Covid-19 y Brexit: otra tormenta perfecta para el sector hortofrutícola.

Éste es mi nota número 28 sobre sobre los efectos del Brexit en el sector alimentario británico. Pueden consultar la serie completa aquí.

Como bien saben, en materia de frutas y hortalizas el Reino Unido es un destacado importador: el 42% de las hortalizas que consumimos, y el 85% de las frutas vienen de otros países. España es el líder en ambos grupos, copados en el Top 5 por otros países europeos en el caso de verduras, y con presencia de Suráfrica, Chile y Costa Rica en el de las frutas.

El Brexit va a alterar la forma de trabajar del sector importador, con la previsión de suponer un incremento de los precios que pagan los consumidores, pero ya con la crisis que ha traído el Covid-19 el comercio internacional ya ha empezado a sufrir dificultades.

El Covid-19 ha afectado al transporte aéreo de frutas y hortalizas, que utilizaba el espacio de carga de las líneas regulares de pasajeros, y que en muchos casos han dejado de operar. El sector ha tenido que utilizar medios alternativos, según The Grocer, como aviones de pasajeros vacíos, o aviones de carga, que suponen un mayor coste. En mayo, los sobrecostes eran del 50%, y ahora se han estabilizado al 25%. Usar aviones de pasajeros vacíos comporta también otra etapa de transporte por carretera desde el país europeo que los acepta hasta el Reino Unido.

Sección de Frutas y Hortalizas en un Supermercado de Morrisons.

Y mientras la operativa de las empresas se va adaptando a la situación actual, nos quedan apenas cuatro meses para la consecución del Brexit, con la duda permanente de si se llegará a algún tipo de acuerdo con la Unión Europea. Algunos países han acordado con UK mantener el mismo acuerdo comercial que rige su relación con la Unión Europea, a pesar de haber cambiado el poder negociador que tiene el Reino Unido fuera de la Unión Europea. Sin duda para algunos países puede ser una oportunidad para acceder a un mercado como el británico que verá como el proveerse en Europa ya no va a ser tan fácil y sin fricciones como mientras estaba dentro del mercado único.

La Comisión Parlamentaria que vigila los asuntos medioambientales y de alimentación ha emitido un análisis del comportamiento del gobierno durante la crisis del Covid-19 con respecto al sector alimentario, y condena la actuación del gobierno que siempre ha ido por detrás de los acontecimientos, mientras que las empresas sí que asumieron sus responsabilidades liderando a sus trabajadores para servir al público. La comisión reconoce estar preocupada ante el nivel de preparación del gobierno frente al Brexit, que puede suponer una crisis de mayor escala si no es capaz de anticiparse a las necesidades y poner soluciones y mecanismos de actuación claros.

Los importadores están trabajando para buscar alternativas a su forma de operar actual que les permitan salvar las barreras que esperan tener entre el Brexit y futuros brotes del Covid-19. The Grocer da varios ejemplos, como la empresa de logística PML, que va a empezar a utilizar charters aereos para complementar su servicio ante la falta de aviones de pasajeros, o algunas empresas irlandesas que se establecen en Francia para conectar Europa con Irlanda y no tener que pasar por el Reino Unido.

Las empresas también han estudiado alternativas a la frontera entre Dover y Calais, la más utilizada para las importaciones que vienen de Europa. A partir de enero se restablecerá el punto fronterizo como era antes del mercado único, y en cualquier momento pueden empezar las inspecciones y los controles, con el tiempo que esto va a suponer de más respecto a la situación actual. Se están abriendo nuevas rutas marítimas que absorban parte del flujo de camiones que existen, y que permitan hacer los despachos en otros lugares del país, descongestionando el paso entre Dover y Calais.

Menos plástico en Aldi.

Giles Hurley, el CEO de Aldi en UK y la República de Irlanda ha escrito una carta a The Grocer explicando por qué piensan en Aldi que la crisis del Covid-19 es una oportunidad para reforzar las iniciativas de sostenibilidad, concretamente las que tienen que ver con reducir el uso de envases de plástico en su cadena de suministro.

La crisis por la que hemos pasado ha tenido un efecto en los consumidores que ha supuesto durante unas semanas se redujeron sus preocupaciones medioambientales. La prioridad era conseguir comida para el hogar, en vista de las noticias de tiendas vacías y el peligro de contagio, y los clientes querían realizar una compra rápida y segura. Las ventas de graneles en Aldi descendieron de forma considerable. Pero el consumidor post Covid-19 está más interesado en la salud y la cuestión medioambiental, y piensan que la exigencia de reducir el impacto medioambiental vuelve a ganar importancia. No solamente por esta resensibilización, si no porque también en las agendas de muchos gobiernos el medioambiente va a ganar peso. En el Reino Unido, y en otros países, algunas de las medidas de recuperación económica van ligadas a mejorar el respeto por el medio ambiente, por no hablar del impuesto que se prepara para tasar los envases de plástico que no contengan material reciclado.

Distribución de la cantidad de envase de plástico por categorías. Aldi 2019.

En Aldi ya tienen evidencias de este volver a comportamientos anteriores a la crisis: las ventas a granel se han recuperado, y vuelven a recibir gran cantidad de cartas y mensajes de clientes preguntando acerca de los envases plásticos. Y por ello han aprovechado para renovar su compromiso con la reducción de envases de plástico en los productos que venden. Tienen el compromiso de quitar de su cadena de suministro 74,000 toneladas de plástico antes del 2025. Han explicado este compromiso a sus proveedores, que tienen que colaborar, y ser conscientes que es algo que va a tener peso en las decisiones comerciales, por lo que tienen que demostrar que trabajan activamente en la reducción de la cantidad de plástico en sus envases para seguir trabajando con Aldi. Consideran que esta crisis puede ser un punto de partida para reevaluar las cadenas de suministro e introducir mejoras que las hagan más respetuosas con el medio ambiente. 

Desde marzo y en las semanas en las que el efecti de la crisis ha sido más severo, la seguridad ha tenido prioridad al medioambiente, pero parece que los planes a largo plazo siguen inamovibles, y los esfuerzos por reducir la cantidad de envases utilizados y el impacto medioambiental de la operaciones siguen vigentes.

Amazon da una puñalada a los supermercados online en UK.

Amazon es un negocio ambicioso y disruptivo, y quiere aumentar su cuota del canal online. Sus innovaciones marcan la pauta para los demás, impulsando por ejemplo las entregas cada vez más rápidas, y ahora lo hace tirando los precios de las entregas. Ya en septiembre del 2019 anunció que su servicio Amazon Fresh dejaba de ser de suscripción para poder acceder a él pagando una tarifa de entrega, y ahora anuncia que las entregas van a ser gratis para clientes suscritos al Prime y que hagan pedidos de más de £40. Además va a ser posible que los pedidos se entreguen en el mismo día sin coste adicional, empezando por una zona en Surrey y más adelante ampliándolo a otras partes del país.

Naturalmente, el momento de anunciar esto es espectacular, cuando el canal online está creciendo de forma desmesurada. Casi se ha duplicado durante la pandemia, y continúa creciendo según Kantar, a pesar del relajamiento de las medidas de confinamiento y la paulatina apertura de los negocios de ocio y restauración. Amazon llevaba algún tiempo preparando este movimiento, dado que en abril de este año ya se conocieron sus planes para ampliar su red de almacenes de preparación de pedidos de gran consumo y productos frescos, y adaptarlos para hacer entregas super rápidas. También dicen que están ampliando su surtido, que ya cuenta con unas 10.000 referencias. El surtido alimentario viene de las propias compras que hace Amazon, el surtido de Whole Foods Market, los surtidos de frescos y MDD de Booths y Morrisons, y algunos acuerdos que tiene con pequeños negocios de tiendas de delicatessen y panaderías como Gail’s. Ahora, dicen, quieren ampliar esto, para incorporar más empresas alimentarias artesanales, a las que pueden dar covertura nacional.

Sin duda es una acción muy significativa y que va a tener un impacto en sus competidores. Amazon tiene todavía poco peso en el canal: según Mintel, cuentan con un 3% de los £119.000 millones que supone el canal online, mientras que Ocado tiene un 14% y Tesco un 30%; y según GlobalData apenas un 5% de los hogares británicos han comprado comida alguna vez en Amazon. También hay que pensar que ya ha pasado la etapa en la que los clientes estaban buscando de forma casi desesperada soluciones de aprovisionamiento alternativas a ir a las tiendas, y quizá ahora ya hayan vuelto a las tiendas o tengan su tienda online favorita, y no sea tan fácil cambiar. Sin embargo, Amazon llega fácilmente a sus clientes Prime, que entienden la propuesta, y además es una de las empresas que marcan la tendencia: los consumidores ponen el nivel de servicio de Amazon como referencia y los demás negocios tienen que adaptarse, y además ganar dinero. Amazon persigue además otros beneficios, como conseguir que los clientes entren en el ecosistema Amazon, y aunque no gane dinero con alimentación, lo gana con los otros servicios que consume el cliente fidelizado.

Amazon ofrece precios muy competitivos. Fuente: MailOnline

El canal online está teniendo un año movido. A principios de año se pensaba que la agenda la iban a marcar Marks & Spencer y Ocado lanzando su joint venture, ver cuál sería la reacción de Waitrose, para pasar por el crecimiento motivado por el Covid, y ahora Amazon, que va a tener un fin de año movido en otros frentes: qué sinergias va a crear gracias a entrar en el capital de Deliveroo y la expectativa de abrir la primera tienda Amazon Go en Londres antes de fin de año. Amazon está determinado a ponérselo fácil a los clientes, y ponérselo difícil a sus competidores.

UK: Un nuevo árbitro de la cadena.

En España tenemos la Agencia de Información y Control Alimentarios, y en el Reino Unido tenemos, con unas competencias similares aunque no exactamente iguales, el Groceries Code Adjudicator, el Árbitro de la cadena alimentaria (se hace cargo del control de la relación de varias cadenas de supermercados, las que más o menos facturan más de £1.000 millones anuales, con sus proveedores directos).

Tomó posesión del puesto Christine Tacon en enero del 2013, y se acaba de producir su relevo, previsto para el 2019 pero alargado un año. El Ministerio de Industria nombró ayer 21 de Julio a Mark White como nuevo árbitro de la cadena, a la vez que alargaba el contrato de Ms Tacon 6 meses más para asegurarse una transición más fácil. Los bagajes de ambas figuras no pueden ser más distintos. Mientras que Christine Tacon ha estado siempre relacionada con el mundo de la alimentación (tanto en gestionando negocios relacionados con la agricultura como del ámbito de los supermercados), Mark White viene del mundo legal, con varios puestos en consejos de administración de empresas, y es miembro del Tribunal Superior de Justicia (para asuntos fiscales). Su experiencia en el mundo de alimentación viene de su trabajo en Compass, el gigante de la hostelería (es el Secretario del Consejo de Administración y máximo responsable legal de la entidad).

La “clasificación” de supermercados, según la valoración que hacen sus proveedores de la relación comercial. Fuente GCA/YouGov

El trabajo de Christine Tacon ha sido más que positivo. Como ha venido presentando cada año, los indicadores que determinaban el éxito de su trabajo han ido mejorando cada año: ha ido aumentando el cumplimiento de las normas del código de conducta por parte de los supermercados, se ha reducido el número de incidentes, ha mejorado mucho la información que tienen los proveedores de las implicaciones del código etc. Y en cuanto a datos algo más objetivos, se han reducido los pagos retrasados (del 30% en el 2016 al 13% en el 2019) y los errores relacionados con los pedidos también (del 25% al 15%, para los mismos años). En general, tanto fabricantes como distribuidores valoran muy bien el trabajo de Christine Tacon, que ha intentado ser más bien conciliadora y tratar de buscar puntos de encuentro en las diferencias que hay entre ambas partes de la cadena.

El nuevo árbitro tiene que superar un listón muy alto, y está por ver cual será su forma de trabajar. Está claro que va a tener mucho trabajo porque estamos entrando en una recesión económica que va a ser larga, y en estos tiempos en los que se mira mucho a los costes y los precios, es posible que las tentaciones de buscar atajos sean más elevadas que en tiempos de bonanza, por lo que asegurarse que se aplican los preceptos del código para que las relaciones sean justas va a ser muy importante. 

Tesco y Loop: un nuevo supermercado online con foco en la sostenibilidad.

A principios del 2019 la empresa de reciclaje TerraCycle ponía en marcha en USA Loop, una propuesta que actualizaba al momento actual algunas prácticas que llevan años haciéndose: la venta de productos en envases retornables, los tradicionales lecheros! Loop está disponible en USA y en Francia, y ahora llega a UK de la mano de Tesco, el líder del mercado, por lo que el impacto potencial puede ser significativo.

Disappearing pinta: Are the milkman's days finally numbered? - BBC ...
Fuente: BBC

¿En qué consiste? Es un supermercado online como cualquier otro, lo único que venden una pequeña selección de productos de las empresas que por ahora se han adherido Procter & Gamble, Nestlé, Danone, Unilever, entre otras. El cliente hace la compra, y se la entregan en una bolsa que tiene que guardar. En ella tiene que depositar los envases vacíos a medida que consuma los productos, y después devolver esta bolsa llena a un punto de recogida, o encargar que lo vengan a recoger a su casa. Es muy interesante porque en algunos casos no son productos que puedas comprar en un supermercado, están diseñados específicamente para esta tienda de Loop. Como son envases retornables, el cliente tiene que pagar un depósito que se le devuelve con el retorno. 

Loop recoge los envases vacíos, los limpia a fondo y los devuelve a los fabricantes para que los vuelvan a llenar. Entonces se consigue reutilizar el mismo envase muchas veces.

Tesco ha decidido impulsar esta iniciativa en UK para reforzar su estrategia de reducción del uso de envases (las 4 R que les he comentado en algún post anterior: Retirar, Reducir, Reutilizar y Reciclar). Gracias a su escala seguro que también consigue involucrar a más fabricantes en esto, de forma que se extienda la iniciativa. A día de hoy la compra es muy limitada, y estimo que se van a apuntar consumidores muy motivados a probar esto, aunque Tesco va a difundir la iniciativa entre sus clientes online para animarles a que prueben. También Loop y Tesco se han propuesto llevar a las tiendas estos productos, y esperan que las primeras referencias ya estén disponibles a principios del 2021.

La alianza entre Loop y Tesco es por ahora de un año. Loop quiere trabajar con más empresas, y anuncian que pronto harán público un acuerdo con una empresa de restauración con la que van a aplicar los mismos principios.

Fuente: Loop.

Salud mental: Las marcas quieren que hables.

Una de las tendencias del momento en alimentación son los alimentos que contribuyen a la llamada “salud mental”: relajarse, dormir, estar contentos, estar concentrados en algo… Es un nicho de la gran tendencia de consumir alimentos saludables. Dos terceras partes de los británicos creen que lo que comen tiene una relación directa con su estado de ánimo, según Mintel, y cada vez vemos más alimentos en las tiendas que tratan de dar respuesta a estas necesidades.

Pero hay otra salud mental, más importante si cabe, su acepción tradicional, el bienestar emocional y psicológico de las personas, y las marcas están también tratando de contribuir a darle importancia y que los consumidores lo tengan presente. Además, la crisis del coronavirus ha multiplicado el riesgo de sufrir desequilibrios. 

A los nuevos factores como los peligros de la infección, la incertidumbre sobre el trabajo, el confinamiento, la vida moderna y urbana y el estilo de vida tan frenético que llevamos también pueden contribuir a deteriorar la salud mental de las personas.

Desde hace un tiempo algunas marcas nos invitan a parar, tomarnos un tiempo para nosotros mismos, dejar de pensar y hacer cosas para reparar nuestro espíritu, hacer cosas “lentas”. Algunas han hecho de esto su elemento diferencial, como los chocolates de la marca Ombar, pero me gusta lo que hacen otras marcas que han sido capaces de integrar su producto, su momento de consumo, o algún otro elemento con el compartir con otras personas, el charlar con ellas, el no estar solo, y sin tener que modificar sus productos.

 

  • Las Marcas de Té Tetley (ya hace unos años) y PG Tips (la última este mes de enero, regalando productos) han lanzado campañas donde el eje es tomarse una taza de té con un amigo con el que hace tiempo no hablas o no ves
  • McVities, la empresa de galletas, colabora con la fundación Mind regalando cajas de producto a las personas que prometan llevárselas a un amigo o familiar. El objetivo es promover una pausa en nuestras vidas, mantener una buena conversación con nuestras amistades, y reconectar con ellos.
  • En el verano del 2018 las cafeterías Costa dispusieron las mesas “de cotllleo”, reservadas para personas que quisieran hablar con desconocidos, tomándose un café juntas. Era una forma de identificar personas que se sienten solas, y les gustaría conversar un rato con alguien, aunque sea desconocido.

Y hace un par de días, ví este cartel en un supermercado Sainsbury’s, también promovido por la fundación Mind. En ella nos invitan a comprar una botella de leche a un vecino, y llevársela de regalo y charlar un rato con ellos, para tratar de mitigar un poco el aislamiento en el que se vive en algunos vecindarios, donde es fácil que los vecinos no se conozcan.

Tesco se lleva clientes de Aldi.

Durante el tiempo que Dave Lewis ha estado al frente de Tesco (está a punto de ser reemplazado, a petición propia) ha conseguido revertir mucho de los problemas que heredó cuando se hizo cargo de la cadena:

  • El “problema contable” está cerrado completamente y no ha habido grandes repercusiones más que la mediática y que él tuviera esta oportunidad de trabajo.
  • La relación con los proveedores es muchísimo mejor .
  • Tesco tiene una dirección clara y tiene en marcha unos proyectos sólidos en online, en MDD, en hipermercados..
  • Y finalmente, el discount ya no le roba clientes de forma tan ostentosa como hace seis años.

De hecho, y como anunció en la pasada presentación de resultados, ahora está consiguiendo que vuelvan más clientes desde Aldi a Tesco que clientes que se van de Tesco a los discounters. Algo impensable en el 2014 cuando se hizo cargo de Tesco!

Les he venido contando qué iniciativas ha puesto en marcha para lograrlo. Fundamentalmente ofrecer unos precios muy competitivos y una MDD comparable a la de Aldi y Lidl, y mucho trabajo en ajustar el surtido, renovar las operaciones para ser más eficiente, cortar por lo sano en tiendas que no son rentables, etc. Y Jack’s, que todavía no se sabe si es una jugada maestra, una distracción, o un laboratorio de pruebas!

Pero naturalmente también ha habido un poco de fortuna en esto. La crisis de la Covid-19 ha transformado el comportamiento de los compradores, que ahora van con menos frecuencia a las tiendas y se han decantado más por comprar online (donde Tesco tiene un gran negocio que los discounters no tienen) y comprar todo lo que necesitan de una vez (donde también Tesco tiene las marcas que los discounters no tienen). Por eso es hasta cierto punto natural que el trasvase Aldi a Tesco se haya intensificado. Según los datos que facilita Tesco, la frecuencia de compra de sus clientes ha disminuido un 32%, mientras que la cesta de la compra ha crecido un 64%. Los clientes han hablado de la mejor experiencia de compra en Tesco estos días, frente al ir a comprar a un discounter, 

Los números de estos tres meses hasta el 30 de mayo están, naturalmente, distorsionados: las ventas crecen un 9.1% (8.7% en comparable), las ventas online han crecido un 48.5% (y esperan vender £2.000 millones más que el anterior a finales de año), las ventas en tiendas convenience han crecido casi un 10%, las de grandes supermercados e hipermercados un 5.4%, y las de las tiendas Jack’s un 62%. Las ventas de alimentación han crecido un 12%, mientras que las de otras categorías menos esenciales han descendido abruptamente (como el textil, un 20%).

Las ventas online de Tesco suponen un 16% de sus ventas totales.

Los siguientes meses Tesco va a seguir profundizando en su proyecto de igualar precios con Aldi, para ampliarlo a más marcas. También están trabajando en la implantación de pequeños almacenes desde los que preparar y servir pedidos online. Ya tienen listo el primero en un hipermercado, y esperan abrir muchos más en los próximos meses, utilizando espacio que no utilizan en los grandes hipermercados. Tienen una cuota del 33.5% del mercado online, y van a defenderla ahora que es un canal tan pujante!

Waitrose y Tesco: responder a las demandas del confinamiento.

(Alimentación y Coronavirus en UK – XXV)

Aunque en UK estemos yendo algo más lentos que en otros países europeos, poco a poco se van levantando las restricciones a salir de casa y “moverse por ahí”, y los ciudadanos van recuperando algunas de sus prácticas habituales pre covid-19. Naturalmente, ahora uno de los intereses de las empresas es el conocer qué cambios en el comportamiento observados durante el confinamiento van a perpetuarse para detectar posibles oportunidades de negocio. ¿Seguiremos comprando en tiendas online el 11% del total del gran consumo? ¿Mantendremos la preferencia por la compra en tiendas próximas? ¿Vamos a querer dar prioridad a hacer la compra rápida en lugar a elegir con más detalle?

Y uno de los cambios que puede tener un impacto significativo en el gran consumo es si vamos a seguir cocinando tanto como hasta ahora. Antes del confinamiento, según Kantar, se cocinaban completamente de 4 a 6 comidas por semana. Durante el confinamiento, sobretodo al principio con incluso poquísimas opciones de take away, se cocinaba de 17 a 21 ocasiones semanales, cuatro veces más! A este elemento hay que añadir también la crisis económica que se nos avecina que va a tener un efecto importante en las economías familiares y en lo que van a poder comprar. Si no podemos gastar tanto, aunque tengamos ganas de salir a restaurantes, vamos a tener que buscar alternativas más baratas, que pasan por platos preparados en el hogar, e incluso por cocinar más.

Durante el confinamiento pude seguir un par de iniciativas que me gustaron mucho, por parte de Tesco y Waitrose, que reflejan este espíritu de “estar a tu lado” que han demostrado los supermercados.

Tesco lleva unos tres años con una campaña muy bonita, que llaman “Food Love Stories”. En ella actores inspirados en personas reales cocinan platos vinculados a una ocasión especial, y en muchas veces a un estado de ánimo, siempre muy humanos y fácilmente próximos a muchos de los consumidores. En las primeras semanas del confinamiento prepararon y rodaron algunos anuncios que reflejan el estado de confinamiento de la población. Seguían versando en el mismo eje: comida que nos une, porque la receta es de la familia, porque nos juntamos para comer, o porque es comida para una ocasión, reforzando de una forma simpática y entrañable el vínculo entre comida y personas que disfrutan juntas, aunque tuviera que ser separados físicamente.
Grabada con personas que no son actores profesionales (los propios trabajadores de Tesco, o sus familiares, amigos que han accedido a participar en la grabación), con sus propios medios (teléfonos móviles), con un resultado muy bonito. Uno de los anuncios contaba como una familia montaba una videoconferencia para unir varios hogares mientras todos cocinaban el cordero pascual típico de semana santa, dirigidos por la matriarca de la familia.

.Waitrose, el supermercado para los foodies, naturalmente no podía dejar de hacer algo para inspirar a sus clientes, que ya de por sí son cocinitas. Hasta un nivel que, como explico en mis charlas, he llegado a ver a clientes ir a comprar con un libro de cocina para que no les falte ningún ingrediente de los que quieren preparar! Es sin duda el supermercado donde encontrar los ingredientes más especiales.

Fuente Waitrose & Partners


Pues bien, prepararon un micro site en su web llamado “Waitrose at Home”, en el que incluye el apartado de “Fórmulas para Ensaladas y Sopas”. Igual no es muy original en el mundo de los recetarios, pero sí lo es en el mundo de los supermercados, dado que te permiten con los ingredientes que tienes en casa inspirarte para preparar una ensalada, en una especie de árbol de decisión que vas siguiendo paso a paso. Explican los principios de los platos, y dando libertad en muchos de los ingredientes. No es fantástico? Es una mini clase de cocina, justo en un momento en el que no siempre era posible encontrar siempre nuestros ingredientes favoritos en los supermercados..

El canal Online lidera el crecimiento en el Gran Consumo UK.

Esta mañana Kantar ha publicado su análisis de los datos las últimas cuatro semanas (hasta el 7 de junio), junto con unos pocos datos de las últimas 12 semanas, en las que los británicos han estado en confinamiento.

Naturalmente, el acento está en el canal online. Todos los números son un tremendo éxito. Los supermercados reaccionaron con bastante velocidad al aumento superlativo de la demanda, con Tesco por ejemplo pasando de poder realizar 600,000 entregas a la semana a realizar el doble en unas pocas semanas. También cabe destacar Morrisons, con varios nuevos productos pensados exclusivamente para el canal online.

Fuente Ocado

El ganador es Ocado, el supermercado online. La cadena ha crecido un 42% en ventas en estas últimas cuatro semanas, y ya alcanza un 1,7% de la cuota total del mercado. El trabajo que han hecho para optimizar más sus procesos, el restringir la venta de algunos productos voluminosos, etc, les ha permitido atender mejor la demanda. Y esto que todavía a día de hoy, restringen las ventanas de entrega: las ofrecen primero a los hogares vulnerables, y conforme van cumpliendo con estos pedidos, las liberan para que el resto de clientes puedan hacer la compra. 

Las ventas online totales en estas 4 semanas han crecido un 91%, y la quinta parte de los hogares británicos han realizado una compra de gran consumo online al menos una vez durante este mes. 

El mercado de gran consumo continúa creciendo respecto al año anterior, gracias a que el canal foodservice sigue cerrado (se acaba de anunciar que los bares y restaurantes podrán abrir el 4 de julio). Si durante el periodo anterior las ventas habían crecido un 17,2%, en este periodo han crecido un 18,9%. Todas las cadenas crecen durante las últimas 12 semanas, pero en paralelo al canal online, es el canal de proximidad el que se lleva los mayores incrementos de las ventas en tienda, como The Coop (34,5%) e Iceland (31,4%). 

Sin embargo, Kantar detecta como a medida que se van reduciendo las medidas de confinamiento, los consumidores empiezan a apuntar hacia un retorno a los comportamientos previos a la pandemia. Por ejemplo, en junio han crecido las ocasiones de compra respecto a abril (casi 20 millones más de ocasiones), aunque todavía estamos en unas 77 millones de ocasiones menos que el mismo periodo del año pasado. Las ventas de proximidad también están retrocediendo un poco, y han pasado de suponer el 16,3% en abril a tener una cuota del 14,7% en estas últimas cuatro semanas. 

A partir del mes de julio parte de las ventas extra que estaba disfrutando el gran consumo se van a trasladar a los recién abiertos pubs y restaurantes. Pero también se espera que con la llegada del verano, y las vacaciones en casa que parece mucha gente planea, los supermercados sigan vendiendo mucha cerveza y hamburguesas para las barbacoas.

Pret a Manger: el quick service post covid.

(Alimentación y Coronavirus en UK – XXIII)

Hoy me he pasado por primera vez el mes de marzo por un restaurante de Pret a Manger. Empezaron a reabrirlos a mediados de mayo, y siguen ofreciendo únicamente comida para llevar, no puedes sentarte en el restaurante y comer (hasta julio el gobierno no va a permitir a la hostelería reabrir).

La tienda naturalmente despliega todas las artes de separación que tenemos vistas en la mayoría de supermercados: persona en la puerta para controlar el flujo de clientes, mil carteles, marcas en el suelo, y pantallas de perspex.

Pret es un negocio de unos 450 restaurantes, y facturó el 2019 £710 millones. Las tiendas de Pret suelen estar en lugares de mucho tráfico (estaciones, arterias comerciales) o con muchas oficinas, y naturalmente destinadas para personas pobres en tiempo, que buscan una solución rápida para comer. El medio plazo post covid parece indicar que ni va a haber tráfico, ni mucha gente va a volver a las oficinas, y que un buen número de personas tienen más tiempo para cocinar. Va a ser un reto para marcas como Pret volver a atraer a clientes a sus tiendas y seguramente estarán pensado mucho en sus modelos de negocio, como muestra la evolución de Leon, por ejemplo.

Uno de sus intentos es mejorar su servicio online, con una mayor oferta de compra online y recoger en tienda, los acuerdos con las empresas de delivery habituales, y otro es de modificar la oferta. Ya se ven en tiendas productos que puedes comprar para calentar en casa, como si fuera un supermercado. Seguramente, van a querer capitalizar la marca Pret a Manger, que es bastante reconocida por lo menos por las personas que viven en las ciudades, y pronto veremos sus platos y ensaladas en supermercados, como vemos los de Crussh y Wasabi en Sainsbury’s. Aunque uno de los puntos diferenciales de Pret es que preparan la comida cada día en los restaurantes, es fresca del día, y esto es difícil de replicar en los supermercados.

Comida de restaurante para comer en casa. ¿Les suena?