La fusión entre Asda y Sainsbury’s en peligro.

Cuando hace casi 10 meses los CEOs de Asda y Sainsbury’s anunciaban el plan de fusionarse en una sola empresa de gran distribución, el shock en el mercado y el mundo de los negocios británicos fue importante.

La lógica del acuerdo era que para competir con los discounters alemanes que no paraban de crecer, y con un Tesco al que le acababan de aprovar la compra de Booker (un distribuidor de foodservice que añadía £5.000 millones a su negocio de ya más de £40.000 millones) tenían que ser más grandes. De esta forma poder adoptar mejores economías de escala en las compras y en las operaciones, y ofrecer mejores precios a los consumidores británicos. Sainsbury’s pagaba a Walmart £7.000 millones y un 40% de la nueva empresa Asda-Sainsbury’s.

Pues parece que ese sueño no va a llegar a buen puerto. La Autoridad de la Competencia y Mercados (CMA), encargados de analizar si la fusión iba a tener un impacto importante en el mercado del gran consumo y en la vida de los consumidores, acaba de publicar un documento sobre como ven la fusión, y las conclusiones son bastante negativas.

En la documentación que Asda y Sainsbury’s enviaron a la CMA había un elemento clave: considerar a los discounters como competidores (algo que la CMA no ha considerado en otros casos de fusiones o compras de cadenas). De esta forma, al analizar la competencia entre supermercados en las distintas zonas del país, los discounters contarían, y se atenuaría el resultado de la fusión.

Pues bien, las dos cadenas han conseguido esto, pero a pesar de lograrlo, las conclusiones sobre los efectos de la fusión son muy negativas para llevar a cabo este proyecto. La CMA concluye que Asda y Sainsbury’s tendrían una posición dominante en 629 zonas del país, y tendrían que vender tiendas en estas zonas, o incluso vender una de las dos enseñas, y además no se cree que en el nuevo marco del gran consumo, la nueva empresa tenga los suficientes incentivos para rebajar los precios.

Todo es cuestionable (particularmente, lo de los precios, visto el entorno en el que estamos, casi todos muertos y vuelve de forma discreta la guerra de precios), y las dos cadenas tienen ahora la oportunidad de defenderse y rebatir las conclusiones de la CMA, pero el sentir general es que parece un caso perdido.

El problema de tener que vender tiendas es doble: por un lado, el número que quede tiene que seguir teniendo el volumen suficiente para lograr los beneficios que los dos CEOs habían anticipado, pero es que además tienes que encontrar un comprador para las tiendas, y en la actualidad, los que más se expanden son Aldi y Lidl! Aunque Iceland también haya manifestado interés en las tiendas que se tengan que vender, su volumen de negocio no le permite acceder a tantas y lo haría a un número limitado de las mismas.

Si finalmente no se lleva a cabo la fusión, Walmart puede seguir como está en Asda, a fin de cuentas es una empresa que gana dinero, o buscar otro comprador (incluso una salida a bolsa). Pero perdería el negocio en otro país, y además, perdería una cantera de ejecutivos que se crían en Leeds y van a Bentonville.

Es Sainsbury’s quien se queda en una posición peor… No logran crecer en ventas, volverán los rumores de compra, pero por lo menos el foco estará en recuperar el negocio, que se ha deteriorado estos últimos diez meses. Sainsbury’s ha sido durante muchos años el líder en innovación en el Reino Unido, y líder en desarrollar áreas como el bienestar animal, sostenibilidad, comercio justo etc que ahora tenemos asumidas, y esperamos que pueda aportar todavía mucho más al mundo del gran consumo.

Anuncios

Asda: Resultados 4T 2018.

Con los datos de Walmart, tenemos información del tercer operador doméstico, Asda, filial del gigante norteaméricano.

Naturalmente, las noticias de sus resultados han quedado tapadas por la publicación de un informe de la Autoridad de la Competencia que analiza la fusión entre Asda y Sainsbury’s, y que de forma preliminar, pone bastantes impedimentos a que se pueda producir. El proceso no está concluido, pero las partes parecen ser muy pesimistas.

Asda: mantener su promesa de precios bajos va a ser un gran reto tras el Brexit.

Las ventas durante el último trimestre del año crecieron un 2,7%, y las comparables un 1%. Son resultados algo mejores que los de sus competidores durante el trimestre navideño, y siguen ratificando las mejoras que la nueva dirección introdujo cuando se hizo cargo de la empresa.

Los puntos fuertes del periodo fueron por un lado su MDD premium y el canal online, donde según Kantar han crecido un 12% en el periodo. Ante el reto del Brexit, Asda quiere seguir manteniendo su promesa de precios bajos a los consumidores.

Brexit y Alimentación XXII: como van a cambiar las etiquetas de los alimentos.

Todavía no sabemos si habrá acuerdo o no, si el día 29 tendremos Brexit o no, o incluso si habrá Brexit o no… todo es posible a día de hoy, con mayores o menores probabilidades. El nerviosismo de gran parte de las empresas británicas y de las extranjeras que venden en este país es patente, pero poco pueden hacer más que haber analizado los escenarios posibles, y prepararse para ellos.

Desde que a finales de año parecía difícil alcanzar un acuerdo el gobierno británico empezó a publicar guías y recomendaciones para los distintos sectores empresariales sobre el impacto de un posible Brexit sin acuerdo en la regulación y en su forma de operar. La semana pasada se publicó la de las etiquetas alimentarias, con un resumen de los principales puntos a considerar por parte de empresas, tanto las que venden al mercado nacional, exportan o importan alimentos. Este último grupo incluye a las empresas españolas que venden en el Reino Unido. Es importante tener en cuenta que esto solamente aplicará en caso de salida sin acuerdo, el llamado “Hard Brexit”. En caso de acuerdo, se producirá un reconocimiento mutuo en algunas de estas áreas, y es posible que no se tenga que cambiar nada.

En resumen, desde el 29 de marzo se tendrán que considerar los siguientes cambios, entre otros. Los primeros se aplicarán inmediatamente y algunos se aplicarán a partir del 2021 o 2023:

  • UK no podrá considerarse UE, por lo que si se tiene que indicar el origen del producto, cuando este venga del Reino Unido se tendrá que poner así, ya no se puede escribir Origen EU. Si el producto se vende en el Reino Unido, por ahora, bastará con que se informe de esto en la página web del fabricante y se pongan carteles en las tiendas.
  • No se podrá utilizar el logotipo ecológico de la UE en los alimentos producidos en el Reino Unido. Se podrá utilizar tras un proceso de reconocimiento por parte de la UE de los organismos de certificación y las normas de producción del Reino Unido. Y hasta que no se produzca este reconocimiento, no se podrán vender a Europa alimentos etiquetados como ecológicos.
  • No se podrá utilizar el signo E al lado del peso del producto.
  • Las empresas que exporten productos a la Unión Europea tendrán que poner en la etiqueta la dirección del importador que se hace cargo del producto en la UE, de la misma manera que se procede ahora con los terceros países.
Los productores de ecológicos británicos van a tener cerrado el mercado europeo hasta que se lleguen a acuerdos sobre el etiquetado, la certificación y las prácticas de producción.
  • Las aguas minerales tienen una normativa especial, y el gobierno advierte a las empresas británicas que tendrán que solicitar el reconocimiento de sus productos a la Unión Europea para poder seguir vendiendo en ese mercado si se produce un Brexit sin acuerdo.
  • A implantar antes del fin de Diciembre del 2020, las etiquetas de productos cárnicos deberán dejar de utilizar el óvalo con la identificación sanitaria de las instalaciones en el Reino Unido, y poner la identificación que desarrolle el gobierno británico (que seguramente lo único que cambiará será quitar la referencia a la UE). Sin embargo, las empresas que exporten a la UE tienen que aplicar este cambio de forma inmediata.
  • En mezclas de productos (carne picada, bandejas de fruta cortada, miel, lácteos, etc) cuando se indicaba elaborado con producto procedente de la UE y de fuera de la UE, o producto de UK y de la UE, etc, se tendrán que quitar las referencias a la UE y dejar, por ejemplo, fabricado con producto de UK y de fuera de UK.
  • Los huevos importados de terceros países también tendrán que ajustar su etiquetado, cambiando la referencia a la UE por la de UK.
  • Finalmente, en marzo del 2022, las empresas británicas que produzcan alimentos con denominación de origen, tendrán que usar el logo que está desarrollando el gobierno británico, que en principio, se plantea respetar los principios de la norma europea para estas denominaciones de calidad.

Las empresas que exporten al Reino Unido primero tendrán que incluir en sus etiquetas la dirección del importador británico que se haga cargo del producto en las islas, dejará de estar permitido poner una dirección de una empresa en la Unión Europea fuera del Reino Unido.

Por lo que respecta a los productos que vengan al Reino Unido, el gobierno trata de ser práctico y permitirá que lo que ya esté en el país pueda venderse hasta que se agote la vida útil del producto, no hará falta reetiquetar, e incluso valoran aplicar un periodo de transición de 6 meses a partir de la fecha del Brexit. También trata de negociar un periodo de moratoria de 6 meses con la Unión Europea, para que los exportadores británicos no se vean afectados ya el mismo 30 de marzo.

Para las empresas que exporten al Reino Unido se espera que el gobierno sea práctico y los cambios se vayan produciendo poco a poco. El problema es para las británicas que exporten a la Unión Europea, y sobre todo, a las que exporten a terceros países bajo los acuerdos comerciales con la UE. Los productos que salen por mar estos días con destino a Asia, América del Sur etc, puede que lleguen a sus puertos de destino tras el Brexit, y no tienen garantías de ser aceptados puesto que vendrán de un país no amparado por el acuerdo. Naturalmente, no se tiene control por como se van a aplicar estos cambios fuera del Reino Unido.

Los cambios en el etiquetado son complejos… Muchos de estos cambios se tendrán que aplicar a todas las referencias, van a ser de golpe por lo que está por ver si habrá suficientes diseñadores y las empresas de packaging podrán dar respuesta, y luego qué hacer con el stock de material que no se va a poder utilizar… el problema medioambiental puede ser importante. Por ello algunas asociaciones de la industria alimentaria piden que los periodos de transición no sean de 6 meses, si no de un mínimo de 12 o mejor aún, de 24 meses.

Brexit y Alimentación XXI: los consumidores llenan las despensas.

Apenas quedan 6 semanas para el Brexit y seguimos sin tener pistas por ninguno de los posibles resultados. Por ahora, el 29 es posible que

  • salgamos de la Unión Europea sin acuerdo (el Hard Brexit)
  • salgamos de la Unión Europea, con el acuerdo de Theresa May
  • se acuerde un aplazamiento de la salida, al pedir el Reino Unido más tiempo.

Las apuestas estaban con el Hard Brexit, pero ayer, aparentemente uno de los negociadores del gobierno británico se fue de la boca en un bar en Bruselas, y se le escuchó revelar que el plan de Theresa May era tratar de buscar un aplazamiento de la salida. Sea lo que sea, que el 29 de marzo acabec consumándose el Brexit ya no da tanto dinero si se apuesta por él, y suben las probabilidades del aplazamiento.

¿Y qué piensan los consumidores ante esto? En general, el clima es de desconfianza ante lo que están haciendo los políticos es muy grande. Según la medida que toma GfK sobre las preocupaciones de los británicos, la economía es la principal preocupación, ante la incertidumbre de lo que va a suceder en las próximas semanas y como quedará el país tras la salida de la Unión Europea.

Es fácil prepararse para afrontar el caos del Brexit con las cajas de alimentos que vende la empresa Emergency Food Storage por £300

Desde hace unos pocos meses se habla de la figura de los “preppers”, inspirados en los movimientos de supervivencia. Son personas que se preparan para una disrupción severa de la vida cuotidiana tras el Brexit, y en consecuencia acumulan comida para la familia y la mascota, medicamentos y otros productos de primera necesidad en casa, han adelantado en la medida de los posible todas las visitas que tengan que hacer al médico, llevado el coche al garage para la revisión, etc. Hay grupos de facebook y forums en webs como Mumsnet con consejos, listas, y todo lo que se necesite para buscar un poco de comfort entre ansiosos.

The Grocer ha encargado un estudio para tratar de cuantificar esto, y según ellos el 10% de los consumidores británicos están de forma activa comprando más alimentos para almacenarlos en casa. Un 40% de los consumidores están preocupados porque piensan que habrá problemas de suministro.

Nos puede parecer raro que en el séptimo país más rico del mundo los consumidores tengan que prepararse para afrontar un problema así. Pero es un problema de “ricos”, y si se producen disrupciones, seguramente serán puntuales y serán durante un periodo de tiempo limitado. Pero independientemente de esto, el problema son hogares ya bajo presión. Cada vez más familias británicas se están empobreciendo. Si miramos a la parte más pobre de la población, según Oxfam, 500.000 personas viven prácticamente exclusivamente de las donaciones de alimentos, y en un 15% de los hogares hay problemas para que todos los miembros cubran sus necesidades alimentarias.

Los fabricantes y supermercados también están “acumulando” existencias. La semana pasada el mismo Ocado anunciaba que estaba acumulando piezas de recambio para las máquinas de sus almacenes automáticos, mientras que en estas últimas semanas hemos ido conociendo los planes de las cadenas de supermercados como Tesco y Marks & Spencer, y los de algunos fabricantes.

En caso de salida sin acuerdo de la Unión Europea, los primeros días van a ser complicados, porque se tienen que poner en marcha las fronteras, y además entrarán en vigor nuevas normas de etiquetado (se tendrá que quitar la famosa “e” que se imprime junto al peso, por ejemplo, y algunos otros ajustes). Aquí parece que va a imperar el sentido práctico, y por ejemplo, el gobierno permitirá seguir importando productos de la Unión Europea como hasta ahora, aunque habrá que remitir información sobre las importaciones y los certificados que van a exigir, dentro de un plazo más o menos amplio que asegure que los frescos siguen entrando de forma fluida desde la Unión Europea. Aunque quedan todavía muchos puntos por aclarar, en lo referente al IVA, las exportaciones del Reino Unido a la Unión Europea, y el comercio con terceros países que ahora entran dentro de los acuerdos de la Unión Europea (apenas se han firmado acuerdos de continuidad con unos pocos países, como Suiza, Chile y las Islas Faroe).

A largo plazo, todo es posible, como nos cuentan.

“Plant-based” también en productos de limpieza.

Acabado el veganuary, siguen las noticias sobre los productos para veganos y vegetarianos. En este caso abandonamos el mundo de la alimentación para adentrarnos en de los productos de limpieza.

Productos de la marca Lovel Home & Planet de Unilever.

Unilever acaba de lanzar en USA Love House & Planet, una marca de productos de limpieza fabricados a partir de materias primas vegetales (aunque no de forma exclusiva), con envases fácilmente reciclables (no solamente por los materiales, si no porque también las etiquetas se desprenden fácilmente), y las fuentes de materias primas tienen elevadas credenciales de sostenibilidad y responsabilidad social. Un producto diseñado con mucho cuidado, y que viene a continuar con los mismos principios con que diseñaron la gama Love Beauty & Planet, de cosmética, lanzada a mediados del año pasado.

Se espera que los productos lleguen al mercado del Reino Unido hacia finales de año.

Anuncio de Ecover explicando el proceso de fabricación de sus envases.

Naturalmente, ya tenemos en los supermercados británicos un buen número de marcas de estas características. Es un mercado de unos £80 millones (Ethical Consumer Report) y últimamente Ecover es la marca que más ruido está haciendo. El año pasado, cuando empezó a crecer el sentimiento antiplástico abrieron un pop up en Londres – The Rubbish Café – para señalar el lanzamiento de sus envases renovados, mucho más reciclables que los anteriores. En él te daban de comer si llevabas envases vacíos de plástico, que ellos iban a reciclar. Durante el mes de enero han tenido una campaña de publicidad en publicaciones y en la calle, explicando que sus productos se fabrican con materias primas vegetales y no hay ningún tipo de ingrediente animal o derivado del petroleo en ellos.

Algunas cadenas como Tesco también tienen una gama MDD de productos de limpieza con credenciales similares, como fabricadas a partir de derivados de plantas, no testados en animales (cruelty-free), biodegradables etc.

El siguiente paso que están tomando las marcas está relacionado con la reutilización de los envases. Ecover trabaja en poner en el mercado envases que los clientes puedan rellenar en las tiendas (hacían algo ya en Whole Foods Market hace tiempo, pero que acabaron retirando). Unilever, Procter & Gamble combinan esto con la venta directa al consumidor. Junto con varias marcas más se han aliado con Terracycle para lanzar la plataforma de comercio electrónico Loop. Las marcas van a desarrollar envases rellenables para sus productos, y los clientes podrán comprar en Loop estos productos y devolver los envases vacíos en la caja que les entrega Loop. Terracylce se encarga de recoger estos envases en los hogares y devolverlos a las marcas para que los laven y rellenen, y se vuelvan a poner en el mercado.

Ocado plc: Resultados FY2018

Ayer, en un día extraordinario para la firma, el CEO de Ocado presentaba los resultados de su empresa para el año que acaba el 2 de diciembre del 2018.

Ocado no suele dar muchas sorpresas en sus presentaciones, y a priori se iba a preguntar mucho de Marks & Spencer y los rumores de compra o de acuerdo de servicios. Pero la madrugada del día de la presentación se incendió el almacén de Andover, uno de los más modernos y con un alto grado de robotización, donde la firma prepara el 10% de los pedidos de sus clientes. Al día siguiente a la presentación, se confirma finalmente que se ha caído el techo del almacén y ha quedado completamente destruído, por lo que el impacto en las operaciones de Ocado es sensible. A pesar de esto, por su sobre capacidad podrán asumir el trabajo extra desde el resto de almacenes de preparación de pedidos.

Los números son los habituales de los últimos años: crecen un 12% hasta llegar a una facturación de £1.475 millones en gran consumo, incluyendo unos £200 millones de facturación por proyectos de servicios a otras cadenas. Las pérdidas crecen respecto al año pasado, hasta casi
£45 millones, debido a la inversión que están haciendo en almacenes (consiguieron obtener beneficios un par de años, pero la apuesta por la expansión y la robotización les consume muchos recursos financieros). El año que viene esperan crecer en el orden del 10-15%, pero esperan que se reduzcan significativamente las pérdidas por la ampliación del negocio de servicios a supermercados. No tenían previsto construir nuevos almacenes este año, pero tras las noticias del incendio, posiblemente tengan que revisar esta decisión.

Las métricas de gran consumo también son buenas y el negocio crece gracias a que van adquiriendo clientes a buen ritmo. Este año han crecido un 11,8% en clientes que ellos denominan activos, el número de compras online crecen un 12,1% mientras que el valor del tiquet medio sigue bajando por la combinación de precios más bajos y menor número de artículos por cesta.

Este año han firmado acuerdos con Sobeys, ICA y Kroger, y han puesto en marcha el proyecto con BonPreu, mientras Casino sigue construyendo su almacén de preparación de pedidos con los robots y la tecnología de Ocado.

Por lo que respecta a novedades, presentaron los titulares de un nuevo proyecto que denominan “ZOOM”, una zona de entrega rápida que incluye varios barrios del oeste de Londres. Quieren aprovechar la tendencia de la compra convenience, que para su negocio online son los tiquets de menos de £60. Estará operativo en Marzo, ofrecerán entregas en una hora, pero de un surtido de unas 10,000 referencias, bastante más reducido que las 50,000 que ofrecen en su tienda online.

Los rumores alrededor de Marks & Spencer se centraban en dos posibilidades: la compra del negocio de gran consumo por parte de Marks & Spencer, para desde allí desarrollar su propia tienda online, o bien desplazar a Waitrose como proveedor de MDD en Ocado. El CEO de Ocado desmintió que ninguna de estas posibilidades fuera a materializarse en el corto plazo, pero desde luego que la primera permitiría al equipo de Ocado dejar el negocio del gran consumo y centrarse en el desarrollo de servicios para supermercados online, algo que hacen con gran éxito.

El mercado online ha frenado un poco su crecimiento en el Reino Unido, pero continúa expandiéndose. Según el IGD, en el 2023 supondrá ya un negocio de £17.300 millones, más del 17% de la cuota del mercado. Ocado está en una buena posición para capturar una parte significativa de ese crecimiento.