J Sainsbury plc: Resultados FY17/18

Después del anuncio sorpresa de la semana pasada, Sainsbury’s presentaba sus resultados anuales para el año que acaba en marzo del 2018. Seguramente la presentación de resultados a la que se le ha prestado menos atención en años…

Ha sido un año algo regular para Sainsbury’s. No ha podido materializar todo el crecimiento que la inflación le ha ofrecido, pero sigue haciendo un buen trabajo en el canal online y en su oferta de MDD.

Las ventas crecen un 9%, y una parte muy significativa de este crecimiento se debe todavía al efecto de la compra de Argos, que se produjo durante el anterior periodo contable. Las ventas en gran consumo crecen un 2.3%, las de textil un 3.8% y el non-food pierde 0.8%.

Mike Coupe CEO JS.jpg

Las ventas comparables crecen un 1.3%, notando un ralentizamiento en el segundo semestre (el crucial de las Navidades).

El año ha pasado con reestructuraciones de los organigramas del personal en tienda, con la integración de Argos en los supermercados (un firme competidor de Amazon), la habitual mejora de la calidad de los productos de MDD (han renovado un 60% de las referencias) y a finales del periodo (desde enero) inversión de £150 millones para rebajar precios de casi 1,000 referencias de productos básicos (y ya han anunciado otra rebaja centrada en carne y pescado).

Una buena iniciativa es la de su asociación con varias enseñas de foodservice para enriquecer la experiencia de compra. Ya cuentan con Sushi Gourmet, Daily Sushi, Patisserie Valerie, Godiva y Crussh en más de 500 tiendas.

El canal online crece un 6.8%. Su baza es que las entregas de gran consumo en el día ya alcanzan el 40% de la población del Reino Unido. Y siguen avanzando en las entregas en una hora en un radio de 4km del supermercado, con el despliegue de unas bicis eléctricas en Londres que pueden cargar 400 litros de volumen y hacer unas 100 entregas al día.

El canal convenience crece gracias a las 24 aperturas y a las pruebas que están realizando con Euro Star Garages, para la gestión de supermercados de gasolineras. Han crecido un 7.5% en este canal.

Otra gran noticia del año fue que compraron a Aimia la tarjeta Néctar, el club de fidelización que tenían. Se esperan cambios en su programa de fidelización dado que ahora tienen más control y podrán sacar más rendimiento de los datos. Por ahora están realizando un piloto en el que la experiencia del cliente es más personalizada: ya no se ganan puntos por todas las compras si no por un cierto número de productos, algunos los eliges tú (y te ofrecen un descuento) y otros los propone Néctar.

Va a ser sin duda un año de turbulencias para Sainsbury’s. Tienen un reto grande por delante, y todos sus empleados tendrán que redoblar esfuerzos para que las noticias sobre la fusión no les distraigan. Además de continuar el trabajo en el canal online, la alimentación va a ser un elemento clave este año, donde van a trabajar en mejorar su gama premium y también en incorporar tiendas como la de los bombones Godiva, creando experiencias más premium en algunas de sus tiendas.

 

 

Anuncios

Asda y Sainsbury’s: reflexiones post anuncio.

Asda Sainsbury Slide 01.jpg
El Mercado donde compiten Asda y Sainsbury’s: con empresas quebradas, nuevos modelos, la amenaza online, y la entrega en casa de productos de restaurantes que solucionan la cena de los clientes de supermercados.

Finalmente, el lunes a las 7 de la mañana Mike Coupe, CEO de Sainsbury’s, Roger Burnley, CEO de Asda, y Judith McKenna, CEO de Walmart International, compadecían ante los medios para anunciar lo que se había ya adelantado el sábado: el segundo y el tercero se unen para superar al primero.

Vamos a hablar mucho de esta unión durante mucho tiempo, porque seguramente hasta el Otoño del 2019 no se pueda producir.

Durante su intervención confirmaban más datos de la operación: Walmart transfiere a Sainsbury’s el negocio de Asda a cambio de £2.970 millones y un 42% de las acciones de la empresa resultante (aunque solamente un 29,9% de los votos). Se van a mantener las dos marcas, las dos oficinas centrales, y Walmart está ya pensando en tomar el modelo de tiendas de Argos que tiene Sainsbury’s en varios hipermercados y llevárselo a USA. Walmart se compromete a ser accionista a largo plazo, y además poner a disposición de la empresa su poder de compra.

Walmart consigue de esta forma reducir sus riesgos, dado que Asda lleva unos años dando entre malas y malísimas noticias (algo mejores últimamente, pero muy poco mejores), pero seguir teniendo cierta presencia en UK (un país del que Walmart ha aprendido muchas cosas en MDD, comercio electrónico, etc). Además Asda es una cantera para Walmart. La propia Judith McKenna, por ejemplo, o Mark Ibbotson, Vicepresidente de Operaciones de Walmart.  Y consigue dinero para continuar su lucha contra Amazon en USA.

Ya que mencionamos a Amazon, Sainsbury’s además consigue blindarse si finalmente viene Amazon con intención de comprar algún supermercado británico.

Uno de los anuncios más significativos ha sido el que gracias al acuerdo los precios de los productos esenciales bajarán un 10%. Junto con que de los £500 millones que se van a ahorrar gracias a sinergias £350 millones vienen de los proveedores, evidentemente éstos ya están temblando y mirando a ver qué hacen sus compañeros en Australia que se las tienen que ver con dos gigantes que dominan una gran parte del mercado. Del análisis que han realizado han visto que el 85% de los productos que venden vienen de 100 proveedores, que tienen mucho más margen que los propios supermercados, y que esperan liberen para pasar esta bajada de precios a los clientes finales. Aquí también va a ser muy importante el papel de IPL, el brazo de Asda que nació para comprar frutas y hortalizas y que ha ido tomando más categorías. Ya son el principal importador de frutas y hortalizas, y si tienen que servir a las tiendas de Sainsbury’s el volumen se duplica, como poco.

Como decíamos el sábado, son dos cadenas con diferencias importantes, y que sirven a consumidores muy distintos. No va a haber integración de imagen, y ambas cadenas mantendrán su marca. Entonces, los ahorros en eficiencia vendrán – además de por los proveedores – por logística y algunos servicios centrales.

La CMA se va a poner a investigar el acuerdo, y eventualmente, decidirá cuantas tiendas tienen que vender para evitar que tengan una posición dominante en algunas zonas. A pesar de otras deciciones pasadas de la CMA no parece que se vayan a pronunciar para que se vendan muchas tiendas. A pesar de los precedentes, los últimos casos invitan a pensar así. Como ahora Aldi y Lidl se consideran también copetencia de los supermercados, y cada tienda de Asda tiene prácticamente pegada otra de Aldi o Lidl, va a costar encontrar lugares donde pueda haber conflicto.

No hay muchas esperanzas en que esta nueva empresa tenga argumentos de peso para darle la vuelta a la situación por la que pasan Sainsbury’s y Asda en la actualidad. El primero está atrapado en medio, y ni consigue mejorar los márgenes ni consigue crecer en ventas con buen impulso. Y Asda, aunque hayan mejorado algo, la situación sigue siendo de debilidad ante los discounters. Las rebajas de precios anunciadas no los pondrán al nivel de los discounters.

Veremos como se desarrollan la investigación y sin finalmente llega esta operación a buen puerto.

 

Asda y Sainsbury’s: fusión para liderar el gran consumo en UK.

El gran consumo británico está muy agitado! Se acaba de consumar la compra de Booker por parte de Tesco, Coop compra Nisa, Amazon compró Wholefoods el año pasado… y las operaciones truncadas (Asda y Sainsbury’s han tratado de comprar alguna cadena más pequeña este último año). Justamente hace un año David Hughes y yo hacíamos un poco de broma diciendo que Amazon iba a comprar Sainsbury’s en UK, y ahora resulta que Sainsbury’s es protagonista de otra operación imposible: Según Bloomberg, Walmart y J Sainsbury’s están ultimando las negociaciones para fusionar sus negocios en UK, y de esta forma, crear un negocio que sería el líder del gran consumo en el Reino Unido, superando al mismísimo Tesco.

A media tarde J. Sainsbury’s ha reconocido las conversaciones, y se emplazaba a un comunicado oficial que se haría el próximo lunes.

Sainsbury's News.jpg

Según las fuentes, Walmart transferiría Asda a J. Sainsbury’s, y a cambio recibiría un cierto número de acciones de la empresa resultante.

La operación será estudiada atentamente por el organismo encargado de velar por las cuestiones de competencia en UK, la CMA (Competition and Markets Authority), que puede poner condiciones para autorizar la fusión. En algunas ocasiones, ha sido muy exigente y en otras fusiones de supermercados en el pasado obligó a las cadenas a vender un número significativo de tiendas. El caso de Tesco/Booker ha sentado un precedente importante en esta cuestión, y algunos analistas que han comentado sobre esta noticia no piensan que vaya a haber muchos problemas para autorizar la operación, salvo la inevitable venta de algunas tiendas que estén muy cerca unas de otras, o en algunos vecindarios donde solo haya tiendas de las dos cadenas. Aunque está por ver y se prevee una larga investigación. La presencia de los discounters en UK asegura que a pesar de tener empresas con una cuota que roce el 30% del mercado, no puedan ejercer posición dominante y subir precios de los productos, ante la capacidad que tienen los discounters de ofrecer precios mucho más bajos que los demás, y además, en un periodo de plena expansión y aperturas de tiendas.

Como decíamos, el grupo resultante alcanzaría una facturación de más de £50.000 millones, por encima de Tesco. Según Kantar, la cuota actual de Sainsbury’s es del 15.8% y la de Asda un 15.6%, por lo que unidos superarían a Tesco, que cuenta con un 27.6%. El grupo resultante tendría unas 2.800 tiendas, y 350.000 empleados. Ambas cadenas tienen presencia en todo el país, aunque Sainsbury’s tenga más presencia en el sur, y Asda en el norte. También tienen negocio en los tres canales habituales, aunque para Asda el predominante sea el de los grandes hipermercados, y Sainsbury’s sea fuerte en convenience y también ha desarrollado mucho el online. Los clientes de ambas cadenas son muy diferentes. Asda es precio, y sus clientes esperan la calidad justa a precios bajos, mientras que Sainsbury’s ofrece valor y valores, y sus clientes están dispuestos a pagar algo más por mejor servicio, una calidad algo más elevada, y productos que respeten el medio ambiente, y sean de comercio justo.

Aunque todavía es muy pronto, parecerá muy raro que vayan a operar bajo una sola enseña. Dada la gran diferencia que hay entre ambos tipos de clientes, lo más razonable es que mantengan las dos marcas, y los beneficios vengan más por un mayor poder de compra, consolidación de las oficinas centrales, y seguramente el traspaso de aprendizajes de un negocio al otro (eficiencia y costes en el caso de Asda, online y MDD en el caso de Sainsbury’s).

Las dos cadenas se encuentran en la actualidad en momentos complicados. En general la situación del mercado es compleja ante la pérdida de poder adquisitivo de las familias, la desconfianza imperante, el Brexit, la inflación que tienen que contenter supermercados y fabricantes, el crecimiento de los discounters, y la amenaza potencialmente disruptora de Amazon. Pero Sainsbury’s lleva tiempo que no acaba de crecer a buen ritmo y sigue sin recuperar margen, y Asda, aunque ya ha superado el bache tremendo de hace un par de años, la recuperación todavía es muy incipiente. Sin embargo, el nuevo grupo no va a resolver uno de los problemas principales: seguirán siendo más caros que los discounters, y tendrán que trabajar muy duro para evitar seguir perdiendo clientes por este motivo.

Se avecinan más cambios en este mercado, ya veremos si y cómo se aprueba esta operación, pero lo que está claro es que desde la noticia Tesco/Booker no han parado de salir noticias de compras y fusiones, con la esperanza de ganar tamaño para afrontar mejor los retos del mercado.

Asda Price Low.jpg

Gran Consumo UK: poca actividad alrededor de los pagos sin efectivo.

Desde el 2015, los pagos en las tiendas británicas son mayoritariamente con móvil o tarjeta, y el efectivo va perdiendo cuota de forma constante (42% de los pagos en 2016). El mercado de gran consumo suele innovar en muchos aspectos, pero en la de pagos móviles y sin efectivo parece ir algo más lento que en otros países como China, la India, Suecia o Canadá, según The Grocer, y tampoco tenemos ninguna iniciativa tremendamente mediatica como puede ser Amazon Go.

El avance de estos medios de pago va avanzando, y se pueden ver nuevas iniciativas de los principales supermercados y otros agentes. Llevamos ya un par de años con tiendas sin efectivo (Waitrose ha sido el pionero) o sin cajas de autocobro que acepten efectivo.

Co-Op-38242-Smartphone-product-scanner07.jpg
Fotografía de The Coop.

La más llamativa seguramente será la de Costcutter y FingoPay. Mediante la tecnología de FingoPay los clientes de una de las tiendas Costcutter en una universidad de Londres pueden pagar con una huella biométrica (poniendo el dedo en un dispositivo) que permite identificar a la persona, y a la que se ha asociado una tarjeta de pago. Las que tienen más potencial son las de Waitrose, Sainsbury’s y Tesco, que ofrecen pagos por App. Las dos primeras cadenas tienen Apps que permiten escanear el producto en la tienda (en las tiendas piloto por ahora) y pagar directamente en la App, sin tener que pasar por caja, casi casi una experiencia similar a la tienda de Amazon pero escaneando tú mismo los productos. Tesco, tras haber realizado varias pruebas en tiendas convenience, finalmente lanzó el año pasado Pay+ (que sustituye a PayQwiq), y que viene a funcionar como el Apple o Android Pay, pero escaneando el QR del teléfono en la caja. Las ventajas es que puedes pagar hasta £250, puedes usar los cupones almacenados en el App y ganas puntos de fidelización. Además ya está implantado en la gran mayoría de las tiendas de Tesco, pero no parece que se use mucho.

Tesco Pay+.jpg

Es curioso ver como los supermercados van algo lentos en esto y necesitarán invertir más, pensando en que parece que los clientes ven ventajas a estos sistemas y quieren seguir viendo mejoras. WorldPay publica cada año un informe muy interesante sobre la cuestión, que muestra como cada vez es menos la cantidad de dinero en efectivo que llevamos, y como vamos confiando más en los pagos contacless. También va creciendo el uso del pago por móvil (sobre todo en los más jóvenes) y se desean beneficios del tipo escanear y pagar en la tienda o enviar los recibos por email en vez de obtenerlo impreso.

Cada vez hay también más Apps independientes que ofrecen medios de pago. Un par que están ganando popularidad en UK son Mishi Pay y Colu. La primera permite escanear la compra en varios retailers textiles y de otros productos, y pagar directamente en la App. La segunda es un monedero electrónico donde tienes que poner dinero desde tu tarjeta, y te permite pagar en muchos comercios independientes de forma bastante sencilla y con el atractivo de recibir dinero para premiar el uso. Y también van apareciendo tiendas donde sólo se aceptan pagos por tarjeta, como por ejemplo las hamburgueserías Vurger, la cadena de fast casual Tossed, aunque es algo más popular en los Estados Unidos, con ejemplos como Starbucks y Shake Shack.

En Suecia los pagos en efectivo suponen el 2% de las transacciones en la actualidad, y en el Reino Unido según el lobby bancario UK Finance todavía se utilizará en el 20% de las transacciones el 2020. El fin del efectivo está lejos en UK, pero se va acercando, y esperemos que los líderes del gran consumo aceleren los desarrollos.

MSC nombra a Aldi y Sainsbury’s los más sostenibles en UK.

MSC Ranking full_msccompare.jpg
Fuente MSC

Cada año la organización MSC publica su ránking de las cadenas de gran consumo, valoradas según el número de referencias que venden de productos certificados con su estándar.

El año pasado Sainsbury’s fue la cadena que se llevó el honor, y en esta ocasión ha quedado segundo tras Aldi. Lidl, el otro discounter alemán en UK, queda tercero.

Aldi tiene un 79% del surtido analizado certificado por MSC. Sainsbury’s un 76% y Lidl un 72%. Pero si miramos el número de referencias, Sainsbury’s seguiría liderando el ránking, con 226 productos. En segunda posición quedaría Tesco, con 148 productos.

El ránking naturalmente considera la certificación propia del MSC, pero en el Reino Unido convive con otras, y es por eso por lo que las cadenas premium como Waitrose y Marks & Spencer, que tienen desarrollos sólidos en el ámbito de la sostenibilidad (por ejemplo, fue muy famosa la campaña de Marks & Spencer Forever Fish, que entregaba el dinero que recaudaban por la venta de bolsas de plástico a fundaciones que se dedicaban a recuperar los océanos) no aparecen en los primeros puestos. Ambos utilizan otras certificaciones para asegurar que su pescado viene de caladeros sostenibles.

En general, como ya hemos comentado en otras ocasiones, los consumidores británicos suelen estar dispuestos a pagar algo más por productos de calidad y con atributos como la sostenibildiad. Pero también es verdad que la competencia entre supermercados les hace buscar diferenciarse entre sí con este tipo de iniciativas. Según un análisis que llevó a cabo Client Hearth el año pasado, la absoluta mayoría (97%) de los productos del mar que se vendía en el gran consumo británico proceden de caladeros sostenibles, certificados por algunos de los estándares que forman parte de la Sustainable Seafood Coalition. Los supermercados han apostado por la sostenibilidad en la categoría de los productos del mar, y los fabricantes han tenido que adaptarse, y poco a poco, las empresas de foodservice como Compass también van buscando reforzar la integridad de su cadena de suministro elevando las credenciales de sostenibilidad.

Es una tendencia imparable, y el MSC indica que el número de referencias sostenibles ha crecido un 60% en los dos últimos años.

Sainsbury Good Catch.jpg
Sainsbury’s muestra sus credenciales de sostenibilidad en el punto de venta.

UK: vuelven las bajadas de precios.

Sainsburys Prices.jpg

Tras un año y medio de inflación, se empiezan a ver signos de guerra de precios entre las cadenas británicas. Habíamos vivido esta situación durante tres años antes que el anuncio del Brexit devaluara la libra esterlina. Entonces, los productos importados se empezaron a encarecer como correspondía, y al final fabricantes y distrubuidores tuvieron que pasar los costes al público.

Esta vez no es Morrisons quien empieza, cadena que vive ahora un buen momento, si no Sainsbury’s y The Coop, dos negocios bajo presión.

Coop Nutella Cut.jpg

Hace unos días The Coop anunciaba que invertían £50 millones en reducir los precios de 640 productos básicos, tanto de marca como de su gama de MDD. Dicen que gracias a estas rebajas (para algunos productos llegan al 30%) sus clientes pueden llegar a ahorrarse £120. The Coop está en pleno proceso de transición, y registró pérdidas en sus cuentas del año pasado. Han trabajado mucho en su surtido y en la adaptación de las tiendas a los clientes que compran en ellas, y así competir mejor con las tiendas de convenience de Tesco y Sainsbury’s.

Y esta última cadena, Sainsbury’s, también ha decidido seguir por esta línea. Ellos han decidido invertir £150 millones para reducir el precio de 930 referencias. Según ellos, los clientes pueden ahorrar £4.50 a la semana, lo que supone gastar un 8% menos. Las rebajas también afectan a productos de marca y de MDD, de la mayoría de categorías. Gracias a esta medida Sainsbury’s se puede acercar a los precios de Tesco, pero queda todavía lejos de los precios de los discounters alemanes.

Se ve como una medida destinada a recuperar cuota de mercado de forma rápida. El aumento de ventas que experimenta Sainsbury’s se debe a la inflación, y desde noviembre pierden mes a mes cuota de mercado. Cuando Morrisons empezó la guerra de precios hace unos años, Sainsbury’s siguió como las demás cadenas, pero enseguida se vio penalizado por sus clientes al darse un conflicto entre la imagen de calidad y valores que quieren dar, y la carrera hacia el fondo que es la guerra de precios. Aquella vez idearon el lema de “poner los precios a trabajar por los clientes”, reduciendo el número de promociones y seguir una estrategía de SPB.

The Coop también tiene una relación especial con las bajadas de precios. Ellos también se precian de tener unos valores elevados, tratando de poner en el mercado productos de credenciales superiores, por ejemplo dando más prioridad al comercio justo. Aunque hace un par de años anunciaron que iban a relajar estos principios para poder competir mejor en precio, al final optaron por no hacerlo y trabajar más en adaptar la oferta para ser más relevantes, no más baratos. Incluso últimamente están subiendo el listón, con compromisos de carne 100% inglesa, más referencias de comercio justo, y el último, utilizar siempre carne de cerdos criados en libertad.

No obstante, el mercado sigue estando muy complicado para todos, con mucha presión por el mal estado de las economías familiares. Veremos pronto si las demás cadenas del top 4 reaccionan y entramos en otro ciclo de rebajas.

Coop Price Cut.jpg

 

Which? Elige a Aldi mejor supermercado en UK.

Aldi Team GB Winter Olympics.jpg

La asociación de consumidores Which? elige cada año el supermercado favorito del país, basándose en casi 7,000 encuestas a shoppers en las tiendas, donde se valoran un buen número de elementos, desde la relación calidad/precio, el aspecto de la tienda, la calidad de los frescos y la MDD, etc.

Los últimos tres años Waitrose se había llevado el reconocimiento, pero este año el discounter Aldi ha recuperado el trono que ya había alcanzado en 2014, mientras que la cadena premium ha descendido hasta el cuarto puesto. Marks & Spencer retiene el segundo puesto, gracias a la calidad de sus productos y sus tiendas. La diferencia entre ambas cadenas es de 1 único punto, Aldi consiguiendo 74 y Marks & Spencer 73.

Los consumidores han valorado de forma muy positiva algunos de los elementos clave de los discounters, como es la relación calidad/precio, la facilidad de encontrar los productos en la tienda, y las ofertas especiales. También puntuaron muy alto en la calidad de su MDD y los productos frescos. Entre los elementos peor valorados, la asistencia en tienda.

Lidl ha alcanzado la tercera posición, y del Top 4, destacar que Sainsbury’s ha quedado en último lugar con 62 puntos.

Which? también realiza un ejercicio similar para los supermercados online. Iceland ha vuelto a alcanzar la primera posición, pero esta vez la comparte con Ocado. Es la primera vez que se incluye AmazonFresh entre los supermercados valorados, y ha quedado en quinta posición.

Aldi Morrisons Price Crunch.jpg
Los clientes de Aldi valoran muy alto la relación calidad / precio.

MDD: Novedades del enero vegetal en UK.

Tras las Navidades, durante el mes de enero a los consumidores nos entraba algo de sentido común, o nos sentíamos muy ligero el bolsillo, y era tiempo de pensarse mucho en cuanto se gasta.  Los fabricantes y distribuidores del Reino Unido aprovechaban los sentimientos de los clientes de querer moderar el consumo y hacer un poco de dietas, para hablar de productos light, saludables, etc,… Pero desde hace unos tres años el movimiento vegetariano ha tomado este mes como bandera, proclamando que enero (January) es #veganuary, así con almohadilla y todo.
Este año ha sido interesante, y posiblemente el primero en el que se ven iniciativas de peso de las grandes empresas para aprovechar la tendencia.
Algunas cadenas como Sainsbury’s han aprovechado para relanzar su gama de platos preparados vegetarianos, y merecen reseña especial Waitrose y Tesco.

Waitrose Good Health.jpg
Waitrose ha diseñado una estrategia en torno a un logo “Good Health”. Lo ponen en los productos más saludables de su MDD, incluso en frutas y hortalizas, para facilitar a los clientes la identificación de los productos saludables (contrasta con la reducción de gamas de MDD de hace un año, y además, ya tienen la gama Love Life también con carácter healthy). Y además está probando un nuevo servicio, ofreciendo asesoría nutricional en dos tiendas. Por £95 los clientes pueden comprar el pack saludable, que consiste en una asesoría nutricional por un profesional (el cliente responde a unas preguntas y se le prepara un plan de comidas y ejercicio físico, con recomendaciones sobre cambios en su estilo de vida para mejorar la salud) y un lote de productos “Good Health” de Waitrose. Parece que con poco esfuerzo quieren hacer algo para seguir posicionándose como saludables entre sus clientes.

Waitrose Cherry Good Health.jpg
Quien ha innovado verdaderamente ha sido Tesco, con otra nueva aportación singular al mundo de la MDD, el lanzamiento de su gama “Wicked Kitchen”. No es otra gama de platos preparados y comida para llevar vegetariana, es un producto mucho más complejo. Primero, se integra en la MDD de Tesco, para ser una nueva marca terciaria, como las llaman por aquí, las antiguas marcas fantasía. Después los productos son muy originales y de muy buena calidad, al mismo nivel que el de otras marcas de la categoría de los platos preparados. Según ellos, son platos que están pensados para atraer a consumidores de carne y ayudarles a comer menos carne, los llamados flexitarianos. Y finalmente, el storytelling. La gama la han diseñado los chefs de un restaurante de street food famoso en los Estados Unidos, también llamado Wicked Kitchen y que aunque nació como un negocio independiente, ahora pertenece al gigante ConAgra.

Tesco Wicked Kitchen.jpg
Posiblemente ni los veganos (un 5% de la población según una encuesta que acaba hacer la asociación Great British Chefs) ni los vegetarianos (8%) serán un gran mercado, pero el de los consumidores que quieren consumir menos carne y buscan soluciones sí (un 25% según el citado estudio, pero para Mintel son incluso un 28%).
Innovar no es fácil. Recordemos a Marks & Spencer, y su filete de coliflor que tantas críticas levantó, pero parece que la gama que ha presentado ahora Tesco tiene muchos ingredientes para ser un éxito.

Tesco Wicked Kitchen Store.jpg

Which? elige a Morrisons como el supermercado más barato del 2017.

La asociación de consumidores Which? encarga cada año un estudio a mysupermarket para analizar precios de las cadenas y elegir al más barato de todos.

El de este año ha resultado Morrisons, que ha superado por 4 peniques a Asda, el ganador del año pasado. Es un premio con un cierto eco en los medios y las redes sociales, y sobre todo, la ratificación independiente por parte de una entidad respetada y reconocida de ser barato.

La metodología hace que los discounters no puedan participar. Toman durante todo el año el precio de 75 productos habituales en la cesta de la compra y hacen la media mensual. Como eligen marcas de fabricante, los discounters no tienen muestra suficiente.  Las cadenas analizadas son el top 4 (Tesco, Sainsbury’s, Asda y Morrisons), y Waitrose y Ocado. Sorprende que la diferencia entre el más barato (Morrisons) y el más caro (Waitrose) es de poco más de 11 libras. Desde hace unos años las cadenas igualan los precios de los productos de marca de fabricantes, directamente comparables, y las diferencias se deben a algunas promociones, y a los productos de MDD.

Shopping-bags-NEWS-INLINE_V4-768x461.jpg
Fuente Which?

The Grocer también tiene un análisis de cestas de la compra semanal, el llamado Grocer 33. Compran 33 productos en el top 4 y Waitrose (de forma esporádica incluyen uno de los discounters o Iceland, y una vez al año Ocado al hacer la compra online). Habitualmente la cadena más barata es Asda, que esta temporada lleva 17 victorias, por 4 de Morrisons y 3 de Tesco.

Navidades 2017: Sainsbury’s, Tesco, Waitrose, Lidl y Marks & Spencer.

Estos dos días   ha habido una avalancha de presentaciones de resultados. Se los resumo aquí, y si tienen prisa: a Tesco se le considera el ganador del premio virtual navideño por sus resultados y el camino que ha ido recorriendo a lo largo del año, a los demás les ha ido bien (destacando quizás a Lidl) y Marks & Spencer obtiene los resultados más decepcionantes, porque las navidades son su momento, cuando los clientes gastan en comidas lujosas.

Lidl: las ventas crecen un 16%, pero como siempre, es un dato que hay que matizar por la velocidad a la que abren tiendas, y no facilitan el de ventas comparables. Frescos y bebidas alcohólicas han sido dos de las categorías que mejor han ido, destacando la carne fresca con un crecimiento del 17%.

Marks & Spencer: crecen las ventas de alimentación un 3.6%, pero las comparables descienden -0.4% para el trimestre. Navidades es el momento de Marks & Spencer, con un despliegue impresionante de nuevos productos muy premium e innovadores. Pero parece que la combinación del descenso de la confianza de los consumidores, la inflación, y los esfuerzos en productos premium de otras cadenas (además de los discounters, cabe destacar Morrisons y Sainsbury’s) pueden explicar este descenso.

Las ventas de ropa y artículos para el hogar han disminuido (pero en línea con otros competidores en el mercado), con un -2.8% en ventas comparables. Mantienen la previsión de beneficios y anuncian que se invierte dinero en un proyecto conjunto con Tata, para implantar soluciones tecnológicas en varias áreas del negocio para reducir costes.

Sainsbury’s: las ventas crecen un 1.2% en el trimestre, gracias sobretodo a las tiendas de alimentación, que han crecido un 2.3%. Destacan las ventas de MDD premium, que crecieron un 6% (aunque hay que tener en cuenta que habían aumentado considerablemente el número de referencias respecto el año pasado). Convenience y online crecen, sobretodo éstas últimas, con un 8% de mejora, y con muy buenos resultados la semana de Navidades en la que las ventas online crecieron un 20%. Atribuyen la mejora del online a la inversión en mejoras, como las entregas en el mismo día.

La cadena tuvo un pequeño incidente reputacional durante las fiestas, cuando tuvieron roturas de stock en un cierto número de tiendas, y clientes enfadados por esto se dedicaron a colgar fotos y quejas en las redes sociales.

Tesco: el líder de la distribución británica ha recuperado la buena salud, y los resultados navideños  vuelven a reflejar que acierta en muchas de sus iniciativas. Las ventas han crecido un 1.9% en las seis semanas hasta el 6 de enero, con ventas comparables de +3.4% en alimentación y +3.7% en productos frescos. El non food ha sido la parte del negocio que peor ha ido, con pérdidas en ventas y que han lastrado un poco la cifra de las ventas totales.

Waitrose: la cadena premium crece un 1.4% en ventas, y un 1.5% en ventas comparables. Han conseguido atraer a más clientes este año gracias a las degustaciones en los supermercados, y el plan de ofertas de un día. Online también ha tenido una buena contribución al crecimiento.