El gran consumo ultima su preparación para el Brexit.

Apenas quedan dos meses para que se cumpla el plazo estipulado en el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea y seguimos teniendo las mismas pistas que hace dos años sobre cuál va a ser el resultado del Brexit. Aunque parece muy probable que el Reino Unido trate de extender el plazo para seguir negociando, también es posible que se precipite una salida sin acuerdo, con severas consecuencias sobre todo para Gran Bretaña.

Las empresas del mundo de la alimentación no pueden esperar y llevan meses analizando los posibles escenarios y estableciendo planes de contingencia. Naturalmente, a medida que se aproxima la fecha, vamos teniendo noticias de estos planes y lo que las empresas están haciendo ya para minimizar los problemas que se esperan las primeras semanas tras un hipotético Brexit sin acuerdo.

Recordemos: en caso de un Brexit sin acuerdo, el Reino Unido sale de la Unión Europea y de su unión aduanera, y pierde el acceso preferencial a todos los mercados con los que la UE tiene acuerdos comerciales, entre otros muchos cambios. Se pondrán en vigor las disposiciones de la Oficina Mundial de Comercio, en cuanto a tarifas de comercio internacional como de procesos. Los productos que vienen o se envían a la Unión Europea no podrán pasar las fronteras sin control alguno, por no pertenecer el Reino Unido al mercado común, y se impondrán controles en las fronteras. Lo mismo pasará para otros productos de países terceros con acuerdos con la UE.

El gran temor de la industria son estos primeros días, en los que el Reino Unido y los países europeos tienen que establecer controles de entrada. Las importaciones en el Reino Unido se pueden verse seriamente afectadas, hasta que el propio país tenga en marcha todos los procedimientos necesarios para permitir el tránsito de mercancías. Las cadenas de suministro más tensionadas pueden sufrir retrasos y paradas importantes, y para las cadenas de productos frescos los retrasos pueden significar que algunos productos se echen a perder.

El precio de los alimentos, tal y como reconoció hace unas semanas el ministro del medio ambiente, medio rural y alimentación, Michael Gove, se incrementará. A los incrementos por las tarifas se le tiene que sumar la más que probable devaluación de la libra (perdió ya súbitamente un 15% tras el anuncio del resultado del referéndum sobre el Brexit) y todos los alimentos importados se encarecerán de golpe.

Tesco y Marks & Spencer han reconocido que están acumulando productos ambiente para evitar quedarse sin existencias durante las semanas siguientes a un posible Brexit sin acuerdo. El 70% del negocio de Marks & Spencer es producto fresco o refrigerado, por lo que el impacto de la disrupción en las fronteras puede ser muy importante para ellos, y tratan de mitigarlo en lo que esté en sus manos. Sin embargo en el caso de Tesco, por cuota de mercado y surtido, la tarea parece titánica, y llevan tiempo planificando esto con sus principales proveedores a los que han ido pasando pedidos algo mayores que lo habitual. Han contratado contenedores que se han instalado al lado de los grandes hipermercados, en los que van a guardar producto que llevarán a las tiendas cuando sea necesario.

Lidl ha abierto un departamento de importaciones en sus oficinas en Londres, que va a gestionar los nuevos trámites administrativos necesarios para hacer pasar los productos por las fronteras tras el Brexit.

La industria cárnica se prepara acumulando principalmente toneladas de ternera, acelerando las importaciones de la República de Irlanda y de países como Polonia, Dinamarca, etc y así tener un colchón de seis a ocho semanas para poder atender los pedidos en caso de disrupción. Se enfrentan al problema de la limitada capacidad de almacenamiento que hay en el país, pensado más en la distribución de carne que en guardarla.

La Federación de Industrias de Alimentos y Bebidas (FDF) está trabajando para el post Brexit, además de todas las guías y asesoría que ofrece a las empresas en estos momentos. Como el Brexit va a afectar con mayor intensidad a las empresas más pequeñas, que tienen menos liquidez, pueden tener menos recursos para adaptarse a la nueva situación, y pueden necesitar más tiempo para ajustarse a los cambios en el comercio internacional que vengan tras el Brexit, la FDF negocia con los bancos una línea de crédito preferente para estas empresas pequeñas garantizada por el gobierno, y que puedan acceder con mayor facilidad a liquidez en caso de no poder adaptarse rápidamente a la nueva realidad. Esperan ayudar a más de la mitad de las 2.000 PYMES cuyo negocio es principalmente exportar producto a países de la Unión Europea, y que serán los más afectados. Tras la crisis financiera del 2008 se lanzó una iniciativa similar.

Todas estas acciones tienen un coste tremendo, para tratar de cubrir unas circunstancias que a día de hoy no sabemos si van a ocurrir. El sector alimentario opera con poco margen, y adelantar compras, almacenarlas y asegurarlas aún lo erosiona más, destrozando además el cash flow de muchas de las empresas.

Anuncios

Navidades en UK: Tesco y los Discount ganan!

Esta semana ya hemos podido salir de dudas sobre quién se llevaba la corona del gran consumo durante el periodo navideño, gracias a la presentación de datos de Kantar y de los resultados de la mayoría de supermercados. Como en los últimos años, las cadenas discount son las que han logrado mayor crecimiento, y para el resto de las cadenas, Tesco ha logrado cerrar un periodo muy bueno.

Felices en Tesco. Fotografía de Tesco

Los datos de Kantar permiten alejar un poco las noticias pesimistas que hemos ido recibiendo hasta ahora, y que auguraban un mal año para los supermercados. Las ventas han crecido unos £450 millones, un 1,6% más que el año pasado, a pesar que la inflación es la mitad que el año pasado. Sin embargo, para el retail no alimentario las fiestas han ido mucho peor. Según los datos de la patronal BRC el aumento de ventas interanual es de 0, con ventas comparables de -0.7%. Los hogares siguen bajo presión, y el 60% de los compradores tratan de rebajar sus gastos. Durante el periodo los discounters han alcanzado una cuota de mercado record, con un 12,8% la de Aldi y Lidl combinada, y han comprado en ellos el 66% de los compradores británicos.

Otro dato habitual en las navidades es el crecimiento de las ventas de MDD premium. Este año se ha reducido a la mitad el crecimiento que experimentaron estas gamas el año pasado, quedando en un 3.7%. Una vez más, los discounters ganan, con Lidl viendo como su gama Deluxe crece un 33%. Asda también ha experimentado un gran crecimiento de su gama premium.

Por lo que respecta a los resultados que se han presentado, Tesco y Aldi son las cadenas que han logrado mejores cifras. Cada cadena presenta datos de distintos periodos contables, algunos de un trimestre, otros de las semanas navideñas, por lo que no se pueden comparar directamente.

Aldi presenta ventas para sus negocios en el Reino Unido y en la República de Irlanda. Las ventas han crecido un 15% y han alcanzado los £10.000 millones. Su gama premium “Specially Selected” ha crecido un 30%, y también las bebidas alcohólicas han logrado un buen resultado.

La principal cadena del país, Tesco, parece haber tenido las mejores navidades en muchos años. Las ventas comparables para seis semanas antes de Navidad han crecido un 2.2%, por encima de la inflación, y es muy buen resultado para la situación actual del mercado. Si contamos todo el trimestre, las ventas crecen un 1.2% (0.7% en ventas comparables). Los productos frescos les han ayudado a obtener estos resultados, con buenas ventas en carne y frutas y hortalizas gracias a las promociones del “Festive Five” y piezas para asar a mitad de precio. También este periodo a supuesto un gran esfuerzo en el relanzamiento de su nueva MDD, que los consumidores, según Tesco, aprecian y reconocen como de muy buena relación calidad precio.

Sainsbury’s retrocede en ventas, lastrado por una pérdida de 2.3% de la gama de no alimentación y de -0.2% en ropa. Las ventas de alimentación han crecido un 0.4%. En total, las ventas comparables retrocedieron un 1.1%. Por canales, convenience con un 3% y online con un 8% han sido los que mejor se han comportado. Según el CEO de Sainsbury’s, sus clientes han contenido el gasto y no han comprado productos tan premium como otros años.

Las ventas comparables de Morrisons han crecido un 3.6%, un gran resultado, pero hay que tener en cuenta que una parte importante de estas ventas vienen de la sección de venta mayorista, el negocio que tiene para vender productos de marca Morrisons a Amazon y productos de marca Safeway a McColl’s.

Las ventas en tiendas han crecido un 0.6%, menores que las del anterior trimestre, pero todavía positivas. Sienten la competencia de los discounters, que están abriendo muchas tiendas en el norte de Inglaterra, zona Morrisons. Aunque notan que se reduce el número de transacciones, éstas son mayores, con más gasto y más artículos, compensando la pérdida de clientes por ahora.

Además anunciaron que bajaban el precio de casi 1000 artículos básicos una media del 20%, volviendo a la costumbre de la guerra de precios que vivimos hace unos pocos años.

Las cadenas premium no han obtenido buenos resultados. Waitrose presentó un crecimiento de 0.2% (un 0.3% en ventas comparables), mejorando mucho la semana de Navidad en ventas lo que hasta entonces había sido una campaña mala. Marks & Spencer se encuentra en peor forma: parece que los problemas del negocio non food se han contagiado al alimentario definitivamente, y las cifras son malas en todas las partes del negocio. Las ventas de alimentación bajan un 1.2% (-2.1% en ventas comparables) y las ventas de todo el negocio bajan un 3.9%. Han crecido en volumen, y el menor negocio, dicen, es consecuencia del cambio que están llevando a cabo reduciendo las promociones y estableciendo una política de siempre precios bajos.

Quedan por conocer los datos de Asda, Lidl y The Coop. Kantar les da crecimientos del 0.7%a Asda, y 9,4% a Lidl.

Empieza un 2019 que promete ser muy intenso en el mundo del gran consumo. Tenemos por delante la resolución del Brexit, y de la posible fusión entre Asda y Sainsbury’s, que de producirse alguno de estos eventos, las condiciones del mercado cambiarán de forma significativa.

El Veganuary se hace mainstream.

Las campañas en el gran consumo suelen estar relacionadas con celebraciones más o menos arraigadas en la sociedad, o con ocasiones importantes: Navidades, la vuelta al cole, la Semana Santa, el Ramadán, los mundiales y las olimpiadas, San Valentín, y últimamente Halloween.

El Veganuary es una campaña muy reciente, que al abrigo de los deseos más o menos generales de los consumidores de moderar su consumo durante enero tras los excesos navideños, ha sido impulsada por varios grupos activistas para lograr adhesiones y así reducir el consumo de carne. Han tenido tanto éxito que llevamos ya dos años hablando de “plant power” y cada vez vemos más supermercados y restaurantes apuntándose a la moda, hasta que hemos llegado a este año en el que ya podemos considerar al Veganuary prácticamente como otra campaña más en el mundo del gran consumo.

Las cadenas de supermercados no solamente han renovado la decoración de los lineales poniendo énfasis en las zonas donde están los platos preparados veganos y vegetarianos y los sustitutivos de la carne, si no que también han elegido este mes para incorporar nuevas referencias y lanzar nuevas gamas de su MDD.

Marks & Spencer ha presentado Plant Kitchen, su gama de productos vegetarianos y veganos. Aunque tenía algún plato preparado, ahora los han juntado en una gama de 60 referencias, junto con varias novedades y productos de otras secciones como salsas, snacks, pizzas, etc. Además la cadena ha tenido un cuidado especial a la hora de elegir el material de packaging, evitando plásticos que no se suelen reciclar en UK. Sainsbury’s y Waitrose también amplían su gama de productos vegetarianos y veganos. Aunque empezaron antes a ofrecer este tipo de productos, no tienen tantas referencias como Marks & Spencer.

Varios fabricantes también presentan novedades, como Ben & Jerry que trae nuevos helados completamente veganos (basados en coco) a los lineales, Bol, que aunque ya todas sus referencias sean veganas aprovecha el empuje del mes para lanzar nuevos productos y anunciar la utilización de materiales de packaging que se reciclan con mayor facilidad,

En el mundo del foodservice los ejemplos también se multiplican. La gran mayoría de cadenas tienen ya una oferta vegetariana y vegana, pero han aprovechado este mes para lanzar nuevos productos y generar buenas noticias sobre sus marcas:

  • McDonalds lanza su Happy Meal vegano basado en una fajita también vegana que incluyeron en su oferta hace unos pocos meses. El plato es de unos goujons hechos de arroz, legumbres y verduras, en vez de las típicas piezas de pollo rebozado, por ejemplo.
  • Gregg’s, una de las cadenas de panaderías y food to go más populares en el Reino Unido (casi 1,900 tiendas) tiene ya su versión vegana de su famoso “sausage roll”, un tentenpié típico del Reino Unido que consiste en una salchicha dentro de una pasta de hojaldre. La versión vegana trata de imitar a la tradicional, con una salchicha de Quorn.
  • La cadena de fast food saludable Crussh ha convertido una de sus tiendas en restaurante vegano. Ofrece 70 productos como bocadillos, ensaladas, snacks y postres veganos durante el mes de enero. El resto de restaurantes de la cadena van a ver ampliada su oferta de productos veganos.
  • La cadena TGI Fridays pone a la venta en UK una hamburguesa vegana preparada a partir de proteína de setas. Llevan ya un año vendiendo en USA las hamburguesas de Beyond Meat, pero estas son de otro fabricante.
  • Pizza Hut ofrece Jack ‘n’ Ch**se, una pizza vegana con sustituto del queso de la marca Violife y el casi omnipresente Jack Fruit, la fruta tropical que imita la textura de la carne del cerdo, y está presente en muchos platos preparados veganos.

Tras enero, sin duda seguiremos hablando mucho de la tendencia vegana. Según Kantar, la categoría de productos veganos y sin carne había crecido un 14% hasta alcanzar unas ventas de £352.10 millones en agosto del 2018, y para un periodo similar, según Mintel, un 14% de los nuevos productos que habían lanzado las cadenas británicas era vegano.

Los problemas de Marks & Spencers.

La semana pasada el retailer presentaba los resultados del primer semestre de su año fiscal 2018/19. Los números vinieron a reforzar la preocupación sobre la marcha del negocio. La parte textil y hogar no acaba de recuperarse, y se consolidan las pérdidas de ventas en el negocio alimentario, que hasta hace poco venía dando alegrías a los accionistas.

Las ventas comparables en textil son de -1.1% y para alimentación de -2.9%, más de lo esperado para el negocio de los supermercados. Las ventas totales se reducen en un 3.1% motivado principalmente por las 24 tiendas que han cerrado en estos seis meses, además de la nula capacidad que tiene M&S de hacer crecer las ventas.

M&S Salads with Standards.jpg
Nueva campaña de credenciales tras la de la trazabilidad de la ternera. Hablando de la relación con los proveedores, la calidad de su trabajo y los excelentes productos.

La dirección durante la presentación de los resultados reconoció varios de los problemas que les lastran, y aseguraron que están trabajando no solamente en la mejora de los sistemas, si no en la mejora de todos los aspectos del negocio.

En alimentación llevan un tiempo haciendo cambios en la propuesta, focalizándose en precio, esperando adaptarse mejor a la nueva situación de contención del gasto. Su caracter es de supermercado premium, donde la innovación de productos es algo muy importante. Se adaptaban muy rápido a las nuevas tendencias de consumo, las nuevas preferencias de sabores,  atributos. Tanto que hasta se puede decir que Marks & Spencer creaba tendencias de alimentación y categorías nuevas.

Ahora podemos ver en las tiendas multitud de mensajes de precio, junto a de la calidad superior de sus productos. Es algo incluso un poco exagerado. La promesa de tener 100 referencias básicas a precio bajo puede estar bien, y conseguir un efecto similar al que consiguió la gama Simply Food de su MDD cuando la lanzaron. Pero este foco en precio les está suponiendo problemas, y en parte se ve en la bajada de ventas. Es algo en contra de su naturaleza, y no les va a ser fácil convencer a sus clientes de su propuesta de valor, porque ellos van a Marks & Spencer a comprar calidad, no algo barato.

M&S New Lower Price.jpg
Carteles de New Lower Price bajo las referencias que ellos consideran básicas.

De lo que se comentó en la presentación queda la decisión de mejorar que tienen, aunque a veces les cueste detectar los problemas que tienen. Siguen un par de ejemplos.

En textil parece que van por el buen camino en cuanto a actualización del estilo y de tratar de atraer a nuevos clientes, pero todavía les queda mucho camino por recorrer. De los problemas, es curioso ver como ejecutan con maestría una campaña de promoción de sus productos con un influencer, el público responde bien y estos productos se agotan rápidamente en las tiendas. Pero lamentablemente no tienen capacidad de reacción para reponer rápidamente el stock agotado en las tiendas, y no consiguen vender tanta ropa como sus clientes demandaban atraidos por la publicidad.

En alimentación el ejemplo que pusieron fueron las promociones del famoso “Dine in for £10” donde por 10 libras tienes una cena para dos con un entrante, un plato principal, un postre y una botella de vino. La promoción fué muy exitosa cuando la introdujeron al principio de la crisis financiera. Los consumidores retraían el gasto en horeca y con esta promoción podían comer comida de restaurante en casa a un precio muy atractivo. Supieron captar una necesidad de los consumidores y atraer ese gasto hacia sus tiendas. La promoción ha perdurado durante 10 años, ha sido muy exitosa, y además la han imitado todos. Pero en los últimos años Marks & Spencer ha perdido el elemento diferencial que tenía la promoción, con productos menos atractivos, muchas veces repitiendo el menú, y además cambiando precios, formatos, periodicidad, confundiendo a los consumidores. Y lo peor, que se perdía dinero con la promoción, y al final han decidido que el tráfico y las ventas que generaba no compensa con lo que se pierde, y han decidido retirarla.

Veremos como acaba esta travesía de Marks & Spencer, que sin duda si quieren convencer a sus clientes que no son tan caros les va a costar muchot tiempo. Es una de las mejores tiendas donde ir a compar comida, siempre sorprenden, aunque ahora lo hagan por poner carteles de precios bajos junto a los de tenemos el mejor chocolate del mundo.

.

MSC nombra a Aldi y Sainsbury’s los más sostenibles en UK.

MSC Ranking full_msccompare.jpg
Fuente MSC

Cada año la organización MSC publica su ránking de las cadenas de gran consumo, valoradas según el número de referencias que venden de productos certificados con su estándar.

El año pasado Sainsbury’s fue la cadena que se llevó el honor, y en esta ocasión ha quedado segundo tras Aldi. Lidl, el otro discounter alemán en UK, queda tercero.

Aldi tiene un 79% del surtido analizado certificado por MSC. Sainsbury’s un 76% y Lidl un 72%. Pero si miramos el número de referencias, Sainsbury’s seguiría liderando el ránking, con 226 productos. En segunda posición quedaría Tesco, con 148 productos.

El ránking naturalmente considera la certificación propia del MSC, pero en el Reino Unido convive con otras, y es por eso por lo que las cadenas premium como Waitrose y Marks & Spencer, que tienen desarrollos sólidos en el ámbito de la sostenibilidad (por ejemplo, fue muy famosa la campaña de Marks & Spencer Forever Fish, que entregaba el dinero que recaudaban por la venta de bolsas de plástico a fundaciones que se dedicaban a recuperar los océanos) no aparecen en los primeros puestos. Ambos utilizan otras certificaciones para asegurar que su pescado viene de caladeros sostenibles.

En general, como ya hemos comentado en otras ocasiones, los consumidores británicos suelen estar dispuestos a pagar algo más por productos de calidad y con atributos como la sostenibildiad. Pero también es verdad que la competencia entre supermercados les hace buscar diferenciarse entre sí con este tipo de iniciativas. Según un análisis que llevó a cabo Client Hearth el año pasado, la absoluta mayoría (97%) de los productos del mar que se vendía en el gran consumo británico proceden de caladeros sostenibles, certificados por algunos de los estándares que forman parte de la Sustainable Seafood Coalition. Los supermercados han apostado por la sostenibilidad en la categoría de los productos del mar, y los fabricantes han tenido que adaptarse, y poco a poco, las empresas de foodservice como Compass también van buscando reforzar la integridad de su cadena de suministro elevando las credenciales de sostenibilidad.

Es una tendencia imparable, y el MSC indica que el número de referencias sostenibles ha crecido un 60% en los dos últimos años.

Sainsbury Good Catch.jpg
Sainsbury’s muestra sus credenciales de sostenibilidad en el punto de venta.

Which? Elige a Aldi mejor supermercado en UK.

Aldi Team GB Winter Olympics.jpg

La asociación de consumidores Which? elige cada año el supermercado favorito del país, basándose en casi 7,000 encuestas a shoppers en las tiendas, donde se valoran un buen número de elementos, desde la relación calidad/precio, el aspecto de la tienda, la calidad de los frescos y la MDD, etc.

Los últimos tres años Waitrose se había llevado el reconocimiento, pero este año el discounter Aldi ha recuperado el trono que ya había alcanzado en 2014, mientras que la cadena premium ha descendido hasta el cuarto puesto. Marks & Spencer retiene el segundo puesto, gracias a la calidad de sus productos y sus tiendas. La diferencia entre ambas cadenas es de 1 único punto, Aldi consiguiendo 74 y Marks & Spencer 73.

Los consumidores han valorado de forma muy positiva algunos de los elementos clave de los discounters, como es la relación calidad/precio, la facilidad de encontrar los productos en la tienda, y las ofertas especiales. También puntuaron muy alto en la calidad de su MDD y los productos frescos. Entre los elementos peor valorados, la asistencia en tienda.

Lidl ha alcanzado la tercera posición, y del Top 4, destacar que Sainsbury’s ha quedado en último lugar con 62 puntos.

Which? también realiza un ejercicio similar para los supermercados online. Iceland ha vuelto a alcanzar la primera posición, pero esta vez la comparte con Ocado. Es la primera vez que se incluye AmazonFresh entre los supermercados valorados, y ha quedado en quinta posición.

Aldi Morrisons Price Crunch.jpg
Los clientes de Aldi valoran muy alto la relación calidad / precio.

Navidades 2017: Sainsbury’s, Tesco, Waitrose, Lidl y Marks & Spencer.

Estos dos días   ha habido una avalancha de presentaciones de resultados. Se los resumo aquí, y si tienen prisa: a Tesco se le considera el ganador del premio virtual navideño por sus resultados y el camino que ha ido recorriendo a lo largo del año, a los demás les ha ido bien (destacando quizás a Lidl) y Marks & Spencer obtiene los resultados más decepcionantes, porque las navidades son su momento, cuando los clientes gastan en comidas lujosas.

Lidl: las ventas crecen un 16%, pero como siempre, es un dato que hay que matizar por la velocidad a la que abren tiendas, y no facilitan el de ventas comparables. Frescos y bebidas alcohólicas han sido dos de las categorías que mejor han ido, destacando la carne fresca con un crecimiento del 17%.

Marks & Spencer: crecen las ventas de alimentación un 3.6%, pero las comparables descienden -0.4% para el trimestre. Navidades es el momento de Marks & Spencer, con un despliegue impresionante de nuevos productos muy premium e innovadores. Pero parece que la combinación del descenso de la confianza de los consumidores, la inflación, y los esfuerzos en productos premium de otras cadenas (además de los discounters, cabe destacar Morrisons y Sainsbury’s) pueden explicar este descenso.

Las ventas de ropa y artículos para el hogar han disminuido (pero en línea con otros competidores en el mercado), con un -2.8% en ventas comparables. Mantienen la previsión de beneficios y anuncian que se invierte dinero en un proyecto conjunto con Tata, para implantar soluciones tecnológicas en varias áreas del negocio para reducir costes.

Sainsbury’s: las ventas crecen un 1.2% en el trimestre, gracias sobretodo a las tiendas de alimentación, que han crecido un 2.3%. Destacan las ventas de MDD premium, que crecieron un 6% (aunque hay que tener en cuenta que habían aumentado considerablemente el número de referencias respecto el año pasado). Convenience y online crecen, sobretodo éstas últimas, con un 8% de mejora, y con muy buenos resultados la semana de Navidades en la que las ventas online crecieron un 20%. Atribuyen la mejora del online a la inversión en mejoras, como las entregas en el mismo día.

La cadena tuvo un pequeño incidente reputacional durante las fiestas, cuando tuvieron roturas de stock en un cierto número de tiendas, y clientes enfadados por esto se dedicaron a colgar fotos y quejas en las redes sociales.

Tesco: el líder de la distribución británica ha recuperado la buena salud, y los resultados navideños  vuelven a reflejar que acierta en muchas de sus iniciativas. Las ventas han crecido un 1.9% en las seis semanas hasta el 6 de enero, con ventas comparables de +3.4% en alimentación y +3.7% en productos frescos. El non food ha sido la parte del negocio que peor ha ido, con pérdidas en ventas y que han lastrado un poco la cifra de las ventas totales.

Waitrose: la cadena premium crece un 1.4% en ventas, y un 1.5% en ventas comparables. Han conseguido atraer a más clientes este año gracias a las degustaciones en los supermercados, y el plan de ofertas de un día. Online también ha tenido una buena contribución al crecimiento.

El PVP de la Leche vuelve a subir en UK.

Sin duda, el PVP que sufre un mayor escrutinio en el gran consumo británico es el de la leche, concretamente la referencia estrella que es la botella de leche fresca de 4 pintas. Es un producto que se compra con mucha frecuencia, con una alta penetración en los hogares, y además un mercado absolutamente dominado por la MDD,  apenas hay algunas marcas con elementos diferenciales, por lo que la mayoría de las ventas son de productos indiferenciados, salvo por los atributos que tenga el distribuidor en cuestión.

Leche M&S.jpg
“No los ordeñamos”. Los mensajes sobre la relación con los ganaderos son constantes en el gran consumo británico. Aquí, M&S.

La guerra de precios naturalmente supuso recortes en su precio, e incluso se dio una especie de carrera por reducir el precio varias veces para demostrar que se era el distribuidor más barato. Y lo curioso es que estas noticias no siempre fueron bien recibidas por los consumidores.

Los distribuidores intentaron no maltratar su reputación, con comunicación sobre el precio que pagan por la leche, sus prácticas con los ganaderos (en algunos casos tienen un contrato con una lechera, pero en los casos de Tesco, Sainsbury’s, Marks & Spencer y Waitrose tienen un grupo dedicado de granjeros a los que les compran la leche), explicando como se reparte el precio de la leche entre los diversos agentes, y la iniciativa de Morrisons y Arla de poner en el mercado una leche idéntica pero más cara porque ese diferencial de precio se traslada directamente al ganadero, y el consumidor elije qué quiere pagar por la leche.

Leche Tesco.jpg
Tesco, entre las cadenas que suben el PVP de la leche este mes.

Bien, pues ahora se empieza a recorrer el camino contrario. Las cadenas que tenían el precio más bajo (Asda e Iceland, a 90p) ya lo subieron hace unos meses para igualarlo al precio general (£1), cuando empezaba a repuntar la inflación, y ahora ya se han apuntado a la subida las principales cadenas: Tesco, Sainsbury’s y Morrisons (casi el 60% de la cuota del mercado) ya tienen el producto a £1.10. Es una señal clara de lo ajustadas que están las cuentas de las cadenas.

 

 

 

El comercio electrónico: a toda velocidad.

Con un 6% de la cuota del mercado actual, y la expectativa de alcanzar el 9% en menos de tres años, el mercado online en el Reino Unido es el de mayor peso de Europa, y donde se están lanzando un buen número de iniciativas. La guerra de precios de estos últimos años y los problemas de Tesco aletargaron a las cadenas, hasta que la carrera por anunciar nuevas iniciativas ha vuelto al mercado.

Son muchos factores los que provocan esto. El principal es la demanda no atendida, y muchas iniciativas parecen tener éxito. La aceleración de Amazon al comprar WholeFoods, el retorno de la inflación que alegra las cuentas de resultados, y la dura competencia de los servicios tipo Deliveroo, Uber Eats etc, obligan a ofrecer nuevos servicios para evitar dejar de ser relevantes.

methode%2Ftimes%2Fprod%2Fweb%2Fbin%2Fa17cc2dc-83fe-11e6-a073-0ebb3d05e56e.jpg
Sainsbury’s ya realizaba entregas en bicicleta hace 100 años!

Algunas de estas innovaciones van en la línea de la velocidad. Sainsbury’s fue el primero, después Tesco y hace poco Marks & Spencer han empezado con pilotos en este sentido. Sainsbury’s es quien lo tiene más avanzado, y esta a punto de incorporar el servicio en otras cinco tiendas de Londres, para alcanzar a una población de casi 2 millones de urbanitas. Amazon ofrece su servicio de una hora en una zona mucho más amplia, pero es un servicio de suscripción, no como este, que se puede utilizar bajo demanda.

La otra compra en la que las cadenas están trabajando es la repetitiva de volumen. Amazon amplía su oferta de productos que se pueden comprar con los botones Dash. Ya participan unas 100 marcas, con productos en la mayoría de las categorías de productos envasados.  Detergentes, café y papel higiénico son los productos más demandados.

Screenshot_20171024-164107.jpg

Y Ocado también ofrece algo para esta misión de compra: suscripciones a productos que se compran con frecuencia. Se llama “Ocado Regulars”, y está pensado para las personas que compran cada semana y suelen incluir siempre un cierto número de productos.  Los clientes ya hacen una compra, y no hay ningún requerimiento de añadir una cierta cantidad de producto (como sucede en Amazon). De esta forma, como dicen en Ocado, los clientes no tienen que preocuparse de los productos de baja implicación (sólo estar al tanto si les queda mucho y no tienen que comprar esta semana) y sólo tienen que pensar en las cosas especiales de la semana. La disposición en la web de Ocado está muy bien, con una página dedicada a estos productos, y en las páginas habituales con botones que te permiten establecer la frecuencia de la compra regular.

 

¿Navidades sin carne?

Las familias británicas lo están pasando mal por culpa de la inflación alimentaria y de otros gastos del hogar que están aumentando, a la vez que no suben sus ingresos. Pero Navidades es un tiempo de excesos, y seguramente ninguno renunciará a su banquete del día de Navidad, donde pavos, corderos y otras carnes tendrán un lugar central.

Pero lo que la mala situación económica no parece que pueda cambiar mucho, las cuestiones aspiracionales y las tendencias si logran cambiarlo, y ya empezamos a hablar de las Navidades sin carne!

Ya había algunos libros de recetas navideñas vegetarianas, y suplementos de periódicos, pero este año que ha sido el de la explosión flexitariana y donde el power plant se ha puesto totalmente de moda, la tendencia ya es ubicua. Según Kantar, el 40% de las cenas británicas no tienen carne.

M&S Christmas.JPG
Marks & Spencer es el destino para los que quieren unas Navidades gourmet sin carne.

La revista Good Housekeeping otorga cada año unos premios a los mejores alimentos navideños del gran consumo, su Tried & Tested Guide.. Ya no es noticia que Aldi gane premios por delante del ultra premium Fortnum & Mason, pero lo curioso de este año es la categoría de los platos vegetarianos … unos cuantos de ellos pensados como platos principales, para sustituir a la carne. Y la gama de Marks & Spencer de este año tiene más platos vegetarianos que con carne!!! El año pasado fueron los productos sin gluten, y este los vegetarianos. Es una propuesta única entre las cadenas, puesto que en las demás en todas predomina la oferta con proteína animal, ya sea de carne o de pescado, y apenas tienen uno o dos platos principales completamente vegetarianos.

Marks & Spencer se sitúa siempre en la vanguardia de las tendencias alimentarias, y son capaces de dar respuesta a casi cualquiera de las necesidades de los consumidores, desde los vegetarianos, los “sin gluten”, los adictos a la proteína, y como no, los que no quieren cocinar en casa!