El Veganuary empieza en Diciembre.

El ascenso de la corriente actual de reducir el consumo de carne y sus productos, sustituyéndolos por alternativas vegetales se aceleró hace un par de años cuando la campaña post navideña instaba a los consumidores a llevar a cabo cambios en sus hábitos de vida y consumo, para vivir un mes de Enero más saludable, fue tomada por los partidarios del veganismo y pasó a llamarse “Veganary”. De promocionar los smoothies pasamos a dejar de comer carne.

Navidades: del Beef Wellington al Beet (Remolacha) Wellington

Naturalmente, el enero vegano ya dura todo el año al ser una moda establecida en la sociedad, y estos días lo estamos notando claramente en la oferta navideña de los supermercados, que este año es, decididamente, más vegetal que nunca. A lo largo del año la oferta de productos veganos y vegetarianos ha crecido muchísimo, y los platos preparados sin carne ya suponen, según Kantar, un negocio de £310 millones anuales, con crecimientos del 50% en Tesco, y de un 20% en Waitrose (solamente para la subcategoría de platos para compartir).  Estos platos no son solamente nuevas creaciones basadas en recetas que utilizan ñunicamente ingredientes vegetales, también vemos platos populares como lasañas, mac’n’cheese, beef wellington etc que tienen su versión vegana, utilizando productos que sustituyen la carne o los lácteos. 

Para esta campaña tenenos un buen número de opciones para los platos principales de la comida navideña, acompañamientos y entrantes. Incluso en el food to go tenemos alternativas veganas a los bocadillos tradicionales de navidad, como el del asado de pavo con guarnición. Tesco, por ejemplo, ha multiplicado por dos sus referencias veganas/vegetarianas respecto al año pasado, y las demás cadenas tambíen ofrecen muchos más productos.  Y es que se calcula que un 8% de los británicos van a optar por un menú navideño sin carne, una opción que estará presente en el 20% de los hogares.

Y tras las navidades vuelve el “Veganuary” que se ha convertido ya en un evento del gran consumo como lo es la vuelta al cole, el día de San Valentín, o Halloween. Hace unos años bastaba con hacer promociones de productos saludables. Ahora las cadenas planean el lanzamiento de nuevos productos para enriquecer sus gamas vegetarianas.  Llegarán a las tiendas los productos alternativos al atún de Good Catch y de Loma Linda, los snacks de Peakz y Boundless, los sustitutivos de la carne de The Meatless Farm & Co, etc. 

Antes del Veganuary, Enero era el mes de la alimentación saludable.

A pesar de esto, las ventas de carne y pescado siguen unos patrones parecidos a los de los últimos años: paulatino descenso de la carne roja, crecen la carne de cerdo y sobre todo la de pollo, y el pescado, que tuvo un muy malo 2017, pero este año ha sido la proteína animal que mejor se ha comportado, según los datos que recoje Kantar, creciendo por encima de la inflación. Todavía 9 de acada 10 hogares compran proteína animal. 

Anuncios

Sainsbury’s crea centros de “wellness” en sus tiendas.

Sainsbury’s acaba de anunciar que va a crear espacios específicos dentro de algunas de sus tiendas para el “wellness”, con la esperanza de atraer a clientes sensibles a los productos saludables y activos. Otra idea del pasado que vuelve a las tiendas, aunque ahora quizá el momento sea el acertado. 

De forma parecida al desarrollo de las “future brands” y la nueva sección de belleza de las que hablaba hace poco, ahora quieren crear nuevas zonas en las tiendas donde incorporar productos muy novedosos, marcas nuevas que atraen a clientes jóvenes, y otros productos para deportistas y seniors. Un público algo variopinto, pero con la motivación de querer llevar una vida saludable como elemento común, y a los que quieren ofrecer una tienda donde comprar productos para todas sus necesidades de salud.

La sección cuenta con unas 500 referencias, y junto con marcas de moda como Grenade y otras marcas exclusivas, también habrá productos para deportistas (Woman’s Best, Optimum Nutrition), productos todavía minoritarios como frutos secos activados, caldo paleo, kombucha, y otros productos todavía muy novedosos, como bebidas basadas en vinagre, o smoothies enriquecidos con clara de huevo, para los consumidores que se lanzan primero a probar las novedades.

En el Reino Unido, además de otros supermercados como Whole Foods Market y Planet Organic que le prestan una atención elevadísima a este tipo de productos, también contamos con una cadena de productos saludables, Holland & Barrett, que tiene unas 700 tiendas la mayoría pequeñísimas. La diferencia de la propuesta de Sainsbury’s es que al incluir la oferta dentro del supermercado  los clientes no tienen que ir a tiendas específicas para hacer estas compras y pueden aprovechar su visita semanal para llenar la despensa.

Tesco intentó algo parecido hace casi diez años, al comprar un especialista, Nutricentre, y llevar sus productos a las tiendas de Tesco. En el 2014 planearon abrir dentro de algunos de sus hipermercados tiendas con la marca Nutricentre, en las que había un surtido similar al de Sainsbury’s (suplementos, snacks, alimentos envasados y refrigerados, y comida para consumir on the go) pero incluyendo también nutricionistas que podían aconsejar a los clientes. Planearon abrir cientos de tiendas, pero al cabo de dos años cerraron las 20 que tenían.

El mercado ahora es distinto, y parece que hay una mayor demanda de productos saludables, por lo que igual por llegar ahora la propuesta de Sainsbury’s tiene más aceptación.

Aldi: donaciones navideñas.

Las cadenas de supermercados británicas, como las de muchos otros países, llevan ya un tiempo repartiendo los productos que no han vendido pero que van a caducar pronto, entre los bancos de alimentos locales. Es una iniciativa que no solamente les permite decir que reducen la merma que generan, si no que colaboran con los más desfavorecidos del entorno, y así ganar puntos reputacionales. Naturalmente, a estos esfuerzos le siguen unas cuantas acciones de comunicación para dar a conocer los números de la iniciativa: la comida repartida, cuánto no va a parar la basura, la progresión respecto al año pasado, etc.

Aldi ha comunicado otra iniciativa en este campo: quieren repartir entre los bancos de alimentos todos los productos frescos que queden en las tiendas a última hora del día 24 de diciembre. Las tiendas van a estar cerradas el día de Navidad y el día 26 de diciembre, que aquí se celebra como Boxing Day, por lo que mejor evitar dejar productos de corta vida útil.

Las 775 tiendas de Aldi en UK van a donar alimentos, y piden a los bancos de alimentos locales que se pongan en contacto previamente con las tiendas para organizar la logística. Los bancos de alimentos tienen que cumplir unos criterios mínimos y cada tienda donará a un banco de alimentos. Después, los propios bancos de alimentos pueden redistribuir estos productos, o bien llevarlos a las cocinas de organizaciones que preparan comida para los más desfavorecidos.

Aldi ya llevó a cabo esta acción el año pasado, y colaboraron con 300 bancos de alimentos, repartiendo más de 450.000 platos. Este año participan más tiendas, por lo que seguramente podrán superar esta cifra.

Otras acciones de Aldi UK para prevenir el desperdicio de alimentos son el alineamiento con los objetivos de sostenibilidad de las Naciones Unidas, y se comprometen a reducir el desperdicio a la mitad para el año 2025, y también llevan un par de años trabajando con sus proveedores según unas recomendaciones de la National Farmers Union, para lograr una mayor comunicación entre todos los eslabones de la cadena y así alinear mejor la producción a la demanda, y evitar envasar productos que no se van a vender. Miden el desperdicio que generan, pero todavía no lo hacen público, al contrario que otras cadenas como Tesco.

Ubamarket: la App para comprar con menos plástico.

Todavía no se han generalizado las Apps de “Scan & Go” (que te permiten escanear los productos con tu móvil y pagar directamente en la App sin tener que pasar por caja) y ya están evolucionando para incorporar nuevas utilidades para la persona que está haciendo la compra. Al final, se trata de utilizar los datos que se tienen de una forma práctica. 

Fuenta Ubamarket

Ubamarket es una App que lleva poco tiempo en el mercado, pero que permite a los supermercados implantar una solución de Scan & Go fácilmente. La propia industria ya reconoce su innovación, y les ha concedido el premio IGD a la mejor inciativa en ECommerce del año. Trabajan con supermercados independientes, y permiten que la App tenga la imagen del propio supermercado, y así generar una mayor confianza en los consumidores de que están usando una App propia de la tienda para hacer sus compras. Además de la aplicación de comprar y pagar desde la App, Ubamarket también incluye la posibilidad de hacer listas y mapas de la tienda, para guíar al consumidor por la misma según lo que quiera comprar. 

Indudablemente, la capacidad de la App no es solamente almacenar precios, ubicaciones y gestionar los pagos. Cada una de las referencias puede tener mucha más información de utilidad para los consumidores. Ya hemos visto algunas aplicaciones de realidad aumentada en tiendas que te alertan si hay algún producto de oferta, o si contienen frutos secos si le dices que eres alérgico, y así evitas comprar productos que debes evitar. Y la App de Ubamarket tiene lo mismo, lo distinto es que te alerta cuando escaneas el producto. Lanzaron hace un mes la alertas sobre los alergenos, y ahora han añadido información sobre el packaging, de forma que cuando escaneas el producto puedes ver información del packaging: materiales, cantidades, y si se recicla o no. 

Para anunciar esto se apoyan en un pequeño estudio, una encuesta a 2,000 adultos británicos. El 82% piensan que hay un exceso de packaging de plástico y que es necesario reducirlo. 44% buscan activamente información y productos con menos plástico en el envase, y el 77% piensan que la distribución alimentaria y la industria son los responsables de la mayoría de la contaminación por plásticos. Gracias a la información que ofrece esta App, los compradores pueden decidir si compran o no un producto basándose además en la cantidad y el tipo de plástico del envase del producto.

Iceland: efecto orangután.

Cuando les censuraron el anuncio navideño del orangután y el aceite de palma, los responsables de Iceland ya se dieron cuenta del favor que les habían hecho. El tema en sí ya tenía bastante sustancia y era un anuncio tan diferente a los demás que seguro hubiera sido el más comentario de este año, pero el censurarlo lo ha elevado a la tan preciada “viralidad” y a logrado un alcance posiblemente posiblemente imposible de pagar.

Iceland ya se imaginaba que la campaña iba a tener impacto, y tenía preparadas una serie de acciones para aprovechar el tirón del anuncio.

En muchas de las tiendas se ve la imagen del orangurán, con un simpático “tienda amigable con los organgutanes” haciendo referencia a que van eliminando el aceite de palma de las formulaciones de sus productos de MDD. Pero es que también han llevado actores disfrazados de orangutanes a las tiendas, en las que vendían peluches de orangután. Todo ha sido un éxito fenomenal.

Kantar acaba de publicar datos del mercado, y presta más atención que la habitual a Iceland. Es interesante ver como esta campaña ha conseguido llamar la atención de la clase media, según sus datos del panel de hogares y del análisis de los sentimientos en redes sociales, consiguiendo atraer a una mayor proporción de ellos a las tiendas. Es un proceso paulatino, que seguramente habrá ido creciendo a lo largo de los últimos años a consecuencia del mayor foco en calidad y la mejora en frescos que ha puesto en práctica la cadena. Por ejemplo, su lema de Power of Frozen es muy bueno, vendiendo muy bien los puntos fuertes del congelado frente a los frescos, en calidad, evitar el desperdicio etc. En los últimos cinco años el % de hogares de clase media que compra en Iceland ha crecido, y ahora el 37% de las ventas viene de hogares de clase media, que representaba menos de un 33% hace cinco años.  Y en el último trimestre las ventas han dado un acelerón, creciendo un 5%.  Si nos fíamos de twitter, hay un buen número de declaraciones de clientes que dicen haber entrado en un Iceland a comprar gracias al compromiso contra el aceite de palma, y que decicen volver por la calidad de los productos. Un buen triunfo!

Clientes que dicen ir a Iceland tras haber visto el anuncio navideño.

Waitrose: fidelizar con experiencias.

La idea que la línea entre supermercados y restaurantes se va difuminando no es muy nueva, pero parece lejos de estar agotada y seguimos viendo nuevos desarrollos. Esta vez es Waitrose, el retailer premium que tiene como objetivo atender al nicho de clientes foodies con medio/alto poder adquisitivo.

Fotografía Waitrose

Waitrose ya tiene un buen número de iniciativas para reforzar la experiencia de compra en sus tiendas mediante la restauración: su tienda en Canary Wharf tiene un restaurante desde hace casi 10 años, muchas de sus tiendas tienen cafeterías, barras de zumos, y algunas de ellas tienen un bar de vinos y tapas, donde puedes tomarte una copa picando un poco de jamón mientras escuchas una banda de jazz tocar entre los lineales de vino, e incluso un par de ellas tienen una escuela de cocina!

Hace unos meses probó a montar cenas en uno de sus supermercados, y la experiencia es tan positiva que ha decidido extenderlo a otros 42 en los próximos tres meses. La modalidad es la de “Supper Club”, y se monta en una tienda un día señalado con un concepto determinado. Puede ser la noche africana con platos del continente, la noche vegana, etc, y unos chefs preparan un menú utilizando ingredientes del surtido de Waitrose. Por ejemplo, ahora que Waitrose ha lanzado un par de nuevas referencias de comida malaya y filipina, no les extrañe que monte una cena alrededor de la cocina de esos países!

Estas cenas las organizan WeFiFo, que es una de las empresas que ganaron el último certamen de start ups de JLAB (John Lewis Lab, otra empresa de la matriz de Waitrose) y que se dedican a organizar este tipo de eventos.

Sin duda es algo que encaja muy bien con el tipo de clientes de Waitrose. Es llevar la experiencia de compra un poco más lejos, con cenas en las que puedes explorar nuevas gastronomías. Waitrose pone en su web las recetas de algunos de sus supper clubs, para que los que las disfrutan luego puedan llenar su carrito en Waitrose y replicar la experiencia en casa!

Tesco con WWF para liderar en sostenibilidad.

El CEO de Tesco, Dave Lewis, desde que es incorporó a la empresa no solo ha conseguido revertir los problemas de organización y reputación que tenía la cadena de supermercados, si no que también ha dado un impulso al trabajo que venía haciendo Tesco en sostenibilidad. Viniendo de Unilever, y con la situación actual podría parecer algo evidente que fuera a trabajar en mejorar la reputación de Tesco también en ese ámbito…

Tesco por ejemplo fue la primera cadena en hacer públicos los datos de la merma alimentaria que genera en sus operaciones, desde que los proveedores le entregan el producto hasta que lo vende al consumidor final. Midiendo estos datos y haciéndolos públicos de forma transparente, el incentivo para mejorar es aún mayor. 

Y ahora anuncia una colaboración estrecha con WWF durante los próximos cuatro años, para lograr reducir a la mitad el impacto medioambiental de los productos que compran sus clientes, sin subir los precios. Es un compromiso en la línea de los que Tesco asumió en su “Little Helps Plan” (que contiene objetivos en la reducción del impacto medioambiental de la cadena, mejoras su governanza, trabajar con cadenas de suministro más éticas, etc, en la línea de los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas) y para el que WWF espera poder aportar su expertise y acelerar la consecución de varios de los objetivos de Tesco.

El trabajo se va a llevar a cabo en tres áreas durante cuatro años:

  • educar a los consumidores para que conozcan bien las propiedades de los productos y por qué son o no son sostenibles,
  • reducir la merma de alimentos en la cadena de suminitro de Tesco
  • y minimizar el uso de packaging, y reducir también su desperdicio.

Dicen que no va a ser un mero WWF viendo lo que hace Tesco, y la cadena poniendo el sello de WWF en su comunicación, si no que ambas organizaciones van a tomar parte activa para alcanzar los objetivos marcados. Tesco y WWF van a analizar distintos productos y cadenas de suministro y tratarán de aplicar elknow how de WWF en sostenibilidad para reducir el impacto medioambiental.

Lo que espera WWF es que estas mejoras tengan un impacto positivo en el medioambiente y no haya tantos habitats de fauna salvaje amenazados.  La producción de alimentos es responsable del 60% de la pérdida en biodiversidad por culpa de, entre otras malas prácticas, la deforestación para cultivar alimentos o tener ganado. Seguramente uno de los productos más polémicos en la actualidad es el aceite de palma, por todo el revuelo que se ha generado gracias al anuncio de Iceland sobre la cuestión, y que ha sido censurado.

A la vez que el anuncio Tesco ha publicado una pequeña encuesta a consusumidores para reforzar el haber elegido esas tres áreas de trabajo. Según ellos, el 80% de los compradores demandan a los supermercados más productos sostenibles, mientras que el 59% de ellos no saben con certeza qué productos pueden elegir que sean sostenibles. Además, el 75% creen que es más caro escoger productos sostenibles.

Los problemas de Marks & Spencers.

La semana pasada el retailer presentaba los resultados del primer semestre de su año fiscal 2018/19. Los números vinieron a reforzar la preocupación sobre la marcha del negocio. La parte textil y hogar no acaba de recuperarse, y se consolidan las pérdidas de ventas en el negocio alimentario, que hasta hace poco venía dando alegrías a los accionistas.

Las ventas comparables en textil son de -1.1% y para alimentación de -2.9%, más de lo esperado para el negocio de los supermercados. Las ventas totales se reducen en un 3.1% motivado principalmente por las 24 tiendas que han cerrado en estos seis meses, además de la nula capacidad que tiene M&S de hacer crecer las ventas.

M&S Salads with Standards.jpg
Nueva campaña de credenciales tras la de la trazabilidad de la ternera. Hablando de la relación con los proveedores, la calidad de su trabajo y los excelentes productos.

La dirección durante la presentación de los resultados reconoció varios de los problemas que les lastran, y aseguraron que están trabajando no solamente en la mejora de los sistemas, si no en la mejora de todos los aspectos del negocio.

En alimentación llevan un tiempo haciendo cambios en la propuesta, focalizándose en precio, esperando adaptarse mejor a la nueva situación de contención del gasto. Su caracter es de supermercado premium, donde la innovación de productos es algo muy importante. Se adaptaban muy rápido a las nuevas tendencias de consumo, las nuevas preferencias de sabores,  atributos. Tanto que hasta se puede decir que Marks & Spencer creaba tendencias de alimentación y categorías nuevas.

Ahora podemos ver en las tiendas multitud de mensajes de precio, junto a de la calidad superior de sus productos. Es algo incluso un poco exagerado. La promesa de tener 100 referencias básicas a precio bajo puede estar bien, y conseguir un efecto similar al que consiguió la gama Simply Food de su MDD cuando la lanzaron. Pero este foco en precio les está suponiendo problemas, y en parte se ve en la bajada de ventas. Es algo en contra de su naturaleza, y no les va a ser fácil convencer a sus clientes de su propuesta de valor, porque ellos van a Marks & Spencer a comprar calidad, no algo barato.

M&S New Lower Price.jpg
Carteles de New Lower Price bajo las referencias que ellos consideran básicas.

De lo que se comentó en la presentación queda la decisión de mejorar que tienen, aunque a veces les cueste detectar los problemas que tienen. Siguen un par de ejemplos.

En textil parece que van por el buen camino en cuanto a actualización del estilo y de tratar de atraer a nuevos clientes, pero todavía les queda mucho camino por recorrer. De los problemas, es curioso ver como ejecutan con maestría una campaña de promoción de sus productos con un influencer, el público responde bien y estos productos se agotan rápidamente en las tiendas. Pero lamentablemente no tienen capacidad de reacción para reponer rápidamente el stock agotado en las tiendas, y no consiguen vender tanta ropa como sus clientes demandaban atraidos por la publicidad.

En alimentación el ejemplo que pusieron fueron las promociones del famoso “Dine in for £10” donde por 10 libras tienes una cena para dos con un entrante, un plato principal, un postre y una botella de vino. La promoción fué muy exitosa cuando la introdujeron al principio de la crisis financiera. Los consumidores retraían el gasto en horeca y con esta promoción podían comer comida de restaurante en casa a un precio muy atractivo. Supieron captar una necesidad de los consumidores y atraer ese gasto hacia sus tiendas. La promoción ha perdurado durante 10 años, ha sido muy exitosa, y además la han imitado todos. Pero en los últimos años Marks & Spencer ha perdido el elemento diferencial que tenía la promoción, con productos menos atractivos, muchas veces repitiendo el menú, y además cambiando precios, formatos, periodicidad, confundiendo a los consumidores. Y lo peor, que se perdía dinero con la promoción, y al final han decidido que el tráfico y las ventas que generaba no compensa con lo que se pierde, y han decidido retirarla.

Veremos como acaba esta travesía de Marks & Spencer, que sin duda si quieren convencer a sus clientes que no son tan caros les va a costar muchot tiempo. Es una de las mejores tiendas donde ir a compar comida, siempre sorprenden, aunque ahora lo hagan por poner carteles de precios bajos junto a los de tenemos el mejor chocolate del mundo.

.

Las marcas del futuro en Sainsbury’s.

Sainsbury’s anunció el pasado mes de mayo su programa “Future Brands”, y esta semana debuta en las tiendas la primera marca de bebidas amparada en este programa.

En medio de una estrategia a medio plazo de reducir referencias que Sainsbury’s considera no aportan valor a su propuesta, el retailer se propuso cubrir los huecos dejados dando la oportunidad a nuevas marcas de alimentación y bebidas que le permitan diferenciar todavía más su oferta de la competencia.

Las empresas elegidas, además de entrar en el surtido de la cadena, se pueden beneficiar de formación por parte de responsables de Sainsbury’s, acceso a datos de fidelización para mejorar su producto y entender mejor al comprador de su categoría, e incluso pueden llegar a invertir en las start ups. La start up no solamente trata con los habituales interlocutores comerciales en Sainsbury’s, también con el equipo de “Future Brands”, que les permite tener un mayor acceso a la forma de trabajar de Sainsbury’s, y aprender de la relación con una gran cadena. Sainsbury’s pide a cambio exclusividad en sus tiendas durante un periodo a negociar.

De esta forma Sainsbury’s espera ser visto como más innovador, y conseguir atraer a clientes más jóvenes que prefieren marcas nuevas ante las establecidas, por considerarlas más próximas a ellos.

Estamos viendo ya multitud de ejemplos en la zona de snacks, con muchas nuevas referencias de productos saludables. Sobre todo en las tiendas convenience, en las que han relajado el rigor del surtido para permitir que cada una tenga un surtido más diferenciado según el tipo de cliente que las frecuenta. Y ahora le toca el turno a las bebidas, con la inclusión de Jubel, una cerveza con sabores frutales y aflorados, inspirada en bebidas típicas del centro de Europa.

Otras cadenas ya han lanzado programas similares en el pasado, como Tesco (que además permitía que los propios clientes invirtieran en las start ups), John Lewis/Waitrose & Partners (no solamente centrados en alimentación, si no en otras aplicaciones que mejoraran la operativa del retail), e innumerables iniciativas de fabricantes (Pepsico, Danone, Nestlé etc).

La tienda de moda de Amazon en Londres.

Amazon Pop Up I.jpg

Amazon es una empresa fascinante, imagino que casi todos los que leen este blog estarán de acuerdo con esta afirmación, y ante cualquier iniciativa que tome, los retailers se ponen de guardia. En el campo de la moda sin ser un retailer de referencia, a base de vender básicos se va a convertir en el retailer que más textil vende en USA a finales de año!

En Londres hace unos días pudimos ver un pequeño show, en forma de tienda pop up. Todo lo que hace Amazon genera muchísima expectativa, y después de las tiendas Amazon Go, las de los productos recomendados por los clientes, o la de licores en Japón, se esperaba con mucha curiosidad lo que Amazon pudiera hacer con esta pop up.

Amazon Pop Up II.jpg

Al final, como supongo que las expectativas eran tan altas, debo reconocer que la experiencia fue un poco plana. Era una tienda bastante normal, con evidentes elementos diferenciadores, aunque sin una abrumadora presencia de la marca, como se ve en otros pop ups por ejemplo. Y con más dependientes que clientes, por lo menos el rato que pasé en ella. Amazon presentaba en la tienda un surtido de las marcas con las que tiene acuerdos de venta, y también puso algunas de sus propias marcas, como Meraki. La exposición era más bien escasa, más tipo escaparate para inspirarte que las habituales estanterías llenas de ropa. La ubicación tampoco era la habitual para estas ocasiones (muchas marcas eligen Shoreditch por ejemplo para este tipo de acciones, el barrio de moda ahora) y no estaba tampoco en los habituales destinos de moda (Oxford St, Bond St, etc).

El surtido cambiaba cada dos días, y además la tienda era un lugar donde pasarlo bien (con conciertos de bandas locales) y formarse (algunas de las marcas dieron charlas sobre tendencias, o sobre como personalizar la ropa que te compras).

Las prendas de ropa tenían una etiqueta con un código que podías escanearlo con la App de Amazon, y te llevaba a la página del producto para poder elegir tu talla, color etc, y comprar la pieza. Podías llevarte la ropa de la tienda, pero el proceso de pago era el habitual, nada tan espectacular como el que hay en las tiendas Amazon Go.

Amazon le da mucha importancia al negocio textil, y esto queda claro ante el desarrollo actual de marcas propias para este tipo de productos, que le ayudarán a tener más margen en las ventas y un mayor control, los acuerdos que está firmando con grandes marcas para vender sus productos a través de su web, o el servicio “pruébatelo antes de comprar”, lanzado hace tiempo en USA y recién estrenado en UK (te entregan una bolsa con varias piezas de ropa, y te quedas y pagas las que te gustan, las que no se devuelven).

Sin duda fue más una iniciativa para generar ruido y mejorar su reputación para conseguir ser destino en moda. Sin duda la tienda apunta hacia la tendencia de comprar online viendo los productos en la tienda, y me parece inteligente que el surtido vaya cambiando a lo largo de la semana, es una forma de sorprender y educar a la vez (el lunes ropa de gimnasio, saliendo del fin de semana de excesos, y los jueves ropa de salir de fiesta!) Y supongo que también habrá servido para poner algo más nerviosos a los competidores, en caso que Amazon decidan explorar la apertura de algún tipo de tienda de moda.