The Coop vuelve al negro: Resultados FY2017.

Buenas noticias para la cadena con más tiendas del Reino Unido: después de varios años con problemas y una renovación completa de su formato de tiendas y los surtidos, empiezan a materializarse los beneficios de su buen hacer.

Coop Eggs Cheap.jpg

 

Durante el último año han alcanzado unas ventas de £9.500 millones (£7.100 son ventas de gran consumo), y £72 millones en beneficio (comparado con la pérdida de £132 millones del 2016). Las ventas se mantienen a pesar de las tiendas que cierran. En las tiendas están creciendo a buen ritmo, con un aumento del 4.3% en ventas comparables.  Han acabado el año con 2532 tiendas, 250 menos que el año pasado.

Durante este año han cerrado tiendas grandes para centrarse en un solo formato de tienda pequeña convenience, de hasta 1000m2. Muchas de estas tiendas grandes son herencia de cuando compraron Somerfield, en el 2008.

Junto con la mejora en la MDD y la revisión del surtido, a pesar de los cierres, han conseguido ir recuperando cuota de mercado durante la segunda parte del año. Otra clave es el club de fidelización, donde los clientes ganan a fin de año cupones gracias a la compra de productos de MDD de The Coop y además pueden elegir que este dinero pueda ir a proyectos solidarios. Este modelo consigue captar cada vez más clientes, más de 1 millón en los dos últimos años. Sus anuncios sobre el impacto que tienen los supermercados en la sociedad del entorno de la tienda eran muy ilustrativos.

Otro negocio que le va bien a The Coop es el mayorista, mediante el cual venden alimentación a clientes corporativos. Ya supone un valor de £1.700 millones, y ha crecido un 7% este año. Si se consolida el proyecto con la marca de supermercados Nisa, esta unidad de negocio recibirá un impulso importante.

Buenas noticias también en el ámbito de la responsabilidad social corporativa. Siendo una cooperativa, sus valores eran más elevados que los del resto de cadenas. Tras el bache de los últimos años habían rebajado un poco el nivel, pero este año han vuelto con fuerza. No solamente con la iniciativa relacionada con el club de fidelización: este año han cambiado varias de sus estrategias de compra, para que su MDD tenga solamente chocolate de comercio justo, carne fresca del Reino Unido, y varias iniciativas en la ahora mediática lucha contra los envases de plástico.

Ésto no ha supuesto un problema para que también quieran estar en la carrera de bajar precios, con una inversión reciente en bajar precios y así conseguir ser más competitivos frente a los Tesco y Sainsbury’s que pueblan las calles donde tienen tiendas.

Anuncios

UK: vuelven las bajadas de precios.

Sainsburys Prices.jpg

Tras un año y medio de inflación, se empiezan a ver signos de guerra de precios entre las cadenas británicas. Habíamos vivido esta situación durante tres años antes que el anuncio del Brexit devaluara la libra esterlina. Entonces, los productos importados se empezaron a encarecer como correspondía, y al final fabricantes y distrubuidores tuvieron que pasar los costes al público.

Esta vez no es Morrisons quien empieza, cadena que vive ahora un buen momento, si no Sainsbury’s y The Coop, dos negocios bajo presión.

Coop Nutella Cut.jpg

Hace unos días The Coop anunciaba que invertían £50 millones en reducir los precios de 640 productos básicos, tanto de marca como de su gama de MDD. Dicen que gracias a estas rebajas (para algunos productos llegan al 30%) sus clientes pueden llegar a ahorrarse £120. The Coop está en pleno proceso de transición, y registró pérdidas en sus cuentas del año pasado. Han trabajado mucho en su surtido y en la adaptación de las tiendas a los clientes que compran en ellas, y así competir mejor con las tiendas de convenience de Tesco y Sainsbury’s.

Y esta última cadena, Sainsbury’s, también ha decidido seguir por esta línea. Ellos han decidido invertir £150 millones para reducir el precio de 930 referencias. Según ellos, los clientes pueden ahorrar £4.50 a la semana, lo que supone gastar un 8% menos. Las rebajas también afectan a productos de marca y de MDD, de la mayoría de categorías. Gracias a esta medida Sainsbury’s se puede acercar a los precios de Tesco, pero queda todavía lejos de los precios de los discounters alemanes.

Se ve como una medida destinada a recuperar cuota de mercado de forma rápida. El aumento de ventas que experimenta Sainsbury’s se debe a la inflación, y desde noviembre pierden mes a mes cuota de mercado. Cuando Morrisons empezó la guerra de precios hace unos años, Sainsbury’s siguió como las demás cadenas, pero enseguida se vio penalizado por sus clientes al darse un conflicto entre la imagen de calidad y valores que quieren dar, y la carrera hacia el fondo que es la guerra de precios. Aquella vez idearon el lema de “poner los precios a trabajar por los clientes”, reduciendo el número de promociones y seguir una estrategía de SPB.

The Coop también tiene una relación especial con las bajadas de precios. Ellos también se precian de tener unos valores elevados, tratando de poner en el mercado productos de credenciales superiores, por ejemplo dando más prioridad al comercio justo. Aunque hace un par de años anunciaron que iban a relajar estos principios para poder competir mejor en precio, al final optaron por no hacerlo y trabajar más en adaptar la oferta para ser más relevantes, no más baratos. Incluso últimamente están subiendo el listón, con compromisos de carne 100% inglesa, más referencias de comercio justo, y el último, utilizar siempre carne de cerdos criados en libertad.

No obstante, el mercado sigue estando muy complicado para todos, con mucha presión por el mal estado de las economías familiares. Veremos pronto si las demás cadenas del top 4 reaccionan y entramos en otro ciclo de rebajas.

Coop Price Cut.jpg

 

El Árbitro de la Cadena abre una investigación a The Coop.

Coop Eggs.jpg

La figura del Árbitro de la Cadena en el Reino Unido es la encargada de velar por la aplicación de un código determinado en las relaciones entre proveedores y los principales supermercados. Va realizando encuestas entre los proveedores y entrevistas a los supermercados para calcular “la temperatura” de las relaciones, y cuando tiene suficientes indicios de la existencia de un problema, tiene la capacidad de abrir una investigación.

Es un asunto muy importante y que las cadenas se toman muy en serio. La primera investigación se abrió a Tesco pero no acabó en multa porque el árbitro consideró que las medidas correctoras que había tomado Tesco eran suficientes. Ahora se abre la segunda a The Coop, y de acabar en multa podría alcanzar los 70 millones de libras.

Varios proveedores se han quejado de cambios en la forma de realizar el control de  la entrada de productos en sus almacenes logísticos. La cadena llevaba un tiempo reclamando por muchas cuestiones, de forma injustificada según los proveedores, y pasando cargos a éstos por mala calidad. La queja de los proveedores ha llegado al Árbitro de la Cadena, y el propio Coop ha reconocido malas prácticas. Por ello ha empezado a devolver cargos a más de cien proveedores. No se puede actuar contra estas clausulas de calidad y nivel de servicio si están en el contrato, pero si como parece el caso, si se cambian de forma unilateral y sin aviso por parte del distribuidor, el Árbitro puede sancionar.

A pesar que la investigación va a seguir y los proveedores están aportando más evidencias de los problemas, parece que la respuesta de The Coop ha sido muy colaborativa, reconociendo los problemas y tomando medidas para atajarlos. A pesar de la capacidad de multar que tiene el Árbitro, como ya comentó cuando investigó a Tesco, prefería conducir la situación hacia reparaciones a proveedores y revisión de procesos en los distribuidores para asegurarse el cumplimiento del código. Es una forma de ejercer que por ahora está dando buenos resultados, y la función del Árbitro está muy bien valorada por todos los agentes de la cadena con los que está involucrada.

The Coop Price War.jpg

The Coop: mayor compromiso con el comercio justo.

Tras una etapa en la que pusieron el precio por delante de los valores, The Coop ha recuperado su inciativa de dar ejemplo en cuestión de valores, y lleva un año aproximadamente desarrollando nuevas inciativas para reforzar sus credenciales.

A la utilización de carne de UK en todas sus referencias de MDD, la promesa de utilizar también solamente chocolate de comercio justo en su MDD, se le une ahora la promesa de utilizar tambíen en todos sus productos de MDD únicamente té, café y plátanos de comercio justo.

Su objetivo es crear una nación de clientes de comercio justo.

El logo de Fair Trade es uno de los más reconocidos por los consumidores del Reino Unido. Lleva más de 20 años presente en las vidas de los británicos, y lo reconocen un 72% de los compradores.

Las flores también son otro producto en el que The Coop está trabajando, aunque por ahora no ofrecen el 100% de flores de comercio justo.

En los últimos tiempos el sello Fairtrade ha sido cuestionado y estó se materializó en que Sainsbury’s, otra de las cadenas que más apuesta por el comercio justo, decidiera diseñar su propio programa de comercio justo y empezar a aplicarlo al té.

111369_fairtrade-chocolate.jpg

The Coop vende comida pasada su fecha de consumo preferente.

Las iniciativas de las cadenas para reducir el desperdicio alimentario son varias, desde reducir el precio de los productos a punto de caducar, redistribuir los que no se hayan podido vender a final del día, aceptar frutas y verduras con defectos cosméticos, analizar y planificar la cadena de suministro pensando en no crear desperdicio, etc. Pero sin duda la que se ha planteado una de las cooperativas que conforman la enseña que se conoce como The Coop es la más peculiar.

The Coop 10p best before 2.jpg

Desde ayer, las 125 tiendas de la cadena van a vender productos pasada su fecha de consumo preferente. Eligen los de “Best Before” (consumir preferentemente antes de), alimentos envasados como latas, pasta, arroz, cereales de desayuno etc, y los venden a 10 peniques. Los alimentos pueden llevar caducados más de un mes. En cambio, los que llevan el “Use By” (más bien perecederos, como los frescos y refrigerados), no entran dentro de la iniciativa, porque al caducar, pueden estar en mal estado pasada la fecha.

La iniciativa trata también de educar a los consumidores, que no son capaces de entender del todo los significados del “Use By” y “Best Before”, y muchas veces tiran productos que tienen en casa a la que pasan unos pocos días de la fecha que indica el “Best Before”, sin saber que el producto se podría consumir igualmente por que siguen siendo seguros, y quizá solamente se hayan modificado levemente sus propiedades organolépticas. La propia Food Standards Agency avisa a los consumidores que no pasa nada por consumir productos que han pasado unos días de su fecha de consumo preferente, y que la vida que se da al producto es una cuestión de calidad más que de seguridad.

The Coop 10p best before.jpg

Vía libre para que Tesco compre Booker.

Desde que en enero Tesco y Booker anunciaron su proyecto de fusión – más bien de compra por parte de Tesco – el sector ha estado muy pendiente de la decisión de la Comisión de la Competencia que ha pasado varios meses estudiando el impacto de la compra tendría en el sector del foodservice y de los pequeños supermercados, abastecidos por mayoristas como Booker.

Tesco and Booker.jpg

Finalmente, el pronunciamiento ha sido positivo, y sorprendentemente, la compra puede realizarse sin ningún ajuste, por considerar la Comisión que no va a tener ningún efecto negativo en el mercado.  Sorprende porque se trata de la creación de una empresa que va a unir al líder del gran consumo (con unas ventas de £37.200 millones) con el líder del sector mayorista (con unas ventas de £5.000 millones), y muchas voces habían alertado de la posición dominante que va a tener el nuevo agente. Principalmente se espera que el impacto en el sector mayorista sea mayor, donde Tesco podrá aplicar su know how para mejorar infinitamente las operaciones, y aplicar su poder de compra a los proveedores para obtener mejores precios, y así desplazar a la competencia, tanto en servir a tiendas convenience como en servir a negocios de restauración.

Se espera que la compra finalice a principios del 2018, y a partir de allí empiecen los procesos de unificación. Quedan algunos flecos, y algunos accionistas por convencer (como por ejemplo, Schroder Investment Management, que se han pronunciado en contra del acuerdo por considerar que Tesco paga demasiado).

El nuevo Tesco servirá a sus 2600 tiendas de conveniencia (entre Tesco Express, tiendas de gasolinera, y tiendas de la marca One Stop) a las que ahora se les unen 5600 más que servía Booker (bajo las marcas Premier, Family Shopper, Londis, y Budgens). Además, Tesco entra en un canal al que no servía hasta ahora, el de la restauración, ya que Booker sirve a más de 450.000 restaurantes y pubs.

De esta forma Tesco compra crecimiento, y la entrada en el canal HORECA. La unión del conocimiento de Booker del canal, junto con el poder de compra y la escala de Tesco, permitirán abordar un ambicioso plan de crecimiento en un canal que vende alrededor de £85.000 millones de alimentación (un poco por debajo de la cifra de gran consumo), donde la marca de Tesco igual no es muy relevante ahora, pero suficientemente conocida.

Y además, como cada vez que se compran tiendas, se habla de la extensión de la red de puntos de recogida de compras online. Tesco Direct, el catálogo de non-food, gana acceso a más de 5.000 nuevos puntos de recogida.

Otras cadenas también están llevando a cabo iniciativas en el mundo del convenience. Son tiendas pequeñas, pero suponen el 12.1% de las ventas de gran consumo, y además los clientes las visitan con mucha frecuencia. Morrisons ha lanzado una MDD para este tipo de tiendas, Safeway (la marca de la cadena de supermercados que compró en los años 2000) y que vende en las tiendas McColl,  Sainsbury’s está desarrollando un formato para los supermercados de gasolinera, The Coop compra la cadena de cooperativistas Nisa, que cuenta con mil tiendas y va a anunciar pronto un acuerdo con otra de las principales cadenas convenience, CostCutter.  Consolidación, en una palabra.

A la caza de los productos locales.

Morrisons We love British Food.jpg

El Brexit seguramente ha dado otra dimensión a la cuestión de los productos locales. Aunque se hable mucho ahora, es verdad que los consumidores británicos en general se sienten inclinados a comprar productos locales (un 67%, según un informe que acaba de publicar Morrisons, aunque otras fuentes como Mintel o Nielsen hablan de cifras menores, como el 50%, según Nielsen hace un año, y con algunas categorías, como la leche, alcanzando el 65%) . La mayoría de cadenas tienen compromisos de tener carne u otras materias primas 100% del país en varias de sus gamas, destacar los productos locales en los lineales y el packaging, y en general, celebrar lo británico.

La nueva dimensión del asunto viene dada por el Brexit y cómo va a cambiar el panorama comercial con el resto de países. Según el estudio que miremos, entre el 40 y 50% de los alimentos que consumimos que vienen de fuera de la isla, importando productos por un valor aproximado de £39,000 millones. Ante el casi seguro cambio en las relaciones con la Unión Europea (nuestro principal proveedor) ésta es una cuestión muy importante, vamos a padecer antes o después un encarecimiento súbito en las cestas de las compras en cuanto se apliquen aranceles.

La noticia de hace unos días seguramente es anecdótica, pero llama la atención de cómo pueden injerir los políticos en los negocios de los supermercados de una forma un poco tontorrona. El ministro encargado de las cuestiones medioambientales salió de una reunión de trabajo anunciando que estaban valorando preparar legislación que obligara a las tiendas de alimentación online poner el “Botón Británico”, que permitiera a los clientes filtrar los productos que fueran totalmente locales. El ministro, George Eustice, lo había hablado con varios representantes de los sindicatos agrarios y a todos les parecia una iniciativa fenomenal.

Se me ocurre que si la demanda tuviera tanta fuerza, las cadenas no habrían esperado ni un segundo en implantarla. Pero lo que sí hemos visto en los últimos tiempos varias iniciativas de las cadenas para mejorar la representación de los productos locales en sus tiendas. El componente de relaciones públicas seguramente es elevado, pero en los últimos tiempos se han puesto en marcha sistemas para captar más productores locales y ayudarles a desarrollar sus propuestas de valor.

Ocado Become a Supplier.jpg

The Coop tiene un equipo dedicado al que se dirigen los productores locales. La cadena tiene el compromiso de doblar en número de proveedores locales desde el lanzamiento de la iniciativa (noviembre del 2016) hasta el fin del 2017. El equipo les va a ayudar con las propuestas comerciales y los aspectos técnicos y de gestión de los negocios, para contribuir al éxito de la empresa.

La propuesta de Ocado es más marquetiniana, porque sólo van a elegir a un proveedor, y para ello lanzan una competición. El ganador, además de entrar en el surtido de Ocado, se llevará un premio de £20,000 para invertirlo en packaging, comunicación etc.

Y por último Morrisons, que compite con The Coop por ser la cadena más asociada a los productos locales, también a preparado una competición para incorporar este año 200 nuevos proveedores. La selección se va a realizar en varios eventos alrededor del país, donde los empresarios tienen que presentar su producto a un jurado compuesto por compradores, personal de la tienda y clientes de la misma.

Según el gobierno, estos pequeños artesanos alimentarios dan empleo a unas 127,000 personas, y aportan £22,000 millones a la economía británica cada año.

 

ACTUALIZACIÓN. El sindicato agrario acaba de publicar una guía para consumidores donde les explica los distintos compromisos que tienen las cadenas con los productos locales. De esta forma saber si toda la ternera es de UK, la harina, las frutas y verduras, etc.

La pueden mirar aquí.

Coop: Resultados FY 2016

The Coop Greenwich.jpg

La semana pasada la cadena más veterana del top 10 presentaba sus resultados anuales. Los medios generalistas se centraron en la cuestión del banco, ensombreciendo unos muy buenos resultados y una gestión que ha conseguido cambiar el rumbo de la cadena.

The Cooperative es un negocio múltiple, compuesto de los conocidos supermercados, varias tiendas online poco importantes, y un negocio de servicios, los de seguros y de funerales de buena salud, y el bancario, en pésimo estado. La cadena compró hace unos años a uno de sus rivales, Somerfield, y la digestión, los cambios de rumbo tomados para digerir la compra y aprovechar lo que parecían oportunidades, la crisis financiera, y un negocio en el fondo muy anticuado casi acaban con The Cooperative. El nuevo equipo, liderado por Steve Murrell y Allan Leighton, ha conseguido modernizar el negocio, renovar la MDD, racionalizar los surtidos de las tiendas, y conseguir que los clientes vuelvan a las tiendas (a pesar de ser más caros que sus competidores).

Los números que nos interesan son los del gran consumo: han cerrado el año con 2774 supermercados, unos 30 menos que el año pasado. Y seguramente cerrarán el 2017 con menos aún, porque se acaba de materializar la venta de 300 tiendas pequeñas a McColl’s. Esto corresponde a un esfuerzo de homogeneizar el parque de tiendas, y tenerlas lo más parecido posible, para facilitar la gestión.

A pesar de esta reducción en m2 de sala de venta, y la guerra de precios, han cerrado el año con un 1% más de ventas, y un 3,5% en ventas comparables. Siguen avanzando en centrarse exclusivamente en el convenience, y han cerrado o vendido 142 tiendas que no se podían adaptar a este modelo, por ubicación o por ser demasiado grandes.

A pesar de haber anunciado una cierta relajación en sus compromisos con los productos de comercio justo, siguen elevando el nivel de políticas de compras, con el compromiso de para el mes de mayo utilizar el 100% de carne británica en sus productos de MDD (incluyendo platos preparados). Serán la primera cadena del país en alcanzar este hito. También han renovado su gama de MDD premium, y ajustado el surtido de sus tiendas para hacerlo más relevante al lugar donde están.

La mala noticia vino por la actualización del valor del banco en su balance. Esto les hace entrar en pérdidas, a pesar de lo bien que va el negocio de alimentación, y los demás (el negocio de seguros ha crecido un 28% y el de funeraría un 3%). También este año han perdido el quinto puesto del ranking de supermercados de Kantar, al haberles superado Aldi. Un pequeño contratiempo, pero siguen en el buen camino asentando las mejoras en su modelo de negocio.

The Coop: Navidades Solidarias.

The Coop, por su carácter cooperativo, ha sido desde siempre una cadena con donde los valores han sido importantes, principalmente los asociados a la cadena de suministro: productos locales, comercio justo, etc.

Desde la revisión de su marca y la vuelta a la imagen de los años sesenta, el componente solidario también tiene mucha importancia. Por ello el 1% de lo que los socios gasten en MDD va a causas locales que eligen los propios socios. Y ahora también, lanzan esta iniciativa, la del calendario de adviento reverso: se trata de en vez de comerse un chocolate cada día, dejar en la caja un producto envasado, y al final del periodo, llevarlo a un banco de alimentos.

The Coop te regala una caja donde poder recoger tus donaciones, un cupón de £5 y una guía con consejos sobre qué productos donar. Pulsando sobre la imagen pueden ver el vídeo donde explican la iniciativa.

coop-reverse-advent

Tesco apunta a la recuperación

Tras la publicación de los datos de la campaña navideña por parte de los retailers, había mucha expectación por conocer los datos que publicaba Kantar, dado que permite comparar a todos los retailers en un mismo periodo, y extraer más conclusiones de lo que está sucediendo.

Se mantiene la tónica habitual de los últimos años, se registran los mayores crecimientos porcentuales en los dos extremos del mercado: los supermercados premium y los low cost son los que más crecen de forma relativa.

Por ahora, el 2013 está siendo feliz para Tesco.
Por ahora Tesco está disfrutando de un “Happy New Year”.

Sin embargo, la noticia la da Tesco, que ha logrado obtener un resultado positivo, al crecer un 3,3%, igual que el mercado en este periodo y por lo tanto manteniendo su cuota de mercado. Los directivos de Tesco no se conformarán con esto, y no lo considerarán un buen resultado: no han logrado todavía recuperar sus niveles de crecimiento y su cuota de hace unos años. Pero sin duda se trata de un hito para Tesco.

Tesco está invirtiendo mil millones de libras en renovar sus tiendas y dar más formación a sus vendedores, para lograr una mejor experiencia de compra y conseguir que vuelvan los clientes que les habían abandonado por otras enseñas.

The Coop también tiene algo que celebrar tras la publicación de estos datos, Por primera vez en mucho tiempo han obtenido  un aumento en ventas, aunque modesto (0,9%).

Desde la compra de Somerfield el retailer ha sufrido muchísimo para integrar a la perfeción las nuevas tiendas y las nuevas cadenas de suministro, y a pesar del gran número de tiendas que tiene, ha ido perdiendo ventas y cuota de mercado a lo largo de estos dos últimos años.