Vía libre para que Tesco compre Booker.

Desde que en enero Tesco y Booker anunciaron su proyecto de fusión – más bien de compra por parte de Tesco – el sector ha estado muy pendiente de la decisión de la Comisión de la Competencia que ha pasado varios meses estudiando el impacto de la compra tendría en el sector del foodservice y de los pequeños supermercados, abastecidos por mayoristas como Booker.

Tesco and Booker.jpg

Finalmente, el pronunciamiento ha sido positivo, y sorprendentemente, la compra puede realizarse sin ningún ajuste, por considerar la Comisión que no va a tener ningún efecto negativo en el mercado.  Sorprende porque se trata de la creación de una empresa que va a unir al líder del gran consumo (con unas ventas de £37.200 millones) con el líder del sector mayorista (con unas ventas de £5.000 millones), y muchas voces habían alertado de la posición dominante que va a tener el nuevo agente. Principalmente se espera que el impacto en el sector mayorista sea mayor, donde Tesco podrá aplicar su know how para mejorar infinitamente las operaciones, y aplicar su poder de compra a los proveedores para obtener mejores precios, y así desplazar a la competencia, tanto en servir a tiendas convenience como en servir a negocios de restauración.

Se espera que la compra finalice a principios del 2018, y a partir de allí empiecen los procesos de unificación. Quedan algunos flecos, y algunos accionistas por convencer (como por ejemplo, Schroder Investment Management, que se han pronunciado en contra del acuerdo por considerar que Tesco paga demasiado).

El nuevo Tesco servirá a sus 2600 tiendas de conveniencia (entre Tesco Express, tiendas de gasolinera, y tiendas de la marca One Stop) a las que ahora se les unen 5600 más que servía Booker (bajo las marcas Premier, Family Shopper, Londis, y Budgens). Además, Tesco entra en un canal al que no servía hasta ahora, el de la restauración, ya que Booker sirve a más de 450.000 restaurantes y pubs.

De esta forma Tesco compra crecimiento, y la entrada en el canal HORECA. La unión del conocimiento de Booker del canal, junto con el poder de compra y la escala de Tesco, permitirán abordar un ambicioso plan de crecimiento en un canal que vende alrededor de £85.000 millones de alimentación (un poco por debajo de la cifra de gran consumo), donde la marca de Tesco igual no es muy relevante ahora, pero suficientemente conocida.

Y además, como cada vez que se compran tiendas, se habla de la extensión de la red de puntos de recogida de compras online. Tesco Direct, el catálogo de non-food, gana acceso a más de 5.000 nuevos puntos de recogida.

Otras cadenas también están llevando a cabo iniciativas en el mundo del convenience. Son tiendas pequeñas, pero suponen el 12.1% de las ventas de gran consumo, y además los clientes las visitan con mucha frecuencia. Morrisons ha lanzado una MDD para este tipo de tiendas, Safeway (la marca de la cadena de supermercados que compró en los años 2000) y que vende en las tiendas McColl,  Sainsbury’s está desarrollando un formato para los supermercados de gasolinera, The Coop compra la cadena de cooperativistas Nisa, que cuenta con mil tiendas y va a anunciar pronto un acuerdo con otra de las principales cadenas convenience, CostCutter.  Consolidación, en una palabra.

Anuncios

Tesco da un zarpazo: fusión con Booker.

Los que seguimos de cerca el mercado del gran consumo del Reino Unido nos acordaremos mucho tiempo del viernes 28 de enero… el día en que se anunció la fusión de Tesco con Booker. En realidad todos pensamos que es más una compra que una fusión, un negocio vende £54.000 millones, y el otro £5.000 millones, pero las negociaciones han sido largas y no hostiles, dos de los directivos de Booker se van a incorporar al consejo de Tesco y el total de accionistas de Booker tendrán en su posesión un 16% del grupo que salga de la fusión. Tesco también ha anunciado que volverá a repartir beneficios, es una consecuencia del acuerdo más que por motivos de buena salud del negocio.

En general, pasado el primer momento de sorpresa, de mucha sorpresa, los analistas y mercados han recibido muy bien la noticia. Las acciones de las dos empresas han subido, se ha empezado a hablar de sinergias, de nuevos mercados, de oportunidades, etc. Lo cierto es que es el primer apoyo decidido empresarial al Reino Unido del Brexit. Tesco ha vendido negocios fuera del Reino Unido y compra un distribuidor cuyo principal mercado es este país. Una apuesta muy contundente, pensando en la incertidumbre que rodea la economía de UK, y la gran cantidad de alimentos que se importan y que quedan expuestos a las fluctuacioes del cambio de la libra.

Y también sorprende un poco porque hasta ahora, entre las prioridades de Tesco se hablaba de proteger la cuenta de resultados, tras los sustos del pasado cercano, y reducir la deuda. Tras recaudar por haber vendido negocios en otros países, ahora Tesco se puede gastar £3.700 millones en esta iniciativa, más los gastos de la integración, que seguro no serán pequeños.

Conocen Tesco, pero, ¿y Booker?

Booker Business.jpg

Booker es un negocio con muchísima historia en el Reino Unido. Activo desde 1835, primero en el negocio de la importación de commodities alimentarias, y poco a poco centrándose en la distribución, con algún que otro altibajo hasta la actualidad. Su cifra de ventas es de £5.000 milliones, y tienen 170 cash & carry de la marca Booker, 30 de la marca Makro, y varios negocios de venta a restaurantes premium, oficinas, etc. Sus principales clientes son pequeños supermercados, £3.050 milliones a unos 5.000 supermercados y 115.000 tiendas de conveniencia. Son los dueños de cuatro marcas de supermercados: Budgens, Londis, Premier y Happy Shopper, que junto a los supermercados independientes a los que sirven, acumulan un 10% del negocio del convenience en UK (una cifra parecida a la de Tesco, a través de sus tiendas Express y One Stop). Además, desde la marca Makro y Ritter Courivaud, sirven a los negocios de restauración, facturando unos £1.600 millones.

Los dos negocios, a pesar de ser los dos líderes de sus sectores, y los dos dedicarse a la alimentación y gran consumo, parecen tener muy pocos solapamientos. Booker controla directamente menos de 10 tiendas, por lo que a pesar del parque inmenso de Tesco, que tiene más de 1,500 tiendas de conveniencia por todo el país, y las de la marca OneStop en zonas rurales, no debería haber mucho problema con el análisis de Competencia.

El acuerdo le da a Tesco mayor poder de compra. La MDD de Booker no es demasiado importante (tiene dos marcas, Happy Shopper y Euro Shopper, de la central de compra AMS) y su surtido se compone preferentemente de las referencias marquistas más comunes, por lo que en estas Tesco ganará un poder de compra en mayor proporción que en especialidades y marcas secundarias. También acceso a un mercado al que no se había dedicado mucho, el foodservice (del top 4, sólo recuerdo una iniciativa de Asda, abriendo una tienda online para estos negocios). Recordemos que el foodservice crece a mucha más velocidad que el mercado del gran consumo (y dentro de este, por citar otro punto fuerte de Booker, el convenience crece a mayor velociad que el mercado en general). Además, los márgenes de Booker son el doble que los de Tesco.

Y Tesco en Booker va a encontrar un campo en el que aplicar su know how y del que seguro podrá mejorar muchísimo.  Además Tesco a a aplicar sus sistemas sofisticados, su saber hacer en marketing, en desarrollo de nuevos productos. La oferta de frescos de los cash & carry suele ser terrible, y los supermercados que compran en ellos no pueden ofrecer a sus clientes una sección de frescos decente por culpa de esta carencia. Cuando Tesco desembarque, su capacidad de hacer las cosas, y llevar productos suyos a este tipo de negocio va a hacer temblar a los demás mayoristas. Y muchísimas más cosas que se nos ocurren, como las de tener en las tiendas asociadas puntos de entrega del marketplace online de Tesco, o el desarrollar el negocio que ya tiene Booker en la India (con 4 cash & carry), una mayor capacidad de atraer clientes entre la comunidad de pequeños supermercados (con una mejor oferta de productos frescos y de non food, buenos precios en lo demás, y servicio excelente – aunque también muchos le achacan a Tesco haber sacado del negocio a muchísimos independientes), la apertura de nuevos Booker en solares comprados por Tesco pero en los que no va a abrir hipermercado, servicio express desde almacenes Booker a tiendas Tesco con rotura de stock, etc.

Como siempre, les iremos contando y analizando.