Más barato si eres del club de fidelización.

Dar un trato personalizado a los clientes es cada vez más importante, y las nuevas Apps de fidelización que tienen los supermercados tratan de abundar en esto, para hacer que los clientes se sientan que reciben un trato personalizado de las cadenas. Pero está claro que es una forma lenta y silenciosa de ganarse a los clientes, y que para atraer la atención sobre los clubs de fidelización hay que hacer algo que llame la atención de los consumidores.

Que los miembros del club de fidelización de una cadena tengan precios especiales no es nada nuevo, pero nos resulta curioso que, tras un periodo sin novedades en este espacio, ahora las dos principales cadenas del país hayan lanzado iniciativas iguales.

Cuando Waitrose puso en marcha su tarjeta myWaitrose, los precios especiales tuvieron un peso importante. Era el primer club de fidelización en el gran consumo británico en el que los consumidores no acumulaban puntos, pero podían recibir beneficios inmediatos (el más llamativo fue el café gratis que te podías tomar cada día a su salud). Los miembros recibían descuentos en algunos productos de MDD de Waitrose, también había algunos productos gancho a un precio muy rebajado (por ejemplo cajas de bombones que típicamente se regalan en Navidad) y la famosa promoción de “tú escoges las ofertas“, que permití a a los consumidores elegir 10 productos de un listado de 200, para los que recibirían un descuento del 20%.

El pasado mes de mayo Tesco puso en marcha sus “ClubCard Prices”, con motivo de la celebración del aniversario de su fundación, que en el mes de noviembre y este enero han vuelto a reeditar. Se trata de un descuento de entre el 10% y el 50% en varias referencias (unas 300 en cada tanda) de productos que los consumidores suelen comprar, para que no haya que comprar productos no habituales para beneficiarse del descuento. Y ahora Sainsbury’s lanza sus “Nectar Price”, con una comunicación muy llamativa gracias al bonito color morado de su tarjeta de fidelización, y que sigue el mismo principio, descuentos en una serie de productos para los miembros del club de fidelización.

Ambas iniciativas son similares, incluyen productos de marca de fabricante y de MDD, y de varias categorías. En ambas iniciativas también está muy presente que están vigentes durante un corto plazo de tiempo, urgiendo a los clientes a comprar los productos si quieren beneficiarse del descuento. Tesco utiliza también productos gancho, con un gran descuento, para asegurarse la atención de los compradores.

Y ambas iniciativas parecen diseñadas también para poner el foco de atención de los clientes sobre las tarjetas de fidelización, que los dos supermercados han renovado recientemente. Tesco acaba de lanzar su servicio de suscripción de fidelización, por el que pagas para acceder a unos mejores servicios y unos descuentos en la compra, el llamado ClubCard +, y Sainsbury’s está en proceso de digitalizar completamente la tarjeta Nectar, con una App más intuitiva y fácil de usar, y que ofrece más ventajas y juegos, a la vez que está integrando en Nectar su negocio de análisis de datos i2c, para avanzar en la personalización de las ofertas y el tratamiento de los clientes.

Ocado: Resultados FY2019

Ha sido un año tumultuoso para Ocado, con noticias buenas y desastres como el incendo de su centro de Andover, y que finalmente cierra con un impacto importante en su cuenta de resultados a pesar de crecer en ventas y en número de clientes.

Acaban el año con unas pérdidas de £214.5 millones (frente a las £88 del año anterior) debidas en parte al incendio de uno de sus almacenes de preparación de pedidos más nuevos. Han tenido que afrontar el proyecto de construir un nuevo almacén, su capacidad de servir pedidos en su zona de influencia se ha visto reducida, junto con la reducción del negocio de prestación de servicios que tienen con Morrisons.

Robots con los que Ocado prepara pedidos en sus almacenes más modernos de UK.

Sin embargo el resto de métricas son positivas. Alcanzan unas ventas de gran consumo de £1.617 millones, y cuentan con un 14% de la cuota del mercado de online del Reino Unido. Sus ventas han crecido un 10.3%, algo menos que el 12% del año anterior, crecen también en número de clientes activos (un 10% aproximadamente, hasta casi 800.000 clientes que compran habitualmente), mantienen el tiquet medio (que llevaba años descendiendo) y consiguen mejoras en la eficiencia (velocidad de preparación de pedidos, número de entregas por furgoneta de reparto y semana) etc. También han logrado reducir el desperdicio de un 0,8% al 0,4% del volumen que manejan.

A pesar del incendio que destruyó totalmente su almacén de Andover en el mes de enero, el resto del año ha estado trufado de noticias positivas para Ocado:

  • Acuerdo con Marks & Spencer para formar una joint venture en el Reino Unido mediante la cual Ocado se desvincula totalmente de Waitrose y pasa a distribuir MDD de Marks & Spencer y a colaborar con ellos en cuestiones de compras.
  • Lanzamiento de Zoom, el negocio de entregas de compras online en 2 horas en una zona de Londres.
  • Compra de una participación de las granjas verticales Jones Food Co, con la idea de instalar centros al lado de sus almacenes de distribución, para suplirse de productos de estas granjas y reducir el transporte.

Y el 2020 promete ser un año clave para Ocado:

  • En Septiembre ponen en marcha el proyecto con Marks & Spencer. Va a ser un reto grande, porque Waitrose va a pelear duro por los clientes de Ocado que prefieren la MDD de Waitrose, aunque a priori, parece que va a ser un desarrollo muy positivo para M&S y Ocado.
  • Apertura de otro almacén de distribución de pedidos de Zoom, en otra zona de Londres.
  • Desarrollo de un almacén de preparación de pedidos automatizado pero de la mitad de capacidad de los que tiene ahora (350.000 pedidos por semana vs 700.000), pensado como piloto para sus proyectos en otros países donde la demanda online es menor y se tiene que trabajar de forma eficiente con menos pedidos.
  • Puesta en marcha de los primeros almacenes en Canadá (para Sobeys) y en Francia (para Casino). Un verdadero momento de la verdad porque la valoración bursatil de Ocado parece depender más de su negocio como prestador de servicios a otros supermercados que de lo que venda como supermercado, y si fuera bien a la primera sería un impulso y les conferiría más fiabilidad, pero si no funcionaran las cosas a la primera sería un golpe duro.

La marca de los precios justos C'est qui le patron?! llega a UK.

La marca que nació en el 2016 en Francia busca desarrollarse en otros mercados, y ha elegido el británico para lanzar nuevos productos antes de acabar el año, según publica The Grocer. Aquí se llamará “Who’s the boss”, gestionado por la empresa The Consumer Brand.

En Francia ya venden 30 referencias (leche, huevos, miel, carne etc) en las principales cadenas del país, más de 12000 tiendas de Carrefour, E. Leclerq, Monoprix etc. A finales del 2019, eran la marca más vendida de mantequilla ecológica, y la cuarta marca de leche.

Fuente C’est qui le patron?!

La primera referencia que tienen previsto lanzar en el Reino Unido son huevos, y van a diseñar el producto de la misma forma que hacen en Francia: piden a los consumidores que quieran participar que rellenen unos cuestionarios sobre qué atributos valoran en los productos (la forma de producir, los materiales del envase, medidas de bienestar animal, etc) y los precios que están dispuestos a pagar. Con esto diseñan un producto, seleccionan proveedores y empiezan a trabajar con ellos, asegurándose que los productores reciben un precio justo por los productos. Las empresas que envasan los productos tienen que publicar los precios que pagan a los productores, se exige transparencia, a la vez que pagan a The Consumer Brand un 5% de la facturación. Es la propia The Consumer Brand quien negocia con los supermercados.

Los envases llevarán impresos un PVP recomendado, obtenido a partir de la información de las encuestas a los consumidores. Las cadenas de supermercados que quieran dar de alta estos productos no tienen por qué venderlos a ese precio, pero la experiencia en Francia indica que los aceptan.

En el Reino Unido ya tenemos una iniciativa similar en el gran consumo, la marca “For the Farmers ” de Morrisons, además de estar muy consolidado el concepto de precios justos (“Fair Trade”) para productos que vienen de países de economías emergentes como los plátanos, café, chocolate etc. La marca “For the Farmers” apareció en el 2015, en un contexto de descontento de los ganaderos lecheros por los bajos precios que percibían. El producto es idéntico a la MDD de Morrisons, y solamente cambia el etiquetado y que es más caro, y la promesa que este diferencial de precio va directamente a los productores. Por lo tanto, el consumidor puede elegir pagar más por la leche, la mantequilla, el queso cheddar, etc, que se venden con esta marca. Morrisons no ha publicado las ventas que se alcanzan desde hace tres años, pero la marca sigue en los lineales lo que ya indica que por lo menos tiene un éxito relativo.

Lineal de la leche de Morrisons, con la explicación de la marca For Farmers.

Waitrose: descuentos si eres buen deportista.

Se ha acabado enero, el mes de la salud, el de tratar de cambiar nuestros hábitos para llevar un estilo de vida más saludable, pero que en los últimos años está copado por lanzamientos de productos veganos y vegetarianos. Los temas de salud quedan algo más desdibujados.

Waitrose es la cadena que más trata de asociarse con la salud, con muchas iniciativas a lo largo de los años para reforzar su imagen de aliado de los consumidores que quieren comer de forma saludable.

Su última iniciativa es muy llamativa, e interesante: los clientes que hagan más ejercicio van a tener más beneficios! Se trata de un acuerdo con la empresa de seguros Vitality, mediante el cual las personas aseguradas que compren en Waitrose van a obtener descuentos exclusivos, entre un 25% y un 40%, por comprar productos de MDD de Waitrose de la gama Good Health.

Esta gama se compone de todo tipo de productos, desde verduras hasta platos preparados, que cumplen con unos requisitos que les permite ser considerados como saludables por parte de Waitrose. Puede ser que aporten una cantidad significativa de ciertos micronutrientes, que sea un producto sin azúcares añadidos, bajos en grasa, etc.

El negocio de Vitality ya estaba relacionado con la salud. Ya ofrecen un sistema de beneficios similar al que ahora empiezan con Waitrose, mediante el cual acumulas puntos si llevas un estilo de vida activo, si vas a uno de sus gimnasios asociados, si colaboras con fundaciones que promueven un estilo de vida saludable, etc. Y luego puedes cancejar estos puntos por regalos.

Me parece buena iniciativa de Waitrose, seguro que le lleva más clientes a las tiendas que verán que pueden adquirir frutas y hortalizas de algo más calidad que otras cadenas más baratas a un precio menor, y seguro que cae alguna botella de vino caro, queso especial, etc, para redondear su tiquet de caja. Durante este mes de enero han publicado una edición de su revista semestral centrada en la salud, y además ofrecen un 25% de descuento en un buen número de referencias de frutería y verdulería.

UK: balance del desperdicio alimentario 2015-18.

WRAP, la organización responsable de la gestión del Compromiso Courtault, publicó la semana pasada un informe sobre el progreso que se ha hecho respecto al desperdicio alimentario entre los años 2015 y 2018.

La gran mayoría de cadenas de supermercados están totalmente implicadas en la reducción del desperdicio, y en concienciar a los consumidores.

El Compromiso Courtault es un marco de trabajo entre el gobierno británico y organizaciones del mundo del gran consumo que se adhieren a él de forma voluntaria, y trabaja en pro a conseguir que el sector de producción y distribución de alimentos del Reino Unido no genere tantos residuos ni despercidio. Cubre tanto alimentos como envases, a lo largo de la cadena, desde el origen hasta el hogar. Actualmente se encuentra en la cuarta fase, que va desde el 2015 hasta el 2025, y se centra en reducir el desperdicio, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y reducir el uso de agua. Para el desperdicio alimenterio, el objetivo es que se reduzca en un 20% en la parte de la cadena que va desde que sale de la granja hasta el hogar de los consumidores.

Durante este periodo el desperdicio se ha reducido un 7% el desperdicio, y también un 7% de la emisión de gases GHG. Sin embargo, estas reducciones se deben a las mejoras observadas en los hogares y en los fabricantes de alimentos, que han reducido el desperdicio en un 6% y 10% respectivamente. La última parte de la cadena antes de llegar a los hogares no se ha comportado tan bien, al crecer el desperdicio en un 6% en los supermercados y en un 7% en el mundo de la restauración. A pesar de esto, la cifra total se reduce por el gran peso que tienen los hogares en la cifra total del desperdicio, 20 veces mayor que el desperdicio que se produce en los supermercados y 6 veces la que se produce en restauración.

Según WRAP, una de las razones por las que haya aumentado el desperdicio en los supermercados se debe a

  • que han relajado las especificaciones de frutas y hortalizas, y las “frutas feas” han ganado peso en las tiendas, pero también se rechazan en mayor medida que los productos sin defectos cosméticos
  • y que la reducción del uso del plástico supone tener más productos a la venta en granel, y que naturalmente, por la manipulación que hacen los consumidores al seleccionar estos productos, se deterioran más productos que acaban como desperdicio. En algunas cadenas se ha llegado a tripiclar el desperdicio por este motivo.

La cifra de los fabricantes también tiene que ser matizada: la conforman apenas unas 150 empresas motivadas en reducir el desperdicio. Pero WRAP ha identificado otros 500 fabricantes con una producción significativa, y que no han firmado el marco voluntario, por lo que no dedican recursos a medir el desperdicio y evaluar como reducirlo.

Sin embargo, como vemos, los hogares son una parte muy importante de esta ecuación y seguir concienciando a las personas sobre la importancia del desperdicio es fundamental para que se siga reduciendo. Son muchas las iniciativas que hay, desde carteles en tiendas, consejos para conservar los productos, recetas para utilizar los restos de las comidas, etc, y que parece que están haciendo efecto!

Coop nos da la idea de preparar unas quesadillas con los restos del asado del día de Navidad.

Ayudar a los clientes a vivir con menos plástico.

Debo admitir que desde el principio he mirado esta ola de reducir el plástico en las tiendas con algo de incredulidad. Cuando empezaron las campañas ciudadanas que cuestionaban el uso de vasos de café y de pajitas de plástico pensé que ojalá el gran consumo se contagiara y llegara a alcanzar un nivel mucho más general, pero con poca confianza basado en lo que pasó en el 2011. Pero es un movimiento que crece y crece, y supermercados y marcas lo están tomando muy en serio. Supongo que en el Reino Unido es fácil atribuir el punto de inflexión (el momento en que este deseo de reducir el uso del plástico pasó de activismo a algo mucho más frecuente) a la emisión de la segunda serie de Blue Planet, de Sir David Attenborough, donde se mostraba como los océanos se estaban convirtiendo en vertederos de plástico, pero esto es un movimiento que afecta a más países, y no sé si en otros lugares han tenido una epifania similar que inspire tanto a los ciudadados y empresas como ha pasado aquí.

Cartel Promocional de la Serie Blue Planet II. Fuente BBC.

Sea como sea, lo cierto es que la imagen de las tiendas se está transformando. Las cadenas empezaron por establecerse objetivos y hacerlos públicos, y eliminar los problemas más fáciles (por ejemplo sustituir los plásticos negros, que son de difícil detección en las plantas de selección de residuos a reciclar, y todo lo que se ha hecho con las bolsas para llevar la compra). Después vino un proceso de análisis de los productos, para ver en cuáles se pondía quitar plástico innecesario (por ejemplo, vender las latas de cerveza o de tomate sueltas y aplicar un precio promocional si te llevas seis u ocho), sustituirlo por otro material (a mi me impresionan las bandejas de cartón donde se envasan ahora filetes de carne en Aldi, Asda y Sainsbury’s), o buscar plásticos más sencillos y que fueran más fácilmente recicables (han cambiado de color la mayoría de bandejas de platos preparados… espero que las que han dejado de utilizar y ya estuvieran fabricadas puedan reciclarse o tener algún uso!).

Naturalmente los frescos, y principalmente la sección de frutas y hortalizas, son un foco de plástico importante y hemos visto como las cadenas ahora permiten a los clientes llevar envases de plástico a las tiendas para que allí les ponga el carnicero o pescatero la compra, en vez de envolverla ellos mismos, y multiples anuncios de aumentar los graneles en las secciones de frescos. Morrisons, Sainsbury’s y Tesco todos tienen pilotos más o menos avanzados, y han vuelto las balanzas a las secciones para que los clientes se pesen la fruta, o tenemos más productos que se venden en precio unitario.

Pero me parece que todo esto son medidas interesantes, pero que tampoco cambian tanto el panorama de la tienda. Lo que sí me parece transformador son las iniciativas de vender productos de alimentación seca a granel, en tolvas, y que los clientes se lleven la cantidad exacta que necesiten de macarrones, lentejas o arroz. Whole Foods Market lleva años con secciones donde los consumidores pueden comprar así (no solamente estos productos, también especias, o café recién tostado) o As Nature Intended, y en los últimos meses estamos viendo como las grandes cadenas están estudiando como incorporar esto a sus puntos de venta.

Whole Foods Market

Waitrose ha sido el pionero con la adaptación de una de sus tiendas a un concepto que sea bueno para clientes que quieren utilizar menos plástico (más graneles en todas las secciones, incluso en la de bebidas alcohólicas y productos de limpieza, alquiler de contenedores para llevar los productos comprados, puntos de recogida de envases más selectivos, etc) y Morrisons también anda experimentando con como tener una sección de frescos con menos plástico, y sobretodo, en los productos que prepara en los obradores de las tiendas.

Ahora Asda y Marks & Spencer se suman a esta iniciativa. La cadena premium desde ya, con la inclusión en una de sus tiendas de nueva generación de toda una sección de graneles, donde los clientes pueden comprar cereales, frutos secos, chocolatinas, legumbres, etc. Los clientes pueden llevar su propio envase o bien utilizar las bolsas de papel allí disponibles. Todos los productos son de MDD y las versiones a granel son un 10% más baratas que las contrapartidas envasadas, por lo que el aliciente está claro.

Dibujo de Asda interpretando como puede ser su nueva zona de graneles.

Y Asda, que ha anunciado que en mayo pondrá en marcha un proyecto similar al de Waitrose, una tienda piloto pensada para ayudar a los clientes a reducir el uso del plástico. Lo interesante de esta iniciativa es que los fabricantes con marca van a tener protagonismo. La tienda va a contar con dispensadores mecánicos de cereales, bolsitas de té, café, etc de los productos de Unilever, Kellogg’s etc, cuyas marcas tendrán gran presencia en la zona donde los clientes se sirvan de productos. Además la tienda va a contar con lo que hemos visto en otros pilotos similares, como los contenedores de reciclaje de envases, una sección de frutería con mucho más granel que el habitual, y venta de contenedores de plástico donde llevar la compra a granel. Quieren probar el piloto unos tres meses y enseguida trasladar los aprendizajes al resto de tiendas, por lo que es muy posible que antes que acabe el año veamos estos graneles en una buena parte de las tiendas de Asda.

Hay que celebrar que haya tantas iniciativas, y esperemos que los consumidores sigan con tanto entusiasmo.

Tesco, Coop y Sainsbury's: iniciativas para dejar atrás los pagos en efectivo.

Cada vez es más habitual ver carteles en tiendas y restaurantes de “No aceptamos pagos en efectivo”, y naturalmente, las cadenas de supermercados no son una excepción y vemos como cada vez se realizan más pagos con tarjetas: ya sean las compras grandes del hipermercado, las compras pequeñas en las tiendas convenience (incluso hay ya un buen número de modelos de cajas de autocobro donde no puedes pagar en efectivo). Acelerar el paso de los clientes por las tiendas y reducir puntos de fricción es importante para mantener una percepción positiva de tu marca, y el pago (y las colas!) es un elemento importante.

En estos últimos meses, en el mundo del gran consumo británico hemos visto nuevas aplicaciones e iniciativas en este campo, por parte de Tesco, The Coop y Sainsbury’s.

Tesco se ha tenido que enfrentar a las protestas de un buen número de clientes ante la decisión de no aceptar pagos en efectivo cuando el cliente utiliza la herramienta de escanear su propia compra. 90% de los clientes que utilizan este servicio ya pagan con tarjeta, pero la medida no ha sentado bien a un grupo de ellos. Esto contrasta con Sainsbury’s, que tras pilotos en varias tiendas durante varios años, a lo largo del 2019 ha implantado el “SmartShop” (el sistema por el cual el cliente se escanea la compra) en la práctica totalidad de sus supermercados e hipermercados, y solamente se ofrece la posibilidad de pagar con targeta.

Sainsbury’s finalizó el piloto de Londres de su tienda sin cajas en septiembre, volviendo a instalar cajas, pero lo interesante es que ha decidido apostar por un modelo híbrido. En unas pocas tiendas del centro de Londres ahora es posible escanear la compra con el móvil, y pagar directamente en la app sin pagar por caja. Posiblemente sea un poco complicado para los empleados de la tienda, pero también facilita mucho el tránsito de los clientes, que no tienen que hacer cola para pagar, sobretodo en las horas puntas de la mañana y el medio día, cuando los clientes van a comprar un bocadillo y una bebida, y la tiendas desbordan. Veremos si pronto implantan un sistema parecido en los hipermercados, aunque allí el riesgo es de mayor importancia. ¿Quizá para las zonas de food to go en las entradas de las tiendas?

Y finalmente, The Coop que también se une al club de supermercados con Apps para escanear y pagar productos. Desde hace unos pocos meses el sistema que estaban probando en su tienda en la central en Manchester está disponible en varias tiendas de Londres. Para poder utilizarla, el cliente tiene que escanear un código QR en la puerta de la tienda, y ya puede empezar a escanear productos, pagando al final del proceso. Las tiendas cuentan con cajas registradoras, la app no las sustituye. La tienda tambíen está muy bien adaptada, con códigos bien visibles en todos los productos que se compran a granel o las bebidas de la cafetera.

Es una iniciativa similar a la de Sainsbury’s, pero me parece más importante por la naturaleza de las tiendas de The Coop. Sus establecimientos están centrados hacia el convenience y las compras pequeñas, por lo que posiblemente vayamos a ver como se extiende este sistema a muchas más tiendas en breve, no solamente a las urbanas centradas en las compras de comida para ahora, como las de Londres.

Poco a poco nos vamos preparando para despedir a las monedas que tintinean en nuestra cartera. Casi uno de cada seis jóvenes en UK no utilizan efectivo, según UK Finance.

Para todo el retail, en el 2018, menos del 30% de los pagos se realizaron en efectivo.

Resultados Navidad 2019: Lidl

El otro discounter alemán, como era previsible, también obtiene unos resultados mucho mejores que la media para la campaña navideña que acabamos de cerrar.

En las 4 semanas hasta el 29 de Diciembre Lidl ha crecido un 11% en ventas. No facilitan el dato de las ventas comparables (como están en medio de una expansión muy intensa siempre se tiene la sospecha que las nuevas tiendas enmascaran un resultado que no es tan bueno) pero han asegurado que es también positivo, sin dar más detalles.

Las bebidas alcohólicas han impulsado sus ventas, creciendo un 13%, junto con las ventas de las ofertas especiales.

Lidl cuenta en el Reino Unido con 790 tiendas, y un 6% de la cuota de mercado que le ubica en la 7ª posición del ranking.

Midl of Lidl: las ofertas semanales que atraten a tantos clientes a las tiendas de Lidl.

Resultados Navidad 2019: Waitrose & Partners.

Ayer también fué el turno de John Lewis Partnership de dar a conocer el resultado de la campaña navideña, y dentro del grupo, las cuentas de los supermercados premium Waitrose & Partners. Es un caso parecido al de Marks & Spencer: turbulencia en la parte del negocio non food (grandes almacenes en este caso) y modestamente bien en las tiendas de alimentación.

Las ventas comparables para Waitrose (7 semanas hasta el 4 de enero) fueron positivas, un 0.4% de crecimiento. Sin embargo, las ventas totales bajaron un 1.3% a consecuencia de haber cerrado 12 tiendas desde el año pasado.

La estrella del periodo ha sido sin duda la venta online, que ha crecido un 16.7%, y todavía más, un increíble 23.4%, si consideramos justo la semana de Navidad. ¿A qué se puede deber este repunte? A consecuencia del anuncio del acuerdo entre Marks & Spencer y Ocado, Waitrose se ha visto obligado a impulsar su negocio a través de la tienda online, para poder atender a los, previsiblemente, clientes que dejen de comprar en Ocado cuando no tenga productos de Waitrose. Por lo tanto, las inversiones que ha venido realizando últimamente han contribuido a este crecimiento. También supongo que hay que pensar en la cuestión de la confianza: quienes hacen la compra online navideña corren el riesgo de las sustituciones, que te pongan otro vino y no el que has elegido porque se ha acabado, o que no te gusten los frescos que te traigan, un pavo que no te acaba de gustar, y Waitrose, en esto de la confianza, es un supermercado superior a los demás.

Por lo demás, los recortes en costes no han tenido un efecto negativo en la operativa ni en la disponibilidad de productos en las tiendas, la reducción de surtido y renovación de su MDD premium ha sito positiva, y quizá, el único punto que pueda poner una sombra de duda sobre cómo les va a ir el 2020 es la renovación que están haciendo en su cúpula directiva. Quieren juntar las de John Lewis, los centros comerciales, y la de Waitrose, y ya llevan despedidos 70 directivos senior a medida que los responsables de área asumen también la del otro negocio (por ejemplo, el responsable de fidelización en Waitrose ahora lleva también la fidelización de John Lewis) en un intento de ahorrar costes de plantilla. Y también la sustitución adelantada del CEO de John Lewis Partnership, Paula Nickolds, que ha decidido dejar el cargo antes de los previsto, y la sustitución prevista de Rob Collins, Director de Waitrose, que también dejará el cargo en los próximos meses.

Y para empezar bien el año, Waitrose pone en marca su campaña de ofertas, con descuentos de 1/3 en los precios de multitud de referencias en todo el supermercado.

Resultados Navidad 2019: Marks & Spencer.

“Business as usual” para la cadena de supermercados más premium que tenemos en el Reino Unido: muy bien el negocio alimentario, fatal el resto. A pesar del trabajo que se ha venido realizando en mejorar el negocio de la ropa, otra vez se ha venido abajo en medio de la intensa actividad promocional del periodo, y algunos errores de previsión que ha cometido el equipo de Marks & Spencer.

Las ventas para el periodo de 13 semanas hasta el 28 de diciembre son de +1.5% en alimentación (+1.4% en ventas comparables) y de un -3.7% en la sección de ropa.

La gama de Navidad de Marks & Spencer siempre es sinónimo de calidad y originalidad superiores.

Se presenta otro año crucial para la dirección de Marks & Spencer. La estrategia de transformación del negocio de alimentación sigue dejando crecimiento tras revertir la tendencia de los últimos tres años (este es el segundo trimestre de crecimiento). La comunicación conjunta de sus credenciales de excelente calidad a la vez de la de ofrecer precios competitivos parece que cala entre los clientes, a la vez que está simplificando (ligeramente) las gamas, añadiendo más productos de tamaño familiar (con una mejor imagen de buena relación calidad/precio que los pequeños).

Las nuevas tiendas son un gran cambio, y refuerzan la imagen de calidad de la cadena. Además reducen el espacio dedicado a la ropa y aumentan el de los “Food Halls”, las tiendas de comida, que cuentan con una mayor oferta de restauración propia, e incluso de otros negocios (ya consolidada la colaboración con Wasabi, hace un par de días anunciaban que una de sus tiendas iba a incluir un punto de venta de la tienda – hasta ahora – online Pasta Evangelists donde iban a servir pasta fresca para cocinar en casa y platos preparados calientes listos para comer).

Y a mediados de año se pondrá en marcha la Joint Venture con Ocado, que le dará acceso a una tienda online engrasada y muy eficiente, que tiene que ayudarles a que las ventas den un gran salto cuantitativo. El reto quizá sea que el negocio de la ropa no agüe la fiesta del de alimentación.