Tesco: comprar es una fiesta III

Los que visiten la tienda de Watford este fin de semana, se van a encontrar un bólido de Fórmula 1 aparcado dentro de la tienda!!!

Fuente: Tesco

El evento forma parte de la presentación del DVD de la película “Rush” sobre la rivalidad de dos pilotos legendarios de la Fórmula 1, Niki Lauda y James Hunt.

Desde luego, un buen incentivo para pasarse a hacer la compra y ver de cerca un coche impresionante, aunque igual en un entorno un poco raro…

Tesco: scan & go con tu propio móvil.


Tesco - scan as you shop 01

Coincidió que ayer se hacía público un estudio sobre los hurtos en tiendas por parte de clientes que utilizan los sistemas de auto checkout (las cajas en las que los clientes se escanean los productos, los meten en bolsas y pagan sin asistencia por parte de un cajero) y justo fuimos a visitar la última experiencia de Tesco en esta cuestión. Tesco no para!

El desarrollo en concreto es una app que permite a los clientes escanear los productos que desean comprar con la cámara de su propio móvil, y después ir a una caja especial en la que el teléfono se comunica con un terminal de pago y el cliente abona los productos que desea comprar.

En la tienda se ven otros elementos pensados para clientes con prisa. Aceptan el riesgo de que alguien decida no comprar allí si hay mucha cola!
En la tienda se ven otros elementos pensados para clientes con prisa. Aceptan el riesgo de que alguien decida no comprar allí si hay mucha cola!

Menos control! Pero también, según ellos, más conveniencia. La verdad es que el sistema es muy fácil para gente familiarizada con la tecnología, y seguramente en la zona donde está la tienda en la que Tesco está probando esto hay muchos clientes de ese tipo, que además tienen mucha prisa.

Pero aunque seguramente estemos viendo aquí parte del futuro de las tiendas convenience, la verdad es que le veo más ventajas para Tesco (se ahorran los escáneres de mano para clientes en las tiendas y eso les permite ampliar la oferta del autoscaneado a las tiendas convenience, por ejemplo) que para los clientes (ya creo que el autoscanner es una pequeña barrera, el tener que manejar otro utensilio más durante la compra, y encima un móvil es más complicado de manejar, se apaga la pantalla, igual te llaman mientras estás comprando, o como yo, quieres hacer una foto de algo!), pero bueno, como siempre el veredicto vendrá con el tiempo!

Sainsbury’s: cambio de CEO en verano.

La noticia de hoy ya se esperaba, pero no deja de sorprender. Sainsbury’s ha anunciado que Justin King, su CEO desde hace más de una década, abandonará el puesto en verano, y su sucesor será Mike Coupe, el actual Director Comercial.

Justin King, el CEO de Sainsbury’s que acaba de anunciar que deja el puesto. Fuente: Sainsbury’s

La etapa de Justin King en Sainsbury’s es impresionante. Los números de crecimiento están allí, más de 10 años creciendo de forma continua trimestre a trimestre, y liderando un equipo de profesionales muy sólido que se ha apuntado muchos aciertos en la estrategia y en la implantación. Seguramente uno de sus mayores aciertos fue apostar por el Brand Match como culminación de su estrategia Valor y Valores.

El periódico The Telegraph ha publicado un resumen de su carrera y éxitos. Antes de unirse a Sainsbury’s había trabajado en Asda y en Marks & Spencer, además de en algún fabricante. Llegó a Sainsbury’s en una etapa negra para el retailer, que estaba afrontando muchos cambios operativos (importantes para lo que vino después) pero seguía perdiendo la batalla del mercado, frente a rivales más exitosos como Tesco y Asda.

Desde entonces, 10 años de éxitos continuos. Impulsó los negocios del convenience (ya tienen más tiendas de conveniencia que supermercados e hipermercados, y continúan abriendo dos nuevas cada semana) y del online (al contario que Tesco, preparan los pedidos de alimentación en las propias tiendas), desarrolló el de non-food desde prácticamente la nada (sobretodo la ejecución en textil les está dando muchísimas alegrías) y sobretodo, la estrategia de Valor y Valores combinada con el Brand Match, que les ha proporcionado un elemento clave diferencial en su comunicación. Gracias a su apuesta por los valores, son uno de los principales supermercados en comercializar productos de comercio justo, ecológicos, y de otros marchamos, además de apoyar a deportistar paralímpicos, multitud de fundaciones, y programas de educación en escuelas. El valor vino gracias a la fama de sus productos de marca propia, de calidad algo más elevada que Tesco y Asda, y que supieron posicionar muy bien en campañas como las de Alimenta a tu familia por 50 libras, o la actual de aprovechar las sobras de alimentos para preparar otros platos. Esta comunicación de valores y valo vino acompañada de el Brand Match, su garantía a los consumidores de no pagar más que en Tesco o Asda por los productos con marca, con lo que lograba quitar el precio de la elección de establecimiento que hacen los consumidores: mi MDD es de mucha calidad, y no pagas más por las marcas que en otras tiendas.

Evidentemente, ahora todo son especulaciones, por el efecto que puede tener en Sainsbury’s la marcha de Justin King, y cual puede ser el siguiente puesto del directivo. En una entrevista publicada en The Times el año pasado hablaba de ello, diciendo que le haría ilusión dedicarse a la fórmula 1 puesto que su hijo es uno de los pilotos promesa de una escudería inglesa. Pero la verdad, más de uno le ve volviendo a una de sus anteriores empresas… ¿cuál será?

La mejor reflexión que he visto sobre la labor de Justin King al frente de Sainsbury’s.

Un nuevo formato de Click & Collect que elimina aún más barreras.

Los centros comercales Westfield han anunciado que van a ofrecer un nuevo servicio de comercio online, bastante innovador y a la vez simple.

Se han aliado con la empresa Collect+ (que permite a los clientes recoger sus pedidos online en una tienda de conveniencia que ellos hayan seleccionado) para ofrecer un servicio ampliado: el cliente puede comprar en la página del retailer online, pide que se le entregue en el punto Collect+ del centro comercial Westfield, y allí, al recoger el pedido, dispone de un probador donde poder probarse la ropa que haya comprado, y en caso de no quedarle bien, devolverla allí mismo.

La experiencia promete ser premium, con una sala dedicada, probadores, una hora de parking gratuíto en el centro comercial, etc, y se podrá comprar en más de 200 tiendas online, entre ellas Amazon, Asos, y las habituales de la high street.

Tesco: Proyecto #EatHappy, para fidelizar y formar.

Me parece muy buena la iniciativa que ha desarrollado Tesco en UK y que ha presentado hoy. En resumen, se trata de educar a los niños en cuestiones alimentarias, y que de esta forma puedan tomar decisiones más informadas cuando sean adultos.

El Proyecto EatHappy va a englobar varias iniciativas sobre educación en alimentación, y la que empiezan ahora trata de dar a conocer a los escolares el origen de los alimentos, como se producen y de donde vienen. Han desarrollado un programa trabajando junto a expertos en pedagogía y en alimentación. Tesco está dando formación específica a 700 de sus trabajadores de tiendas para que sean ellos quienes impartan estas charlas, creando un buen vínculo con los chavales que luego van a comprar con sus familias a las tiendas del retailer.

Lo novedoso es que no sólo comporta visitas a granjas y  a campos de cultivo, si no también a fábricas de alimentos, y se hacen gincanas en los supermercados, para hacerlo más divertido, y que además se enmarca dentro del plan de estudios inglés. En muchas ocasiones la formación se hará en campo, llevando a los niños a las granjas por ejemplo, pero cuando esto no sea posible, lo harán a través del programa de Google “Connected Classroooms”, que permitirá a la clase viajar de forma virtual a los lugares designados.

Tesco se fija objetivos a muy largo plazo. Dicen que es un proyecto para cambiar hábitos de las personas, una aproximación distinta a los que quieren prohibir la venta de ciertos productos, y que por ello hay que esperar mucho tiempo para poder obtener resultados significativos. Pero sin duda, parece un proyecto interesante y con el ingrediente de paciencia (y la imitación de algún otro retailer) seguramente tendrá una contribución positiva.

El canal discount sigue asombrando en UK

Aldi y Lidl están desarrollando sus gamas de ready meals.
Aldi y Lidl están desarrollando sus gamas de ready meals.

Así lo demuestra un estudio de la consultora Him! que acaba de reseñar The Grocer, ratificando que el 2014 parece va a mantenerse la tónica de crecimiento de las enseñas discount, lideradas por Aldi y Lidl.

El estudio se centra en compradores de tiendas de proximidad y de tamaño medio, y que van a todo tipo de enseñas. Destaca que casi la mitad de los compradores entrevistados (41%) van a un discounter más de una vez por semana (Kantar revelaba que la mitad de su panel de consumidores había comprado al menos en una ocasión en un Aldi o en un Lidl en los tres meses anteriores a la Navidad).

Y otro dato interesante, es que cada vez que van a comprar gastán más y compran más productos que cuando van Sainsbury’s, Tesco o The Cooperative. Ciertamente, la misión de estos últimos es de convenience, de comprar justo la comida o la cena, misión que no es muy capaz de satisfacer el discount (todo llegará), pero tienen surtido para otros tipos de compra, que por lo que se ve, muchos consumidores prefieren realizar en los discounters. Curiosamente, de esta comparativa sólo se salva Waitrose y Morrisons, quizá por la propuesta premium del primero y la apuesta por los frescos (incluso en convenience) del segundo (dos elementos, por otro lado,  que están tratando también de abordar los discounters).

Aldi no baja la guardia.

En enero UK, hay dos tipos de estrategias de comunicación en los supermercados que dominan sobre el resto: los que les hablan a los consmidores que quieren ahora cuidar su salud, y los que hablan a los preocupados por lo que se han gastado.

Aldi, claramente, cae en la segunda categoría, está en su ADN de discounter, y estos días ha vuelto con su campaña del “Swap & Save” (cambia y ahorra) que tan buenos resultados les está dando. Es una campaña poderosísima, refuerza sus credenciales de precio de su MDD. Además viene acompañada del recuerdo de otras acciones anteriores en las que comparaba la calidad de sus productos con las marcas líderes, saliendo naturalmente bien parado, y utilizando muchas veces prescriptores como asociaciones de consumidores, líderes de opinión, etc.

Aldi - swap and save 2014 01
Aquí Catalina nos dice que ha cambiado su marca de té por la de Aldi y no ha notado la diferencia.
Aldi - swap and save 2014 02
Dawn, que es manager en un banco, destina el ahorro al ocio familiar
Aldi - swap and save 2014 03
La comunicación de precio es constante. La campaña Super 6 traslada a los frescos lo que aquí llaman “caza de tesoros”, las ofertas semanales en non-food.

Aldi - swap and save 2014 04

Los carteles de Swap & Save no sólo permiten a los consumidores visualizar el ahorro que supone comprar la MDD de Aldi frente a la marca líder, si no que también han incluido “casos reales” de compradoras que explican a qué dedican el ahorro obtenido, permitiendo visualizar más fácilmente a los clientes el beneficio de comprar MDD de Aldi.

Aldi es uno de los supermercados que más está creciendo en este mercado, más de un 30% interanual en los últimos periodos, destacando mucho del grupo de discounters que crece a un 10-15% de media, y muy muy lejos de los crecimientos (o decrecimientos) obtenidos por los grandes supermercados.

Hace un año se desató la crisis de la carne de caballo.

H Mart, en Londres.

Y la verdad, estamos un poco igual.

La semana pasada el profesor Chris Elliot presentaba ante el comité del departamento de medioambiente los resultados de su revisión de la cadena alimentaria y su integridad. Las recomendaciones son bastante obvias, la de reducir el número de eslabones en las cadenas para reducir riesgos, comprar lo más local posible, y realizar más análisis (tanto por parte de las administraciones públicas como por las empresas privadas). Algunas medidas ya se han tomado, pero no las suficientes a su entender, para evitar otro fraude como el que se descubrió ahora hace un año.

Según Achilles, una organización que se encarga de la gestión de las cadenas de suministro de fabricantes y retailers, el 80% de las empresas cárnicas más importantes en UK no han cambiado en nada su forma de actuar desde la crisis. Y paradójicamente, muchas veces se tiene más información del origen de la carne que de los pasos intermedios que ha dado hasta llegar a la empresa. En general, reina la confianza en las relaciones entre proveedores y clientes, por lo que muy pocos han sentido la necesidad de mejorar sus procesos.

Pero sí que ha tenido algún efecto en los consumidores, ya que además de por lo que se puede ver en los datos de mercado, un  gran número de consumidores (un 30% según un estudio realizado para The Grocer, o un 49% según otro realizado para la asociación de consumidores Which?) declaran que después de un año todavía mantienen hábitos de consumo distintos a los de antes de la crisis. Pasados los momentos iniciales de incertidumbre  (cada día aparecían nuevos productos afectados, y algunos – lasaña de ternera de Findus con 100% carne de caballo – tremendamente alarmantes) en los que las categorías de platos preparados y preparados cárnicos se hundieron (llegaron a perder un 40-50% del volumen), los consumidores tendieron poco a poco a recuperar sus hábitos. Algo ha quedado, la patronal de carnicerías informó hace unos días que la mayoría de sus socios habían notado una mejora en el negocio, a los que habían acudido los clientes desengañados por los supermercados, y podían cuantificar el aumento de negocio entre un 15 y 50% según los casos.

Por lo que respecta a los platos preparados y las hamburguesas congeladas, según Kantar todavía no han recuperado los niveles de hace un año, pero no están muy lejos de ellos. Los platos preparados en diciembre vendían un 6% menos que hace un año, y las hamburguesas congeladas un 1%, debido principalmente, según Kantar, al aumento de las promociones de estos productos, que se han vendido a un precio muy rebajado durante mucho tiempo. Por ejemplo, el resto de productos de ternera congelados han perdido unas ventas del 11% en un año.

Un número significativo de personas consume menos carne, y los que quieren, la sustituyen por productos fabricados con proteínas vegetales, como los de la marca Quorn (que ha crecido un 8% en ventas de congelados en un año y un 13% en ventas totales), claramente sustitutivos de la carne, y declaran haber ganado en un año 2 millones más de consumidores. Los consumidores de más alto nivel adquisitivo optan por carne ecológica, por ejemplo las ventas de vacuno ecológico en Waitrose han crecido un 52%, según datos del propio retailer.

La verdad es que a pesar de estos ajustes, los consumidores olvidaron relativamente pronto el escándalo una vez se dejaron de detectar productos contaminados. En septiembre hubo otro incidente con el etiquetado en Tesco, cerdo danés etiquetado como inglés, pero que pasó muy desapercibido.

Lidl: Vacaciones para todos

Que los grandes grupos de retailers tengan multitud de negocios es bastante habitual. Que los tengan los discounters, que en teoría están obsesionados en hacer lo posible para ofrecer los precios más bajos, ya me parece algo sorprendente.

Lidl - breaks

Hoy Lidl ha publicado varios datos de uno de sus negocios paralelos, la web Lidl Breaks Se trata básicamente de un broker de reservas de hoteles, negocian directamente con los hoteles y ofrecen habitaciones a precios muy reducidos. Los hoteles están en cualquier país europeo, y además EEUU, Japón, Dubai,  etc… por lo que los clientes de Lidl tienen un montón de lugares para elegir donde gastar lo que se ahorran haciendo la compra en Lidl.