Supermercados: más ideas para reducir el plástico.

Les he venido contando en este blog varias iniciativas de los supemercados británicos para reducir el uso del plástico, en consonancia con lo que les están pidiendo los clientes. Esta preocupación por reducir el uso del plástico no parece que vaya a caer en el olvido pronto, y sigue siendo muy fuerte. Así se refleja en una de las últimas encuestas de YouGov, en la que se recogía que el 82% de los británicos encuestados declaraban estar buscando activamente formas de reducir la cantidad de residuos de plástico que generan.

Tenemos ya ejemplos de actuaciones o pilotos de Tesco, Ocado e Iceland y en esta nota paso a contarles las de otras cadenas:

Morrisons: la cuarta cadena del país tiene como objetivo reducir el uso de envases de plástico en unas 9.000 toneladas al año, respecto al nivel actual. Han retirado de la venta las bolsas de plástico para llevar la compra, 1.300 toneladas menos, y renovado el envase de varias referencias de alimentación seca, ahorrando otras 600 toneladas al año.

Sección de Frutas y Hortalizas de Morrisons.

Ahora le toca a la sección de frutas y hortalizas. Ha realizado un piloto de diez semanas en tres tiendas y van a aplicar los aprendizajes en 60 más durante las próximas semanas. En estas tiendas van a crear una sección sin plástico, donde ofrecerá 127 referencias de frutas y hortalizas. En el piloto que ha llevado a cabo, las ventas han crecido un 40%, por lo que además tiene mucho sentido comercial ampliarlo. Si se implantara en todo el parque, esta iniciativa les permitiría ahorrar casi 160 toneladas de plástico al año.

Asda: informó sobre su progreso en la reducción del uso de plástico en una nota de su CEO publicada hace un mes aproximadamente. En el 2018 han evitado poner en el mercado 6.500 toneladas de plástico gracias a los cambios que han llevado a cabo en más de 1.000 referencias (pizzas, tarjetas de felicitación, frutas y verduras, platos preparados etc). Cuando su análisis revela que el plástico es inevitable, porque eliminarlo resultaría en una reducción de la vida útil del producto, por ejemplo, buscan materiales plásticos alternativos que sean más fáciles de reciclar.

Waitrose: la cadena premium ha desarrollado el programa “Waitrose Unpacked”, en la que ha agrupado una serie de iniciativas que se van a aplicar en una de sus tiendas para ver el resultado y como extenderlas a otras tiendas de la enseña.

La acción más aparente es la de instalar graneles en varios puntos de la tienda, como por ejemplo tolvas para cereales y legumbres, grifos de cerveza y vino, poder moler el café justo al comprarlo, grifos también para detergentes y otros productos de limpieza. Adicionalmente, envasar las flores en papel en lugar de plástico, 160 referencias de frutas y hortalizas a granel, y ofrecer también algunas referencias de productos congelados a granel.

Además, permiten que los clientes se lleven la compra en una caja robusta que pueden devolver en la siguiente compra, para reducir también el número de bolsas que utilizan.

Platos preparados de Morrisons con nuevo packaging.

Por lo que respecta a los platos preparados, también empiezan a sustituir el plástico de las bandejas de algunos de ellos por otros materiales basados en papel, y mucho más fáciles de reciclar.

Tesco: más iniciativas anti discount.

Desde hace unos seis años, la obsesión de las cadenas del top cuatro británico es el del reducir el diferencial de precio que tienen frente a los discounters, porque les robaban muchos clientes. Los discounters son muy eficientes, bastante más simples, y ofrecen un surtido muy corto, y las grandes cadenas se enfrascaron en una intensa guerra de precios durante tres años en la que trataron de acercarse a su nivel de precios, manteniendo un nivel de servicio, surtido y experiencia de compra que les permitiera seguir teniendo el caracter de supermercado al uso.

La pasada guerra de precios consiguió frenar algo el crecimiento del discount, pero su ventaja sigue teniendo efecto en los clientes, por lo que los grandes supermercados tienen que seguir pensando en qué hacer para lograr atraer clientes y que no vayan al discount.

Tesco ha lanzado varias iniciativas en MDD, precio y fidelización interesantes.

La más exitosa sin duda ha sido la eliminación de su gama de primer precio, que ha sido sustituida por marcas que recuerdan a las de los discounters (las famosas marcas de granjas para frescos, y las nuevas de envasados). Ahora han anunciado que van a vender la marca Jack’s (que desarrollaron para sus nuevos supermercados Jack’s estilo discount) en algunos de sus hipermercados durante el mes de mayo. Un movimiento muy interesante, porque es una marca por debajo de las que sustituyeron a la gama de primer precio, aún más baratas, pero con muy buena imagen, algo nostálgica. La marca hace referencia al fundador de Tesco hace 100 años, Jack Cohen, y en alimentación envasada tiene un aire retro, reforzando su vinculación con el origen de Tesco. El desarrollo de esta gama ha supuesto un esfuerzo para Tesco, y el darle presencia en más tiendas seguro que le permite darla a conocer mejor (por ahora tienen muy pocas tiendas Jack’s, que no es un formato que piensen vaya a jugar un papel muy relevante en su parque de tiendas) y tener más ventas, aunque sea solamente durante unas pocas semanas. Aunque también podamos pensar que tengan que sacar stock que han acumulado de la marca…

Además, coincidiendo con el 100 aniversario de la fundación de la cadena, Tesco rebajó los precios de un buen número de referencias básicas. Reforzó la iniciativa con una campaña vinculada al aniversario, diciendo que los nuevos precios de Tesco te hacían viajar al pasado. Ahora vuelven a rebajar el precio de multitud de referencias básicas.

Y finalmente, otra iniciativa para el mes de mayo, que es la de ofrecer a los clientes con tarjeta de fidelización ClubCard descuentos de hasta el 50% en unas 200 referencias, de MDD, marcas de fabricantes y de la categoría non-food (textil y barbacoas).

Precios especiales para los clientes de Tesco con ClubCard.

Es muy difícil cambiar la percepción de precio que tienen los clientes de una cadena, y cuesta mucho tiempo, pero con estas series de iniciativas Tesco poco a poco lo está logrando, con el ánimo de recuperar la cuota perdida frente a los discounters en estos últimos años.

UK Online: Tesco se retira de las entregas express, mientras Coop y Ocado ponen en marcha sus proyectos.

Justo el mes en el que Ocado empieza su servicio ZOOM, para servir en una hora pedidos en una zona del centro de Londres, Tesco anuncia la retirada de un servicio similar, el Tesco Now, y Coop empieza con un piloto desde una de sus tiendas. La rentabilidad del comercio online siempre está en cuestión, sobre todo estas entregas rápidas desde tiendas o almacenes urbanos, pero es una opción que los consumidores demandan y los supermercados británicos ofrecen con la esperanza de poder dar con la clave que los rentabilice.

Imagen de David Campos.

Tesco Now, lanzado en mayo del 2017, prometía ser una respuesta a la amenaza de Amazon y sus entregas inmediatas de productos de gran consumo. Sin embargo, Tesco ha decidido poner fin al servicio y centrarse, informan, en servir pedidos en el mismo día (por ejemplo, servir a las 7 de la tarde pedidos que se hagan al medio día).

El modelo era parecido al otros competidores como Sainsbury’s y Waitrose que también ofrecen, preparando los pedidos en las tiendas de conveniencia de las cadenas (en este caso Tesco Express), por lo que el surtido era mucho más limitado que el que ofrece Ocado (unas 10,000 referencias, que se sirven desde un almecén en el Oeste de Londres).

Fotografía de ecargobikes

The Coop también ha entrado en la carrera, ofreciendo este servicio desde una de sus tiendas en Londres, para ver qué resultados ofrece y a partir de aquí, extender el servicio a otras tiendas. El pedido se prepara en la propia tienda, tiene un gasto mínimo de £15 y un coste de £5, y la entrega es en las próximas 2 horas desde que se paga el pedido. Se reparte en una bicicleta eléctrica, un vehículo sin emisiones alineado con las políticas mediambientales de The Coop. En el pasado también han llevado a cabo pilotos con entregas mediante vehículos sin conductor (los famosos robots de Starship Technologies que también trabajan con Tesco, Just Eat etc), a través de Deliveroo, y algo fuera del mundo online pero también muy convenience, con taxis que llevan gratis al cliente y su compra a casa si superan un cierto umbral de gasto.

Las compras online entran ya en el convenience: cada vez más frecuentes y tiquets más pequeños… otro reto más para rentabilizar el canal.

Navidades en UK: Tesco y los Discount ganan!

Esta semana ya hemos podido salir de dudas sobre quién se llevaba la corona del gran consumo durante el periodo navideño, gracias a la presentación de datos de Kantar y de los resultados de la mayoría de supermercados. Como en los últimos años, las cadenas discount son las que han logrado mayor crecimiento, y para el resto de las cadenas, Tesco ha logrado cerrar un periodo muy bueno.

Felices en Tesco. Fotografía de Tesco

Los datos de Kantar permiten alejar un poco las noticias pesimistas que hemos ido recibiendo hasta ahora, y que auguraban un mal año para los supermercados. Las ventas han crecido unos £450 millones, un 1,6% más que el año pasado, a pesar que la inflación es la mitad que el año pasado. Sin embargo, para el retail no alimentario las fiestas han ido mucho peor. Según los datos de la patronal BRC el aumento de ventas interanual es de 0, con ventas comparables de -0.7%. Los hogares siguen bajo presión, y el 60% de los compradores tratan de rebajar sus gastos. Durante el periodo los discounters han alcanzado una cuota de mercado record, con un 12,8% la de Aldi y Lidl combinada, y han comprado en ellos el 66% de los compradores británicos.

Otro dato habitual en las navidades es el crecimiento de las ventas de MDD premium. Este año se ha reducido a la mitad el crecimiento que experimentaron estas gamas el año pasado, quedando en un 3.7%. Una vez más, los discounters ganan, con Lidl viendo como su gama Deluxe crece un 33%. Asda también ha experimentado un gran crecimiento de su gama premium.

Por lo que respecta a los resultados que se han presentado, Tesco y Aldi son las cadenas que han logrado mejores cifras. Cada cadena presenta datos de distintos periodos contables, algunos de un trimestre, otros de las semanas navideñas, por lo que no se pueden comparar directamente.

Aldi presenta ventas para sus negocios en el Reino Unido y en la República de Irlanda. Las ventas han crecido un 15% y han alcanzado los £10.000 millones. Su gama premium “Specially Selected” ha crecido un 30%, y también las bebidas alcohólicas han logrado un buen resultado.

La principal cadena del país, Tesco, parece haber tenido las mejores navidades en muchos años. Las ventas comparables para seis semanas antes de Navidad han crecido un 2.2%, por encima de la inflación, y es muy buen resultado para la situación actual del mercado. Si contamos todo el trimestre, las ventas crecen un 1.2% (0.7% en ventas comparables). Los productos frescos les han ayudado a obtener estos resultados, con buenas ventas en carne y frutas y hortalizas gracias a las promociones del “Festive Five” y piezas para asar a mitad de precio. También este periodo a supuesto un gran esfuerzo en el relanzamiento de su nueva MDD, que los consumidores, según Tesco, aprecian y reconocen como de muy buena relación calidad precio.

Sainsbury’s retrocede en ventas, lastrado por una pérdida de 2.3% de la gama de no alimentación y de -0.2% en ropa. Las ventas de alimentación han crecido un 0.4%. En total, las ventas comparables retrocedieron un 1.1%. Por canales, convenience con un 3% y online con un 8% han sido los que mejor se han comportado. Según el CEO de Sainsbury’s, sus clientes han contenido el gasto y no han comprado productos tan premium como otros años.

Las ventas comparables de Morrisons han crecido un 3.6%, un gran resultado, pero hay que tener en cuenta que una parte importante de estas ventas vienen de la sección de venta mayorista, el negocio que tiene para vender productos de marca Morrisons a Amazon y productos de marca Safeway a McColl’s.

Las ventas en tiendas han crecido un 0.6%, menores que las del anterior trimestre, pero todavía positivas. Sienten la competencia de los discounters, que están abriendo muchas tiendas en el norte de Inglaterra, zona Morrisons. Aunque notan que se reduce el número de transacciones, éstas son mayores, con más gasto y más artículos, compensando la pérdida de clientes por ahora.

Además anunciaron que bajaban el precio de casi 1000 artículos básicos una media del 20%, volviendo a la costumbre de la guerra de precios que vivimos hace unos pocos años.

Las cadenas premium no han obtenido buenos resultados. Waitrose presentó un crecimiento de 0.2% (un 0.3% en ventas comparables), mejorando mucho la semana de Navidad en ventas lo que hasta entonces había sido una campaña mala. Marks & Spencer se encuentra en peor forma: parece que los problemas del negocio non food se han contagiado al alimentario definitivamente, y las cifras son malas en todas las partes del negocio. Las ventas de alimentación bajan un 1.2% (-2.1% en ventas comparables) y las ventas de todo el negocio bajan un 3.9%. Han crecido en volumen, y el menor negocio, dicen, es consecuencia del cambio que están llevando a cabo reduciendo las promociones y estableciendo una política de siempre precios bajos.

Quedan por conocer los datos de Asda, Lidl y The Coop. Kantar les da crecimientos del 0.7%a Asda, y 9,4% a Lidl.

Empieza un 2019 que promete ser muy intenso en el mundo del gran consumo. Tenemos por delante la resolución del Brexit, y de la posible fusión entre Asda y Sainsbury’s, que de producirse alguno de estos eventos, las condiciones del mercado cambiarán de forma significativa.

Los problemas de Marks & Spencers.

La semana pasada el retailer presentaba los resultados del primer semestre de su año fiscal 2018/19. Los números vinieron a reforzar la preocupación sobre la marcha del negocio. La parte textil y hogar no acaba de recuperarse, y se consolidan las pérdidas de ventas en el negocio alimentario, que hasta hace poco venía dando alegrías a los accionistas.

Las ventas comparables en textil son de -1.1% y para alimentación de -2.9%, más de lo esperado para el negocio de los supermercados. Las ventas totales se reducen en un 3.1% motivado principalmente por las 24 tiendas que han cerrado en estos seis meses, además de la nula capacidad que tiene M&S de hacer crecer las ventas.

M&S Salads with Standards.jpg
Nueva campaña de credenciales tras la de la trazabilidad de la ternera. Hablando de la relación con los proveedores, la calidad de su trabajo y los excelentes productos.

La dirección durante la presentación de los resultados reconoció varios de los problemas que les lastran, y aseguraron que están trabajando no solamente en la mejora de los sistemas, si no en la mejora de todos los aspectos del negocio.

En alimentación llevan un tiempo haciendo cambios en la propuesta, focalizándose en precio, esperando adaptarse mejor a la nueva situación de contención del gasto. Su caracter es de supermercado premium, donde la innovación de productos es algo muy importante. Se adaptaban muy rápido a las nuevas tendencias de consumo, las nuevas preferencias de sabores,  atributos. Tanto que hasta se puede decir que Marks & Spencer creaba tendencias de alimentación y categorías nuevas.

Ahora podemos ver en las tiendas multitud de mensajes de precio, junto a de la calidad superior de sus productos. Es algo incluso un poco exagerado. La promesa de tener 100 referencias básicas a precio bajo puede estar bien, y conseguir un efecto similar al que consiguió la gama Simply Food de su MDD cuando la lanzaron. Pero este foco en precio les está suponiendo problemas, y en parte se ve en la bajada de ventas. Es algo en contra de su naturaleza, y no les va a ser fácil convencer a sus clientes de su propuesta de valor, porque ellos van a Marks & Spencer a comprar calidad, no algo barato.

M&S New Lower Price.jpg
Carteles de New Lower Price bajo las referencias que ellos consideran básicas.

De lo que se comentó en la presentación queda la decisión de mejorar que tienen, aunque a veces les cueste detectar los problemas que tienen. Siguen un par de ejemplos.

En textil parece que van por el buen camino en cuanto a actualización del estilo y de tratar de atraer a nuevos clientes, pero todavía les queda mucho camino por recorrer. De los problemas, es curioso ver como ejecutan con maestría una campaña de promoción de sus productos con un influencer, el público responde bien y estos productos se agotan rápidamente en las tiendas. Pero lamentablemente no tienen capacidad de reacción para reponer rápidamente el stock agotado en las tiendas, y no consiguen vender tanta ropa como sus clientes demandaban atraidos por la publicidad.

En alimentación el ejemplo que pusieron fueron las promociones del famoso “Dine in for £10” donde por 10 libras tienes una cena para dos con un entrante, un plato principal, un postre y una botella de vino. La promoción fué muy exitosa cuando la introdujeron al principio de la crisis financiera. Los consumidores retraían el gasto en horeca y con esta promoción podían comer comida de restaurante en casa a un precio muy atractivo. Supieron captar una necesidad de los consumidores y atraer ese gasto hacia sus tiendas. La promoción ha perdurado durante 10 años, ha sido muy exitosa, y además la han imitado todos. Pero en los últimos años Marks & Spencer ha perdido el elemento diferencial que tenía la promoción, con productos menos atractivos, muchas veces repitiendo el menú, y además cambiando precios, formatos, periodicidad, confundiendo a los consumidores. Y lo peor, que se perdía dinero con la promoción, y al final han decidido que el tráfico y las ventas que generaba no compensa con lo que se pierde, y han decidido retirarla.

Veremos como acaba esta travesía de Marks & Spencer, que sin duda si quieren convencer a sus clientes que no son tan caros les va a costar muchot tiempo. Es una de las mejores tiendas donde ir a compar comida, siempre sorprenden, aunque ahora lo hagan por poner carteles de precios bajos junto a los de tenemos el mejor chocolate del mundo.

.

La tienda de moda de Amazon en Londres.

Amazon Pop Up I.jpg

Amazon es una empresa fascinante, imagino que casi todos los que leen este blog estarán de acuerdo con esta afirmación, y ante cualquier iniciativa que tome, los retailers se ponen de guardia. En el campo de la moda sin ser un retailer de referencia, a base de vender básicos se va a convertir en el retailer que más textil vende en USA a finales de año!

En Londres hace unos días pudimos ver un pequeño show, en forma de tienda pop up. Todo lo que hace Amazon genera muchísima expectativa, y después de las tiendas Amazon Go, las de los productos recomendados por los clientes, o la de licores en Japón, se esperaba con mucha curiosidad lo que Amazon pudiera hacer con esta pop up.

Amazon Pop Up II.jpg

Al final, como supongo que las expectativas eran tan altas, debo reconocer que la experiencia fue un poco plana. Era una tienda bastante normal, con evidentes elementos diferenciadores, aunque sin una abrumadora presencia de la marca, como se ve en otros pop ups por ejemplo. Y con más dependientes que clientes, por lo menos el rato que pasé en ella. Amazon presentaba en la tienda un surtido de las marcas con las que tiene acuerdos de venta, y también puso algunas de sus propias marcas, como Meraki. La exposición era más bien escasa, más tipo escaparate para inspirarte que las habituales estanterías llenas de ropa. La ubicación tampoco era la habitual para estas ocasiones (muchas marcas eligen Shoreditch por ejemplo para este tipo de acciones, el barrio de moda ahora) y no estaba tampoco en los habituales destinos de moda (Oxford St, Bond St, etc).

El surtido cambiaba cada dos días, y además la tienda era un lugar donde pasarlo bien (con conciertos de bandas locales) y formarse (algunas de las marcas dieron charlas sobre tendencias, o sobre como personalizar la ropa que te compras).

Las prendas de ropa tenían una etiqueta con un código que podías escanearlo con la App de Amazon, y te llevaba a la página del producto para poder elegir tu talla, color etc, y comprar la pieza. Podías llevarte la ropa de la tienda, pero el proceso de pago era el habitual, nada tan espectacular como el que hay en las tiendas Amazon Go.

Amazon le da mucha importancia al negocio textil, y esto queda claro ante el desarrollo actual de marcas propias para este tipo de productos, que le ayudarán a tener más margen en las ventas y un mayor control, los acuerdos que está firmando con grandes marcas para vender sus productos a través de su web, o el servicio “pruébatelo antes de comprar”, lanzado hace tiempo en USA y recién estrenado en UK (te entregan una bolsa con varias piezas de ropa, y te quedas y pagas las que te gustan, las que no se devuelven).

Sin duda fue más una iniciativa para generar ruido y mejorar su reputación para conseguir ser destino en moda. Sin duda la tienda apunta hacia la tendencia de comprar online viendo los productos en la tienda, y me parece inteligente que el surtido vaya cambiando a lo largo de la semana, es una forma de sorprender y educar a la vez (el lunes ropa de gimnasio, saliendo del fin de semana de excesos, y los jueves ropa de salir de fiesta!) Y supongo que también habrá servido para poner algo más nerviosos a los competidores, en caso que Amazon decidan explorar la apertura de algún tipo de tienda de moda.

Co-op On The Go: nuevas tiendas para compradores veloces.

Si hace muchos años lo habitual era abrir tiendas cada vez más grandes y poner los productos que el cliente siempre compraba al fondo de la tienda para que recorriera el mayor número posible de pasillos, la tendencia ahora es a hacer tiendas cada vez más pequeñas, más focalizadas, y que permitan al cliente comprar a la mayor velocidad posible.

Screenshot_1
Fotografía: The Grocer / The Co-Op

The Grocer nos habla del último modelo de tienda de The Co-Op, que tiene este mismo objetivo: entrar y salir lo más rápido posible. El nuevo formato está diseñado para convertirse en tienda destino de los clientes que quieren comprarse el desayuno, un almuerzo o la cena de ese mismo día. Está dividida en dos zonas, la de comida para ahora y la de comida para más tarde, y cuenta con mesas de autoservicio donde los clientes pueden coger una sopa para consumir al momento, o copos de avena preparados para desayunar al llegar a la mesa de la oficina. Además el surtido presta especial atención a las demandas de los consumidores de productos saludables (algo que un buen número de ellos echa de menos en las tiendas convenience), con una presencia destacada de opciones vegetarianas y veganas.

Screenshot_3

Y además un buen número de cajas de autocobro, en las que solamente se puede pagar con tarjeta.

Las credenciales de sostenibilidad vienen reforzadas por la elección de algunos de los materiales con los que se ha decorado la tienda, y por un surtidor de agua potable donde los clientes pueden rellenar sus botellas de agua.

Screenshot_6

Es normal que las cadenas estén prestando cada vez más atención a este segmento del mercado, que no para de crecer y que, según el IGD, alcanzará una facturación de más de £23.000 millones en el año 2023, creciendo a mayor ritmo que el total del mercado. El Food To Go ya supone un 30% de los tiquets de las tiendas convenience, y comprar la cena supone un 23%. The Co-Op, que lleva años dirigiendo sus esfuerzos para convertirse en una cadena que domine el convenience, parece acertar con este formato pequeño para clientes pobres en tiempo. A esta apertura en Manchester se le sumarán dos más en Londres en los próximos meses, previsiblemente en los locales que le ha comprado a Wairose donde esta cadena no ha podido hacer funcionar su propuesta convenience, Little Waitrose.

 

Aldi UK:nueva tienda online

Tras haber lanzado la tienda online de vinos y de las ofertas semanales hace un par de años, le llega el turno a la alimentación y desde esta semana los clientes de Aldi pueden comprar online y recibir los productos en casa. Sin embargo… no es una iniciativa de Aldi!

Home Run 03.jpg

Home Run, una startup nacida en el 2016 y que ya trabaja con Tesco, Marks & Spencer, Waitrose y Whole Foods Market es la empresa que se va a encargar de recoger los productos en la tienda y llevarlos a casa del cliente. La compra se realiza directamente en la web de Home Run (que te permite elegir cadena de supermercados donde realizar la compra) y conlleva un premium en el precio de cada uno de los productos, más un coste de entrega.

Por ahora el servicio está disponible en Londres, fundamentalmente los barrios al norte del río. Si bien Aldi tiene tiendas en la práctica totalidad del Reino Unido, todavía su presencia en Londres no es demasiado significativa, por lo que seguramente este servicio les permitirá llegar a más hogares.

En los Estados Unidos acaban de lanzar su tienda online siguiendo un modelo similar pero con un mayor protagonismo: se compra también en la web de la empresa que entrega, Instacart en este caso, quien se encarga de llevar los productos hasta los hogares de los clientes, pero podemos ver publicidad de la iniciativa en la web de Aldi, al contrario que en el Reino Unido.

Tesco: más barato que los discounters.

Tesco - Exclusively at Tesco.jpg

Según el CEO de Tesco, que declaró esto en una presentación la semana pasada. La comparación la realizan con una cesta de 26 productos de su gama primer precio (las llamadas marcas de granjas y algunos productos de las nuevas gamas que acaban de lanzar) y que imitan a las marcas de los discounters en calidad, pero un poco más baratas. Según su comparación, comprar en Tesco es más barato que en Aldi o en Lidl. Y no incluyeron marcas de fabricante en la cesta porque los discounters apenas tienen.

Este anuncio coincide con el lanzamiento de una campaña para reposicionarse en precio, tras las distintas campañas en general centradas en recetas y en salud. Las tiendas se han llenado de carteles con anuncios de las nuevas marcas de Tesco, que han sustituido a la gama de primer precio Everyday Essentials. Los anuncios destacan que las marcas son exclusivas de Tesco. Ya han lanzado el 80% de los productos de estas gamas, unos 320 productos, y esperan completar el desarrollo pronto.

Volviendo al anuncio de Dave Lewis, dice que llevan tres años trabajando en cerrar el hueco de precio entre Tesco y los discounters, y ahora que han conseguido ser más baratos van a comunicar precio y convencer  a los consumidores de que es mejor comprar en Tesco. Después de tanto hablar de Jack’s y de si iba a suponer una amenaza a los discounters, es el propio Tesco quien quiere batirles en su propio terreno: el precio.

Tesco - Exclusively at Tesco II.jpg

Waitrose & Partners te deja la compra en casa.

Waitrose Unattended deliveries fa623911-49aa-43c9-9c73-f287bf9fa9c3-original.png

Antes era Tesco la cadena que no paraba de hacer tests con nuevas ideas, sobretodo en el canal online, pero tras el cambio de CEO y el natural foco en recuperar el negocio, el protagonismo se reparte entre sus competidores. En este caso es Waitrose el que nos trae un desarrollo que ya funciona en Estados Unidos: la entrega de compras online en casa cuando el cliente no está.

Por ahora se trata de un piloto en un barrio de Londres, y los clientes tienen que tener una cerradura especial que permite abrir la puerta con un pin temporal. El cliente que efectúa la compra crea un acceso temporal que se envía al conductor de la furgoneta que lleva la compra, y éste mete la compra en casa y deja los productos frescos en la nevera, los congelados en el congelador, etc. Todo el proceso de entrega queda registrado en unas cámaras que lleva el conductor, y el cliente puede ver el vídeo grabado, aunque no en tiempo real.

Es un piloto con 100 hogares, y esperan en seis meses poder ofrecer el servicio a 1,000 clientes más.  El piloto inicial tiene un pedido mínimo de £25, y se tienen que hacer tambíen como mínimo 6 pedidos.

Es una forma de ofrecer más flexibilidad para los clientes de Waitrose, y también de ocupar mejor los circuitos de entregas, que no tendrán que estar tan condicionados a las horas en las que los clientes están en casa.