La fusión entre Asda y Sainsbury’s en peligro.

Cuando hace casi 10 meses los CEOs de Asda y Sainsbury’s anunciaban el plan de fusionarse en una sola empresa de gran distribución, el shock en el mercado y el mundo de los negocios británicos fue importante.

La lógica del acuerdo era que para competir con los discounters alemanes que no paraban de crecer, y con un Tesco al que le acababan de aprovar la compra de Booker (un distribuidor de foodservice que añadía £5.000 millones a su negocio de ya más de £40.000 millones) tenían que ser más grandes. De esta forma poder adoptar mejores economías de escala en las compras y en las operaciones, y ofrecer mejores precios a los consumidores británicos. Sainsbury’s pagaba a Walmart £7.000 millones y un 40% de la nueva empresa Asda-Sainsbury’s.

Pues parece que ese sueño no va a llegar a buen puerto. La Autoridad de la Competencia y Mercados (CMA), encargados de analizar si la fusión iba a tener un impacto importante en el mercado del gran consumo y en la vida de los consumidores, acaba de publicar un documento sobre como ven la fusión, y las conclusiones son bastante negativas.

En la documentación que Asda y Sainsbury’s enviaron a la CMA había un elemento clave: considerar a los discounters como competidores (algo que la CMA no ha considerado en otros casos de fusiones o compras de cadenas). De esta forma, al analizar la competencia entre supermercados en las distintas zonas del país, los discounters contarían, y se atenuaría el resultado de la fusión.

Pues bien, las dos cadenas han conseguido esto, pero a pesar de lograrlo, las conclusiones sobre los efectos de la fusión son muy negativas para llevar a cabo este proyecto. La CMA concluye que Asda y Sainsbury’s tendrían una posición dominante en 629 zonas del país, y tendrían que vender tiendas en estas zonas, o incluso vender una de las dos enseñas, y además no se cree que en el nuevo marco del gran consumo, la nueva empresa tenga los suficientes incentivos para rebajar los precios.

Todo es cuestionable (particularmente, lo de los precios, visto el entorno en el que estamos, casi todos muertos y vuelve de forma discreta la guerra de precios), y las dos cadenas tienen ahora la oportunidad de defenderse y rebatir las conclusiones de la CMA, pero el sentir general es que parece un caso perdido.

El problema de tener que vender tiendas es doble: por un lado, el número que quede tiene que seguir teniendo el volumen suficiente para lograr los beneficios que los dos CEOs habían anticipado, pero es que además tienes que encontrar un comprador para las tiendas, y en la actualidad, los que más se expanden son Aldi y Lidl! Aunque Iceland también haya manifestado interés en las tiendas que se tengan que vender, su volumen de negocio no le permite acceder a tantas y lo haría a un número limitado de las mismas.

Si finalmente no se lleva a cabo la fusión, Walmart puede seguir como está en Asda, a fin de cuentas es una empresa que gana dinero, o buscar otro comprador (incluso una salida a bolsa). Pero perdería el negocio en otro país, y además, perdería una cantera de ejecutivos que se crían en Leeds y van a Bentonville.

Es Sainsbury’s quien se queda en una posición peor… No logran crecer en ventas, volverán los rumores de compra, pero por lo menos el foco estará en recuperar el negocio, que se ha deteriorado estos últimos diez meses. Sainsbury’s ha sido durante muchos años el líder en innovación en el Reino Unido, y líder en desarrollar áreas como el bienestar animal, sostenibilidad, comercio justo etc que ahora tenemos asumidas, y esperamos que pueda aportar todavía mucho más al mundo del gran consumo.

Anuncios

Sainsbury’s: la nueva sección de carne y productos veganos.

Se acaba el mes de enero, y seguimos con anuncios sobre los productos para veganos y vegetarianos. Esta vez, Sainsbury’s.

Uno de los elementos más sorprendentes de la comercialización de los productos de Beyond Meat fue que cuando empezaron a venderse en mayo del 2016 en los Whole Foods Market, se ubicaron en la sección de carne. La razón era simple: la empresa ha invertido mucho tiempo y dinero en crear un producto que fuera muy parecido a las hamburguesas, pero libre de carne. Sus clientes son personas que comen carne, pero quieren reducir el consumo, los llamados flexitarianos, por lo que lo mejor es ponerse allí donde va el cliente a comprar, y no hacerle ir a otra sección distinta.

Aquí en el Reino Unido la norma ha sido colocar estos productos que sustituyen a los productos cárnicos en secciones separadas, junto con el resto de la oferta de platos veganos y vegetarianos. Las marcas pioneras como Quorn o Linda McCartney Foods tenían su hueco en los lineales de todas las cadenas, pero en una sección para ellos.

Producto de Naturli en la sección de carnes de Sainsbury’s.

Sainsbury’s también tenía la sección de productos libres de proteína animal, pero hace un año se decidió por cambiar su estrategia para los productos veggies, y acelerar el desarrollo de nuevos productos bajo su MDD (Love your veg) a la vez que incluía en la sección de carne un par de referencias de Naturli, ambas de proteína vegetal, y que imitan a la carne picada y a las hamburguesas.

Tras un año de tener este producto en el lineal de carne Sainsbury’s ha decidido que vuelve a cambiar la implantación de los productos veggies, y que si imitan a la carne, tienen que estar en la sección de carne. De esta forma, los productos de las marcas que he citado y los de Meatless Farms, Vivera, etc comparten estantería con las hamburguesas de toda la vida, la carne picada y los filetes. Por ahora solamente en 20 tiendas, pero poco a poco esperan ampliarlo al resto.

MDD “vegetal” de Sainsbury’s.

Es indudable que el interés por los productos de origen vegetal está aumentando de forma continua. Según un análisis realizado para el Bord Bia, ya el 8% de los británicos se consideran flexitarianos, junto con un 3.6% de veganos y un 5,7% que se consideran vegetarianos. O sea tenemos unos 8 millones de consumidores que o no consumen o reducen de forma voluntaria su consumo de carne. Sainsbury’s también informa que las ventas de este tipo de productos han crecido un 65% respecto a las ventas del 2017, aunque parece algo bastante natural por la gran cantidad de referencias que están dando de alta y el protagonismo que les otorgan.

Veremos como evoluciona este mercado y qué alcance tiene, y sobretodo si las demás cadenas se mantienen en una implantación más tradicional como hasta ahora, o alguna se anima a rellenar la sección de carne con estos productos vegetales.

Navidades en UK: Tesco y los Discount ganan!

Esta semana ya hemos podido salir de dudas sobre quién se llevaba la corona del gran consumo durante el periodo navideño, gracias a la presentación de datos de Kantar y de los resultados de la mayoría de supermercados. Como en los últimos años, las cadenas discount son las que han logrado mayor crecimiento, y para el resto de las cadenas, Tesco ha logrado cerrar un periodo muy bueno.

Felices en Tesco. Fotografía de Tesco

Los datos de Kantar permiten alejar un poco las noticias pesimistas que hemos ido recibiendo hasta ahora, y que auguraban un mal año para los supermercados. Las ventas han crecido unos £450 millones, un 1,6% más que el año pasado, a pesar que la inflación es la mitad que el año pasado. Sin embargo, para el retail no alimentario las fiestas han ido mucho peor. Según los datos de la patronal BRC el aumento de ventas interanual es de 0, con ventas comparables de -0.7%. Los hogares siguen bajo presión, y el 60% de los compradores tratan de rebajar sus gastos. Durante el periodo los discounters han alcanzado una cuota de mercado record, con un 12,8% la de Aldi y Lidl combinada, y han comprado en ellos el 66% de los compradores británicos.

Otro dato habitual en las navidades es el crecimiento de las ventas de MDD premium. Este año se ha reducido a la mitad el crecimiento que experimentaron estas gamas el año pasado, quedando en un 3.7%. Una vez más, los discounters ganan, con Lidl viendo como su gama Deluxe crece un 33%. Asda también ha experimentado un gran crecimiento de su gama premium.

Por lo que respecta a los resultados que se han presentado, Tesco y Aldi son las cadenas que han logrado mejores cifras. Cada cadena presenta datos de distintos periodos contables, algunos de un trimestre, otros de las semanas navideñas, por lo que no se pueden comparar directamente.

Aldi presenta ventas para sus negocios en el Reino Unido y en la República de Irlanda. Las ventas han crecido un 15% y han alcanzado los £10.000 millones. Su gama premium “Specially Selected” ha crecido un 30%, y también las bebidas alcohólicas han logrado un buen resultado.

La principal cadena del país, Tesco, parece haber tenido las mejores navidades en muchos años. Las ventas comparables para seis semanas antes de Navidad han crecido un 2.2%, por encima de la inflación, y es muy buen resultado para la situación actual del mercado. Si contamos todo el trimestre, las ventas crecen un 1.2% (0.7% en ventas comparables). Los productos frescos les han ayudado a obtener estos resultados, con buenas ventas en carne y frutas y hortalizas gracias a las promociones del “Festive Five” y piezas para asar a mitad de precio. También este periodo a supuesto un gran esfuerzo en el relanzamiento de su nueva MDD, que los consumidores, según Tesco, aprecian y reconocen como de muy buena relación calidad precio.

Sainsbury’s retrocede en ventas, lastrado por una pérdida de 2.3% de la gama de no alimentación y de -0.2% en ropa. Las ventas de alimentación han crecido un 0.4%. En total, las ventas comparables retrocedieron un 1.1%. Por canales, convenience con un 3% y online con un 8% han sido los que mejor se han comportado. Según el CEO de Sainsbury’s, sus clientes han contenido el gasto y no han comprado productos tan premium como otros años.

Las ventas comparables de Morrisons han crecido un 3.6%, un gran resultado, pero hay que tener en cuenta que una parte importante de estas ventas vienen de la sección de venta mayorista, el negocio que tiene para vender productos de marca Morrisons a Amazon y productos de marca Safeway a McColl’s.

Las ventas en tiendas han crecido un 0.6%, menores que las del anterior trimestre, pero todavía positivas. Sienten la competencia de los discounters, que están abriendo muchas tiendas en el norte de Inglaterra, zona Morrisons. Aunque notan que se reduce el número de transacciones, éstas son mayores, con más gasto y más artículos, compensando la pérdida de clientes por ahora.

Además anunciaron que bajaban el precio de casi 1000 artículos básicos una media del 20%, volviendo a la costumbre de la guerra de precios que vivimos hace unos pocos años.

Las cadenas premium no han obtenido buenos resultados. Waitrose presentó un crecimiento de 0.2% (un 0.3% en ventas comparables), mejorando mucho la semana de Navidad en ventas lo que hasta entonces había sido una campaña mala. Marks & Spencer se encuentra en peor forma: parece que los problemas del negocio non food se han contagiado al alimentario definitivamente, y las cifras son malas en todas las partes del negocio. Las ventas de alimentación bajan un 1.2% (-2.1% en ventas comparables) y las ventas de todo el negocio bajan un 3.9%. Han crecido en volumen, y el menor negocio, dicen, es consecuencia del cambio que están llevando a cabo reduciendo las promociones y estableciendo una política de siempre precios bajos.

Quedan por conocer los datos de Asda, Lidl y The Coop. Kantar les da crecimientos del 0.7%a Asda, y 9,4% a Lidl.

Empieza un 2019 que promete ser muy intenso en el mundo del gran consumo. Tenemos por delante la resolución del Brexit, y de la posible fusión entre Asda y Sainsbury’s, que de producirse alguno de estos eventos, las condiciones del mercado cambiarán de forma significativa.

El Veganuary se hace mainstream.

Las campañas en el gran consumo suelen estar relacionadas con celebraciones más o menos arraigadas en la sociedad, o con ocasiones importantes: Navidades, la vuelta al cole, la Semana Santa, el Ramadán, los mundiales y las olimpiadas, San Valentín, y últimamente Halloween.

El Veganuary es una campaña muy reciente, que al abrigo de los deseos más o menos generales de los consumidores de moderar su consumo durante enero tras los excesos navideños, ha sido impulsada por varios grupos activistas para lograr adhesiones y así reducir el consumo de carne. Han tenido tanto éxito que llevamos ya dos años hablando de “plant power” y cada vez vemos más supermercados y restaurantes apuntándose a la moda, hasta que hemos llegado a este año en el que ya podemos considerar al Veganuary prácticamente como otra campaña más en el mundo del gran consumo.

Las cadenas de supermercados no solamente han renovado la decoración de los lineales poniendo énfasis en las zonas donde están los platos preparados veganos y vegetarianos y los sustitutivos de la carne, si no que también han elegido este mes para incorporar nuevas referencias y lanzar nuevas gamas de su MDD.

Marks & Spencer ha presentado Plant Kitchen, su gama de productos vegetarianos y veganos. Aunque tenía algún plato preparado, ahora los han juntado en una gama de 60 referencias, junto con varias novedades y productos de otras secciones como salsas, snacks, pizzas, etc. Además la cadena ha tenido un cuidado especial a la hora de elegir el material de packaging, evitando plásticos que no se suelen reciclar en UK. Sainsbury’s y Waitrose también amplían su gama de productos vegetarianos y veganos. Aunque empezaron antes a ofrecer este tipo de productos, no tienen tantas referencias como Marks & Spencer.

Varios fabricantes también presentan novedades, como Ben & Jerry que trae nuevos helados completamente veganos (basados en coco) a los lineales, Bol, que aunque ya todas sus referencias sean veganas aprovecha el empuje del mes para lanzar nuevos productos y anunciar la utilización de materiales de packaging que se reciclan con mayor facilidad,

En el mundo del foodservice los ejemplos también se multiplican. La gran mayoría de cadenas tienen ya una oferta vegetariana y vegana, pero han aprovechado este mes para lanzar nuevos productos y generar buenas noticias sobre sus marcas:

  • McDonalds lanza su Happy Meal vegano basado en una fajita también vegana que incluyeron en su oferta hace unos pocos meses. El plato es de unos goujons hechos de arroz, legumbres y verduras, en vez de las típicas piezas de pollo rebozado, por ejemplo.
  • Gregg’s, una de las cadenas de panaderías y food to go más populares en el Reino Unido (casi 1,900 tiendas) tiene ya su versión vegana de su famoso “sausage roll”, un tentenpié típico del Reino Unido que consiste en una salchicha dentro de una pasta de hojaldre. La versión vegana trata de imitar a la tradicional, con una salchicha de Quorn.
  • La cadena de fast food saludable Crussh ha convertido una de sus tiendas en restaurante vegano. Ofrece 70 productos como bocadillos, ensaladas, snacks y postres veganos durante el mes de enero. El resto de restaurantes de la cadena van a ver ampliada su oferta de productos veganos.
  • La cadena TGI Fridays pone a la venta en UK una hamburguesa vegana preparada a partir de proteína de setas. Llevan ya un año vendiendo en USA las hamburguesas de Beyond Meat, pero estas son de otro fabricante.
  • Pizza Hut ofrece Jack ‘n’ Ch**se, una pizza vegana con sustituto del queso de la marca Violife y el casi omnipresente Jack Fruit, la fruta tropical que imita la textura de la carne del cerdo, y está presente en muchos platos preparados veganos.

Tras enero, sin duda seguiremos hablando mucho de la tendencia vegana. Según Kantar, la categoría de productos veganos y sin carne había crecido un 14% hasta alcanzar unas ventas de £352.10 millones en agosto del 2018, y para un periodo similar, según Mintel, un 14% de los nuevos productos que habían lanzado las cadenas británicas era vegano.

Sainsbury’s crea centros de “wellness” en sus tiendas.

Sainsbury’s acaba de anunciar que va a crear espacios específicos dentro de algunas de sus tiendas para el “wellness”, con la esperanza de atraer a clientes sensibles a los productos saludables y activos. Otra idea del pasado que vuelve a las tiendas, aunque ahora quizá el momento sea el acertado. 

De forma parecida al desarrollo de las “future brands” y la nueva sección de belleza de las que hablaba hace poco, ahora quieren crear nuevas zonas en las tiendas donde incorporar productos muy novedosos, marcas nuevas que atraen a clientes jóvenes, y otros productos para deportistas y seniors. Un público algo variopinto, pero con la motivación de querer llevar una vida saludable como elemento común, y a los que quieren ofrecer una tienda donde comprar productos para todas sus necesidades de salud.

La sección cuenta con unas 500 referencias, y junto con marcas de moda como Grenade y otras marcas exclusivas, también habrá productos para deportistas (Woman’s Best, Optimum Nutrition), productos todavía minoritarios como frutos secos activados, caldo paleo, kombucha, y otros productos todavía muy novedosos, como bebidas basadas en vinagre, o smoothies enriquecidos con clara de huevo, para los consumidores que se lanzan primero a probar las novedades.

En el Reino Unido, además de otros supermercados como Whole Foods Market y Planet Organic que le prestan una atención elevadísima a este tipo de productos, también contamos con una cadena de productos saludables, Holland & Barrett, que tiene unas 700 tiendas la mayoría pequeñísimas. La diferencia de la propuesta de Sainsbury’s es que al incluir la oferta dentro del supermercado  los clientes no tienen que ir a tiendas específicas para hacer estas compras y pueden aprovechar su visita semanal para llenar la despensa.

Tesco intentó algo parecido hace casi diez años, al comprar un especialista, Nutricentre, y llevar sus productos a las tiendas de Tesco. En el 2014 planearon abrir dentro de algunos de sus hipermercados tiendas con la marca Nutricentre, en las que había un surtido similar al de Sainsbury’s (suplementos, snacks, alimentos envasados y refrigerados, y comida para consumir on the go) pero incluyendo también nutricionistas que podían aconsejar a los clientes. Planearon abrir cientos de tiendas, pero al cabo de dos años cerraron las 20 que tenían.

El mercado ahora es distinto, y parece que hay una mayor demanda de productos saludables, por lo que igual por llegar ahora la propuesta de Sainsbury’s tiene más aceptación.

Las marcas del futuro en Sainsbury’s.

Sainsbury’s anunció el pasado mes de mayo su programa “Future Brands”, y esta semana debuta en las tiendas la primera marca de bebidas amparada en este programa.

En medio de una estrategia a medio plazo de reducir referencias que Sainsbury’s considera no aportan valor a su propuesta, el retailer se propuso cubrir los huecos dejados dando la oportunidad a nuevas marcas de alimentación y bebidas que le permitan diferenciar todavía más su oferta de la competencia.

Las empresas elegidas, además de entrar en el surtido de la cadena, se pueden beneficiar de formación por parte de responsables de Sainsbury’s, acceso a datos de fidelización para mejorar su producto y entender mejor al comprador de su categoría, e incluso pueden llegar a invertir en las start ups. La start up no solamente trata con los habituales interlocutores comerciales en Sainsbury’s, también con el equipo de “Future Brands”, que les permite tener un mayor acceso a la forma de trabajar de Sainsbury’s, y aprender de la relación con una gran cadena. Sainsbury’s pide a cambio exclusividad en sus tiendas durante un periodo a negociar.

De esta forma Sainsbury’s espera ser visto como más innovador, y conseguir atraer a clientes más jóvenes que prefieren marcas nuevas ante las establecidas, por considerarlas más próximas a ellos.

Estamos viendo ya multitud de ejemplos en la zona de snacks, con muchas nuevas referencias de productos saludables. Sobre todo en las tiendas convenience, en las que han relajado el rigor del surtido para permitir que cada una tenga un surtido más diferenciado según el tipo de cliente que las frecuenta. Y ahora le toca el turno a las bebidas, con la inclusión de Jubel, una cerveza con sabores frutales y aflorados, inspirada en bebidas típicas del centro de Europa.

Otras cadenas ya han lanzado programas similares en el pasado, como Tesco (que además permitía que los propios clientes invirtieran en las start ups), John Lewis/Waitrose & Partners (no solamente centrados en alimentación, si no en otras aplicaciones que mejoraran la operativa del retail), e innumerables iniciativas de fabricantes (Pepsico, Danone, Nestlé etc).

El Gran Consumo apuesta por la Belleza.

Además de hacer tiendas bonitas y mejorar la experiencia de compra, las cadenas del Reino Unido han visto en la categoría de belleza elementos suficientes que les permitan crecer, gracias a que ni los discounters ni Amazon tienen una oferta muy desarrollada (aunque el 10% de las ventas se haga online, un porcentaje algo mayor que el del gran consumo en general). Tras el anuncio de la nueva estrategia de Sainsbury’s en la categoría, The Grocer recoge en un artículo varios elementos del porqué de esta atención en la categoría.

Sainsburys beauty expert cosmetics range.jpg
Fotografía de Sainsbury’s.

Tesco fue una vez más un pionero , cuando en el 2011 anunció que habilitaba dentro de sus tiendas pequeños salones de belleza, donde los clientes podían hacerse la manicura, un tratamiento facial, etc. Eran tiempos en los que el canal online parecía que iba a hacer que sobraran la mayoría de metros cuadrados en las tiendas, y los retailers buscaban por un lado rentabilizar este espacio, y por otro lograr dar más motivos a los clientes para pasar más rato en las tiendas y que gastaran más. Sin embargo esta iniciativa no tuvo mucho recorrido.

En los dos últimos años la tendencia en general ha sido que las cadenas han reducido el número de referencias en todas las categorías. Pero según Brandview esto no ha sucedido para la sección de belleza. Salvo Tesco, las demás han aumentado el número de referencias, destacando Morrisons con más de 1000 y Sainsbury’s con más de 500.

Los productos de belleza es una de las categorías que más crece, con un 17% de crecimiento estimado por Mintel para los próximos cinco años, comparado con un lacustre 1,6% de la categoría de higiene personal (champús, desodorantes…). Además el crecimiento se da en productos premium, muy atractivos para los supermercados porque tienen más margen. Los consumidores siguen las modas, y están dispuestos a probar productos caros.

Los supermercados están dando de alta marcas de prestigio, presentes ya en comercios especializados y grandes almacenes, y también dando la oportunidad a marcas nuevas de empresas start up que buscan su hueco en el mercado. En la categoría están irrumpiendo atributos como la sostenibildad, veganismo, etc, y muchas start ups tienen estos conceptos muy integrados en sus productos.

La experiencia de compra se mejora gracias a elementos digitales y personal formado en las tiendas, como hace Sainsbury’s, capaces de dar consejos sobre el uso, y recomendar productos a los clientes en base a sus necesidades. Además, llevarán uniformes distintos al personal de las tiendas, para diferenciarles más. Sainsbury’s planea dar de alta más de 1,500 referencias, renovando completamente el surtido y además ofreciendo una gama de 100 referencias MDD bajo la gama Sainsbury’s Boutique de productos premium y en su mayoría veganos.

Tesco se asocia con Jamie Oliver.

Ayer el famoso chef de la tele anunciaba que iba a empezar a trabajar para Tesco en una campaña de marketing. Su cometido va a ser el desarrollar recetas saludables para animar a los clientes a cocinar platos saludables y fáciles, y dar consejos para lograr cambiar de hábitos para que sean más saludables.

Tesco - Jamie Oliver.jpg

El anuncio ha sido una sorpresa, y se produce a la vez que el anuncio de la apertura de las nuevas tiendas Discount, pero encaja entre las últimas campañas de Tesco. Llevan dos años con la Tesco Food Stories, en la que cada mes van ofreciendo nuevas recetas que parecen preparadas por clientes de Tesco. Vienen apoyadas por cartelería en el punto de venta, y el poner todos los ingredientes en una nevera en la entrada de las tiendas más grandes, al lado de un tótem con las recetas. Y también con la que lanzó hace algo más de un año, los “Healthy Swaps“, en la que, para que los clientes no compraran productos poco saludables, Tesco rebajaba el precio de la versión del producto más saludable (los productos light, sin gluten , sin azúcar etc) y así incentivar su compra. Tambíen rebajaron el precio de las frutas y hortalizas frescas.

Al poco de hacerse famoso, en el año 2.000 Jamie Oliver firmó un acuerdo de colaboración con Sainsbury’s, con el mismo objetivo. La colaboración fue un elemento muy importante para el retailer, contribuyendo de forma significativa a que no fuera percibido como un supermercado caro, y poniendo las bases de su imagen de valor y valores actual. Por ejemplo las campañas “Feed your family for a fiver” (Alimenta a tu familia por cinco libras) fueron muy populares y lograron aumentar mucho las ventas de los productos citados en las recetas.

sainsburys-tip-card.jpg

Sainsbury’s: comprar sin pasar por caja en Londres.

Sainsbury’s ha traído al sur de Londres su piloto de tienda en la que es posible hacer la compra con su App, escanando los productos y pagando en la misma App. Es decir, no hace falta pasar por caja. No es la experiencia Amazon Go, pero se le va acercando. Y aporta velocidad a un tipo de compra donde el cliente apenas se va a llevar tres o cuatro productos y lo que prima es la velocidad a la que puede salir de la tienda una vez ha decidido qué llevarse.

Sainsbury’s llevaba dos años probando el App en una de las tiendas convenience que tiene cerca de la estación de Euston, con un número restringido de usuarios. Y ahora pone en marcha la iniciativa en una de sus tienda Local en el sur de Londres. La llama “Sainsbury’s Smartshop”.  La tienda no tiene sensores en las estanterías ni cámaras para seguir el movimiento de los clientes por la tienda, y por ello los propios clientes son los que tienen que escanear los productos utilizando el escaner de la App de Sainsbury’s, y una vez tienen todo, pagar en la propia App.

Sainsburys SmartShop scan pay  go trial  customers scanning their shopping with their smartphone  fo.jpg
Fotografía de Sainsbury’s.

Tiene todavía algunos inconvenientes, como por ejemplo los productos con alarma anti hurto, que tiene que desactivarse antes de salir de la tienda, o en el caso de alcohol y otros productos de venta restringida, el personal tiene que verificar que el cliente tiene la edad requerida para la compra.

Pero sin duda va a ser una herramienta muy popular en las tiendas donde se implante. En algunas tiendas del centro de Londres, o Canary Wharf por ejemplo, es posible ver más de 200 personas haciendo cola al medio día para comprarse un bocadillo y una botella de agua. Cuando sea posible escanear y pagar directamente con el App estas colas se reducirán drásticamente, y la experiencia de compra mejorará ostensiblemente. De hecho Tesco hizo unas pruebas hace unos años para llevar a cabo algo parecido.

La tienda sigue teniendo cajas registradoras donde pagar la compra, y según Sainsbury’s sigue empleando el mismo número de personas que antes de implantar este sistema. Una de las cuestiones que se nos ocurre debería preocupar son los robos de producto, pero dice Sainsbury’s que no les ha parecido que aumente al implantar este sistema.

El tipo de tienda donde lo prueban es de las llamadas “convenience”, donde los clientes pueden llegar a entrar varias veces cada semana, para comprar por ejemplo algo para comer en el momento, o unos platos preparados para cenar en casa. Son compras de pocos productos, en muchos casos los clientes no cogen ni cesto. Y es habitual que la mayoría de las cajas sean de autocobro, no acepten dinero en efectivo y solamente se pueda pagar con tarjeta, y además, no impriman tiquets de compra (solamente si el cliente lo pide expresamente).

 

Tesco: nuevo formato discount.

Los periódicos británicos este domingo han acabado por confirmar los planes de Tesco de abrir tiendas con un nuevo formato, que se parecería a los discounters alemanes. Se empezó a hablar en febrero de la posibilidad, y el díario The Guardian hoy lo acaba de confirmar citando fuentes del propio Tesco.

Parece que Tesco ya está reformando varios supermercados convenience y tiendas del formato Tesco Metro para que abran en las próximas semanas con la nueva marca. Según los periodistas, Tesco tenía ya tenía planeado cerrar algunas de estas tiendas. Otras de las escogidas no son demasiado rentables. A pesar que el negocio sea de Tesco, los empleados tendrán contrato con la nueva empresa, y beneficios diferentes a los de Tesco. Así, los que ahora trabajan en las tiendas Tesco Metro serán despedidos y la nueva empresa les contratará. Todavía se desconoce la marca bajo la cual operará la nueva cadena.

No se sabe mucho más de la cadena, pero es posible que algunas de las nuevas marcas que Tesco ha ido introduciendo en sus tiendas (principalmente para sustituir su MDD de primer precio, Tesco Everyday Value) también se encuentren en estas tiendas. Otra de las posibilidades de las que se habla es que las tiendas sean como mini Costcos, en las que Tesco además pueda vender una selección de productos del catálogo de Booker, el mayorista foodservice que acaba de comprar.

Tesco Discount Brands III.jpg

Desde que los discounters empezaron a ganar importancia en el Reino Unido (hará unos 10 años) Tesco ha tratado de hacerles frente con varias iniciativas (abrir una tienda solamente con MDD, las Discount Brands, o las zonas de todo a una libra en sus hipermercados) pero ninguna ha llegado a conseguir un resultado significativamente positivo.

Sainsbury’s también lanzó una cadena de discount hace cinco años, asociándose con Netto. Tambíen iban a utilizar tiendas de Sainsbury’s no demasiado rentables, o en locales donde Sainsbury’s ya había descartado abrir pero eran dueños del terreno. En teoría, Netto aportaba alimentación seca y know how de discounter, mientras que Sainsbury’s aportaba los productos frescos y otros servicios de retail. La experiencia apenas duró tres años y se abrieron 15 tiendas, cuando las dos cadenas decidieron darla por cerrada.

Tesco Saving Big Brands.jpg

Aldi y Lidl han pasado del 6% al 13% de la cuota de mercado en unos pocos años, y continuan creciendo a mayor ritmo que los demás, por lo que la preocupación es evidente en todas las cadenas, y buscan formas de neutralizar el éxito que el discount alemán está obteniendo.