Lidl supera a Waitrose.

Esta mañana Kantar Worldpanel daba las cifras de los últimos tres meses del gran consumo británico, por el que hemos pasado por un verano anticipado en mayo y junio, y un otoño precoz al final del periodo.

Lidl New Card.JPG
Welcome Card de Lidl: el retailer ofrece productos gratis a los clientes que van a comprar de forma repetida a las nuevas tiendas.

Los ganadores vuelven a ser los discounters que son los que más crecen, y en esta ocasión, el protagonismo se lo lleva Lidl, porque avanza puestos en el ranking del mercado y supera a Waitrose alcanzando el séptimo puesto. Lidl tiene un 5,2% de la cuota del mercado, ha ganado 0.7 puntos de cuota en un año y ha crecido un 18.9% en el periodo.

Mucho de este crecimiento viene dado por la fuerte expansión de la cadena, que está abriendo tiendas a un ritmo muy elevado. Las estrellas del surtido han sido las bebidas alcohólicas y las frutas y hortalizas, y Kantar apunta que Lidl está teniendo un éxito muy grande entre familias con niños pequeños. Ya son 10 millones de hogares los que han comprado en un Lidl en los últimos 3 meses.

Por detrás en velocidad de crecimiento está Aldi, con un 17,2%, a consecuencia de las aperturas de tiendas también. El top 4 crece en el rango del 1,4% de Asda y 3% de Tesco, todos creciendo por debajo de la inflación que calcula Kantar, un 3,3% para este periodo. Por lo tanto, no alcanzando el potencial de los aumentos de precio. El total del mercado ha crecido un 4%, gracias a los discounters, y a otros retailers del grupo de los pequeños que también gozan de buenos niveles de crecimiento, como Marks & Spencer, Iceland y Ocado.

 

Anuncios

Arla: crear valor en la sección de la leche.

Resultados modestos, si lo comparamos con el total del mercado, pero son buenos los esfuerzos de la cooperativa anglodanesa por presentar novedades al mercado y tratar de buscar elementos que los aparten de la brutal lucha por precio.

Ya saben lo que pasa en el Reino Unido con la leche, una historia similar a la de otros tantos mercados. Aquí tiene que cumplir con una serie de condiciones demandadas por los shoppers: fresca, inglesa, en la botella típica, y además, contar historias bucólicas. Pero cuando llegan las guerras de precio y hay que llevar a los clientes a la tienda, la leche es una de las primeras referencias que se lleva un sopapo, y se le caen continuamente peniques de su precio. Es una commodity, y aquí perdió un 30% de su valor en unos pocos meses de guerra de precio. El precio de cuatro pintas (2,2 l, la referencia básica) llegó a los 90 peniques… poco más de un Euro. Y aunque se ha recuperado un poco, ahora está a £1, un precio que tampoco da para muchas alegrías.

arla_farmers-milk_4-pint_whole.jpg
La leche de los Ganaderos de Arla, que recauda más dinero para ellos. Fotografía Arla.

Arla ha sido uno de los agentes más activos e innovadores en esta categoría, lanzando productos con vocación de generalistas, no tan nicho como otras propuestas que podemos ver en los lineales. En su última presentación de resultados reflexionaban sobre sus lanzamientos. Gracias al diferencial de precios de estos nuevos productos con la referencia básica, Arla había conseguido unas ventas de £95 millones más. No es mucho, y además si consideramos que sus ventas descendieron en £300 millones, pero por lo menos es un esfuerzo en la dirección correcta.

Frente a la guerra de precios, el bajo consumo de las generaciones más jóvenes, y la popularidad de las dietas basadas en vegetales, Arla propone innovar. Sus productos no siempre son rompedores, pero en muchos casos bien alineados con los consumidores y sus necesidades. Desde formatos de leche adaptados a la misión del food to go, las llamadas leche de ganaderos (con su propia marca y MDD para Morrisons) que son más caras y prometen pasar más dinero directamente a los ganaderos, leches con sabor mejorado (la Leche B.O.B., best of both, que tiene el contenido graso de una leche desnatada pero el sabor de una leche con más grasa), y un par de leches enriquecidas, con vitamina D exclusiva para Asda, y la Big Milk, leche fresca enriquecida con nutrientes, especialmente destinada para niños de 1 a 5 años.

Otras empresas están lanzando productos mucho más nicho, como decíamos. La proteína es una tendencia importante ahora, y se refuerza la comunicación sobre el contenido de proteínas en algunas marcas de batidos. Incluso algunos productos se enriquecen con proteínas del suero. O se decantan por lo artesano, y tradicional, apelando a consumidores que buscan productos más premium.

 

Los plátanos y la leche rompen la baraja.

Finalmente, el resto de cadenas han seguido el paso marcado por Aldi y Lidl hace una semana, y a lo largo de la semana pasada han ido subiendo el precio de los plátanos, y en algún caso, también de la leche.

Asda y Sainsbury’s subieron los precios a principios de semana, desde los 68p por kg a 72p. Sainsbury’s sigue manteniendo la promesa de vender solamente plátanos de comercio justo.

Y justo el viernes Tesco y Waitrose subían también el precio de los plátanos.

El precio de los mismos llevaba tiempo sin moverse de los 68p por kg, precio al que los puso Asda en abril del 2011, y que los demás siguieron. Durante estos años el sector productor de plátanos ha pasado por varios problemas de suministro, pero el precio se ha mantenido invariable hasta que la devaluación de la libra ha dejado sin margen a los distribuidores británicos, y han acabado por subir el PVD

Asda e Iceland también han subido el precio de la referencia básica de leche, la botella de las 4 pintas, aunque en esta ocasión se deba más a la variación del precio global de la leche, al ser un producto nacional que no se importa apenas tiene efecto sobre el producto devaluación de la libra.

Todo indica que nos acercamos poco a poco al final de esta etap de guerra de precios y deflación. Según la BRC, los productos frescos siguieron bajando de precio el último mes, un 1,2%. Una cifra algo menor que el 2% registrado el mes anterior. 

mysupermarket-banana-i

 

MySupermarket Banana II.jpg
MySupermarket ya muestra las subidas de precio. Un 13% respecto al precio anterior.

Los restaurantes se benefician algo del Brexit.

Giraffe Heathrow.jpg

Una de las consecuencias más sonadas y tangibles del Brexit ha sido la devaluación de la libra esterlina frente al Dólar de Estados Unidos y el Euro. Justo antes del verano, las vacaciones se han encarecido casi un 20%!

En un  informe que acaba de publicar la empresa de fidelización y marketing Cardiolytics se analizan los cambios en el gasto de los británicos en este último periodo. Está basado en el gasto de 10 millones de clientes de los bancos con los que trabajan.

La restauración crece un 12% comparado con el gasto del año pasado, y el segmento de las opciones de restauración más baratas (fast food etc)  alcanzan un crecimiento del 34% interanual. Dicen que este crecimiento se debe sobre todo a las nuevas posibilidades de entrega en casa, gracias a empresas como Deliveroo. Las cifras que recoge Barclays sobre el gasto en restauración son similares, y también positivas. Las primeras cifras que se ofrecieron para el mes de julio fueron negativas, con un descenso en el gasto en pubs y restaurantes del 0.44%, pero luego las del mes de agosto ya fueron de buen ritmo de crecimiento, con un 13%.

El crecimiento en la restauración se debe a una combinación de factores, por un lado menos vacaciones fuera de UK por la devaluación de la moneda (16% menos en gasto en billetes de avión), y además porque gracias a la guerra de precios, las compras en supermercados les salen más baratas a los británicos y así pueden derivar estos ahorros al salir a cenar o comer fuera de casa (el gasto en gran consumo dicen supone un 25% del gasto total de los hogares, frente a un 27% hace dos años).

Los ingleses, selectivos con lo que comen.

Ya sé que alguno de Uds me hará broma con el titular. Me parecía interesante escribir aquí sobre una nota que publicó Nielsen hace unos días, y lo que puedo ver en los supermercados de este país.

La expansión más que evidente de un nuevo modelo de alimentación se ve reflejada no sólo en algunas cadenas pioneras en esto, como Whole Foods Market y Planet Organic, si no también en cómo van ampliándose las secciones del “Free From” en los supemercados ingleses, desde los más baratos a los más caros (con el término “free from” aquí se designan a los alimentos sin gluten, lactosa, y otros alérgenos). Y hay números para apoyar estas percepciones. Según Kantar, la categoría había crecido un 27% en valor y casi un 20% en volumen (frente a unos números tristísimos que no quiero ni recordarles para el total del gran consumo). Algunos supermercados se han tomado muy en serio esta categoría, sobretodo los que están más en el lado de la calidad y el premium (por ejemplo, Waitrose tiene una cuota del 10% de esta categoría, frente a casi el 5% del total de gran consumo, aunque no es algo exclusivo en ellos), y la impulsan, con muchos productos de marca de fabricante, pero también con muy buenas propuestas de MDD. La misma sección de frescos y la de congelados ha ganado una nueva categoría, que son los productos sin carne, preparados a partir de micoproteínas o proteínas de legumbres.

Sainsbury's Free From I.jpg

Y estos productos han alcanzado un halo de salud. Según una encuesta para The Grocer, el 13% de los encuestados declaraban tener una intolarancia, pero casi una tercera parte declaraban comprar este tipo de productos porque son considerados mejores para la salud! Y ahora Nielsen publica un informe profundizando en esto.

En este informe hablan de un 40% de consumidores que evitan consumir ciertos ingredientes, revelando unos importantes condicionantes en lo que compran.

Los principales no tienen relación con estar a dieta, pero sí con el deseo de una alimentación más saludable. El 45% quieren evitar comprar productos con aditivos artificiales y edulcorantes, y un 42% con azúcar añadido. Cuestiones relacionadas con la fabricación y envasado de alimentos también tienen mucha importancia, como evitar productos con OGM (41%), envases que utilicen BPA (40%), productos críados con antibióticos/hormonas de crecimiento (45%) grasas saturadas (37%) y sodio (35%). Las alergias aparecen en noveno lugar, con un 16% que evitan el gluten.

El informe también valora las preferencias de los hogares que tienen al menos un miembro alérgico a algún alimento. Del 20% de hogares que cumplen este precepto, un 30% evitan consumir gluten, 43% cereales, 38% huevos y 36% lactosa o lácteos.

No siempre se toman estas medidas por tener una intolerancia o alergia. Como decía antes, muchos de estos productos tienen un halo de salud, y como los consumidores están más preocupados por su salud, los compran. Quieren tomar medidas para evitar sufrir en el futuro de diabetes, tener un alto índice de colesterol, o ser obesos.  En el informe de Nielsen también destacan el poder de internet, como fuente de información al alcance de casi cualquier consumidor, y que les ayuda a tomar decisiones.

Las demandas van cambiando, y la oferta debe ir adaptándose.  Lo estamos viendo aquí, como van perdiendo ventas productos asociados a alto contenido en sal (sopas enlatadas) y azúcares (zumos) frente a opciones que se entienden más saludables, como productos refrigerados. Y este tipo de productos, “free from”, pronto van a alcanzar unas ventas de £1.000 millones anuales, una cifra nada desdeñable.

Sainsbury's Free From.jpg

Gran Consumo: la Navidad no soluciona los males.

Esta mañana Kantar Worldpanel ha publicado sus datos del mercado de gran consumo del último trimestre, los últimos antes de publicar los cruciales resultados de la campaña navideña a principios de enero. Y aunque parezca que la tónica general sea la misma (guerra de precios, deflacción, sufren las grandes cadenas), hay algunas tendencias que parecen consolidarse y que podrían darnos las claves del año que viene.

Tesco Xmas

Los datos, en resumen y con algo de contexto son:

  • El top 4 sigue sufriendo, con pérdidas de ventas que van del 3% (Tesco y Asda) al 2% de Morrisons, aunque Sainsbury’s parece haber salido de esta dinámica ya que obtiene crecimiento por tercer mes consecutivo (1,2% en esta ocasión). Sainsbury’s ha acertado con su aproximación a la guerra de los precios, y sigue siendo el supermercado aspiracional de las masas, con su gama premium de la MDD como abanderados del crecimiento. Según Kantar, los hipermercados de Tesco y Asda lastran los resultados de las dos enseñas.
  • En el discount, Lidl parece haber ganado impulso respecto a Aldi, puesto que llevan también ya tres meses creciendo más que sus compatriotas alemanes (el año pasado los crecimientos eran del orden 15% para Lidl y del 25% para Aldi, aprox, y este año Lidl consigue cifras ligeramente superiores que el año anterior, mientras que Aldi crece la mitad).
  • The Cooperative está acertando con su estrategia de mejorar las tiendas, ajustar los surtidos, y focalizarse en el convenience y la misión de compra, y en un año ha pasado de perder 2% de las ventas a ganar este año entre un 1% y 2% cada trimestre.
  • Waitrose mantiene el pulso, y sigue creciendo al mismo ritmo que suele (entre el 2 y el 3%).

El mercado ha crecido un exiguo 0.1%, y la inflación en este periodo Kantar la sitúa en un -1,9%. Llevamos 16 meses consecutivos de reducción de precios, y por lo que han comentado algunos CEOs de cadenas en las últimas presentaciones de resultados (y la reacción de Asda para enderezar su trayectoria del último año) se espera que la guerra no acabe este año y se mantenga una buena parte del año que viene.

Las previsiones para Navidad son de una leve mejora. El IGD anticipa que el gasto para las fiestas crecerá un 1,4% respecto al año pasado, lo que contando la inflación, supone un importante incremento en volumen. Los británicos, por ahora, han destinado los ingresos extra en ocio, compras que habían retrasado, mejoras en las casas, etc, y ahora parece que para las Navidades planean una fiesta con más comida, bebida y regalos.

Aldi y Lidl: 5 veces más aperturas que el Top 4 del Gran Consumo.

Así de demoledoras son las cifras en este país. Mientras los Tesco, Asda, Sainsbury’s y Morrisons quieren acercarse al discount (reduciendo precios, reduciendo surtidos, haciendo más pequeños los hipermercados, o cerrándolos directamente) los discounters alemanes siguen con su carrera sin freno.

Lidl Front

El discount, ahora aceptado por la mayoría de británicos, se va “supermercalizando”, mejorando su oferta y varias categorías clave, a la vez que aborda nuevos canales (Lidl con hipermercados, Aldi con online y convenience). Así logra convencer a los clientes que todavía son escépticos, y captura más gasto de los que ya están convencidos.

Así, según revelaba la consultora Barbour ABI a The Telegraph, Aldi tiene 93 proyectos de supermercados en marcha y Lidl 78, que esperan abrir en el corto plazo. Mientras que las cadenas del Top 4 (Tesco, Sainsbury’s, Asda y Morrisons, que aglutinan el 75% del mercado) apenas tienen 29 proyectos de supermercados en marcha (aquí no han incluido las tiendas convenience). Una buena parte de estas tiendas se abrirán en Londres, una zona en la que todavía los discounters no están bien representados.

Hace tan solo cinco años, la situación era completamente inversa. A los británicos no les gustaba comprar en el discount. Estas dos empresas se han sabido reinventar, y han aprovechado la deriva de Tesco y Morrisons para amenazar el status quo.

Tesco vende su negocio en Corea del Sur.

Tesco - Homeplus

Tesco a anunciado esta mañana que ha llegado a un acuerdo para vender sus tiendas en Corea del Sur, donde operaba bajo el nombre de Homeplus en los canales de hipermercados, tiendas de conveniencia y online.

Desde que anunció hace aproximadamente un año que iba a vender negocios para reducir su deuda y centrarse en mejorar el negocio en UK varias empresas se han interesado por el negocio. A última hora quedaban tres ofertas en pie, y al final la elegida por Tesco es la de MBK Partners (una alianza entre dos inversores de Canadá y otro de Singapur), que valora Homeplus en unos £4.200 millones. Ahora empieza el proceso de aprobación de la operación por parte de los accionistas de Tesco, y luego el visto bueno de las autoridades coreanas, y Tesco espera que el proceso concluya durante el último trimestre del año.

Tesco pierde a su principal negocio fuera del Reino Unido. No sólo por cifra de ventas (£5.400 millones), sino también porque era un negocio muy dinámico que aportaba muchísimas innovaciones al resto de negocios en Asia. Por ejemplo, lideraban los desarrollos en comercio online (el vídeo de la tienda virtual de Tesco en el metro de Seúl se ha visto en miles de conferencias), y los empleados de frescos de las tiendas en Asia se formaban en una academia de Tesco en Incheon, al noroeste de Corea del Sur, etc. Está por ver qué piensa hacer Tesco con sus  otros negocios en la zona, en Malasia y Tailandia, y la tímida participación de otro en China. Tesco ha confirmado en su nota de prensa que piensa en seguir desarrollándolos para que crezcan en importancia.

El negocio de Corea del Sur también había sufrido una cierta recesión en los últimos tiempos, y como la gran mayoría de países en los que Tesco tiene presencia, perdía ventas. Se ha visto afectado por varias medidas legislativas destinadas a proteger a los pequeños comerciantes. Estas leyes impedían a Tesco abrir tantas horas como antes, y vender determinados productos en sus tiendas, que sólo se podían vender a través de pequeños comerciantes.

El dinero de la venta se va a dedicar a reducir la deuda de Tesco, y así conseguir que mejore la valoración de sus bonos y finalmente poder financiarse a mejor precio. Y naturalmente, centrarse más en ganar la batalla del mercado británico.

Poundland: un paso más cerca de concretar la compra de 99p Stores.

Esta mañana las autoridades de la competencia británicas a emitido un nuevo veredicto provisional sobre la intención de la cadena Poundland de comprar a la cadena rival 99p Stores.

En un primer comunicado, competencia había determinado que no se podía llevar a cabo la compra porque iba a suponer una merma muy importante en la competencia en el canal discount de precio fijo, al unirse las dos empresas más grandes.

Poundland – determinado a llegar a su objetivo de 1,000 tiendas en UK – presentó un pliego de alegaciones en contra de esta decisión. En las calles británicas conviven los supermercados tradicionales, con los discounters alemanes, los discount de precio fijo y una multitud de tiendas independientes que también compiten en precio con estos últimos. Además, el sector del discount parece más vivo que nunca, con la expansión de algunos de sus agentes como B&M, Poundworld, etc, que siguen abriendo tiendas en nuevos territorios, o incluso con aventuras de Tesco y Sainsbury’s en el discount. La concentración resultante de la compra, a juicio de Poundland, no debería ser un incentivo para estas cadenas para dejar de ser tan baratas.

Este es un fallo provisional, y se espera que en octubre se publique el documento definitivo, y si no pasa nada, las tiendas de 99p Stores pasen a ser de su rival.

Poundland - New Shop

Aldi planea una ambiciosa expansión en UK

El discounter alemán acaba de anunciar su plan de expansión en el Reino Unido, a la vez que presentaba otra de sus campañas publicitarias, esta vez con el equipo olímpico del Reino Unido.

En dos años planea invertir £600 millones para abrir 130 tiendas más y emplear a más de 8.000 personas. A finales del 2014 contaba con 518 tiendas, y tras este impulso se acercará a las 700 tiendas.

Es un plan muy ambicioso, y previsiblemente le ayudará a crecer en cuota de mercado. Cuenta en la actualidad con el 5,6% de las ventas del mercado de gran consumo, y su crecimiento en el último año (un 16,6%) le ha permitido superar las ventas de Waitrose. A pesar de la guerra de precios, el discounter sigue ganando clientes que pierden las grandes cadenas, y además consigue que cada vez más de sus clientes hagan en Aldi la compra completa. Según un informe publicado hace unas semanas por Impact Research, ya un 37% de sus clientes hace la compra completa allí (frente a un 55% que lo hacen en Tesco).

Aldi acelera el ritmo de aperturas. Fuente Gloucester Citizen.
Aldi acelera el ritmo de aperturas. Fuente Gloucester Citizen.