Tiendas sin cajas. ¿Quién será el primero?

El retail es una carrera eterna… y lo malo es que no se ve la línea de llegada. Estos días estamos todavía hablando de Amazon, y de su iniciativa de registrar varios nombres relacionados con Amazon Go, y ya tenemos otra opción sobre la mesa.

Lo de Amazon confirma que el retailer quiere lanzar aquí también el producto de los supermercados, aunque naturalmente, no se tiene ni confirmación oficial ni fechas. Por ahora. Es muy habitual que el Reino Unido sea el primer país donde se lleven las innovaciones desarrolladas en USA por parte de Amazon, y seguramente pronto volveremos a oir de ello.

Y ahora nos informan que BarclayCard está desarrollando un sistema que permite también sustituir a las cajas de salida de tienda, por lo que efectivamente pronto podríamos tener tiendas sin cajas. Y de paso llevar monedas y billetes al museo.

BarclayCard GG-HR3-large_trans_NvBQzQNjv4BqUTB3vMrBgFH3wkEYGI_sPJFE0i_csyX2xtMlEaw_sw0.jpg

El sistema es similar a un escaner, puesto que los clientes tienen que utilizar una App en su móvil para escanear los códigos de barras de los productos que van adquiriendo. La App lleva asociada una tarjeta de crédito, con la que se paga cuando se da por finalizada la compra. Y así no hace falta pasar por caja! No es exactamente el sistema de Amazon, porque el cliente tiene que escanear, pero sí que hace que las cajas de salida no sean necesarias.

Por ahora BarclayCard está haciendo pruebas con el producto, con un piloto en uno de los edificios de oficinas de Barclay’s. Pero ya tienen un acuerdo con una cadena para llevarlo a las tiendas el año que viene.

El Tesco de Philip Clarke también hizo muchas pruebas con sistemas de pago basados en los móviles (el divertido reto de comprar y pagar en 30 segundos, y una app parecida a la de BarclayCard). De todas las pruebas, ahora sólo queda PayQwiq, pero que tengo la impresión casi nadie usa.

El “lado oscuro” de todas estas iniciativas será la cantidad de puestos de trabajo redundantes. El British Retail Consortium calculaba hace unos meses que gracias a iniciativas de automatización como estas, de aquí al 2025 se perderán unos 3 millones de puestos de trabajo en el retail, casi una tercera parte de las personas empleadas en la actualidad. Unos números sin duda importantes.

 

Amazon Fresh UK ya es una realidad.

Amazon Fresh 03.jpg

Después de tanto avance nunca confirmado plenamente por Amazon, hoy la empresa ha anunciado ya que pone en marcha su tienda Amazon Fresh en UK.

Como ya se había dicho, es para los clientes de Amazon Prime que pagan £6.99 al mes, y pueden recibir todos los pedidos que quieran, siempre que superen las £40. Prometen posicionarse en precio y ser competitivos. Además, las compras realizadas antes de las 13h se entregan el mismo día y los clientes pueden escoger la hora de entrega. El retailer ofrece 130,000 referencias, entre ellas productos de panadería y frescos que nunca había tenido en catálogo en UK hasta ahora, y que la mayoría de ellas vienen a través de su acuerdo con Morrisons. Además de la gran cantidad de servicios adicionales que ofrece Amazon a sus clientes Prime, y que los supermercados no ofrecen.

Por ahora el servicio está disponible sólo en varias zonas de Londres (69 códigos postales), pero con el tiempo irán ampliando la zona.

Hay un par de novedades sobre otras propuestas de supermercados online. La primera es que si el producto que se ha comprado no está disponible para entregar, Amazon se compromete a no cobrar el producto y entregar sin coste un producto sustitutivo con el resto del pedido. Y también está la parte de mercados, donde los clientes pueden entrar en páginas con nombres de varias zonas de Londres (Borough, Soho, etc) y comprar en tiendas delicatessen y especialistas de la zona. Por ejemplo, por parte de los productos españoles está la tienda Brindisa – que ya tenía una destacada presencia en el pure player Ocado – pero además se encuentran carnicerías y tiendas de queso famosas, y lo que es mejor, restaurantes, mostrando lo que entiende Amazon por vender alimentación: llenar estómagos como sea (y que además le da más motivos de compra a los clientes: por la mañana me compro la cena y además algo para desayunar, cocinar algo otros días etc).

Amazon tiene un reto grande para convencer a los británicos de su expertise en frescos, y si lo consigue, posiblemente sea uno de los impulsores del crecimiento del canal online en estos próximos meses al lograr convencer a más compradores a probar el canal.

 

Amazon Fresh 05.jpg
La sección de Mercados, donde los clientes pueden comprar directamente de expertos en frescos y alimentos gourmet de gran reputación en Londres.
Amazon Fresh 07.jpg
Como en cualquier propupesta que se precie, los proveedores tienen mucha presencia, nombre e historia, para contribuir a la reputación de la iniciativa.

Amazon se alía con Morrisons para reforzar la oferta de productos frescos.

Sorpresa este lunes, al anunciar el CEO de Morrisons un acuerdo con Amazon que promete tener un importante impacto en el gran consumo online de este país.

En pocas líneas, Morrisons ha firmado un acuerdo para ser proveedor de Amazon. Cientos de sus productos se venderán a través de los servicios Amazon Prime y Amazon Pantry, que son dos de los canales por los que Amazon vende productos de gran consumo a los hogares. Morrisons facturará a Amazon sus productos a precio de mayorista.

Morrisons Market Street.jpg
Amazon también tendrá un “Market Street”,  de Morrisons

Desde que Amazon lanzó su sericio de venta de productos refrigerados y congelados en Birmingham hace unos meses se estaba especulando sobre la proximidad del lanzamiento de un servicio como Amazon Fresh en Londres.

Al final, Amazon Fresh vendrá de la mano de Morrisons. El punto fuerte de Morrisons son los frescos y todo lo relacionado con la producción, y el de Amazon la venta, por lo que a priori parece un buen proyecto conjunto y permite a Amazon ofrecer un surtido completo de gran consumo en este país. Morrisons no es particularmente fuerte en Londres, donde Amazon sí que tiene una clientela muy fiel con muchos hogares abonados a su servicio de Amazon Prime, por lo que las sinergias son muy grandes. Para Morrisons supone un nuevo canal de venta para su división de frescos, dado que cuenta con varias plantas de envasado de frutas y hortalizas, de procesado y envasado de pescado, y un matadero y planta para envasar carne. Retail Week cita un informe de Bernstein en el que se valora la producción de las fábricas de Morrisons en £2600 millones, (casi un 15% de las ventas de Morrisons) y que seguramente gracias a este acuerdo sus ventas se verán multiplicadas.

Un acuerdo similar al de Morrisons y Amazon se dió en su momento entre Waitrose y Ocado, permitiendo que los productos de MDD de Waitrose se vendan a través de la tienda online de Waitrose y la de Ocado, por lo que esta situación no es nueva en este país.

Morrisons mantiene un acuerdo con Ocado a través del cual opera su tienda online, que no se ve afectada por este acuerdo con Amazon, aunque se viene hablando del descontento de Morrisons con los términos del acuerdo que firmó la anterior directiva de la cadena con Ocado.

Y Amazon continúa avanzando en el mercado online del Reino Unido. Ha entrado tarde con su oferta, y aquí se encuentra con uno de los mercados más desarrollados del mundo occidental por lo que respecta al comercio online. Pero por lo que se ve por ahora, su oferta superior de servicios, junto con por ahora unos precios sensiblemente menores a la competencia (desde un 24% menos con Tesco, líder del mercado, a un 16% menos con Asda, líder en precio), parece tener muchos números para triunfar.

Profitero Amazon Pantry.jpg

Amazon Prime Pantry: el nuevo servicio del pure player en UK

Amazon Pantry UK

Antes de la próxima puesta en marcha del servicio de Amazon Fresh en este país, el pure player pone en marcha otro que ya ofrece desde hace años en Estados Unidos, Japón, y desde el mes pasado en Alemania y Austria: la despensa digital. Amazon ofrece ya tantos servicios que parece que pronto les supondrá un reto explicar las diferencias entre ellos, y crucialmente, las ventajas que tienen.

El servicio es esclusivo para los suscriptores de Amazon Prime (que cuesta £79 anuales, pero ahora en promoción para captar clientes antes del Black Friday, a £59) y ofrece la entrega a precio fijo de una caja que el cliente llena de productos de gran consumo ambiente.

Los clientes pueden elegir entre 4.000 referencias de alimentación, mascotas, belleza y droguería, referencias básicas y habituales en las compras de volumen que se realizan en hipermercados. El coste del envío de una caja es de £2,99 además del de los productos que se compren, y cada caja adicional, £0,99 más. Los clientes pueden ir llenando la caja a medida que necesitan productos, y solicitar el envío cuando deseen o cuando se llene. Se recibe al día siguiente de confirmar el pedido.

Ofrecen también lo que llaman las “Themed Boxes”, listas de productos que caben en una caja para una cierta ocasión, como por ejemplo celebrar una fiesta en casa, desayunos, día de picnic, etc. No está mal para facilitar al cliente la navegación por 4.000 referencias.

Amazon ofrece inspiración a los clientes de su servicio Amazon Pantry Prime
Amazon ofrece inspiración a los clientes de su servicio Amazon Pantry

El servicio tiene ventajas, productos básicos y de volumen que te los llevan a casa, pero es un servicio que ha proveen el resto de cadenas en UK, sin tener que pagar la cuota de Prime y a un precio por entrega similar, y además Amazon no confirma la hora de entrega y los supermercados sí. Pero todo lo que hace Amazon alcanza mucha repercusión, y seguramente, supondrá más presión en el mercado. Y su piloto de vender alimentación refrigerada y congelada en Birmingham ofrece productos a precios que en su mayoría son más baratos que cualquier otro supermercado. Seguramente pronto aparecerán los análisis de esta nueva oferta, para ver dónde se sitúa Amazon a nivel de precios.

Es un servicio distinto al que ofrecen en España, el Amazon Supermercado (que ya ofrecían en UK), y que tiene un catálogo también de referencias de gran consumo ambiente, pero estilo marketplace: Amazon vende algunas referencias, y otras tiendas online venden las suyas a través de Amazon. Aquí, para hacer la compra de una cesta completa del hogar, se puede comprar a varias tiendas online, incurriendo en varios envíos con sus costes, plazos, etc. Con Amazon Prime Pantry todo viene a través de Amazon.

Amazon “abre” su tienda de productos refrigerados en UK.

Amazon Groceries

El pure player norteamericano no para de protagonizar noticias en los mercados donde tiene presencia. La semana pasada, prácticamente a la vez que lanzaba su oferta de gran consumo en España, los medios de comunicación de aquí recogían la noticia del nuevo servicio de Amazon: la venta de alimentos refrigerados y congelados en Birmingham. La oferta de gran consumo a temperatura ambiente lleva tiempo disponible en UK.

El mes de Julio se hablaba de la inminente llegada de Amazon Fresh a UK, y del alquiler de un antiguo almacén de Tesco cercano a Londres desde donde podrían preparar los pedidos. Parece que el lanzamiento, que inicialmente se hablaba iba a tener lugar en Septiembre, al final se producirá en Febrero, según Retail Week.

En Birmingham están realizando pruebas para afinar el servicio. Por ahora sin frescos, y con un surtido limitado a unos 50 productos de marca de fabricante, pero con una proposición muy interesante: entregas en 1 hora, algo que todavía no hace nadie por aquí. Tiene mucho sentido, es un servicio diferenciado en un mercado mucho más maduro que el norteamericano y en el que los shoppers tienen una gran multitud de opciones para comprar y recibir sus pedidos. Eso sí, hay que ser cliente de Amazon Prime, una suscripción que cuesta £79 por año (para tener una idea con ciertas reservas, los Delivery Pass de los supermercados británicos se encuentran entre los £70 y £60 anuales, son servicios limitados a la entrega de pedidos de productos de gran consumo, no como Amazon Prime que ofrece más servicios, pero en todo caso, costes en el mismo orden).

Otro punto fuerte de esta prueba de Amazon es el precio al que ofrece los productos. La empresa Branview realizó un análisis de los precios de los productos ofertados para la revista The Grocer, y los comparó con los precios de las mismas referencias en Asda, Tesco, Sainsbury’s, Morrisons, Waitrose y Ocado (casi el 80% de la cuota en UK, y con cadenas como Asda que se esfuerzan por ser líderes en precio). Amazon resulta ser más barato en 33 de los 44 productos que han analizado. Y para 6 productos es exclusivamente el más barato. Seguramente, toda una declaración de intenciones sobre el posicionamiento que están buscando.

Se está hablando mucho del impacto que la entrada de Amazon pueda tener en el resto de cadenas de supermercados, y de la posible capacidad que tenga Amazon para alcanzar rápidamente una buena cuota de mercado. A su favor tiene su reconocidísima marca, su capacidad financiera para apoyar esta iniciativa el tiempo que haga falta, y el lanzamiento en zonas muy densas. La madurez del mercado no tiene por que ser un factor en su contra, seguramente facilitará la prueba del servicio por parte de los que ya son clientes de Amazon Prime. En contra tiene la maquinaría del gran consumo británico. Ahora en problemas, pero super competitiva y dinámica, y muy capaces de copiar rápidamente cualquier innovación en servicios que Amazon ofrezca  en este mercado.

Les recomiendo leer el excelente post de Imanol Torres en su blog en cambio permanente, con sus reflexiones a partir del anuncio de Amazon en España. Creo que todo lo que comenta aplica también en UK.

Amazon Fresh llega a UK

Fuente Amazon
Fuente Amazon

Según The Times y después otras fuentes que han aportado más datos, en septiembre se empezarían a ofrecer servicios de entrega de productos de alimentación en las ciudades de Londres y más adelante en otras ciudades inglesas, como Leeds.

Amazon Fresh ya opera en varias zonas en los Estados Unidos, y la empresa barajaba varias opciones para entrar en el mercado europeo. Finalmente es UK el escogido, donde el mercado online está mucho más desarrollado que en EEUU (un 5% frente a un 1% en EEUU) y es mucho más maduro, por lo que seguramente la tasa de adopción crecerá a mucha más velocidad que en el mercado de origen. A diferencia del resto de cadenas británicas, posiblemente las entregas las subcontraten a otras empresas, como hace Amazon en San Francisco, donde colabora con el US Postal Service.

Aunque esperado, este lanzamiento trae muy malas noticias para el resto de las cadenas. El mercado de gran consumo está inmerso en una guerra de precios que está destruyendo los márgenes, y además, para casi la totalidad de cadenas las operaciones online son deficitarias, a pesar de crecer a doble dígito. Por eso, la entrada de un operador tan famoso y que puede ganar rápidamente cuota de mercado va a obligar a todos a reaccionar de alguna forma, y seguramente poner más dificultades a la rentabilización de esta línea de negocio.

El IGD recopila en su web algunas de las innovaciones que AmazonFresh ofrece en los EEUU, y que podrían diferenciarle, al suponer una mejora en la oferta de servicios que los retailers ingleses dan a sus clientes: Amazon Dash (el servicio que facilita la inclusión de productos que se acaban en el hogar), la entrega del pedido conjuntamente con productos non-food o comidas de restaurantes locales, entregas durante la noche, y entregas el mismo día.

El lanzamiento en Septiembre también le permitirá al retailer ser una opción de compra para las fiestas de Navidad, donde la compra online es cada vez más popular y supone un negocio importantísimo para las cadenas.

Amazon: una promoción oportuna!

Supongo que a alguno os habrá pasado, estar tranquilamente leyendo en tu libro electrónico (tan electromagnéticamente agresivo como un reloj Casio) y que las azafatas te pidan que apagues el dispositivo y que si lo quieres volver a poner en marcha durante el vuelo, lo pongas en modo avión antes de apagarlo!!!

El Departamento de Transporte de los EEUU, tras una serie de consultas con expertos etc, ha decidido que es seguro utilizar libros electrónicos durante todo el vuelo, y también que no hace falta apagar los teléfonos móviles, tabletas, etc, con tal que no reciban señal móvil.

Y para celebrarlo, únicamente hoy Amazon te hace un descuento en Kindle… no está mal!

Amazon Promo

Impuestos

Estos días los líderes del G8 han estado debatiendo en Irlanda del Norte sobre como afrontar un problema que cada vez ocupa más titulares, al menos en el Reino Unido. Grandes empresas se las arreglan para no pagar impuestos en los países en los que generan su riqueza, y se la llevan a países como Luxemburgo o la República de Irlanda, donde tienen una oficina matriz, que recibe grandes cantidades de dinero de las filiales en otros países en conceptos de royalties y otros derechos del uso de marcas.

Realmente las empresas no incumplen ninguna ley, todo lo que hacen es legal, y está en manos de los políticos el encontrar una solución a esta cuestión, que no dejará de ser poner barreras a las empresas.

Fuente: The Guardian

En los últimos meses Starbucks, Amazon y Google se han visto afectados por escándalos de este tipo. Estas empresas, a pesar de los grandes volúmenes de negocio que manejan en el Reino Unido, apenas dejan una pequeñísima porción – si lo hacen – en este país.

Como vemos en el gráfico del The Guardian, muchos consumidores que están en desacuerdo con estas prácticas se deciden a boicotear las empresas que no pagan impuestos. Evidentemente, es mucho más difícil boicotear a Google que a Amazon y que a Starbucks. Ha sido esta última empresa la que más se ha visto afectada por este pequeño movimiento social, hasta que comunicó que empezaba a tomar medidas para corregir esta situación.

Sin emabargo hay una cuestión un poco más de largo plazo. Starbucks lleva años construyendo sus credenciales sociales, con productos de comercio justo y fundaciones en los países origen de las materias primas que consume. ¿Puede esta ingenieria de impuestos afectar a su credibilidad?

 

Los bricks contra los clicks

Amazon pasa por ser un mata tiendas, sobretodo librerías, y a pesar de su indudable éxito, en el Reino Unido algunas personas prefieren no utilizarlo para comprar por un par de motivos, principalmente.

Estos últimos meses se ha visto en una polémica sobre sus prácticas de ingeniería financiara en el campo de los impuestos, que le permite declarar pérdidas en el Reino Unido, a pesar de un nivel de ventas increíbles, y así ahorrarse muchos impuestos.

Los libreros que empezaron todo. Fuente: Change.org

Nada ilegal, dicen muchos, pero está visto como inmoral. Un grupo de libreros ha decidido hacer algo más, y hace unos meses iniciaron una petición en change.org para que Amazon pagara los impuestos que corresponde a su nivel de negocio en el Reino Unido. Según The Independent, la petición fue firmada por 160,000 personas y empresarios, y entregada ayer en las oficinas del primer ministro británico. Se le pide que resuelva la cuestión y les haga pagar impuestos que corresponde, y ahora se sumará al dossier de Amazon, y a las investigaciones que está realizando el  departamento de Hacienda que debe determinar cómo medir el negocio de Amazon en este país y qué impuestos tiene que pagar.

En este país este tipo de acciones tienen mucha tradición, y los vecinos saben organizarse. En algunos casos, los vecinos han logrado que  un negocio como Tesco no abra una tienda en un local que han comprado,

Las tiendas, sobretodo las librerías, suelen tener un gran arraigo en las zonas en las que están, y a ellas están volviendo algunos clientes que han decidido dejar de comprar en Amazon. Y es este un handicap que tiene Amazon, y algo que le costará mucho de ganar: es barato, tiene de todo, pero no tienen una buena reputación de empresa que apoya las economías locales, y una parte del mercado se le va a resistir.

El caso de Starbucks seguramente ha sido más claro, también por ser más sustituible.

La empresa también se vio envuelta en el mismo escándalo que Amazon, y tampoco pagaban demasiados impuestos en el Reino Unido porque conseguían trasladar sus beneficios a las empresas hermanas de Holanda y Suiza. Es curioso el caso de Suiza, porque Starbucks UK le pagaba a Starbucks Suiza por el café crudo – gran república productora de café – y luego a Starbucks Holanda por tostarlo, y con esto se le iban los beneficios.

Rápidamente surgieron iniciativas en la red para boicotear a Starbucks, y unos cuantos clientes les abandonaron. También un grupo de activistas montó performances en las cafeterías: hacían ver que eran una escuela, un hospital, etc, prestaciones que el estado está cerrando por falta de fondos, y que igual podrían beneficiarse de que las empresas pagaran todo lo que les corresponde.

Ahora Starbucks está llevando a cabo varias acciones para lavar su cara, además de pagar impuestos en UK de acuerdo con su facturación y sin descontar lo que paga a sus empresas hermanas, y quizá Amazon empiece a hacer lo mismo, aunque nunca se sabe…