Amazon da una puñalada a los supermercados online en UK.

Amazon es un negocio ambicioso y disruptivo, y quiere aumentar su cuota del canal online. Sus innovaciones marcan la pauta para los demás, impulsando por ejemplo las entregas cada vez más rápidas, y ahora lo hace tirando los precios de las entregas. Ya en septiembre del 2019 anunció que su servicio Amazon Fresh dejaba de ser de suscripción para poder acceder a él pagando una tarifa de entrega, y ahora anuncia que las entregas van a ser gratis para clientes suscritos al Prime y que hagan pedidos de más de £40. Además va a ser posible que los pedidos se entreguen en el mismo día sin coste adicional, empezando por una zona en Surrey y más adelante ampliándolo a otras partes del país.

Naturalmente, el momento de anunciar esto es espectacular, cuando el canal online está creciendo de forma desmesurada. Casi se ha duplicado durante la pandemia, y continúa creciendo según Kantar, a pesar del relajamiento de las medidas de confinamiento y la paulatina apertura de los negocios de ocio y restauración. Amazon llevaba algún tiempo preparando este movimiento, dado que en abril de este año ya se conocieron sus planes para ampliar su red de almacenes de preparación de pedidos de gran consumo y productos frescos, y adaptarlos para hacer entregas super rápidas. También dicen que están ampliando su surtido, que ya cuenta con unas 10.000 referencias. El surtido alimentario viene de las propias compras que hace Amazon, el surtido de Whole Foods Market, los surtidos de frescos y MDD de Booths y Morrisons, y algunos acuerdos que tiene con pequeños negocios de tiendas de delicatessen y panaderías como Gail’s. Ahora, dicen, quieren ampliar esto, para incorporar más empresas alimentarias artesanales, a las que pueden dar covertura nacional.

Sin duda es una acción muy significativa y que va a tener un impacto en sus competidores. Amazon tiene todavía poco peso en el canal: según Mintel, cuentan con un 3% de los £119.000 millones que supone el canal online, mientras que Ocado tiene un 14% y Tesco un 30%; y según GlobalData apenas un 5% de los hogares británicos han comprado comida alguna vez en Amazon. También hay que pensar que ya ha pasado la etapa en la que los clientes estaban buscando de forma casi desesperada soluciones de aprovisionamiento alternativas a ir a las tiendas, y quizá ahora ya hayan vuelto a las tiendas o tengan su tienda online favorita, y no sea tan fácil cambiar. Sin embargo, Amazon llega fácilmente a sus clientes Prime, que entienden la propuesta, y además es una de las empresas que marcan la tendencia: los consumidores ponen el nivel de servicio de Amazon como referencia y los demás negocios tienen que adaptarse, y además ganar dinero. Amazon persigue además otros beneficios, como conseguir que los clientes entren en el ecosistema Amazon, y aunque no gane dinero con alimentación, lo gana con los otros servicios que consume el cliente fidelizado.

Amazon ofrece precios muy competitivos. Fuente: MailOnline

El canal online está teniendo un año movido. A principios de año se pensaba que la agenda la iban a marcar Marks & Spencer y Ocado lanzando su joint venture, ver cuál sería la reacción de Waitrose, para pasar por el crecimiento motivado por el Covid, y ahora Amazon, que va a tener un fin de año movido en otros frentes: qué sinergias va a crear gracias a entrar en el capital de Deliveroo y la expectativa de abrir la primera tienda Amazon Go en Londres antes de fin de año. Amazon está determinado a ponérselo fácil a los clientes, y ponérselo difícil a sus competidores.

Amazon no para en UK: Proyecto Entregas Super Rápidas en Frescos.

Amazon vuelve a los titulares en la prensa británica con una par de noticias que pueden tener un impacto de cierta importancia en el sector del gran consumo y la restauración en el Reino Unido. Sin duda más que la de hace un mes, en las que se filtraba a la prensa que tenían pensado abrir la primera tienda Amazon Go en Londres antes de fin de año. No se conoce mucho de estos planes, salvo que ya desde el 2018 Amazon tenía firmados alquileres de algunos locales en el centro de Londres, y que Morrisons, más que Whole Foods Market, podría ser el proveedor de estas tiendas, según The Guardian. Morrisons ya es el proveedor de Amazon en el servicio de Amazon Fresh, por lo que establecerían una nueva línea de negocio.

La primera noticia es que el Tribunal de la Competencia ha cambiado de opinión sobre la inversión de Amazon en Deliveroo. En la última ronda de financiación de Deliveroo se supo que Amazon era el principal inversor, aunque no se ha hecho pública la cifra. Ante la entrada de Amazon en el accionariado de Deliveroo, el Tribunal de la Competencia británico tomó la decisión de investigar la inversión. De forma preliminar estableció que estaba en contra de esta acción, por si llegara el caso que Amazon acabara tomando el control de Deliveroo. Estimaba el organismo oficial que si esto sucediera, se reduciría la competencia en el sector del delivery y el comercio online de alimentos. 

En vista del impacto que está teniendo la crisis del Coronavirus en Deliveroo, el Tribunal de la Competencia ha cambiado de opinión y se muestra ahora positivo, aunque todavía de forma preliminar. El cierre de la gran mayoría de restaurantes ha supuesto que  los ingresos de Deliveroo hayan caído de forma dramática, y reconocen en Deliveroo que sin esa inversión es posible la empresa no pueda subsistir. Deliveroo ha establecido nuevos acuerdos con supermercados para hacer las entregas de algunas compras online desde tiendas convenience, pero esta nueva línea de ingreso no compensa la pérdida de la principal, los restaurantes. 

Todavía no es una decisión definitiva, falta finalizar el proceso de recopilar nuevas evidencias, y tomar la decisión final en el verano. Amazon entonces podría volver al delivery, tras el cierre de su servicio Amazon Restaurants. ¿Veremos entregas combinadas de Amazon Fresh con comida de restaurantes?

Amazon.co.uk: AmazonFresh Learn More
Fuente Amazon

The Grocer informaba a finales de la semana pasada de brief que Amazon había envíado a algunos de sus proveedores de alimentos en UK para explicarles su próximo movimiento: la renovación de algunos de sus almacenes de preparación de pedidos para que puedan almacenar y gestionar productos frescos. Esto, dicen, les permitiría servir pedidos con productos frescos en unas pocas horas. El primer almacén en ser renovado sería uno en Londres, y le seguirían otros ocho a lo largo del país, de forma que pudieran servir a finales de año al 40% de los hogares en el Reino Unido. 

El proyecto por ahora se llama Ultra Fast Fresh, va a facilitar mucho a los pequeños proveedores de productos alimentarios refrigerados de Amazon, porque la distribución se va a centralizar. Por ahora Amazon cuenta con los servicios de Amazon Fresh (con suscripción o bajo demanda) y Prime Now para la venta de productos de gran consumo y productos frescos, que se sirven principalmente desde las tiendas de Morrisons y uno de sus almacenes. Incluso podría eliminar la cuota de Amazon Fresh, como ha hecho en los EEUU, para facilitar la penetración del servicio.

Sin duda, cualquier movimiento de Amazon va a poner más presión en el resto de supermercados que operan en el canal online. A pesar que sus ventas de gran consumo online todavía no son muy importantes, el efecto de Amazon es subir el nivel de expectativas de los clientes, que las esperan del resto de agentes. El canal online vive momentos de agitación ante el crecimiento de la demanda por la crisis del coronavirus, y la ampliación de la oferta de entregas en casa y entregas en tienda que están habilitando las principales cadenas, además de otros desarrollos como las cajas de esenciales, las entregas por voluntarios, etc. Incluso Morrisons, su socio en Amazon Fresh, ha ampliado en más de 300 el número de tiendas desde las que sirve pedidos. Y además, en septiembre, esperamos ver la nueva tienda de Marks & Spencer y Ocado en marcha.

Comprador de Amazon Fresh, preparando pedidos online en una tienda de Morrisons de Londres. Vestidos todos de riguroso negro, hay que reconocer que llama la atención cuando te cruzas con unos cuantos mientras estás comprando en la tienda.

Amazon está capitalizando esta nueva situación en la que los clientes se han volcado al canal online, gracias a sus fundamentos sólidos y su nivel de servicio. Incluso el gobierno británico cuenta con ellos para entregar tests de coronavirus en los hogares!

Amazon Fresh más accesible.

Todavía no han llegado las tiendas de Amazon Go a Londres, ni tampoco parecen que vayan muy bien los pop ups Clicks and Mortar que Amazon está abriendo en varias ciudades del Reino Unido, y ahora Amazon vuelve a ocupar titulares gracias a sus novedades en el servicio de Amazon Fresh.

Amazon lanzó el servicio de Amazon Fresh en el Reino Unido en el 2016, en Londres, y posteriormente lo ha ido ampliando a más ciudades. Los clientes tenían que tener la suscripción de Amazon Prime, y además pagar una cuota mensual por el servicio, de £3.99, por el que podían acceder a la tienda de productos frescos y gran consumo, entregas en una hora, y un número ilimitado de pedidos, siempre de un gasto superior a las £40. Primero servían productos de marcas de fabricantes, junto con la MDD de Wholefoods y de Morrisons, y hace unos meses incorporaron los productos del surtido de Booths, la cadena premium del norte de Inglaterra.

Ahora se han decidido a ofrecer el servicio también bajo demanda, como cualquier otro supermercado, aunque continúa la condición de ser miembro de Amazon Prime. Los clientes pueden hacer un pedido del surtido de Amazon Fresh y pagar £ 2.99 por la entrega, gozando de las ventajas del servicio de suscripción.

Fotografía de Amazon

Más de 15 millones de consumidores están suscritos a Amazon Prime, según Mintel, y además esta suscripción ejerce una influencia determinante a la hora de comprar productos, dado que estos clientes compran más productos y de un mayor número de categorías que los que no están suscritos. Mintel estima que solamente el 12% de los suscriptores de Prime que viven en Londres han contratado Amazon Fresh. Dando acceso a sus clientes Prime, Amazon espera poder captar más clientes, aquellos que hacen compras online de alimentación con poca frecuencia, y además afrontar mejor los desarrollos de la competencia, que desde el lanzamiento de Amazon Fresh han ido acelerando los servicios de entregas ultrarápidas.

Online: entregas rápidas fuera de Londres.

La semana pasada se anunciaron dos proyectos más en el canal online, Waitrose y Amazon/Morrisons, que tienen la voluntad de ampliar la capacidad del canal online en el mercado que está fuera de Londres.

Las últimas novedades que teníamos del mercado son el desarrollo de Zoom por parte de Ocado, una tienda online especial para llevar a cabo entregas en menos de una hora en ciertas zonas de Londres, y la apertura de la tienda online de The Coop, que sirve ya desde varias tiendas pedidos al vecindario.

Pero salvo los pilotos que se están haciendo con Starship Technologies en Milton Keynes con Tesco y The Coop (entregas mediante mini vehículos automáticos) poco se habla del territorio fuera de Londres.

Esta semana pasada Waitrose y Amazon/Morrisons anunciaban proyectos que iban a suponer llevar la entrega rápida a más partes del país.

Waitrose empezó en septiembre del 2018 a ofrecer entregas de compras online en dos horas, preparando los pedidos y sirviéndolos desde varias tiendas en Londres, y ahora anuncia que expande este servicio a más ciudades en Inglaterra, empezando por Bath y Hove. Ya alcanzan más de 1.2 millones de hogares, y ofrecen un surtido de unas 2.000 referencias. La tienda online es muy interesante, con la opción de comprar los productos por platos (eligiendo entre platos preparados o los ingredientes si se desea cocinar).

Y Morrisons y Amazon, que llevan ya tres años trabajando juntos, y ofrecen entrega el mismo día en muchas zonas de Londres y tres delos principales núcelos urbanos de Inglaterra (Manchester, Birmingham y Leeds). La semana pasada anunciaron que van a aumentar el nivel de colaboración para servir en el mismo día de la compra en muchas más ciudades del país (incluso llegando a Glasgow, en Escocia), y poniéndose como objetivo el poder servir en todo el Reino Unido en un futuro próximo. Los clientes de Amazon Prime en esas ciudades podrán disfrutar del surtido de Morrisons a través de Prime Now, entrega en menos de dos horas, sin coste si se compra más de £40. Será impresionante cuando alcancen a servir a todo el país.

Clicks and Mortar: llegan los pop up de Amazon.

Este lunes Amazon vuelve a abrir una tienda en el Reino Unido!

Tras varios pop ups sobre el Black Friday, y el pasado mes de octubre una tienda efímera de productos de moda en Londres, Amazon acaba de anunciar un nuevo proyecto que le va a llevar a tener abiertas 10 tiendas durante un año en el Reino Unido que se llamarán Clicks and Mortar.

Aspecto de Amazon Fashion, la tienda efímera que abrió Amazon en octubre del 2018 en Baker Street.

Lleva a cabo este proyecto en colaboración con la agencia Enterprise Nation, una organización que, entre otras actividades, se dedica a dar formación a pequeñas empresas sobre la gestión del comercio. El objetivo del programa, además de vender, es el de ayudar a varios comercios online (unos 100) a experimentar la venta en tiendas físicas, y recoger datos sobre los consumidores que van a comprar a las tiendas. Estos datos luego se compartirán con el gobierno, que está preparando una nueva revisión de su estrategia para revitalizar los ejes comerciales y el retail a pie de calle en muchas ciudades del país.

Amazon va a vender en estas tiendas un poco de todo: moda, decoración, alimentación etc, con presencia predominante de los productos de estas 100 empresas. Y naturalmente, las tiendas contarán con taquillas donde los clientes pueden recoger los pedidos online.

Tras los problemas reputacionales que está teniendo Amazon por la cuestión de los impuestos y que se le imputa parte de la culpa de la desaparición de las tiendas en las calles, Amazon trata de lanzar argumentos positivos sobre su papel como dinamizador de la economía y el comercio. El 58% de las ventas provienen de negocios independientes, y a través suyo, las empresas británicas han exportado productos con un valor de £2.500 millones el año pasado.

Y también, como parte de la iniciativa, ha destinado £1 millon como línea de ayudas para permitir a estas empresas que venden a través suyo contratar 150 aprendices.

Además de estas 10 tiendas, que estarán abiertas todo un año, nos queda saber más de Amazon Go! Todavía estamos pendientes de la llegada de a Londres. Amazon tiene registradas las marcas, se anunció que ya había alquilado algunos locales en calles céntricas de Londres y que pronto abrirían su tienda futurista a este lado del océano.

Amazon refuerza su unidad gran consumo en UK.

Llevamos unos días leyendo sobre los posibles planes de Amazon para lanzar una nueva enseña de supermercados en USA, y es en el Reino Unido donde está moviendo ficha para acelerar su crecimiento en el sector del gran consumo.

Al poco tiempo de abrir las tiendas Amazon Go en USA se empezó a especular sobre las aperturas en el Reino Unido. Amazon registró los nombres vinculados a sus supermercados en este país, y además ya ha empezado a firmar contratos de alquiler de varios locales, por lo que se espera que alguna apertura sea inminente.

Paralelamente, han realizado un par de fichajes del mundo del gran consumo: en diciembre Russell Jones, directivo de Procter & Gamble, y hace unas semanas John Farrell, un veterano de Tesco, que entre otros cargos fue Director General de Nuevos Negocios. Ambos se incorporan a Amazon Fresh, el servicio que parece querer potenciar Amazon de forma inminente. The Grocer informa sobre las ofertas de trabajo en Amazon Fresh que ha publicado en varios medios especializados, para cubrir puestos de marketing y operaciones.

Amazon inició las operaciones de Amazon Fresh en el Reino Unido en el 2016, en una pequeña zona de Londres. No se han expansionado a mucha velocidad, y por ahora solamente cubren todo Londres y una pequeña parte de algunas provincias colindantes, donde viven consumidores de alto poder adquisitivo.

El mercado online británico está muy desarrollado, y lo atractivo del mercado tambíen lo hace más difícil. La oferta de Ocado, Tesco, Sainsbury’s, etc, es muy completa y competitiva, y aunque Amazon pueda competir en precio de los productos, no puede competir en el precio del servicio, ni por ahora en el territorio donde pueden servir sus competidores. Además, están todos trabajando en propuestas para realizar entregas en una o dos horas de compras pequeñas y medianas, entregando desde las pequeñas tiendas convenience. O por ejemplo Waitrose, con pilotos ya para realizar entregas en hogares sin que los dueños estén en él.

Cada vez que Amazon anuncia algo tiene mucho recorrido mediático. Veremos a ver si consigue capitalizar esto, y ganarse una cuota significativa del mercado online de este país.

La tienda de moda de Amazon en Londres.

Amazon Pop Up I.jpg

Amazon es una empresa fascinante, imagino que casi todos los que leen este blog estarán de acuerdo con esta afirmación, y ante cualquier iniciativa que tome, los retailers se ponen de guardia. En el campo de la moda sin ser un retailer de referencia, a base de vender básicos se va a convertir en el retailer que más textil vende en USA a finales de año!

En Londres hace unos días pudimos ver un pequeño show, en forma de tienda pop up. Todo lo que hace Amazon genera muchísima expectativa, y después de las tiendas Amazon Go, las de los productos recomendados por los clientes, o la de licores en Japón, se esperaba con mucha curiosidad lo que Amazon pudiera hacer con esta pop up.

Amazon Pop Up II.jpg

Al final, como supongo que las expectativas eran tan altas, debo reconocer que la experiencia fue un poco plana. Era una tienda bastante normal, con evidentes elementos diferenciadores, aunque sin una abrumadora presencia de la marca, como se ve en otros pop ups por ejemplo. Y con más dependientes que clientes, por lo menos el rato que pasé en ella. Amazon presentaba en la tienda un surtido de las marcas con las que tiene acuerdos de venta, y también puso algunas de sus propias marcas, como Meraki. La exposición era más bien escasa, más tipo escaparate para inspirarte que las habituales estanterías llenas de ropa. La ubicación tampoco era la habitual para estas ocasiones (muchas marcas eligen Shoreditch por ejemplo para este tipo de acciones, el barrio de moda ahora) y no estaba tampoco en los habituales destinos de moda (Oxford St, Bond St, etc).

El surtido cambiaba cada dos días, y además la tienda era un lugar donde pasarlo bien (con conciertos de bandas locales) y formarse (algunas de las marcas dieron charlas sobre tendencias, o sobre como personalizar la ropa que te compras).

Las prendas de ropa tenían una etiqueta con un código que podías escanearlo con la App de Amazon, y te llevaba a la página del producto para poder elegir tu talla, color etc, y comprar la pieza. Podías llevarte la ropa de la tienda, pero el proceso de pago era el habitual, nada tan espectacular como el que hay en las tiendas Amazon Go.

Amazon le da mucha importancia al negocio textil, y esto queda claro ante el desarrollo actual de marcas propias para este tipo de productos, que le ayudarán a tener más margen en las ventas y un mayor control, los acuerdos que está firmando con grandes marcas para vender sus productos a través de su web, o el servicio “pruébatelo antes de comprar”, lanzado hace tiempo en USA y recién estrenado en UK (te entregan una bolsa con varias piezas de ropa, y te quedas y pagas las que te gustan, las que no se devuelven).

Sin duda fue más una iniciativa para generar ruido y mejorar su reputación para conseguir ser destino en moda. Sin duda la tienda apunta hacia la tendencia de comprar online viendo los productos en la tienda, y me parece inteligente que el surtido vaya cambiando a lo largo de la semana, es una forma de sorprender y educar a la vez (el lunes ropa de gimnasio, saliendo del fin de semana de excesos, y los jueves ropa de salir de fiesta!) Y supongo que también habrá servido para poner algo más nerviosos a los competidores, en caso que Amazon decidan explorar la apertura de algún tipo de tienda de moda.

El Gran Consumo apuesta por la Belleza.

Además de hacer tiendas bonitas y mejorar la experiencia de compra, las cadenas del Reino Unido han visto en la categoría de belleza elementos suficientes que les permitan crecer, gracias a que ni los discounters ni Amazon tienen una oferta muy desarrollada (aunque el 10% de las ventas se haga online, un porcentaje algo mayor que el del gran consumo en general). Tras el anuncio de la nueva estrategia de Sainsbury’s en la categoría, The Grocer recoge en un artículo varios elementos del porqué de esta atención en la categoría.

Sainsburys beauty expert cosmetics range.jpg
Fotografía de Sainsbury’s.

Tesco fue una vez más un pionero , cuando en el 2011 anunció que habilitaba dentro de sus tiendas pequeños salones de belleza, donde los clientes podían hacerse la manicura, un tratamiento facial, etc. Eran tiempos en los que el canal online parecía que iba a hacer que sobraran la mayoría de metros cuadrados en las tiendas, y los retailers buscaban por un lado rentabilizar este espacio, y por otro lograr dar más motivos a los clientes para pasar más rato en las tiendas y que gastaran más. Sin embargo esta iniciativa no tuvo mucho recorrido.

En los dos últimos años la tendencia en general ha sido que las cadenas han reducido el número de referencias en todas las categorías. Pero según Brandview esto no ha sucedido para la sección de belleza. Salvo Tesco, las demás han aumentado el número de referencias, destacando Morrisons con más de 1000 y Sainsbury’s con más de 500.

Los productos de belleza es una de las categorías que más crece, con un 17% de crecimiento estimado por Mintel para los próximos cinco años, comparado con un lacustre 1,6% de la categoría de higiene personal (champús, desodorantes…). Además el crecimiento se da en productos premium, muy atractivos para los supermercados porque tienen más margen. Los consumidores siguen las modas, y están dispuestos a probar productos caros.

Los supermercados están dando de alta marcas de prestigio, presentes ya en comercios especializados y grandes almacenes, y también dando la oportunidad a marcas nuevas de empresas start up que buscan su hueco en el mercado. En la categoría están irrumpiendo atributos como la sostenibildad, veganismo, etc, y muchas start ups tienen estos conceptos muy integrados en sus productos.

La experiencia de compra se mejora gracias a elementos digitales y personal formado en las tiendas, como hace Sainsbury’s, capaces de dar consejos sobre el uso, y recomendar productos a los clientes en base a sus necesidades. Además, llevarán uniformes distintos al personal de las tiendas, para diferenciarles más. Sainsbury’s planea dar de alta más de 1,500 referencias, renovando completamente el surtido y además ofreciendo una gama de 100 referencias MDD bajo la gama Sainsbury’s Boutique de productos premium y en su mayoría veganos.

Tesco cierra Tesco Direct, su marketplace online.

Tesco Direct.jpg

Recién nombrado nuevo CEO de Tesco UK & Irlanda, Charles Wilson, y ya toma decisiones importantes para el negocio, muy en la línea del CEO Dave Lewis. Continúan los anuncios de desprenderse de negocios accesorios para centrarse en el gran consumo (y ahora el foodservice también!).

Tesco Direct es la tienda online que abrió Tesco el 2006 para competir contra el popular Argos y Amazon (que había llegado a UK en 1998, ya ofrecía además de libros y música, productos para el hogar, muebles, y un marketplace para vendedores independientes). Tesco vende a través de ella todo su catálogo de productos para el hogar, muebles, electrodomésticos, jardinería, etc, además de electrónica, libros, juguetes, música y su marca textil F&F. Incluso se puede comprar a través de esta web productos de otros negocios, los llamados Tesco Partners, imitando el marketplace de Amazon.

El principal motivo para cerrarla es que no consiguen ganar dinero con ella, y van a trasladar estos productos a su tienda online de gran consumo, Tesco.com. De esta forma pueden liberar recursos económicos que van a invertir en la tienda online. Planean cerrar el centro de preparación de pedidos que tenían dedicado a Tesco Direct, poniendo en riesgo la continuidad del empleo de 500 personas.

Además de Amazon, la fusión de Asda y Sainsbury’s va a suponer que habrá otro gigante de non food en el canal online. El volumen de Argos (parte de Sainsbury’s) es muy importante (más de 4,000 millones de libras) y Asda también tiene un importante negocio online de venta de non food (sobretodo textil de su marca George). Por ello parece razonable a priori tratar de unificar la propuesta de cara a los clientes e invertir más en la tienda online.

El comercio electrónico: a toda velocidad.

Con un 6% de la cuota del mercado actual, y la expectativa de alcanzar el 9% en menos de tres años, el mercado online en el Reino Unido es el de mayor peso de Europa, y donde se están lanzando un buen número de iniciativas. La guerra de precios de estos últimos años y los problemas de Tesco aletargaron a las cadenas, hasta que la carrera por anunciar nuevas iniciativas ha vuelto al mercado.

Son muchos factores los que provocan esto. El principal es la demanda no atendida, y muchas iniciativas parecen tener éxito. La aceleración de Amazon al comprar WholeFoods, el retorno de la inflación que alegra las cuentas de resultados, y la dura competencia de los servicios tipo Deliveroo, Uber Eats etc, obligan a ofrecer nuevos servicios para evitar dejar de ser relevantes.

methode%2Ftimes%2Fprod%2Fweb%2Fbin%2Fa17cc2dc-83fe-11e6-a073-0ebb3d05e56e.jpg
Sainsbury’s ya realizaba entregas en bicicleta hace 100 años!

Algunas de estas innovaciones van en la línea de la velocidad. Sainsbury’s fue el primero, después Tesco y hace poco Marks & Spencer han empezado con pilotos en este sentido. Sainsbury’s es quien lo tiene más avanzado, y esta a punto de incorporar el servicio en otras cinco tiendas de Londres, para alcanzar a una población de casi 2 millones de urbanitas. Amazon ofrece su servicio de una hora en una zona mucho más amplia, pero es un servicio de suscripción, no como este, que se puede utilizar bajo demanda.

La otra compra en la que las cadenas están trabajando es la repetitiva de volumen. Amazon amplía su oferta de productos que se pueden comprar con los botones Dash. Ya participan unas 100 marcas, con productos en la mayoría de las categorías de productos envasados.  Detergentes, café y papel higiénico son los productos más demandados.

Screenshot_20171024-164107.jpg

Y Ocado también ofrece algo para esta misión de compra: suscripciones a productos que se compran con frecuencia. Se llama “Ocado Regulars”, y está pensado para las personas que compran cada semana y suelen incluir siempre un cierto número de productos.  Los clientes ya hacen una compra, y no hay ningún requerimiento de añadir una cierta cantidad de producto (como sucede en Amazon). De esta forma, como dicen en Ocado, los clientes no tienen que preocuparse de los productos de baja implicación (sólo estar al tanto si les queda mucho y no tienen que comprar esta semana) y sólo tienen que pensar en las cosas especiales de la semana. La disposición en la web de Ocado está muy bien, con una página dedicada a estos productos, y en las páginas habituales con botones que te permiten establecer la frecuencia de la compra regular.