Pagos a proveedores: cada vez más rápido!

Asda Price Guarantee YA2_APG.jpg

La semana pasada Asda anunciaba que iba a modificar sus condiciones de pago a los proveedores pequeños. A partir de ahora los plazos de pago van a ser de 14 días para unas 1.200 PYMES que facturan menos de £250.000 anuales con la cadena. Los plazos vigentes hasta el momento era de pagar a los 60 días.

Esta mejora hay que enmarcarla en las distintas iniciativas de las cadenas británicas por dar más protagonismo a los productos locales y en ir incorporando más productos artesanos y locales en sus tiendas. Son proveedores que no tienen el músculo ni el producto para servir en todas las tiendas, pero si que contribuyen a lograr un surtido local en las tiendas a las que sirven.

El Brexit y el aumento potencial de los costes que tengan que afrontar las importaciones ha contribuido también de forma importante a que las cadenas busquen más proveedores locales. Conseguir asegurarse con ellos una buena relación puede contribuir de forma significativa a poder capear de mejor forma el temporal que se avecina.

Y también en la labor del árbitro de la cadena, y a que su vigilancia ( y especialmente el “name & shame”, que viene a ser algo como poner nombre a los infractores) está modificando los comportamientos de los agentes de la cadena, y mejorando las relaciones, a pesar de los problemas que están empezando a apuntar por la inflación y el poco crecimiento del poder adquisitivo de los hogares.

Asda, de hecho, es de las últimas en reaccionar. Tesco, Morrisons y Waitrose ya han tomado medidas en este respecto. Tesco fue el primero, hace un año y medio, pagando a los proveedores pequeños (un negocio de menos de £100.000 al año) en 14 días, lo mismo que Morrisons. Y Waitrose es el que ha ido más allá, pagando a los 7 días a este tipo de proveedores.

Buen momento para las MDD en UK.

En el Reino Unido tenemos ambiente de crisis. Desde el Brexit, la cascada de cambios en el gobierno, la devaluación de la libra, las idas y venidas del gobierno, y ahora las elecciones no generan otra cosa que incertidumbre, y más incertidumbre.

Este año, la inflación está creciendo a un ritmo importante fuera y dentro del gran consumo, y junto con la situación de la que hablábamos y que los ingresos familiares no crecen, los consumidores se preparan: están empezando a volver a tomar las precauciones de antaño. Durante la última crisis vimos que se desarrollaba lo que se llama el “savvy shopper”, o la compra inteligente, que buscaba maximizar el valor más que buscar simplemente precios lo más bajos posible, y hacer compras algo más frecuentes para controlar los gastos. Es un comportamiento que sigue vigente y por el que se guían muchos consumidores, pero ciertamente había existido una cierta relajación más evidente en otros ámbitos más que en el gran consumo, en el que hemos estado viviendo en guerra de precios durante dos años y medio.

Tesco MDD.jpg

¿Qué efecto está teniendo este contexto en la MDD en UK?

El año pasado perdieron un valor de £635 millones, que representaba un 3,1% de la facturación (IRI, publicado en The Grocer), pero este último año la MDD ha conseguido recuperar parte de la pérdida y crecer  algo más de £100, un 0.7% del mercado que mide IRI. Si miramos datos de Kantar, de su reciente informe sobre las marcas, vemos que en UK en este último año las ventas de marcas de fabricante han retrocedido un 1,6% y las de MDD han crecido un 1,7%. Son datos de su panel de hogares. El segmento premium sigue creciendo y alcanza un 6% de las ventas de MDD, y donde hemos visto más cambios radicales ha sido en la MDD de primer precio, donde el top 3 ha revisado los diseños y calidades de los productos, y en frescos hemos vistos cambios muy importantes, con el objetivo de hacer frente a los discounters.

La MDD se ha beneficiado gracias a tres grandes factores, cuyo efecto posiblemente la incertidumbre reinante ampliará. Los procesos de revisión de surtido de las grandes cadenas han tenido un impacto elevado, ya que en muchos casos han reducido las referencias de marcas de fabricante para dar más protagonismo a la MDD (por ejemplo, Tesco dice que tras el proyecto Reset, la MDD tiene un 14% más de espacio en sus lineales). Aldi y Lidl siguen creciendo, y a pesar de ser consecuencia del gran número de aperturas, su crecimiento en ventas también impulsa el crecimiento de la MDD. Y los cambios en las promociones también están afectando los equilibrios entre marcas y MDD (por ejemplo, según IRI, el PVP medio de las marcas ha perdido un 0.5% en tres meses hasta febrero, mientras que la MDD ha crecido un 1.2%, medido antes del repute de la inflación).

Fijándonos en los premios que acaba de otorgar The Grocer a los mejores productos de MDD, vemos cómo un producto de Marks & Spencer se lleva el premio de mejor producto del año, y Tesco el del retailer más innovador, pero luego, Aldi y Lidl dominan los premios en las distintas categorías, seguidos por Asda.

¿Qué vamos a ver este año? Ahora mismo tiene un 33.6% de la cuota (IRI), y seguramente la MDD seguirá ganando cuota. A no ser que haya un cambio radical en la situación, se van a repetir dos de las condiciones de las que hablábamos antes: los discounters van a seguir abriendo tiendas y la incertidumbre va a estar con nosotros un tiempo.

 

 

 

 

Ecológicos en UK: a prueba de guerra de precios.

A pesar de la guerra de precios que se ha llevado tanto valor del mercado, los productos ecológicos no sólo han resistido si no que han crecido un 7,1% hasta alcanzar los £2.090 millones durante el pasado 2016. Y vienen de un pasado inmediato complicado, cuando en el 2009, el primer año de la crisis el sector vió como perdía un 13% de las ventas. Pero ya hace dos años recuperaron el nivel de ventas de antes de la crisis, y continúan creciendo de forma saludable.

Waitrose Organic Milk.JPG

Como en otros años, la distribución directamente al hogar (mediante cajas y programas de suscripción) y el foodservice son los canales de alimentación que más crecen, con un 10,5% y un 19,5% respectivamente. Supermercados y tiendas independientes crecen alrededor del 6%, también muy buena cifra considerando las circunstancias.

Las ventas por supermercados suponen el 69% (y Sainsbury’s, Tesco y Waitrose tienen el 75% de esta porción del mercado), y los productos ecológicos alcanzan una cuota del 1,5% del mercado total de alimentación. Los productos hortofrutícolas suponen un 23,5% del mercado, y han crecido un 10,3%. Los platos preparados es una categoría que está creciendo mucho, más del 20%, gracias a la atención que le están dando algunas cadenas, como Ocado.

Foodservice es un canal donde también se ha crecido, gracias a la incorporación de nuevas cadenas, la ampliación de los platos, pero también, dentro de la restauración colectiva, más escuelas, hospitales, y oficinas están ofreciendo productos ecológicos en sus comidas.

Los productos ecológicos se están beneficiando de la tendencia hacia estilos de alimentación más saludables, etiquetas límpias, conocer el origen de los alimentos, y productos mínimamente procesados. Según Tesco, el mercado crece porque se incorporan nuevos compradores a la categoría, y los existentes compran más productos.

También es interesante ver cómo las exportaciones de productos británicos ecológicos están creciendo gracias a la buena acogida que tiene la marca Gran Bretaña para ofrecer productos de calidad con el añadido de ser ecológicos. La mitad de los socios de Soil Association exportan, con unas ventas de £250 millones.

Sin embargo, al ser un sector tan dependiente de la mano de obra, y en muchos casos de ciudadanos europeos, afrontan el Brexit con incertidumbre sobre el futuro de la mano de obra que hasta ahora han empleado para recoger y procesar los productos. Otro elemento relevante es la aplicación de las deficiones europeas de la producción ecológica. De no mantenerse el actual status y según como sean las modificaciones, los productores británicos podrían perder el acceso al mercado europeo.

Si lo comparamos con el consumo en otros países europeos, la oportunidad de crecimiento es muy grande. Según IFOAM, los consumidores en el Reino Unido gastan £30.60 anuales en productos ecológicos de media, por debajo los franceses, £51, y muy por debajo de los daneses, £138, y los suizos, £188.60.

 

¿Qué hacer con el desperdicio alimentario?

Hace unos días el grupo de investigadores que se agrupan en el Food Research Collaboration publicaba una nota muy interesante en la que reflexionaban sobre la cuestión del desperdicio. En este mercado estamos ante una avalancha de noticias sobre el tema, desde la campaña de The Grocer, las iniciativas de WRAP, y las propias de los varios agentes que integran la cadena de suministro.

TGTG Crussh.jpg
La App To Good To Go  trata de evitar que los restaurantes tiren comida “demasiado buena para desperdiciarla”.

En general vemos muchas iniciativas que tratan de buscar salidas a los excedentes que se producen en las distintas etapas de la cadena, algunas con más fundamento, otras puramente de Relaciones Públicas (pero que seguramente, también cumplen una función de recordarle a los consumidores el problema del desperdicio). El grupo del FRC trata de ampliar el campo de acción de estas iniciativas: además de buscar la mejora de las redes de redistribución para utilizar los alimentos que sobran o bien en industria o bien en bancos de alimentos, es necesario no dejar de lado que los problemas son el hambre (como consecuencia de las desigualdades sociales, pobreza etc 8.4 familias en el Reino Unido tienen dificultades para comer cada día, o los casos que se cuentan de niños cuyo principal sustento son las comidas que hacen en los colegios) y que producimos de algunos alimentos más que lo que necesitamos. Por ello, también es necesario dedicar recursos a combatir estos dos problemas, que se antojan tan importantes como el de la redistribución.

Como comentábamos, en este país surgen continuamente iniciativas contra el desperdicio, algunas con mayor potencial que otras para atajar el problema. Seguramente, las más interesantes son las que ofrecen escala, como las Apps que facilitan el intercambio de información en tiempo real entre muchos agentes. Destacamos tres de ellas, nombradas estos días:

  • El Asda Surplus Swap App, de la filial de Walmart en UK, Asda. Mediante esta App, proveedores de Asda (aunque también está abierto a otras cadenas) pueden intercambiar información sobre ingredientes que les sobran, ya sean excedentes de productos perecederos, mermas de sus producesos que otras empresas puedan utilizar, o sencillamente, productos acabados que no han podido comercializar. Otros proveedores pueden entonces comprarlos y utilizarlos en sus procesos. Esta seguramente es una de las Apps con más potencial de cambiar el panorama actual, dado que se calcula que el 45% del desperdicio viene de la cadena de suministro.
  • FareShare, un organismo que agrupa a un gran número de bancos de alimentos ha desarrollado una App llamada FoodCloud App que permite a las tiendas de los supermercados subir información en la App sobre los productos que les van a sobrar al final del día. Entonces, los bancos de alimentos cercanos pueden reservarlos, e ir a buscarlos al acabar el horario comerial. La App se desarrolló en colaboración con Tesco, y ahora Waitrose ha empezado a usarla. Desde el 2015 han redistribuido 5 millones de comidas.
  • To Good To Go. Es una App destinada a los consumidores finales, y trata de reducir los desperdicios de las empresas del foodservice, desde restaurantes hasta puestos callejeros como los FoodTrucks. Los restaurantes publican cuantas raciones de sus productos les van a sobrar al final del día, y les ponen un precio (normalmente, con mucho descuento sobre el habitual). Los clientes las reservan pagando, y van a buscarlas en la hora marcada por el restaurante. La ración es una caja modelo que pone la App en los restaurantes.

 

Los plátanos y la leche rompen la baraja.

Finalmente, el resto de cadenas han seguido el paso marcado por Aldi y Lidl hace una semana, y a lo largo de la semana pasada han ido subiendo el precio de los plátanos, y en algún caso, también de la leche.

Asda y Sainsbury’s subieron los precios a principios de semana, desde los 68p por kg a 72p. Sainsbury’s sigue manteniendo la promesa de vender solamente plátanos de comercio justo.

Y justo el viernes Tesco y Waitrose subían también el precio de los plátanos.

El precio de los mismos llevaba tiempo sin moverse de los 68p por kg, precio al que los puso Asda en abril del 2011, y que los demás siguieron. Durante estos años el sector productor de plátanos ha pasado por varios problemas de suministro, pero el precio se ha mantenido invariable hasta que la devaluación de la libra ha dejado sin margen a los distribuidores británicos, y han acabado por subir el PVD

Asda e Iceland también han subido el precio de la referencia básica de leche, la botella de las 4 pintas, aunque en esta ocasión se deba más a la variación del precio global de la leche, al ser un producto nacional que no se importa apenas tiene efecto sobre el producto devaluación de la libra.

Todo indica que nos acercamos poco a poco al final de esta etap de guerra de precios y deflación. Según la BRC, los productos frescos siguieron bajando de precio el último mes, un 1,2%. Una cifra algo menor que el 2% registrado el mes anterior. 

mysupermarket-banana-i

 

MySupermarket Banana II.jpg
MySupermarket ya muestra las subidas de precio. Un 13% respecto al precio anterior.

MDD: menos azúcar.

Waitrose - Cereals.jpg

El azúcar se ha convertido prácticamente en algo pareciado a un veneno a evitar a toda costa, y fabricantes y supermercados no paran de eliminar kilos de azúcar de los productos que venden.

Tesco fue seguramente el primero en poner en marcha inciativas de calado al respecto, cuando una de las primeras iniciativas de su proyecto Reset de revisión de surtidos fue dar de baja bebidas con azúcares añadidos. Ahora anuncia su nueva gama de bebidas MDD, y las ha reformulado todas para que ninguna supere el límite que marca el impuesto sobre el azúcar de bebidas que deben llevar la tasa incorporada  (5gr por 100ml). De esta forma, dicen, los consumidores de estas bebidas van a tomar de media un 20% menos de azúcar.

Y Waitrose también ha anunciado medidas en esta línea. Ha renovado su gama de cereales de desayuno, y ha conseguido reducir entre un 15% y un 30% el contenido de azúcar en más de la mitad de la gama, casi 30 referencias.  Previamente había reformulado referencias de las categorías de los yogures, sopas, bebidas refrescantes y zumos, reduciendo también el contenido de azúcar de los mismos.

Asda, Sainsbury’s, Morrisons, etc, los demás también llevan a cabo iniciativas similares. Lo que antes era la guerra contra las grasas ahora se ha convertido en la guerra contra el azúcar.

 

SilverSpoon - Sugar Stevia.jpg
Los fabricantes marquistas también van introduciendo novedades bajas en azúcar, incluso los fabricantes de azúcar!

Waitrose cambia las normas de su club de fidelización.

Lo que han sido un par de iniciativas que les han resultado muy efectivas para atraer clientes a las tiendas ahora que las quieren retirar sufren de mala prensa.

Desde hace unas semanas que han cambiado la mecánica de la promoción del periódico gratis. Antes con comprar productos por un valor de £5 el periódico te salía gratis, y ahora han subido el gasto mínimo hasta £10. El primer valor permitía que la gente que entraba a comprar un bodadillo y algo para beber durante el almuerzo se llevara el periódico gratis. El gasto es bastante mayor tras el cambio, y hay que comprar más productos que los del almuerzo.

Y ahora parece que quieren quitar la del café gratuíto para los miembros de la tarjeta de fidelización. Ya lo han introducido en algunas tiendas, y la semana pasada por primera vez lo hacen en tiendas de Londres. Ahora en las 13 tiendas donde llevan a cabo el piloto es necesario comprar algo para poder tener el café gratis. Naturalmente, los clientes han volcado sus quejas en las redes sociales, llevando el debate a toda la nación. La gratuititudad se ha convertido en un derecho…

Waitrose - Coffee Free End.jpg

El mercado de productos ecológicos se recupera.

Waitrose - Milk.jpg
Waitrose obtiene el 25% de las ventas de alimentos ecológicos en UK.

Nos llegan buenas noticias desde la Soil Association, la organización que reúne a productores y distribuidores de productos ecológicos en UK. Y es que entre tanta negatividad post Brexit y guerra de precios que desploman cuentas de resultados, el mercado de los productos ecológicos funciona, crece, y además ya ha recuperado los niveles de ventas de antes de la crisis. No nos hemos recuperado del todo, pero afortunadamente, no todo es precio.

Las ventas han crecido casi un 5% en el último año, hasta casi alcanzar los £2000 millones, un nivel que no tenían desde el 2008, justo antes de la crisis financiera. Los canales que más crecen son la venta directa (9%) y la restauración (15%) pero es que el canal de los supermercados también crece, con un 3.2% (frente a las pérdidas que sufren las ventas de supermercados por la guerra de precios).

Seguramente, los productos ecológicos se han visto beneficiados por el crecimiento del número de cafeterías/fast casual que utilizan ingredientes ecológicos, pero además, en el otro extremo del espectro, tanto Aldi como Lidl también incluyen referencias de productos ecológicos, y su crecimiento en frescos abunda en el crecimiento del mercado de estos productos ecológicos. Aunque la principal cadena es Waitrose, a través de la cual pasan el 25% de las ventas. Es una cadena con un compromiso claro por la producción ecológica y local, y gracias a en parte tener una clientela poco sensible al precio, pero también por toda su labor pedagógica para explicar los productos, el origen y la forma de producción, consiguen tener un índice elevado de ventas.

Gracias a estas buenas cifras, los productos ecológicos ganan cuota en el gran consumo, y ya suponen un 1,4% del mercado, y en principio, las expectativas son muy buenas.

 

 

Waitrose: pagos en 7 días a PYMES.

Waitrose UK Apples.jpg

Otro anuncio más de una cadena de gran consumo en la línea de demostrar las ganas de mejorar las relaciones, y mostrar apoyo a PYMES y pequeños proveedores.

Esta vez Waitrose, que tras una revisión de su política de pagos a proveedores, y tratándola de alinear más con lo que dicen son sus principios y la comunicación en la tienda, han decidido reducir los plazos de pago a PYMES a 7 días, un plazo muy corto comparado con lo que viene siendo lo habitual para el sector (un mes, aunque Tesco se precia de pagar a PYMES a las dos semanas).

Las condiciones que deben cumplir los proveedores es que sean empresas británicas, que las ventas a Waitrose no superen los £100,000 anuales, y que utilicen un sistema de facturación electrónico. Según la cadena, unas 600 empresas se beneficiarán de este cambio, pudiendo gestionar así mejor su cash flow.

Es patente la importancia que en Waitrose le dan a los productos locales, sólo hace falta entrar en una tienda. Pero además, en un buen número de tiendas tienen surtidos exclisivos, servidos por proveedores locales, e incluso una marca propia de productos frescos locales. Con esto, seguro que impulsan sus credenciales.

 

Los empleados de Waitrose fidelizan.

De vez en cuando las redes sociales hacen famoso algún acto especial de un empleado de una cadena de supermercados, similar al que aquí les pongo. Lo ha visto en la página de FaceBook de Waitrose:

Waitrose - NHS Story.jpg

En breve, es una señora que estaba comprando en un Waitrose, y en una conversación casual, le comenta a un empleado que está un poco triste, que ése había sido su último día de trabajo antes de retirarse tras 54 años prestando servicio, que sus compañeros la habían despedido pero sus jefes no habían tenido ningún gesto con ella. Al salir de la tienda, le estaba esperando el jefe de tienda, le da un ramo de rosas, le felicita por su larga vida laboral, y con este pequeño gesto le quita un poco de amargura a esta señora.

La diferencia es que en las otras cadenas suelen ser actos un poco aislados, que seguramente se deben más a la persona que los hace que a la cultura de la empresa, mientras que uno no puede extrañarse de que algo así suceda en un Waitrose. En los Waitrose el servicio es primordial, y es de las pocas tiendas donde siempre te das cuenta de lo importante que eres como cliente. Esta actitud sí que fideliza.