Gran Consumo UK: las Navidades del Covid y del Brexit.

Fuente Marks & Spencer

A finales de Junio y principios de Julio las cadenas de gran consumo británicas viven una curiosa y calurosa celebración navideña: presentan a los medios de comunicación y prensa especializada sus propuestas de productos de MDD navideños. Son los productos que llegarán a las tiendas en octubre, y compitirán por un espacio en las mesas de los británicos durante las fiestas. Siempre hay una mezcla de productos innovadores, otros para llamar la atención, productos tradicionales, y mucho chocolate y mucha sofisticación. Como era de esperar, este año la gran mayoría de estas presentaciones se han cancelado, aunque algunas cadenas están planeando hacerlas por videoconferencia, enviando los productos a los periodistas.

Naturalmente, el Covid-19 ha trastocado todos estos planes. Aunque la mayoría el surtido ya estaba decidido y aprobado, según The Grocer, algunas cadenas también han decidido volver un poco a los clásicos y a los productos que han funcionado en otras ocasiones, pensando en que entre tanta turbulencia, los consumidores van a agradecer volverse a encontrar con productos conocidos que aprecian. Lo que parece seguro es que estas navidades vamos a tener las dosis habituales de MDD premium y mucho más negocio online. Y si nos enfrentamos a otra pandemia encerrados en casa, los supermercados volverán a absorber parte del gasto que los británicos no podrán hacer en hostelería.

Otro clásico navideño, los anuncios de las cadenas y grandes marcas, también traen consigo muchas dudas. En Navidades podemos vernos inmersos en una nueva escalada de la pandemia, con las personas otra vez encerradas en los hogares. ¿Quién va a querer anuncios de familias reunidas en casa celebrando algo todos juntos si en muchos casos, las familias estarán separadas? Es un reto buscar un tono adecuado, y seguramente, como hacen algunas marcas, se van a rodar varios anuncios a la espera de emitir uno que encaje con la situación del momento.

Estamos todavía en la burbuja de las ayudas gubernamentales a las empresas para mantener el empleo, pero se espera que a partir del verano el desempleo crezca mucho. Kantar recoge la impresión de varios institutos económicos para concluir que nos vamos a enfrentar a la peor crisis económica de la historia moderna del Reino Unido.Y que además puede coincidir con un rebrote de la pandemia. A pesar de que el gasto navideño siempre han tenido una especie de “protección”, la magnitud de la crisis puede ser tal que las empresas tienen que tener ciertas reservas sobre las previsiones.

Y es que en estas circunstancias es muy importante el poder reaccionar de una forma rápida y ser flexibles. Fabricantes y distribuidores ya están trabajando para tratar de gestionar mejor los riesgos a los que se va a enfrentar la cadena de suministro este invierno. Según The Grocer, se está tomando un enfoque bastante práctico, compartiendo información sobre el funcionamiento de la cadena de suministro, la capacidad de almacenaje de cada uno de los eslabones, la velocidad de reacción, para en caso de encontrarse obstáculos, poder reaccionar mejor. Es un cambio de práctica, por parte de los supermercados, para tomar decisiones más informadas en colaboración con los fabricantes, más que el hacer pedidos y esperar que el fabricante se las arregle.

Y aunque ahora parece un mal menos importante, el 31 de diciembre se acaba el periodo de transición y el Reino Unido sale de forma completa del mercado único. El gobierno ha dicho que no va a instaurar los controles en las fronteras desde el primer día, que lo hará de forma paulatina a lo largo del 2021. Si se puede cumplir, es una buena noticia para los importadores, que van a poder seguir operando bajo el mismo régimen que ahora, sin fricciones, pero la OMC ya ha advertido que va a revisar esta medida y asegurarse que no supone ninguna desventaja para el conjunto de sus socios, por lo que está por ver qué va a pasar al respecto. 

Desperdicio Alimentario y Delivery en UK.

Hace unas semanas, la Sustainable Restaurant Association publicaba su análisis sobre el desperdicio alimentario producido por las operaciones de delivery en sus socios. Es un estudio realizado en colaboración con Just Eat. Los datos se tomaron durante el 2019, y a raíz de las medidas tomadas para contener el avance del Covid-19, se decidió repetir la encuesta en Abril de este año para ver qué influencia estaba teniendo en el asunto de la merma.

Para un negocio que ellos calcula de £5000 millones al año, la merma es alta: los hogares tiran alimentos por valor de £1400 millones, mientras que los restaurantes tiran alimentos por valor de £376 millones. 

Los consumidores declaran tirar un 10% de la cantidad de productos que piden. Generalmente, se debe a que piden más de lo necesario, y la gran mayoría de hogares no consumen los restos de comida el día siguiente, si no que optan por tirarlos. No se han calculado las mermas producidas por tirar productos que tenemos en la nevera, comprados en gran consumo, y que acaban en la basura porque hemos pedido un takeaway y el producto se ha pasado.

Durante el mes y poco de tener los restaurantes cerrados y los británicos confinados, se encontró que se ha reducido naturalmente la merma en los hogares, dado que piden mucho menos producto, mientras que en los restaurantes ha crecido un 25%. Esto es debido a que es mucho más difícil predecir la demanda en estos momentos de tanta incertidumbre, y se compra más de lo que se acaba vendiendo. 

La Sustainable Restaurant Association ayuda a sus socios a mejorar sus prácticas en los restaurantes para reducir el desperdicio alimentario. Bajo su programa FoodSave han trabajado con 91 restaurantes, logrando reducir el desperdicio en 450 toneladas, menos, ahorrando a sus restaurantes casi medio millón de libras esterlinas.

Marks & Spencer y Morrisons: apoyo a agricultores y ganaderos (Alimentación y Coronavirus en UK – X)

Son muchos los analistas que anticipan un aumento del interés en los alimentos locales tras la crisis del coronavirus, acrecentado en este país por el Brexit y el fervor nacionalista que destapan las conversaciones sobre la ruptura y qué vamos a hacer cuando nos veamos libres del todo de la Unión Europea. El sector productor está dando la talla, como en muchos otros países, pero se enfrenta con graves problemas que esta crisis ha provocado o a agudizado:

  • Dificultad de contratar personal, ya sea para recoger la fruta y otros productos agrarios, o para trabajar en plantas de procesado, envasado, mataderos etc. Ya lo era desde hace dos años, por el ambiente que ha creado el Brexit, y ahora mucho más.
  • La caída total del sector de la restauración, muy importante para algunas empresas y productos.
  • El llamado “desequilibrio de la canal”: hay mucha demanda para ciertas piezas y cortes de las canales de carne de las especies consumidas, pero mucho menos para otras, que en ocasiones son las de mayor coste. Esto, sobre todo en ternera, se ha visto agravado por el cierre de los restaurantes.

Un par de cadenas en UK toman algunas medidas especiales para poner en valor el papel de los agricultores y ganaderos, y contribuir un poco más a que puedan superar la crisis. De paso, reforzar las credenciales de las cadenas de compradores de productos locales.

Marks & Spencer, el supermercado premium, lanza una campaña publicitaria en la que los ganaderos y agricultores van a ser los protagonistas, y además va a realizar promociones en algunos de los productos más caros y menos demandados de carne. La campaña incluye anuncios en TV y en redes sociales, que destacan el origen y el cuidado con el que producen los agricultores y ganaderos que proveen a Marks & Spencer, además de señalética en la tienda. Los anuncios tratan de ser Aquí los productores van a ser los auténticos protagonistas, con grabaciones hechas por ellos mismos en las granjas, algo diferente a la última campaña, la de Fresh Market TV en la que se aparecían productores pero los protagonistas eran los propios productos y chefs e influencers que daban recetas, consejos, o se sorprendían ante la versatilidad y sabor de los productos presentados. También, claro, ahora es difícil hacer anuncios como los de antes, y aunque queda auténtico poner vídeos que graban los propios ganaderos, debe ser difícil hacerlo de otra forma.

Fuente Marks & Spencer.

Morrisons hace algo más interesante y original, y gracias a las credenciales de su carne y las ventas (cuarta cadena del país, con un 9.9% de la cuota según Kantar) seguramente con algo más de impacto. 

Anuncian un descuento de un 5% en sus tiendas a los agricultores que sean sus proveedores, aproximadamente unos 2.700. Es la forma que tienen, dicen, de darles las gracias por su compromiso durante esta crisis del coronavirus. Gracias a su tamaño y su especialización en frescos, son una de las cadenas que mayor cuota tienen de estos productos. 

Pescadería de Morrisons.

Y también que vuelven a abrir sus mostradores de carne y pescado, que cerraron durante la fase de compra pre aislamiento. Los vuelven a abrir, pero no como eran antes, si no con el tema de la barbacoa, tanto para carne como para pescado. La idea es vender productos típicos de hostelería (algunos cortes de carne como las costillas de ternera, por ejemplo, o pescados como lenguados, marisco etc) y que en general tienen poca salida en los supermercados, a no ser que se apoye la venta con prescripción y explicando a los consumidores como preparar el producto. 

Sobre todo en el caso de Marks & Spencer, son acciones de marketing principalmente, con el objetivo de comunicar a la sociedad que están llevando a cabo buenas acciones. Aunque en ambos casos, son acciones que encajan muy bien en sus estrategias y en lo que vienen haciendo desde hace tiempo.

Alimentación y Coronavirus en UK – VI

Retomo la serie tras un receso para recuperarnos. Disculpen, ha faltado salud y energía y no pude seguir. Muchas gracias de todo corazón a los que me han escrito durante estos días.

En estas dos semanas, como es natural, se han tomado muchas iniciativas para la adaptación a la nueva situación de la pandemia del Coronavirus. Las tiendas ya no están vacías, la demanda se ha estabilizado y la oferta y la reposición las ha devuelto a la normalidad. Seguimos en confinamiento (“lockdown” como se llama aquí) desde el 23 de marzo, pero es algo más relajado que el confinamiento en España (al permitir salir a hacer ejercicio además de los preceptivos ir a comprar comida, farmacias, otras salidas esenciales, e ir a trabajar si no es posible hacerlo desde casa).

Una de las prioridades del conjunto de empresas alimentarias y del gobierno ha sido organizar un sistema que permita dar una mejor atención a los hogares con personas vulnerables (mayores, inmunodeprimidas etc) o en aislamiento (porque uno de sus miembros sufra de la enfermedad del coronavirus). A este grupo algunas empresas han decidido añadir también al personal sanitario.

En una reunión entre las cadenas y el gobierno, éste último ha decidido facilitarles una base de datos de personas vulnerables, para que las cadenas puedan ponerse en contacto directamente con ellos y conocer de primera mano qué necesidades tienen. Sainsbury’s, por ejemplo, ha sido muy activo en esto, dirigiéndose a las personas mayores que han facilitado su edad al registrarse con la tarjeta de fidelización, y reservando para ellos una entrega online. Hace dos semanas fue la primera semana de actividad en esto, y habían reservado entregas para 115,000 personas mayores.

El gobierno además ha ido relajando más regulaciones para permitir a la cadena alimentaria atender la demanda. Las cadenas pueden compartir datos entre ellas de niveles de stock de productos, cederse empleados, compartir el uso de almacenes y de furgonetas de reparto online. Además se está valorando permitir abrir más horas durante los domingos.

Otro elemento en el que está trabajando el gobierno es el de hacer llegar alimentos a los más de 1,5 millones de hogares que no tienen recursos para comprar suficiente comida. Muchos tienen niños que reciben comida gratis en las escuelas. El gobierno se ha aliado con algunas empresas mayoristas de distribución al foodservice, para hacer llegar a gente de pocos recursos cajas de comida. Tienen como objetivo alcanzar estos 1.5 millones de hogares, y empiezan con Brakes y Bidfood para llevar estas cajas de alimentos esenciales a los almacenes de los bancos de alimentos, que se encargarán de su distribución en última instancia. El ejército también está implicado en esta distribución.

El gobierno escocés ha decidido retrasar el establecimiento de un sistema obligatorio de recogida de envases, que iba a entrar en vigor a principios del 2021, y que ahora lo hará en el verano del 2022. Es un sistema que se estimaba fuera a influenciar el que se quiere establecer en todo el Reino Unido con el objetivo de aumentar la recogida de envases de plástico y canalizarlos de forma más eficiente para conseguir aumentar la cantidad reciclada.

El gobierno británico se apoya en el sector privado para ampliar su capacidad de hacer análisis al personal sanitario, y permitir que los que hayan mostrado síntomas del coronavirus o tengan un miembro de su familia enfermo, se hagan las pruebas y si resultan negativas, vuelvan al trabajo. Amazon es una de las empresas encargadas de la distribución de tests, y la cadena de farmacias Boots aporta personal para realizar los tests. Se están haciendo tests en instalaciones temporales en un parking de Ikea y del parque de atracciones de Chessington, con el ánimo de establecer otros puntos de análisis más adelante.

Kantar ha publicado los datos de compras del mes de marzo, cubriendo la primera semana de confinamiento y las previas de pánico.

2020 va a tener dos picos navideños en las gráficas de ventas anuales.
  • En cuatro semanas el mercado ha crecido un 20.6%, registrando unas ventas de £10.800 millones.
  • También ha aumentado la frecuencia de visitas semanales a las tiendas, llegando a 5 durante la semana anterior al confinamiento. 
  • Es el récord desde que ellos miden la evolución del mercado, y naturalmente, muy superior a cualquier mes de Diciembre, cuando los británicos hacen las principales compras para la Navidad.
  • Las tiendas de proximidad (de las grandes cadenas, de los grupos como Spar, y de independientes) han crecido un 30%. Online también ha ganado una porción del pastel. Como es natural, ante el miedo de contagiarse al ir a una tienda, y también ante la mención del Primer Ministro de utilizar hacer la compra online, los consumidores han recurrido al canal online: respecto a marzo del 2019 ha crecido un 13%, y la cesta media es de  £81.88, £6 más. Sin embargo, no han podido atender a toda la demanda.
  • Ocado y los discounters, una vez más, son los que más crecen porcentualmente, aunque son el top 4 los que han conseguido un mayor crecimiento en ventas absoluto, por su tamaño.
  • No se ha observado un comportamiento de comprar para acaparar generalizado. Ha vaciado las tiendas el aumento de la frecuencia y el poner algo más en las cestas de la compra en cada viaje. Kantar estima que cada familia ha gastado £62.92 más que lo habitual en estas últimas cuatro semanas, que viene a representar aproximadamente el gasto de una semana normal. Londres ha sido la región donde más ha crecido el gasto, casi un 26%. 
  • Aunque el ajuste pueda llamar la atención, hay un par de condiciones mitigantes: hay más bocas que alimentar en los hogares, dado que los estudiantes de primaria y secundaria ahora pasan toda la semana en casa, y un buen número de estudiantes universitarios han vuelto al hogar. Además, con el cierre de los restaurantes y apenas unas pocas opciones de delivery todavía abiertas, el gasto del foodservice también se traslada al gasto en el hogar.

Uno de los problemas ahora puede ser gestionar el desperdicio. Con consumidores que han comprado más que lo que necesitan, tienen que preparar todas las comidas en casa, y van a tener que seguir comprando grandes cantidades para reducir el número de veces que van a hacer la compra. Las cadenas de restaurantes que han cerrado han donado en general sus existencias más perecederas, y sus proveedores están tratando de atender directamente a los hogares o trabajar con supermercados, como veremos. Pero puede ser en los hogares donde el desperdicio se dispare, en una parte de la cadena que ya aporta una parte importante del desperdicio total.

Las cadenas ya tienen aplicadas completamente las medidas que les permiten mantener el llamado “distanciamiento social”: esencialmente control del número de clientes en las tiendas, marcas en el suelo, pantallas en las cajas, y solicitar que todos los pagos se lleven a cabo mediante una tarjeta. Tesco ha ido más allá que los demás al ofrecer a los clientes paños y líquido de limpieza, para poder limpiar las asas de los cestos y carritos, además de haber establecido el sentido en el que hay que avanzar por los distintos pasillos de las tiendas para evitar que se crucen los clientes. Waitrose, y con posterioridad Sainsbury’s, limitan el número de compradores por hogar a un adulto y se les pide a los demás que esperen fuera de la tienda.

Vídeo de Tesco explicando como aplicar las medidas de distaniamiento que han tomado en sus tiendas.

Las restricciones se están levantando, a medida que se recupera un poco la tranquilidad. El control del número de personas que pueden hacer la compra limita la cantidad de clientes que ha habido durante el día, y esto permite que las cadenas ya no apliquen límites universales. Se siguen aplicando a los productos que han tenido una mayor demanda, como los de limpieza y desinfección, el papel higiénico, la pasta y las conservas. 

Las cajas de esenciales pueden ser un elemento importante en el post coronavirus. Similar a lo que hacía Amazon con los pulsadores Dash. Morrisons ya lo ha lanzado como les comentaba en el post anterior (han vendido 10.000 en la primera semana, y se distribuyen a través de mensajero en lugar de por medios propios), y se anuncian más iniciativas en este sentido en los próximos días. 

Algunas iniciativas particulares de las distintas cadenas:

  • Tesco ha dado empleo a más de 35,000  personas desde que empezó el aumento de demanda.
  • Están recibiendo el doble de lo normal para las referencias básicas más demandadas, para asegurarse que no hay roturas de stock.
  • Donan £30 millones a bancos de alimentos, la Cruz Roja y otras organizaciones que atienden a necesitados.
  • Tesco también va a abrir un supermercado en el nuevo hospital de campaña que se está instalando en Birmingham.
  • Sainsbury’s cierra 12 tiendas convenience en lugares donde la demanda ha disminuido mucho, y traslada los empleados a otras tiendas de la zona donde son más necesarios.
  • Trabajan con la cadena de tiendas de periódicos WH Smith, concretamente con 80 de sus tiendas dentro de hospitales. Van a servirles referencias de comida, y algunos productos básicos como papel higiénico, pasta etc.
  • Morrisons refuerza sus puntos de recogida de donaciones para bancos de alimentos en tiendas. También vuelve a abrir sus cafeterías, pero que van a vender menús de takeaway, platos preparados para que los clientes se los coman en casa.
  • Marks & Spencer dona ropa y comida al personal sanitario del nuevo hospital de campaña en Londres. Entregará dos veces por semana productos de food to go, platos preparados, snacks, y bebidas que son gratuitos. 
  • Han aumentado su surtido. Es una cadena tradicionalmente sin marcas, practicamente todo es MDD, pero ahora para gestionar mejor estos tiempos han decidido dar de alta algunos productos de marcas de fabricantes, de forma que los clientes encuentren todo lo que necesitan en sus tiendas.
  • The Coop anuncia que ha fichado 5.000 nuevos empleados. Han cerrado 10 tiendas debido a falta de demanda, por la zona donde están ubicadas.
  • Lidl regala cajas de frutas y verduras al personal sanitario de los hospitales de todo el Reino Unido.
  • Aldi ofrece prioridad a los empleados de los servicios sanitarios, los bomberos y la policía. Con enseñar su identificación a la hora de hacer la compra, se pueden saltar la cola!

El comercio online sigue siendo un recurso al que acuden los clientes para evitarse ir a las tiendas. 

  • Tesco ha anunciado que ficha 8,000 nuevos conductores de furgonetas para entregar pedidos online. 
  • También anuncia que establece un límite de 80 unidades por pedido online.
  • Aumenta la capacidad de entrega por Click & Collect. Empezó la crisis con 660.000 semanales, y van a llegar a los 900.000 en unos pocos días.
  • Tesco y Sainsbury’s están poniéndose en contacto con los clientes más vulnerables ofreciéndoles prioridad a la hora de hacer la compra.
  • Waitrose reserva el 25% de sus entregas para clientes vulnerables.
  • Marks & Spencer se alía con Deliveroo, para ofrecer desde las tiendas de gasolineras un surtido de esenciales y platos preparados. 
  • Sainbury’s ha cerrado su tienda en Blackfriars para convertirla en un hub de preparación de pedidos online que se distribuyen en bicicleta. Ofrecen 400 referencias de productos básicos, y los pedidos pueden ser de 20 unidades. Tiene una capacidad de atender 3,500 pedidos a la semana, y sirven hasta una distancia de 3 km.
  • También trabajan para ampliar su capacidad de hacer entregas online. Han alcanzado las 472.000 entregas semanales, y han aumentado un 150% su capacidad de click & collect, llegando a los 100,000 pedidos.
  • The Coop trabaja con Deliveroo para llevar pedidos online a los clientes, y en Gales han puesto en marcha un piloto con varias NGOs para llevar comida a los hogares de gente mayor y vulnerable. Las entregas se realizarán mediante voluntarios de estas NGOs.
  • Ocado sigue con problemas para gestionar la demanda. Tienen 800,000 clientes activos, que les están tratando de hacer pedidos, mientras que solamente tienen una capacidad de 250,000 entregas semanales. Ha establecido un sistema de prioridades, ofreciendo primero entregas a los hogares que el gobierno ha identificado como vulnerables, y después a sus clientes más fieles. Tras esto, cada día a las seis de la tarde es posible acceder a los huecos libres para solicitar la entrega el día siguiente.
  • También han dejado de vender agua mineral y flores, para liberar espacio y poder atender más pedidos.
  • Iceland restringe las entregas de compras online a clientes vulnerables.

Las compañías de Taxi ofrecen recoger los pedidos click & collect de los clientes. Para ello han habilitado en sus Apps apartados donde escribir la información necesaria para recoger el pedido.

Los fabricantes también han pasado por unas semanas de trabajo intenso para poder estar a la altura de la demanda, a la vez que se tenían que enfrentar al reto de la implantación de las medidas de distanciamiento social, y las bajas por enfermedad o por tener alguien enfermo en el hogar. Hay múltiples iniciativas para conseguir atraer más personas tanto hacia las fábricas de alimentos como para recoger frutas y hortalizas en las explotaciones agrícolas. La reducción de gamas ha facilitado el trabajo. Algunas de las empresas que elaboran MDD para supermercados informaron a The Grocer que en algunos casos el número de referencias había caído, y ahora fabricaban casi una tercera parte de ellas, quedándose con las de mayor rotación.

Los británicos ya pueden hacer las compras con más tranquilidad, por lo que no se esperan muchas más iniciativas en los próximos días, seguramente algunas más en el online que permitan ampliar la capacidad. Poco a poco nos estamos instalando en la rutina del confinamiento.

Alimentación y Coronavirus en UK – IV

Llevamos ya 10 días de compras superiores por el pánico al desabastecimiento, y por lo que se puede leer la situación ha mejorado un poco gracias al gran esfuerzo de todos los agentes de la cadena. También tenemos algunos datos de mercado publicados por Kantar, estimaciones del impacto de la crisis, y la aplicación de mejoras en algunas de las medidas que les había descrito antes. También hoy se ha producido el anuncio de varias cadenas de foodservice que cierran de forma completa. 

El gobierno ya ha relajado algunas normas de la competencia, del transporte y medioambientales para permitir una operativa más ágil a las empresas alimentarias. Además ha organizado un grupo de trabajo liderado por un exdirectivo de Nestlé y actual presidente de GS1 en el Reino Unido, que va a pasar a ser Director de Suministro de Alimentos del DEFRA, el equivalente al MAPA en España. En este grupo van a estar implicadas las patronales y varios directivos senior de las principales empresas de la cadena. Los objetivos son 

  • Determinación de las cuestiones más importantes a abordar
  • Determinar los recursos necesarios para solucionar estas cuestiones
  • Elaborar un plan que permita atajar los puntos críticos de los posibles escenarios en el plazo medio.

A la vez que está nacionalizando servicios, el gobierno se va a apoyar en el sector privado. Han contactado con Amazon y otras empresas de retail para pedirles utilizar sus redes de distribución para hacer llegar los tests y material sanitario a hospitales y otros centros donde se trata pacientes, se hacen análisis a los profesionales de las fuerzas de seguridad, del sector alimentario etc. (los llamados “Profesionales Clave”).

Y la Agencia de Seguridad Alimentaria (FSA) ha establecido un canal de comunicación con las principales empresas cárnicas, uno de los sectores que soporta un mayor número de inspecciones al año. Conscientes de que van a ver mermados sus recursos en un momento en el que la producción está trabajando a mucho ritmo, y además van a haber muchos nuevos empleados en el sector, han pedido al sector:

  • Es muy previsible que los inspectores junior tengan que ir solos a hacer auditorías, y pide la colaboración y comprensión de las empresas.
  • De la misma forma, para optimizar el tiempo de los inspectores, piden que si alguna empresa cesa su actividad lo comuniquen a las autoridades inspectoras inmediatamente, para poder anular las visitas previstas y aprovechar ese tiempo en otras tareas o inspecciones.

La agencia GlobalData ha publicado una estimación del impacto de esta crisis en el sector del retail y del gran consumo en el Reino Unido. Según ellos, el gran consumo va a crecer un 7.1% durante este 2020, más de seis veces lo que se tenía previsto. Lamentablemente, el resto del retail va a sufrir un golpe importante, con un retroceso total para el resto del retail de más del 8%. Según el British Retail Consortium, los británicos se han gastado en tres semanas más de £1.000 millones, y Kantar ha reportado que el crecimiento del mercado que ellos han medido es del 16% respecto al año pasado, para esta última semana.

Respecto a la nota de ayer, algunas iniciativas más de apoyo a fundaciones caritativas, como la donación de £250,000 de Aldi a AgeUK, una ONG que trabaja con personas ancianas desfavorecidas. Las cadenas están implantando las medidas de seguridad conocidas (pantallas de metacrilato en las cajas, pegatinas en los lugares que se hace cola para identificar mejor el espacio que hay que dejar de 2 metros de separación, y aceptar en las tiendas un número limitado de clientes) y la operativa para atender mejor a los ancianos y el personal sanitario que tienen una parte del horario de la tienda asignado. 

Waitrose dedica sus cafeterías a almacenar productos esenciales. El personal sanitario va a esa zona, se identifica, y se lleva lo que necesita.

Siguen las contrataciones de personal masivas. Por ejemplo Aldi ha incorporado a todo el personal de Hampton Manor, un negocio que acaba de cerrar.

Empiezan también a ser más evidentes los ajustes de surtido. El discounter B&M ya llevaba desde hace unos días dando prioridad a los productos alimentarios frente al resto del surtido (según ellos, las ventas de algunos productos como jabón y pasta han crecido un 1000%), y ahora, Tesco, ha decidido reducir las referencias de leche a cuatro (completa y semi desnatada, en el tamaño de 2 y 4 pintas) y del papel higiénico a packs de 9 rollos.

Tesco también está ampliando su portfolio de proveedores, sirviéndose de pequeñas empresas del sector lácteo para envasar leche de su MDD para la distribución de sus tiendas cercanas a la envasadora.

Asda y Morrisons nos llevan al pasado y anuncian una rebaja de 12p en el precio del litro de gasolina, más de un 10% menos.

Hoy también multitud de cadenas han anunciado cierres totales o parciales. McDonalds, Café Nero, Costa, Nando’s, Pret a Manger, entre otras. Algunas de ellas, como Costa, dejan abiertas las tiendas que tienen en los hospitales, donde están regalando bebidas calientes al personal sanitario. Welcome Break, la cadena de cafeterías en autopistas, se une al gesto de varios otros negocios, y ofrece un 50% de descuento al personal sanitario. Leon anunció el fin de semana que iba a transformar sus restaurantes en pequeños supermercados, y lanzaba un servicio de venta online en el que los clientes podrán comprar varias recetas de su menú, en envases que se pueden congelar o cocinar en el horno. Leon enviará los productos a casa del cliente, y también va a habilitar puntos de recogida en sus tiendas. Es un movimiento interesante, pero que seguramente no ha sorprendido a muchos analistas, visto el desarrollo de los últimos meses de su marca en productos de gran consumo, incluso estaban lanzando productos que no tenían en las tiendas, siguiendo el reciente ejemplo de Itsu y Wasabi.

Alimentación y Coronavirus en UK – III. Medidas y Gestos.

La actualización más importante corresponde al sector de la restauración. Para el gran consumo, se han adherido muchas más cadenas al ofrecer horas de apertura exclusivas para gente mayor y vulnerable y trabajadores del servicio de salud pública, anuncios también de aumentar la paga del personal durante estos días, y más cadenas que solicitan que se hagan los pagos siempre que sea posible con tarjeta. Paso a darles algún detalle más, y al final acabaré con algunos gestos que he podido ver en redes sociales.

Buen gesto de Spar, tratando de calmar el pánico que se ha adueñado de una parte de la población.

El viernes pasado nuestro Primer Ministro anunciaba la orden de cerrar todos los pubs y restaurantes, que a partir de ahora solamente podrán servir comidas a domicilio. Algunas cadenas ya habían cerrado, y a lo largo de estos días algunas otras anuncian que cierran completamente, como McDonald’s. No tenemos confinamiento, pero si distanciamiento social y la recomendación de salir de casa lo menos posible.

El IGD publicó el viernes una nota con un resumen de un webminar al que habían atendido. Versaba sobre la gestión de la crisis del COVID-19 en China, Corea del Sur e Italia, y lo impartían el Institut du Commerce y Bain & Company. Es muy interesante, y la han preparado muy amablemente con mucho detalle. La tienen en inglés completa en la web del Instituto, y aquí les dejo un resumen rápido:

  • Bain & Company dividen la crisis en tres fases: la emergente, la de escalada rápida (cuando se empiezan a tomar medidas, en la que estamos muchos de los países europeos) y la última de recuperación. China y Corea están se están acercando a esta fase, en la que se levantan algunas medidas, algunas tiendas vuelven a abrir y la gente empieza a salir de casa.
  • Según la consultora, el plan de acción para afrontar esta crisis debe contener los siguientes puntos
    • Movilizar un equipo de gestión de la emergencia.
    • Proteger a los empleados y a los compradores.
    • Poner toda la operativa de la empresa en modo crisis.
    • Identificar cuanta liquidez se puede apartar para afrontar la situación durante las próximas semanas.
    • Cuando veamos que estamos alcanzando el final de la fase 2, empezar a planificar como vamos a operar en la fase 3.
    • Comunicación y colaboración con el gobierno, con los competidores y con los proveedores.
  • Plan de acción para supermercados
    • En la tienda: importante proteger la salud de los empleados. Limitar horario de apertura (para tener más tiempo para reponer), limitar el número de clientes en la tienda, establecer un horario para atender de forma exclusiva a personas vulnerables, e incluso establecer un sistema para que los clientes tengan que reservar una cita para ir a la tienda (no se ha hecho esto en UK, hasta donde yo sé). Preveer que el 50% de los empleados pueden caer enfermos o tener que quedarse en casa. Plantearse qué tiendas se podrían cerrar para concentrar los empleados disponibles en menos tiendas.
    • Cadena de Suministro: asegurar su funcionamiento continuo. Trabajar con proveedores locales y con proveedores nuevos. Racionalizar el surtido, dar prioridad a los envases más grandes. Revisar los planes promocionales junto con los proveedores.
    • Online: muchos clientes preferirán este canal, y hay que tratar de reforzarlo. Cerrar algunas tiendas para que preparen pedidos online. Pedir apoyo a otros retailers, que puedan ceder empleados.
    • Logística: colaborar con proveedores y con nuestros competidores para ampliar la flexibilidad de la logística. Seguir muy de cerca la evolución de las restricciones, que pueden complicar el transporte por las fronteras e incluso entre almacenes y tiendas o almacenes online.
    • Preparacion de la superación de la crisis, utilizando los recursos financieros que nos queden o los que podamos obtener. Tener en cuenta que el comportamiento de los consumidores pueda verse modificado por mucho tiempo.
  • Para proveedores:
    • Ajustar la capacidad de producción. La demanda de algunas categorías se va a disparar. Centrarse en unos pocos productos, y al principio de la crisis producir formatos más grandes y formatos especiales para el canal online. Evaluar si es posible fabricar otros productos que no son los nuestros pero tienen mucha demanda.
    • Transporte: puede verse muy afectado por las bajas en el personal. Considerar aliarse con otros fabricantes que hayan cerrado porque sus productos no son esenciales, por ejemplo.
    • Relaciones comerciales: mantener una relación lo más cercana posible con clientes para asegurar el flujo de los productos. Reducir el número de promociones. Considerar entregas directas en tienda. Reorganizar tu staff, dedicar más gente a las tareas más críticas.
    • Marketing: adaptar el mensaje a la situación y centrarse en las campañas digitales.

Finalizan con una invitación a la colaboración entre todos los agentes de la cadena, a todos los niveles, y recuerdan que tras muchas crisis les han seguido periodos de gran progreso económico.

Los supermercados piden ayuda a los clientes: no compren más que lo que necesitan.

Como resumen de las nuevas medidas que han tomado los supermercados británicos:

  • Horarios de atención exclusiva para gente mayor, vulnerable, y personal sanitario. En ocasiones juntos, en ocasiones separados (como hace por ejemplo Iceland, que parece buena medida para evitar algo más el riesgo de contagio de los sanitarios, a la vez que exige pago con tarjeta). Waitrose dice que va a reservar productos básicos (huevos, leche, papel higiénico, lavavajillas etc) y que cuando el personal sanitario pase por caja, lo puede pedir y les darán el producto que necesiten.
  • Atención diferencial a los mayores en el canal online. Por ahora solo he leído que lo haga Sainsbury’s. Van a llamar a todas las personas mayores y vulnerables (por la edad del cliente en la ficha que rellenas al apuntarte al servicio, o por que alguna vez hayas llamado a la línea de atención especial) y les van a explicar qué horarios de entrega tienen reservados para ellos y como reservarlos.
  • Aumentar el sueldo de los trabajadores (Wholefoods, Tesco, y Asda) y en el caso de éste último, paga completa en caso que tengas que quedarte en casa porque un familiar es sospechoso de estar contagiado. Tesco además aumenta el descuento que tienen sus empleados por comprar en Tesco.
  • Donaciones a bancos de alimentos y a otras fundaciones caritativas. Asda £3 millones, y The Coop £1.5 millones.
  • No se han anunciado cierres de supermercados, tan solo que John Lewis ha decidido cerrar sus tiendas grandes almacenes, y los empleados pasan a reforzar a los supermercados del grupo, Waitrose & Partners.
  • Una gran campaña de reclutamiento de nuevos empleados, por parte de todas las cadenas. Algunos se dirigen especialmente a trabajadores de la restauración, porque se han visto obligados a parar de trabajar en muchos casos, pero como el gobierno ha prometido pagar parte de los sueldos y recomienda que las empresas no despidan a nadie, está por ver si habrá mucha gente libre para ir a los supermecados.
  • Ocado ha vuelto a abrir su tienda online, pero solamente para atender a compras ya reservadas y que se quieran modificar. El 29 de marzo habrá más citas de entrega disponibles. Sigue la cola virtual para entrar que desarrolló la semana pasada, pero va muchísimo más rápido que la anterior porque supongo la mayoría de clientes quieren hacer la compra y no pueden. Les pide a los clientes que hagan la compra de una sola vez, que no entren después a modificar productos, para agilizar su operativa.

Fuera del gran consumo, citar algunas noticias que he podido leer. Varias cadenas de retail anuncian que cierran, entre ellas Decathlon, la cadena de tiendas de duplicado de llaves Timpson, y la tienda de oportunidades TK Maxx. Ésta última dona a los bancos de alimentos los productos alimentarios (bastante premium) que tenía en las tiendas, preveyendo un cierre algo prolongado. McDonald’s, que ha anunciado esta tarde el cierre, está explorando la forma de hacer llegar lo que tenga en sus restaurantes a bancos de alimentos tambíen. Y Timpson cede el parking de sus oficinas centrales a los sanitarios que trabajan en el hospital que tienen al lado.

Y ahora unos cuantos gestos, algunos espontáneos, otros más preparados, pero que siendo el retail un negocio de personas, abundan.

Los trabajadores de un Tesco Extra en Gales reciben con aplausos al personal sanitario que ha ido el domingo a comprar a primera hora de la mañana.
Por lo que sé, varias cadenas como Tesco, Lidl y Marks & Spencer, han regalado hoy flores al personal sanitario. Hoy es el día de la madre en el Reino Unido. Además, Lidl ha entregado los ramos de flores en algunos hospitales.
Empleados de Iceland ayudando a reponer una tienda Asda cercana.
Empleados de Lidl llevando bollos calientes a un hospital para médicos y enfermeras.

La marca de los precios justos C’est qui le patron?! llega a UK.

La marca que nació en el 2016 en Francia busca desarrollarse en otros mercados, y ha elegido el británico para lanzar nuevos productos antes de acabar el año, según publica The Grocer. Aquí se llamará “Who’s the boss”, gestionado por la empresa The Consumer Brand.

En Francia ya venden 30 referencias (leche, huevos, miel, carne etc) en las principales cadenas del país, más de 12000 tiendas de Carrefour, E. Leclerq, Monoprix etc. A finales del 2019, eran la marca más vendida de mantequilla ecológica, y la cuarta marca de leche.

Fuente C’est qui le patron?!

La primera referencia que tienen previsto lanzar en el Reino Unido son huevos, y van a diseñar el producto de la misma forma que hacen en Francia: piden a los consumidores que quieran participar que rellenen unos cuestionarios sobre qué atributos valoran en los productos (la forma de producir, los materiales del envase, medidas de bienestar animal, etc) y los precios que están dispuestos a pagar. Con esto diseñan un producto, seleccionan proveedores y empiezan a trabajar con ellos, asegurándose que los productores reciben un precio justo por los productos. Las empresas que envasan los productos tienen que publicar los precios que pagan a los productores, se exige transparencia, a la vez que pagan a The Consumer Brand un 5% de la facturación. Es la propia The Consumer Brand quien negocia con los supermercados.

Los envases llevarán impresos un PVP recomendado, obtenido a partir de la información de las encuestas a los consumidores. Las cadenas de supermercados que quieran dar de alta estos productos no tienen por qué venderlos a ese precio, pero la experiencia en Francia indica que los aceptan.

En el Reino Unido ya tenemos una iniciativa similar en el gran consumo, la marca “For the Farmers ” de Morrisons, además de estar muy consolidado el concepto de precios justos (“Fair Trade”) para productos que vienen de países de economías emergentes como los plátanos, café, chocolate etc. La marca “For the Farmers” apareció en el 2015, en un contexto de descontento de los ganaderos lecheros por los bajos precios que percibían. El producto es idéntico a la MDD de Morrisons, y solamente cambia el etiquetado y que es más caro, y la promesa que este diferencial de precio va directamente a los productores. Por lo tanto, el consumidor puede elegir pagar más por la leche, la mantequilla, el queso cheddar, etc, que se venden con esta marca. Morrisons no ha publicado las ventas que se alcanzan desde hace tres años, pero la marca sigue en los lineales lo que ya indica que por lo menos tiene un éxito relativo.

Lineal de la leche de Morrisons, con la explicación de la marca For Farmers.

Morrisons apuesta por los agricultores del futuro.

Desde hace unos años la seguridad alimentaria en el Reino Unido (la capacidad que tenemos de producir los alimentos que se consumen en el país) es un debate importante, y muchísimo más desde que hemos entrado en “modo Brexit”.

El sector agrícola se enfrenta a retos muy serios en este escenario post Unión Europea, primero por la dependencia que se tiene de los alimentos del exterior y los cambios que se van a producir en las importaciones (tarifas que las pueden encarecer, nuevos acuerdos comerciales que puede suponer importar a precios bajos productos que se cultivan en el Reino Unido) y como el propio sector va a afrontar las dificultades para importar mano de obra para recoger los frutos del campo.

Morrison es la cadena que ha apostado por convertirse en un experto en productos frescos y locales, y es de las más integradas con los proveedores. Gracias a esto su relación con los agricultores que le entregan productos en sus almacenes para acondicionar o procesar es muy cercana y especial.

Ahora, integrado en un programa del gobierno británico que trata de facilitar el acceso a los jóvenes a la formación profesional, ha decidido invertir £2 millones para formar a jóvenes agricultores. Además, el 25% de este fondo lo destina a ayudar a formarse a los empleados de sus propios proveedores agrarios, con la esperanza de que quieran emprender un negocio agrícola. Incorporando gente joven al sector esperan poder revertir la tendencia del envejecimiento progresivo del sector agrícola, donde menos del 3% de los agricultores tiene menos de 35 años.

La implicación de Morrisons no acaba aquí. Algunos de los trabajadores de Morrisons también participarán en las clases que se les presta a estos aprendices, y se les ofrece prácticas renumeradas en las tiendas de Morrisons para que puedan interactuar directamente con los clientes y ver qué piensan respecto a los productos locales, el bienestar animal, la calidad de los productos etc.

Dado el posicionamiento de Morrisons y su apuesta por lo productos locales, ésta es sin duda una medida muy consecuente.

Ocado compra granjas (verticales).

La integración con los proveedores es un camino que pueden seguir las empresas de gran distribución para beneficiarse de algunos atributos asociados al origen, y Ocado, el principal supermercado puramente online del Reino Unido, ha decidido empezar a recorrer este camino, pero a su manera.

Como todo lo que hace Ocado, el componente tecnológico tiene que ser importante, y acaban de anunciar que destinan £17 millones a un par de proyectos muy interesantes asociados a los cultivos verticales.

Aspecto de la granja de Jones Food.

Primero, adquieren el 58% de Jones Food, un negocio que cultiva hierbas aromáticas en granjas verticales en un pueblo en el centro de Inglaterra. Producen 420 toneladas al año con un alto nivel de automatización, de forma que durante el crecimiento y envasado, el producto no entra en contacto con ninguna persona. El objetivo de Ocado es el de aumentar la escala del negocio, aplicar sus conocimientos de inteligencia artificial y robótica, y poder abrir granjas verticales cerca de sus almacenes de preparación de pedidos. Con esto podrán ofrecer a sus clientes productos con unos atributos superiores, productos locales y más frescos, y además utilizando prácticas sostenibles, como alimentar las lámparas LED que se utilizan para el crecimiento de las plantas con fuentes de energía renovables, un uso muy eficiente del agua, y además se evita el uso de pesticidas.

El otro negocio es la creación de una joint venture con la empresa norteamericana 80 Acres y la holandesa Priva. El objetivo de este proyecto es el desarrollo de soluciones de granjas verticales que Ocado pueda vender luego a otros supermercados. 80 Acres cultiva tomates, calabacines, etc, utilizando lámparas LEDs en granjas completamente automatizadas. Las credenciales de sostenibilidad también son elevadas.

Surtido que ofrece la firma 80 Acres en los Estados Unidos.

Interesante diversificación de Ocado, que además de vender productos de gran consumo, vende su conocimiento del negocio online y la automatización a otros supermercados en el resto del mundo, y ahora busca desarrollar otros productos que también pueda vender a otros supermercados.

La ola de calor afecta a la sección de frutas y hortalizas en UK.

Lidl - Red Tractor.jpg

El Brexit y los efectos del cambio climático están poniendo el acento en la cuestión del origen de los alimentos que comemos en el Reino Unido.

El Reino Unido importa más del 90% de la fruta que consume, y el 40% de las hortalizas, y una gran parte del total de las importaciones proviene de países de la Unión Europea, por lo que el cambio en la relación va a afectar indudablemente al precio de estos productos y a los trámites necesarios para importarlos. Es por ello previsible que tras el Brexit los precios de estos productos aumenten.

Pero además los fenómenos metereológicos también están dejando huella en la sección de las frutas y hortalizas. El invierno del 2017 estuvo dominado por los problemas de abastecimiento de hortalizas desde España, y ahora este verano estamos sufriendo las consecuencias de la intensa ola de calor que ha vivido el país, que ha pasado prácticamente del invierno al verano con una primavera cortísima. La producción de muchas hortalizas y algunas frutas se está viendo afectada, mientras que en otros casos como las cerezas, el calor les beneficia y se ha obtenido una cosecha excelente.

El primer problema fue durante el final de la primavera. Las temperaturas inusualmente altas y la práctica ausencia de lluvia redujeron la cosecha prevista de los espárragos ingleses, y se detuvo el crecimiento de los guisantes, por culpa del calor. Además el calor ha favorecido el desarrollo de más plagas.

M&S Grown In Britain.jpg

Después llegó el turno a las lechugas, que tampoco podían crecer por el calor y la falta de lluvia, y se tuvieron que importar de otros países para lograr atender la demanda.

Ahora es el turno de los pepinos, con un número significativo de tiendas desabastecidas y los clientes quejándose en las redes sociales. El Reino Unido produce solamente un 30% de los pepinos que consume en esta época del año, y tiene que importar un gran volumen de Holanda, país que sufre en estos momentos escasez de pepinos.

Las consecuencias de la sequía y el calor van a sentirse durante muchos meses más, advienten los agricultores. Las zanahorias que se recogen en invierno, por ejemplo, no han recibido la lluvia necesaria, por lo que se espera que la cosecha sea un 40% menor de lo habitual, y el Reino Unido tenga que importar un producto para el que normalmente es casi autosuficiente.