Asda y Sainsbury’s: fusión para liderar el gran consumo en UK.

El gran consumo británico está muy agitado! Se acaba de consumar la compra de Booker por parte de Tesco, Coop compra Nisa, Amazon compró Wholefoods el año pasado… y las operaciones truncadas (Asda y Sainsbury’s han tratado de comprar alguna cadena más pequeña este último año). Justamente hace un año David Hughes y yo hacíamos un poco de broma diciendo que Amazon iba a comprar Sainsbury’s en UK, y ahora resulta que Sainsbury’s es protagonista de otra operación imposible: Según Bloomberg, Walmart y J Sainsbury’s están ultimando las negociaciones para fusionar sus negocios en UK, y de esta forma, crear un negocio que sería el líder del gran consumo en el Reino Unido, superando al mismísimo Tesco.

A media tarde J. Sainsbury’s ha reconocido las conversaciones, y se emplazaba a un comunicado oficial que se haría el próximo lunes.

Sainsbury's News.jpg

Según las fuentes, Walmart transferiría Asda a J. Sainsbury’s, y a cambio recibiría un cierto número de acciones de la empresa resultante.

La operación será estudiada atentamente por el organismo encargado de velar por las cuestiones de competencia en UK, la CMA (Competition and Markets Authority), que puede poner condiciones para autorizar la fusión. En algunas ocasiones, ha sido muy exigente y en otras fusiones de supermercados en el pasado obligó a las cadenas a vender un número significativo de tiendas. El caso de Tesco/Booker ha sentado un precedente importante en esta cuestión, y algunos analistas que han comentado sobre esta noticia no piensan que vaya a haber muchos problemas para autorizar la operación, salvo la inevitable venta de algunas tiendas que estén muy cerca unas de otras, o en algunos vecindarios donde solo haya tiendas de las dos cadenas. Aunque está por ver y se prevee una larga investigación. La presencia de los discounters en UK asegura que a pesar de tener empresas con una cuota que roce el 30% del mercado, no puedan ejercer posición dominante y subir precios de los productos, ante la capacidad que tienen los discounters de ofrecer precios mucho más bajos que los demás, y además, en un periodo de plena expansión y aperturas de tiendas.

Como decíamos, el grupo resultante alcanzaría una facturación de más de £50.000 millones, por encima de Tesco. Según Kantar, la cuota actual de Sainsbury’s es del 15.8% y la de Asda un 15.6%, por lo que unidos superarían a Tesco, que cuenta con un 27.6%. El grupo resultante tendría unas 2.800 tiendas, y 350.000 empleados. Ambas cadenas tienen presencia en todo el país, aunque Sainsbury’s tenga más presencia en el sur, y Asda en el norte. También tienen negocio en los tres canales habituales, aunque para Asda el predominante sea el de los grandes hipermercados, y Sainsbury’s sea fuerte en convenience y también ha desarrollado mucho el online. Los clientes de ambas cadenas son muy diferentes. Asda es precio, y sus clientes esperan la calidad justa a precios bajos, mientras que Sainsbury’s ofrece valor y valores, y sus clientes están dispuestos a pagar algo más por mejor servicio, una calidad algo más elevada, y productos que respeten el medio ambiente, y sean de comercio justo.

Aunque todavía es muy pronto, parecerá muy raro que vayan a operar bajo una sola enseña. Dada la gran diferencia que hay entre ambos tipos de clientes, lo más razonable es que mantengan las dos marcas, y los beneficios vengan más por un mayor poder de compra, consolidación de las oficinas centrales, y seguramente el traspaso de aprendizajes de un negocio al otro (eficiencia y costes en el caso de Asda, online y MDD en el caso de Sainsbury’s).

Las dos cadenas se encuentran en la actualidad en momentos complicados. En general la situación del mercado es compleja ante la pérdida de poder adquisitivo de las familias, la desconfianza imperante, el Brexit, la inflación que tienen que contenter supermercados y fabricantes, el crecimiento de los discounters, y la amenaza potencialmente disruptora de Amazon. Pero Sainsbury’s lleva tiempo que no acaba de crecer a buen ritmo y sigue sin recuperar margen, y Asda, aunque ya ha superado el bache tremendo de hace un par de años, la recuperación todavía es muy incipiente. Sin embargo, el nuevo grupo no va a resolver uno de los problemas principales: seguirán siendo más caros que los discounters, y tendrán que trabajar muy duro para evitar seguir perdiendo clientes por este motivo.

Se avecinan más cambios en este mercado, ya veremos si y cómo se aprueba esta operación, pero lo que está claro es que desde la noticia Tesco/Booker no han parado de salir noticias de compras y fusiones, con la esperanza de ganar tamaño para afrontar mejor los retos del mercado.

Asda Price Low.jpg

Anuncios

Gran Consumo UK: poca actividad alrededor de los pagos sin efectivo.

Desde el 2015, los pagos en las tiendas británicas son mayoritariamente con móvil o tarjeta, y el efectivo va perdiendo cuota de forma constante (42% de los pagos en 2016). El mercado de gran consumo suele innovar en muchos aspectos, pero en la de pagos móviles y sin efectivo parece ir algo más lento que en otros países como China, la India, Suecia o Canadá, según The Grocer, y tampoco tenemos ninguna iniciativa tremendamente mediatica como puede ser Amazon Go.

El avance de estos medios de pago va avanzando, y se pueden ver nuevas iniciativas de los principales supermercados y otros agentes. Llevamos ya un par de años con tiendas sin efectivo (Waitrose ha sido el pionero) o sin cajas de autocobro que acepten efectivo.

Co-Op-38242-Smartphone-product-scanner07.jpg
Fotografía de The Coop.

La más llamativa seguramente será la de Costcutter y FingoPay. Mediante la tecnología de FingoPay los clientes de una de las tiendas Costcutter en una universidad de Londres pueden pagar con una huella biométrica (poniendo el dedo en un dispositivo) que permite identificar a la persona, y a la que se ha asociado una tarjeta de pago. Las que tienen más potencial son las de Waitrose, Sainsbury’s y Tesco, que ofrecen pagos por App. Las dos primeras cadenas tienen Apps que permiten escanear el producto en la tienda (en las tiendas piloto por ahora) y pagar directamente en la App, sin tener que pasar por caja, casi casi una experiencia similar a la tienda de Amazon pero escaneando tú mismo los productos. Tesco, tras haber realizado varias pruebas en tiendas convenience, finalmente lanzó el año pasado Pay+ (que sustituye a PayQwiq), y que viene a funcionar como el Apple o Android Pay, pero escaneando el QR del teléfono en la caja. Las ventajas es que puedes pagar hasta £250, puedes usar los cupones almacenados en el App y ganas puntos de fidelización. Además ya está implantado en la gran mayoría de las tiendas de Tesco, pero no parece que se use mucho.

Tesco Pay+.jpg

Es curioso ver como los supermercados van algo lentos en esto y necesitarán invertir más, pensando en que parece que los clientes ven ventajas a estos sistemas y quieren seguir viendo mejoras. WorldPay publica cada año un informe muy interesante sobre la cuestión, que muestra como cada vez es menos la cantidad de dinero en efectivo que llevamos, y como vamos confiando más en los pagos contacless. También va creciendo el uso del pago por móvil (sobre todo en los más jóvenes) y se desean beneficios del tipo escanear y pagar en la tienda o enviar los recibos por email en vez de obtenerlo impreso.

Cada vez hay también más Apps independientes que ofrecen medios de pago. Un par que están ganando popularidad en UK son Mishi Pay y Colu. La primera permite escanear la compra en varios retailers textiles y de otros productos, y pagar directamente en la App. La segunda es un monedero electrónico donde tienes que poner dinero desde tu tarjeta, y te permite pagar en muchos comercios independientes de forma bastante sencilla y con el atractivo de recibir dinero para premiar el uso. Y también van apareciendo tiendas donde sólo se aceptan pagos por tarjeta, como por ejemplo las hamburgueserías Vurger, la cadena de fast casual Tossed, aunque es algo más popular en los Estados Unidos, con ejemplos como Starbucks y Shake Shack.

En Suecia los pagos en efectivo suponen el 2% de las transacciones en la actualidad, y en el Reino Unido según el lobby bancario UK Finance todavía se utilizará en el 20% de las transacciones el 2020. El fin del efectivo está lejos en UK, pero se va acercando, y esperemos que los líderes del gran consumo aceleren los desarrollos.

MSC nombra a Aldi y Sainsbury’s los más sostenibles en UK.

MSC Ranking full_msccompare.jpg
Fuente MSC

Cada año la organización MSC publica su ránking de las cadenas de gran consumo, valoradas según el número de referencias que venden de productos certificados con su estándar.

El año pasado Sainsbury’s fue la cadena que se llevó el honor, y en esta ocasión ha quedado segundo tras Aldi. Lidl, el otro discounter alemán en UK, queda tercero.

Aldi tiene un 79% del surtido analizado certificado por MSC. Sainsbury’s un 76% y Lidl un 72%. Pero si miramos el número de referencias, Sainsbury’s seguiría liderando el ránking, con 226 productos. En segunda posición quedaría Tesco, con 148 productos.

El ránking naturalmente considera la certificación propia del MSC, pero en el Reino Unido convive con otras, y es por eso por lo que las cadenas premium como Waitrose y Marks & Spencer, que tienen desarrollos sólidos en el ámbito de la sostenibilidad (por ejemplo, fue muy famosa la campaña de Marks & Spencer Forever Fish, que entregaba el dinero que recaudaban por la venta de bolsas de plástico a fundaciones que se dedicaban a recuperar los océanos) no aparecen en los primeros puestos. Ambos utilizan otras certificaciones para asegurar que su pescado viene de caladeros sostenibles.

En general, como ya hemos comentado en otras ocasiones, los consumidores británicos suelen estar dispuestos a pagar algo más por productos de calidad y con atributos como la sostenibildiad. Pero también es verdad que la competencia entre supermercados les hace buscar diferenciarse entre sí con este tipo de iniciativas. Según un análisis que llevó a cabo Client Hearth el año pasado, la absoluta mayoría (97%) de los productos del mar que se vendía en el gran consumo británico proceden de caladeros sostenibles, certificados por algunos de los estándares que forman parte de la Sustainable Seafood Coalition. Los supermercados han apostado por la sostenibilidad en la categoría de los productos del mar, y los fabricantes han tenido que adaptarse, y poco a poco, las empresas de foodservice como Compass también van buscando reforzar la integridad de su cadena de suministro elevando las credenciales de sostenibilidad.

Es una tendencia imparable, y el MSC indica que el número de referencias sostenibles ha crecido un 60% en los dos últimos años.

Sainsbury Good Catch.jpg
Sainsbury’s muestra sus credenciales de sostenibilidad en el punto de venta.

Tesco completamente recuperado: Resultados FY2017/18

Tesco Results 18.jpg

Va todo tan bien en Tesco que ya se habla del final de la etapa de Dave Lewis en el retailer, como si no le quedaran retos. Tomó las riendas de Tesco en el 2014, y los resultados que ha presentado hoy son tan sólidos que ya se oyen rumores de su salida para afrontar nuevos retos. En el 2014 Tesco además de los serios problemas del fraude contable tenía que afrontar unos trabajadores desmoralizados, problemas graves en varios mercados internacionales, un plan de expansión de nuevas tiendas importante, problemas en la relación con muchos proveedores,… el reto que se ha superado era muy serio.

A pesar de lo complicado que está el mercado del Reino Unido, donde la poca confianza de los consumidores, la inflación y la pérdida de poder adquisitivo están poniendo contra las cuerdas a unos cuantos retailers y cadenas de restauración (vuelve a hablarse de quiebras, cierres de tiendas, etc) Tesco ha conseguido recuperar las buenas sensaciones de antaño, y volver a liderar el gran consumo británico.

Los beneficios alcanzan los £1.640 millones, una cifra que llevaban mucho tiempo sin superar. Las ventas globales han crecido un 2.3% para alcanzar las £57.500 millones. Todo son noticias positivas en sus dos principales mercados, el Reino Unido y la República de Irlanda, pero se registran retrocesos en un buen número de operaciones internacionales. También han reducido la deuda del grupo.

En UK han conseguido recuperar la credibilidad gracias a un ejercicio de contención de costes, inversión en precio y ajustes en la gama, que les permite recuperar puntos de margen, alcanzando ya el 2,5% en las operaciones de gran consumo.  Las ventas comparables en UK crecen un 2.3% (algo menos que la inflación) y ya acumulan 9 trimestres de crecimiento. La marca sale reforzada gracias a las nuevas iniciativas en servicio y MDD, y han conseguido ganar 260.000 clientes durante este año.

Por canales, online crece un 5.1%, convenience un 2.7% y lo más impresionante, los hipermercados crecen un 2.9%, un canal que se pensaba deshauciado no hace mucho, y que Tesco ha conseguido redirigir. Alimentación es la partida que, según Dave Lewis, cimienta el crecimiento en UK. La MDD ya alcanza el 51% de las ventas.

Los próximos meses en Tesco van a estar dominados por la integración del negocio de Booker y la creación de sinergias entre los dos negocios. Ya se han visto algunas ideas en hipermercados, pero la revolución se espera en los cambios que pueden hacer de cara al servicio a pequeños supermercados independientes y restauración, dos partes importantes de Booker y donde hay mucha oportunidad de mejora. También se espera una mayor implantación de su iniciativa Pay+ para pagar en tiendas la compra, ver como evolucionan los cambios en la tarjeta de fidelización,

Ahora, como decía al principio, ya se habla del siguiente destino de Dave Lewis, que podría optar a sustituir a Paul Polman, actual CEO de Unilever, cuando se retire.

Tesco completa la compra de Booker.

Tesco Booker Deal.jpg
Los CEO de Booker y Tesco. Fotografía de Tesco plc.

Después de 13 meses desde que la oferta se hizo pública, y un largo proceso de investigación por parte de las autoridades de la competencia, hoy se consuma la integración de Booker en Tesco. La semana pasada tanto los accionistas de Tesco (85% a favor) como los de Booker (83%) daban luz verde al proceso de compra.

El nuevo grupo pasará a facturar en UK unos £47.000 millones, y el nuevo CEO de Tesco UK será Charles Wilson, CEO de Booker.

De esta forma Tesco ahora tiene un mayor acceso al canal convenience, y desarrolla un nuevo canal, el foodservice, dado que Booker facturaba £1.700 millones a pequeños restaurantes, a los que abastecía desde su cash & carry.

Las sinergias más evidentes van a ser de poder de compra, pero parece que los dos equipos van a pensar de forma muy imaginativa. En algunos Tesco ya han aparecido zonas discount, con packs tamaño hostelería para la venta al público. Y en un hipermercado han instalado una tienda Chef Central, un mini cash & carry con productos Booker de alimentación, limpieza, y bebidas, y de su propia MDD, Chef. Al contrario que otros cash&carry, no hace falta estar registrado ni tener cuenta abierta, y se puede acceder a comprar como si fuera un supermercado.

Esta fusión puede llegar a ser el evento más importante del año, y va a revolucionar el mercado del foodservice y el de los mayoristas que dan servicio a los supermercados convenience independientes y pequeños. El foodservice ahora va a tener a su disposición un experto en todo, que puede ofrecer una gama de productos frescos de mucha más calidad que la que venía ofreciendo Booker, y además, por poder de compra puede ofrecer unos precios muy competitivos. El conocimiento del canal y los clientes lo tiene Booker, y seguramente, se acercarán nuevos restauradores atraídos por los precios y los frescos. El impacto en las empresas que sirven a supermercados ya se ha hecho sentir, con P&H quebrando, y los movimientos de Sainsbury’s, Coop, Nisa, y otros operadores, con expectativa de nuevas adquisiciones y una mayor concentración del sector en breve.

De esta forma acaba una marca centenaria en el Reino Unido. Booker fue fundada en 1835 y originalmente era un negocio de comercio internacional martítimo, y a partir de allí desarrolló el negocio de distribución de alimentos, y de cultivo y venta de commodities agrícolas.

 

Tesco: análisis de la brecha salarial.

Tesco Female Colleagues
Fotografía de Tesco.

El líder del gran consumo en cuota de mercado quiere volver a liderar también a base de nuevas iniciativas y responder antes a las demandas de la sociedad y el gobierno.

Han estado trabajando intensamente en recuperar las relaciones con los proveedores tan dañadas tras los escándalos contables, y en recuperar la confianza de los consumidores con una serie de medidas de relaciones públicas (azúcar, productos saludables, nueva MDD, etc) y de transparencia (datos de la merma).

Ahora acaban de publicar los datos de la brecha salarial entre los hombres y mujeres que trabajan para Tesco. No es algo que hagan voluntariamente, dado que el gobierno ha regulado que las empresas de más de 250 empleados lo hagan en abril, pero ellos se han adelantado al resto de cadenas. No hace mucho eran los discounters los que aprovechaban estos cambios para ser ellos los primeros en hacerlos, y así ganar reputación.

Según sus datos, para la totalidad de trabajadores de Tesco la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 12%. Si toman solamente los mandos intermedios, la brecha se reduce al 8.7%. En el análisis que han hecho concluyen que esta diferencia está justificada en parte en que los hombres escogen con más frecuencia los turnos de noche y de días de fiesta, mejor pagados. Si se quitan estos bonus, la brecha para los mandos intermedios es del 2.7%.

Han puesto en marcha medidas para reducir esta diferencia, y para incorporar más mujeres en puestos directivos. En la actualidad suponen el 25%, y quieren alcanzar el 30%  en el 2020.

Tesco, Asda y Sainsbury’s tienen demandas abiertas por parte de colectivos de trabajadoras que se consideran peor pagadas que los hombres que realizan su mismo trabajo.

Tesco: nuevo formato discount a la vista?

The Sunday Times publicaba el domingo la noticia: según sus fuentes, el líder del gran consumo en el Reino Unido estaría preparando el lanzamiento de una nueva enseña pero con caracter discount, para hacer frente al avance de Lidl y Aldi.

Tesco Great Value

Según el diario, esta cadena tendría una marca independiente de Tesco, las tiendas tendrían un surtido muy limitado y se situarían al mismo nivel de precio que los discounters. Parece que ya están trabajando con algunos de sus proveedores de MDD en la preparación de productos específicos para esta cadena, y colaboran en el proyecto consultores del Boston Consulting Group.

Tesco ha puesto en marcha muchas iniciativas para hacer frente a los discounters y tratar de evitar que los clientes se les fueran a las tiendas de Aldi y Lidl. A principios de la década lanzaron las Value Brands, una MDD que imitaba a los productos de los discounters, a un precio similar, que fueron retiradas en el 2014/15. También abrieron una tienda discount en Manchester, pero decidieron no ampliar el proyecto porque pensaban que canibalizaría el mercado de las tiendas de Tesco. Y en sus hipermercados ponen zonas discount, donde los clientes pueden comprar productos de marca a precios rebajados.

Sainsbury’s también puso en marcha una cadena de tiendas discount, en colaboración con Netto. En teoría la combinación de los frescos de Sainsbury’s, locales que Sainsbury’s tenía comprados pero en los que no iba a abrir una tienda, y el expertise de Netto en montar negocios discount parecían ser ingredientes suficientes para montar una cadena discount. Sin embargo el experimento duró 2 años, y llegaron a abrir 16 tiendas hasta que en el 2016 decidieron cerrarlas.

Tesco también tiene muchas ubicaciones donde podrían abrir estas tiendas, una MDD de frescos (las marcas de granjas) que les han ayudado tanto a frenar la pérdida hacia el discount, y un gran surtido de proveedores con los que lanzar productos adecuados para este formato. Pero en su contra, Tesco no tiene ADN de discounter, y es muy difícil competir en sus términos con los Aldi y Lidl.

Tesco y las grandes cadenas siguen perdiendo cuota de mercado frente a Aldi y Lidl, principalmente gracias a su ambicioso plan de expansión y a que no pierden el favor del público. Veremos si con este desarrollo Tesco va a conseguir erosionar este crecimiento.

Tesco and Victor Value.jpg
Tesco ya tuvo un formato discount en los 70, las tiendas Victor Value, donde curiosamente implantó los códigos de barras y cajas con escáner antes de hacerlo en las tiendas con la marca Tesco. Fuente de la fotografía: Paul Townsed Flickr.

MDD: Novedades del enero vegetal en UK.

Tras las Navidades, durante el mes de enero a los consumidores nos entraba algo de sentido común, o nos sentíamos muy ligero el bolsillo, y era tiempo de pensarse mucho en cuanto se gasta.  Los fabricantes y distribuidores del Reino Unido aprovechaban los sentimientos de los clientes de querer moderar el consumo y hacer un poco de dietas, para hablar de productos light, saludables, etc,… Pero desde hace unos tres años el movimiento vegetariano ha tomado este mes como bandera, proclamando que enero (January) es #veganuary, así con almohadilla y todo.
Este año ha sido interesante, y posiblemente el primero en el que se ven iniciativas de peso de las grandes empresas para aprovechar la tendencia.
Algunas cadenas como Sainsbury’s han aprovechado para relanzar su gama de platos preparados vegetarianos, y merecen reseña especial Waitrose y Tesco.

Waitrose Good Health.jpg
Waitrose ha diseñado una estrategia en torno a un logo “Good Health”. Lo ponen en los productos más saludables de su MDD, incluso en frutas y hortalizas, para facilitar a los clientes la identificación de los productos saludables (contrasta con la reducción de gamas de MDD de hace un año, y además, ya tienen la gama Love Life también con carácter healthy). Y además está probando un nuevo servicio, ofreciendo asesoría nutricional en dos tiendas. Por £95 los clientes pueden comprar el pack saludable, que consiste en una asesoría nutricional por un profesional (el cliente responde a unas preguntas y se le prepara un plan de comidas y ejercicio físico, con recomendaciones sobre cambios en su estilo de vida para mejorar la salud) y un lote de productos “Good Health” de Waitrose. Parece que con poco esfuerzo quieren hacer algo para seguir posicionándose como saludables entre sus clientes.

Waitrose Cherry Good Health.jpg
Quien ha innovado verdaderamente ha sido Tesco, con otra nueva aportación singular al mundo de la MDD, el lanzamiento de su gama “Wicked Kitchen”. No es otra gama de platos preparados y comida para llevar vegetariana, es un producto mucho más complejo. Primero, se integra en la MDD de Tesco, para ser una nueva marca terciaria, como las llaman por aquí, las antiguas marcas fantasía. Después los productos son muy originales y de muy buena calidad, al mismo nivel que el de otras marcas de la categoría de los platos preparados. Según ellos, son platos que están pensados para atraer a consumidores de carne y ayudarles a comer menos carne, los llamados flexitarianos. Y finalmente, el storytelling. La gama la han diseñado los chefs de un restaurante de street food famoso en los Estados Unidos, también llamado Wicked Kitchen y que aunque nació como un negocio independiente, ahora pertenece al gigante ConAgra.

Tesco Wicked Kitchen.jpg
Posiblemente ni los veganos (un 5% de la población según una encuesta que acaba hacer la asociación Great British Chefs) ni los vegetarianos (8%) serán un gran mercado, pero el de los consumidores que quieren consumir menos carne y buscan soluciones sí (un 25% según el citado estudio, pero para Mintel son incluso un 28%).
Innovar no es fácil. Recordemos a Marks & Spencer, y su filete de coliflor que tantas críticas levantó, pero parece que la gama que ha presentado ahora Tesco tiene muchos ingredientes para ser un éxito.

Tesco Wicked Kitchen Store.jpg

Tesco: más ideas contra la merma.

Tesco Waste.jpg

Tesco es una de las empresas del gran consumo británico que más iniciativas está llevando a cabo en el ámbito del desperdicio alimentario, reflejando su posición de liderazgo en el mundo del gran consumo. Quieren ser los primeros en alcanzar el objetivo de no tirar alimentos aptos para el consumo, y esperan alcanzarlo  durante este año fiscal.

Pioneros en medir el desperdicio que generan (un 1% del volumen que venden), están tomando muchas medidas para ir reduciendo este volumen y así reducir su impacto. Algunas empresas que son proveedores de Tesco me han hablado del programa de poner a varios proveedores en contacto para venderse productos entre ellos que no alcanzan los requisitos de Tesco para estar en las tiendas, pero que pueden ser procesados y formar parte de los ingredientes de sandwiches, platos preparados, etc. Así, en vez de poner más frutas y verduras feas en las tiendas, por ejemplo, se derivan a la industria.

Hoy han anunciado una nueva medida, pensada para reducir los alimentos que tiran en el punto de venta. Ya derivan algunos productos hacia bancos de alimentos, y ahora van a permitir que sus empleados también se puedan llevar estos productos, de forma que no quede producto sin redistribuir.

Tesco va a preparar espacios en los almacenes y las zonas de personal de sus tiendas para poder poner allí los alimentos que están a punto de caducar, y que sus empleados pueden comprar. Los llamará “Colleague Shops”, y las primeras estarán funcionando a finales del mes de febrero. Los productos serán gratuitos, o tendrán un precio simbólico de 1 penique.  Además de combatir el desperdicio, Tesco ve en esta medida como una forma de premiar a sus empleados, que pueden llevarse comida muy barata a casa.

El Programa de distribución de alimentos a Bancos de Alimentos se llama Community Food Collection, y Tesco trabaja con la organización FareShare a nivel nacional, que se encarga de recoger lo que ofrecen las tiendas (que además de productos a punto de caducar también recogen donaciones que hacen los clientes de Tesco) y llevarlos a los Bancos de Alimentos locales que demandan productos.

 

Tesco Surplus.jpg
A medida que han podido coordinarse mejor con los Bancos de Alimentos, Tesco ha podido aumentar la cantidad de alimentos donada. Fuente: Memoria de Tesco.

Which? elige a Morrisons como el supermercado más barato del 2017.

La asociación de consumidores Which? encarga cada año un estudio a mysupermarket para analizar precios de las cadenas y elegir al más barato de todos.

El de este año ha resultado Morrisons, que ha superado por 4 peniques a Asda, el ganador del año pasado. Es un premio con un cierto eco en los medios y las redes sociales, y sobre todo, la ratificación independiente por parte de una entidad respetada y reconocida de ser barato.

La metodología hace que los discounters no puedan participar. Toman durante todo el año el precio de 75 productos habituales en la cesta de la compra y hacen la media mensual. Como eligen marcas de fabricante, los discounters no tienen muestra suficiente.  Las cadenas analizadas son el top 4 (Tesco, Sainsbury’s, Asda y Morrisons), y Waitrose y Ocado. Sorprende que la diferencia entre el más barato (Morrisons) y el más caro (Waitrose) es de poco más de 11 libras. Desde hace unos años las cadenas igualan los precios de los productos de marca de fabricantes, directamente comparables, y las diferencias se deben a algunas promociones, y a los productos de MDD.

Shopping-bags-NEWS-INLINE_V4-768x461.jpg
Fuente Which?

The Grocer también tiene un análisis de cestas de la compra semanal, el llamado Grocer 33. Compran 33 productos en el top 4 y Waitrose (de forma esporádica incluyen uno de los discounters o Iceland, y una vez al año Ocado al hacer la compra online). Habitualmente la cadena más barata es Asda, que esta temporada lleva 17 victorias, por 4 de Morrisons y 3 de Tesco.