Ocado: menos plástico.

Desde hace casi un año los consumidores se han concienciado del impacto que tiene en el planeta los plásticos que no llegan a reciclarse, y en general, un buen número de ellos está tratando de buscar formas para reciclar más y reducir la utilización de envases de plásticos de un solo uso.

Ocado - Low Plastic.JPG

Las cadenas de supermercados y los fabricantes de alimentos están reaccionando a esto, y llevando a cabo una serie de iniciativas para que entre todos se reduzca la cantidad de plástico que se tira: cambio de materiales y de diseño, tasas, sistemas de retorno, o cosas tan clásicas como instalar fuentes de agua en las tiendas.

Ocado, el supermercado online, no podía quedarse atrás, y ya vemos esta iniciativa en su web, que seguramente pronto imitarán los demás: entre las categorías de producto que los clientes pueden elegir para seleccionar los productos que quiere comprar han incluido varias referentes al reciclaje y el plástico. De esta forma ahora podemos ir a las categorías de “Reducir y Reciclar” (productos que han cambiado el material de su envase o han reducido la cantidad de plástico utilizada), “Poco plástico” (por ejemplo, frutas a granel) y “Reciclable” (productos con envases que se reciclan en la mayoría de distritos del Reino Unido – ya que aquí cada distrito tiene su propio sistema de recogida y reciclaje, y no todos tienen la misma capacidad). Dentro de las categorías los clientes pueden filtrar los productos según más criterios, como por ejemplo la marca.

Ocado - Bacon Plastic.jpg
Los clientes de los supermercados no dudan en quejarse en las redes sociales ante lo que consideran un uso excesivo de envases de plástico en los productos que compran.
Anuncios

Morrisons y Asda: frescos sin plástico.

Algo que sorprende bastante de los supermercados británicos es que incluso en los hipermercados, la gran mayoría de los productos en frutería están envasados, y hay poco granel. Por eso parece normal que ahora que todas las cadenas se han comprometido a reducir el plástico en sus operaciones, la frutería haya sido una de las primeras secciones en las que se hayan puesto a trabajar. Aunque por ahora parecen más bien medidas mínimas y lo que se trata de maximizar es la publicidad de la acción.

Morrisons_NakedCucumbers_03JPG.jpg
Un empleado de Morrisons mostrando los “pepinos desnudos” del retailer.

Morrisons anunció la semana pasada que iba a vender pepinos sin la habitual funda de plástico. La medida va a afectar a los pepinos del Reino Unido y de Holanda, y desde marzo a octubre. La medida reduce la vida útil de los pepinos, de siete a cinco días, por lo que se ha criticado un poco por la importancia que se le da también a la reducción del desperdicio alimentario. Pero según Morrisons el impacto va a ser importante, y le va a permitir al retailer ahorrarse 16 millones de fundas de plástico.

Otras medidas de Morrisons son el permitir que los clientes se lleven la compra de carnicería y pescadería en sus propios contenedores, por lo que Morrisons se ahorra tener que envolverlos. Y están instalando fuentes de agua potable en sus tiendas, para que los clientes puedan rellenar allí sus botellas rellenables de agua.

Asda también ha anunciado medidas. En abril nombraba a Nikki Dixon responsable del proyecto de reducción del plástico en las operaciones del retailer, y firmaban un acuerdo con la Universidad Beckett de Leeds para el análisis del problema y las posibles soluciones. Las primeras medidas que se conocen también son de la sección de frescos, y  retiran las fundas de plástico de los colinabos y en las próximas semanas de los espárragos. El compromiso de Asda es de reducir el uso de plástico en su MDD un 10% de aquí al 2019.

Waitrose, que quiere eliminar los plásticos negros de su MDD también está aumentando el uso de bandejas de cartón en su sección de frutas y hortalizas. Lo último que han anunciado es que los tomates ecológicos van a llevar unas bandejas de cartón que se fabrica a partir de las hojas de las tomateras, demostrando también interés en valorizar los subproductos agrícolas.

Iceland: competir para ser el líder en sostenibilidad.

Los elementos tradicionales que utilizaban los supermercados para competir entre ellos (precio, surtido, servicio…) han dejado de ser suficientes en el mercado británico, y la carrera por ser relevantes les está haciendo competir en otros campos.

Tras la guerra de precios ahora estamos en la guerra de valores, y hay una carrera por demostrar que se es el más verde, el más saludable y el que está más en sintonía con las aspiraciones de los clientes actuales. Es algo que siempre ha estado presente (basta ver los posicionamientos de Waitrose y Marks & Spencer, o el gran desarrollo que hizo Sainsbury’s para posicionarse como una cadena de valor y valores) pero últimamente se ha acentuado un poco, con cuestiones como el plástico, el desperdicio, etc.

20180510_092616_resized.jpgIceland, una de las cadenas más pequeñas del Top 10, parece estar dispuesta a aprovechar las causas que surjan para diferenciarse. No se trata de un supermercado sofisticado, la experiencia de compra es regular comparada con las otras cadenas, aunque son seguramente la enseña a imitar si nos fijamos en congelados, la categoría donde tienen el expertise. Pero en lo que llevamos de año ya ha lanzado un par de iniciativas significativas para posicionarse en el espacio de la sostenibilidad, algo que parece alejado de la esfera donde Iceland se mueve, pero que indica su ambición de escalar posiciones en el ranking y atraer a nuevos tipos de clientes más concienciados con estas cuestiones.

La primera se hizo pública nada más anunciarse que el gobierno estaba trabajando en el desarrollo de una estrategia para reducir los residuos plásticos generados en el país, y mejorar las tasas de reciclaje, con el objetivo último de alcanzar la cuota “residuo cero” en plásticos en 25 años. Inmediatamente Iceland anunció que se comprometían a eliminar el plástico de los envases de sus productos de MDD antes del 2023. Están trabajando en utilizar nuevos productos con materiales basados en el papel y el cartón, y que se reciclen fácilmente.  Posteriormente, otras cadenas como Waitrose anunciaron sus objetivos al respecto, y un grupo de fabricantes y distribuidores han publicado un compromiso genérico para reducir tambíen la cantidad de plástico que se pone en el mercado y reciclar más cantidad del que se ponga en el mercado.

El otro compromiso de Iceland es el de retirar de las formulaciones de sus productos de MDD el aceite de palma antes de acabar el año. No es una cuestión de salud, es una cuestión de sostenibilidad. Dicen que no tienen garantías de poderse aprovisionar de aceite de palma “responsable” (que no contribuya a la deforestación ni a la extinción de los orangutanes) por lo que han decidido cortar por lo sano. El aceite de palma se sustituye por otros aceites como el de girasol, colza, etc.

Sin duda las cadenas buscan nuevos campos en los que competir y ganarse el favor de los clientes. El precio lo es casi todo,… pero no todo.

MSC nombra a Aldi y Sainsbury’s los más sostenibles en UK.

MSC Ranking full_msccompare.jpg
Fuente MSC

Cada año la organización MSC publica su ránking de las cadenas de gran consumo, valoradas según el número de referencias que venden de productos certificados con su estándar.

El año pasado Sainsbury’s fue la cadena que se llevó el honor, y en esta ocasión ha quedado segundo tras Aldi. Lidl, el otro discounter alemán en UK, queda tercero.

Aldi tiene un 79% del surtido analizado certificado por MSC. Sainsbury’s un 76% y Lidl un 72%. Pero si miramos el número de referencias, Sainsbury’s seguiría liderando el ránking, con 226 productos. En segunda posición quedaría Tesco, con 148 productos.

El ránking naturalmente considera la certificación propia del MSC, pero en el Reino Unido convive con otras, y es por eso por lo que las cadenas premium como Waitrose y Marks & Spencer, que tienen desarrollos sólidos en el ámbito de la sostenibilidad (por ejemplo, fue muy famosa la campaña de Marks & Spencer Forever Fish, que entregaba el dinero que recaudaban por la venta de bolsas de plástico a fundaciones que se dedicaban a recuperar los océanos) no aparecen en los primeros puestos. Ambos utilizan otras certificaciones para asegurar que su pescado viene de caladeros sostenibles.

En general, como ya hemos comentado en otras ocasiones, los consumidores británicos suelen estar dispuestos a pagar algo más por productos de calidad y con atributos como la sostenibildiad. Pero también es verdad que la competencia entre supermercados les hace buscar diferenciarse entre sí con este tipo de iniciativas. Según un análisis que llevó a cabo Client Hearth el año pasado, la absoluta mayoría (97%) de los productos del mar que se vendía en el gran consumo británico proceden de caladeros sostenibles, certificados por algunos de los estándares que forman parte de la Sustainable Seafood Coalition. Los supermercados han apostado por la sostenibilidad en la categoría de los productos del mar, y los fabricantes han tenido que adaptarse, y poco a poco, las empresas de foodservice como Compass también van buscando reforzar la integridad de su cadena de suministro elevando las credenciales de sostenibilidad.

Es una tendencia imparable, y el MSC indica que el número de referencias sostenibles ha crecido un 60% en los dos últimos años.

Sainsbury Good Catch.jpg
Sainsbury’s muestra sus credenciales de sostenibilidad en el punto de venta.

Iceland: MDD sin plástico.

El plástico es el nuevo demonio y tiene que desaparecer de nuestras vidas. Desde que el 10 de enero el gobierno anunciara que quiere tomar medidas contra los envases de plástico que contaminan nuestro entorno, varias cadenas y fabricantes han anunciado drásticos compromisos de reducción del uso de envases.

No es algo nuevo en UK. Últimamente teníamos en marcha un par de campañas que habían nacido en la sociedad civil contra los vasos de café de un solo uso, y las pajitas de plástico de los bares, esta última llevada por el periódico Evening Standard con noticias casi a diario. Y mucho antes de esto, las cadenas ya tenían sus planes de reducción de packaging, con o sin compromisos, pero siempre tratando de no poner material innecesario en la cadena de suministro.

Iceland fue la primera cadena en anunciar sus iniciativas para reducir su uso de plástico, eliminando los materiales plásticos de su MDD antes del 2023. Es un proyecto en el que llevaban casi un año y medio trabajando, y que anuncian ahora.

Iceland Plastic DT_C7LnWAAAinN8.jpg

Y esta semana presentan dos nuevas gamas de platos preparados congelados diseñados con esta filosofía de reducir el plástico. El packaging es 90% papel en varias formas, envase exterior y bandeja, y solamente un 10% es plástico, el film que sella la bandeja, y que esperan sustituir en breve por compuestos de celulosa.

Iceland Hungry Heroes I.jpg

Las dos gamas son Hungry Heroes, para niños (con la prescripción del foro de amas de casa Channel Mum), y Mumbai Street Food, platos indios de pequeño formato para combinar en una comida, imitando el street food de la India.

Después de Iceland Waitrose anunció un compromiso de eliminar las bandejas de plástico negras de su MDD. También hemos leído sobre Coca Cola, y una iniciativa muy agradable: volver  a poner fuentes en las calles, para reducir la compra de botellas de agua en las tiendas, y facilitar que se puedan rellenar.

Iceland Waitrose.jpg
Iceland felicita a Waitrose por su compromiso de dejar de usar las bandejas de plástico negro. Va a ver una carrera por demostrar quien es más “environmentally friendly”?

Sainsbury’s: #MDD primer precio con un plus

image

La pelea por ser diferente igual se juega con los productos más básicos y baratos como con los más premium.
Los baratos puede ser que den poco juego, por que lo importante es el precio, pero retailers como Waitrose y en este caso Sainsbury’s demuestran que los valores tienen cabida en todo rango de precios.  Así pues, los productos basics también son respetuosos con el medio ambiente, con la sostenibilidad de las pesquerías y vienen certificados por sellos de comercio justo.

UK – interesados en el medioambiente

Visitando cualquier supermercado en el Reino Unido queda patente lo distintos que son los consumidores británicos, comparados por ejemplo con los españoles.
Tetra Pak acaba de publicar un breve informe sobre las actitudes frente a las cuestiones de packaging y medioambiente, y resulta sorprendente ver la diferencia que hay entre la expectativa que tiene la industria alimentaria de lo que es el comportamiento del consumidor, y las declaraciones de estos consumidores.
Más de la mitad de los consumidores reconocen logos relacionados con la sostenibilidad, y pagarían más por productos responsables con el medio ambiente. Sin embargo, los profesionales de las industrias alimentarias sólo asignaban un 15% a la proporción de consumidores que pagarían más, y la mayoría de profesionales creen que la falta de demanda es la principal barrera para desarrollar y presentar más productos respetuosos con el medioambiente.
Aquí tenemos un pequeño círculo vicioso, pero que algunas empresas quieren romper, presentando propuestas novedosas que llaman la atención de consumidores que quieren marcar las diferencias con su acto de la compra.
Uno de los mejores casos que conozco, por centrarnos en el negocio de la leche tan importante para la empresa que realizó el estudio, es el de la leche de la marca Jug-It, de Dairy Crest, que se vende en Sainsbury’s. La leche en bolsas de 1 litro utiliza un 75% menos de plástico que las botellas tradicionales en este mercado, y en su web se puede ver el peso del plástico “evitado” desde que el producto se lanzó en el 2008.  Todavía la penetración es pequeña, y los demás supermercados se han inclinado por presentar versiones mejoradas de las botellas tradicionales de plástico, pero en países como Canadá o Estados Unidos, el 6% de los consumidores ya compran la leche en este formato.
Fuente Dairy Crest
Fuente Dairy Crest

¿Quiere el tiquet?

image

Con esta pregunta Tesco espera reducir su impacto medioambiental, al imprimir menos tiquets que principalmente van a acabar en la papelera de la entrada del super.
También es una forma de seguir recordándonos mensajes de sostenibilidad, abundantemente repetidos ya (cierra las neveras,  tráete tus propias bolsas, etc) y que los retailers se toman muy en serio (la mayoría tienen objetivos ambiciosos).
Aunque también será un ahorro. Tesco se lleva el 15% del gasto en tiendas de los británicos, el número de transacciones es impresionante. El ahorro en papel y en tiempo, al no tener que entregárselo al cliente seguro que también será importante.