Problemas en la cadena de suministro de la leche.

La revista The Grocer de este sábado trae un artículo muy interesante sobre la quiebra de Tomlinson, uno de los dos proveedores de leche de MDD de Sainsbury’s.

https://www.thegrocer.co.uk/dairy/is-milk-processing-in-britain-coming-to-the-end-of-the-road/598864.article

La presión sobre los PVPs a la baja y por otro lado la presión para que los ganaderos no pierdan dinero (muchas veces es un compromiso de la RSC del propio supermercado) deja a los supermercados y envasadores sin margen.

Los supermercados deciden el PVP final, y si entran en guerra de precios o no. Compensan la pérdida de margen con otros artículos de la cesta de la compra donde tienen más margen. Pero los envasadores son prácticamente mono producto, y en este caso, tienen las de perder.

The Grocer hace una tabla de las cuentas financieras de los principales envasadores de leche fresca. Apenas un par con ganancias. Paynes vende a tiendas independientes y Foodservice, y Grahams tiene productos premium de su propia marca.

Morrisons vende un producto que llaman ‘Milk For Farmers’, idéntico a la leche de MDD pero más caro y los ganaderos se llevan esta diferencia de precio. ¿Igual habría que tener uno similar que diera más dinero a los envasadores? No sé si lograría tanta simpatía.

Lo que está claro es que esto es una cadena y sin la actividad de todos los eslabones, la leche no llega a las tiendas, como le ha pasado a Sainsbury’s con la quiebra de su proveedor.

Morrisons: reutilizar los envases de platos preparados.

Interesante la renovación de un par de gamas de platos preparados de la cadena Morrisons.

Uno de los focos actuales de los supermercados en este país es reducir el plástico que utilizan en el envase siempre que sea posible. O bien eliminar elementos de plástico que estiman innecesarios, reducir su tamaño y su complejidad (los plásticos multicapa, muy útiles en envases de atmósferas modificadas), o sustituir el plástico por otro material que se pueda reciclar más fácilmente (como por ejemplo bioplásticos, o simplemente cartón). Y siempre considerando otros factores como la seguridad alimentaria, la cadena de suministro y la vida útil. No queremos generar más desperdicio!

En esta gama han optado por otra solución: reutilizar. Es un envase que los clientes pueden usar en casa fácilmente en vez de tirarlo a la basura, para guardar restos de comida en la nevera, como fiambrera, para guardar galletas, etc. Incluso para llevar a Morrisons y pedirle al carnicero que te ponga en ellos la carne, algo que se está poniendo de moda aquí para usar menos envases también en los puntos de venta asistida. Otra estrategia posible dentro de las que tenemos los consumidores a nuestra disposición para reducir nuestro impacto medioambiental (reciclar, reducir, reutilizar, reparar y regular).

No es la primera gama que veo en un envase parecido. Por ejemplo, recuerdo una de Tesco que imita la famosa comida de take away: eran platos de la cocina china e india, llevaban números bien grandes en la etiqueta, imitando la forma de pedir estos platos (en los menús cada plato tiene un número, así es más fácil cuando está al teléfono pidiendo platos con nombre chino). Pero el envase es mucho más endeble que este, y no tan práctico.

Es una solución distinta, veremos si progresa, pero se agradecen las nuevas ideas para solucionar el problema.

Hibridación restaurantes/supermercados: un par más de ideas.

Las primeras barras de sushi que aparecieron en la gran tienda que abrió Whole Foods Market en Kensington, junto con grandes zonas de bandejas con comida donde los clientes podían llenar pequeños contenedores para llevarse a la oficina una comida caliente. Desde aquel momento, los superemercados han ido evolucionando y complementando su oferta de “comida para después” con la de “comida para ahora” (food for now) que muchas veces se prepara incluso en la misma tienda.

Ya son varias las cadenas que cuentan con puestos de sushi en sus establecimientos, aliados a fabricantes de prestigio (como Sushi Daily, en Asda, Waitrose y Sainsbury’s, que se ha convertido en la cadena europea más grande de sushi, con más de 700 puestos) o a marcas de restauración (Yo! Sushi con Tesco, Wasabi con Marks & Spencer). Y se está tomando un camino similar con lo de preparar platos en las tiendas, desde aquel pionero Sainsbury’s Kitchen que vendía bocadillos y sopas que preparaban allí mismo hace casi 10 años, a los nuevos Sainsbury’s Local y algunos Tesco Metro con una oferta de comida caliente muy amplia, los restaurantes de Crussh que Sainsbury’s instala en sus tiendas, los de Burrito Kitchen en Tesco, etc. Y los bares de Waitrose, algunos muy centrados en dar de comer a la hora del almuerzo, otros centrados en el “after work”, con tapas y vino y conciertos de jazz.

También el mundo del foodservice ha recorrido un camino hacia este punto intermedio de restaurante/tienda, basta ver la mayoría de cadenas de QSR que son prácticamente de autoservicio, o las tiendas a la entrada de algunos restaurantes, como las de Carluccio’s, que parecen auténticos colmados.

Fotografía Las Iguanas

Tesco y Sainsbury’s siguen innovando en este campo, aunque de una forma supongo más previsible para un supermercado. En los últimos meses hemos visto como aparecen platos preparados con la marca de cadenas de restaurantes famosas en el Reino Unido, tanto en la zona de congelados como en la de refrigerados. Una iniciativa interesante es la de Wasabi en Sainsbury’s, con su gama de platos de arroz y fideos asiáticos en muchas de sus tiendas, y que también se pueden encontrar en los restaurantes. Pero también se han apuntado otras cadenas como Las Iguanas (una cadena de restaurantes de inspiración latinoamericana), Bella Italia (italiano), Ed’s (de comida norteamericana), y Giraffe (fusión). La idea es llenar los lineales de otro tipo de marcas, que recuerden experiencias agradables. Aunque el reto de replicarlas en el hogar pueda parecer muy grande!

Fotografía de Gousto/Wagamama

La otra idea interesante viene de la mano de la empresa de kits de comidas para preparar en casa de suscripción. Se han asociado con Wagamama para, durante seis meses, ofrecer a los clientes recetas del propio restaurante. Así, los clientes que quieran cocinar en su propia casa los platos que disfrutan en el restaurante pueden pedirlos a Gousto, que les entregará la receta y una caja con todos los ingredientes en la cantidad justa. Me parece una buena idea, me parece fácil que si te gusta un plato de un restaurante y eres un cocinitas, te atraiga la posibilidad de preparlo en casa.

Seguimos avanzando en la mezcla.

Asda: nuevas tiendas estilo Sam’s Club.

Asda, la filial de Walmart en el Reino Unido, mueve ficha después del fallido intento de fusión con Sainsbury’s. Esta vez vuelve a la carga con un nuevo formato de tienda, inspirado en las tiendas Sam’s Club que tienen en USA, y con el objetivo de parecerse a Costco.

Fotografía de un Sam’s Club, Walmart.

La nueva tienda es un piloto que abren en una parte del hipermercado que tienen en Bristol. Toman unos 2.000 m2 de superficie del hipermercado, y le van a dotar de imagen propia y de una entrada separada al Asda. Las características del piloto son:

  • Va a ser un formato cash and carry muy low cost, similar a Costco.
  • No es necesario pagar una suscripción para poder entrar en la tienda, es de acceso libre.
  • Van a tener un surtido suficiente para hacer una compra completa, con productos frescos, refrigerados, congelados, bebidas alcohólicas y refrescos, y productos ambiente.
  • También tendrán las “compras especiales”, productos a muy bajo precio que están en la tienda un tiempo limitado.
  • Van a traer un buen número de referencias de las tiendas Sam’s Club de USA, y también productos de su MDD Member’s Mark.
  • Algunos productos esenciales serán en referencias de gran tamaño, estilo almacén, para generar más sensación de compra de valor.

La tienda abrirá en noviembre, y no sabemos si de tener éxito el piloto, el resto de tiendas se abrirán también tomando espacio de otros hipermercados Asda o las abrirán en solares separados.

Tesco también trata de utilizar espacio que le sobra en los hipermercados poniendo mini tiendas de productos de gran formato, las “Bulk Buys” que llaman, y que contribuyen a mejorar la percepción de precio. Sainsbury’s destina finales de pasillo para lo mismo, y en la entrada de algún Morrisons puedes ver palets donde la unidad de venta es la caja de producto, en vez de la unidad en sí como lo es dentro del surpermercado. Y la cadena Iceland tiene su propio formato de tienda estilo cash and carry, los Food Warehouse, donde la proporción de surtido de productos congelados es mucho menor que en las tiendas de Iceland.

En su momento Asda tenía una web dedicada a la venta mayorista, pero no duró demasiado tiempo. Ahora que parece que las compras de formatos de gran volumen se están haciendo habituales es posible que los compradores se sientan atraidos hacia un formato que a priori ofrece tanto valor.

Fidelización en Tesco: paga por los beneficios de la nueva Clubcard.

El miércoles, además de los anuncios de resultados y del relevo al frente de la casa, Tesco anunció novedades en su famoso programa de fidelización, el ClubCard.

Es sin duda una de las iniciativas con más éxito de Tesco. Lanzada en el 51992 por el entonces director de marketing Terry Leahy y por Tim Mason (que acabaría su carrera en Tesco como CEO de Fresh’n’Easy, la aventura en USA). Ha contribuido a mejorar el conocimiento de los clientes de Tesco de forma determinante y la cadena ha aplicado de forma brillante este conocimiento en el desarrollo de nuevos productos, nuevas gamas y mejorar la experiencia de compra. Es uno de los elementos que más se nombran al hablar de los años en los que Tesco consiguió alcanzar el liderazgo del gran consumo en el Reino Unido.

Hace dos años Tesco renovó la propuesta de la ClubCard, digitalizando la gestión de la misma (mediante una App, incluyendo los cupones electrónicos), reduciendo el número de empresas donde se pueden gastar los puntos, e incluyendo algunos otros socios donde ganar puntos como Uber.

Y el miércoles presentaron ClubCard Plus, tras un piloto que han hecho con sus propios empleados. Por £7.99 al mes, los clientes que se suscriban al servicio tienen los siguientes beneficios:

  • descuento del 10% en dos compras grandes al mes (exclusivamente en tiendas),
  • descuento del 10% en los productos de MDD de gamas de bazar y non-food (ropa, menaje, mascotas, etc) también en tiendas,
  • doblar la cantidad de datos en el contrato de Tesco Mobile,
  • no se cobrarán comisiones en pagos en el extranjero realizados con la tarjeta de crédito de Tesco

Como vemos, es un servicio muy centrado en la tienda, para compradores que hacen las compras de carga en los hipermercados. Para la tienda online, Tesco ofrece otra suscripción, la de tarifa plana para las entregas, el llamado Delivery Pass, con entregas gratuítas y una estructura de precios algo compleja (entre £3.5 y £13 al mes, según lo contrates por un mes para seis meses, y desees entregas en el mismo día, o solamente en días y horas de menor demanda), pero que solamente ofrece entregas gratuítas, ningún otro beneficio.

También está claramente orientado a familias con un comportamiento de compra de valor. Son los que más se van a beneficiar por las compras en volumen y la MDD. Sin embargo, parece fácil obtener unos beneficios similares comprando en los discounters, buscando buenas ofertas de telefonía, y utilizando tarjetas de crédito de bancos nuevos como Monzo, que tampoco cobran comisiones cuando pagas en otro país.

Tesco llegó a tener servicios de streaming de video y música, y una librería online, que llamaban BlinkBox, que podría haber metido en el paquete de beneficios por la suscripción. Eran tiempos en los que se trataba de hacer cualquier cosa que Amazon hiciera. Pero se desprendió del negocio en el 2015, cuando llegó Dave Lewis a la dirección de la cadena y empezó a desprenderse de lo que pensaba eran negocios poco atractivos.

El servicio va a empezar a ofrecerse en breve, y es más que probable que lo veamos cambiar con frecuencia, tratando de ofrecer nuevos beneficios más atractivos y parando los que no consigan atraer a los clientes.

Nos quedan las preguntas clave… ¿son suficientes beneficios para pagar £7.99 al mes? Los shoppers británicos, ¿van a encontrar valor en esta propuesta?