Sainsbury’s: comprar sin pasar por caja en Londres.

Sainsbury’s ha traído al sur de Londres su piloto de tienda en la que es posible hacer la compra con su App, escanando los productos y pagando en la misma App. Es decir, no hace falta pasar por caja. No es la experiencia Amazon Go, pero se le va acercando. Y aporta velocidad a un tipo de compra donde el cliente apenas se va a llevar tres o cuatro productos y lo que prima es la velocidad a la que puede salir de la tienda una vez ha decidido qué llevarse.

Sainsbury’s llevaba dos años probando el App en una de las tiendas convenience que tiene cerca de la estación de Euston, con un número restringido de usuarios. Y ahora pone en marcha la iniciativa en una de sus tienda Local en el sur de Londres. La llama “Sainsbury’s Smartshop”.  La tienda no tiene sensores en las estanterías ni cámaras para seguir el movimiento de los clientes por la tienda, y por ello los propios clientes son los que tienen que escanear los productos utilizando el escaner de la App de Sainsbury’s, y una vez tienen todo, pagar en la propia App.

Sainsburys SmartShop scan pay  go trial  customers scanning their shopping with their smartphone  fo.jpg
Fotografía de Sainsbury’s.

Tiene todavía algunos inconvenientes, como por ejemplo los productos con alarma anti hurto, que tiene que desactivarse antes de salir de la tienda, o en el caso de alcohol y otros productos de venta restringida, el personal tiene que verificar que el cliente tiene la edad requerida para la compra.

Pero sin duda va a ser una herramienta muy popular en las tiendas donde se implante. En algunas tiendas del centro de Londres, o Canary Wharf por ejemplo, es posible ver más de 200 personas haciendo cola al medio día para comprarse un bocadillo y una botella de agua. Cuando sea posible escanear y pagar directamente con el App estas colas se reducirán drásticamente, y la experiencia de compra mejorará ostensiblemente. De hecho Tesco hizo unas pruebas hace unos años para llevar a cabo algo parecido.

La tienda sigue teniendo cajas registradoras donde pagar la compra, y según Sainsbury’s sigue empleando el mismo número de personas que antes de implantar este sistema. Una de las cuestiones que se nos ocurre debería preocupar son los robos de producto, pero dice Sainsbury’s que no les ha parecido que aumente al implantar este sistema.

El tipo de tienda donde lo prueban es de las llamadas “convenience”, donde los clientes pueden llegar a entrar varias veces cada semana, para comprar por ejemplo algo para comer en el momento, o unos platos preparados para cenar en casa. Son compras de pocos productos, en muchos casos los clientes no cogen ni cesto. Y es habitual que la mayoría de las cajas sean de autocobro, no acepten dinero en efectivo y solamente se pueda pagar con tarjeta, y además, no impriman tiquets de compra (solamente si el cliente lo pide expresamente).

 

Anuncios

Morrisons y Asda: frescos sin plástico.

Algo que sorprende bastante de los supermercados británicos es que incluso en los hipermercados, la gran mayoría de los productos en frutería están envasados, y hay poco granel. Por eso parece normal que ahora que todas las cadenas se han comprometido a reducir el plástico en sus operaciones, la frutería haya sido una de las primeras secciones en las que se hayan puesto a trabajar. Aunque por ahora parecen más bien medidas mínimas y lo que se trata de maximizar es la publicidad de la acción.

Morrisons_NakedCucumbers_03JPG.jpg
Un empleado de Morrisons mostrando los “pepinos desnudos” del retailer.

Morrisons anunció la semana pasada que iba a vender pepinos sin la habitual funda de plástico. La medida va a afectar a los pepinos del Reino Unido y de Holanda, y desde marzo a octubre. La medida reduce la vida útil de los pepinos, de siete a cinco días, por lo que se ha criticado un poco por la importancia que se le da también a la reducción del desperdicio alimentario. Pero según Morrisons el impacto va a ser importante, y le va a permitir al retailer ahorrarse 16 millones de fundas de plástico.

Otras medidas de Morrisons son el permitir que los clientes se lleven la compra de carnicería y pescadería en sus propios contenedores, por lo que Morrisons se ahorra tener que envolverlos. Y están instalando fuentes de agua potable en sus tiendas, para que los clientes puedan rellenar allí sus botellas rellenables de agua.

Asda también ha anunciado medidas. En abril nombraba a Nikki Dixon responsable del proyecto de reducción del plástico en las operaciones del retailer, y firmaban un acuerdo con la Universidad Beckett de Leeds para el análisis del problema y las posibles soluciones. Las primeras medidas que se conocen también son de la sección de frescos, y  retiran las fundas de plástico de los colinabos y en las próximas semanas de los espárragos. El compromiso de Asda es de reducir el uso de plástico en su MDD un 10% de aquí al 2019.

Waitrose, que quiere eliminar los plásticos negros de su MDD también está aumentando el uso de bandejas de cartón en su sección de frutas y hortalizas. Lo último que han anunciado es que los tomates ecológicos van a llevar unas bandejas de cartón que se fabrica a partir de las hojas de las tomateras, demostrando también interés en valorizar los subproductos agrícolas.

Red Tractor para por su crisis reputacional.

Red Tractor

El sello Red Tractor en los alimentos es uno de los más reconocidos por los consumidores británicos, y ahora está pasando por una mini crisis reputacional debido a su forma de operar. Afortunadamente, en esta ocasión parece que se ha superado sin consecuencias. Recordemos que llevamos un par de años con varias crisis en el sector cárnico, como por ejemplo la de la planta de envasado de pollo 2 Sisters, o el cierre del proveedor de fooservice Russell Hume por incumplimientos severos con la legislación sanitaria.

El sello Red Tractor nació en el año 2000 y es una certificación que se otorga a productores de alimentos en UK que cumplen con una serie de condiciones. Son más restrictivas que la legislación en vigor en cuestiones de bienestar animal y cuidado del medio ambiente, y sobre todo, que asegura que los productos son del Reino Unido. Según sus propios estudios, más del 62% de los consumidores británicos reconocen el sello, y esto los convierte en la certificación de productos más reconocida en el país.

Recientemente, una ONG (Animal Equality) destapó malas prácticas con los animales en una de las granjas certificadas por Red Tractor, y el diario The Times se decidió a investigar un poco más. En la actualidad hay 46.000 granjas y establecimientos certificados y los inspectores de Red Tractor realizaron el año pasado 60.000 visitas para auditar establecimientos y granjas. De todas estas visitas, tan solo 50 fueron sin avisar, y por ello se ha criticado a la certificadora. Una de las recomendaciones de Chris Eliott en su informe sobre la crisis de la carne de caballo era que el sector alimentario confía demasiado en las auditorías, y que éstas deberían ser sin anunciar para que fueran más efectivas. Sin embargo, por la naturaleza de las empresas certificadas por Red Tractor, esta práctica es algo complicada de poner en marcha, dado que muchas de las empresas son pequeñas granjas, con una o dos personas a su cargo, y puede ser habitual que el auditor acuda a realizar una auditoría a la granja pero que granjero y animales estén en el campo de pasto, por ejemplo, y no se pueda entrar en la granja hasta que vuelva el granjero. Encarecer las auditorías también es un problema para la certificadora, que aboga por defender no solamente los productos de calidad, si no que los consumidores puedan permitírselos.

Naturalmente las imágenes del maltrato han tenido efecto en la opinión pública, y aunque se trate de un caso aislado, Red Tractor va a tener que tomar medidas para revisar su política de auditorías. Ellos mismos, para reforzar su credibilidad, aseguran que el año pasado dieron de baja 200 granjas que no cumplían con sus exigencias, y suspendieron 1.800 más. Entre sus ideas para reforzar el control de las granjas certificadas se encuentran proyectos como el poner sensores conectados a internet en las granjas para capturar información en tiempo real, utilizar sistemas de Blockchain para gestionar la información, mejorar la clasificación de las granjas en función del riesgo, y revisar su sistema de auditoría para mejorar la priorización de visitas.

Es un momento crucial ahora, porque con el Brexit hay mucha sensibilidad sobre cómo va a ser la legislación alimentaria en el futuro en este país, y si se va a seguir produciendo con tan alto nivel de calidad como hasta ahora. No hacerlo quebraría la confianza que tienen los británicos en que los alimentos que se producen localmente son de una calidad excelente.

 

Brexit: el gobierno advierte a la industria que deben estar preparados.

Aldi Store.jpg

La evolución de las negociaciones del Brexit es de todo menos predecible. Tras los últimos desarrollos sobre la propuesta del gobierno británico, las modificaciones que se hicieron en el Parlamento, y que la UE no vea adecuada la nueva propuesta, parece que nos precipitamos hacia un Brexit sin acuerdo, que abocaría al país a muchos cambios abruptos.

Por parte alimentaria, seguramente el cambio inmediato más significativo será el restablecer las aduanas, y establecer las tarifas de la OMC para los alimentos. Como no hay nada preparado (harán falta lugares físicos donde hacer las inspecciones, aparcamientos para los vehículos que esperen al paso fronterizo, etc) el gobierno ha decidido advertir a la industria alimentaria que tienen que hacer todo lo posible por minimizar la disrupcción que supondrá el cambio, sobre todo en las primeras semanas. Incluso aunque el Reino Unido decidiera no inspeccionar los productos que le llegan del continente, al otro lado habría controles, y las fronteras se colapsarían seguramente por la novedad. El Reino Unido importa el 40% de los alimentos que consume, y una parte muy significativa viene de la Unión Europea. La idea que han propuesto es que la industria empiece a acumular alimentos, de forma que si se produce el caos que se espera en las aduanas, no nos quedemos sin los productos más básicos.

Naturalmente, las respuestas de la patronal de los fabricantes y la de los distribuidores no se han hecho esperar: es ridículo. Acusan al gobierno de falta de diálogo sobre esta cuestión ya que ninguna empresa ni asociación ha conseguido tratar el tema con ellos, y de desconocimiento de cómo opera la industria, normalmente casi sin stock. Acumular producto significaría utilizar más liquidez, alquilar más almacenes, algunos refrigerados o en congelación, con el consiguiente aumento de los costes.

A pesar de esto, las cadenas y los fabricantes ya están empezando a prepararse para un Brexit abrupto. Ayer se hacía público que Aldi estaba trabajando con sus proveedores para analizar los posibles impactos y las medidas que podían tomar, y otras cadenas tratan de reforzar su aprovisionamiento de productos de fuera de la Unión Europea, unos flujos que piensan no se verán tan afectados como las importaciones de la UE.

Mientras tanto, seguimos sin saber a qué atenernos.

Tesco: nuevo formato discount.

Los periódicos británicos este domingo han acabado por confirmar los planes de Tesco de abrir tiendas con un nuevo formato, que se parecería a los discounters alemanes. Se empezó a hablar en febrero de la posibilidad, y el díario The Guardian hoy lo acaba de confirmar citando fuentes del propio Tesco.

Parece que Tesco ya está reformando varios supermercados convenience y tiendas del formato Tesco Metro para que abran en las próximas semanas con la nueva marca. Según los periodistas, Tesco tenía ya tenía planeado cerrar algunas de estas tiendas. Otras de las escogidas no son demasiado rentables. A pesar que el negocio sea de Tesco, los empleados tendrán contrato con la nueva empresa, y beneficios diferentes a los de Tesco. Así, los que ahora trabajan en las tiendas Tesco Metro serán despedidos y la nueva empresa les contratará. Todavía se desconoce la marca bajo la cual operará la nueva cadena.

No se sabe mucho más de la cadena, pero es posible que algunas de las nuevas marcas que Tesco ha ido introduciendo en sus tiendas (principalmente para sustituir su MDD de primer precio, Tesco Everyday Value) también se encuentren en estas tiendas. Otra de las posibilidades de las que se habla es que las tiendas sean como mini Costcos, en las que Tesco además pueda vender una selección de productos del catálogo de Booker, el mayorista foodservice que acaba de comprar.

Tesco Discount Brands III.jpg

Desde que los discounters empezaron a ganar importancia en el Reino Unido (hará unos 10 años) Tesco ha tratado de hacerles frente con varias iniciativas (abrir una tienda solamente con MDD, las Discount Brands, o las zonas de todo a una libra en sus hipermercados) pero ninguna ha llegado a conseguir un resultado significativamente positivo.

Sainsbury’s también lanzó una cadena de discount hace cinco años, asociándose con Netto. Tambíen iban a utilizar tiendas de Sainsbury’s no demasiado rentables, o en locales donde Sainsbury’s ya había descartado abrir pero eran dueños del terreno. En teoría, Netto aportaba alimentación seca y know how de discounter, mientras que Sainsbury’s aportaba los productos frescos y otros servicios de retail. La experiencia apenas duró tres años y se abrieron 15 tiendas, cuando las dos cadenas decidieron darla por cerrada.

Tesco Saving Big Brands.jpg

Aldi y Lidl han pasado del 6% al 13% de la cuota de mercado en unos pocos años, y continuan creciendo a mayor ritmo que los demás, por lo que la preocupación es evidente en todas las cadenas, y buscan formas de neutralizar el éxito que el discount alemán está obteniendo.

 

Majestic Wines: foco en la MDD.

Majestic Wines es una cadena especializada en bebidas alcohólicas, principalmente vino. Cuentan con unas 210 tiendas, un negocio mayorista y otro online llamado Naked Wines. Tienen previsto cerrar el año con unos £480 millones de facturación.

Majestic-Wine-Welwyn-Garden-City-Web-Quality-9-620x413.jpg
Fotografía Majestic Wines.

Ahora está viviendo una buena época, gracias a los cambios que han introducido en estos últimos años en las tiendas y la oferta. Tradicionalmente, las tiendas parecían almacenes, y para poder comprar tenías que llevarte más de seis botellas. Se encontraban vinos especiales y distintos a los supermercados, y más baratos, pero había que comprar en cantidad. Los cambios en los hábitos de los consumidores, la oferta barata online y evidentemente los discounters y su desarrollo de la sección de vino les afectaron, y hace tres años iniciaron un camino para reinvertarse y poder afrontar mejor los cambios en los patrones de compra.

Mejorar las tiendas, permitir la compra de botellas sueltas pero ofreciendo descuento se si compra más cantidad, más servicios, y un mayor peso en la prescripción les ha permitido capear el temporal y recuperar el ritmo de crecimiento.

Ahora quieren llevar su estrategia más allá, y dedicar mucho más espacio a los vinos de su propia marca. Es algo que ya hacen en Naked Wines, pero lo que allí es un elemento inherente y diferencial (seleccionamos vinos poco conocidos pero de mucha calidad para tí) aquí es una medida algo más defensiva: como buscan siempre vinos algo distintos a la gran distribución, les pasa que luego estas marcas se popularizan y dan el salto a los grandes supermecados. Algo normal, pero que a ellos les deja en mal lugar porque ni tienen el poder de compra de los grandes supermercados ni sus eficiencias en las operaciones, por lo que al final no pueden ser competitivos en precio.

Ante esto se les ha ocurrido dar de baja las marcas, y centrarse en crear una MDD reputada, para que no solamente la tienda y sus empleados sean un referente donde encontrar buenos vinos, si no que tambíen lo sea su propia marca, Majestic Wines.

 

Tesco cierra Tesco Direct, su marketplace online.

Tesco Direct.jpg

Recién nombrado nuevo CEO de Tesco UK & Irlanda, Charles Wilson, y ya toma decisiones importantes para el negocio, muy en la línea del CEO Dave Lewis. Continúan los anuncios de desprenderse de negocios accesorios para centrarse en el gran consumo (y ahora el foodservice también!).

Tesco Direct es la tienda online que abrió Tesco el 2006 para competir contra el popular Argos y Amazon (que había llegado a UK en 1998, ya ofrecía además de libros y música, productos para el hogar, muebles, y un marketplace para vendedores independientes). Tesco vende a través de ella todo su catálogo de productos para el hogar, muebles, electrodomésticos, jardinería, etc, además de electrónica, libros, juguetes, música y su marca textil F&F. Incluso se puede comprar a través de esta web productos de otros negocios, los llamados Tesco Partners, imitando el marketplace de Amazon.

El principal motivo para cerrarla es que no consiguen ganar dinero con ella, y van a trasladar estos productos a su tienda online de gran consumo, Tesco.com. De esta forma pueden liberar recursos económicos que van a invertir en la tienda online. Planean cerrar el centro de preparación de pedidos que tenían dedicado a Tesco Direct, poniendo en riesgo la continuidad del empleo de 500 personas.

Además de Amazon, la fusión de Asda y Sainsbury’s va a suponer que habrá otro gigante de non food en el canal online. El volumen de Argos (parte de Sainsbury’s) es muy importante (más de 4,000 millones de libras) y Asda también tiene un importante negocio online de venta de non food (sobretodo textil de su marca George). Por ello parece razonable a priori tratar de unificar la propuesta de cara a los clientes e invertir más en la tienda online.

Asda. Resultados Q1 FY2018

Asda - frontal.jpgAsda es la cadena del top 4 a la que le va peor ahora, con dos cambios recientes en la dirección del retailer, y además con el anuncio de la fusión con Sainsbury’s todavía muy reciente!

La semana pasada presentaron junto con la matriz Walmart los resultados de su primer trimestre. Unos resultados algo positivos, en cuanto a que parece que deján atrás el periodo de pérdida de ventas, y crecen, aunque se deba en parte a la inflación.

Las ventas durante el periodo han crecido un 3.7%, gracias a la inversión en precio, y en mejorar la calidad de la MDD. Las ventas comparables suben un 3,4%, pero es un resultado sesgado por las fechas de la Semana Santa. Si ajustamos su efecto, las ventas comparables crecen un 1%.

Durante estos tres meses han lanzado otra campaña de reducción de precios, bajo el slogan de Rolled Back and Staying Back y han renovado más de 200 referencias de MDD, mejorando la calidad.

Asda Rolled Back.jpg

Las ventas online han crecido un 8.3% y las de non food a través de la tienda de George.com un 21,9%. Han implantado un par de ideas de Walmart: la posibilidad de hacer pedidos online por voz con el Google Assistant, y un sistema para acelerar la entrega de pedidos online en tienda, más automatizado y que los clientes apenas tienen que esperar un minuto para recoger su pedido.

El discount sigue haciendo mella en los resultados de Asda, a la espera de la posible fusión y la bajada de un 10% en los precios que Asda y Sainsbury’s han prometido de juntar sus negocios.

Wm Morrisons Supermarkets. Resultados Q1 FY2018/9

Morrisons Greengrocers.jpg

La semana pasada, el 10 de mayo, Morrisons presentaba los resultados del primer trimestre. Es interesante seguir a Morrisons por su estrategia con los frescos, y el proyecto de venta mayorista, que seguramente se anticipa un poco a lo que Tesco va a hacer con los supermercados que trabajan con Booker.

Las ventas crecieron un 3,8% durante el periodo, y las comparables un 3,6%. La mitad se debe a la venta mayorista (1,8%) por lo que los resultados de los supermercados no son demasiado buenos, algo por debajo de la inflación. Se nota también esto en el número de transacciones, que aunque siguen creciendo (0.7% en este periodo), no alcanzan el crecimiento del año anterior (del 2 al 4%).

La principal novedad del trimestre es que han abierto dos supermercados, tras 2 años en los que no solamente no han abierto ninguno, si no que cerraron algunas tiendas que no eran rentables. También han renovado la marca de primer precio, volviendo al nombre de Savers y relanzando 300 referencias.

En el canal mayorista, continuan vendiendo a Amazon, y han puesto en marcha el programa con la cadena de tiendas convenience McColl’s (tienen algo más de 1500 tiendas, principalmente tiendas de periódicos con un pequeño surtido de supermercado). A éstos últimos les van a servir productos frescos y ambiente, de marcas nacionales y de la marca Safeway, que ejercerá como marca de MDD (es la marca de uno de los supermercados que Morrisons compró en el pasado). No hay cifras del volumen de este canal, solamente que esperan alcanzar a finales del ejercicio unos £700 millones (un 5% de las ventas).

Continúan con su estrategia de integrar la cadena de suministro. En este trimestre han comprado Chippindale Foods, un negocio de huevos camperos. La cadena cuenta ya con 17 fábricas de alimentos que preparan un número elevado de sus referencias de MDD de productos frescos, refrigerados y de ambiente.

Aunque este año el foco va a estar en los desarrollos de Tesco/Booker y en lo que se vaya sabiendo del acuerdo Asda/Sainsbury’s, Morrisons es una cadena muy interesante, con una buena propuesta diferenciada, y a los que conviene seguir.

J Sainsbury plc: Resultados FY17/18

Después del anuncio sorpresa de la semana pasada, Sainsbury’s presentaba sus resultados anuales para el año que acaba en marzo del 2018. Seguramente la presentación de resultados a la que se le ha prestado menos atención en años…

Ha sido un año algo regular para Sainsbury’s. No ha podido materializar todo el crecimiento que la inflación le ha ofrecido, pero sigue haciendo un buen trabajo en el canal online y en su oferta de MDD.

Las ventas crecen un 9%, y una parte muy significativa de este crecimiento se debe todavía al efecto de la compra de Argos, que se produjo durante el anterior periodo contable. Las ventas en gran consumo crecen un 2.3%, las de textil un 3.8% y el non-food pierde 0.8%.

Mike Coupe CEO JS.jpg

Las ventas comparables crecen un 1.3%, notando un ralentizamiento en el segundo semestre (el crucial de las Navidades).

El año ha pasado con reestructuraciones de los organigramas del personal en tienda, con la integración de Argos en los supermercados (un firme competidor de Amazon), la habitual mejora de la calidad de los productos de MDD (han renovado un 60% de las referencias) y a finales del periodo (desde enero) inversión de £150 millones para rebajar precios de casi 1,000 referencias de productos básicos (y ya han anunciado otra rebaja centrada en carne y pescado).

Una buena iniciativa es la de su asociación con varias enseñas de foodservice para enriquecer la experiencia de compra. Ya cuentan con Sushi Gourmet, Daily Sushi, Patisserie Valerie, Godiva y Crussh en más de 500 tiendas.

El canal online crece un 6.8%. Su baza es que las entregas de gran consumo en el día ya alcanzan el 40% de la población del Reino Unido. Y siguen avanzando en las entregas en una hora en un radio de 4km del supermercado, con el despliegue de unas bicis eléctricas en Londres que pueden cargar 400 litros de volumen y hacer unas 100 entregas al día.

El canal convenience crece gracias a las 24 aperturas y a las pruebas que están realizando con Euro Star Garages, para la gestión de supermercados de gasolineras. Han crecido un 7.5% en este canal.

Otra gran noticia del año fue que compraron a Aimia la tarjeta Néctar, el club de fidelización que tenían. Se esperan cambios en su programa de fidelización dado que ahora tienen más control y podrán sacar más rendimiento de los datos. Por ahora están realizando un piloto en el que la experiencia del cliente es más personalizada: ya no se ganan puntos por todas las compras si no por un cierto número de productos, algunos los eliges tú (y te ofrecen un descuento) y otros los propone Néctar.

Va a ser sin duda un año de turbulencias para Sainsbury’s. Tienen un reto grande por delante, y todos sus empleados tendrán que redoblar esfuerzos para que las noticias sobre la fusión no les distraigan. Además de continuar el trabajo en el canal online, la alimentación va a ser un elemento clave este año, donde van a trabajar en mejorar su gama premium y también en incorporar tiendas como la de los bombones Godiva, creando experiencias más premium en algunas de sus tiendas.