos considerar al Veganuary prácticamente como otra campaña más en el mundo del gran consumo.

Las cadenas de supermercados no solamente han renovado la decoración de los lineales poniendo énfasis en las zonas donde están los platos preparados veganos y vegetarianos y los sustitutivos de la carne, si no que también han elegido este mes para incorporar nuevas referencias y lanzar nuevas gamas de su MDD.

Marks & Spencer ha presentado Plant Kitchen, su gama de productos vegetarianos y veganos. Aunque tenía algún plato preparado, ahora los han juntado en una gama de 60 referencias, junto con varias novedades y productos de otras secciones como salsas, snacks, pizzas, etc. Además la cadena ha tenido un cuidado especial a la hora de elegir el material de packaging, evitando plásticos que no se suelen reciclar en UK. Sainsbury’s y Waitrose también amplían su gama de productos vegetarianos y veganos. Aunque empezaron antes a ofrecer este tipo de productos, no tienen tantas referencias como Marks & Spencer.

Varios fabricantes también presentan novedades, como Ben & Jerry que trae nuevos helados completamente veganos (basados en coco) a los lineales, Bol, que aunque ya todas sus referencias sean veganas aprovecha el empuje del mes para lanzar nuevos productos y anunciar la utilización de materiales de packaging que se reciclan con mayor facilidad,

En el mundo del foodservice los ejemplos también se multiplican. La gran mayoría de cadenas tienen ya una oferta vegetariana y vegana, pero han aprovechado este mes para lanzar nuevos productos y generar buenas noticias sobre sus marcas:

  • McDonalds lanza su Happy Meal vegano basado en una fajita también vegana que incluyeron en su oferta hace unos pocos meses. El plato es de unos goujons hechos de arroz, legumbres y verduras, en vez de las típicas piezas de pollo rebozado, por ejemplo.
  • Gregg’s, una de las cadenas de panaderías y food to go más populares en el Reino Unido (casi 1,900 tiendas) tiene ya su versión vegana de su famoso “sausage roll”, un tentenpié típico del Reino Unido que consiste en una salchicha dentro de una pasta de hojaldre. La versión vegana trata de imitar a la tradicional, con una salchicha de Quorn.
  • La cadena de fast food saludable Crussh ha convertido una de sus tiendas en restaurante vegano. Ofrece 70 productos como bocadillos, ensaladas, snacks y postres veganos durante el mes de enero. El resto de restaurantes de la cadena van a ver ampliada su oferta de productos veganos.
  • La cadena TGI Fridays pone a la venta en UK una hamburguesa vegana preparada a partir de proteína de setas. Llevan ya un año vendiendo en USA las hamburguesas de Beyond Meat, pero estas son de otro fabricante.
  • Pizza Hut ofrece Jack ‘n’ Ch**se, una pizza vegana con sustituto del queso de la marca Violife y el casi omnipresente Jack Fruit, la fruta tropical que imita la textura de la carne del cerdo, y está presente en muchos platos preparados veganos.

Tras enero, sin duda seguiremos hablando mucho de la tendencia vegana. Según Kantar, la categoría de productos veganos y sin carne había crecido un 14% hasta alcanzar unas ventas de £352.10 millones en agosto del 2018, y para un periodo similar, según Mintel, un 14% de los nuevos productos que habían lanzado las cadenas británicas era vegano.

El Veganuary empieza en Diciembre.

El ascenso de la corriente actual de reducir el consumo de carne y sus productos, sustituyéndolos por alternativas vegetales se aceleró hace un par de años cuando la campaña post navideña instaba a los consumidores a llevar a cabo cambios en sus hábitos de vida y consumo, para vivir un mes de Enero más saludable, fue tomada por los partidarios del veganismo y pasó a llamarse “Veganary”. De promocionar los smoothies pasamos a dejar de comer carne.

Navidades: del Beef Wellington al Beet (Remolacha) Wellington

Naturalmente, el enero vegano ya dura todo el año al ser una moda establecida en la sociedad, y estos días lo estamos notando claramente en la oferta navideña de los supermercados, que este año es, decididamente, más vegetal que nunca. A lo largo del año la oferta de productos veganos y vegetarianos ha crecido muchísimo, y los platos preparados sin carne ya suponen, según Kantar, un negocio de £310 millones anuales, con crecimientos del 50% en Tesco, y de un 20% en Waitrose (solamente para la subcategoría de platos para compartir).  Estos platos no son solamente nuevas creaciones basadas en recetas que utilizan ñunicamente ingredientes vegetales, también vemos platos populares como lasañas, mac’n’cheese, beef wellington etc que tienen su versión vegana, utilizando productos que sustituyen la carne o los lácteos. 

Para esta campaña tenenos un buen número de opciones para los platos principales de la comida navideña, acompañamientos y entrantes. Incluso en el food to go tenemos alternativas veganas a los bocadillos tradicionales de navidad, como el del asado de pavo con guarnición. Tesco, por ejemplo, ha multiplicado por dos sus referencias veganas/vegetarianas respecto al año pasado, y las demás cadenas tambíen ofrecen muchos más productos.  Y es que se calcula que un 8% de los británicos van a optar por un menú navideño sin carne, una opción que estará presente en el 20% de los hogares.

Y tras las navidades vuelve el “Veganuary” que se ha convertido ya en un evento del gran consumo como lo es la vuelta al cole, el día de San Valentín, o Halloween. Hace unos años bastaba con hacer promociones de productos saludables. Ahora las cadenas planean el lanzamiento de nuevos productos para enriquecer sus gamas vegetarianas.  Llegarán a las tiendas los productos alternativos al atún de Good Catch y de Loma Linda, los snacks de Peakz y Boundless, los sustitutivos de la carne de The Meatless Farm & Co, etc. 

Antes del Veganuary, Enero era el mes de la alimentación saludable.

A pesar de esto, las ventas de carne y pescado siguen unos patrones parecidos a los de los últimos años: paulatino descenso de la carne roja, crecen la carne de cerdo y sobre todo la de pollo, y el pescado, que tuvo un muy malo 2017, pero este año ha sido la proteína animal que mejor se ha comportado, según los datos que recoje Kantar, creciendo por encima de la inflación. Todavía 9 de acada 10 hogares compran proteína animal.